Los gastos fiscales ¿acelerador o freno de la economía?

Hace algunos días Ethos presentó el reporte titulado Acelerador o freno de la economía: Los gastos fiscales como instrumento de política pública, a través del cual se analiza la importancia y áreas de oportunidad en el uso...

3 de agosto, 2021

Hace algunos días Ethos presentó el reporte titulado Acelerador o freno de la economía: Los gastos fiscales como instrumento de política pública, a través del cual se analiza la importancia y áreas de oportunidad en el uso de estos instrumentos.

Pero, ¿qué son los gastos fiscales?

En términos generales, se pueden entender como aquellas disposiciones que reducen la cantidad de impuestos que pagan los individuos y empresas por el otorgamiento de un tratamiento especial. En México existe una definición muy puntual y se refiere a cualquier desviación de la estructura normal de los impuestos. 

Los gastos fiscales pueden adoptar diferentes formas, que técnicamente se conocen como tratamientos diferenciales, y pueden ser: tasas reducidas, exenciones, subsidios, créditos fiscales, estímulos fiscales, entre otros. Un ejemplo que integra los conceptos más importantes es el siguiente: la estructura normal del IVA marca la aplicación de una tasa general del 16%. Un gasto fiscal se genera cuando, en este caso, a los bienes y servicios se les aplica una tasa distinta del 16%. Por ejemplo, la tasa del 0% que actualmente aplica a alimentos y medicinas.

Orígenes y marco normativo del Presupuesto de Gastos Fiscales (PGF) 

El PGF se elaboró por primera vez en 2002 y conservó ese nombre hasta 2020, a partir de 2021 se cambió por Renuncias Recaudatorias. En él se enlistan los gastos fiscales vigentes y se muestra una estimación de la pérdida recaudatoria generada por el otorgamiento de tratamientos diferenciales. Los actores más importantes en el proceso de autorización de los gastos fiscales son el Presidente de la República y el Poder Legislativo. En México la Unidad de Política de Ingresos Tributarios, que se encuentra adscrita a la Subsecretaría de Ingresos de la SHCP, es la encargada de elaborar anualmente el PGF (Renuncias Recaudatorias).

Poniendo la pérdida recaudatoria de los gastos fiscales en contexto

En el documento se analiza la evolución de la pérdida recaudatoria de los gastos fiscales en nuestro país de 2012 a 2021. En este punto en particular, los resultados mostraron que la pérdida recaudatoria prácticamente no ha dejado de crecer desde 2015 y que, de acuerdo con la información más reciente, en 2021 se alcanzó un máximo equivalente al 4.1% del PIB nacional. Esto es una señal para comenzar a plantear soluciones que limiten su crecimiento.

Los tres impuestos más importantes para el país son el IVA, el ISR de personas físicas y el ISR empresarial. En conjunto, concentran el 76% del total de la pérdida recaudatoria de 2021. Sin embargo, el IVA es el más importante, puesto que absorbe aproximadamente el 36% del total, a pesar de ser uno de los impuestos con menos tratamientos diferenciales.

La principal pérdida recaudatoria del ISR empresarial es el subsidio para el empleo1. En cambio, el más importante para el ISR de personas físicas son las exenciones.2 En el caso del IVA, la pérdida recaudatoria se debe principalmente a las tasas reducidas, particularmente la tasa cero a alimentos.

Los impuestos especiales (IEPS e ISAN) son los que menos pérdida recaudatoria generan para el país. En el caso de los estímulos fiscales, hay un evidente crecimiento de aquellos que son establecidos mediante decretos presidenciales. Tan solo en 2021 representaron aproximadamente el 69% del total de los estímulos fiscales, uno de los más altos del periodo.

Estos datos reflejan la existencia de un problema creciente para las finanzas públicas del país, particularmente en un momento de coyuntura epidemiológica que ha generado un desequilibrio económico importante para México. En este sentido, es necesario evaluar el uso de este instrumento de política pública para asegurarnos que generen más beneficios que costos.

