HAITÍ

Actualmente, está dominado por las bandas criminales en un ambiente político verdaderamente caótico, donde reina la anomia institucional más severa de toda su historia como primer país independiente del colonialismo ibérico en América Latina (1804). ¿Cómo llegó...

3 de abril, 2024 HAITÍ

Actualmente, está dominado por las bandas criminales en un ambiente político verdaderamente caótico, donde reina la anomia institucional más severa de toda su historia como primer país independiente del colonialismo ibérico en América Latina (1804). ¿Cómo llegó a este mar de las desgracias? Reciclando reiteradamente una economía rentista usufructuada tanto por los cazadores transnacionales de rentas, como por los voraces tramperos internos. 

La secuencia histórica de Haití hasta el día de hoy, se caracteriza esencialmente por la ineficiencia adaptativa que no provee de sustentabilidad a los factores de la producción y, por esto, no pudo registrar las tasas de crecimiento que, en términos de cuantía y durabilidad, podían certificar la emergencia económica progresiva a partir de 1804. La institucionalización de la precariedad económica, política y social del rezago competitivo en la estructura artefactual haitiana bloquea tanto a la creación de empleo como al reparto primario del ingreso causando la repetición de la pobreza y la extrema pobreza de la mayoría poblacional, acompañada por el gran e indecente enriquecimiento de la oligarquía compradora nativa. 

Indecente, porque inmoral al hacer posible la lujuria de la élite oligárquica; deshonesto por la altísima corrupción, y desvergonzado porque cada generación tiene peor calidad de vida que la anterior.  La oligarquía rentista no optó por la alternativa “crecer primero para distribuir el ingreso después”, pero tampoco por la del “crecimiento con equidad distributiva”, sino por la de “no crecer ni ser equitativo”. La economía haitiana no institucionaliza el desarrollo tecnológico ni organizativo y por esto se caracteriza por la falta de innovación, la cual no imprime sustentabilidad a los factores de la producción causando un crecimiento del producto paupérrimo. La tabla que figura en este escrito detalla cuantitativamente el insuficiente crecimiento del PIB y del PIB per cápita. Es verdaderamente sombrío que la dependencia de la trayectoria haitiana nos sugiera que el reciclaje de una estructura artefactual rezagada competitivamente puede tener lugar en el largo plazo y, eventualmente, durante siglos. El PIB en MM de Alemania 2022 fue U$S 4,082.47; mientras que en Haití apenas 20.25; lo cual ilustra el hecho de que existe una brecha enorme entre el crecimiento de Haití y el de Alemania, con lo que se justifica prever una incapacidad duradera de cerrarla. En República Dominicana mismo año, redondeó U$S 113.54, lo cual demuestra que su vecina de la Isla Española con las mismas características territoriales que Haití, puede crecer con mayor ritmo, aunque tampoco sea una maravilla de eficiencia. El PIBpc de Alemania 2022 fue U$S 48,718 suficiente para financiar un alto nivel de ingreso y la equidad propia de la economía social de mercado.  Por otra parte, y en República Dominicana mismo año, arribó a U$S 10,111 mientras que en Haití solamente a U$S 1,748 casi casi la décima parte de lo que procesa la vecina agroexportadora retrasada en un modo de producción bastante obsoleto.

PIB y PIB per cápita 2000 a 2022. U$S a valores actuales.

Fuente: Banco Mundial.

Año. PIB en MM.PIBpc.
20006,81815
016,33744
026,21717
035.07576
046,09679
057,03772
067,64824
079,23980
0810,431,090
0911,61,192
201011,861,205
1113,041,307
1213,711,356
1314,091,452
1415,151,455
1514,951,406
1614,071,313
1715,091,389
1816,041,490
1915,021,346
202014,511,283
2120,881,824
2220,251,748

El carácter vicioso para la sociedad, aunque virtuoso para los rentistas, a los que aludimos en un párrafo anterior, también se verifica mediante una racionalidad macroeconómica proclive a la captura de rentas, pero no a las ganancias de productividad. Esta racionalidad macro puede convivir con la inflación o con la estabilidad, pero siempre es concentradora en lo distributivo porque los sectores de mayores ingresos y mejor acceso a mercados financieros son formadores de precios y por esto, pueden aprovechar las oportunidades que surgen en los periodos de auge, así como ajustarse con mayor flexibilidad durante los periodos recesivos en función de la formación de precios y su buena ubicación en el sociograma. Posición privilegiada, está última, que tanto toman en cuenta los intermediarios financieros por ser especialistas en el chisme, más que en la intermediación correspondiente. 

Mostrando el carácter distributivo de un régimen rentista que favorece superlativamente a lo que Veblen llamaría la clase ociosa y forjado en la dependencia de la trayectoria que se desenvolvió durante toda la vida independiente de Haití, esa racionalidad macro hizo que la apertura de los sectores externos propia del modelo primario exportador, permitiera que el acceso a las importaciones de la economía compradora implicara un gran aumento en la demanda por bienes suntuarios, pero no un incremento del salario real. La economía compradora de Haití, opta sistemáticamente por el comprar (buy), en vez de fabricar (make). Este país caribeño conjuga lo peor del desarrollo: el consumo ostensible, con lo peor del subdesarrollo: la pobreza permanente.

