Inspectores de Educación en Nuevo León presentan Petición y no son recibidos por la secretaria de Educación, la Dra. Sofía Leticia

A partir del regreso a clases, la comunidad educativa de Nuevo León exige que se garanticen las condiciones de seguridad debidas. La Dra. Angélica Murillo nos presenta el contexto de este caso.

15 de octubre, 2021 Inspectores de Educación en Nuevo León presentan Petición y no son recibidos por la secretaria de Educación, la Dra. Sofía Leticia

El 10 de octubre el Gobernador de Nuevo LeónSamuel García anunció el regreso a clases presenciales (11 de octubre) en la entidad así como un programa, el cual no muestra diferencias entre escuelas públicas y privadas. 

Con este precedente, el 13 de octubre, 120 Inspectores de Educación Primaria, Jardín de niños y Educación Especial del Estado de Nuevo León  presentaron por escrito una Petición integrada por 10 demandas en la que exigen las condiciones pertinentes de deben tener los centros educativos para el regreso a clases.

Estando en las instalaciones de Secretaría, los Inspectores solicitaron audiencia con la secretaria de Educación, la Dra. Sofía Leticia Morales Garza, pero no fueron atendidos, lo cual causó inconformidad por parte de los docentes.  

Los inspectores solamente dejaron en físico su Petición y esperan que a más tardar el próximo lunes 18 de octubre, la Dra. Sofía Leticia los pueda recibir personalmente y no con intermediarios.

“Como profesionales que somos, nos sumamos a su visión para el futuro de la educación de Nuevo León en los próximos 6 años…Al mismo tiempo, le planteamos estas 10 demandas principales, construidas colectivamente, en el ánimo de sumar esfuerzos y contribuir, desde nuestra perspectiva, a resolver los extraordinarios retos que enfrentamos en el Sistema Educativo de Nuevo León, así como problemas históricos que tenemos en el nivel primaria” (Inspectores del Estado de Nuevo León).

10 Demandas

  1. Comunicación y diálogo oportuno y pertinente para la toma de decisiones, así como respeto a la función de las y los inspectores/supervisores, en los temas que competen al ejercicio de sus responsabilidades como autoridades escolares. El regreso a clases presenciales, en primer lugar.
  2. Garantizar la atención médica prioritaria y de la más alta calidad para alumnos y trabajadores de la educación, a partir del regreso a clases presenciales.
  3. Asegurar las condiciones de conectividad plena a internet y subestación eléctrica en todos nuestros planteles, así como los servicios básicos de agua y drenaje.
  4. Dotación permanente de todo el material sanitizante que requieran los planteles para garantizar el cumplimiento de las normas de seguridad recomendadas.
  5. Elaborar y aplicar un programa educativo emergente para Nuevo León, con la definición de los aprendizajes fundamentales indispensables y la actualización y capacitación profesional y programación para su cumplimiento.
  6. Implementar un programa de apoyo socioemocional para alumnos, maestros y sus familias, con profesionales de la salud en cada zona escolar. Además, seguimiento integral de las Instituciones que protegen a los NNAJ, en caso de vulnerabilidad.
  7. Asignación inmediata de Personal de Apoyo Técnico pedagógico y administrativo para todas las zonas escolares.
  8. Rezonificación acorde con la necesidad de prestar mejor servicio y atención a los centros escolares.
  9. Verdadera y oportuna simplificación administrativa, que evite la duplicidad de requerimientos a las escuelas y zonas escolares, por las distintas dependencias de la Secretaría de Educación.
  10. Esquema de vacunación completo de trabajadores de la educación y alumnos.

