Extraña paradoja: hipersensibilidad y falsa incorrección

Por alguna razón consideramos que nosotros no tenemos la obligación de esforzarnos por gestionar nuestra incomodidad y frustración; son los otros quienes deben proveernos de escenarios distendidos y relajados.

8 de abril, 2022

Hipersensibilidad y falsa incorrección: por un lado la igualdad es el valor supremo y carecemos del derecho de salirnos de tono para expresar cualquier cosa que contravenga la moral dominante.

Al mismo tiempo está prohibido ser convencional y transgredir, rechazar la corrección política e innovar es la forma más apropiada de estar en el mundo. ¿Cómo conciliar ambas tendencias sin morir en el intento?

En un paso más en nuestro análisis de la “cultura de la cancelación” hoy abordamos dos temas que en cierta manera se contraponen de forma paradójica, pero que en el fondo forman parte del mismo orden. 

El primero de ellos es la “hipersensibilidad” ante lo políticamente incorrecto. 

Como ha quedado claro a lo largo de las últimas entregas, vivimos exacerbados en la búsqueda de defender lo que se considera correcto, aunque sólo sea en la forma. Esta ambición, en gran medida legítima, se combina con una deficiencia generalizada en el manejo de la frustración y la incomodidad. Si bien los asuntos suelen ser de la más perentoria importancia, la forma de buscar erradicarlos o corregirlos tiene mucho de pueril. Lo que nos molesta, lo que consideramos inapropiado o inaceptable queremos que desaparezca de inmediato y para siempre. Nos resulta intolerable cualquier cosa que perturbe nuestra inquebrantable y perfecta solidez moral, y por ello, cualquiera que ose violentarla –sin importar si aquello que la violenta corresponde a un hecho del pasado, producto de la moral de otro tiempo– debe ser eliminado, erradicado, cancelado, borrado para siempre. 

Por alguna causa consideramos que nosotros no tenemos obligación alguna de esforzarnos para gestionar nuestra incomodidad y nuestra frustración, son los otros quienes deben proveernos de escenarios distendidos y relajados, donde apaciblemente nos relacionemos con los demás y con el mundo, siempre desde nuestros códigos y preferencias. 

En su libro Trump y la posverdad, Ken Wilber1 nos pone algunos ejemplos de lo que él llama “hipersensibilidad narcisista”: relata el caso de un maestro que, en una universidad norteamericana, “se atrevió” a corregir la gramática de los estudiantes en un examen. Al parecer esta acción produjo que sus alumnos lo denunciaran ante las autoridades académicas por generar “un clima de miedo” en el aula. 

Otro caso detallado por Wilber es el de una asistente a un mitin feminista. Luego de que el primer orador recibiera un gran aplauso, esta mujer se puso de pie para decir que dicho aplauso la había “puesto nerviosa”, con lo cual se organizó una votación con la que se decidió evitar los aplausos durante el resto de la sesión. 

Dice Wilber a este respecto: “Estos son ejemplos de una sensibilidad tan enfermiza que, en lugar de reconocer que la persona en cuestión quizá padezca un problema emocional, se la etiqueta como víctima y se obliga a todo el mundo a someterse a sus caprichos narcisistas2”. 

Prohibir el aplauso en un evento público, tras una exposición que lo amerite, para no contrariar la sensibilidad de una sola persona ¿es un ejemplo de respeto y de igualdad? Tengo la impresión de que no. Al parecer existen centros deportivos donde los niños juegan partidos de futbol sin contar los goles para que los perdedor no se sienta estresados y desvalorizados. Incluso se habla de escuelas donde se busca que todos aprueben y no se evalúe a nadie para no discriminar. ¿Será este el camino correcto? ¿Hay algo en la naturaleza que crezca y evolucione sin un cierto nivel de estrés y desafío? ¿Qué ocurrirá con esos niños cuando salgan al mundo y se enfrenten a la vida real? ¿No sería mejor dejar en claro en qué ámbitos y por qué motivos es oportuno competir y evaluarse y en qué otros todo individuo merece el mismo nivel de validación? ¿Hacer creer a los jóvenes que la realidad es plana, uniforme, predecible y estática será una manera eficaz de educar?

