Un Empresario llamado 4T

Manuel Torres Rivera nos advierte de las posibles consecuencias en el manejo de las empresas estatales a partir de las nuevas políticas impulsadas por la 4T. 

11 de octubre, 2021

Mencionado con frecuencia por el presidente, hablando de negocios, insistía en sus expresiones que deberían privilegiarse los negocios públicos por encima de los privados. Si los analistas pensaban en el término “negocios” como un derivado del quehacer gubernamental, equivocaban su interpretación; el presidente realmente hablaba de empresas, unas ya en existencia como PEMEX y CFE y otras que se han ido creando. Es complicado evaluar la noción de empresa con todos sus componentes naturales y la concepción del presidente para ampliar cobertura y servicios.

Por principio, la naturaleza a la que pretende atender la concepción del presidente, no tiene en mente un rédito material, de modo que la creación de utilidades se encuentra fuera de este esquema. Si la creación de utilidades no es perspectiva, entonces simplemente no es empresa y lo que contemplamos es un esquema adicional de gasto público. El problema es radicar el objetivo de la incorporación de un servicio existente al de una mirada empresarial.

En este espacio hemos comentado la incursión del Estado o gobierno en actividades propias de la iniciativa privada; la capitalización anula la búsqueda de las fuentes normales en el capital de particulares y aquellas de financiamiento para componer una estructura de capital. Una empresa amparada por el gasto de la nación tiene en teoría espacios ilimitados de captura presupuestal. Eso sigue ocurriendo con la petrolera como ejemplo insigne de capitalización, pero en este grave caso, sin destino. El Estado en sí no se encuentra exento de riesgo ni en el caso de nuestra petrolera ni en otro, sea o no clave en materia estructural.

No podemos olvidar la mezcla confusa que ha surgido en esta transición en lo referente a soberanía. Los términos de endeudamiento de PEMEX en particular han sostenido premisas que confunden deuda corporativa de un ente multinacional y una transición en turno que asume compromisos que no son de su correspondencia. El resultado ha sido catastrófico para las cuentas de la nación; los costos nominales de emisiones de papel han sufrido incrementos de sustancia para permanecer en mercados primarios. De mercados secundarios ya padecemos los costos en las calificadoras, que sancionan y al mismo tiempo arrumban en rincones de desperdicio, papel mexicano.

La óptica del presidente en estas cuestiones se aferra a un precepto inexistente basado en una corriente que se convirtió en modelo económico para proteger la capitalización del país en su industria principalmente y se llamó Sustitución de Importaciones. Desde luego era un modelo cerrado e intervencionista por parte del Estado. En las décadas pasadas, las fronteras eran cerradas al capital y al comercio. Los modelos de autosuficiencia quedaron en el rezago y la apertura dio un vuelco al espíritu multinacional, a las ventajas comparativas y a la especialización. Se anunciaba la globalización y con esto, la creación de bloques.

En 1994 México se abrió al orbe y a la participación activa del comercio. Se absorbían las prácticas modernas para adelgazar el tamaño del Estado y dimensionar el tamaño de la economía. Se introducía un concepto que rebautizaría el liberalismo mismo para conocer un nuevo esquema neoliberal; en este punto se insiste reiteradamente, no se imprimía un reordenamiento doctrinario, simplemente se acoplaba un esquema novedoso para dar margen a la producción sin intervención de gobiernos. Alejar la obesidad de un Estado es fórmula de progreso. Desde luego, el presidente mexicano no lo ve de este modo y justifica sus actos de creación de giros para en paralelo trabajar con la producción privada o simplemente hacerla a un lado como pudimos observar en su afán de combatir farmacéuticas. 

Las supuestas creaciones empresariales de esta transición nunca han sostenido un plan de negocios, nunca han proyectado permanencia de mercado por el simple hecho de no contar con objetivos claros de sectores clave. Se han creado con eufemismos que dispersan una imagen imaginaria de bienestar por el simple hecho de mencionarlos. Más allá de la cobertura de corto plazo que extiende esta visión del presidente, se ignoran factores externos en la materia prima del supuesto abasto que se sujeta a precios de mercado internacionales, como el gas natural.  