Contacto

ORCID ID https://orcid.org/0000-0002-5708-428X

[email protected] 

www.facebook.com/angelica.murillo.5496 

https://www.facebook.com/RIEHMTY 

IG dra.angelicamg 

www.ruizhealytimes.com

 

Comentarios
object(WP_Query)#17350 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71642) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "05-11-2021" ["before"]=> string(10) "03-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71642) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "05-11-2021" ["before"]=> string(10) "03-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17351 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17344 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17341 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "05-11-2021" ["before"]=> string(10) "03-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-11-05 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-12-03 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (71642) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17354 (24) { ["ID"]=> int(72915) ["post_author"]=> string(2) "59" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-25 11:39:53" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-25 16:39:53" ["post_content"]=> string(8239) "El decreto que emitió hace unos días el presidente López Obrador para “blindar” sus proyectos estratégicos, es tan ilegal como los narcóticos ilegales. No se espante, estoy usando la hipérbole como recurso narrativo, pero el decreto es ilegal y voy explicar las razones. El pasado lunes 22 de noviembre se publicó este decreto en el Diario Oficial. El texto ordena que los proyectos y obras del gobierno federal (aeropuerto Felipe Ángeles, refinería Dos Bocas, Tren Maya y lo que el presidente añada y quiera) son declarados de “interés público” y “seguridad nacional”, “estratégicos” y “prioritarios”, y por tal motivo se “blindan” contra trabas administrativas. El presidente invoca la facultad reglamentaria que le confiere el artículo 89 constitucional en su fracción primera. ¿Qué lugar ocupa este “decreto” dentro de la jerarquía normativa nacional? Como usted sabe, el pináculo del sistema jurídico es la constitución y los tratados en materia de derechos humanos. En un segundo nivel están los tratados internacionales en general, y en un tercer nivel, ocupando la misma jerarquía, tenemos al derecho federal, por un lado, y a los derechos de los Estados, por otro lado. En un nivel todavía inferior estarían los reglamentos, que son emitidos por el presidente de la república o por los gobernadores, según se implementen para mejor proveer en la esfera administrativa federal o estatal.  El decreto del presidente Obrador no es ni siquiera un reglamento. Es un simple y vil acuerdo. No digo “vil” en sentido peyorativo, sino para hacer énfasis en su muy menor jerarquía normativa. Vaya, es prácticamente una circular. Y el problema no es ese. El problema es que a través de este “decreto” el presidente quiere dejar sin efecto el derecho administrativo de la federación. Eso es ilegal como las anfetaminas, o incluso más. ¿Por qué? Porque todo proyecto gubernamental requiere, por ley, permisos, revisiones y dictámenes en lo administrativo, en su viabilidad, en la cuestión ambiental, sanitaria, demográfica, etcétera, y además es susceptible de vulneran garantías y derechos de terceros y de comunidades enteras. Este “decreto” obliga a todas las dependencias y agencias federales a autorizar provisionalmente, “fast track”, y sin revisión alguna, en el plazo de cinco días hábiles, los dictámenes, permisos o licencias necesarias para iniciar los proyectos u obras del presidente. Si transcurre el plazo de cinco días sin que la autoridad resuelva, se entiende que autoriza. Desde el punto de vista jurídico esto es tan ridículo que nadie debería reír. Podría hacer nugatorio el juicio de garantías. Aclaro que lo que estoy diciendo no tiene que ver con las obras insignia de este gobierno. Personalmente veo con beneplácito el Tren Maya, tengo dudas sobre Dos Bocas y me parece un capricho la cancelación del aeropuerto de Texcoco, que supuestamente se canceló por tremenda corrupción, pero no hay nadie en prisión por esos hechos, sino, al contrario, muchos de los contratistas que construían Texcoco, además de ser prolijamente indemnizados, ahora están participando en los mega proyectos presidenciales. Pero eso es otro tema. Lo que me interesa destacar es el desprecio al Estado de Derecho que supone este “decretazo”. El presidente Obrador es muy dado a “decretar”. He visto decretos malos y chirriantes, como aquel de 23 de abril de 2020 (en su momento lo comenté), según el cual, para salir avante en la pandemia, se iban a crear “por decreto” al menos dos millones de empleos para antes de que terminara aquel año. Todos sabemos que no se crearon esos empleos. Al contrario, se perdieron millones. Aquel “decreto” fue producto de la fantasía y muestra lo ridículo que puede llegar a ser el presidencialismo mexicano (no lo digo por Obrador, sino por todos los presidentes mexicanos que son siempre abusivos y ególatras: nacionalizan por decreto, privatizan por decreto, “crean” empleos por decreto, regulan la paridad por decreto, se dan a sí mismos honores, pensiones y seguridad por decreto… etcétera).  