Mesoamérica y la estrella gigante del año 1054

A principios del mes de Julio del año 1054, el astrólogo de la corte (astronomía y astrología eran una misma ciencia) anunció la repentina aparición de una nueva estrella en el firmamento: el más grande astro visto...

1 de septiembre, 2021

A principios del mes de Julio del año 1054, el astrólogo de la corte (astronomía y astrología eran una misma ciencia) anunció la repentina aparición de una nueva estrella en el firmamento: el más grande astro visto desde la tierra, sólo por debajo, en tamaño y luminosidad del sol y la luna, y muy por encima de Venus. La interpretación del ministerio astronómico fue más o menos la siguiente: “su brillo es tan grande (…) lo cual significa que en el trono hay una persona de enorme valía”. El astrólogo de la corte recibió por parte del Emperador, como es de suponerse, todo tipo de felicitaciones y mercedes. Testimonios en tierras árabes quedaron también asentados; cosa de un milenio después, científicos desvelaron su naturaleza: se trataba aquella estrella, visible incluso de día por alrededor de un mes, y en el cielo nocturno por prácticamente dos años, hasta su difuminación, de la percepción en la Tierra de la explosión de una estrella, una ‘supernova’ (SN1054) cuyos rastros hoy aún son localizables en lo que se conoce como la Nebulosa del Cangrejo.  De hecho, supuso el descubrimiento de una nueva caracterización del citado fenómeno, denominada “supernova de captura de electrones”, y que se ha convertido en una de las estructuras astronómicas más estudiadas y analizadas más allá de nuestro propio sistema solar. Todo esto se dio a una distancia calculada en alrededor de 6500 años luz de nuestro pequeño punto azul en la inmensidad.

     EUROPA   Y   AMÉRICA

Un evento de esta magnitud, sin duda, causó estupor en todas partes del mundo en aquella  época, pero a diferencia de los abundantes registros existentes en el continente asiático, en Europa no existen testimonios registrados de tan inusual hecho. En Europa se explica fácilmente, debido a la férrea censura de la Iglesia católica medieval que, bajo el manto de sus oscurantistas dogmas, era su exclusivo monopolio todo lo concerniente a lo que se refería a los cielos. Solo hay un muy pequeño indicio de aquello, y es el escudo de la localidad española de Teruel, que sin tener una certeza absoluta, se atribuye a aquel fenómeno: un toro y una estrella. La conclusión más aceptada, es que se trata de una representación de la SN1054 junto a la constelación de Tauro.

En América los dos únicos indicios claros de expresiones del registro del fenómeno astronómico no se ubican en lo que se conoce como Mesoamérica, sino mucho más al norte: una en Nuevo México (Estados Unidos), en un sitio denominado cómo Peñasco Blanco. Se trata de un grande petroglifo en el Cañón del Chaco, que supone un marcador astronómico, esto en lo que fuera hacia los Siglos X y XI un importante asentamiento de la Cultura Ananazi, que tuvo vastos conocimientos en la materia. La otra evidencia está en lo que hoy es el estado de Durango, (México), tratándose de otra suerte de marcador astronómico, grabado este en piedra volcánica, conocido como “Tuitán”, que asemeja claramente un mapa detallado de la bóveda celeste, consignando la aparición del año 1054; la Cultura asentada ahí se conocía como chalchihuiteña, con supuestas influencias teotihuacanas.