Recomendaciones

Ante este panorama, es recomendable tomar en consideración las siguientes acciones:

  • Establecer objetivos claros que sustenten la creación de los gastos fiscales.
  • Definir la vigencia de los gastos fiscales.
  • Garantizar que los gastos fiscales formen parte de una estrategia integral.
  • Crear mecanismos de evaluación de costo-beneficio.
  • Limitar el otorgamiento de estímulos fiscales por la vía de los decretos presidenciales. En los últimos cuatro años, más de la mitad surgieron por decreto.
  • Que la Cámara de Diputados tenga un papel más activo para controlar el aumento de los gastos fiscales en el país. 

1 El subsidio para el empleo permite a los contribuyentes que obtienen ingresos por salarios de hasta aproximadamente 1.7 Salarios Mínimos Generales Anuales reducir su impuesto a pagar.

 2Los ingresos exentos por salarios  de jubilaciones, pensiones o haberes de retiros representaron el 25.4% del total de las pérdidas recaudatorias por exenciones en 2021, por lo que son las más importantes.

Comentarios


object(WP_Query)#18015 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(68832) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "04-11-2022" ["before"]=> string(10) "02-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(68832) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "04-11-2022" ["before"]=> string(10) "02-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(19) "economia-y-negocios" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18019 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18017 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18018 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "04-11-2022" ["before"]=> string(10) "02-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-04 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-12-02 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (68832) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (16) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18016 (24) { ["ID"]=> int(85438) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-08 13:14:53" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-08 18:14:53" ["post_content"]=> string(6703) "No solamente es la construcción de un discurso populista, es el planteamiento de diferencias que nunca llegan a convertirse en alternativas. Las alternativas llenarían el mismo espacio que suple la fórmula de cambio. El populismo resalta esta parte por ser trascendental en la convicción de impulsar la verdadera diferencia en la asunción al poder. El populismo vive de un “antes” pletórico de fallas en la mira del sostén social. Nunca apunta al origen verdadero de las diferencias en los estratos sociales. Apunta siempre a un futuro de redención de las capas sociales como simple reversión de tenencia, ignorando los derechos o prerrogativas que pudieron haber marcado esas diferencias. Esa tenencia es crucial para entender la fórmula popular, porque en términos llanos significa propiedad.  La línea que separa la fórmula social no es simple miramiento de los órdenes productivos o la tierra como factor clave en el haber alimentario, la verdadera línea es de división entre productores y recipientes de procesos productivos en la última etapa y esa etapa se llama consumo. El populismo cimenta sus bases ideológicas en esa parte y la razón es muy simple: el control del satisfactor. Desde luego el populismo ignora en forma sistemática las cadenas productivas porque reflejan las necesidades reales de la producción: materia prima, trabajo y costos. La inversión de la fórmula centra sus objetivos en la satisfacción, sin olvidar que esta última fase es producto terminado y de esta surge la renta nacional. Al concentrar su atención en esta fase, la reunión de masas es paso subsecuente para siempre dotar de la más elemental necesidad, la primaria, el alimento y otras que vendrán después, hasta llegar a la captura emocional de protección. No olvidemos que la fórmula social se sustenta en un reclamo, reclamo que adquiere mil formas, pero el más elemental es la desigualdad. La óptica del populismo es verdaderamente simple y no obedece a ninguna percepción singular en el Contrato Social. Realmente no existe una ideología social como tal, porque esto retaría el abierto camino de la correspondencia en las relaciones laborales de todo el orbe. Y si las relaciones laborales de todos los niveles encuentran aceptación universal, las escalas de educación superior también respaldarían esta percepción. Podemos repasar una acepción comentada en este espacio con frecuencia: el socialismo o esquema popular nace siempre de cierta bonanza económica y naturalmente de cierto orden como precepto normativo de la gran economía.  