El ser humano es un animal social, sin duda, pero también es un individuo movido por el deseo y en oposición permanente con la necesidad y el deseo del otro y tiene la responsabilidad para consigo mismo de construirse de tal modo que pueda alcanzar cierto grado de madurez personal y fuerza interior que lo habilite para la convivencia e interacción con los demás.

Para redondear la paradoja, en contraposición con el tema de la hipersensibilidad, nos encontramos con la “falsa incorrección política” como parte de la extraña cultura de la “transgresión light”

En su microensayo “Poéticamente correcto”, dentro de su libro Filosofía mundana, el filósofo español Javier Gomá3 nos hace ver algo interesante: por alguna extraña causa –que yo me inclino a pensar que tiene mucho que ver con ese narcisismo hipersensible– cuando a la gente se le pregunta por su mayor defecto, suelen responder con una virtud llevada a lo superlativo: soy demasiado autoexigente, demasiado sensible, demasiado generoso, demasiado perfeccionista y así, un largo etcétera, mientras que nadie confiesa: soy mezquino, envidioso, tacaño o resentido, características mucho más cercanas al concepto de defecto que “tender al perfeccionismo”. 

Pero, por el otro lado, cuando se habla de virtudes curiosamente nadie suele presumir su condición de “políticamente correcto” como una de ellas. Y se entiende, porque esto implicaría ser común y corriente y, por alguna causa, también misteriosa, aunque de nuevo encaja a la perfección con la hipersensibilidad narcisista, todos huimos de “la norma” para calificarnos como “únicos y especiales”. 

La “cultura de la transgresión light” implica renovar la envoltura sin proponer un cambio verdadero en lo interior. Por más que dé la impresión externa de producir una transformación auténtica, no hace sino reafirmar valores caducos. Sorprender por sorprender o escandalizar por escandalizar no implica renovación alguna. Todo lo contrario, se trata de una manera de buscar la distinción a partir de actos sin sentido que sólo alimentan un individualismo gastado y decadente, que ni siquiera le es útil a quien lo ejerce.  

Estas dos tendencias muy presentes en el mundo de hoy causan una profunda confusión y complican la congruencia para pensar y actuar. 

Por un lado tenemos que ser como todos, porque la igualdad es el valor supremo: nadie debe ser evaluado, estresado, incomodado, calificado, invalidado en sus ideas o deseos, pero tampoco nadie tiene permiso para salirse de tono, para expresar cualquier cosa que contravenga la moral dominante, que ofenda, que desafíe los valores considerados correctos. 

Y, al mismo tiempo, de manera completamente esquizofrénica, está prohibido ser convencional y formar parte de la “normalidad”. 

Ser común y ordinario se asocia con lo negativo, mientras que ser transgresor se asume como una virtud extraordinaria que en apariencia abre nuevos caminos, pero que la inmensa mayoría de las veces sólo lleva al exceso, a la estridencia y a la provocación, sin que exista novedad o propuesta que aporte valor auténtico. 

Desde luego se trata de una paradoja falsa, aparente, porque desde luego no todos somos “únicos y especiales”, de hecho somos bastante parecidos, sufrimos los mismos conflictos, tenemos sueños análogos, talentos equivalentes, miedos , filias y fobias que podemos rastrear hasta las épocas más antiguas. Por eso nos sigue emocionando Homero, Shakespeare y Neruda. Por eso seguimos estudiando a Platón, a Séneca o a Sartre, porque, cada uno a su modo, cada uno desde un enfoque distinto, desde una perspectiva particular, desde una cosmovisión única, crean ese complejo caleidoscopio que nos muestra a los mismos seres humanos de siempre, desde una creciente multiplicidad de ángulos. 

