Inicia Segunda Temporada Orquestal Sonora con programa dedicado a Venus Rey Jr.

El Teatro del Colegio de Bachilleres de Hermosillo (Sonora) será sede del  estreno mundial de la Suite Sonora del  destacado y joven compositor mexicano Venus Rey Jr. La interpretación estará a cargo de la Orquesta Filarmónica de...

26 de agosto, 2021 Segunda Temporada Orquestal Sonora
Publicidad
Publicidad

El Teatro del Colegio de Bachilleres de Hermosillo (Sonora) será sede del  estreno mundial de la Suite Sonora del  destacado y joven compositor mexicano Venus Rey Jr. La interpretación estará a cargo de la Orquesta Filarmónica de Sonora bajo la dirección de Héctor Acosta, quien comisionó esta nueva obra al compositor, con el apoyo del Instituto Sonorense de Cultura. Este concierto inaugurará la Segunda Temporada Orquestal Sonora.

Para componer esta obra orquestal, Venus Rey Jr. se inspiró en la grandeza y misterio del desierto de Sonora. Cada uno de sus cuatro movimientos  evoca una estampa de este majestuoso lugar: el amanecer, el paisaje desértico, la Danza del Venado característica de esta región, y el crepúsculo.

Aparte de esta obra, se interpretará y grabarán dos piezas más de Venus Rey Jr: A portrait of Frida Kahlo (Un retrato de Frida Kahlo) para orquesta sinfónica con marimba, y Bachiana Mexicana No. 1 para cuerdas, flauta, fagot, corno y soprano solista (con la voz de la soprano sonorense Flor Herrera).

El concierto se llevará a cabo hoy jueves 26 de agosto de 2021 a puerta cerrada, pero se transmitirá en vivo (6:00 PM en la CDMX; 8:00 PM en Sonora) por Facebook (https://es-la.facebook.com/OrqFilarmSonora) y estará disponible en las plataformas digitales del Instituto Sonorense de Cultura a partir de esa fecha.

Programa:

 

Suite Sonora


Publicidad
Publicidad


1. Amanecer (Sunrise)

2. Desierto (Desert)

3. Danza del Venado (Deer Dance)

4.Crepúsculo (Sunset)

(20 minutos aprox.)

 

Bachiana Mexicana No. 1

  1. q = 120 bpm
  2. Vocalise. Adagio
  3. Allegro
  4. Vocalise. Allegretto
  5. Finale. Vocalise. q = 120 bpm

(26 minutos aprox.)

 

A portrait of Frida Kahlo

(14 minutos aprox.)

 

Venus Rey Jr.

Compositor de música sinfónica, escritor, ensayista y académico. Licenciado en Derecho por la Universidad Iberoamericana y Maestro en Filosofía por la Universidad Anáhuac. Su obra musical ha sido presentada en Estados Unidos, Rusia, Alemania, Reino Unido, Italia, Polonia, Ucrania, Austria, Argentina, Perú y México.

Ha grabado diez discos de sus composiciones y publicado dos libros de narrativa, tres volúmenes de poesía y diversos ensayos jurídicos y filosóficos en revistas especializadas de la Universidad Iberoamericana, el ITAM y la Universidad Anáhuac. Es colaborador de Grupo Fórmula. Escribe en el diario El Economista y en las plataformas digitales de los periodistas Eduardo Ruiz-Healy y Julio Hernández “Astillero”.