MESOAMÉRICA Y LA  SISTEMÁTICA DESTRUCCIÓN  DE  SUS  CÓDICES

Existen evidencias de la observación del hombre prehistórico de las fases lunares, de hasta unos 30 000 años de antigüedad. Los pueblos mesoamericanos fueron grandes estudiosos de lo que en el espacio exterior se miraba, desde los ciclos solares hasta eclipses, pasando por todo tipo de avistamientos, ya fueran esperados o espontáneos, sin embargo, paradójicamente los registros de todo esto no son muchos, de hecho prácticamente se circunscriben algunas estelas con glifos mayas y a la orientación de lo que queda de sus grandes Ciudades. En cuánto a los códices, baste decir que solo sobreviven 15 elaborados en tiempos prehispánicos, y 400 de tradiciones orales ahí consignadas, mandadas a recoger por Frailes franciscanos, ya en las primeras décadas del periodo colonial. La destrucción de los códices que llevaron a cabo los europeos, contrario a lo que podía pensarse, no son ni de lejos, lo único responsable de su desaparición, sino que se tiene constancia de que esto fue una práctica sistemática; además de que en los días más álgidos de batallas por la denominada Conquista, hordas de tlaxcaltecas entraron a destruir la Biblioteca de Texcoco, “la Atenas de América”, cuna de los acolhuas, descendientes del Rey poeta Nezahualcóyotl. De los amoxcalli (casas de libros) de la Gran Tenochtitlan no se tiene mayor noticia de su destino. Por tanto, los códices ordenados por los clérigos españoles, no pueden sino tener múltiples omisiones y un sesgo de la visión del mundo que ellos tenían por única: la judeocristiana.

Si nos remontamos 200 años hacía atrás de la Conquista, durante la década de los años veinte del siglo XIV, cuando se forma la llamada Triple Alianza entre los señoríos de Tenochtitlan, Texcoco y Tacuba, y se derrota a la entonces Ciudad hegemónica en el Anáhuac, Azcapotzalco, los mexicas destruyen tanto los códices de dicha Ciudad como los propios, la razón: ninguno consignaba la grandeza histórica que ellos mismos pretendían proyectar a partir de ese momento. La “Historia oficial” tenochca debe imponerse, y así se interviene la realidad, modificando la Historia con fines políticos y propagandísticos. El lugar común de que la Historia la escriben los vencedores, se impone en el caso del que sería el gran Imperio de México Tenochtitlan.

La noche del 12 de Julio de 1562, una hoguera se levantaba sobre Maní (a unos 100 Km de distancia de Mérida) en Yucatán, en ella ardían objetos sagrados de toda índole, incluyendo sus milenarios códices, que contenía su Historia, vida y cosmovisión e identidad. Años después, hacia 1575, se imprimen unos textos escritos por el propio Fraile Diego de Landa, mismo que ordenó semejante oprobio antes relatado, hecho que llevó inclusive a algunos naturales al suicidio, conocidos como “Relación de cosas notables de Yucatán”; sin embargo y como en el caso del centro de lo que hoy es México, éstos eran imprecisos, por decir lo menos; casi cinco Siglos después, científicos (tanto mexicanos y extranjeros) expertos en la Civilización Maya, lo corroboran, afirmando que los escritos de Landa son “inexactos y prácticamente inútiles”.

    ¿FUE LA SN1054 UN AGENTE PRECIPITADOR DE IMPORTANTES ACONTECIMIENTOS?

Ante la evidente relación de todo lo que acontecía en el ámbito terrestre a las observaciones cósmicas, que se pueden resumir en una famosa sentencia Maya que reza: “según el cielo, así es el mundo”, queda la incógnita de las implicaciones que habría tenido la inesperada y abrupta aparición de una estrella de esas dimensiones en el firmamento, que podía verse de forma clara incluso a la luz del sol, como lo fue la multicitada SN1054, ya que todo fenómeno celeste tenía un gran peso específico en todos los aspectos y decisiones concernientes a la mitología, religión, guerras, migraciones y demás, dónde hoy se sabe que importantes sitios arqueológicos fueron, por su ubicación y características, observatorios astronómicos. Se miraba, pues, todo movimiento en la bóveda celeste, con paciencia y devoción divinas, de ahí su impactante exactitud en sus cálculos calendáricos, por ejemplo.

