Por el Día del Libro

Leer es encontrar algo que va a existir. -Ítalo Calvino

23 de abril, 2024 Por el Día del Libro

Desde 1995 se ha instituido por la UNICEF el 23 de abril como el Día Mundial del Libro, fecha que se celebra  de muy diversas maneras.  Para ventura mía, la presente colaboración está programada para publicarse en esta fecha, lo que me pone al doble de feliz.

Gabriel Zaid, poeta y ensayista  mexicano, alguna vez expresó que el libro es un invento humano sin parangón; entre sus muchas cualidades lo conceptuó como un instrumento básico en el proceso educativo. Enumeró, además, otro tanto de cualidades como la portabilidad, accesibilidad y nobleza para ser leído al ritmo de cada lector. Lo dijo en 1997, cuando aún la tecnología de punta no ponía las publicaciones digitales al alcance del público en general. Hay que decirlo, hoy en día las opciones de lectura son bastante más amplias, de manera que no lee únicamente el que no quiere hacerlo.

En el 2019, esto es, casi un cuarto de siglo después de haber instituido el Día del Libro apareció en el mundo literario una obra maravillosa, cuyas páginas han recorrido la creación del libro desde sus remotos orígenes hasta la actualidad. El infinito en un junco, de la filóloga española Irene Vallejo, es un libro que llegó para quedarse.  Una delicia que la autora nos lleve de la mano a lo largo de vetustos caminos hasta Alejandría de Carmania, en los tiempos anteriores a la venida de Cristo, en donde se construyó una majestuosa biblioteca durante el imperio de Ptolomeo I, a sugerencia de Alejandro Magno. Llegó a contar con tal acervo bibliográfico, que fue conocida  como “Biblioteca universal”.  El tiempo, las desavenencias y el cambio de época hicieron lo suyo para que aquella obra monumental finalmente se perdiera.  

Hay que decirlo, desde entonces hasta la Edad Media, muchos tratados se conservaron gracias a los copistas de la época, a los que imagino en aquellos enormes edificios helados, de altas bóvedas, en total silencio, reproduciendo trazo a trazo las obras de los ancestros. Es de justicia recordar todo el esfuerzo y el tiempo que se invirtió en preservar la palabra escrita a la que, en esta era de inmediatez, no valoramos en su correcta dimensión. Encendemos la pantalla de nuestro dispositivo y ahí están todas esas expresiones que llevaron tanto tiempo y denuedo para ser construidas.

Ahora bien, más allá del placer que nos regala un libro, hay que señalar que el tercer milenio ofrece dificultades novedosas. Nuestros hábitos de lectura han cambiado; particularmente al leer a través de pantallas: fijamos la atención en una imagen digital, y pronto la dejamos de lado para buscar otra. No dedicamos el tiempo suficiente para exprimirla como se haría con una fruta jugosa.  Tenemos mucha prisa por comernos el mundo a través de las aplicaciones.

Dentro de los propósitos originales de la lectura  destaca la generación de  procesos de pensamiento y cambios de actitud en los lectores.  Si los significados que leemos no nos hablan con suficiente contundencia, a la vuelta de pocos segundos, habremos olvidado aquello que leímos. No solo en versiones digitales; algo similar sucede frente a las impresas.

Comunicar es asimilar significados y poderlos transmitir más adelante. Si un texto no tiene claridad suficiente para ser comprendido, la tarea no se cumple.  Al momento de leer un buen libro, cuando no  dedicamos la suficiente atención para entenderlo, tampoco se habrá cumplido el propósito de la palabra escrita.  Idealmente se espera que los contenidos generen cambios en el lector: En su forma de ver la vida, de entender sus propias experiencias; en su manera de abordar los problemas o de tratar a los demás. Para conseguirlo no necesariamente ha de ser un texto didáctico, cualquier obra bien escrita será capaz de enviar un mensaje y generar cambios.  Depende de la destreza de quien escribe y de la percepción de quien lee.

Hay una frase que le escuché a BEF, (Bernardo Fernández, escritor y diseñador gráfico mexicano), durante un taller: “Las palabras nos permiten entender la profundidad de la condición humana”.  No puedo decirles hasta qué punto hallé iluminadora esta expresión para  identificar claramente uno de los objetivos, con seguridad el más noble que tiene la literatura:  La invitación a ver el libro como espejo, como puente y como lazo de unión entre los seres humanos.

En una época de constantes cambios es necesario desarrollar la lectura de comprensión  y así, a través suyo, alcanzar las competencias que el mundo exterior demanda. Conocí un personaje que aseveraba leer mucho, él mismo reconocía que no entendía buena parte de lo que leía, pero se declaraba un lector voraz… Ello pone de manifiesto  la forma en que, anunciarnos como grandes lectores equivale a portar en el pecho una insignia brillante, y finalmente hueca. 

La lectura, idealmente, es generadora de aprendizajes cognitivos, de introspección y de expansión cultural.  La comunicación escrita es una gran herramienta para el desarrollo de ciudadanos que entiendan claramente lo que ocurre en derredor; capaces de interpretar el presente en el contexto histórico, y que consigan  actuar de la mejor manera, para bien propio, de los suyos, y finalmente, para bien de la nación.

23 de abril: Día Mundial del Libro.  Excelente momento de  trabajar a favor de mejores oportunidades para todos.  El cambio comienza en tus dedos, cuando tomas esa primera hoja, le das vuelta y te sumerges en mundos distintos, en los que siempre habrá cosas nuevas por  descubrir.  Tú decides.

Te puede interesar:

Bauer histórico y los mexicanos en la MLB

Comentarios


CARTAS A TORA

CARTAS A TORA 350

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diariamente le escribe cartas a Tora,...

mayo 17, 2024
La Novena sinfonía de Beethoven cumple dos siglos: ¿por qué es tan extraordinaria?

La Novena sinfonía de Beethoven cumple dos siglos: ¿por qué es tan extraordinaria?

A principios de 1824, 30 miembros de la comunidad musical de Viena enviaron una carta a Ludwig van Beethoven solicitando al gran compositor que...

mayo 7, 2024




Más de categoría

Cómo aprende a leer nuestro cerebro: de la mecánica lectora a la comprensión

Autor: Sergi Grau Carrión Profesor e investigador de Tecnologías Digitales, Universitat de Vic – Universitat Central de Catalunya. Autor:...

mayo 28, 2024

El edificio sede de la SEP se transforma en el museo vivo del muralismo mexicano

Qué bueno que todos podamos visitar esas grandes expresiones producto del talento de los mejores muralistas mexicanos.

mayo 28, 2024

¿Cómo se aprende a hacer comentarios de texto?

Autor: María Dolores Alonso-Cortés Fradejas Profesora Titular del Área de Didáctica de la Lengua y la Literatura, Universidad de...

mayo 21, 2024
Leer para vivir Mejor

Leer para vivir Mejor

La lectura es una apuesta para llegar a ser mejores seres humanos.

mayo 21, 2024