La economía y los Militares

Se desprenden innumerables interpretaciones de la unión de esfuerzos de esta transición que gobierna y las fuerzas armadas. Por principio no se contempla ningún desastre natural o necesidad de rescate o intervención de fuerzas armadas para solucionar...

1 de marzo, 2021

Se desprenden innumerables interpretaciones de la unión de esfuerzos de esta transición que gobierna y las fuerzas armadas. Por principio no se contempla ningún desastre natural o necesidad de rescate o intervención de fuerzas armadas para solucionar situaciones de alarma en tiempos de paz social. La única desviación que contemplamos es la violencia que impera en la nación y en ese punto debería detenerse el proceso de avance sin tregua de bandas delictivas y delinear tareas de combate de fuerzas armadas o Guardia Nacional. Un tema para especialistas sin duda. El tema que pretende señalar este texto radica en el asiento de nuestra economía. 

Las fuerzas armadas no son contratistas y jamás lo han sido. Ahora, por designación presidencial o asignación, el ejército se encuentra involucrado en tareas que en definitiva no le corresponden. El vínculo sorprende por su propia naturaleza, por orígenes y formación institucional. Si hiciéramos a un lado la incongruencia en el llamado en sí, para atender labores ajenas a su giro, por acudir a un precepto corporativo, en franco auxilio ante la carencia de términos apropiados en una asociación que contraviene toda regla de ética gubernamental, no encontraríamos justificación.

La ética gubernamental, en el caso que presentaremos, es un franco atropello a la dispensa de recursos. El gobierno se convierte en juez y parte en el desarrollo de un proyecto que en principio fue concebido por esta transición ignorando y no solamente ignorando, atropellando y despojando a la nación de un activo, que no proyecto, en marcha, con perfecto equilibrio de recursos, con perfecto equilibrio de deuda privada y con perfecto plan de negocios. La imposición de un capricho y situarlo por encima de una demanda jamás justificada y agredirla con una consulta inconstitucional, se convierte en cadena violatoria de origen.

Más allá de la violación del orden constitucional, someter a las fuerzas armadas de la nación a tareas ajenas a nuestra custodia y vigilancia de nuestro territorio, e imponerles labores de planeación de un objetivo que trasciende su ámbito de operación, sitúa en una confrontación disciplinaria a las fuerzas armadas y las somete a un designio absurdo de un supuesto comandante carente de nociones de resguardo de las riquezas de una nación en simple transición perentoria de gobierno. 

Las cifras de la cancelación de nuestro proyecto insigne en Texcoco, ofenden toda presunta justificación de cancelarlo. Unos días atrás la Auditoría Superior de la Federación exhibió un monto superior a los 300 000 millones. Al presidente no le gustó este enunciado, como tampoco le gustan todos y cada uno de los que lo señalan y exhiben en sus atropellos. Podrá existir alguna corrección o algún ajuste, pero la verdad de las cifras abundan De inicio, esta transición indemnizó a tenedores de papel de Fibra E, asumiendo un 10% del total en circulación, representando 3600 millones de pesos. También, se liquidaron bonos por 6000 millones de dólares. Este gobierno compró 1800 millones para aterrizar la operación. México, todos los mexicanos debemos pagar 4200 millones de dólares en 20 años, junto con mil millones a tasa fija de 3.875 % y además tres millones al 5.5%, una tasa criminal.

A lo anterior, se calcula un desembolso de 140 000 millones en Texcoco. No podemos olvidar más de 80 000 millones de inversión en un aeropuerto que se llama Felipe Ängeles y que no es aeropuerto. De ese tamaño existe la asociación entre esta transición y fuerzas armadas. Todavía podríamos abundar en la ausencia de Costos de Capital, de Valores Actuales de las inversiones y de programas de construcción por etapas. Es claro que la capitalización del proyecto, si pudiera concebirse bajo esa denominación, no reúne ningún fundamento de planeación financiera, como tampoco ha reunido normas de aceptación universales. 

De lo anteriormente expuesto, es claro que la unión que comentamos resulta contraria a lo natural en su esencia y contexto. El fondeo que priva en la secreta sustracción de las arcas de la nación y la ilegitimidad de la disposición de recursos sin límite abre la ruta de una tendencia ominosa al dominio público y hace en la opacidad una situación comprometedora a una institución de fortaleza histórica. Entonces surge el dilema de la comandancia de las fuerzas armadas y la imagen receptora de la disciplina castrense, de la que jamás se ha dudado. 

