Los partidos de oposición cada vez más dispersos y desunidos mientras AMLO construye la continuidad de Morena

De cara a las elecciones de 2024 la oposición luce totalmente desalineada. La sólida candidatura de Claudia Sheinbaum solo podría desestabilizarse por las pugnas al interior de MORENA, pero no por la oposición.

10 de diciembre, 2021

Los partidos de oposición parecen estar cada vez más dispersos y se aleja la posibilidad de una candidatura presidencial de unidad. Mientras, Claudia Sheinbaum, la aspirante presidencial favorita de AMLO, llega a su tercer informe de gobierno recuperada de la tragedia de la Línea 12 del Metro.

La debilitada dirigencia del PAN no fue capaz de contener a sus gobernadores en la cargada del tercer informe del presidente López Obrador. Ahí estuvieron: Mauricio Vila, Maru Campos, Carlos Joaquín y José Rosas Aispuro.

El partido Movimiento Ciudadano rechazó cualquier alianza con partidos de oposición, refrendado en la Asamblea en Nuevo León, por la cúpula conformada por Enrique Alfaro, Samuel García Sepúlveda y Dante Delgado. 

Aquí se descartó cualquier posibilidad de coalición con el PAN, PRI y PRD el 2024. 

El PRI se debate en los pleitos internos y la amenaza de las investigaciones contra funcionarios de Enrique Peña Nieto, a partir de la información de Emilio Lozoya Austin, que puede estar guardando para el momento de hacer mayor daño.

El PRD está tan empequeñecido que no tiene cimientos para liderar una candidatura de centro izquierda, su participación se reduce a ser comparsa del PAN y el PRI.

Claudia Sheinbaum, por su parte, llega al 65% de aprobación de gobierno, según encuesta de Reforma, cuando antes de la Línea 12 tenía 64%.

Los grandes peligros de la Jefa de Gobierno están en el campo minado de MORENA, donde el partido bajo el mando de Mario Delgado, hasta el momento sigue instrucciones de Andrés Manuel.

Los partidos de oposición viven momentos críticos. Para algunos analistas, el camino puede ser la disidencia de una gran figura de MORENA, o la persistencia de los errores de la Cuarta Transformación.

