El Meollo del Asunto | La Sociedad Habla, lo que la sociedad es

Amigos y amigas, tenemos cinco meses hablando de una pandemia que no parece tener final. Se habla de la invención de una vacuna más el tiempo que se tome en hacerla llegar a la gente.  Lo anterior...

18 de agosto, 2020

Amigos y amigas, tenemos cinco meses hablando de una pandemia que no parece tener final. Se habla de la invención de una vacuna más el tiempo que se tome en hacerla llegar a la gente.  Lo anterior quiere decir que la pandemia está aquí para quedarse el resto del año y el siguiente también. Entonces, debemos de tomar todas las precauciones para hacer la vida diaria y seguir con ella. Ya nada será como antes. Por eso mismo, en mi entrega de hoy pretendo tocar otro tema; no obstante, no puedo dejar de mencionar el virus y la pandemia.

El tema de la legalización de las drogas no es nuevo en el país. Ya el presidente Lázaro Cárdenas, en 1940, lo intentó con éxito y no sin la crítica de otras naciones. La marihuana, la amapola y otras drogas fueron legales en México por un breve periodo de 6 meses en el año 1940.

Con la llegada del nuevo régimen en 2018, el tema tomó vigencia. Se tiene la certeza de que, en un breve lapso, la legislatura de mayoría morenista, use la fuerza que esto le representa y que al menos la marihuana quede legalizada para su uso, no solo médico, sino como lo dicen ellos, para “consumo recreativo” y “uso lúdico”.

Durante la campaña por la Presidencia de la República de 2018, el tema se presentó dentro de las ofertas del candidato López Obrador y fue el equipo de transición el que llevó el tema a las mesas de negociación para buscar “pagar” por el voto a MORENA a los grupos que se lo dieron a cambio de que se legalizara al menos, la marihuana.

El discurso de quienes pretenden esta legalización por parte de las autoridades siempre es el mismo: desmantelar el poder económico de los cárteles de las drogas y apaciguar la violencia relacionada con el tráfico de drogas. Lo que es bien relativo y lejos de toda realidad.  ¿Por qué?

La gente cree que los cárteles se dedican solo al negocio de las drogas. Difícilmente piensan lo extenso que es el negocio que se denomina “crimen organizado”. No lo sé a ciencia cierta, pero creo que ven muchas series americanas donde denominan a éste como una “asociación” de delincuentes que matan, extorsionan y venden drogas. Y nada más.

La realidad es muy diferente.

El crimen organizado se dedica a muchos tipos de “negocios”. Los que les dejan miles de millones de dólares más que la venta de marihuana. Algunos de ellos son tan inverosímiles, que es muy difícil que alguien piense que puedan ser las mismas organizaciones quienes tienen el control de estos negocios.

Por otro lado, cuando los gobiernos de los países como el nuestro hablan de legalizar las drogas, especialmente la marihuana, lo hacen para tratar de convencer a la sociedad de que le harán un bien y que desmantelarán a las organizaciones culpables de toda la violencia y la inseguridad que prevalece en las calles de todas nuestras ciudades. De esta manera, supuestamente el gobierno finalmente triunfará ante un problema que hasta el momento no puede controlar. Entonces, o son incapaces o son parte de la misma organización criminal.

La legalización de la marihuana no le quitaría el poder económico que tiene el crimen organizado. Asegurar que lo harán con tal legalización es una premisa falsa de toda falsedad. Lo que dicen es o porque no saben lo que dicen o porque quieren verle la cara de idiota a la gente. ¿Por qué lo digo? Por lo siguiente.

De acuerdo a una publicación que se encuentra en el portal havocscope.com, titulada “Black Marquet”  (Mercado Negro), se presentan los montos en dinero de lo que las diferentes actividades le reportan al crimen organizado. Si usted es de los que creen que la venta de marihuana o algún tipo de droga ilegal es la principal fuente de ingresos de estos grupos, pues como yo y mucha gente en el mundo, está equivocada.