 La decadencia de los grandes asentamientos mayas, durante los Siglos X y XI, fue multifactorial, se sabe: guerras, sequías, epidemias e incluso deforestación debieron haber sido la causa. Todo esto desembocó en la abrupta decisión de migrar de las regiones del interior, donde habían florecido sus antepasados a las costeras, donde había fuentes de agua dulce seguras como lagunas y cenotes. Aquí llama la atención un hecho, que es la fecha en la que se ubican dichos movimientos migratorios: alrededor del año 1050 d.c., justo por los meses en los que hizo su aparición la SN1054.

 En la Ciudad prehispánica de Xochicalco, hoy Morelos, se tienen también claramente identificados cambios relevantes alrededor del año de la Supernova, en 1054, estos reflejados en los espacios construidos, la ya de por sí Ciudad con tradición de gentes de alto saber astronómico, que registraron cambios radicales en el comportamiento de sus habitantes, todo esto, aproximadamente, de los años 1000 al 1100. Se tiene conocimiento de esfuerzos por parte de sus pobladores de limitar drásticamente los espacios de acceso a la Ciudad, llegando por momentos a cerrarla, llevándose a cabo inusuales expresiones hacia adentro, como colocar esqueletos colgados de los techos de algunos pórticos. El año 1100 d.c. es el que está registrado como el último en el que la Ciudad sobrevivió como tal, porque en ese mismo año, un poderoso incendio generalizado (deliberado) terminó en definitiva con ella.

 Los dos anteriores párrafos nos llevan aquí a tres preguntas: ¿qué sucedió justo en esos años en las grandes Ciudades mayas del interior y también en Xochicalco para sus misteriosos finales?; ¿acaso tendría alguna influencia en estos dos relevantes hechos históricos la aparición, en el 1054, de la gran estrella supernova?; ¿cuánto no sabemos ni tendremos siquiera cercano conocimiento, de hechos y aspectos importantísimos en el devenir histórico las Civilizaciones que en estas tierras nos antecedieron? Quizás nunca lo sabremos con exactitud.