Yo entiendo que el presidente Obrador sienta frustración al ver cómo las trabas administrativas y los amparos ralentizan sus proyectos, y tampoco soy tan ingenuo para pensar que muchas de esas trabas y amparos son utilizados por quienes se oponen a dichos proyectos, con la intención de que fracasen y para hacer ver mal al presidente. Pero la forma de combatir este, digamos, “boicot jurídico”, no es un “decretazo” al estilo de república bananera que rompa la jerarquía normativa. Ahí está la normatividad que rige la administración pública federal, y todas esas leyes no pueden ser pasadas por alto a través de una circular o acuerdo del presidente, pues la facultad reglamentaria nunca permite al jefe del ejecutivo ir más allá de las leyes. Y no solo este “decreto” va más allá de las leyes federales, a las cuales de facto deroga, sino también se alza contra la constitución. Mire usted que por mandato constitucional toda obra, todo proyecto, toda acción, todo lo que haga el gobierno federal debe ser absolutamente público y transparente, y solo podrá ser reservada información por razones de interés público y seguridad nacional (artículo 6, A, I). Este “decretazo” es un cheque en blanco, pues faculta al presidente para decir de manera discrecional y sin rendir cuentas a nadie, cuáles de sus obras, acciones y proyectos son de interés público y seguridad nacional, no solo Felipe Ángeles, Dos Bocas y Tren Maya, sino prácticamente cualquier obra o proyecto que el presidente quiera. El “decreto” es una estaca clavada en el corazón de la transparencia, y, por tanto, un salvoconducto a la corrupción, que, según el presidente, es lo más horrible que existe en el planeta. El presidente dice con mucha frecuencia algo que sus seguidores recitan de memoria: “al margen de la ley, nada; por encima de la ley, nadie”, pero el “decreto” mismo está al margen de la ley, y de facto ensalza a Obrador por encima de la ley. Es cuestión de tiempo para que la Suprema Corte de Justicia lo declare anticonstitucional.  Y para terminar, ¿se ha preguntado por qué México está desde siempre estancado, sumido en la violencia, la corrupción y la pobreza? Si es usted simpatizante de Obrador, en automático dirá que por culpa de los conservadores neoliberales, y si usted es de los que no soporta a Obrador dirá, también en automático, que es por culpa de él. A ese nivel está la discusión, la obcecación y la polarización. La historia de México muestra una y otra vez que siempre hay culpables del fracaso perenne: los realistas en la Independencia, los conservadores en la intervención francesa y en la Reforma, los extranjeros, terratenientes y empresarios en la Revolución; la oposición durante el régimen priísta; y ahora los malvados neo-liberales. Es muy fácil señalar culpables cuando tus políticas no funcionan. Insisto, no lo digo por el actual presidente, sino por todos.  En mi opinión, y ya escribiré sobre ello más adelante –estoy preparando un texto grande y sustancioso–, el verdadero problema de nuestro país es el régimen presidencial. La historia no se cansa de mostrarnos que cuando el poder político se concentra tanto en una persona, las posibilidades de abuso, estupidez y error crecen exponencialmente. El régimen presidencial permite a los sujetos que han sido presidentes “decretar” como dioses y gobernar como demonios. Mientras exista nuestro presidencialismo, los mexicanos seguiremos siendo víctimas del abuso, la sinrazón y la prepotencia, y el país seguirá sumido en la desgracia." ["post_title"]=> string(35) "El ilegal decreto de López Obrador" ["post_excerpt"]=> string(124) "El régimen presidencial permite a los sujetos que han sido presidentes “decretar” como dioses y gobernar como demonios." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(34) "el-ilegal-decreto-de-lopez-obrador" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-25 11:39:53" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-25 16:39:53" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72915" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17423 (24) { ["ID"]=> int(72317) ["post_author"]=> string(3) "183" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-08 12:06:21" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-08 17:06:21" ["post_content"]=> string(6765) "México tendrá que pagar 47.7 millones de dólares por las malas prácticas de nuestro Poder Judicial, derivado de una resolución emitida en un arbitraje internacional.   