Rezago educativo: Censo 2020

En el Censo de Población y Vivienda 2020 se informa que entre 2018 y 2020 creció la matrícula de la población que se encuentra en rezago educativo. De acuerdo con la información del Instituto Nacional para la...

5 de agosto, 2021 Rezago educativo: Censo 2020 - Por Angélica Murillo Garza
Publicidad
Publicidad

En el Censo de Población y Vivienda 2020 se informa que entre 2018 y 2020 creció la matrícula de la población que se encuentra en rezago educativo.

De acuerdo con la información del Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA) y del INEGI, en sus informes reportan: 

                                                  Informes

Año Edad de participantes Porcentaje Características
2018 (INEA) 15 años o más 4% Analfabetas (no saben redactar un mensaje corto)
2019 (INEA) 15 años o más 3.8% Analfabetas
2020 (INEGI) 15 años o más 4.7% Analfabetas (no saben leer ni escribir).

 

El INEA, menciona que en el 2019 México contaba con 3.9 millones de personas analfabetas, mientras que el INEGI en el Censo del 2021 registró al corte 4.45 millones es decir, 550 mil personas entre un año y otro.

Educación Primaria Inconclusa

El INEGI señala que solamente el 86% (8.1 millones de personas) de la población de 15 años y más tiene estudios inconclusos de Educación Primaria.


Publicidad
Publicidad


Población sin estudios de Educación Secundaria

En el 2021 se obtuvo 16.6 millones de personas de 15 años y más equivalente al 16.6%  que no habían concluido (eficiencia terminal) los estudios de Educación Secundaria.

 Las 12 entidades donde se rebasa el promedio mencionado son:

12 Entidades que superan el promedio mencionado

Entidades %
1 Michoacán   21.8%
2 Chiapas 20.9%
3 Oaxaca 20.5%
4 Puebla 19.9%
5 Guerrero 18.9%
6 Guanajuato 18.6%
7 Veracruz 18.4%
8 Jalisco 18%
9 Chihuahua 17.8%
10Tlaxcala 17.4%
11 Zacatecas 17.3%
12 Durango 16.7%

 

Rezago educativo y Hallazgos 

El panorama educativo de México, de acuerdo a las cifras mencionadas, es avasallador, en cuanto a la eficiencia terminal indica que 28.12 millones de la población correspondiente a los 15 años y más no concluyeron sus formación académica en tiempo y forma por parte de las instituciones educativas. Esto representa el 29.9% de las características de la población mencionada. 

La llegada del Covid-19 ha provocado deserción escolar y por ende que las cifras vayan en aumento.

 Contacto

@Dra_AngelicaMG

[email protected]

www.facebook.com/angelica.murillo.5496

https://www.facebook.com/RIEHMTY

IG dra.angelicamg

www.ruizhealytimes.com

 