El efecto inmediato de toda irrupción gubernamental en prácticas reservadas a los especialistas del sector privado es el subsidio y el subsidio es castigo adicional al presupuesto de la nación. Como es de conocimiento de todos, esta transición populista ha derrochado el recurso de la nación en obra que jamás verá futuro y en la dispersión de dádivas. Naturalmente, ha desmantelado toda prerrogativa de reserva y ahorro y fideicomisos necesarios para mantener orden institucional que iguale el crecimiento que existía. Crecimiento no lo hay por más insistencia mañanera. No existe. 

Entonces, vino el camino de la deuda, un billón de pesos por año, para completar tres billones en esta infructuosa ruta de fracaso que suma tres años. Si contemplamos al país como una empresa, alertaríamos sobre el costo del capital para los proyectos que reúnen márgenes irrecuperables y conclusiones por demás cuestionadas; alertaríamos sobre la capacidad de endeudamiento si analizamos una deuda pública que supera el 50% del producto en una economía que no crece. También alertaríamos sobre las capacidades en el corto plazo, toda vez que se destinan recursos frescos a PEMEX para cubrir compromisos de plazos. Esto quiere decir que la deuda se paga con deuda adicional y cada vez más costosa. 

Las alertas las añadiríamos a más ámbitos de la vida pública pero es claro que el papel de empresario no es la esencia de ningún gobierno y esta transición no solamente no sería excepción, no pasaría una revisión para dictamen de auditoría externa. Todas las empresas del supuesto bienestar están marcadas y destinadas al fracaso. 