Comentarios


object(WP_Query)#18060 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(73428) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-04-2022" ["before"]=> string(10) "27-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(73428) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-04-2022" ["before"]=> string(10) "27-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18063 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17951 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17949 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "29-04-2022" ["before"]=> string(10) "27-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-04-29 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-05-27 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (73428) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17986 (24) { ["ID"]=> int(78845) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-11 12:20:31" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-11 17:20:31" ["post_content"]=> string(8191) "Andrés Manuel López Obrador asumió la presidencia de México 2018. Desde entonces, hay un eslógan que aparece frecuentemente, tanto en redes sociales como en las conferencias matutinas del mandatario. De hecho, parece una obsesión presidencial referirse a esto cada tanto. De seguro usted ya sabe a cuál hashtag me refiero: #LópezMejorPresidenteDelMundo».  Dicho eslógan, repetido ad nauseam por los fanáticos de López me produce un no sé qué que qué sé yo cada vez que la leo. No he detectado alguna otra nación que exprese una devoción similar a quien simplemente es un funcionario público. El funcionario con el cargo más importante del país, claro, pero funcionario al fin. Tanta ha sido la curiosidad por encontrar una respuesta a dicha devoción que tuve que repasar algunas lecturas acerca del populismo y temas afines. Por supuesto, hay obras muy profundas en este tema que explican varias de las prácticas que López ha realizado tanto en sus campañas como en su administración. Aunque este enfoque del populismo explica una parte de la identificación de la sociedad con lo que conocemos como un «líder carismático», me parece que no explica la exaltación a la que ha sido sujeta la figura presidencial. Así que la pregunta seguía en el aire, revoloteando como una mosca: ¿por qué este político mediocre (López tiene más maña que genio), de origen priísta y quien nunca ha tenido un trabajo fuera de la esfera política (a diferencia de otros íconos del populismo, como Donald Trump, quienes presumen ser outsiders, AMLO es y siempre ha sido un verdadero insider) provoca una admiración que roza con lo hiperbólico? Afortunadamente, llegó una posible explicación al leer el libro El poder del mito, el cual se conforma por una serie de entrevistas que realizó Bill Moyers a Joseph Campbell, renombrado mitólogo estadounidense, en 1988.  La lectura anterior es interesante por sí misma, en especial como una introducción a la vasta obra de Campbell (todo aquel que desee crear un héroe para una historia, al menos debería estar familiarizado con su obra El héroe de las mil caras, de 1949). Sin embargo, en el capítulo cinco de El poder del mito, titulado El viaje del héroe, encontré una idea que puede tratar de explicar la adoración que recibe nuestro presidente.  En dicho capítulo, Bill Moyers menciona la obsesión con los famosos, quienes han tomado el lugar de los héroes. Ante esta situación, Campbell menciona que una sociedad necesita héroes “porque tiene que tener imágenes fijas, como astros, para hacer coherentes todas esas tendencias a la separación, reunirlas en alguna clase de intencionalidad”. Moyers dice que esto es para que una sociedad «pueda seguir un camino». Campbell remata diciendo que «la nación debe tener de algún modo una intención, para operar como un poder único».  Desde el año 1988, en el que transcurrió la entrevista, hasta el inicio del siglo XXI, la situación referida por Moyers y Campbell no ha cambiado mucho. En la actualidad, nos encontramos ante un vacío generalizado de héroes en la sociedad, incluyendo a la mexicana. Ahora ese vacío es más grande, más notorio, con el advenimiento de las redes sociales, con todo y sus influencers, youtubers, tik tokers y demás ocupaciones propias de este primer cuarto de siglo. No es de sorprender, entonces, que Mariana Rodríguez Cantú, la primera dama de Nuevo León, documente cualquier acción que realiza en sus redes sociales y se vuelva viral.  Este terreno comenzó a labrarse por López Obrador desde 2000, cuando el tabasqueño fue electo como Jefe de Gobierno del, en ese entonces, Distrito Federal. Nuestro actual presidente tuvo veinte años para urdir un cuento mitológico acerca de sí mismo.  Desde ese entonces, comenzó a utilizar una serie de simbolismos para confeccionar su traje de redentor patriota, con el cual se ha vestido desde entonces. López Obrador raramente sale a escena sin este traje.  Por ello, López, junto con su equipo cercano, trabajó en una serie de simbolismos más cercanos a los de un héroe que a los de un político. No es coincidencia que él nunca tenga fallas o errores; que él sea el único capaz de ser juez y parte; que él sea capaz de sacrificarse, aparentemente, por ideales superiores, como el patriotismo, la honestidad y la moralidad; que él sea el único ser de luz en un mundo de oscuridad. Su dedo flamígero es lo único justo en este país de injusticias. Esta carencia de héroes en la sociedad, a la que se refería Campbell, ha sido aprovechada por López Obrador. Más en México, en donde no encontramos a muchos héroes en los deportes, en la ciencia o en la tecnología. Como sociedad, en el plano espiritual, necesitamos héroes que nos guíen como personas y como nación. En una sociedad hambrienta de héroes, cualquier oferta es bienvenida.  