Delfina Gómez Álvarez: una maestra reprobada por el INE

El Instituto Nacional Electoral (INE) sancionó al partido oficial MORENA debido a que la titular de la Secretaría de Educación Pública, Delfina Gómez Álvarez, no reportó los ingresos por concepto de 4 millones 529 mil 225. 06...

9 de septiembre, 2021

El Instituto Nacional Electoral (INE) sancionó al partido oficial MORENA debido a que la titular de la Secretaría de Educación Pública, Delfina Gómez Álvarez, no reportó los ingresos por concepto de 4 millones 529 mil 225. 06 pesos efectuados durante su campaña como Diputada Federal en 2015.

Andrés Manuel Obrador la califica como “una mujer honesta”, pero al revisar su actuar en el pasado ya conocido por la opinión pública se pone en tela de juicio el adjetivo etiquetado por Obrador.

El 28 de abril del 2017 el Consejo General del INE recibió una queja promovida por el Partido Acción Nacional (PAN): se denunciaron presuntos descuentos aplicados a los entonces empleados del municipio de Texcoco, entre ellos docentes en el periodo correspondiente de febrero de 2013 a julio de 2015. Estos “descuentos” se desviaron a la campaña de la Mtra. Delfina Gómez, quien fue Alcaldesa de Texcoco, por un monto de 13 752 414 pesos, de acuerdo con el Proyecto de Resolución del Consejo General.

Perfil de Delfina Gómez Álvarez

Lugar de nacimiento:

15 de noviembre de 1962, Texcoco, Estado de México.

Formación Académica:

*Licenciatura en Educación Básica por la Universidad Pedagógica Nacional, UPN.

 *Maestría en Pedagogía.

*Maestría en Educación con Especialidad en Administración de Instituciones Educativas por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, ITESM.

Al revisar el Currículum Vitae de Delfina Gómez se puede apreciar que su trayectoria tiene una mayor actuación en el rubro político que en el académico. 

Para ocupar un cargo como Secretario de Educación, el candidato debería contar un grado académico superior: doctorado y participación y producción de Generación de Conocimiento e idiomas… En fin, esto sucede en México.

Contacto:

ORCID ID https://orcid.org/0000-0002-5708-428X

[email protected] 