Pero esto no es negativo en lo absoluto. Es gracias a que, aun dentro de las profundas diferencias que nos separan, los seres humanos compartimos tanto y a niveles tan profundos que nos permite soñar con que es posible que emerja la empatía necesaria para gestionar nuestras diferencias, aprender a vivir en convivencia constructiva y salvarnos como especie.

La tendencia dominante aspira a imponer una corrección política que funcione como mecanismo para inducir el respeto y la igualdad. El problema es que llevarla al límite a causa de la hipersensibilidad mencionada propicia escenarios absurdos e inútiles, como lo hemos visto en los ejemplos expuestos, con el agravante de que aquellos que callen por temor a la descalificación pública, en vez por auténtico convencimiento, acumularía un resentimiento inexpresado en espera de un momento propicio para salir a la superficie.

Por eso, más que una “corrección política” forzada, lo que cabría es poner el énfasis en el “cómo se expresa” lo que de verdad se piensa y se siente. El equilibrio entre el fondo –decir lo que de verdad se piensa– y la forma –encontrar maneras que no ofendan, que no descalifiquen, que no discriminen– de expresión es el camino para, al mismo tiempo que sale a luz los pensamientos y sentimientos genuinos, estos aparecen expresados en formas que privilegien el auténtico respeto y tolerancia hacia los demás. 

Web: www.juancarlosaldir.com

Instagram:  jcaldir

Twitter:   @jcaldir   

Facebook:  Juan Carlos Aldir

1 Wilber Ken, Trump y la posverdad, Primera Edición, España, Kairós, 2018, Pág. 68

2 Idem.

3 Gomá Lanzón, Javier, Filosofía mundana. Microensayos completos. Cuarta Edición, España, Galaxia Gutenberg, 2018, Págs. 181-183