Al hablar de bonanza, la referencia inmediata es al crecimiento de la economía. México y su economía reunían décadas de crecimiento sostenido, tal vez al margen de sus socios comerciales pero a un ritmo sostenido. La creación de reservas y de previsiones no fue ajena a administraciones que pensaban en legados de estabilidad. De contingencia también.  Esta trayectoria ha quedado atrás y las razones si no se encuentran a la vista de todos, entonces la percepción del mundo moderno quedaría anclada en un compás de espera y de recomposición para dar cuenta de un gobierno devastador como es este llamado por sus impulsores cuarta transformación de la vida pública del país.  La verdad es que no hay tal pasividad y la espera se torna insostenible. La división creada por esta visión simplista de gobierno es patente y lacera no solamente la dilapidación del haber público, lastima todo el orden disciplinado de la producción, el clima de convivencia y el ambiente de trabajo. La confusión que mezcla la mira del consumo como elemento primario en el sostén de un discurso implacable contra las formas de civilidad en los sectores que impulsan la economía, provocan un desconcierto que encuentra eco firme en reclamo de mayor sonoridad y contundencia. Nuestra economía ha sido desviada de la infraestructura y de la demanda coherente con las fórmulas del desarrollo; nuestra economía ha sido invadida por el bandidaje y el despojo. No existe utilidad pública en apropiarse activos de la nación. El despojo inició en Texcoco; los eufemismos situaron cierto orden de paciencia, de pautas que dieran alguna luz o algún grado de corrección de actos impúdicos de esta administración. Nunca se dieron, nunca se darán. No es ni ha sido ajeno este espacio en la conjunción estricta de cifras, de números que delatan el fracaso intencional en el desboque de nuestra economía. Se ha mencionado la pérdida patrimonial de la petrolera, la incapacidad de CFE para afrontar expansiones de capital para la liberación de energías alternas; también se ha denunciado con números, la captura de reservas y fideicomisos. Cuatro años de una labor analítica y seria. Esta administración ha superado todas las concepciones posibles de tolerancia del mexicano emprendedor. Ha superado todas las posibilidades de equilibrio de poderes. El llamado a la voz firme de la empresa mexicana, de la colectividad en la que impera el capital, no como factor hegemónico, como factor de cohesión, no es nuevo en este espacio. El producto de la nación no descansa en la temporalidad de un hombre que no concibe la cohesión, que no concibe la economía abierta para el brillo de la especialidad y el talento mexicanos.  Los tiempos apremian y la gradual depredación de nuestra hacienda, hace mella en el futuro cifrado en deuda incontenible. Sencillamente no podrá solventarse; ha sido demostrado en entregas anteriores, no con esta visión cerrada y obtusa del presidente en turno. No existe presupuesto sostenible ante esta derrama sin destino. No existe presupuesto cuando las metas son oscuras, inconfundiblemente retrógradas. Di cierta cuenta de la captura emocional en espacios anteriores y en renglones de este texto; el populismo no cesa en ese espectro, sin costo de plazo de por medio. Los recursos son finitos cuando se interrumpe la creación de nuevas fuentes. Eso no lo concibe el modelo populista. Instalar esa premisa e instalarla con premura, es imposible y provoca desesperación y la desesperación es del presidente actual, innegable por cierto. Queda la advertencia para los hombres del dinero que debieran responder –que ya no fue a tiempo- porque el despojo de inicio no es nada con los objetivos que tiene López Obrador en el ahorro mexicano. " ["post_title"]=> string(31) "De la desesperación al despojo" ["post_excerpt"]=> string(134) "Como cada semana, Manuel Torres Rivera reflexiona sobre el impacto de las políticas populistas del gobierno en la economía mexicana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(30) "de-la-desesperacion-al-despojo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-08 13:14:53" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-08 18:14:53" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85438" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17991 (24) { ["ID"]=> int(86199) ["post_author"]=> string(2) "89" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-30 12:43:13" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-30 17:43:13" ["post_content"]=> string(8129) "Estamos utilizando al crecimiento económico como aquella agua maravillosa, refinada, libre de impurezas y que todo el mundo quisiera tener, pero ahí está el primer error. Hoy en día, todos están usando agua de la llave debido a que lo importante es quién es el cocinero, no me refiero al que administra a un país, sino a quien contribuye para que el caldo tenga buen sazón. El cocinero es parte del desarrollo económico individual. Éste