www.facebook.com/angelica.murillo.5496 

https://www.facebook.com/RIEHMTY 

IG dra.angelicamg 

www.ruizhealytimes.com

Comentarios
object(WP_Query)#17358 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(70244) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "27-09-2021" ["before"]=> string(10) "25-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(70244) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "27-09-2021" ["before"]=> string(10) "25-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17359 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17352 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17351 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "27-09-2021" ["before"]=> string(10) "25-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-09-27 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-10-25 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (70244) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17362 (24) { ["ID"]=> int(71810) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-10-22 09:16:36" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-10-22 14:16:36" ["post_content"]=> string(11874) "Como hablábamos en el artículo anterior, nos encontramos en un momento de la historia humana donde los grandes desafíos que nos aquejan no son fáciles de traducir en narrativas atrayentes con las que nos resulte fácil y natural identificarnos y movernos a la acción.  Pensemos en un ejemplo simple de narrativa eficaz: el génesis bíblico. En él se explica cómo, a partir del deseo de un Dios omnipotente, fue creado el mundo y el ser humano a su imagen y semejanza. En ese relato fundacional se cuenta el comienzo de la historia humana: a causa de su desobediencia, Adán y Eva son expulsados del paraíso para convertirse en habitantes del mundo. A partir de este desafortunado hecho nuestra especie conoce el dolor, la culpa, el sufrimiento y la obligación de proveerse, a partir de su propio esfuerzo, de aquello que requiera para sobrevivir. Dentro de lo malo, Dios continúa considerando al ser humano como su creación más lograda y le hereda la Naturaleza entera para que disponga de ella como mejor le parezca.  Mucho más que un cuento pintoresco, esta narración constituye los cimientos de una comprensión completa del mundo. Acompañado de otras historias complementarias, se trata de un relato lineal y sencillo que sentó las bases para un tipo específico de organización social, una manera concreta de vincularnos con lo divino, una forma puntual de entender el bien y el mal, de relacionarnos entre mujeres y hombres y un modo de entender la Naturaleza y nuestra relación con ella, que en gran medida ha permeado hasta la actualidad.   En contraste, pensemos en una narración compleja de nuestro tiempo: el cambio climático.  Se trata de la comprensión –no solo racional, sino también emocional y corporal– de que el planeta Tierra, a lo largo de miles de años y de intrincadas y complejas interacciones entre minerales, animales y seres humanos, conforma una sola biósfera compuesta por infinidad de ecosistemas de todo tipo que regulan el equilibrio químico y biológico de una atmósfera en constante transformación. Debido al espectacular desarrollo tecnológico humano, hemos generado suficientes elementos contaminantes –CO2, deforestación, residuos materiales no biodegradables, pesca desenfrenada, producción ganadera creciente, etc.– como para trastocar el mencionado equilibrio químico de la atmósfera, lo que deriva en aumentos de temperatura que ahondan la dinámica transformadora y que nos pone en riesgo de alcanzar la inviabilidad como especie, junto con muchísimas otras.    No hay comparación entre esta historia y la de una pareja que vaga sin prejuicios por el paraíso hasta que es tentada por una serpiente que les sugiere desafiar las órdenes directas de Dios. No hay duda que este relato es infinitamente más atractivo y sencillo de entender y de seguir gracias a su unidad argumental, linealidad cronológica, claridad en la motivación, rol y conflicto de cada uno de los involucrados y la unidad de tiempo y espacio en que ocurre. Podemos simbolizar cada personaje, pensar en lo que hubiésemos hecho en el lugar de uno u otro, entender sin confusión posible las implicaciones éticas y morales de cada acto u omisión de los involucrados, sufrir con la expulsión de los protagonistas e identificarnos con ellos, equiparando nuestra lucha cotidiana por la vida con la que debieron experimentar ellos tras el exilio forzado hacia un mundo nuevo y hostil. Pero no es sencillo identificarse con los aumentos desproporcionados de CO2 en unas cuántas décadas, con los cambios de temperatura en las corrientes del mar del norte, con el deshielo del Ártico, con la devastación de ecosistemas, con la extinción de especies de las que ni siquiera sabíamos de su existencia, con las sequías y tormentas aleatorias que sacuden diversos territorios del mundo, con la devastación súbita de pueblos y ciudades y mucho menos es fácil entender qué tengo yo que ver con todo eso, qué puedo hacer para atemperar el problema y en qué medida mi intervención microscópica habrá de influir el la biósfera del planeta en aras de revertir el proceso de deterioro ecológico en marcha.   