LOS ROSTROS DEL ARTE POPULAR Los colores del ixtle

La autora nos comparte la dura realidad de Víctor Fernández, uno de los artesanos mexicanos más destacados,  cuya actividad artesanal se vio seriamente afectada ante la pandemia. 

5 de octubre, 2021

Tantoyuca, Ver.- La realidad no ha sido la misma para todos. Víctor Fernández Tejeda es uno de los maestros artesanos más talentosos de Veracruz. Su trabajo bien logrado con el ixtle es reconocido y a pesar de esto, el arribo de la pandemia lo hizo volver al campo para trabajar y continuar la vida. 

Instalado en La Mora, Xilozuchitl, don Víctor Fernández, radica a una hora aproximadamente de la cabecera municipal, entre árboles de guásima  o guazuma, palos de mora, hojas de yaxal, palo volador, plantas de mohuite, de los que obtiene los colores naturales: café, amarillo, verde, naranja, morado, entre otros.

Hace 41 años sus manos comenzaron a dar forma a decenas de morrales tradicionales de uso cotidiano en la población huasteca (norte de Veracruz) y que en la actualidad entre las generaciones jóvenes tienen aceptación utilizándolos en colores más vivos. 

Entre los grandes secretos que nos comparte el maestro, revela que la naturaleza es sabia y marca los tiempos para trabajar con las plantas, ya que no siempre es posible, lo adecuado es prepararse con el material en las fases de luna llena y creciente que son buenas para maniobrar con el yaxal, debido a que durante la luna nueva los árboles no dan color, está comprobado, asegura nuestro entrevistado.

El maestro Fernández trabaja en una habitación de su casa destinada a elaborar diversas piezas de artesanías actualizándose con diseños innovadores desde hace 21 años entre los que podemos mencionar: mochilas, monederos, carteras, carpetas y piezas especiales que le pidan. 

Acompañado de Marciana Ramírez Obispo, su esposa, juntos trabajan cada uno en piezas distintas, ella da forma al zapupe que convierte en aretes con formas de pirámides, rombos, óvalos, pintados con los colores que da la naturaleza.

Su experiencia y acabados prolijos le han merecido al artesano Víctor Fernández ser invitado para compartir sus conocimientos en otros estados para dar color a las fibras naturales que trabajan otros artesanos.

Hace más de un año que la situación no ha sido fácil para el maestro Fernández, quien en diciembre del año pasado perdió su cosecha de maíz, debido a la falta de lluvias.

Ha trabajado en el campo para solventar las necesidades básicas de su familia.  De vez en cuando lo contactan para solicitar algunas piezas que realiza con esmero y tienen su sello personal por su trabajo bien logrado. El encierro trajo consecuencias porque antes lo invitaban a formar parte de exposiciones y viajaba, es cuando la economía se movía y su trabajo entonces era más visto. Cuenta con innumerables reconocimientos por su excelente trabajo.

Saben que esto es una pausa en el camino, seguros de que llegarán nuevas oportunidades de proyección y venta de sus piezas.