Esta transición de gobierno rehúsa por sistema la especialización, el conocimiento y el progreso. Esta apreciación se hace a dos años de distancia de un pronunciamiento reiterativo y retrógrada. Se ha desechado el camino de las energías limpias, se ha desechado el impulso de la inversión y también se ha desechado la experiencia de la ciencia y la investigación y el desarrollo. Se ha marginado el presupuesto a toda actividad innovadora, a toda partida que despegue del atraso generacional que pretende monopolios antagónicos al mundo global y que pretende una regresión a las autosuficiencias, ignorando el papel y delantera que México ha mostrado por décadas.

Para colmar la función del atraso generacional, costoso y abstruso en su esencia, viene la opacidad y el resguardo de actos de gobierno, para adelantar la recurrente crítica y desaprobación del mundo de la orientación y guía del verdadero bienestar, el cimentado en la inversión productiva, en las especializaciones y en las ventajas comparativas. Vienen los grados de inversión, las calificadoras de riesgo, la inversión en pausa y la fuga de capitales para acentuar el rechazo a una administración fallida. 

Si se intentó un camino abierto a una ideología, la invitación a las fuerzas armadas demuestra la impotencia de un régimen para sustentar un proyecto o una ocurrencia; el resultado es predecible en la improvisación y en la ausencia de control en el dispendio. El fracaso será consecuencia natural y el costo para una nación indemne por ahora. 