El procedimiento arbitral comenzó en diciembre de 2015 con la reclamación por parte de la empresa denominada "Lion México Consolidated LLP" (Lion) en contra del Estado Mexicano, sobre la base de que el sistema judicial de nuestro país no permitió una adecuada defensa ante un fraude cometido por empresas mexicanas, quienes utilizaron a los órganos jurisdiccionales para cometer fraude y así evitar pagarle a la empresa inversionista de origen canadiense.   El caso surgió a causa de la inversión en México por parte de la empresa Lion, aportando cantidades millonarias con el fin de que se desarrollaran proyectos inmobiliarios en Nayarit y Jalisco. Esta inversión extranjera fue garantizada con inmuebles que fueron hipotecados con el fin de que si no se cumplía con los proyectos y no le era devuelta la inversión, entonces Lion podría recuperarla con esos inmuebles, al ejecutar las hipotecas, además de haberse firmado, por los deudores, tres pagarés.   Los empresarios mexicanos no realizaron los pagos acordados y con documentos falsos con los que supuestamente se acreditaba el pago, ellos mismos, los mexicanos, promovieron demandas fraudulentas (con falsas notificaciones a Lion) para que se resolviera judicialmente el que ya se había pagado la inversión, y por tal, se cancelaran tanto las hipotecas como los pagarés.        Cuando la empresa extranjera se enteró de los procedimientos fraudulentos por los que se había resuelto que ya se le había pagado y se habían cancelado las garantías, Lion promovió amparo, sin que se le permitiera, por excesos de formalismos, ofrecer pruebas adecuadas para demostrar la falsedad de los documentos presentados en el juicio fraudulento.   La empresa Lion se topó, en todos los procedimientos y recursos que intentó, con resoluciones por las que no se le permitía demostrar adecuadamente su defensa, todo sobre formulismos, que al final trajeron como consecuencia que, atendiendo a las determinaciones y sentencias de todos los tribunales involucrados, se tuviera por pagada a Lion de su inversión en los proyectos en forma definitiva e inamovible.   Lion acudió al arbitraje internacional al que México tenía obligación de someterse por pertenecer al ICSID (International Centre For Settlement of Investment Disputes, o Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones, CIADI en español), el cual pertenece al Banco Mundial.    México se defendió bajo el absurdo y denigrante argumento, si así se le puede llamar, en el sentido de que el fraude había sido "tan complejo y sofisticado que su sistema judicial no pudo resistirlo" (sic), lo que de ninguna forma evitó que nuestro país fuera sancionado bajo el supuesto de "denegación de justicia". Este se da cuando se considera que el sistema judicial de una nación falla de manera generalizada.   El 20 de septiembre de este año se dictó la resolución (laudo) por parte del Tribunal Internacional, compuesto por tres árbitros: uno Español, uno Británico y otro Francés, quienes determinaron que se había constatado una conducta procesal impropia y escandalosa por parte de los tribunales de nuestro país, y que con ello se comprobaba una "denegación de justicia", resaltándose que los procedimientos en México, atento a las excesivas formalidades con que se desarrollan, impidieron que la empresa inversionista Lion pudiera demostrar el fraude del que fuera objeto.   El Tribunal determinó que México había violado el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), vigente en el momento de los hechos, materia del procedimiento internacional, condenándose a los Estados Unidos Mexicanos a pagar a Lion la cantidad de 47.7 millones de dólares.   Este laudo internacional fue dado a conocer por la Secretaría de Economía, en su "Comunicado 057" de fecha 21 de septiembre de este año:    "Desde la Secretaría de Economía se ha puesto en marcha una estrategia integral para la prevención de disputas, con el objetivo de lograr y prevenir laudos desfavorables para México, y asegurar un cumplimiento integral de las obligaciones internacionales establecidas en tratados internacionales en materia de comercio e inversión".     La intención de la Secretaría de Economía en cuanto a "asegurar el cumplimiento integral de las obligaciones internacionales" no es la solución al fondo de la resolución internacional, considerando que el motivo fundamental de la condena está sustentado en "denegación de justicia" por el exceso de formalismos que impidieron a Lion demostrar judicialmente su reclamo y, por ello, no se trata de un problema de "economía" sino de impartición de justicia.   Al respecto, el Congreso de la Unión tiene la obligación de emitir a la brevedad el primer Código Nacional de Procedimientos Civiles y Familiares. Por tal motivo tiene una oportunidad histórica para adecuar los procedimientos que serán obligatorios para toda la República Mexicana, pudiendo aprovechar para legislar también todas las reformas a leyes procedimentales federales, incluso la de Amparo y todas aquellas que se requieran para tener un real acceso a la administración de justicia y nunca más sea sujeto de sanción por negación de ella.   