depende de su poder adquisitivo, está dentro de la población económicamente activa y, como buen cocinero, deberá conocer dónde comprar las verduras, la carne o pollo, y cuánto debe utilizar para cocinar, además de hervir el agua, y economizar la cantidad de combustibles para el cocimiento de todo lo adicionado al caldo. El crecimiento económico, y de acuerdo con datos del INEGI, estamos pasando del primer cuarto al tercero del 2022 de 1.2 a 0.9 por ciento1. Estamos positivos, pero la tendencia, es a la baja2. En forma irónica, esta podría ayudar a bajar la inflación general, al no haber demanda, y el mercado tendrá que dar más oferta al consumidor para poder circular el dinero e indique crecimiento económico dentro de la sociedad. Pero el caldo puede amargarse y tardar más en cocinarse al tratar de hacerlo a fuego lento para, según esto, reducir costos ante el incremento de los energéticos para cocinar en los últimos días, además de haber un incremento en las mercancías y servicio. Esto significa, el caldo puede ser afectado su sabor, al no haber control en la inflación subyacente. Los que venden la verdura, la carne de res o pollo están preocupados por el precio del transporte del campo a la central de abastos, mercado o supermercado; no bajan los precios de los combustibles, siendo que ahora las gasolinas y diésel están pagando impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), y van desde los 50 centavos a 4 pesos por litro. Esto incrementa el costo de las mercancías.  Una solución que propongo sería que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público dejara de cobrar el impuesto a los combustibles en diciembre del 20223, y enero del 2023 para ayudar a la inflación general a reducir en mayor proporción, y en conjunto aumentar la tasa de interés por parte del Banco de México, ahora que hay excedentes petroleros.  Al reducir el costo del transporte, los productores podrían enviar una mayor cantidad de productos para generar una mayor oferta a donde son vendidos cada uno de sus productos dentro del mercado. Esto ocasionaría una mayor demanda e incrementaría la oferta. El consumidor podría tener acceso a una mayor diversidad, aunque tenga un poder adquisitivo contraído. El simple hecho de quitar el IEPS, reduciría el precio entre 2 a 3.5 pesos por litro4 (tomando como ejemplo a la gasolina regular). Lo preocupante del caldo es que ahora al cocinero no le alcanza para comprar todo lo que lleva un caldo bien hecho. Ha tratado, en lo posible, de mantener la receta, pero su poder adquisitivo ha ido cayendo. Algunos cocineros han dejado de cocinar, y otros han sido contratados, pero el dinero al que tienen acceso es menor debido a que ahora les pagan menos. El cocinero ha perdido ingreso laboral. Esto lo ha confirmado CONEVAL5. Tomaremos los datos del segundo al tercer trimestre del 2022, debido a que es a donde ha bajado la inflación y el crecimiento económico, a donde destacamos del consejo lo siguiente: -La pobreza laboral aumentó a nivel nacional, al pasar de 38.3% a 40.1%, lo cual representa 1.8 puntos porcentuales más. Lo anterior se explica debido a una caída en el ingreso laboral promedio de los trabajadores y un aumento en los precios de la canasta alimentaria. -Disminución del ingreso laboral real per cápita de 2.5%, al pasar de 2880.91 a 2807.49 pesos. -La pobreza laboral aumentó en el ámbito rural pasó de 52.0% a 53.2%, mientras que en el urbano de 33.9% a 36.0%. -En 27 de las 32 entidades federativas se presentó un aumento de la pobreza laboral. -Los ocupados formales reportaron un ingreso laboral mensual de 9061.82 pesos, poco más del doble de los ocupados en trabajos informales (4444.86 pesos). Durante este periodo, el ingreso laboral real promedio de la población ocupada, tanto formal como informal, tuvo una reducción de 2.7% y 2.2%, respectivamente. Al cocinero está por salirle más caro las albóndigas que el caldo. La solución en México es aumentar el gasto en el desarrollo social6, específicamente en la protección social, a sabiendas de que no sabemos si el dinero otorgado son peculios a fondo perdido, y no conocemos si realmente es usado para el caldo. Ahora que las empresas que incorporan otras empresas, impuestos y empleos han decidió dejar de enviar dinero de sus matrices para hacer crecer al negocio a donde están en el mercado, y solo dejan cierta cantidad de la utilidad generada para mantener lo actual, y, por lo tanto, el dinero no circula en mayor cantidad entre la población económicamente activa. Corolario: El crecimiento económico está bajando y el poder adquisitivo se está contrayendo; la inflación general sigue bajando, pero la subyacente7, tiene una tendencia al alza. La gente sigue comprando a precios altos, pero muchos usan créditos a tasas altas, y tienen sus proyectos en espera hasta después del tercer cuarto del 2023.  