Comentarios


object(WP_Query)#18047 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62155) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "12-07-2022" ["before"]=> string(10) "09-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62155) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "12-07-2022" ["before"]=> string(10) "09-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18045 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18027 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18024 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "12-07-2022" ["before"]=> string(10) "09-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-07-12 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-08-09 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (62155) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18048 (24) { ["ID"]=> int(81098) ["post_author"]=> string(3) "148" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-18 11:40:52" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-18 16:40:52" ["post_content"]=> string(14745) "La escuela y la educación son dos entornos diferentes pero incluyentes e indisociables, aunque la escuela como espacio físico no incluía la educación no formal e informal, sí abarca el espacio/tiempo educativo de desarrollo humano.  La tecnología avanza más rápido que el pensamiento. La acción social y la tecnología digital va más rápido. La clave de salvación de la educación durante la pandemia fue la utilización de la tecnología para adecuarse de manera rápida a un entorno para tratar de lograr que el desajuste no fuera tan radical; sin embargo, las dimensiones y evaluaciones que nos hizo ver el uso de la tecnología en la educación fueron más allá del entorno educativo: desigualdad en acceso a la tecnología, desigualdad en infraestructura, desigualdad de formación docente, desigualdad de saberes necesarios, desigualdad de entornos sociales y tecnológicos, desigualdad de oportunidades para estar en un curso y para terminar el curso. Antes de la pandemia, las escuelas de calidad y mejor preparadas para la enseñanza del futuro consistían en tener salones de cómputo, ofrecer esta disciplina/materia. En pocas escuelas los alumnos tenían y sabían utilizar la computadora, aunado a que los mejores profesores se especializaban en uso de las TIC (tecnología de la información y la comunicación) y después las TAC (tecnologías el aprendizaje y el conocimiento), en uso de plataforma digital y de conocer las mejores aplicaciones para ser el mejor docente. Todos querían estar a la vanguardia estudiando cursos de manejo de TIC. La gran pregunta ahora es ¿qué está resolviendo el conocimiento de esas tecnologías a la educación?; ¿a los alumnos que asisten a una escuela y a los que no asisten?; ¿ya no es importante un salón de cómputo (laboratorio de cómputo)?, y si lo fuera ¿qué se necesita enseñar en éste? Cuando los alumnos regresaron con los conocimientos de uso de las TIC –que la escuela pretendía enseñar para lograr lo que se logró en dos años en diez– la realidad rebasó los programas educativos. ¿Qué papel juega la tecnología como sociedad de conocimiento?; ¿qué realidad están asumiendo hoy las escuelas?; ¿qué tipo de alumnos están ingresando en ellas? Para la reflexión algunas premisas: En el siglo XX el progreso se asoció al desarrollo científico y tecnológico que se inicia en los años 60 y que adquiere gran velocidad de desarrollo para inicios de los 80, y para finales de siglo, los avances científico/tecnológicos rebasan la ficción con la que se crearon utopías con el uso de la tecnología. Las computadoras eran cada vez más pequeñas y sofisticadas con tantas funciones –que poca gente conoce y usa todas esas funciones–, igual que los celulares, smartphone, el internet, la red y la comunicación en red, realidad virtual y la inteligencia artificial. La sociedad tecnológica como avance del conocimiento es lo que se convirtió en desarrollo…o nos hicieron asumir como desarrollo. La industria bélica va a la vanguardia tecnológica y esto no ha significado tiempo de paz, ni desigualdad, seguimos viviendo contextos de hambruna, guarra, violencia racial, de género, corrupción, impunidad, engaño. Para reflexionar sobre la “paz armada”, la guerra fría, la guerra de las galaxias. Con la tecnología de la comunicación y la globalización, todo está en todas partes, recibimos exceso de información en tiempo y todo el día, y a todo tenemos acceso con un clic, la realidad horror se hace presente y nos deshumaniza. La tecnología se miniaturiza (ocupa menos espacio, tiene más potencia es más fácil de usar) y es asequible para los que la pueden pagar, pero el costo ambiental de construir y usar la tecnología (obsolescencia programada que responde a la enfermedad de consumo, que produce contaminación) es muy alto y lo paga toda la sociedad. Hay un problema energético sobre la explotación de recursos finitos. La tecnología sigue siendo controlada y manejada por muy pocos y hecha en su mayoría para controlar, idiotizar y enfermar. Vivimos hoy con y para el ecosistema artificial y destruimos el ecosistema natural. El ecosistema artificial implica la vida con la tecnología, ¿qué pasa si no tenemos smartphone, internet, computadora?; ¿qué pasa si no es tan rápida la respuesta de función de un aparato? El aparato tecnológico se convierte en una prótesis del ser humano, depende de este para funcionar, y eliminamos lo que contenemos en el cerebro llamado inteligencia, pensamiento, el aparato lo hace por mí. El orden del ecosistema natural está violentado, las especies se adaptan o mueren, el humano se está adaptando a vivir de forma artificial, se aleja de la naturaleza de su ser y con ésta, del planeta, del mundo. Pasamos de una sociedad que renueva, adapta, imagina, transforma, innova, aprecia el valor de la espera, de lo que sirve, de la paciencia, a un mundo rápido sin pasado ni certeza, un eterno presente, de cosas y de seres (seres-cosas) que se describen en función de su utilidad y eficacia, como la tecnología.  