Comentarios
object(WP_Query)#17653 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(69920) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "24-09-2021" ["before"]=> string(10) "22-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(69920) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "24-09-2021" ["before"]=> string(10) "22-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17652 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17659 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17656 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "24-09-2021" ["before"]=> string(10) "22-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-09-24 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-10-22 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (69920) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17649 (24) { ["ID"]=> int(71156) ["post_author"]=> string(3) "182" ["post_date"]=> string(19) "2021-10-05 08:53:31" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-10-05 13:53:31" ["post_content"]=> string(3576) "Tantoyuca, Ver.- La realidad no ha sido la misma para todos. Víctor Fernández Tejeda es uno de los maestros artesanos más talentosos de Veracruz. Su trabajo bien logrado con el ixtle es reconocido y a pesar de esto, el arribo de la pandemia lo hizo volver al campo para trabajar y continuar la vida.  Instalado en La Mora, Xilozuchitl, don Víctor Fernández, radica a una hora aproximadamente de la cabecera municipal, entre árboles de guásima  o guazuma, palos de mora, hojas de yaxal, palo volador, plantas de mohuite, de los que obtiene los colores naturales: café, amarillo, verde, naranja, morado, entre otros. Hace 41 años sus manos comenzaron a dar forma a decenas de morrales tradicionales de uso cotidiano en la población huasteca (norte de Veracruz) y que en la actualidad entre las generaciones jóvenes tienen aceptación utilizándolos en colores más vivos.  Entre los grandes secretos que nos comparte el maestro, revela que la naturaleza es sabia y marca los tiempos para trabajar con las plantas, ya que no siempre es posible, lo adecuado es prepararse con el material en las fases de luna llena y creciente que son buenas para maniobrar con el yaxal, debido a que durante la luna nueva los árboles no dan color, está comprobado, asegura nuestro entrevistado. El maestro Fernández trabaja en una habitación de su casa destinada a elaborar diversas piezas de artesanías actualizándose con diseños innovadores desde hace 21 años entre los que podemos mencionar: mochilas, monederos, carteras, carpetas y piezas especiales que le pidan.  Acompañado de Marciana Ramírez Obispo, su esposa, juntos trabajan cada uno en piezas distintas, ella da forma al zapupe que convierte en aretes con formas de pirámides, rombos, óvalos, pintados con los colores que da la naturaleza. Su experiencia y acabados prolijos le han merecido al artesano Víctor Fernández ser invitado para compartir sus conocimientos en otros estados para dar color a las fibras naturales que trabajan otros artesanos. Hace más de un año que la situación no ha sido fácil para el maestro Fernández, quien en diciembre del año pasado perdió su cosecha de maíz, debido a la falta de lluvias. Ha trabajado en el campo para solventar las necesidades básicas de su familia.  De vez en cuando lo contactan para solicitar algunas piezas que realiza con esmero y tienen su sello personal por su trabajo bien logrado. El encierro trajo consecuencias porque antes lo invitaban a formar parte de exposiciones y viajaba, es cuando la economía se movía y su trabajo entonces era más visto. Cuenta con innumerables reconocimientos por su excelente trabajo. Saben que esto es una pausa en el camino, seguros de que llegarán nuevas oportunidades de proyección y venta de sus piezas." ["post_title"]=> string(50) "LOS ROSTROS DEL ARTE POPULAR Los colores del ixtle" ["post_excerpt"]=> string(184) "La autora nos comparte la dura realidad de Víctor Fernández, uno de los artesanos mexicanos más destacados,  cuya actividad artesanal se vio seriamente afectada ante la pandemia. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(50) "los-rostros-del-arte-popular-los-colores-del-ixtle" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-10-05 11:36:28" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-10-05 16:36:28" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=71156" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17610 (24) { ["ID"]=> int(71359) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2021-10-08 10:04:02" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-10-08 15:04:02" ["post_content"]=> string(5011) "Querida Tora: Volvimos a tener borlote (busca en el Diccionario Folklórico, por favor) en la vecindad. Y es que los del 34 empezaron a quejarse de que en el 33 se escuchaban ruidos “siniestros” por las noches. Nadie les creyó, por supuesto. Pero una noche, uno de los ninis de la azotea bajó corriendo, con los pelos parados, diciendo que había seres extraños en la vecindad. Claro que el muchacho estaba mariguano; pero su terror era real, y recorrió el patio entero, tocando en todas las puertas, hasta que se cayó en el hoyo y ya no pudo gritar más. (No te espantes: no se murió; nomás perdió el poco conocimiento que suele tener). Casi todos los vecinos salieron de sus viviendas; hasta el portero, que esa noche tenía de visita a la Flor (Ella también salió, pero en paños menores; y no sabes el trabajo que costó volverla a meter. Pero el portero nos hizo jurar a todos que no hablaríamos de eso). La enfermera vino a reanimar al nini, y vieras el trabajo que le costó, porque no estaba sólo mariguano sino que había bebido quién sabe qué porquería que le trajo un “compañero”. Y cuando pudo hablar, el chavo dijo que por la azotehuela del 33 había visto a un ser que caminaba muy rígido y que emitía unos extraños rugidos. Ahí sí se alebrestaron todos, y fueron corriendo a tocar a la puerta del 33. Tardaron mucho en abrir, pero por fin salió el muchacho, todo soñoliento y con cara de pocos amigos, y dijo que dejaran de molestarlo o que se atuvieran a las consecuencias. El portero se ofendió, porque él era la autoridad máxima de la vecindad (según dijo), y a él no se le faltaba al respeto. Total, que se hicieron de palabras, y ya estaban pasando a las manos. Pero yo, que no me iba a quedar con  la curiosidad, me deslicé entre las piernas de los combatientes y me metí a la vivienda. Me dieron un pisotón en la cola; pero yo le clavé las uñas a la ofensora (la gorda del 42, kilos y kilos de grasa encima de una de mis vértebras), y la hice aullar. Eso los excitó más, porque todos creyeron que había el portero le había