Por lo pronto, México no solo tiene que pagar casi 50 millones de dólares por "denegación de justicia" sino que ha dejado otro precedente indecoroso de nuestro denigrante y tercermundista sistema judicial ante los más de 150 países que forman parte del ICSID.  " ["post_title"]=> string(122) "MÁS DE 47 MILLONES DE DÓLARES LE COSTÓ A MÉXICO LA INDECOROSA, DENIGRANTE Y TERCERMUNDISTA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA" ["post_excerpt"]=> string(218) " Recientemente un Tribunal Internacional sancionó a México al constatar “denegación de justicia” hacia una empresa extranjera. Este caso revela la falta de impartición de justicia que impera en nuestro país. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(116) "mas-de-47-millones-de-dolares-le-costo-a-mexico-la-indecorosa-denigrante-y-tercermundista-administracion-de-justicia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-08 12:06:54" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-08 17:06:54" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72317" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17354 (24) { ["ID"]=> int(72915) ["post_author"]=> string(2) "59" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-25 11:39:53" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-25 16:39:53" ["post_content"]=> string(8239) "El decreto que emitió hace unos días el presidente López Obrador para “blindar” sus proyectos estratégicos, es tan ilegal como los narcóticos ilegales. No se espante, estoy usando la hipérbole como recurso narrativo, pero el decreto es ilegal y voy explicar las razones. El pasado lunes 22 de noviembre se publicó este decreto en el Diario Oficial. El texto ordena que los proyectos y obras del gobierno federal (aeropuerto Felipe Ángeles, refinería Dos Bocas, Tren Maya y lo que el presidente añada y quiera) son declarados de “interés público” y “seguridad nacional”, “estratégicos” y “prioritarios”, y por tal motivo se “blindan” contra trabas administrativas. El presidente invoca la facultad reglamentaria que le confiere el artículo 89 constitucional en su fracción primera. ¿Qué lugar ocupa este “decreto” dentro de la jerarquía normativa nacional? Como usted sabe, el pináculo del sistema jurídico es la constitución y los tratados en materia de derechos humanos. En un segundo nivel están los tratados internacionales en general, y en un tercer nivel, ocupando la misma jerarquía, tenemos al derecho federal, por un lado, y a los derechos de los Estados, por otro lado. En un nivel todavía inferior estarían los reglamentos, que son emitidos por el presidente de la república o por los gobernadores, según se implementen para mejor proveer en la esfera administrativa federal o estatal.  El decreto del presidente Obrador no es ni siquiera un reglamento. Es un simple y vil acuerdo. No digo “vil” en sentido peyorativo, sino para hacer énfasis en su muy menor jerarquía normativa. Vaya, es prácticamente una circular. Y el problema no es ese. El problema es que a través de este “decreto” el presidente quiere dejar sin efecto el derecho administrativo de la federación. Eso es ilegal como las anfetaminas, o incluso más. ¿Por qué? Porque todo proyecto gubernamental requiere, por ley, permisos, revisiones y dictámenes en lo administrativo, en su viabilidad, en la cuestión ambiental, sanitaria, demográfica, etcétera, y además es susceptible de vulneran garantías y derechos de terceros y de comunidades enteras. Este “decreto” obliga a todas las dependencias y agencias federales a autorizar provisionalmente, “fast track”, y sin revisión alguna, en el plazo de cinco días hábiles, los dictámenes, permisos o licencias necesarias para iniciar los proyectos u obras del presidente. Si transcurre el plazo de cinco días sin que la autoridad resuelva, se entiende que autoriza. Desde el punto de vista jurídico esto es tan ridículo que nadie debería reír. Podría hacer nugatorio el juicio de garantías. Aclaro que lo que estoy diciendo no tiene que ver con las obras insignia de este gobierno. Personalmente veo con beneplácito el Tren Maya, tengo dudas sobre Dos Bocas y me parece un capricho la cancelación del aeropuerto de Texcoco, que supuestamente se canceló por tremenda corrupción, pero no hay nadie en prisión por esos hechos, sino, al contrario, muchos de los contratistas que construían Texcoco, además de ser prolijamente indemnizados, ahora están participando en los mega proyectos presidenciales. Pero eso es otro tema. Lo que me interesa destacar es el desprecio al Estado de Derecho que supone este “decretazo”. El presidente Obrador es muy dado a “decretar”. He visto decretos malos y chirriantes, como aquel de 23 de abril de 2020 (en su momento lo comenté), según el cual, para salir avante en la pandemia, se iban a crear “por decreto” al menos dos millones de empleos para antes de que terminara aquel año. Todos sabemos que no se crearon esos empleos. Al contrario, se perdieron millones. Aquel “decreto” fue producto de la fantasía y muestra lo ridículo que puede llegar a ser el presidencialismo mexicano (no lo digo por Obrador, sino por todos los presidentes mexicanos que son siempre abusivos y ególatras: nacionalizan por decreto, privatizan por decreto, “crean” empleos por decreto, regulan la paridad por decreto, se dan a sí mismos honores, pensiones y seguridad por decreto… etcétera).  