Así, la sociedad envejece prematuramente y se enferma de obesidad mental porque hay un desajuste entre el ser (su biología, fisiología) con su entorno. El desajuste no se da por vejez cronológica, cambia tan rápido el entorno que la sociedad se hace ajena. Este desajuste o desfase se refiere también a la incapacidad de metabolizar tanta información y generar conocimiento. Abstraer y memorizar, imaginar, jugar, crear relaciones de conocimiento y de seres humanos ya no se practica. Ante este exceso de información que la tecnología nos proporciona a través de sus diferentes dispositivos ¿la escuela informa, llena de información o genera conocimiento? El conocimiento si no se comparte, no sirve, ¿la escuela hace eso? La tecnología aquí descrita, también es una paradoja, tiene su lado bueno, que también parece ser el malo. La tecnología es un medio de información, datos, información al momento, rápida y mucha (dataísmo) pero, ¿cómo se comunica esa información? ¿Quién genera ese conocimiento, quien comunica los avances tecnológicos? ¿Quién decide que se comunica y que no? La información así está controlada por el mundo científico/tecnológico, o por la academia que lo comparte solo entre pares y por las compañías que su desarrolle tecnológico va acompañado de ganancias monetarias. Regresamos a la Edad Media en la que por ignorancia se producía superstición, hoy tanta información (en la red, en la nube) causa ignorancia y se confía en el Dios/tecnología, Dios/ciencia que para todo te da una respuesta rápida (desconociendo por docta ignorancia que es a través de algoritmos que responden a las necesidades creadas por esos mismos algoritmos registrados). Es el mundo controlado por los algoritmos, dice Han, el ser humano va perdiendo su capacidad de obrar por sí mismo, su autonomía. Se ve frente a un mundo que no es suyo, que escapa a su comprensión, que se adapta a decisiones algorítmicas (Han, 2021) La tecnología nos va a salvar, ¿superstición pseudocientífica?, ¿de qué nos va a salvar?  El rápido aumento de la entropía informativa, es decir, el caos informativo, nos sumerge en una sociedad posfáctica, la información circula ahora sin referencia alguna a la realidad, es un espacio hiperreal, lo que cuenta es el efecto a corto plazo, la eficacia sustituye la verdad (Han 2021). La tecnología no ha significado desarrollo humano, el humanitas. Ante tanta información solo somos usuarios porque su manejo es fácil, asequible, pequeño, como el smartphone, que también es invisible porque está con el usuario 24 horas al día, se actualiza solo, sabe usarlo/controlarlo y que lo hace parte de su ser, que lo transforma del codo para abajo y del codo para arriba., no cuestionamos, no lo entendemos, no pensamos en su relación humana/ecología, nos hace ser homo faber. La ciencia hace cotidiana la tecnología, que es extracción no sustentable, que quita tiempo de vida, que volvemos tiempo de trabajo, tiempo de eficacia, tiempo de dinero ganado, no de vida disfrutada. “Ya no podemos retener las cosas, y no sabemos cómo retener la información” (Han 2021) entramos al entorno de la pedagogía de las cosas. La digitalización, dice Han, desmaterializa y descorporiza el mundo. También elimina los recuerdos, en lugar de guardar recuerdos, guardamos datos (2021). La realidad es la que nos muestras los datos. Eliminan atención, recuerdos, empatía y habilidades mentales. Lo artificial se opone a lo natural. Las cosas artificiales se instalan en el ser humano y no cuestiona, y empieza a dejar fuera habilidades y destrezas que antes usábamos para que los realice la máquina, y dejamos cosas tan humanas como la memoria, la inteligencia, el pensamiento crítico, la pregunta incómoda, la relación con los otros, la empatía, la reflexión, el encuentro. Todo nos los da nuestro smartphone, las respuestas están en nuestra mano. La comunicación a través del smatphone es una comunicación descorporizada y sin visión del otro, la digitalización hace desaparecer al otro como mirada, la ausencia de la mirada es también la responsable de la pérdida de empatía en la era digital (Han 2021). La mirada construye la confianza, nos hace sentir en presencia de otro que comparte un nosotros. Aprender a mirar, a confiar, a respetar al otro que existe. Si la escuela tiene que dar lo que falta afuera, ajustar la realidad a lo humano en un contexto de sobreinformación de uso cotidiano de la tecnología digital, ¿qué se va a enseñar?  Propuesta pedagógica para la reflexión: Todo está al alcance de la mano, todo lo resuelve la tecnología digital, es la que indica la realidad y la confusión de un proceso de enseñanza y aprendizaje. Hay un desajuste como nunca se había habitado, se desconecta al ser de su educación de la cultura y de la tecnología, se desconecta el entrelazamiento entre mente y corazón, corazones perdidos y mentes confundidas es el imperante de la sociedad hoy, el reto educativo es de dimensiones mayores, y prisa, si hay. Enseñar el sentido de comunidad, de pertenencia, de solidaridad, sororidad, amabilidad, respeto por lo vivo, por el planeta. Enseñar la esencia del ser humano a su humanitas. Enseñar a entenderse para comprenderse y comprender su interrelación con su contexto, a compartir la vida para crecer en ella, no solo sobrevivir a partir de una visión particular, la realidad no es una; a observar, a maravillarse, a saber, apreciar la belleza, la bondad, a hacer juicios (pensamiento crítico) sobre la diferencia para argumentar y dirigirse a un bien común. Enseñar a amarse para poder amar. Escribir a mano, por ejemplo, ayuda a recordar, mejora la atención, el cerebro está más activo, se facilita el aprendizaje; a trabajar sin prisa, a reflexionar con tiempo, con pausa; a moverse, a bailar, a escuchar música, a escribir poemas, a leer aventuras, a preguntar, a generar encuentro. La duda alimenta la mente y la imaginación y desarrollar ambas sin coartar la realidad imaginada por la realidad de un docente, la realidad de un sistema educativo o la realidad digital. El arte, como la filosofía, entra de manera transversal y multidisciplinaria. El reto es no trabajar con una malla curricular disciplinar, separado de la realidad y entre disciplinas. No evaluar por competencias, pensemos otros modelos evaluativos, hasta hoy los propuestos no han funcionado del todo. Evaluar a partir de los talentos encontrados, no del error, del desacierto, del número, del sistema. Como indica López Quintas, educar es formar la capacidad creadora que se configura a través del diálogo con la realidad, es generar encuentro a través de la generosidad, la apertura (abrirse al otro), la veracidad y la confianza (López Q. 1993).  REFERENCIAS El texto se desarrolló en torno al curso sobre Utopedia, educación para la sociedad del conocimiento del doctor Antonio Rodríguez de las Heras, de la Universidad Carlos III de Madrid. Chun Han (2021) No cosas. México, edit. Taurus López Quintás A. (1993). La juventud actual entre el vértigo y el éxtasis, creatividad y educación, Madrid, Publicaciones Claretianas." ["post_title"]=> string(50) "¿ESTÁ LA ESCUELA PREPARADA PARA EL NUEVO ALUMNO?" ["post_excerpt"]=> string(98) "Ante el avance vertiginoso de la tecnología, ¿cómo se debe educar a los alumnos en las aulas? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(46) "esta-la-escuela-preparada-para-el-nuevo-alumno" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-18 11:40:52" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-18 16:40:52" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81098" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17954 (24) { ["ID"]=> int(81496) ["post_author"]=> string(2) "72" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-27 18:30:57" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-27 23:30:57" ["post_content"]=> string(1720) "