pegado, y ya se iban todos contra él. Pero yo, que ya me había metido hasta la cocina, salí como exhalación  para evitar una bronca mayor y decirles que lo que pasaba… Pero no podía decirles nada, o me hubiera descubierto. Lo que hice fue empujar a la abuelita del 39, que es muy chiquita y muy débil, a la cocina; allí, ella empezó a gritar, y entonces todos los vecinos se metieron (todos no, porque no cabían, pero es una manera de hablar). ¿Sabes lo que encontramos en la cocina? A los otros chavos de la vivienda y dos amigos suyos vestidos de “zombies”, quitándose el maquillaje que se habían puesto y tratando de ocultar los trapos que llevaban. Los vecinos, enojados, estuvieron  a punto de tirarlos por la ventana (estábamos en la planta baja, pero tirarlos por, la ventana era como un símbolo), y entre gritos y aullidos les exigieron  que se explicaran. Fue el muchacho mayor el que dijo que sus papás se habían ido a visitar a sus abuelitos a no sé dónde y ellos quisieron aprovechar para hacer un video; que sólo se disfrazaron e iban a cantar y bailar un poco, para subirlo después a las redes sociales. Pero el entusiasmo les jugó una mala pasada, y uno de ellos había empezado a treparse por las cañerías para llegar a la azotea  y darle más realismo a las escenas. Todos los regañaron, y les dijeron que les hubieran avisado y que a lo mejor hasta les hubieran ayudado. Pero el chavo contestó que tenían miedo, porque el portero siempre quiere cobrar a los vecinos por cualquier cosita que hagan. El portero se enojó, y les dijo que él no era un tirano, que se limitaba a aplicar el reglamento de la vecindad. Y cuando le contestaron que el reglamento lo hacía y lo deshacía el propio portero a su gusto, el hombre les lanzó una maldición y se fue muy digno y ofendido.  Total, que los muchachos acabaron de hacer su video ayudados por los vecinos (esa noche casi nadie durmió esa noche en la vecindad), con excepción del portero, quien le dijo a la Flor (y me consta, porque yo lo oí) que iba a tener que reformar el reglamento para evitar que los vecinos agredieran verbalmente a su máxima autoridad. ¿Qué te parece? Los chavos ya no saben qué hacer para desfogar sus  “instintos creadores” (según dijo el chavo del 33, ya en confianza), y no les importa si con  ello molestan a los demás. ¿Hasta dónde van a llegar con sus videos “artísticos”?  Te quiere Cocatú  " ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 244" ["post_excerpt"]=> string(190) "Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, quien lo espera en su planeta natal, sus impresiones sobre lo que ahí ve" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-244" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-10-08 10:04:02" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-10-08 15:04:02" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=71359" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17649 (24) { ["ID"]=> int(71156) ["post_author"]=> string(3) "182" ["post_date"]=> string(19) "2021-10-05 08:53:31" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-10-05 13:53:31" ["post_content"]=> string(3576) "Tantoyuca, Ver.- La realidad no ha sido la misma para todos. Víctor Fernández Tejeda es uno de los maestros artesanos más talentosos de Veracruz. Su trabajo bien logrado con el ixtle es reconocido y a pesar de esto, el arribo de la pandemia lo hizo volver al campo para trabajar y continuar la vida.  Instalado en La Mora, Xilozuchitl, don Víctor Fernández, radica a una hora aproximadamente de la cabecera municipal, entre árboles de guásima  o guazuma, palos de mora, hojas de yaxal, palo volador, plantas de mohuite, de los que obtiene los colores naturales: café, amarillo, verde, naranja, morado, entre otros. Hace 41 años sus manos comenzaron a dar forma a decenas de morrales tradicionales de uso cotidiano en la población huasteca (norte de Veracruz) y que en la actualidad entre las generaciones jóvenes tienen aceptación utilizándolos en colores más vivos.  Entre los grandes secretos que nos comparte el maestro, revela que la naturaleza es sabia y marca los tiempos para trabajar con las plantas, ya que no siempre es posible, lo adecuado es prepararse con el material en las fases de luna llena y creciente que son buenas para maniobrar con el yaxal, debido a que durante la luna nueva los árboles no dan color, está comprobado, asegura nuestro entrevistado. El maestro Fernández trabaja en una habitación de su casa destinada a elaborar diversas piezas de artesanías actualizándose con diseños innovadores desde hace 21 años entre los que podemos mencionar: mochilas, monederos, carteras, carpetas y piezas especiales que le pidan.  Acompañado de Marciana Ramírez Obispo, su esposa, juntos trabajan cada uno en piezas distintas, ella da forma al zapupe que convierte en aretes con formas de pirámides, rombos, óvalos, pintados con los colores que da la naturaleza. Su experiencia y acabados prolijos le han merecido al artesano Víctor Fernández ser invitado para compartir sus conocimientos en otros estados para dar color a las fibras naturales que trabajan otros artesanos. Hace más de un año que la situación no ha sido fácil para el maestro Fernández, quien en diciembre del año pasado perdió su cosecha de maíz, debido a la falta de lluvias. Ha trabajado en el campo para solventar las necesidades básicas de su familia.  De vez en cuando lo contactan para solicitar algunas piezas que realiza con esmero y tienen su sello personal por su trabajo bien logrado. El encierro trajo consecuencias porque antes lo invitaban a formar parte de exposiciones y viajaba, es cuando la economía se movía y su trabajo entonces era más visto. Cuenta con innumerables reconocimientos por su excelente trabajo. Saben que esto es una pausa en el camino, seguros de que llegarán nuevas oportunidades de proyección y venta de sus piezas." ["post_title"]=> string(50) "LOS ROSTROS DEL ARTE POPULAR Los colores del ixtle" ["post_excerpt"]=> string(184) "La autora nos comparte la dura realidad de Víctor Fernández, uno de los artesanos mexicanos más destacados,  cuya actividad artesanal se vio seriamente afectada ante la pandemia. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(50) "los-rostros-del-arte-popular-los-colores-del-ixtle" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-10-05 11:36:28" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-10-05 16:36:28" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=71156" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(17) ["max_num_pages"]=> float(9) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "5e872e683d8635ad8a351b97b7ae7708" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