Y en 2018, México aceptó la oferta del “héroe” López Obrador. Votamos por un “héroe” no por un político.   Como vivimos en un país democrático, es positivo que haya gente que sea partidaria de las políticas de López (a pesar de lo opacas, incongruentes, vengativas, manipuladoras, destructivas o mal planeadas resulten ser). El problema es cuando se eleva a un político al nivel de un ser mitológico. En especial a un político que, en el campo de la objetividad, de los hechos duros y puros, carece de los atributos necesarios para ser un funcionario competente. Más aún, uno que carece de las virtudes necesarias para ser un héroe. Uno que mucho menos es un dios.  Uno que mucho menos es el mejor presidente del mundo.  Sin embargo, la sociedad mexicana que ha sido vapuleada, durante décadas, por la carestía económica y por la falta de seguridad y de servicios de salud, es más probable que acepte a un héroe que la represente, aunque sea más en el plano simbólico que en el fáctico. Es hasta cierto punto un calmante espiritual contar con un presidente que «lucha» contra las fuerzas del mal, que «vive con 200 pesos en la cartera» y que rechaza las tentaciones del mundo material.  De ahí, pienso, es de donde se originó la explotación de la idea «mejor presidente del mundo». Por ello, en México se vitorea con tanto fervor a su mandatario. Porque, en otras naciones, un político es eso: un político, un servidor público que debe estar en constante escrutinio - no un ser mitológico del imaginario popular.   ¿Qué otras implicaciones conlleva ver a López como un héroe y no como un funcionario? Lo veremos en la segunda parte de este texto.  ¡Sígueme en @PagsElectricas para pasarla fregón!  " ["post_title"]=> string(68) "El mito de Andrés Manuel López Obrador, el héroe patrio (parte I)" ["post_excerpt"]=> string(85) "López Obrador quiere pasar a la historia no como un político sino como un héroe. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(62) "el-mito-de-andres-manuel-lopez-obrador-el-heroe-patrio-parte-i" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-11 12:20:31" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-11 17:20:31" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78845" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17889 (24) { ["ID"]=> int(78363) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-04-29 12:16:29" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-04-29 17:16:29" ["post_content"]=> string(7956) "Problemas complejos exigen soluciones complejas. Lo deseable sería transformar nuestra reacción ante expresiones inadecuadas ajenas considerando dos vertientes de comportamiento: por un lado la tolerancia y la aceptación, y por el otro, el propósito de vivir comprometidos con una ejemplaridad consciente.  Decíamos la semana anterior que defender la igualdad como valor dominante es uno de los grandes avances de la historia humana. Sin embargo, de manera un tanto paradójica, la igualdad profunda se manifiesta desde la diferencia, la diversidad, la aceptación plena del otro, y, sobre todo, desde la empatía de sabernos parte de una misma especie que tiene en común la búsqueda del bienestar y de la realización.    La “cultura de la cancelación” busca suprimir conductas e ideas que se consideran opresivas e insultantes y, aunque en principio puede parecer una postura razonable, en el fondo opera precisamente en contra de la igualdad que busca defender. La solución a problemas complejos suele ser compleja también, y esta vez no es la excepción. Tendríamos que empezar por asumir una postura más crítica tanto hacia la “cancelación” en sí, como hacia nuestra manera personal de estar en el mundo.  Hacia la “cancelación” quizá lo deseable sería transformar nuestra reacción ante expresiones inadecuadas considerando dos vertientes de comportamiento: por un lado la tolerancia y la aceptación hacia el otro, partiendo generosa, pero no ingenuamente, de la base de que quien se expresa públicamente, obra de buena fe. Y por el otro, el propósito generalizado –incluyéndonos a nosotros mismos– de vivir comprometidos con una ejemplaridad consciente.  Convertirse en “ejemplo” para los demás en principio suena anticuado y reaccionario, pero si nos detenemos un momento nos daremos cuenta de que en cierta medida todos, con nuestras acciones y omisiones, con nuestros hábitos y conductas, somos referentes para alguien, del mismo modo que en un sin fin de ocasiones el ejemplos ajeno ha servido para moldearnos.  Desde que nacemos tomamos las acciones y omisiones de la gente a nuestro alrededor como herramientas para entender el mundo que nos rodea y como materia prima para construir nuestra propia identidad. Dichos “referentes” pueden estar en cualquier lado: desde una celebridad o un artista que nos atrae o nos repele por algo, así como también un amigo, un familiar o a cualquier otra persona con que entremos en interacción. Todos ellos generan en nosotros una influencia significativa, ya sea para imitarlos o para diferenciarnos de ellos. Y, del mismo modo que el ejemplo ajeno es central en nuestra formación, aun sin pretenderlo –y mucho más con la creciente exposición a que estamos sometidos por conducto de las redes sociales–, somos ejemplo para otros. Ya que esto ocurrirá inexorablemente, ¿no sería preferible proyectar una imagen que se parezca a ése que nos gustaría ser, en vez de transmitir una serie de comportamientos e ideas incongruentes y contradictorias?  