 La reforma a la Ley de Desarrollo Económico y Progreso Social consolidará en Puebla los empleos de calidad y las cadenas de valor con mejor capital humano, expuso la secretaria de Economía, Olivia Salomón, al sostener una reunión de trabajo con diputados integrantes de la Comisión de Desarrollo Económico del Congreso local y miembros del clúster textil-confección.

Durante la mesa de trabajo para fortalecer la nueva ley, la funcionaria refrendó que la dependencia a su cargo apuesta por crear condiciones para el desarrollo de emprendimientos, de micros, pequeñas y medianas empresas, así como la atracción de compañías tractoras que involucren a todas las regiones del estado.

El presidente del clúster de la industria textil-confección, Carlos Couttolenc López destacó que, además de la zona metropolitana, se suman empresas de Tehuacán y Teziutlán para generar sinergias que permitan aprovechar los vínculos con mercados del exterior, así como clústeres de otras regiones como Italia, España y Portugal.

El diputado presidente de la Comisión de Desarrollo Económico, Néstor Camarillo subrayó la dinámica del sector productivo que aglutina 80 mil empleos y la importancia de vincular a perfiles humanos especializados con la finalidad de que las industrias tengan el talento para innovar y crear valor.

En la mesa de trabajo estuvieron presentes los diputados integrantes de la Comisión de Desarrollo Económico, María Ruth Zarate, Karla Martínez Gallegos, Miguel Octaviano Huerta y Carlos Alberto Evangelista.