El cocinero no sabe si quedarse para hacer el caldo menos rico para su familia, o mejor salir de México para que sigan disfrutando, el mismo sabor a expensas de no convivir con su familia. 1https://twitter.com/economiaoil/status/1596205950049845254?s=20 2https://twitter.com/economiaoil/status/1596205950049845254?s=20 3https://twitter.com/economiaoil/status/1596890616876904448?s=20 4https://twitter.com/economiaoil/status/1596196106186412032?s=20 5https://www.coneval.org.mx/Medicion/Paginas/ITLP-IS_pobreza_laboral.aspx 6https://twitter.com/economiaoil/status/1568977196202733568?s=20 7https://twitter.com/economiaoil/status/1595826596430372864?s=20" ["post_title"]=> string(40) "Un caldo de puchero económico desabrido" ["post_excerpt"]=> string(160) "El cocinero no sabe si quedarse para hacer el caldo menos rico para su familia, o si mejor sale de México para que su familia siga disfrutando del mismo sabor." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(39) "un-caldo-de-puchero-economico-desabrido" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-30 12:43:13" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-30 17:43:13" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86199" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18016 (24) { ["ID"]=> int(85438) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-08 13:14:53" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-08 18:14:53" ["post_content"]=> string(6703) "No solamente es la construcción de un discurso populista, es el planteamiento de diferencias que nunca llegan a convertirse en alternativas. Las alternativas llenarían el mismo espacio que suple la fórmula de cambio. El populismo resalta esta parte por ser trascendental en la convicción de impulsar la verdadera diferencia en la asunción al poder. El populismo vive de un “antes” pletórico de fallas en la mira del sostén social. Nunca apunta al origen verdadero de las diferencias en los estratos sociales. Apunta siempre a un futuro de redención de las capas sociales como simple reversión de tenencia, ignorando los derechos o prerrogativas que pudieron haber marcado esas diferencias. Esa tenencia es crucial para entender la fórmula popular, porque en términos llanos significa propiedad.  La línea que separa la fórmula social no es simple miramiento de los órdenes productivos o la tierra como factor clave en el haber alimentario, la verdadera línea es de división entre productores y recipientes de procesos productivos en la última etapa y esa etapa se llama consumo. El populismo cimenta sus bases ideológicas en esa parte y la razón es muy simple: el control del satisfactor. Desde luego el populismo ignora en forma sistemática las cadenas productivas porque reflejan las necesidades reales de la producción: materia prima, trabajo y costos. La inversión de la fórmula centra sus objetivos en la satisfacción, sin olvidar que esta última fase es producto terminado y de esta surge la renta nacional. Al concentrar su atención en esta fase, la reunión de masas es paso subsecuente para siempre dotar de la más elemental necesidad, la primaria, el alimento y otras que vendrán después, hasta llegar a la captura emocional de protección. No olvidemos que la fórmula social se sustenta en un reclamo, reclamo que adquiere mil formas, pero el más elemental es la desigualdad. La óptica del populismo es verdaderamente simple y no obedece a ninguna percepción singular en el Contrato Social. Realmente no existe una ideología social como tal, porque esto retaría el abierto camino de la correspondencia en las relaciones laborales de todo el orbe. Y si las relaciones laborales de todos los niveles encuentran aceptación universal, las escalas de educación superior también respaldarían esta percepción. Podemos repasar una acepción comentada en este espacio con frecuencia: el socialismo o esquema popular nace siempre de cierta bonanza económica y naturalmente de cierto orden como precepto normativo de la gran economía.  Al hablar de bonanza, la referencia inmediata es al crecimiento de la economía. México y su economía reunían décadas de crecimiento sostenido, tal vez al margen de sus socios comerciales pero a un ritmo sostenido. La creación de reservas y de previsiones no fue ajena a administraciones que pensaban en legados de estabilidad. De contingencia también.  Esta trayectoria ha quedado atrás y las razones si no se encuentran a la vista de todos, entonces la percepción del mundo moderno quedaría anclada en un compás de espera y de recomposición para dar cuenta de un gobierno devastador como es este llamado por sus impulsores cuarta transformación de la vida pública del país.  