Al respecto de ese modo horizontal y consciente de convertirnos en “modelos ejemplares” Javier Gomá Lanzón afirma en su libro Ejemplaridad pública: “solo podrá ser una ejemplaridad persuasiva, no autoritaria, que, involucrando todas las dimensiones de la persona, incluida la privada, promueva una reforma de su estilo de vida y que, finalmente, pueda llegar a ser la fuente y el origen de nuevas costumbres cívicas, articuladoras de la vida social1”.  Ser conscientemente ejemplar suena anacrónico y grandilocuente, porque en primera instancia queda la impresión de que se busca imponer un comportamiento moral específico por encima de todos los demás, como si se tratara de una verdad única, pero nada más lejos de mi intención.  La ejemplaridad, como la comprendo, tiene que ver con la manera en que decidimos estar en el mundo y cómo nos proyectamos hacia los demás, estemos o no conscientes de ello. Tiene que ver con la intención y la actitud mucho más que en los contenidos o actos específicos. Tiene que ver con las decisiones éticas y conductuales que tomamos y en la forma concreta en que las llevamos a cabo, teniendo como característica central la congruencia. En una palabra, tiene que ver con nuestra Integridad personal.  Se puede defender cualquier ideología e integrar cualquier partido político, se puede formar parte de cualquier escuela religiosa o de ninguna, puede uno acogerse a cualquier doctrina ética, podemos desarrollar cualquier clase de hábitos, pero sea como sea que decidamos construirnos, el núcleo de esa manifestación abierta y pública de quienes somos se sostendrá en el hecho de que lo que pensamos, decimos y hacemos formen un todo consistente e íntegro que nos muestren como un individuos congruentes. Si de verdad actuamos de manera congruente, es mucho más fácil que cuando nos dirigimos a los demás nuestros desaciertos e imprudencias sean cada vez más evidentes para nosotros mismos, lo que nos ayudaría a evitarlas. Por ejemplo, si conseguimos darnos cuenta que discriminamos a alguien por su preferencia sexual, mientras internamente estamos convencidos de nuestra visión igualitaria, dicha acción nos resultará chocante, lo que nos ayudará a implementar un cambio genuino. Pero esto difícilmente ocurrirá si nuestra observación de la falta llega como consecuencia de una tormenta de descalificaciones escandalosas y sumarias.  La conducta cívica y un ambiente propicio para la convivencia nace de, sin renunciar a la personalidad propia, mantener comportamientos, acuerdos tácitos o explícitos, modales y costumbres que posibiliten la cohabitación, el acuerdo y la aceptación mutua. Por eso, el primer paso de la ejemplaridad, en especial para aquella o aquel que se asume como igualitario, consiste en manifestar tolerancia y aceptación para con quien no piensa igual, aunque sin renunciar a la crítica directa pero constructiva, entendiendo que en la inmensa mayoría de los casos, quien se manifiesta desde valores discordantes con la moral deseable, lo hace desde la internalización de cosmovisiones menos incluyentes. Solo a partir del diálogo, el debate y el intercambio abierto y propositivo se conseguirá moverlo hacia una visión más incluyente y tolerante. Cualquier otro comportamiento en un “igualitario” sería incongruente. Y solo con este cambio, minúsculo en apariencia, la “cultura de la cancelación” quedaría prácticamente disuelta.  Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir 1 Gomá Lanzón, Javier, Ejemplaridad Pública, Primera Edición, España, Penguin Random House - Taurus, 2014, P. 26" ["post_title"]=> string(64) "Tolerancia y ejemplaridad como antídoto a la “cancelación”" ["post_excerpt"]=> string(176) "Cerramos el tema de la “Cultura de la cancelación” charlando acerca de posibles posturas más constructivas que la conviertan en una especie de “crítica empática”. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(56) "tolerancia-y-ejemplaridad-como-antidoto-a-la-cancelacion" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-04-29 12:16:29" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-04-29 17:16:29" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78363" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17986 (24) { ["ID"]=> int(78845) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-11 12:20:31" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-11 17:20:31" ["post_content"]=> string(8191) "Andrés Manuel López Obrador asumió la presidencia de México 2018. Desde entonces, hay un eslógan que aparece frecuentemente, tanto en redes sociales como en las conferencias matutinas del mandatario. De hecho, parece una obsesión presidencial referirse a esto cada tanto. De seguro usted ya sabe a cuál hashtag me refiero: #LópezMejorPresidenteDelMundo».  Dicho eslógan, repetido ad nauseam por los fanáticos de López me produce un no sé qué que qué sé yo cada vez que la leo. No he detectado alguna otra nación que exprese una devoción similar a quien simplemente es un funcionario público. El funcionario con el cargo más importante del país, claro, pero funcionario al fin. Tanta ha sido la curiosidad por encontrar una respuesta a dicha devoción que tuve que repasar algunas lecturas acerca del populismo y temas afines. Por supuesto, hay obras muy profundas en este tema que explican varias de las prácticas que López ha realizado tanto en sus campañas como en su administración. Aunque este enfoque del populismo explica una parte de la identificación de la sociedad con lo que conocemos como un «líder carismático», me parece que no explica la exaltación a la que ha sido sujeta la figura presidencial. Así que la pregunta seguía en el aire, revoloteando como una mosca: ¿por qué este político mediocre (López tiene más maña que genio), de origen priísta y quien nunca ha tenido un trabajo fuera de la esfera política (a diferencia de otros íconos del populismo, como Donald Trump, quienes presumen ser outsiders, AMLO es y siempre ha sido un verdadero insider) provoca una admiración que roza con lo hiperbólico? Afortunadamente, llegó una posible explicación al leer el libro El poder del mito, el cual se conforma por una serie de entrevistas que realizó Bill Moyers a Joseph Campbell, renombrado mitólogo estadounidense, en 1988.  