" ["post_title"]=> string(75) "Consolidará nueva Ley de Desarrollo Económico cadenas de valor: Economía" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(71) "consolidara-nueva-ley-de-desarrollo-economico-cadenas-de-valor-economia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-27 18:34:03" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-27 23:34:03" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81496" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18048 (24) { ["ID"]=> int(81098) ["post_author"]=> string(3) "148" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-18 11:40:52" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-18 16:40:52" ["post_content"]=> string(14745) "La escuela y la educación son dos entornos diferentes pero incluyentes e indisociables, aunque la escuela como espacio físico no incluía la educación no formal e informal, sí abarca el espacio/tiempo educativo de desarrollo humano.  La tecnología avanza más rápido que el pensamiento. La acción social y la tecnología digital va más rápido. La clave de salvación de la educación durante la pandemia fue la utilización de la tecnología para adecuarse de manera rápida a un entorno para tratar de lograr que el desajuste no fuera tan radical; sin embargo, las dimensiones y evaluaciones que nos hizo ver el uso de la tecnología en la educación fueron más allá del entorno educativo: desigualdad en acceso a la tecnología, desigualdad en infraestructura, desigualdad de formación docente, desigualdad de saberes necesarios, desigualdad de entornos sociales y tecnológicos, desigualdad de oportunidades para estar en un curso y para terminar el curso. Antes de la pandemia, las escuelas de calidad y mejor preparadas para la enseñanza del futuro consistían en tener salones de cómputo, ofrecer esta disciplina/materia. En pocas escuelas los alumnos tenían y sabían utilizar la computadora, aunado a que los mejores profesores se especializaban en uso de las TIC (tecnología de la información y la comunicación) y después las TAC (tecnologías el aprendizaje y el conocimiento), en uso de plataforma digital y de conocer las mejores aplicaciones para ser el mejor docente. Todos querían estar a la vanguardia estudiando cursos de manejo de TIC. La gran pregunta ahora es ¿qué está resolviendo el conocimiento de esas tecnologías a la educación?; ¿a los alumnos que asisten a una escuela y a los que no asisten?; ¿ya no es importante un salón de cómputo (laboratorio de cómputo)?, y si lo fuera ¿qué se necesita enseñar en éste? Cuando los alumnos regresaron con los conocimientos de uso de las TIC –que la escuela pretendía enseñar para lograr lo que se logró en dos años en diez– la realidad rebasó los programas educativos. ¿Qué papel juega la tecnología como sociedad de conocimiento?; ¿qué realidad están asumiendo hoy las escuelas?; ¿qué tipo de alumnos están ingresando en ellas? Para la reflexión algunas premisas: En el siglo XX el progreso se asoció al desarrollo científico y tecnológico que se inicia en los años 60 y que adquiere gran velocidad de desarrollo para inicios de los 80, y para finales de siglo, los avances científico/tecnológicos rebasan la ficción con la que se crearon utopías con el uso de la tecnología. Las computadoras eran cada vez más pequeñas y sofisticadas con tantas funciones –que poca gente conoce y usa todas esas funciones–, igual que los celulares, smartphone, el internet, la red y la comunicación en red, realidad virtual y la inteligencia artificial. La sociedad tecnológica como avance del conocimiento es lo que se convirtió en desarrollo…o nos hicieron asumir como desarrollo. La industria bélica va a la vanguardia tecnológica y esto no ha significado tiempo de paz, ni desigualdad, seguimos viviendo contextos de hambruna, guarra, violencia racial, de género, corrupción, impunidad, engaño. Para reflexionar sobre la “paz armada”, la guerra fría, la guerra de las galaxias. Con la tecnología de la comunicación y la globalización, todo está en todas partes, recibimos exceso de información en tiempo y todo el día, y a todo tenemos acceso con un clic, la realidad horror se hace presente y nos deshumaniza. La tecnología se miniaturiza (ocupa menos espacio, tiene más potencia es más fácil de usar) y es asequible para los que la pueden pagar, pero el costo ambiental de construir y usar la tecnología (obsolescencia programada que responde a la enfermedad de consumo, que produce contaminación) es muy alto y lo paga toda la sociedad. Hay un problema energético sobre la explotación de recursos finitos. La tecnología sigue siendo controlada y manejada por muy pocos y hecha en su mayoría para controlar, idiotizar y enfermar. Vivimos hoy con y para el ecosistema artificial y destruimos el ecosistema natural. El ecosistema artificial implica la vida con la tecnología, ¿qué pasa si no tenemos smartphone, internet, computadora?; ¿qué pasa si no es tan rápida la respuesta de función de un aparato? El aparato tecnológico se convierte en una prótesis del ser humano, depende de este para funcionar, y eliminamos lo que contenemos en el cerebro llamado inteligencia, pensamiento, el aparato lo hace por mí. El orden del ecosistema natural está violentado, las especies se adaptan o mueren, el humano se está adaptando a vivir de forma artificial, se aleja de la naturaleza de su ser y con ésta, del planeta, del mundo. Pasamos de una sociedad que renueva, adapta, imagina, transforma, innova, aprecia el valor de la espera, de lo que sirve, de la paciencia, a un mundo rápido sin pasado ni certeza, un eterno presente, de cosas y de seres (seres-cosas) que se describen en función de su utilidad y eficacia, como la tecnología.  Así, la sociedad envejece prematuramente y se enferma de obesidad mental porque hay un desajuste entre el ser (su biología, fisiología) con su entorno. El desajuste no se da por vejez cronológica, cambia tan rápido el entorno que la sociedad se hace ajena. Este desajuste o desfase se refiere también a la incapacidad de metabolizar tanta información y generar conocimiento. Abstraer y memorizar, imaginar, jugar, crear relaciones de conocimiento y de seres humanos ya no se practica. Ante este exceso de información que la tecnología nos proporciona a través de sus diferentes dispositivos ¿la escuela informa, llena de información o genera conocimiento? El conocimiento si no se comparte, no sirve, ¿la escuela hace eso? La tecnología aquí descrita, también es una paradoja, tiene su lado bueno, que también parece ser el malo. La tecnología es un medio de información, datos, información al momento, rápida y mucha (dataísmo) pero, ¿cómo se comunica esa información? ¿Quién genera ese conocimiento, quien comunica los avances tecnológicos? ¿Quién decide que se comunica y que no? La información así está controlada por el mundo científico/tecnológico, o por la academia que lo comparte solo entre pares y por las compañías que su desarrolle tecnológico va acompañado de ganancias monetarias. Regresamos a la Edad Media en la que por ignorancia se producía superstición, hoy tanta información (en la red, en la nube) causa ignorancia y se confía en el Dios/tecnología, Dios/ciencia que para todo te da una respuesta rápida (desconociendo por docta ignorancia que es a través de algoritmos que responden a las necesidades creadas por esos mismos algoritmos registrados). Es el mundo controlado por los algoritmos, dice Han, el ser humano va perdiendo su capacidad de obrar por sí mismo, su autonomía. Se ve frente a un mundo que no es suyo, que escapa a su comprensión, que se adapta a decisiones algorítmicas (Han, 2021) La tecnología nos va a salvar, ¿superstición pseudocientífica?, ¿de qué nos va a salvar?  