Yo entiendo que el presidente Obrador sienta frustración al ver cómo las trabas administrativas y los amparos ralentizan sus proyectos, y tampoco soy tan ingenuo para pensar que muchas de esas trabas y amparos son utilizados por quienes se oponen a dichos proyectos, con la intención de que fracasen y para hacer ver mal al presidente. Pero la forma de combatir este, digamos, “boicot jurídico”, no es un “decretazo” al estilo de república bananera que rompa la jerarquía normativa. Ahí está la normatividad que rige la administración pública federal, y todas esas leyes no pueden ser pasadas por alto a través de una circular o acuerdo del presidente, pues la facultad reglamentaria nunca permite al jefe del ejecutivo ir más allá de las leyes. Y no solo este “decreto” va más allá de las leyes federales, a las cuales de facto deroga, sino también se alza contra la constitución. Mire usted que por mandato constitucional toda obra, todo proyecto, toda acción, todo lo que haga el gobierno federal debe ser absolutamente público y transparente, y solo podrá ser reservada información por razones de interés público y seguridad nacional (artículo 6, A, I). Este “decretazo” es un cheque en blanco, pues faculta al presidente para decir de manera discrecional y sin rendir cuentas a nadie, cuáles de sus obras, acciones y proyectos son de interés público y seguridad nacional, no solo Felipe Ángeles, Dos Bocas y Tren Maya, sino prácticamente cualquier obra o proyecto que el presidente quiera. El “decreto” es una estaca clavada en el corazón de la transparencia, y, por tanto, un salvoconducto a la corrupción, que, según el presidente, es lo más horrible que existe en el planeta. El presidente dice con mucha frecuencia algo que sus seguidores recitan de memoria: “al margen de la ley, nada; por encima de la ley, nadie”, pero el “decreto” mismo está al margen de la ley, y de facto ensalza a Obrador por encima de la ley. Es cuestión de tiempo para que la Suprema Corte de Justicia lo declare anticonstitucional.  Y para terminar, ¿se ha preguntado por qué México está desde siempre estancado, sumido en la violencia, la corrupción y la pobreza? Si es usted simpatizante de Obrador, en automático dirá que por culpa de los conservadores neoliberales, y si usted es de los que no soporta a Obrador dirá, también en automático, que es por culpa de él. A ese nivel está la discusión, la obcecación y la polarización. La historia de México muestra una y otra vez que siempre hay culpables del fracaso perenne: los realistas en la Independencia, los conservadores en la intervención francesa y en la Reforma, los extranjeros, terratenientes y empresarios en la Revolución; la oposición durante el régimen priísta; y ahora los malvados neo-liberales. Es muy fácil señalar culpables cuando tus políticas no funcionan. Insisto, no lo digo por el actual presidente, sino por todos.  En mi opinión, y ya escribiré sobre ello más adelante –estoy preparando un texto grande y sustancioso–, el verdadero problema de nuestro país es el régimen presidencial. La historia no se cansa de mostrarnos que cuando el poder político se concentra tanto en una persona, las posibilidades de abuso, estupidez y error crecen exponencialmente. El régimen presidencial permite a los sujetos que han sido presidentes “decretar” como dioses y gobernar como demonios. Mientras exista nuestro presidencialismo, los mexicanos seguiremos siendo víctimas del abuso, la sinrazón y la prepotencia, y el país seguirá sumido en la desgracia." ["post_title"]=> string(35) "El ilegal decreto de López Obrador" ["post_excerpt"]=> string(124) "El régimen presidencial permite a los sujetos que han sido presidentes “decretar” como dioses y gobernar como demonios." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(34) "el-ilegal-decreto-de-lopez-obrador" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-25 11:39:53" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-25 16:39:53" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72915" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(42) ["max_num_pages"]=> float(21) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "2ed64e72261e34126f5cf6b07ae096ce" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