La lectura anterior es interesante por sí misma, en especial como una introducción a la vasta obra de Campbell (todo aquel que desee crear un héroe para una historia, al menos debería estar familiarizado con su obra El héroe de las mil caras, de 1949). Sin embargo, en el capítulo cinco de El poder del mito, titulado El viaje del héroe, encontré una idea que puede tratar de explicar la adoración que recibe nuestro presidente.  En dicho capítulo, Bill Moyers menciona la obsesión con los famosos, quienes han tomado el lugar de los héroes. Ante esta situación, Campbell menciona que una sociedad necesita héroes “porque tiene que tener imágenes fijas, como astros, para hacer coherentes todas esas tendencias a la separación, reunirlas en alguna clase de intencionalidad”. Moyers dice que esto es para que una sociedad «pueda seguir un camino». Campbell remata diciendo que «la nación debe tener de algún modo una intención, para operar como un poder único».  Desde el año 1988, en el que transcurrió la entrevista, hasta el inicio del siglo XXI, la situación referida por Moyers y Campbell no ha cambiado mucho. En la actualidad, nos encontramos ante un vacío generalizado de héroes en la sociedad, incluyendo a la mexicana. Ahora ese vacío es más grande, más notorio, con el advenimiento de las redes sociales, con todo y sus influencers, youtubers, tik tokers y demás ocupaciones propias de este primer cuarto de siglo. No es de sorprender, entonces, que Mariana Rodríguez Cantú, la primera dama de Nuevo León, documente cualquier acción que realiza en sus redes sociales y se vuelva viral.  Este terreno comenzó a labrarse por López Obrador desde 2000, cuando el tabasqueño fue electo como Jefe de Gobierno del, en ese entonces, Distrito Federal. Nuestro actual presidente tuvo veinte años para urdir un cuento mitológico acerca de sí mismo.  Desde ese entonces, comenzó a utilizar una serie de simbolismos para confeccionar su traje de redentor patriota, con el cual se ha vestido desde entonces. López Obrador raramente sale a escena sin este traje.  Por ello, López, junto con su equipo cercano, trabajó en una serie de simbolismos más cercanos a los de un héroe que a los de un político. No es coincidencia que él nunca tenga fallas o errores; que él sea el único capaz de ser juez y parte; que él sea capaz de sacrificarse, aparentemente, por ideales superiores, como el patriotismo, la honestidad y la moralidad; que él sea el único ser de luz en un mundo de oscuridad. Su dedo flamígero es lo único justo en este país de injusticias. Esta carencia de héroes en la sociedad, a la que se refería Campbell, ha sido aprovechada por López Obrador. Más en México, en donde no encontramos a muchos héroes en los deportes, en la ciencia o en la tecnología. Como sociedad, en el plano espiritual, necesitamos héroes que nos guíen como personas y como nación. En una sociedad hambrienta de héroes, cualquier oferta es bienvenida.  Y en 2018, México aceptó la oferta del “héroe” López Obrador. Votamos por un “héroe” no por un político.   Como vivimos en un país democrático, es positivo que haya gente que sea partidaria de las políticas de López (a pesar de lo opacas, incongruentes, vengativas, manipuladoras, destructivas o mal planeadas resulten ser). El problema es cuando se eleva a un político al nivel de un ser mitológico. En especial a un político que, en el campo de la objetividad, de los hechos duros y puros, carece de los atributos necesarios para ser un funcionario competente. Más aún, uno que carece de las virtudes necesarias para ser un héroe. Uno que mucho menos es un dios.  Uno que mucho menos es el mejor presidente del mundo.  Sin embargo, la sociedad mexicana que ha sido vapuleada, durante décadas, por la carestía económica y por la falta de seguridad y de servicios de salud, es más probable que acepte a un héroe que la represente, aunque sea más en el plano simbólico que en el fáctico. Es hasta cierto punto un calmante espiritual contar con un presidente que «lucha» contra las fuerzas del mal, que «vive con 200 pesos en la cartera» y que rechaza las tentaciones del mundo material.  De ahí, pienso, es de donde se originó la explotación de la idea «mejor presidente del mundo». Por ello, en México se vitorea con tanto fervor a su mandatario. Porque, en otras naciones, un político es eso: un político, un servidor público que debe estar en constante escrutinio - no un ser mitológico del imaginario popular.   ¿Qué otras implicaciones conlleva ver a López como un héroe y no como un funcionario? Lo veremos en la segunda parte de este texto.  ¡Sígueme en @PagsElectricas para pasarla fregón!  " ["post_title"]=> string(68) "El mito de Andrés Manuel López Obrador, el héroe patrio (parte I)" ["post_excerpt"]=> string(85) "López Obrador quiere pasar a la historia no como un político sino como un héroe. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(62) "el-mito-de-andres-manuel-lopez-obrador-el-heroe-patrio-parte-i" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-11 12:20:31" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-11 17:20:31" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78845" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(40) ["max_num_pages"]=> float(20) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "17653c75118a0e498023b7234b593b0e" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