Comentarios


object(WP_Query)#17951 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(77672) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "30-04-2022" ["before"]=> string(10) "28-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(77672) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "30-04-2022" ["before"]=> string(10) "28-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17958 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17943 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17941 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "30-04-2022" ["before"]=> string(10) "28-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-04-30 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-05-28 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (77672) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18053 (24) { ["ID"]=> int(78976) ["post_author"]=> string(2) "94" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-16 12:28:31" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-16 17:28:31" ["post_content"]=> string(5239) "El pasado sábado 7 de mayo sucedió un incidente entre dos aviones del volaris, uno intentando aterrizar y el otro tratando de despegar, aunado a otro incidente similar acaecido el miércoles 11 con un avión de Aeroméxico procedente de Bogotá. Ello es muestra inequívoca de que en el sector aeronáutico mexicano se está violentando un principio fundamental de la aviación: la seguridad  de los pasajeros, pilotos, trabajadores y personal de tierra y por supuesto de quienes vivimos en la zona urbana. Por esa razón la aviación mexicana fue degradada por la FAA hace ya un año, donde pasamos del grado 1 al  2, lo que genera dos consecuencias graves para las aerolíneas nacionales:
  • No poder abrir nuevos destinos hacia los EEUU que de requerirse solo podrán ser cubiertos por empresas norteamericanas.
  • Al vencimiento de destinos actualmente autorizados no serán renovados los permisos
Ambas situaciones ponen en el corto plazo a nuestras aerolíneas en una condición terrible  y económicamente las puede hacer insostenibles.  Estos dos notorios incidentes recientes, son una muestra de las docenas de incidentes que se han reportado. Estos eventos ponen de manifiesto un desorden en varios frentes:
  • Mala o deficiente capacitación de los controladores aéreos.
  • Proliferación de errores humanos  consecuencia de despidos de personas con experiencia.
  • Fatiga del personal resultante de un reacomodo de vuelos que generan saturación innecesaria ( que no se presentaba antes de la pandemia).
  • “Rediseño del espacio aéreo” que no permite flexibilidad en las operaciones.
Curiosamente, antes de la pandemia, el número de operaciones documentadas (61 operaciones por hora) desde y hacia el AICM era mayor que el actual (está documentado 50 por hora. ¿Cuál saturación? Había un orden claro de acomodo de las aeronaves, con espaciamiento y manejo de altitud  bien definidos. En el rediseño se percibe un caos en el orden de aproximación que genera condiciones de demora y patrones de espera sin orden ni concierto. Ya hemos mencionado que se alargaron las rutas de aproximación y se generó mayor gasto de combustible, inseguridad creciente  debido a la orografía que hace volar en condiciones de riesgo por los cerros cercanos. El infernal ruido que rebasa toda norma con graves consecuencias para la salud. Es decir no se garantizan condiciones de seguridad ni a los pasajeros ni a los habitantes de la metrópoli, generando por efecto del ruido, grave daño a la salud de poco más de 2.4 millones de habitantes. La politización del tema aeronáutico Llevar a cabo mesas de acuerdo en la Secretaría de Gobernación y no en la de Comunicaciones y  Transportes, refleja el interés político de hacer funcionar el AIFA cuando las condiciones técnicas y operativas no se dan. Para que un aeropuerto funcione con pasajeros y carga tienen que estar terminadas y equipadas las instalaciones aeroportuarias. Hoy no lo están. Tiene que haber conectividad terrestre que hoy no está terminada, si ésta no se concluye, no hay servicios de transporte y no se puede construir la “masa crítica “de la que habla el Subsecretario. El desviar vuelos mediante un decreto “no decreto” no hace más que perjudicar a las aerolíneas nacionales por sobre costos al no existir una demanda real (la otra es ficticia) y por supuesto a los pasajeros. El diseño del espacio aéreo debe volver a ser el que estuvo vigente los últimos 40 años, con ajustes si se quiere, pero privilegiando el orden y la seguridad aeronáutica. Los incidentes graves recientes acreditan fehacientemente la existencia de fallas graves que no existían antes de que entrara en vigor el multicitado rediseño. Si queremos la sobrevivencia de la aviación  mexicana, recuperar la categoría 1 es imperativo. Si se quiere hacer operar el AIFA, que se haga cumpliendo tiempos, normas y condiciones que seguramente se lograrán terminando las obras, dotando del equipamiento que asegure su seguridad operativa y la conectividad necesaria, respondiendo a los fenómenos meteorológicos conocidos en la zona." ["post_title"]=> string(68) "EL TEMA AERONÁUTICO DEL VALLE DE MÉXICO SIGUE DANDO DE QUÉ HABLAR" ["post_excerpt"]=> string(114) "Sin seguridad garantizada a pobladores, pasajeros y aerolíneas, viviremos situaciones que habremos de lamentar. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(65) "el-tema-aeronautico-del-valle-de-mexico-sigue-dando-de-que-hablar" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-16 15:03:01" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-16 20:03:01" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78976" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17881 (24) { ["ID"]=> int(79320) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-27 08:42:01" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-27 13:42:01" ["post_content"]=> string(6996) "Por más libres que nos sintamos, no podemos volar ni respirar bajo el agua ni correr más rápido que un caballo. Pero son esas estructuras limitantes las que generan los espacios para ejercer la libertad y para dar rienda suelta a nuestra creatividad e intención. No existe un acto libre sin contexto ni límites.  