El ilegal decreto de López Obrador

El régimen presidencial permite a los sujetos que han sido presidentes “decretar” como dioses y gobernar como demonios.

noviembre 25, 2021
MÁS DE 47 MILLONES DE DÓLARES LE COSTÓ A MÉXICO LA INDECOROSA, DENIGRANTE Y TERCERMUNDISTA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA

MÁS DE 47 MILLONES DE DÓLARES LE COSTÓ A MÉXICO LA INDECOROSA, DENIGRANTE Y TERCERMUNDISTA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA

Recientemente un Tribunal Internacional sancionó a México al constatar “denegación de justicia” hacia una empresa extranjera. Este caso revela la falta...

noviembre 8, 2021




Más de categoría

México: el tonto más útil para la FIFA

Mientras México es blanco de sanciones por supuestos actos homófobos en sus estadios, la FIFA se hace de la...

diciembre 2, 2021

En Texas se anuncia un programa de vacunación para docentes de Reynosa

Ante la falta de respuesta del gobierno federal a la crisis sanitaria, los gobiernos locales deben buscar vías alternas...

diciembre 2, 2021
LÓPEZ Y LA PROPAGANDA DE GOEBBELS

LÓPEZ Y LA PROPAGANDA DE GOEBBELS

Fiel a aquello de “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”, en la 4T se...

diciembre 2, 2021

Fuerzas Armadas poderosas, multipropósito y manejando mucho dinero

Durante la actual administración, las Fuerzas Armadas se han dedicado a muchas cosas para las que no fueron creadas,...

noviembre 30, 2021