http://www.venusreyjr.com/home.html 

Comentarios
Publicidad
Publicidad
object(WP_Query)#18582 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(69777) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-08-2021" ["before"]=> string(10) "19-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(69777) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-08-2021" ["before"]=> string(10) "19-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18572 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18620 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18607 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "22-08-2021" ["before"]=> string(10) "19-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-08-22 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-09-19 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (69777) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18613 (24) { ["ID"]=> int(69914) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-01 08:35:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-01 13:35:00" ["post_content"]=> string(4892) "En un mundo plagado de imágenes me impacto contra un libro prodigioso: Frente al dolor de los demás de Susan Sontag. Me sumerjo de pronto en la manera en que las sociedades modernas hacemos frente al terror que se disipa y se afirma a través de fotografías constantes que nos golpean y, al mismo tiempo, nos hacen insensibles. Me encuentro con un razonamiento que, sin quererlo ni comerlo, me remite a dos realidades lejanas: nuestro propio tiempo mexicano y el del Gueto de Varsovia. Sontag afirma que frente al dolor de los demás, una imagen –una fotografía–, lo hace más real; el dolor se hace presente cuando la fotografía rehace su existencia frente a nosotros e incluso, con cierta calidad de imágenes, éstas se vuelven iconos de la pena y el sufrimiento –la foto del combatiente republicano cayendo frente a la cámara de Capa, por ejemplo–. En este tiempo atormentado en el que somos bombardeados por imágenes, en que la propia idea de la visión digitalizada ha devaluado lo que antes era motivo de conservación, estar presente ante el dolor ajeno es la única manera de hacerlo real. Pero es la imagen del niño con las manos en alto, en el Gueto de Varsovia, la que reclama mi memoria y me visita entre pensamientos. Obsesionado por esa imagen, Dan Porat investigó hasta donde pudo la identidad de los personajes de la fotografía, ubicó el lugar preciso, al nazi que apunta al chico, el rostro de quienes acompañaban al niño, pero pese a que algunos han tratado de reivindicar su personalidad, de él no pudo averiguar nada; eso lo convirtió en el símbolo del dolor y el miedo de todos los niños frente a la guerra. Presenciar así el sufrimiento es hacerlo real y permanente. Sin embargo, dice también Sontag, que la imagen repetida hasta el hastío deja de hacer real el sufrimiento para hacerlo ficticio. Pasamos, en un momento que no pude ser determinado con precisión, de la existencia a la fantasía, del dolor al montaje. Pensemos en la manera en que se vivió el espectáculo de las guerras del Golfo: teledirigidas y producidas en horarios estelares. La escritora norteamericana recuerda a una amiga en Sarajevo que vio por televisión cómo los ejércitos serbios se acercaban a la ciudad, pero que como estaban todavía a 300 km y había visto noticias al respecto todo el día, al saberlo simplemente cambió de canal como si estuviera en París o en Berlín; porque al final del día, el dolor se había vuelto espectáculo. Hace unos años, viendo la televisión con mi familia, apareció en pantalla la dantesca escena de unos cadáveres de ejecutados abandonados en una playa; mi hija entonces de nueve años me preguntó “¿Qué pasa?”. Queriendo proteger lo que consideraba la inocencia de una niña, le respondí que eran “unos señores dormidos”, a lo que la nena contesta: “Papá, ¡pero si están muertos!”. Hemos llegado al punto en que asesinamos a la moraleja; Borges decía, siguiendo a Kipling, que el autor puede elegir la anécdota, pero no la moraleja; ni el argentino ni el inglés tenían idea de que llegaríamos al punto en que la moraleja devendría superflua, ofensiva y hasta ridícula, que no nos quedaría sino el instante del dolor congelado en la imagen del aficionado para hacer real un sufrimiento que de otro modo, se perdería para siempre, como sucedió por siglos en que el mundo también fue habitable. ¿Cómo recuperar la sensibilidad?, ¿es que perdimos la inocencia frente a la imagen para siempre? El hecho es que ni la autocensura y menos la censura pública pueden refrenar el hambre y el mercado de la imagen; pero si intentamos a través de la educación, de la seriedad en los medios y del oficio de los gobernantes, tal vez podamos llegar al equilibrio, no en la afluencia