El rápido aumento de la entropía informativa, es decir, el caos informativo, nos sumerge en una sociedad posfáctica, la información circula ahora sin referencia alguna a la realidad, es un espacio hiperreal, lo que cuenta es el efecto a corto plazo, la eficacia sustituye la verdad (Han 2021). La tecnología no ha significado desarrollo humano, el humanitas. Ante tanta información solo somos usuarios porque su manejo es fácil, asequible, pequeño, como el smartphone, que también es invisible porque está con el usuario 24 horas al día, se actualiza solo, sabe usarlo/controlarlo y que lo hace parte de su ser, que lo transforma del codo para abajo y del codo para arriba., no cuestionamos, no lo entendemos, no pensamos en su relación humana/ecología, nos hace ser homo faber. La ciencia hace cotidiana la tecnología, que es extracción no sustentable, que quita tiempo de vida, que volvemos tiempo de trabajo, tiempo de eficacia, tiempo de dinero ganado, no de vida disfrutada. “Ya no podemos retener las cosas, y no sabemos cómo retener la información” (Han 2021) entramos al entorno de la pedagogía de las cosas. La digitalización, dice Han, desmaterializa y descorporiza el mundo. También elimina los recuerdos, en lugar de guardar recuerdos, guardamos datos (2021). La realidad es la que nos muestras los datos. Eliminan atención, recuerdos, empatía y habilidades mentales. Lo artificial se opone a lo natural. Las cosas artificiales se instalan en el ser humano y no cuestiona, y empieza a dejar fuera habilidades y destrezas que antes usábamos para que los realice la máquina, y dejamos cosas tan humanas como la memoria, la inteligencia, el pensamiento crítico, la pregunta incómoda, la relación con los otros, la empatía, la reflexión, el encuentro. Todo nos los da nuestro smartphone, las respuestas están en nuestra mano. La comunicación a través del smatphone es una comunicación descorporizada y sin visión del otro, la digitalización hace desaparecer al otro como mirada, la ausencia de la mirada es también la responsable de la pérdida de empatía en la era digital (Han 2021). La mirada construye la confianza, nos hace sentir en presencia de otro que comparte un nosotros. Aprender a mirar, a confiar, a respetar al otro que existe. Si la escuela tiene que dar lo que falta afuera, ajustar la realidad a lo humano en un contexto de sobreinformación de uso cotidiano de la tecnología digital, ¿qué se va a enseñar?  Propuesta pedagógica para la reflexión: Todo está al alcance de la mano, todo lo resuelve la tecnología digital, es la que indica la realidad y la confusión de un proceso de enseñanza y aprendizaje. Hay un desajuste como nunca se había habitado, se desconecta al ser de su educación de la cultura y de la tecnología, se desconecta el entrelazamiento entre mente y corazón, corazones perdidos y mentes confundidas es el imperante de la sociedad hoy, el reto educativo es de dimensiones mayores, y prisa, si hay. Enseñar el sentido de comunidad, de pertenencia, de solidaridad, sororidad, amabilidad, respeto por lo vivo, por el planeta. Enseñar la esencia del ser humano a su humanitas. Enseñar a entenderse para comprenderse y comprender su interrelación con su contexto, a compartir la vida para crecer en ella, no solo sobrevivir a partir de una visión particular, la realidad no es una; a observar, a maravillarse, a saber, apreciar la belleza, la bondad, a hacer juicios (pensamiento crítico) sobre la diferencia para argumentar y dirigirse a un bien común. Enseñar a amarse para poder amar. Escribir a mano, por ejemplo, ayuda a recordar, mejora la atención, el cerebro está más activo, se facilita el aprendizaje; a trabajar sin prisa, a reflexionar con tiempo, con pausa; a moverse, a bailar, a escuchar música, a escribir poemas, a leer aventuras, a preguntar, a generar encuentro. La duda alimenta la mente y la imaginación y desarrollar ambas sin coartar la realidad imaginada por la realidad de un docente, la realidad de un sistema educativo o la realidad digital. El arte, como la filosofía, entra de manera transversal y multidisciplinaria. El reto es no trabajar con una malla curricular disciplinar, separado de la realidad y entre disciplinas. No evaluar por competencias, pensemos otros modelos evaluativos, hasta hoy los propuestos no han funcionado del todo. Evaluar a partir de los talentos encontrados, no del error, del desacierto, del número, del sistema. Como indica López Quintas, educar es formar la capacidad creadora que se configura a través del diálogo con la realidad, es generar encuentro a través de la generosidad, la apertura (abrirse al otro), la veracidad y la confianza (López Q. 1993).  REFERENCIAS El texto se desarrolló en torno al curso sobre Utopedia, educación para la sociedad del conocimiento del doctor Antonio Rodríguez de las Heras, de la Universidad Carlos III de Madrid. Chun Han (2021) No cosas. México, edit. Taurus López Quintás A. (1993). La juventud actual entre el vértigo y el éxtasis, creatividad y educación, Madrid, Publicaciones Claretianas." ["post_title"]=> string(50) "¿ESTÁ LA ESCUELA PREPARADA PARA EL NUEVO ALUMNO?" ["post_excerpt"]=> string(98) "Ante el avance vertiginoso de la tecnología, ¿cómo se debe educar a los alumnos en las aulas? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(46) "esta-la-escuela-preparada-para-el-nuevo-alumno" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-18 11:40:52" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-18 16:40:52" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81098" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(59) ["max_num_pages"]=> float(30) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "283cc03bcef12ce9f1ce7bb87b57b310" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
¿ESTÁ LA ESCUELA PREPARADA PARA EL NUEVO ALUMNO?