Si bien en los artículos anteriores negamos la posibilidad de que nos rija un destino cerrado o una contingencia total, tampoco queda claro que estemos en posibilidad de elegir nuestra vida con libertad absoluta.  Está claro que existen infinidad de condicionamientos materiales, sociales, económicos, políticos, culturales e incluso la propia interacción con los demás, que nos limitan. La libertad, pensada como la facultad para de ejercer ilimitadamente la voluntad es una ilusión, pero eso no significa que no podamos participar en alguna medida de nuestra propia existencia.  Gozamos de una franja de libertad, pero siempre dentro de una serie muy clara de estructuras de todo tipo –físicas, químicas, sociales, culturales, etc.– de las que no podemos escapar y el espacio de creatividad y libre albedrío que ejerzamos, tendrá que moverse dentro de esos espacios dados.  En tanto seres humanos, la existencia sólo tiene sentido dentro de esas estructuras y de los límites que naturalmente nos imponen. Por más libres que nos sintamos, no podemos volar ni respirar bajo el agua ni correr más rápido y por más tiempo que un caballo. Nuestras neuronas tienen limitaciones materiales y por ello también las tienen nuestras capacidades cerebrales y cognitivas. Lo mismo nuestra energía vital. Estamos circunscritos a las posibilidades de nuestro cuerpo-mente inserto en un contexto ecológico, social, económico, político y cultural.  Sin embargo, esas mismas estructuras que en cierto sentido nos limitan y condicionan son las que generan los espacios para ejercer la libertad que somos capaces, para dar rienda suelta a nuestra creatividad y a nuestra intención. No existe un acto libre sin contexto. Decidir una cosa o la otra requiere de que exista la disyuntiva. En abstracto, la libertad carece de sentido. Un monje budista que, tras décadas de meditación, alcanza el Nirvana, ni es libre ni deja de serlo. En ese estado de fusión con la Totalidad, en esa condición de ser que trasciende las estructuras y los límites, la libertad es un concepto vacío: no hay nada por hacer ni sitio alguno donde ir. La libertad, así como la voluntad, sólo puede ejercerse en escenarios donde existen límites, marcos de acción y alternativas, y donde optar por una opción implica renunciar a las demás.   El ejercicio de la libertad como mecanismo para diseñar y desarrollar la propia existencia está estrechamente relacionado con la voluntad que nos habilita para construirnos un propósito existencial que estamos en posibilidad de concretar a partir de realizar acciones deliberadas. Nos trazamos una meta, una serie de objetivos, diseñamos estrategias, llevamos a cabo acciones, adquirimos hábitos, sorteamos inconvenientes inesperados y, eventualmente conseguimos (o no) lo que nos propusimos.  En este caso, ya sea que logremos los objetivos, como si no, se trata de un enfoque centrado en la idea de que tenemos un cierto grado de libertad y que nuestras decisiones son, en alguna medida, producto de nuestra voluntad. Por lo tanto, lo que nos ocurra será el resultado de nuestras acciones y decisiones, lo que lleva aparejado un altísimo grado de responsabilidad en aquello que nos ocurra.  Tenemos un cuerpo y una biología que nos habilitan para hacer ciertas cosas y nos impiden otras. No podemos elegir tener genes distintos a los que tenemos, pero sí decidir la mejor manera de sacarles provecho, según nuestros contextos y propósitos. Habitamos un planeta sujeto a leyes físicas, químicas y biológicas que ni podemos pasar por alto ni mucho menos controlar. Formamos parte de una serie de contextos que no escogimos: la nación, ciudad y familia en que nacimos, el entorno socio-económico-cultural y político en que estamos inmersos e incluso la forma de interacción con los demás está condicionada por todos esos contextos. Es, por ejemplo, muy distinto como nos relacionamos en entornos urbanos en Occidente que cómo lo hacen en un país islámico de Oriente, sin calificar como intrínsecamente mejor o peor a una forma que otra, simplemente, para efectos de este tema, son realidades distintas y los espacios de libertad exigen maneras de ejercerlos radicalmente diferentes.  En resumen, no es posible, en abstracto, hacer lo que se quiera. Hay un margen de acción posible dentro del que debemos movernos para ejercer la libertad y que nos habilita para llevar a cabo ciertas actividades y pensar ciertas cosas, impidiéndonos otras. De hecho esas “limitaciones” constituyen estructuralmente la realidad en que habitamos y sirven como estructuras sobre las que se asientan los actos libres.  Es por eso que idealizar la libertad considerándola una facultad absoluta es erróneo. ¿Cómo podríamos jugar al futbol en total libertad? La esencia del juego mismo, su distinción central la marca su límite: futbol = balón/pie. Se trata de un juego cuya esencia consiste en meter la pelota en la portería contraria sin utilizar las manos. Sin esa condición limitante de la libertad de los jugadores el juego no existe; su esencia misma se basa en que todos los participantes asuman “libremente” esa restricción.  Si los acontecimientos de nuestra existencia no están totalmente predeterminados, ni tampoco son por completo accidentales ni tenemos la potestad para ejercer una libertad absoluta ¿Cómo es que se construye el futuro? ¿Qué tanto participamos de esa construcción? ¿Qué tanto podemos influir en nuestro destino? Y lo más importante, en caso de sí poder influir en él ¿cómo se logra conducirlo por el cauce que nos gustaría, en vez de andar al capricho de una predeterminación externa? De esto y más hablaremos en la entrega de la semana próxima.  Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir" ["post_title"]=> string(40) "La imposibilidad de la libertad absoluta" ["post_excerpt"]=> string(83) "En este artículo, Juan Carlos Aldir explora hasta qué punto podemos ser libres. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(40) "la-imposibilidad-de-la-libertad-absoluta" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-27 13:09:52" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-27 18:09:52" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79320" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18053 (24) { ["ID"]=> int(78976) ["post_author"]=> string(2) "94" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-16 12:28:31" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-16 17:28:31" ["post_content"]=> string(5239) "El pasado sábado 7 de mayo sucedió un incidente entre dos aviones del volaris, uno intentando aterrizar y el otro tratando de despegar, aunado a otro incidente similar acaecido el miércoles 11 con un avión de Aeroméxico procedente de Bogotá. Ello es muestra inequívoca de que en el sector aeronáutico mexicano se está violentando un principio fundamental de la aviación: la seguridad  de los pasajeros, pilotos, trabajadores y personal de tierra y por supuesto de quienes vivimos en la zona urbana. Por esa razón la aviación mexicana fue degradada por la FAA hace ya un año, donde pasamos del grado 1 al  2, lo que genera dos consecuencias graves para las aerolíneas nacionales:
  • No poder abrir nuevos destinos hacia los EEUU que de requerirse solo podrán ser cubiertos por empresas norteamericanas.
  • Al vencimiento de destinos actualmente autorizados no serán renovados los permisos
Ambas situaciones ponen en el corto plazo a nuestras aerolíneas en una condición terrible  y económicamente las puede hacer insostenibles.  Estos dos notorios incidentes recientes, son una muestra de las docenas de incidentes que se han reportado. Estos eventos ponen de manifiesto un desorden en varios frentes:
  • Mala o deficiente capacitación de los controladores aéreos.
  • Proliferación de errores humanos  consecuencia de despidos de personas con experiencia.
  • Fatiga del personal resultante de un reacomodo de vuelos que generan saturación innecesaria ( que no se presentaba antes de la pandemia).
  • “Rediseño del espacio aéreo” que no permite flexibilidad en las operaciones.
Curiosamente, antes de la pandemia, el número de operaciones documentadas (61 operaciones por hora) desde y hacia el AICM era mayor que el actual (está documentado 50 por hora. ¿Cuál saturación? Había un orden claro de acomodo de las aeronaves, con espaciamiento y manejo de altitud  bien definidos. En el rediseño se percibe un caos en el orden de aproximación que genera condiciones de demora y patrones de espera sin orden ni concierto. Ya hemos mencionado que se alargaron las rutas de aproximación y se generó mayor gasto de combustible, inseguridad creciente  debido a la orografía que hace volar en condiciones de riesgo por los cerros cercanos. El infernal ruido que rebasa toda norma con graves consecuencias para la salud. Es decir no se garantizan condiciones de seguridad ni a los pasajeros ni a los habitantes de la metrópoli, generando por efecto del ruido, grave daño a la salud de poco más de 2.4 millones de habitantes. La politización del tema aeronáutico Llevar a cabo mesas de acuerdo en la Secretaría de Gobernación y no en la de Comunicaciones y  Transportes, refleja el interés político de hacer funcionar el AIFA cuando las condiciones técnicas y operativas no se dan. Para que un aeropuerto funcione con pasajeros y carga tienen que estar terminadas y equipadas las instalaciones aeroportuarias. Hoy no lo están. Tiene que haber conectividad terrestre que hoy no está terminada, si ésta no se concluye, no hay servicios de transporte y no se puede construir la “masa crítica “de la que habla el Subsecretario. El desviar vuelos mediante un decreto “no decreto” no hace más que perjudicar a las aerolíneas nacionales por sobre costos al no existir una demanda real (la otra es ficticia) y por supuesto a los pasajeros. El diseño del espacio aéreo debe volver a ser el que estuvo vigente los últimos 40 años, con ajustes si se quiere, pero privilegiando el orden y la seguridad aeronáutica. Los incidentes graves recientes acreditan fehacientemente la existencia de fallas graves que no existían antes de que entrara en vigor el multicitado rediseño. Si queremos la sobrevivencia de la aviación  mexicana, recuperar la categoría 1 es imperativo. Si se quiere hacer operar el AIFA, que se haga cumpliendo tiempos, normas y condiciones que seguramente se lograrán terminando las obras, dotando del equipamiento que asegure su seguridad operativa y la conectividad necesaria, respondiendo a los fenómenos meteorológicos conocidos en la zona." ["post_title"]=> string(68) "EL TEMA AERONÁUTICO DEL VALLE DE MÉXICO SIGUE DANDO DE QUÉ HABLAR" ["post_excerpt"]=> string(114) "Sin seguridad garantizada a pobladores, pasajeros y aerolíneas, viviremos situaciones que habremos de lamentar. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(65) "el-tema-aeronautico-del-valle-de-mexico-sigue-dando-de-que-hablar" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-16 15:03:01" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-16 20:03:01" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78976" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(39) ["max_num_pages"]=> float(20) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "ef26540ecc3bdcc3cb7593b9adf89d68" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