La verdad es que no hay tal pasividad y la espera se torna insostenible. La división creada por esta visión simplista de gobierno es patente y lacera no solamente la dilapidación del haber público, lastima todo el orden disciplinado de la producción, el clima de convivencia y el ambiente de trabajo. La confusión que mezcla la mira del consumo como elemento primario en el sostén de un discurso implacable contra las formas de civilidad en los sectores que impulsan la economía, provocan un desconcierto que encuentra eco firme en reclamo de mayor sonoridad y contundencia. Nuestra economía ha sido desviada de la infraestructura y de la demanda coherente con las fórmulas del desarrollo; nuestra economía ha sido invadida por el bandidaje y el despojo. No existe utilidad pública en apropiarse activos de la nación. El despojo inició en Texcoco; los eufemismos situaron cierto orden de paciencia, de pautas que dieran alguna luz o algún grado de corrección de actos impúdicos de esta administración. Nunca se dieron, nunca se darán. No es ni ha sido ajeno este espacio en la conjunción estricta de cifras, de números que delatan el fracaso intencional en el desboque de nuestra economía. Se ha mencionado la pérdida patrimonial de la petrolera, la incapacidad de CFE para afrontar expansiones de capital para la liberación de energías alternas; también se ha denunciado con números, la captura de reservas y fideicomisos. Cuatro años de una labor analítica y seria. Esta administración ha superado todas las concepciones posibles de tolerancia del mexicano emprendedor. Ha superado todas las posibilidades de equilibrio de poderes. El llamado a la voz firme de la empresa mexicana, de la colectividad en la que impera el capital, no como factor hegemónico, como factor de cohesión, no es nuevo en este espacio. El producto de la nación no descansa en la temporalidad de un hombre que no concibe la cohesión, que no concibe la economía abierta para el brillo de la especialidad y el talento mexicanos.  Los tiempos apremian y la gradual depredación de nuestra hacienda, hace mella en el futuro cifrado en deuda incontenible. Sencillamente no podrá solventarse; ha sido demostrado en entregas anteriores, no con esta visión cerrada y obtusa del presidente en turno. No existe presupuesto sostenible ante esta derrama sin destino. No existe presupuesto cuando las metas son oscuras, inconfundiblemente retrógradas. Di cierta cuenta de la captura emocional en espacios anteriores y en renglones de este texto; el populismo no cesa en ese espectro, sin costo de plazo de por medio. Los recursos son finitos cuando se interrumpe la creación de nuevas fuentes. Eso no lo concibe el modelo populista. Instalar esa premisa e instalarla con premura, es imposible y provoca desesperación y la desesperación es del presidente actual, innegable por cierto. Queda la advertencia para los hombres del dinero que debieran responder –que ya no fue a tiempo- porque el despojo de inicio no es nada con los objetivos que tiene López Obrador en el ahorro mexicano. " ["post_title"]=> string(31) "De la desesperación al despojo" ["post_excerpt"]=> string(134) "Como cada semana, Manuel Torres Rivera reflexiona sobre el impacto de las políticas populistas del gobierno en la economía mexicana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(30) "de-la-desesperacion-al-despojo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-08 13:14:53" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-08 18:14:53" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85438" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(22) ["max_num_pages"]=> float(11) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "1e81d4e4ff8f8ffc1b7137a5df4907d9" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

De la desesperación al despojo

Como cada semana, Manuel Torres Rivera reflexiona sobre el impacto de las políticas populistas del gobierno en la economía mexicana.

noviembre 8, 2022
Un caldo de puchero económico desabrido

Un caldo de puchero económico desabrido

El cocinero no sabe si quedarse para hacer el caldo menos rico para su familia, o si mejor sale de México para...

noviembre 30, 2022




Más de categoría

El fútbol mexicano y las carreras de caballos infectados por el mismo virus 

Las carreras de caballos y el fútbol están infectados por el mismo virus: la incompetencia. 

diciembre 2, 2022

Bosch, la multinacional alemana que se expande en Guanajuato

El pasado 18 de noviembre de 2022, la empresa líder en tecnología Bosch informó que incrementará la producción en...

diciembre 1, 2022
Un caldo de puchero económico desabrido

Un caldo de puchero económico desabrido

El cocinero no sabe si quedarse para hacer el caldo menos rico para su familia, o si mejor sale...

noviembre 30, 2022
Nuestra economía, entre contradicciones y eufemismos

Nuestra economía, entre contradicciones y eufemismos

Como cada semana, Manuel Torres Rivera nos comparte su análisis del impacto de las políticas populistas en la economía...

noviembre 30, 2022