Se podrá alegar que, mientras el cambio climático es un relato “verdadero” porque está amparado en la ciencia, el génesis bíblico es una narración mítica y simbólica que nunca ocurrió en la realidad. Este argumento es parcialmente cierto: hoy – a la luz del conocimiento científico del siglo XXI– sabemos que el relato bíblico no sucedió literalmente, pero no debemos olvidar que para el mundo mítico –tanto para el de la antigüedad como para quienes continúan habitándolo en el presente–, el relato sagrado tenía el mismo valor epistémico que las leyes de Newton para un individuo del siglo XXI, lo que lo hacía existencialmente verdadero.   Se podrá asegurar también que, puesto que el cambio climático es un hecho “objetivamente verdadero”, con la mera explicación racional y científica tendría que ser suficiente para que tomemos consciencia de lo que se está gestando planetariamente frente a nuestras narices.  Sin embargo no es así. Una historia, en especial aquella que no solo requiere captar la atención, sino mover al cambio y a la acción, además de solidez racional, requiere de una conexión emocional, de un alto nivel de identificación, de una profunda sensación de urgencia, de lo contrario no habrá forma de que nos conmueva, así nuestra indolencia nos condene a la extinción, y aun cuando nos rodeen anaqueles atiborrados de datos y estadísticas científicas que demuestren la gravedad del problema.  Lo que al final ocurre es que, al mismo tiempo que somos los de siempre, los mismos que recolectaban y cazaban para sobrevivir, los mismos que inventaron la agricultura y la ganadería, los mismos que echaron a andar las máquinas para producir cada día más, los mismos que salieron al espacio e inventaron Internet, los mismos que requieren historias emocionantes y dramáticas que los reflejen para identificarse con ellas, al mismo tiempo que seguimos siendo los homo sapiens sapiens de hace cincuenta o cien mil años, el mundo que habitamos está en un hondo proceso de transformación.  Lo esperanzador es que no es la primera vez que nos ocurre y casi siempre hemos encontrado un camino que nos ha conducido al desarrollo. Del ser humano recolector, mutamos al agricultor, creamos la civilización y los grandes imperios. Una a una hemos ido transitando una Era tras la otra. Cada una de ellas surgió como solución al problema que llevó a la decadencia a la anterior. Agotadas por su propio éxito, cada Era devino en una grave crisis que dio lugar a una solución que trajo consigo un mundo nuevo.     Los seres humanos del Siglo XXI enfrentamos inexorablemente un cambio de Era equiparable al que significó la Ilustración para el siglo XVIII, cuyo impulso, simbolizado por la Revolución Francesa, puso fin a la monarquía absoluta como forma dominante de gobierno en Occidente, favoreciendo el surgimiento de la democracia moderna y que, en su búsqueda incansable de progreso, operó como el marco perfecto para la explosión del desarrollo industrial, económico y tecnológico que tomó cuerpo en la Revolución Industrial. La modernidad, que con todo su dinamismo, con todas sus virtudes y defectos, con todas sus potencialidades y limitaciones nos trajo hasta este momento histórico, hoy evidencia una clara patologización de su propio éxito y se la ve sumergida un profundo proceso de decadencia que parece acelerarse día con día.   En los últimos dos siglos, de la mano de un progreso galopante en todos los ámbitos, hemos ido cocinando las condiciones que han terminado por colocarnos en la orilla de lo que pareciera ser, o bien nuestra perdición como especie como consecuencia del cambio climático y la inminencia permanente de un conflicto global entre potencias, o bien nuestro siguiente paso evolutivo como humanidad: concretar una comprensión del ser humano que vaya más allá de nuestra propia individualidad y entendamos que cada uno de nosotros, sin importar nacionalidad, ideología o credo religioso, pertenecemos a una sola especie, que si bien se manifiesta de maneras diversas y muchas veces divergentes, al final compartimos maneras se sentir, de amar, de relacionarnos, de expresar el arte, y un sin fin de características más que confirman que es mucho más lo que nos une que lo que nos separa. El desarrollo de la individualidad, de la autonomía personal, muy pertinente y necesaria en el siglo XVIII y XIX, ha alcanzado niveles espeluznantes a través de la obsesión por el éxito a toda costa, traduciéndose, o bien en un narcisismo patológico que conduce a que individuos de éxito reconocido, como Elon Musk, se les quede pequeña la Tierra y ahora pongan los ojos en la conquista de Marte, o bien se traduce en un nihilismo exacerbado que lo vacía todo de sentido y significado, no dejando espacio para otra cosa que no sea la búsqueda del placer y la gratificación instantánea y vacía.  No es que esté mal per se buscar ampliar los horizontes del desarrollo tecnológico humano, pero no es éste el único campo que merece atención. Es justo ese desbalance entre progreso tecnológico y la brutal desigualdad entre unos seres humanos y otros, así como la absurda desconexión del ser humano con la Naturaleza, lo que parecer marcar la ruptura de ese paradigma moderno que, como decía antes, muestra ya visos de decadencia acelerada.  