Comentarios


object(WP_Query)#16264 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71156) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "09-09-2022" ["before"]=> string(10) "07-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71156) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "09-09-2022" ["before"]=> string(10) "07-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16268 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16266 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16267 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "09-09-2022" ["before"]=> string(10) "07-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-09-09 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-10-07 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (71156) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16265 (24) { ["ID"]=> int(83662) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-23 11:01:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-23 16:01:00" ["post_content"]=> string(4906) "Querida Tora: Estoy muy triste. Y me siento mal. Han pasado algunas cosas difíciles en la vecindad, y en la última tuve participación. Ya no sé si fue por mi voluntad o no; pero lo hice, y aunque todos los días me arrepiento, a veces pienso que hice bien. Te lo voy a contar, y juzga tú, con esa inteligencia tan desarrollada que tienes. Vino una señora a vivir al 63, allá en el fondo, en las viviendas más pequeñas y más incómodas. Era una señora grande (no sé de cuántos años, pero eran muchos). Y trajo a una hija (yo creo que era nieta, por la enorme diferencia de edades que había entre ellas). Pero la muchacha estaba mal, bastante mal: no sostenía la cabeza erguida, no hablaba, las manos no la obedecían, había que ayudarla a comer, y lo único que hacía era sonreír (A veces). Me cayó bien la señora, por la devoción con que la cuidaba y el amor que le tenía, así que de vez en cuando le lamía las manos. En la vecindad también causó buena impresión, y las vecinas la ayudaban cuanto podían. Pero la señora se veía cada día más cansada y con menos fuerzas para atenderla. Además, cada día comían menos, y más mal. La cosa se fue deteriorando, aunque la señora hacía lo posible para que nadie se diera cuenta. Pero era evidente que ya no podía con  el paquete. (Es una  forma de expresión. No es que esté yo llamando “paquete” a la muchacha, no soy tan majadero). Yo empecé a llevarle algo de la comida que me echaban, aunque fueran pellejos. Yo creo que ella se dio cuenta, porque a veces me miraba como con agradecimiento, y se formó una especie de vínculo entre los dos. El caso es que yo pasaba todas las noches a desearles buenas noches (A la manera de los gatos, claro) y ella me acariciaba el lomo y, a veces, hasta me besaba, El caso es que la semana pasada entré como a las diez de la noche y encontré a la muchacha muy inquieta, llena de angustia. Y vi a la señora tirada en el suelo, respirando a duras penas, y casi sin poder moverse; tenia en la mano un frasco de medicinas, y se veía que se la quería dar a la hija (O nieta, o lo que fuera). Yo me acerqué a ayudarle, pero alcancé a leer la etiqueta del frasco, y vi que se trataba de un poderoso veneno. Al instante reaccioné, empujando el frasco fuera del alcance de la señora. Pero ella emitió un quejido tan intenso, tan sobrecogedor, que me quedé paralizado; y vi que con los ojos me decía que se lo diera a la chava. Yo negué con la cabeza (fue algo totalmente inconsciente, te lo juro). Y entonces ella, con voz que apenas se podía oír, dijo: “Me estoy muriendo… No tengo a nadie que se haga cargo de Violeta (así se llamaba la enfermita)… Me la quiero llevar… Su vida ha sido un infierno, y siempre estará mejor en el otro lado…”. Le faltaron las fuerzas, y no pudo decir nada más. Pero con los ojos me suplicaba que la ayudara. Fue muy difícil, pero había una súplica tan profunda, tan fuerte en aquellos ojos, que tuve que obedecer. Y como pude… La verdad, tomé por un momento mi forma original y le di dos pastillas a Violeta con un vaso de agua. ¿Y qué crees? La chava me sonrió como si comprendiera lo que estaba pasando, y hasta me pasó la mano por el lomo (el único gesto consciente que le vi hacer en todo el tiempo que la traté). Y allí me quedé, pensando que, a lo mejor, mi presencia allí les ayudaba a vivir el trance por el que estaban pasando. Y, efectivamente, poco a poco se fueron  quedando quietas, tranquilas, como si ya hubieran obtenido lo que deseaban. Entonces, fui a llamar a uno de los guaruras… No sabía cómo hacerme entender, Pero afortunadamente, la señora había dejado abierta la puerta de la vivienda (Yo creo que lo hizo a propósito, para que las descubrieran lo antes posible). Le mordí el pantalón y quise arrastrarlo al departamento, pero no me hacía caso. Entonces me enfurecí y le mordí la pierna; y como sé que en el fondo me tiene un poco de miedo, lo fui conduciendo a la vivienda (Me llevé un par de puntapiés, pero no me importó), y así fue como la vecindad se enteró de lo que había pasado (Pero no de cómo había pasado). Entre todos los vecinos (y exceptuando al portero, porque los guaruras sí cooperaron) pagaron el entierro. Y hasta guardaron unos días de luto por ellas. Yo me abstuve una semana de maullarle a la luna. No podía hacer otra cosa. Cuando vuelva, ya me dirás lo que piensas del asunto. Te quiere. Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "Cartas a Tora 283" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-283" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-23 11:01:00" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-23 16:01:00" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83662" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16241 (24) { ["ID"]=> int(84221) ["post_author"]=> string(3) "194" ["post_date"]=> string(19) "2022-10-06 09:26:29" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-10-06 14:26:29" ["post_content"]=> string(5434) "Todo un fanático de Nueva York, donde se ubica gran parte de su filmografía, Allan Stewart Konigsberg aka Woody Allen, es un famoso director de cine, una de las figuras más influyentes y respetadas del séptimo arte mundial, discípulo de Bergman y Fellini, que desde hace más de 50 años ha sabido retratar en la pantalla grande, con una punzante e inteligente sátira, las relaciones humanas, la muerte, el sexo y el judaísmo.  Nacido en Brooklyn un primero de diciembre, Allen además es un consagrado músico de jazz. Estudió en el City College de su ciudad natal, fecha donde se cambia el nombre y comienza a trabajar en la televisión como guionista cómico, empleo que le otorga fama y dinero, para después grabar varios discos de humor y presentarse permanentemente en el Greenwich Village. Su primer guion, What’s new Pussycat?, fue filmado a mediados de la década de los sesenta, donde también tuvo un papel pequeño como actor. Un año después de eso, debuta en la dirección con What´s up Tiger Lily?, película de la cual no está nada orgulloso. A ese fiasco cinematográfico le siguieron Take the money and runBananas y Everything you always wanted to know about sex! En 1972, Allen se enamora de la legendaria actriz americana Diane Keaton, con la cual sostiene un tórrido y famoso romance. La pareja protagoniza la grandiosa Annie Hall, cinta consagratoria del genio Woody, que le otorga un Oscar a mejor guion y otro a mejor director. Junto a Keaton, en aquella época dorada, realiza dos clásicos más: Interiors (1978) y Manhattan (1979). Para Woody Allen los ochentas estuvieron colmados de halagos y laureles. Al lado de su nuevo amor, la actriz Mia Farrow, reconocida mundialmente por Rosemary’s Baby de Polanski, le regaló al público cinéfilo obras mayores, joyas inolvidables, como Zelig, Broadway Danny Rose, The purple rose of Cairo, Hannah and her sisters y Radio Days.  Lamentablemente todo ese éxito se ve manchado cuando se involucra sentimentalmente con la hija adoptiva de Farrow, Soon-Yi Previn, quien tenía 21 años de edad. Esa relación lo convierte en blanco de críticas y ataques. Allen y la joven asiática se casan en 1996, año en el que el director filma Deconstructing Harry, su mayor logro noventero.  A principios del nuevo milenio, Woody Allen decidió rodar en Europa; primero en Londres , volviendo al éxito en 2005 con Match Point, una película basada en Crimen y castigo de Dostoievski, protagonizada por su nueva musa Scarlett Johansson; rubia y bella actriz que también estelarizada Vicky Cristina Barcelona, comedia filmada en España, que le diera un Oscar a Penélope Cruz; y termina en Italia y en Francia, con To Rome with Love y con la entrañable Midnight in Paris de 2011, una fantasía surrealista, una exquisita cinta que incluye personajes de la talla de Fitzgerald, Hemingway, Dalí y Buñuel.  En estas fechas, Woody Allen cumplirá 87 años, durante los cuales ha realizado más de 50  largometrajes; filmando casi una película por año desde 1992, una racha sin precedentes en el cine mundial. " ["post_title"]=> string(11) "Woody Allen" ["post_excerpt"]=> string(95) "Santiago Osio nos ofrece un retrato de Woody Allen a través de su filmografía más destacada." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(11) "woody-allen" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-10-06 09:26:29" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-10-06 14:26:29" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=84221" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16265 (24) { ["ID"]=> int(83662) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-23 11:01:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-23 16:01:00" ["post_content"]=> string(4906) "Querida Tora: Estoy muy triste. Y me siento mal. Han pasado algunas cosas difíciles en la vecindad, y en la última tuve participación. Ya no sé si fue por mi voluntad o no; pero lo hice, y aunque todos los días me arrepiento, a veces pienso que hice bien. Te lo voy a contar, y juzga tú, con esa inteligencia tan desarrollada que tienes. Vino una señora a vivir al 63, allá en el fondo, en las viviendas más pequeñas y más incómodas. Era una señora grande (no sé de cuántos años, pero eran muchos). Y trajo a una hija (yo creo que era nieta, por la enorme diferencia de edades que había entre ellas). Pero