Comentarios


object(WP_Query)#16265 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71424) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71424) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(19) "economia-y-negocios" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16269 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16267 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16268 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-08-31 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-09-28 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (71424) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (16) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16266 (24) { ["ID"]=> int(83175) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-12 10:21:07" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-12 15:21:07" ["post_content"]=> string(6600) "Resulta curioso que un mes antes de la elaboración de un presupuesto de ingresos-egresos para toda una Federación, se incluya en el discurso una prédica de austeridad; en términos prácticos nunca ha existido austeridad en esta transición en turno de gobierno, en realidad, han existido transferencias de recursos que han debilitado las áreas no convenientes en la conformación del discurso popular y demagógico. Por el contrario, se instaló una derrama de gasto no programático y sin padrón ni control. Como se ha comentado en este espacio, se ha acudido al eufemismo para significar programas de aliento y bienestar y el resultado ha sido catastrófico. El presidente, tal vez en su arenga cotidiana no perciba la dimensión de un gasto corriente y la premisa que concibe inversión pública al llamar a este fenómeno de reparto dispersión.  En otras ocasiones también hemos señalado que los programas populistas parten de una bonanza económica. Para nadie es secreto que la economía crecía a un ritmo superior al 2% anual en un afán sostenido. También, se ha señalado en diversos apuntes económicos que existían reservas y otros mecanismos de ahorro en la figura del fideicomiso. Esas bases ya no existen, simplemente fueron devastadas, erogadas y extintas. Abundar en figuras discursivas argumentando austeridad y adjetivarla como republicana, es una de las tantas formas de faltar a la ética gubernamental. Si el principio es falso, falsas resultan las conclusiones en cuanto al manejo del presupuesto nacional.  Ahora tenemos un presupuesto para el año 2023 con un monto que supera los ocho billones de pesos. Dimensionar esta cifra y conducir su certeza en paralelo a la revisión de tres ejercicios completos de esta transición, no representa un acto fehaciente por las múltiples adiciones a renglones que no han significado conclusión de proyecto. Para entender esta aseveración, ningún presupuesto ha sido respetado en tres años de gobierno. El endeudamiento ha sido monstruoso; 2.3 billones de pesos de deuda nueva es la deuda nominal de esta gestión. Para dar una idea de lo que esto representa sin acudir a tantas cifras que confunden, el solo hecho llamado servicio de la deuda será de un billón de pesos en 2023. Este billón de pesos contempla intereses derivados de la parte nominal o principal de la deuda emitida. Falta la consideración inevitable de papel flotado por la petrolera y la parte condenada a bonos chatarrra que circulará en mercados secundarios, elevando costos de emisión pactados de origen. Habría que añadir los arbitrajes en los que México nunca ha ganado para sumar la contingencia de pasivos no creados aún. De ocho billones presupuestados no es un juego de simple aritmética descontar intereses para estimar un haber hacendario que todavía tiene que atender prerrogativas irrenunciables en la nómina del gobierno, en servicios y en todo lo que conocemos como seguridad, educación y un largo etcétera.   Pero, la agenda gubernamental se complica en los renglones que no han sido atendidos, entre ellos, mantenimiento. Las noticias sobre incendios, plataformas con desperfectos, vías de comunicación, carreteras, aeropuertos, puertos de embarque y desembarque han sufrido por falta de mantenimiento, renglón que nunca se estimó por la impericia de los mandos designados. Este gobierno en turno ha concentrado los recursos según sea el reclamo de donde viniere, iniciando por sus propios cuadros y ultimando a la sociedad y la demanda real, la empresarial. La improvisación se ha instalado como forma de gobierno y la premura de esa dispersión a la que alude el presidente, ha desbocado el gasto para anunciar en el discurso itinerante, la cobertura de hogares como logro de gobierno.  El fallo natural es la supuesta cobertura contra la verdadera adaptación del gasto público a necesidades reales de una población que jamás fue consultada. Esto significa, como siempre, en todo programa popular, la interpretación individual se suple por la interpretación colectiva para dirimir desde el poder, gustos y preferencias. El choque inmediato de esta visión confronta la demanda con la oferta, otra vez, no consultada, para interrumpir las cadenas productivas, cadenas que debieron marchar en paralelo con la política pública de la inversión o el gasto, como quiera verse.  El gasto inducido desde la óptica del poder, es en esencia la fórmula retardataria perfecta para diluir todo esquema de contribución al consumo desordenado, mediante la dádiva. Este desorden creado por la esfera gubernamental crea vicios, intermediación, suplantación de otorgamiento programático y corrupción. El efecto de una dispersión de recursos sin control ni padrón, conduce al dispendio acumulado de la coerción social y el agregado nunca muestra los fines originalmente planteados y eso explica la multiplicación de la pobreza. Si se quiere añadir el caos sembrado por el supuesto Banco del Bienestar, con sucursales inoperantes, desperdicio de redes que pudieron ser evitadas con una simple concesión de banca, podrá entenderse un vicio adicional al esquema del reparto.  Finalmente, el presupuesto 2023 incluye un crecimiento de la economía que no se dará; el simple hecho de continuar con obra inoperante, desde el aeropuerto que regresará a sus orígenes que desde 1952 fue concebido como base militar, hasta la refinería que si llegara a refinar no excedería de una producción de 300 000 barriles diarios, una verdadera insuficiencia que respondería a una inversión de veinte mil millones de dólares y culminando con un aberrante tren destructor de hábitat natural, la orientación del gasto público hace imposible el crecimiento. La mira de la derrama social con el único objetivo de la captura emocional enfrenta un dilema irrecuperable con la producción. El crecimiento de una economía se contempla con impulsos y esos impulsos se originan con políticas públicas que responden a la demanda de los agentes productivos y no a la imposición de un gobierno que induce una infraestructura por capricho. Y a esa imposición, que naturalmente recorta presupuesto a actividades prioritarias de salud y educación, como ejemplo, le llama austeridad. " ["post_title"]=> string(17) "Adiós austeridad" ["post_excerpt"]=> string(135) "Como cada lunes, Manuel Torres Rivera reflexiona sobre el impacto de las políticas populistas del gobierno en la economía mexicana. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "adios-austeridad" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-12 10:21:07" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-12 15:21:07" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83175" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16242 (24) { ["ID"]=> int(83411) ["post_author"]=> string(2) "55" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-16 11:06:09" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-16 16:06:09" ["post_content"]=> string(6471) "En sus “buenos tiempos”, en la planta hípica de las Lomas de Sotelo, se llegaron a ofrecer hasta cinco días de carreras de caballos Pura Sangre cada semana. Claro, en ese entonces no había alguna otra casa de apuestas autorizada. La asistencia promedio era de 10 mil personas por función. ¡Vaya, había mucha afición!  Llegó el día en que entusiastas caballistas y criadores de caballos Cuarto de Milla (QH), encabezados por César Pedrero y Javier Rosique Palavicini, convencieron a Justo F. Fernández para que ofreciera carreras de caballos Cuarto de Milla en el Hipódromo de las Américas que, con el tiempo y un ganchito, lograron asentar sus reales pues estos atletas equinos, tienen su público y afición. Nada comparable con el espectáculo que ofrecen los caballos Pura Sangre, pero se defienden. Se dice que los aficionados a los QH, apuestan entre ellos, pues es su costumbre y tradición. Corren en los cientos de carriles —escenarios temporales— que existen a lo largo y ancho del país. No hay pueblo en que no se organicen carreras parejeras, sobre todo en las ferias ganaderas, con permiso de la Secretaría de Gobernación o sin él. Corren sin regulación ni pruebas de dopaje y algún día “alguien” escuchará que es posible ofrecer carreras de caballos QH con “todas las de la Ley”. Existen proyectos para desarrollar esta actividad muy bien estructurados que seguramente pronto se presentarán a la autoridad reguladora, para que los autorice y así se van a crear muchos empleos especializados. Así, los caballos Cuarto de Milla llegaron al Hipódromo de las Américas y ahora se ofrecen gracias al esfuerzo de los participantes; aunque la permisionaria contribuye muy poco y la Asociación que los representa pues francamente está al servicio de la permisionaria. Basta relatar lo que sucede. En los grandes clásicos millonarios —como el que se corrió hace tres semanas el XXXII DERBY SUBASTA SELECTA para potrillos mexicanos de 3 años— el premio fue de más de millón ochocientos mil pesos y la permisionaria (AHM) contribuyó con solo 100 mil pesos. Este fin de semana pasada se corrió el XXXVIII FUTURITY SUBASTA SELECTA para dosañeros con una bolsa total aproximada a repartir entre caballistas de $ 7,267,600 y la “generosa permisionaria” que opera el hipódromo solo aportó 100 mil pesos. ¿Lo entienden?   Ahora bien, existe un grupo de criadores y caballistas que están seriamente disgustados con los directivos de la Asociación que organiza todo este tinglado y me informan lo siguiente: El último acuerdo de asamblea es que todos los competidores se iban a someter a pruebas de dopaje (pruebas de pelo) para que participaran con piso parejo. ¡No se hicieron! En el mismo libro de subasta se puede leer que, en la última cuota se cobrará adicionalmente a ésta el equivalente a 250 dólares para realizar la prueba de pelo. ¿Por qué no se hicieron…? Incumplir con lo dispuesto es terrible, sobre todo al saber cómo están las cosas, con la extorsión que enfrentan los participantes. Ya me han informado de los resultados de la subasta que se celebró en agosto (23,24 y 25), la cual fue decepcionante. El hecho es que no hubo compradores y es muy probable que todo se deba a la falta de transparencia pues, se asegura, que sigue la extorsión del “negocio de la aguja libre” y muchos caballistas y entrenadores padecen de este asedio. ¿Quién va a querer comprar un caballo para luego competir bajo esas circunstancias?  El primer día de subasta se debieron presentar 195 ejemplares, se retiraron 41 (21%); se vendieron 49 (22%) y se recompraron 105 (53%). Los otros días las cosas no mejoraron. No son números muy halagadores. Lo que me parece increíble es que no existe un informe público de parte de la Asociación que diera a conocer los resultados de la subasta. De manera similar están las cuentas inexistentes de la  “Agrupación de Caballistas del Hipódromo de las Américas A.C”, que a nadie le informan de sus ingresos y de sus acuerdos en lo oscurito que celebran con la empresa. Nadie conoce sus propuestas para rescatar la actividad. Ingresan el 0.4% a sus arcas, de las bolsas que se reparten en las carreras de caballos Pura Sangre y en los Clásicos de QH.  Así, podemos observar otras nimiedades como que la empresa no se ha dignado a tener un “receiving barn” como Dios manda y la Asociación de QH no se los exige, a pesar de que se los cobra. Los ejemplares que llegan a subastarse se alojan en un chiquero. ¡¡¡Los miembros de estas asociaciones van a tener que actuar…!!! Insisto: mientras todo esto cambia, y en vista de la gran cantidad de carreras adicionadas (clásicos) que se van a ofrecer próximamente, no puedo dejar de ser propositivo y solicitarle a la autoridad reguladora ―La Dirección General de Juegos y Sorteos de la secretaría de Gobernación― que habilite un interventor para que supervise que todos los caballos que hayan llegado en los cuatro primeros lugares, se les haga una prueba de pelo después de la carrera, para asegurar a todos los competidores que hayan participado que tuvieron un piso parejo.  Agradezco que hagan sus comentarios en el portal en donde se publica este texto.    " ["post_title"]=> string(80) "Los Caballos Cuarto de Milla en el Hipódromo de las Américas, ¡Algo Anda Mal!" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(74) "los-caballos-cuarto-de-milla-en-el-hipodromo-de-las-americas-algo-anda-mal" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-16 11:06:09" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-16 16:06:09" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83411" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16266 (24) { ["ID"]=> int(83175) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-12 10:21:07" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-12 15:21:07" ["post_content"]=> string(6600) "Resulta curioso que un mes antes de la elaboración de un presupuesto de ingresos-egresos para toda una Federación, se incluya en el discurso una prédica de austeridad; en términos prácticos nunca ha existido austeridad en esta transición en turno de gobierno, en realidad, han existido transferencias de recursos que han debilitado las áreas no convenientes en la conformación del discurso popular y demagógico. Por el contrario, se instaló una derrama de gasto no programático y sin padrón ni control. Como se ha comentado en este espacio, se ha acudido al eufemismo para significar programas de aliento y bienestar y el resultado ha sido catastrófico. El presidente, tal vez en su arenga cotidiana no perciba la dimensión de un gasto corriente y la premisa que concibe inversión pública al llamar a este fenómeno de reparto dispersión.  En otras ocasiones también hemos señalado que los programas populistas parten de una bonanza económica. Para nadie es secreto que la economía crecía a un ritmo superior al 2% anual en un afán sostenido. También, se ha señalado en diversos apuntes económicos que existían reservas y otros mecanismos de ahorro en la figura del fideicomiso. Esas bases ya no existen, simplemente fueron devastadas, erogadas y extintas. Abundar en figuras discursivas argumentando austeridad y adjetivarla como republicana, es una de las tantas formas de faltar a la ética gubernamental. Si el principio es falso, falsas resultan las conclusiones en cuanto al manejo del presupuesto nacional.  Ahora tenemos un presupuesto para el año 2023 con un monto que supera los ocho billones de pesos. Dimensionar esta cifra y conducir su certeza en paralelo a la revisión de tres ejercicios completos de esta transición, no representa un acto fehaciente por las múltiples adiciones a renglones que no han significado conclusión de proyecto. Para entender esta aseveración, ningún presupuesto ha sido respetado en tres años de gobierno. El endeudamiento ha sido monstruoso; 2.3 billones de pesos de deuda nueva es la deuda nominal de esta gestión. Para dar una idea de lo que esto representa sin acudir a tantas cifras que confunden, el solo hecho llamado servicio de la deuda será de un billón de pesos en 2023. Este billón de pesos contempla intereses derivados de la parte nominal o principal de la deuda emitida. Falta la consideración inevitable de papel flotado por la petrolera y la parte condenada a bonos chatarrra que circulará en mercados secundarios, elevando costos de emisión pactados de origen. Habría que añadir los arbitrajes en los que México nunca ha ganado para sumar la contingencia de pasivos no creados aún. De ocho billones presupuestados no es un juego de simple aritmética descontar intereses para estimar un haber hacendario que todavía tiene que atender prerrogativas irrenunciables en la nómina del gobierno, en servicios y en todo lo que conocemos como seguridad, educación y un largo etcétera.   Pero, la agenda gubernamental se complica en los renglones que no han sido atendidos, entre ellos, mantenimiento. Las noticias sobre incendios, plataformas con desperfectos, vías de comunicación, carreteras, aeropuertos, puertos de embarque y desembarque han sufrido por falta de mantenimiento, renglón que nunca se estimó por la impericia de los mandos designados. Este gobierno en turno ha concentrado los recursos según sea el reclamo de donde viniere, iniciando por sus propios cuadros y ultimando a la sociedad y la demanda real, la empresarial. La improvisación se ha instalado como forma de gobierno y la premura de esa dispersión a la que alude el presidente, ha desbocado el gasto para anunciar en el discurso itinerante, la cobertura de hogares como logro de gobierno.  El fallo natural es la supuesta cobertura contra la verdadera adaptación del gasto público a necesidades reales de una población que jamás fue consultada. Esto significa, como siempre, en todo programa popular, la interpretación individual se suple por la interpretación colectiva para dirimir desde el poder, gustos y preferencias. El choque inmediato de esta visión confronta la demanda con la oferta, otra vez, no consultada, para interrumpir las cadenas productivas, cadenas que debieron marchar en paralelo con la política pública de la inversión o el gasto, como quiera verse.  El gasto inducido desde la óptica del poder, es en esencia la fórmula retardataria perfecta para diluir todo esquema de contribución al consumo desordenado, mediante la dádiva. Este desorden creado por la esfera gubernamental crea vicios, intermediación, suplantación de otorgamiento programático y corrupción. El efecto de una dispersión de recursos sin control ni padrón, conduce al dispendio acumulado de la coerción social y el agregado nunca muestra los fines originalmente planteados y eso explica la multiplicación de la pobreza. Si se quiere añadir el caos sembrado por el supuesto Banco del Bienestar, con sucursales inoperantes, desperdicio de redes que pudieron ser evitadas con una simple concesión de banca, podrá entenderse un vicio adicional al esquema del reparto.  Finalmente, el presupuesto 2023 incluye un crecimiento de la economía que no se dará; el simple hecho de continuar con obra inoperante, desde el aeropuerto que regresará a sus orígenes que desde 1952 fue concebido como base militar, hasta la refinería que si llegara a refinar no excedería de una producción de 300 000 barriles diarios, una verdadera insuficiencia que respondería a una inversión de veinte mil millones de dólares y culminando con un aberrante tren destructor de hábitat natural, la orientación del gasto público hace imposible el crecimiento. La mira de la derrama social con el único objetivo de la captura emocional enfrenta un dilema irrecuperable con la producción. El crecimiento de una economía se contempla con impulsos y esos impulsos se originan con políticas públicas que responden a la demanda de los agentes productivos y no a la imposición de un gobierno que induce una infraestructura por capricho. Y a esa imposición, que naturalmente recorta presupuesto a actividades prioritarias de salud y educación, como ejemplo, le llama austeridad. " ["post_title"]=> string(17) "Adiós austeridad" ["post_excerpt"]=> string(135) "Como cada lunes, Manuel Torres Rivera reflexiona sobre el impacto de las políticas populistas del gobierno en la economía mexicana. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "adios-austeridad" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-12 10:21:07" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-12 15:21:07" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83175" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(23) ["max_num_pages"]=> float(12) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "a08a975753f3b6922acc05ceb0102755" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Adiós austeridad