Sin renunciar al propio bienestar, ahora pareciera que viene una época de voltear al colectivo y al entorno, de enfocar esfuerzos en brindar nuevas y auténticas oportunidades de desarrollo a quienes se han quedado atrás en esa enloquecida carrera de egos que ha significado las últimas décadas de modernidad, de la mano con aceptar nuestra condición de especie en una sola biósfera compartida con muchas otras.  Pero entonces ¿qué se requiere para que, no solo entendamos racionalmente los grandes desafíos que enfrenta la humanidad del siglo XXI, sino para que también los asumamos como propios, nos sintamos parte de ellos y emerja en el número suficiente de individuos la motivación necesaria para producir un cambio de conducta global que derive en resultados efectivos? Sin pretender agotar el tema, en las próximas entregas hablaremos de un par de herramientas indispensables para dar este salto evolutivo que necesitamos dar: asumir conscientemente una visión sistémica de la existencia y la ampliación de la empatía.    Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir  " ["post_title"]=> string(45) "En busca de nuestro siguiente salto evolutivo" ["post_excerpt"]=> string(221) "Enfrentamos un cambio de Era que será o bien nuestra perdición como especie, o bien nuestro siguiente paso evolutivo como humanidad: concretar una comprensión del ser humano más allá de nuestra propia individualidad." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(45) "en-busca-de-nuestro-siguiente-salto-evolutivo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-10-22 09:16:36" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-10-22 14:16:36" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=71810" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17431 (24) { ["ID"]=> int(71278) ["post_author"]=> string(2) "43" ["post_date"]=> string(19) "2021-10-07 07:45:16" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-10-07 12:45:16" ["post_content"]=> string(2429) "Este martes desde Palacio Nacional se promovió la iniciativa de Reforma a la Industria Eléctrica como una oportunidad de redención del Partido Revolucionario Institucional y dejar atrás el salinismo para seguir la ruta de Lázaro Cárdenas y Adolfo López Mateos. La iniciativa ha recibido enormes críticas desde diferentes frentes. Es considerada un gran retroceso en la participación global de los sistemas de generación de energía y un avance en la tutela del Estado, posición que se creía superada. El objetivo de López Obrador es que la Comisión Federal de Electricidad se convierta en juez y parte, que asuma las atribuciones de los organismos reguladores como la Comisión Reguladora de Energía, la Comisión de Hidrocarburos y más.  Entre la estrategia de presión, el presidente de la República amenazó con dar a conocer el nombre de los diputados que voten contra la iniciativa, lo que desató una reacción adversa al estimular a legisladores de la oposición a publicar en redes el sentido del voto y retar al Ejecutivo.   El plan de López Obrador es que la CFE pase de ser una empresa como cualquier privada –pero del Gobierno de México– a constituirse en un monopolio y competidor con enormes ventajas, lo que provocará grandes litigios y el retiro de las inversiones en materia energética. Para tales propósitos el gobierno de la Cuarta Transformación necesita los votos de la bancada priista; en cambio, el bloque del PAN - PRD necesita convencer a 16 diputados del PRI para echar abajo la reforma constitucional. MORENA y sus aliados (el PVEM y el PT) suman 278 diputados, si logran sumar a los 70 del PRI obtendrían 348 posiciones de las 333 necesarias para la reforma constitucional. Sin embargo el tricolor no ha dicho la última palabra. Ayer hubo una reunión de los coordinadores parlamentarios del PAN, PRD con el PRI, para evitar deshacer el bloque parlamentario prometido al inicio de la legislatura. Se reunieron los presidentes de los partidos, Marko Cortés, Jesús Zambrano y Alejandro Moreno con los coordinadores Jorge Romero Herrera, Luis Chazaro y Rubén Moreira.  " ["post_title"]=> string(93) "Reforma Eléctrica, la fuerza del PRI para empoderar más a la 4T y debilitar a la oposición" ["post_excerpt"]=> string(109) "El presidente Andrés Manuel López Obrador tiene un objetivo inmediato pero para cumplirlo necesita al PRI. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(89) "reforma-electrica-la-fuerza-del-pri-para-empoderar-mas-a-la-4t-y-debilitar-a-la-oposicion" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-10-06 21:30:55" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-10-07 02:30:55" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=71278" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17362 (24) { ["ID"]=> int(71810) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-10-22 09:16:36" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-10-22 14:16:36" ["post_content"]=> string(11874) "Como hablábamos en el artículo anterior, nos encontramos en un momento de la historia humana donde los grandes desafíos que nos aquejan no son fáciles de traducir en narrativas atrayentes con las que nos resulte fácil y natural identificarnos y movernos a la acción.  