la muchacha estaba mal, bastante mal: no sostenía la cabeza erguida, no hablaba, las manos no la obedecían, había que ayudarla a comer, y lo único que hacía era sonreír (A veces). Me cayó bien la señora, por la devoción con que la cuidaba y el amor que le tenía, así que de vez en cuando le lamía las manos. En la vecindad también causó buena impresión, y las vecinas la ayudaban cuanto podían. Pero la señora se veía cada día más cansada y con menos fuerzas para atenderla. Además, cada día comían menos, y más mal. La cosa se fue deteriorando, aunque la señora hacía lo posible para que nadie se diera cuenta. Pero era evidente que ya no podía con  el paquete. (Es una  forma de expresión. No es que esté yo llamando “paquete” a la muchacha, no soy tan majadero). Yo empecé a llevarle algo de la comida que me echaban, aunque fueran pellejos. Yo creo que ella se dio cuenta, porque a veces me miraba como con agradecimiento, y se formó una especie de vínculo entre los dos. El caso es que yo pasaba todas las noches a desearles buenas noches (A la manera de los gatos, claro) y ella me acariciaba el lomo y, a veces, hasta me besaba, El caso es que la semana pasada entré como a las diez de la noche y encontré a la muchacha muy inquieta, llena de angustia. Y vi a la señora tirada en el suelo, respirando a duras penas, y casi sin poder moverse; tenia en la mano un frasco de medicinas, y se veía que se la quería dar a la hija (O nieta, o lo que fuera). Yo me acerqué a ayudarle, pero alcancé a leer la etiqueta del frasco, y vi que se trataba de un poderoso veneno. Al instante reaccioné, empujando el frasco fuera del alcance de la señora. Pero ella emitió un quejido tan intenso, tan sobrecogedor, que me quedé paralizado; y vi que con los ojos me decía que se lo diera a la chava. Yo negué con la cabeza (fue algo totalmente inconsciente, te lo juro). Y entonces ella, con voz que apenas se podía oír, dijo: “Me estoy muriendo… No tengo a nadie que se haga cargo de Violeta (así se llamaba la enfermita)… Me la quiero llevar… Su vida ha sido un infierno, y siempre estará mejor en el otro lado…”. Le faltaron las fuerzas, y no pudo decir nada más. Pero con los ojos me suplicaba que la ayudara. Fue muy difícil, pero había una súplica tan profunda, tan fuerte en aquellos ojos, que tuve que obedecer. Y como pude… La verdad, tomé por un momento mi forma original y le di dos pastillas a Violeta con un vaso de agua. ¿Y qué crees? La chava me sonrió como si comprendiera lo que estaba pasando, y hasta me pasó la mano por el lomo (el único gesto consciente que le vi hacer en todo el tiempo que la traté). Y allí me quedé, pensando que, a lo mejor, mi presencia allí les ayudaba a vivir el trance por el que estaban pasando. Y, efectivamente, poco a poco se fueron  quedando quietas, tranquilas, como si ya hubieran obtenido lo que deseaban. Entonces, fui a llamar a uno de los guaruras… No sabía cómo hacerme entender, Pero afortunadamente, la señora había dejado abierta la puerta de la vivienda (Yo creo que lo hizo a propósito, para que las descubrieran lo antes posible). Le mordí el pantalón y quise arrastrarlo al departamento, pero no me hacía caso. Entonces me enfurecí y le mordí la pierna; y como sé que en el fondo me tiene un poco de miedo, lo fui conduciendo a la vivienda (Me llevé un par de puntapiés, pero no me importó), y así fue como la vecindad se enteró de lo que había pasado (Pero no de cómo había pasado). Entre todos los vecinos (y exceptuando al portero, porque los guaruras sí cooperaron) pagaron el entierro. Y hasta guardaron unos días de luto por ellas. Yo me abstuve una semana de maullarle a la luna. No podía hacer otra cosa. Cuando vuelva, ya me dirás lo que piensas del asunto. Te quiere. Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "Cartas a Tora 283" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-283" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-23 11:01:00" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-23 16:01:00" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83662" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(17) ["max_num_pages"]=> float(9) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "b596baa9df4d2974bc9bfb0c709d22d9" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Cartas a Tora 283

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas...

septiembre 23, 2022
Woody Allen

Woody Allen

Santiago Osio nos ofrece un retrato de Woody Allen a través de su filmografía más destacada.

octubre 6, 2022




Más de categoría

Visiones del cielo y del infierno

Visiones del cielo “Vale, o valde decora” (“Salve, agraciada doncella”) La Guerra de los Cien Años está cerca de...

octubre 6, 2022
Woody Allen

Woody Allen

Santiago Osio nos ofrece un retrato de Woody Allen a través de su filmografía más destacada.

octubre 6, 2022

Sueños de largo alcance

El paciente que sale en la camilla dentro de una funda de lona negra completamente cerrada y al cual...

octubre 5, 2022
San Francisco de Asís

Camino a la paz

La poesía representa un camino para entendernos a nosotros mismos y al mundo. En estos tiempos...

octubre 4, 2022