A lo largo de 220 años de vida independiente, Haití adolece de una inestabilidad política endógena, la cual bloquea cualquier posibilidad de emergencia económica. Antecedente de la independencia y en la segunda mitad del siglo diecinueve, la guerra civil llevó a una serie de gobernantes, muchos de ellos vitalicios; los cuales eran destituidos por revueltas, asesinatos o por ser condenados al exilio. 

Fue víctima de la invasión estadounidense desde 1915 hasta 1943. La dictadura de los Duvalier 1957 a 1986 creó bandas criminales como los toton macoutes, pilar de los 29 años de un terrorismo de Estado tan atroz como devorador de rentas ofrecidas por la corrupción. Aproximadamente 30 mil asesinatos o desapariciones, abonaron trágicamente a la gestión gubernamental despótica de Papá Doc. y Baby Doc. En 1990, ganó la elección democrática Jean-Bertrand Aristide; aunque gobernó solamente 7 meses cuando los militares tomaron por asalto el gobierno y mandaron a Aristide al exilio. Su mandato se quebró  cuando fue derrocado por otro golpe de Estado militar y tuvo que exiliarse. En 1996, René Preval triunfó electoralmente antes de que Aristide volviera a la silla presidencial en el año 2000. Preval volvió a gobernar durante 2006 a 2011. El 7 de julio de 2021, el presidente Jovenel Moise fue objeto de un magnicidio demostrativo de la inestabilidad política endógena que el Haití independiente nunca pudo superar.

Dos hidras de dos cabezas; una interna y otra externa; rentabilizaron la captura de rentas durante toda la existencia del Haití independiente cristalizado en una fábrica de pobres, pero no de productos; razón por la cual es el país más pobre de América Latina y el Caribe, al mismo tiempo que uno de los más empobrecidos de todo el planeta. El PIBpc en paridad del poder de compra, fue US$3.306 en 2022, mientras que la media de América Latina y el Caribe fue de US$19.269 en un ambiente de negocios signado por las desigualdades económicas más pronunciadas que en América Latina, el Caribe y todo el mundo. El desarrollo humano lo ubicó en el lugar 163 de 191 países durante el año 2023. La esperanza de vida al nacer, apenas supera los 64 años, siendo que los países del Primer Mundo redondea los 80 años. En 2023, uno de cada cuatro niños padeció desnutrición crónica. El pésimo sistema de salud pública dota de fuerte vulnerabilidad ante las enfermedades transmisibles, además de que 1.7% de la población adulta convive con el SIDA. Tiene la tasa de tuberculosis más alta de la región. El cólera, que sucedió al terremoto de 2010, causó cerca de 10 mil muertos también como siniestro indicador de la vulnerabilidad pública.

Aproximadamente, 80 % de los servicios públicos son provistos por agentes económicos privados, pero no por el Estado gobierno. El sector privado ha regenteado y regentea al desastre haitiano de la economía, la política y la sociedad.

Dada la precariedad de los factores productivos y la pobreza de la demanda global; una hidra de dos cabezas ha sido suficiente para chupar la savia haitiana, sin que haya aparecido ningún Hércules negro e independiente, cortando de raíz a los dos cráneos.

Te puede interesar:

¡Inicio de la temporada de la MLB!

Comentarios


México recupera confianza para la inversión extranjera

México recupera confianza para la inversión extranjera

Si bien es alentador que otra vez figuremos entre los 25 países con mayor confianza para la inversión extranjera directa, no debemos...

abril 10, 2024

Campesinos al asalto del cielo y en el purgatorio

En efecto, hay campesinos del Tercer y Cuarto Mundo asaltando al cielo, al mismo tiempo que hay otros campesinos del Primer Mundo...

marzo 20, 2024




Más de categoría
¿Repensar el plan de EVs? EEUU, China y México 

¿Repensar el plan de EVs? EEUU, China y México 

México es un jugador estratégico para China y EEUU. Se debe buscar balancear nuestros intereses económicos y políticos con...

abril 15, 2024
México recupera confianza para la inversión extranjera

México recupera confianza para la inversión extranjera

Si bien es alentador que otra vez figuremos entre los 25 países con mayor confianza para la inversión extranjera...

abril 10, 2024
The Home Depot, la cadena minorista de mejoras para el hogar, que acelera su crecimiento en México

The Home Depot, la cadena minorista de mejoras para el hogar, que acelera su crecimiento en México

El pasado 1 de abril de 2024, The Home Depot, la famosa cadena de productos de mejoras para el...

abril 10, 2024
Codere, CIE y el Hipódromo: su historia

Codere vs Caballistas. La Reunión del Próximo Lunes 8 de abril de 2024

Enrique Rodríguez-Cano comenta los acontecimientos más relevantes de la industria hípica mexicana.

abril 8, 2024