Pensemos en un ejemplo simple de narrativa eficaz: el génesis bíblico. En él se explica cómo, a partir del deseo de un Dios omnipotente, fue creado el mundo y el ser humano a su imagen y semejanza. En ese relato fundacional se cuenta el comienzo de la historia humana: a causa de su desobediencia, Adán y Eva son expulsados del paraíso para convertirse en habitantes del mundo. A partir de este desafortunado hecho nuestra especie conoce el dolor, la culpa, el sufrimiento y la obligación de proveerse, a partir de su propio esfuerzo, de aquello que requiera para sobrevivir. Dentro de lo malo, Dios continúa considerando al ser humano como su creación más lograda y le hereda la Naturaleza entera para que disponga de ella como mejor le parezca.  Mucho más que un cuento pintoresco, esta narración constituye los cimientos de una comprensión completa del mundo. Acompañado de otras historias complementarias, se trata de un relato lineal y sencillo que sentó las bases para un tipo específico de organización social, una manera concreta de vincularnos con lo divino, una forma puntual de entender el bien y el mal, de relacionarnos entre mujeres y hombres y un modo de entender la Naturaleza y nuestra relación con ella, que en gran medida ha permeado hasta la actualidad.   En contraste, pensemos en una narración compleja de nuestro tiempo: el cambio climático.  Se trata de la comprensión –no solo racional, sino también emocional y corporal– de que el planeta Tierra, a lo largo de miles de años y de intrincadas y complejas interacciones entre minerales, animales y seres humanos, conforma una sola biósfera compuesta por infinidad de ecosistemas de todo tipo que regulan el equilibrio químico y biológico de una atmósfera en constante transformación. Debido al espectacular desarrollo tecnológico humano, hemos generado suficientes elementos contaminantes –CO2, deforestación, residuos materiales no biodegradables, pesca desenfrenada, producción ganadera creciente, etc.– como para trastocar el mencionado equilibrio químico de la atmósfera, lo que deriva en aumentos de temperatura que ahondan la dinámica transformadora y que nos pone en riesgo de alcanzar la inviabilidad como especie, junto con muchísimas otras.    No hay comparación entre esta historia y la de una pareja que vaga sin prejuicios por el paraíso hasta que es tentada por una serpiente que les sugiere desafiar las órdenes directas de Dios. No hay duda que este relato es infinitamente más atractivo y sencillo de entender y de seguir gracias a su unidad argumental, linealidad cronológica, claridad en la motivación, rol y conflicto de cada uno de los involucrados y la unidad de tiempo y espacio en que ocurre. Podemos simbolizar cada personaje, pensar en lo que hubiésemos hecho en el lugar de uno u otro, entender sin confusión posible las implicaciones éticas y morales de cada acto u omisión de los involucrados, sufrir con la expulsión de los protagonistas e identificarnos con ellos, equiparando nuestra lucha cotidiana por la vida con la que debieron experimentar ellos tras el exilio forzado hacia un mundo nuevo y hostil. Pero no es sencillo identificarse con los aumentos desproporcionados de CO2 en unas cuántas décadas, con los cambios de temperatura en las corrientes del mar del norte, con el deshielo del Ártico, con la devastación de ecosistemas, con la extinción de especies de las que ni siquiera sabíamos de su existencia, con las sequías y tormentas aleatorias que sacuden diversos territorios del mundo, con la devastación súbita de pueblos y ciudades y mucho menos es fácil entender qué tengo yo que ver con todo eso, qué puedo hacer para atemperar el problema y en qué medida mi intervención microscópica habrá de influir el la biósfera del planeta en aras de revertir el proceso de deterioro ecológico en marcha.   Se podrá alegar que, mientras el cambio climático es un relato “verdadero” porque está amparado en la ciencia, el génesis bíblico es una narración mítica y simbólica que nunca ocurrió en la realidad. Este argumento es parcialmente cierto: hoy – a la luz del conocimiento científico del siglo XXI– sabemos que el relato bíblico no sucedió literalmente, pero no debemos olvidar que para el mundo mítico –tanto para el de la antigüedad como para quienes continúan habitándolo en el presente–, el relato sagrado tenía el mismo valor epistémico que las leyes de Newton para un individuo del siglo XXI, lo que lo hacía existencialmente verdadero.   Se podrá asegurar también que, puesto que el cambio climático es un hecho “objetivamente verdadero”, con la mera explicación racional y científica tendría que ser suficiente para que tomemos consciencia de lo que se está gestando planetariamente frente a nuestras narices.  Sin embargo no es así. Una historia, en especial aquella que no solo requiere captar la atención, sino mover al cambio y a la acción, además de solidez racional, requiere de una conexión emocional, de un alto nivel de identificación, de una profunda sensación de urgencia, de lo contrario no habrá forma de que nos conmueva, así nuestra indolencia nos condene a la extinción, y aun cuando nos rodeen anaqueles atiborrados de datos y estadísticas científicas que demuestren la gravedad del problema.  Lo que al final ocurre es que, al mismo tiempo que somos los de siempre, los mismos que recolectaban y cazaban para sobrevivir, los mismos que inventaron la agricultura y la ganadería, los mismos que echaron a andar las máquinas para producir cada día más, los mismos que salieron al espacio e inventaron Internet, los mismos que requieren historias emocionantes y dramáticas que los reflejen para identificarse con ellas, al mismo tiempo que seguimos siendo los homo sapiens sapiens de hace cincuenta o cien mil años, el mundo que habitamos está en un hondo proceso de transformación.  