EL TEMA AERONÁUTICO DEL VALLE DE MÉXICO SIGUE DANDO DE QUÉ HABLAR

Sin seguridad garantizada a pobladores, pasajeros y aerolíneas, viviremos situaciones que habremos de lamentar.

mayo 16, 2022

La imposibilidad de la libertad absoluta

En este artículo, Juan Carlos Aldir explora hasta qué punto podemos ser libres.

mayo 27, 2022




Más de categoría

La imposibilidad de la libertad absoluta

En este artículo, Juan Carlos Aldir explora hasta qué punto podemos ser libres.

mayo 27, 2022
¿Qué tanto nos ocupa un futuro verde en México?

¿Qué tanto nos ocupa un futuro verde en México?

En México siempre hemos seguido la política de darle prioridad a lo urgente y desatender lo importante.

mayo 27, 2022

Nuevo Marco Curricular y Plan de Estudios 2022 SEP: lo que sabemos, lo que podemos hacer y lo que debemos esperar…

Como colegios, nuestro trabajo debe enfocarse en tomar lo mejor de lo que los planes oficiales puedan ofrecer, aplicarlo...

mayo 26, 2022
CORRUPCIÓN EN LA 4T

De Frente Y Claro | LA ENORME CORRUPCIÓN EN LA 4T

La reciente Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental destaca que los actos de corrupción ocasionaron pérdidas por 9...

mayo 26, 2022