Comentarios
Publicidad
Publicidad
object(WP_Query)#18251 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(68927) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "20-08-2021" ["before"]=> string(10) "17-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(68927) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "20-08-2021" ["before"]=> string(10) "17-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18270 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18291 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18262 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "20-08-2021" ["before"]=> string(10) "17-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-08-20 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-09-17 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (68927) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18284 (24) { ["ID"]=> int(69709) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-08-25 08:51:06" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-08-25 13:51:06" ["post_content"]=> string(5661) "No soy un experto en temas internacionales. Me resulta complicado comprender a fondo la situación en Afganistán; hace muchos años, una querida exalumna, de aquellos estudiantes que con los años se vuelven amigos entrañables, trabajaba en la misión del ACNUR en aquellas tierras, me envió de regalo un gorro de los pastores pashtún de la región, aquellos que hoy sufren persecución dentro del pandemónium étnico, político y religioso que se ha convertido aquel país. Miro el peculiar sombrero y me pongo a pensar cómo todos en algún momento corremos el riesgo de acogernos al asilo y al refugio como formas de mantener la vida y la esperanza. En algún servicio noticioso he visto a un pequeño gritar “España, España”… como un salvoconducto, como si de ello dependiera su vida y en efecto así es. Me estruja el corazón y me recuerda los ciclos de la historia, la antiquísima metáfora de la rueda de la fortuna y no puedo dejar de pensar que tal vez el abuelo de aquel soldado que abraza al niño para ponerlo a salvo y ofrecerle una mínima esperanza, pudo también haber gritado “México, México”, en el puerto de Alicante o en Port Bou, tratando de huir del cruel final del alzamiento militar en su tierra. Hace mucho que nos acostumbramos a la globalización. Mis hijos circulan en todos los modismos de la lengua española, desde los que se usan de modo habitual en Madrid que en los suburbios de Buenos Aires o que he escuchado en los mercados de la ciudad vieja de Panamá; no nos toma ni un segundo encontrar lo que buscamos en la red si sabemos hacer la pregunta correcta y ya no hay libro, película o vestuario que no podamos conseguir de la tienda más recóndita de los centros comerciales de Japón o India; pero se nos olvida que lo primero que globalizamos fue la violencia y la miseria; los ríos  de migrantes y refugiados que no habíamos visto desde las ondas milenarias de la segunda guerra mundial; las olas de desempleo que van de un continente a otro en una economía agónica en la que los indicadores gritan victoria subiendo su PIB y bajando sus inflaciones mientras que los salarios no aumentan, ni el poder adquisitivo ni la esperanza del ascenso social. Y la violencia, la peor de nuestras plagas contemporáneas, viaja a lomos de mulas cibernéticas con la carga de las armas, las drogas, las personas para su explotación y todo, todo en la pequeña pantalla de nuestro teléfono. Y me pregunto si de verdad todavía habrá alguien con un poco de seriedad y de sentido humano que se siga preguntando si todavía requerimos del derecho de asilo y de la práctica del refugio. Hoy más que nunca. Recordará el amable lector la escena del androide a punto de morir en Blade Runer cuando habla de la Puerta de Tanhausser, aquella mítica escena que nos pone a pensar en dónde podemos los seres humanos poner nuestro acento cuando la inteligencia se ha vuelto artificial, el algoritmo predice lo que pensaremos y decidiremos y cada quién, de alguna manera puede ser prescindible y creo que lo único que nos queda, el único refugio, es el de la compasión, ese extraño sentimiento que se nos anula cada día cuando vemos convertirse el sufrimiento en un espectáculo, cuando parece que el dolor solo ha sido creado para su contemplación descafeinada, teatral y automática. Compasión es mucho más que tolerancia. Tolerar es lo mínimo que se puede pedir a una persona respecto de otro que es diferente, es pariente cercano de la indiferencia y se basta en la coexistencia más o menos pacífica, pero compasión es una palabra antigua, que estamos tratando de sustituir con una más aséptica, menos dramática y socialmente más aceptable: empatía. Por la empatía comprendemos el sentimiento de los demás, por la compasión participamos de su dolor y tratar de emprender aquello que por esencia parece incomunicable, importa entender las causas y las debilidades, las pasiones y los anhelos, todo aquello que las máquinas no pueden imitar y que nos hace humanos. Nos hace humanos el error y no el acierto, la lentitud y no la inmediatez; nos hace humanos la lucha por comprender y no la lectura predictiva del pensamiento; el dolor y no la indiferencia, la caricia y no la estadística. Hace más tiempo todavía, una serie de escritores, cantores y artistas inventaron una especie de anarquismo estético, le llamaríamos la filosofía de las pequeñas cosas. Katzanzakis, Moustaki, Serrat… en fin, ellos que nos dijeron que lo que más valía era aquello que los demás despreciaban: el minuto con los hijos, el café en soledad frente al parque, la hoja que se cae del árbol, como decía Serrat que “puestos a escoger prefiero un lunar de tu cara que la pinacoteca nacional”. Y todo aquello nos sonaba lindo y absurdo, cosas de mugrientos y greñudos. Y hoy, cuando veo al niño que espera que lo lleven a un país que ni siquiera sabe dónde está, que abraza a un soldado en el que confía sin tener ninguna otra posibilidad y a la madre que entrega a su hijo con la esperanza de que viva, creo que ellos eran los que tenían razón y que caímos como bobos en la trampa del mundo igual para todos, claro, el mundo desde la pantalla.   @cesarbc70" ["post_title"]=> string(19) "¡España, España!" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(5) "69709" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-08-26 19:27:06" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-08-27 00:27:06" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=69709" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18439 (24) { ["ID"]=> int(69823) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-08-27 08:56:17" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-08-27 13:56:17" ["post_content"]=> string(6485) "Una vez que distinguimos la diferencia entre lo verdadero y lo interpretado, estamos en posibilidad de decidir conscientemente en qué queremos creer, que tipo de convicciones generales nos gustaría que nos rijan como humanidad.  Sólo a partir de ejercicios dialécticos serios y profundos podemos discernir cuánto queda de verdad en nuestra manera de estar en el mundo.  A lo largo de toda la historia humana hemos construido nuestras narrativas a partir de creencias arraigadas tan hondo que ni siquiera nos resultaban perceptibles.  La metodología ha sido más o menos la siguiente: primero nos enfrentábamos a la necesidad imperiosa de explicar algo –un fenómeno natural, una situación, algún elemento de nuestra subjetividad, nuestra propia existencia, etc.–. Paulatinamente la exploración al respecto de esta inquietud se asentaba configurando una creencia que le diera respuesta. Y, finalmente, se articulaban los relatos que racionalizaban la creencia originaria, dando lugar a una cosmovisión que organizara coherentemente el mundo alrededor de ella. Esta cosmovisión era interiorizada por cada miembro del grupo –incluso en aquellos que la criticaban– y se trasmitía a cada nueva generación con una certeza tal, que terminaba por convertirse en verdades incuestionables.  De este modo suponemos erróneamente que ser católico, capitalista, aristócrata o intocable (en el sistema de castas hindú) se convierte justo en eso, en una condición del “ser” y no en un cuerpo de ideas y creencias susceptibles de ser cuestionadas. Y de ahí que estos “modos de ser” se asuman como Verdades Absolutas y tangibles y aquel que no las comparta –puesto que está contra la Verdad– simplemente está equivocado y merece persecución y escarmiento.  Sin embargo hemos llegado a un nivel de evolución humana donde podemos dar un paso adelante y diferenciar lo que es una verdad universal –como la fuerza de gravedad o el funcionamiento objetivo de nuestra fisiología– de una construcción humana que funciona distinto en cada tiempo y cultura –como las estructuras políticas o económicas, las leyes, los modos de vestir, etc.–.  Una vez que estamos en la posibilidad de distinguir esta diferencia central entre lo verdadero y lo interpretado, estamos también en la posibilidad de decidir conscientemente en qué queremos creer, que tipo de convicciones generales, que se superpongan a prejuicios y miedos, nos gustaría que nos rijan como humanidad.  Pensemos en tres ejemplos de cómo podemos racionalizar nuestras creencias para convertirlas en convicciones de carácter general:  1.- Para explicarnos los fenómenos naturales, ¿preferimos un mito o una tradición, o mejor optamos por la investigación científica? 2.- Por más que “el otro” nos asuste y nos produzca rechazo por ser distinto a nosotros, ¿estamos dispuestos a entenderlo como un igual, con dignidad, derechos y obligaciones semejantes a los nuestros o decidimos continuar viviendo en un mundo de racismo, segregación, fronteras inexpugnables y rechazo a la diferencia? 3.- A pesar de que la economía es una creación humana, ¿estamos dispuestos a aceptar que sea el capital quien dirija el destino del ser humano, en vez de que sea el ser humano quien dicte las reglas que rigen al capital? Estos son sólo tres ejemplos del tipo de pregunta que podríamos hacernos para desafiar nuestras creencias más arraigadas. Sólo a partir de ejercicios dialécticos serios y profundos podemos discernir cuánto queda de verdad en aquellas ideas que, de tan antiguas, ni siquiera sabemos que tenemos, pero que, seamos conscientes de ellas o no, rigen nuestra manera de estar en el mundo.   La respuesta a estas preguntas puede estar, en primera instancia, alejada de nuestras creencias individuales, pero una vez que racional, ética y moralmente –como personas y como grupo– escogemos una de las alternativas posibles como la mejor forma de gestionarnos como especie ante los retos del presente, se convierte en una convicción que habrá de regir nuestros actos, las leyes que promulguemos, las políticas públicas que se apliquen e incluso la manera en que nos vinculamos con nuestra gente querida.  Esta manera de encararlo no niega ni limita la diversidad cultural. Una vez que hemos optado por una convicción de carácter general, la ideología y el tipo de relato que se utilicen para articular la narrativa que sostenga dicha convicción pueden ser muy diversos y en concordancia con la cultura que los elabore. Una vez que la convicción implícita se interioriza con seriedad, el relato resultante defenderá valores profundos que, una vez contrastados con otras culturas que hayan pasado por el mismo proceso, resultarían externamente distintos, pero análogos en su esencia.  Al contrario de limitar la diversidad cultural, el asumir una misma convicción racional y conscientemente y expresarla desde múltiples idiosincrasias particulares, daría lugar a un mosaico de formas heterogéneas en que el ser humano es capaz de expresar un mismo valor.    En el siguiente artículo exploraremos si dentro de las convicciones que podemos decidir tener, hay algunas más deseables que otras o si todas tienen el mismo valor. Y, en caso de que no de lo mismo una cosa que otra, cuál es el criterio para seleccionar la mejor convicción.      Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir" ["post_title"]=> string(58) "Creando nuevas narrativas: de la creencia a la convicción" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(56) "creando-nuevas-narrativas-de-la-creencia-a-la-conviccion" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-08-27 08:56:17" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-08-27 13:56:17" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=69823" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18284 (24) { ["ID"]=> int(69709) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-08-25 08:51:06" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-08-25 13:51:06" ["post_content"]=> string(5661) "No soy un experto en temas internacionales. Me resulta complicado comprender a fondo la situación en Afganistán; hace muchos años, una querida exalumna, de aquellos estudiantes que con los años se vuelven amigos entrañables, trabajaba en la misión del ACNUR en aquellas tierras, me envió de regalo un gorro de los pastores pashtún de la región, aquellos que hoy sufren persecución dentro del pandemónium étnico, político y religioso que se ha convertido aquel país. Miro el peculiar sombrero y me pongo a pensar cómo todos en algún momento corremos el riesgo de acogernos al asilo y al refugio como formas de mantener la vida y la esperanza. En algún servicio noticioso he visto a un pequeño gritar “España, España”… como un salvoconducto, como si de ello dependiera su vida y en efecto así es. Me estruja el corazón y me recuerda los ciclos de la historia, la antiquísima metáfora de la rueda de la fortuna y no puedo dejar de pensar que tal vez el abuelo de aquel soldado que abraza al niño para ponerlo a salvo y ofrecerle una mínima esperanza, pudo también haber gritado “México, México”, en el puerto de Alicante o en Port Bou, tratando de huir del cruel final del alzamiento militar en su tierra. Hace mucho que nos acostumbramos a la globalización. Mis hijos circulan en todos los modismos de la lengua española, desde los que se usan de modo habitual en Madrid que en los suburbios de Buenos Aires o que he escuchado en los mercados de la ciudad vieja de Panamá; no nos toma ni un segundo encontrar lo que buscamos en la red si sabemos hacer la pregunta correcta y ya no hay libro, película o vestuario que no podamos conseguir de la tienda más recóndita de los centros comerciales de Japón o India; pero se nos olvida que lo primero que globalizamos fue la violencia y la miseria; los ríos  de migrantes y refugiados que no habíamos visto desde las ondas milenarias de la segunda guerra mundial; las olas de desempleo que van de un continente a otro en una economía agónica en la que los indicadores gritan victoria subiendo su PIB y bajando sus inflaciones mientras que los salarios no aumentan, ni el poder adquisitivo ni la esperanza del ascenso social. Y la violencia, la peor de nuestras plagas contemporáneas, viaja a lomos de mulas cibernéticas con la carga de las armas, las drogas, las personas para su explotación y todo, todo en la pequeña pantalla de nuestro teléfono. Y me pregunto si de verdad todavía habrá alguien con un poco de seriedad y de sentido humano que se siga preguntando si todavía requerimos del derecho de asilo y de la práctica del refugio. Hoy más que nunca. Recordará el amable lector la escena del androide a punto de morir en Blade Runer cuando habla de la Puerta de Tanhausser, aquella mítica escena que nos pone a pensar en dónde podemos los seres humanos poner nuestro acento cuando la inteligencia se ha vuelto artificial, el algoritmo predice lo que pensaremos y decidiremos y cada quién, de alguna manera puede ser prescindible y creo que lo único que nos queda, el único refugio, es el de la compasión, ese extraño sentimiento que se nos anula cada día cuando vemos convertirse el sufrimiento en un espectáculo, cuando parece que el dolor solo ha sido creado para su contemplación descafeinada, teatral y automática. Compasión es mucho más que tolerancia. Tolerar es lo mínimo que se puede pedir a una persona respecto de otro que es diferente, es pariente cercano de la indiferencia y se basta en la coexistencia más o menos pacífica, pero compasión es una palabra antigua, que estamos tratando de sustituir con una más aséptica, menos dramática y socialmente más aceptable: empatía. Por la empatía comprendemos el sentimiento de los demás, por la compasión participamos de su dolor y tratar de emprender aquello que por esencia parece incomunicable, importa entender las causas y las debilidades, las pasiones y los anhelos, todo aquello que las máquinas no pueden imitar y que nos hace humanos. Nos hace humanos el error y no el acierto, la lentitud y no la inmediatez; nos hace humanos la lucha por comprender y no la lectura predictiva del pensamiento; el dolor y no la indiferencia, la caricia y no la estadística. Hace más tiempo todavía, una serie de escritores, cantores y artistas inventaron una especie de anarquismo estético, le llamaríamos la filosofía de las pequeñas cosas. Katzanzakis, Moustaki, Serrat… en fin, ellos que nos dijeron que lo que más valía era aquello que los demás despreciaban: el minuto con los hijos, el café en soledad frente al parque, la hoja que se cae del árbol, como decía Serrat que “puestos a escoger prefiero un lunar de tu cara que la pinacoteca nacional”. Y todo aquello nos sonaba lindo y absurdo, cosas de mugrientos y greñudos. Y hoy, cuando veo al niño que espera que lo lleven a un país que ni siquiera sabe dónde está, que abraza a un soldado en el que confía sin tener ninguna otra posibilidad y a la madre que entrega a su hijo con la esperanza de que viva, creo que ellos eran los que tenían razón y que caímos como bobos en la trampa del mundo igual para todos, claro, el mundo desde la pantalla.   @cesarbc70" ["post_title"]=> string(19) "¡España, España!" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(5) "69709" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-08-26 19:27:06" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-08-27 00:27:06" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=69709" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(49) ["max_num_pages"]=> float(25) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "3cd0a8edfc6df014627e5856588f85de" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
españa