Adiós austeridad

Como cada lunes, Manuel Torres Rivera reflexiona sobre el impacto de las políticas populistas del gobierno en la economía mexicana.

septiembre 12, 2022

Los Caballos Cuarto de Milla en el Hipódromo de las Américas, ¡Algo Anda Mal!

En sus “buenos tiempos”, en la planta hípica de las Lomas de Sotelo, se llegaron a ofrecer hasta cinco días de carreras...

septiembre 16, 2022




Más de categoría

La economía mexicana vista desde el exterior

Como cada lunes, Manuel Torres Rivera reflexiona sobre el impacto de las políticas populistas del gobierno en la economía...

septiembre 27, 2022
Hándicap de las Américas 2022

El Hándicap de las Américas 2022… ¡Y una disculpa!

Pues llegó el día en que se correrá el LXXVII HÁNDICAP DE LAS AMÉRICAS (GI), patrocinado por King’s Equine,...

septiembre 23, 2022

Women Index, el índice digital de las mujeres de todas las profesiones

Algunas mujeres se quejan de que a pesar de que las mujeres son mayoría en Latinoamérica (51%), su talento...

septiembre 21, 2022

Los fraudes en línea están a la orden del día

En México el número de estafas en línea ha aumentado recientemente, por ejemplo, en el número de consumos vía...

septiembre 20, 2022