Naufragio sin perdón

Estoy ya sola en el mundo, solo espero mi final. Perdí a mi hija, mi hijo y su esposa y mi nietecito en un naufragio, saliendo de la marina del condominio donde mi hijo tenía su pent...

5 de abril, 2023 naufragio

Estoy ya sola en el mundo, solo espero mi final. Perdí a mi hija, mi hijo y su esposa y mi nietecito en un naufragio, saliendo de la marina del condominio donde mi hijo tenía su pent house. El soberbio  yate lo tenía todo en tecnología, no se diga en comodidades y lujos y sumado a que no sé si también perdí la cordura, el hecho es que ahora estoy en la más ominosa de las miserias, la material también incluida. 

Al volcar el yate, sin causa aparente en plácido día de abril, de calma y de sol radiante, el yate comenzó a ladearse, como si trajera un gran peso en popa. Inexplicablemente también el radio nunca prendió siquiera, se fue a pique rápido, sin que nuestros rezos, ruegos y súplicas más las señas a un helicóptero que nos rodeaba de cerca sin cesar de forma cruelmente indiferente, sirvieran de nada para nuestro eventual rescate.

Te podría interesar:

Lo que México bien podría exigir a Estados Unidos (ruizhealytimes.com)

Yo de ahí recuerdo poco, el haberme aferrado a un madero y despertar aquí a donde estoy, muy morena, demasiado, en una cancha de basketball improvisada como morgue común a la vez de como refugio indigno. Solo me entiendo con algunas personas que hablan algo de inglés, la mayoría vienen del África subsahariana, otros de Afganistán y algunos de Siria. Tienen en común conmigo que todos perdieron a familiares en un naufragio, pero muy distinto al mío, así haya yo sido escupida por el mar al mismo tiempo que todo ese inmenso grupo, no lejano de medio millar, contando sobrevivientes como yo, más muertos y los desaparecidos. Han venido periodistas, alguna ONG a darnos alimentos, los más parecidos a los de una cárcel, y he visto escuchado que nos van a deportar a la inmensa mayoría. 

Yo perdí mis documentos y las autoridades no creen en mi versión. De hecho, me dicen, iré para Somalia. Me da ya lo mismo, para lo que me queda en este mundo, Lampedusa, Somalia, mi casa en Lomas de Chapultepec o Cancún. Que venga lo que tenga que venir.

Te podría interesar:

La creación del mercado de opioides sintéticos, con el sello de la casa (ruizhealytimes.com)

Comentarios


¿Cómo se aprende a hacer comentarios de texto?

Autor: María Dolores Alonso-Cortés Fradejas Profesora Titular del Área de Didáctica de la Lengua y la Literatura, Universidad de León Autor: María...

mayo 21, 2024

Dios, ron y cubilete

“Dios no juega a los dados” –Albert Einstein.

junio 12, 2024




Más de categoría

Cómo queda el mapa político mexicano y cuáles son los retos de una democracia todavía frágil

Autor: Juan Jesús Ramírez Ramírez Coordinador de Lic. Estudios Políticos y Gobierno, Universidad de Guadalajara Mientras Europa vive los...

junio 12, 2024

Dios, ron y cubilete

“Dios no juega a los dados” –Albert Einstein.

junio 12, 2024
CARTAS A TORA

CARTAS A TORA 352

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diariamente le escribe...

junio 7, 2024
kafka

¿Qué nos dice Kafka de nuestro mundo en el siglo XXI?

Autor: Miguel Antón Moreno Profesor de filosofía. Facultad de Ciencias Sociales y Humanidades., UNIR – Universidad Internacional de La...

junio 6, 2024