LOS ROSTROS DEL ARTE POPULAR Los colores del ixtle

La autora nos comparte la dura realidad de Víctor Fernández, uno de los artesanos mexicanos más destacados,  cuya actividad artesanal se vio...

octubre 5, 2021
CARTAS A TORA 244

CARTAS A TORA 244

Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora,...

octubre 8, 2021




Más de categoría

La Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística, AC entrega reconocimientos Fray Servando Teresa de Mier a historiadores al Mérito de la Producción Editorial

El presidente de la SNHGE, MPC. Óscar Tamez Rodríguez, Junta Directiva 2021-2022, entregó el Reconocimiento “Fray Servando Teresa de...

octubre 21, 2021
Entrevista con Actor y Director de la obra de teatro Almacenados

Entrevista con Actor y Director de la obra de teatro Almacenados

Almacenados es una obra teatral que toca temas centrales de las relaciones humanas. Claudia Blix nos presenta una entrevista...

octubre 15, 2021

¡Escriba, por favor!

La escritura es una de las actividades más creativas, liberadoras y terapéuticas que podemos hacer. A continuación se especifican...

octubre 14, 2021

El Nobel para Gurnah, la cumbre del mestizaje

La Academia Sueca premió a Abdulrazak Gurnah con el Nobel de Literatura. Con ello no solo se otorga un...

octubre 13, 2021