¿ESTÁ LA ESCUELA PREPARADA PARA EL NUEVO ALUMNO?

Ante el avance vertiginoso de la tecnología, ¿cómo se debe educar a los alumnos en las aulas?

julio 18, 2022

Consolidará nueva Ley de Desarrollo Económico cadenas de valor: Economía

 La reforma a la Ley de Desarrollo Económico y Progreso Social consolidará en Puebla los empleos de calidad y las cadenas de...

julio 27, 2022




Más de categoría

Registra Puebla el mejor nivel en empleos con seguridad social en 28 meses

Gracias a las condiciones de estabilidad económica en pro de los factores de la producción, en julio, el estado...

agosto 6, 2022

Crecen producción y exportaciones automotrices de Puebla

De enero a julio del presente año, la producción automotriz de Puebla aumentó al alcanzar 273 mil 843 vehículos...

agosto 5, 2022

Autenticidad: la audacia de mostrar nuestro yo más genuino

Ser auténtico implica no tener miedo de manifestar una individualidad que nos contraste con los otros.

agosto 5, 2022
De Frente Y Claro | POBREZA FRANCISCANA, UNA MENTIRA MÁS

De Frente Y Claro | POBREZA FRANCISCANA, UNA MENTIRA MÁS

Detrás de la “austeridad franciscana” se esconde el desmantelamiento de servicios públicos y organismos autónomos indispensables para el país.

agosto 4, 2022