Lo esperanzador es que no es la primera vez que nos ocurre y casi siempre hemos encontrado un camino que nos ha conducido al desarrollo. Del ser humano recolector, mutamos al agricultor, creamos la civilización y los grandes imperios. Una a una hemos ido transitando una Era tras la otra. Cada una de ellas surgió como solución al problema que llevó a la decadencia a la anterior. Agotadas por su propio éxito, cada Era devino en una grave crisis que dio lugar a una solución que trajo consigo un mundo nuevo.     Los seres humanos del Siglo XXI enfrentamos inexorablemente un cambio de Era equiparable al que significó la Ilustración para el siglo XVIII, cuyo impulso, simbolizado por la Revolución Francesa, puso fin a la monarquía absoluta como forma dominante de gobierno en Occidente, favoreciendo el surgimiento de la democracia moderna y que, en su búsqueda incansable de progreso, operó como el marco perfecto para la explosión del desarrollo industrial, económico y tecnológico que tomó cuerpo en la Revolución Industrial. La modernidad, que con todo su dinamismo, con todas sus virtudes y defectos, con todas sus potencialidades y limitaciones nos trajo hasta este momento histórico, hoy evidencia una clara patologización de su propio éxito y se la ve sumergida un profundo proceso de decadencia que parece acelerarse día con día.   En los últimos dos siglos, de la mano de un progreso galopante en todos los ámbitos, hemos ido cocinando las condiciones que han terminado por colocarnos en la orilla de lo que pareciera ser, o bien nuestra perdición como especie como consecuencia del cambio climático y la inminencia permanente de un conflicto global entre potencias, o bien nuestro siguiente paso evolutivo como humanidad: concretar una comprensión del ser humano que vaya más allá de nuestra propia individualidad y entendamos que cada uno de nosotros, sin importar nacionalidad, ideología o credo religioso, pertenecemos a una sola especie, que si bien se manifiesta de maneras diversas y muchas veces divergentes, al final compartimos maneras se sentir, de amar, de relacionarnos, de expresar el arte, y un sin fin de características más que confirman que es mucho más lo que nos une que lo que nos separa. El desarrollo de la individualidad, de la autonomía personal, muy pertinente y necesaria en el siglo XVIII y XIX, ha alcanzado niveles espeluznantes a través de la obsesión por el éxito a toda costa, traduciéndose, o bien en un narcisismo patológico que conduce a que individuos de éxito reconocido, como Elon Musk, se les quede pequeña la Tierra y ahora pongan los ojos en la conquista de Marte, o bien se traduce en un nihilismo exacerbado que lo vacía todo de sentido y significado, no dejando espacio para otra cosa que no sea la búsqueda del placer y la gratificación instantánea y vacía.  No es que esté mal per se buscar ampliar los horizontes del desarrollo tecnológico humano, pero no es éste el único campo que merece atención. Es justo ese desbalance entre progreso tecnológico y la brutal desigualdad entre unos seres humanos y otros, así como la absurda desconexión del ser humano con la Naturaleza, lo que parecer marcar la ruptura de ese paradigma moderno que, como decía antes, muestra ya visos de decadencia acelerada.  Sin renunciar al propio bienestar, ahora pareciera que viene una época de voltear al colectivo y al entorno, de enfocar esfuerzos en brindar nuevas y auténticas oportunidades de desarrollo a quienes se han quedado atrás en esa enloquecida carrera de egos que ha significado las últimas décadas de modernidad, de la mano con aceptar nuestra condición de especie en una sola biósfera compartida con muchas otras.  Pero entonces ¿qué se requiere para que, no solo entendamos racionalmente los grandes desafíos que enfrenta la humanidad del siglo XXI, sino para que también los asumamos como propios, nos sintamos parte de ellos y emerja en el número suficiente de individuos la motivación necesaria para producir un cambio de conducta global que derive en resultados efectivos? Sin pretender agotar el tema, en las próximas entregas hablaremos de un par de herramientas indispensables para dar este salto evolutivo que necesitamos dar: asumir conscientemente una visión sistémica de la existencia y la ampliación de la empatía.    Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir  " ["post_title"]=> string(45) "En busca de nuestro siguiente salto evolutivo" ["post_excerpt"]=> string(221) "Enfrentamos un cambio de Era que será o bien nuestra perdición como especie, o bien nuestro siguiente paso evolutivo como humanidad: concretar una comprensión del ser humano más allá de nuestra propia individualidad." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(45) "en-busca-de-nuestro-siguiente-salto-evolutivo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-10-22 09:16:36" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-10-22 14:16:36" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=71810" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(45) ["max_num_pages"]=> float(23) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "506304c2e66327321ad4f5fd42026145" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