El mito de Andrés Manuel López Obrador, el héroe patrio (parte I)

López Obrador quiere pasar a la historia no como un político sino como un héroe. 

mayo 11, 2022
Tolerancia y ejemplaridad como antídoto a la “cancelación”

Tolerancia y ejemplaridad como antídoto a la “cancelación”

Cerramos el tema de la “Cultura de la cancelación” charlando acerca de posibles posturas más constructivas que la conviertan en una especie...

abril 29, 2022




Más de categoría

Nuevo Marco Curricular y Plan de Estudios 2022 SEP: lo que sabemos, lo que podemos hacer y lo que debemos esperar…

Como colegios, nuestro trabajo debe enfocarse en tomar lo mejor de lo que los planes oficiales puedan ofrecer, aplicarlo...

mayo 26, 2022
CORRUPCIÓN EN LA 4T

De Frente Y Claro | LA ENORME CORRUPCIÓN EN LA 4T

La reciente Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental destaca que los actos de corrupción ocasionaron pérdidas por 9...

mayo 26, 2022

Según parece, Claudia y Ricardo no salen en la foto

La carrera hacia la sucesión presidencial de 2024 ya comenzó. ¿Quiénes son los más adelantados?

mayo 25, 2022
¿Mala salud democrática?

¿Mala salud democrática?

Marco Antonio Paz nos presenta los resultados del Informe de la Libertad en el Mundo 2021.

mayo 25, 2022