La principal fuente de ingresos para el crimen organizado está en el tráfico y venta de (en dólares):

Medicamentos falsificados 200 mil millones;

Prostitución  186 mil millones;

Electrónica falsificada  169 mil millones;

Marihuana 141.80 mil millones;

Apuestas ilegales 140 mil millones;

Cocaína 85 mil millones;

Abuso de medicamentos recetados 72.5 mil millones;

Heroína 68 mil millones;

Piratería de software 63 mil millones;

Contrabando de cigarrillos 50 mil millones;

Alimentos falsificados 49 mil millones;

Piezas de automóvil falsificadas 45 mil millones;

Robo de petróleo 37.23 mil millones;

Tráfico de personas 35 mil millones;

Juguetes falsificados 34 mil millones;

Trata de personas 32 mil millones.

La lista es larga, muy larga, le puedo seguir. Aquí unos rubros más:

Tala ilegal 30 mil millones;

Metanfetamina 28,25 mil millones;

Pesca ilegal 23.50 mil millones;

Comercio ilegal de vida silvestre 19 mil millones;

Éxtasis 16.07 mil millones;

Piratería musical 12.15 mil millones;

Zapatos falsos 12 mil millones;

Ropa falsificada 12 mil millones.

La lista sigue, pero la dejaré aquí.

Amigos y amigas, el crimen organizado le lleva años de ventaja a los gobiernos como el nuestro y sobrevive por y convive con la corrupción como una institución parte del gobierno, de la empresa, de las instituciones y de la sociedad. Terminar o controlar la violencia en las calles y domar la inseguridad no es tan sencillo como pretenden hacernos creer algunos legisladores y autoridades que en su gigantesca estolidez sostienen que con legalizar la marihuana se va a detener la violencia y el crimen.

Hemos aprendido a vivir con la corrupción entre nosotros. De la misma forma, deberemos aprender a vivir con el coronavirus. Está entre nosotros como la violencia, las drogas, el crimen. Es parte ya de nuestra vida. Es patético, pero es la realidad. Para que esto cambie, la sociedad tendría que aprender a vivir de diferente manera y a hablar de diferente forma y con otro mensaje como ahora hace y comunica.

Piden legalizar la marihuana, mañana pedirán legalizar cualquiera de las otras formas en las que el crimen organizado trabaja. El alma de la sociedad es inherente al lenguaje que habla. Por eso se legaliza lo que se ha legalizado antes y se legalizará mañana. Porque ahí está y así es:  El Meollo del Asunto.

Comentarios


Codere, CIE y el Hipódromo: su historia

Codere vs Caballistas. La Reunión del Próximo Lunes 8 de abril de 2024

Enrique Rodríguez-Cano comenta los acontecimientos más relevantes de la industria hípica mexicana.

abril 8, 2024
Fortuna y el individualismo patológico

Fortuna y el individualismo patológico

Sin “el otro” no somos sino remedos de un Robinson Crusoe voluntario, atrapados en una isla que, por más que consideremos de...

abril 12, 2024




Más de categoría
Cómo avanzan las campañas digitales presidenciales

Cómo avanzan las campañas digitales presidenciales

Parece que los estrategas de las candidatas están perdiendo oportunidades, mientras que Máynez se destaca por su enfoque diferenciado.

abril 22, 2024

Instigador o autor intelectual

Pocos días antes de ser asesinado, Fernando Villavicencio, candidato presidencial de Ecuador, denunció pública y abiertamente a Andrés Manuel...

abril 19, 2024
La infraestructura: un tema del que los candidatos hablan poco e importa mucho

La infraestructura: un tema del que los candidatos hablan poco e importa mucho

Según el Instituto Nacional de Evaluación Educativa INEE, el 97% de las escuelas de educación básica del país tiene...

abril 19, 2024
Otra vertiente del individualismo

Otra vertiente del individualismo

El éxito es una idea subjetiva que tiene tantas definiciones como personas que lo invocan.

abril 19, 2024