En busca de nuestro siguiente salto evolutivo

Enfrentamos un cambio de Era que será o bien nuestra perdición como especie, o bien nuestro siguiente paso evolutivo como humanidad: concretar...

octubre 22, 2021
Reforma Eléctrica, la fuerza del PRI para empoderar más a la 4T y debilitar a la oposición

Reforma Eléctrica, la fuerza del PRI para empoderar más a la 4T y debilitar a la oposición

El presidente Andrés Manuel López Obrador tiene un objetivo inmediato pero para cumplirlo necesita al PRI.

octubre 7, 2021




Más de categoría

Reporte Mundial de Riesgos 2021. ¿Está preparado nuestro país para enfrentar riesgos?

México necesita revisar y mejorar los temas de vulnerabilidad y su capacidad para enfrentar desastres naturales.  

octubre 22, 2021

En busca de nuestro siguiente salto evolutivo

Enfrentamos un cambio de Era que será o bien nuestra perdición como especie, o bien nuestro siguiente paso evolutivo...

octubre 22, 2021
amlobartlettnahle

NADIE DE FUERA…

La iniciativa de reforma constitucional en materia eléctrica promovida desde la Presidencia de la República compromete la relación bilateral...

octubre 22, 2021

De Frente Y Claro | ¿LÓPEZ YA ACABÓ CON LA CORRUPCIÓN?

La reciente medición del nivel de Corrupción realizada por World Justice Project puso en jaque la credibilidad de la...

octubre 21, 2021