¡España, España!

No soy un experto en temas internacionales. Me resulta complicado comprender a fondo la situación en Afganistán; hace muchos años, una querida...

agosto 25, 2021

Creando nuevas narrativas: de la creencia a la convicción

Una vez que distinguimos la diferencia entre lo verdadero y lo interpretado, estamos en posibilidad de decidir conscientemente en qué queremos creer,...

agosto 27, 2021




Más de categoría
Isabel Arvide: “Viva López Obrador” vs “Él no va ahí”

Isabel Arvide: “Viva López Obrador” vs “Él no va ahí”

Cada país tiene sus propias características, así como ideologías políticas. Isabel Arvide Limón, Cónsul de México en Estambul (Turquía),...

septiembre 17, 2021
Sistemas de creencias: materia prima de nuestros relatos

Sistemas de creencias: materia prima de nuestros relatos

Nuestras creencias se convierten en referentes “sólidos” de la realidad y siempre buscamos confirmar aquello que “sabemos” acerca de...

septiembre 17, 2021
De Frente Y Claro | EL COMBATE A LOS SECUESTROS, OTRO FRACASO MÁS EN LA 4T

De Frente Y Claro | EL COMBATE A LOS SECUESTROS, OTRO FRACASO MÁS EN LA 4T

La Impotencia, el Coraje, la Frustración que se siente cuando enfrentas el secuestro de un familiar, un amigo, es...

septiembre 16, 2021
Vacunas a menores y el regreso a clases | El Meollo del Asunto

El Meollo del Asunto | Vacunas a menores y el regreso a clases

El pasado 30 de agosto, los niños, niñas y adolescentes en el país regresaron a clases presenciales después de...

septiembre 16, 2021