de imágenes, sino en la visión crítica con que las abordamos, en la mirada inocente de nuestros hijos y sobre todo, en la cualidad más lesionada por esta lluvia de dolor ajeno, la capacidad de entender y asumir el dolor ajeno, si no como propio, sí como sujetos en posibilidad de sufrir violencia. Ya lo decía Maimónides: de todo encontraréis entre los hombres, menos compasión. @cesarbc70" ["post_title"]=> string(18) "El dolor de Sontag" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(18) "el-dolor-de-sontag" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-01 13:10:14" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-01 18:10:14" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=69914" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18520 (24) { ["ID"]=> int(70315) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-10 11:31:45" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-10 16:31:45" ["post_content"]=> string(4897) "Querida Tora1: La vecindad anda muy tranquila estos días, y el portero no ha inventado nada para agitarla (¿será que se está haciendo viejo?), así que me he dedicado a deambular por las azoteas propias y ajenas. Y por las noches me echo a contemplar la luna.  Aquí solo tienen una luna. A veces echo de menos las tres que tenemos en nuestro planeta. Pero vieras qué bella es la de aquí: a veces grande, a veces amarilla, a veces plateada… Tiene muchas facetas distintas, y me encanta mirarla en las noches que está llena, mostrándonos los accidentes de su superficie. Los humanos la relacionan mucho con el amor y con la locura. Puede que no anden muy descaminados, porque se ve cada cosa… También extraño mucho la comida. Debe ser porque los gatos no tienen estómagos ni gustos muy sofisticados. Ya ves que yo allá, en casa, siempre ando buscando comidas raras y restaurantes diferentes. Pues aquí me tengo que conformar con pellejos, algunos trocitos de carne que me robo en el King´s (los cocineros son muy desperdiciados, y tiran mucha comida en buen estado. Ha de ser porque no les cuesta) y algunas cosas que encuentro en los basureros. No te espantes, no me estoy convirtiendo en un  degenerado; pero es la única manera que tengo de probar diferentes comidas sin levantar sospechas. Algunas noches muy oscuras he llegado a meterme a alguna vivienda y me sirvo algo de lo que han cocinado las señoras, y pruebo hasta sus postres. De éstos sí tienen mucha variedad. Lo que pasa es que la mayoría son flojas, y no les gusta hacerlos; y se contentan con comprar en el supermercado algunos ya preparados. Que son buenos, pero no es lo mismo que las delicias que preparaban las abuelitas. La verdad es que ya quedan pocas señoras que se interesen por la repostería, porque la encuentran difícil y cara. Y me siento a la mesa; sacó unos platos, los más bonitos que tengan, y como con cubiertos. Esto se me dificulta un poco, por las características físicas de los humanos, pero me doy maña para comer como ellos. Luego lavo y recojo todo, para que no se den cuenta. Una vez que se me olvidó, cuando me metí al 3, que es una de las viviendas mejores que hay, los habitantes se encontraron con todo tirado y creyeron que sus muertitos habían venido por la noche a darse un festín, y no sabes cómo se emocionaron. Hasta lloraron. Luego sacaron las fotos de los padres, de la tía Eustasia y de una comadre muy querida; los pusieron  en el comedor, en una silla cada uno, y les dijeron a gritos que volvieran cuando quisieran, que todo lo que había en la casa era para ellos. Y se pasaban las noches despiertos (Hacían turnos, para dormir a ratos) porque querían verlos y platicar con ellos. Me dieron un poco de lástima, y pensé en presentarme alguna noche diciendo que era el abuelito o quien se me ocurriera; pero no me atreví, no fuera a meter la pata y luego resultara peor el remedio que la enfermedad. Por eso, no  lo he vuelto a hacer. Desventajas de ser tan diferente a ellos. Una cosa que sí me molesta son  las lluvias. Allá, en casa, llueve siempre en la noche; y para mojarte tienes que ser, por lo menos, trasnochador. Aquí llueve a todas horas, y resulta muy molesto. Eso se debe en parte a que a los gatos no les gusta el agua. Cuando vuelva a casa no sé cómo voy a hacer para volver a bañarme todos los días. Pero son cosas pequeñas. En general, lo paso bien aquí. Lo peor de todo es que no te tengo cerca, y temo que empieces a olvidarte de mí. Ni se te ocurra. Yo te tengo siempre presente, y te respeto como si me estuviera vigilando tu mamá. A propósito: ¿cómo está? Me la saludas, si es que no tuerce la boca cuando le hables de mí. Pero ya extraño hasta sus gestos cuando me abría la puerta; y sus impertinencias cuando me iba. No te lo había dicho, pero siempre me quedaba escuchando un rato a través de la puerta, y oía lo que decía de mi. Ah, y gracias por lo que le contestabas: acordarme de tus palabras me ha hecho más llevadero este exilio. Ya me estoy extendiendo demasiado. Te escribiré pronto. Te quiere Cocatú  Contexto: Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, quien lo espera en su planeta natal, sus impresiones sobre lo que ve en ese lugar. Su correspondencia tiene algo de crítica social y toques de humor." ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 240" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-240" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-10 11:31:45" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-10 16:31:45" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70315" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18613 (24) { ["ID"]=> int(69914) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-01 08:35:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-01 13:35:00" ["post_content"]=> string(4892) "En un mundo plagado de imágenes me impacto contra un libro prodigioso: Frente al dolor de los demás de Susan Sontag. Me sumerjo de pronto en la manera en que las sociedades modernas hacemos frente al terror que se disipa y se afirma a través de fotografías constantes que nos golpean y, al mismo tiempo, nos hacen insensibles. Me encuentro con un razonamiento que, sin quererlo ni comerlo, me remite a dos realidades lejanas: nuestro propio tiempo mexicano y el del Gueto de Varsovia. Sontag afirma que frente al dolor de los demás, una imagen –una fotografía–, lo hace más real; el dolor se hace presente cuando la fotografía rehace su existencia frente a nosotros e incluso, con cierta calidad de imágenes, éstas se vuelven iconos de la pena y el sufrimiento –la foto del combatiente republicano cayendo frente a la cámara de Capa, por ejemplo–. En este tiempo atormentado en el que somos bombardeados por imágenes, en que la propia idea de la visión digitalizada ha devaluado lo que antes era motivo de conservación, estar presente ante el dolor ajeno es la única manera de hacerlo real. Pero es la imagen del niño con las manos en alto, en el Gueto de Varsovia, la que reclama mi memoria y me visita entre pensamientos. Obsesionado por esa imagen, Dan Porat investigó hasta donde pudo la identidad de los personajes de la fotografía, ubicó el lugar preciso, al nazi que apunta al chico, el rostro de quienes acompañaban al niño, pero pese a que algunos han tratado de reivindicar su personalidad, de él no pudo averiguar nada; eso lo convirtió en el símbolo del dolor y el miedo de todos los niños frente a la guerra. Presenciar así el sufrimiento es hacerlo real y permanente. Sin embargo, dice también Sontag, que la imagen repetida hasta el hastío deja de hacer real el sufrimiento para hacerlo ficticio. Pasamos, en un momento que no pude ser determinado con precisión, de la existencia a la fantasía, del dolor al montaje. Pensemos en la manera en que se vivió el espectáculo de las guerras del Golfo: teledirigidas y producidas en horarios estelares. La escritora norteamericana recuerda a una amiga en Sarajevo que vio por televisión cómo los ejércitos serbios se acercaban a la ciudad, pero que como estaban todavía a 300 km y había visto noticias al respecto todo el día, al saberlo simplemente cambió de canal como si estuviera en París o en Berlín; porque al final del día, el dolor se había vuelto espectáculo. Hace unos años, viendo la televisión con mi familia, apareció en pantalla la dantesca escena de unos cadáveres de ejecutados abandonados en una playa; mi hija entonces de nueve años me preguntó “¿Qué pasa?”. Queriendo proteger lo que consideraba la inocencia de una niña, le respondí que eran “unos señores dormidos”, a lo que la nena contesta: “Papá, ¡pero si están muertos!”. Hemos llegado al punto en que asesinamos a la moraleja; Borges decía, siguiendo a Kipling, que el autor puede elegir la anécdota, pero no la moraleja; ni el argentino ni el inglés tenían idea de que llegaríamos al punto en que la moraleja devendría superflua, ofensiva y hasta ridícula, que no nos quedaría sino el instante del dolor congelado en la imagen del aficionado para hacer real un sufrimiento que de otro modo, se perdería para siempre, como sucedió por siglos en que el mundo también fue habitable. ¿Cómo recuperar la sensibilidad?, ¿es que perdimos la inocencia frente a la imagen para siempre? El hecho es que ni la autocensura y menos la censura pública pueden refrenar el hambre y el mercado de la imagen; pero si intentamos a través de la educación, de la seriedad en los medios y del oficio de los gobernantes, tal vez podamos llegar al equilibrio, no en la afluencia de imágenes, sino en la visión crítica con que las abordamos, en la mirada inocente de nuestros hijos y sobre todo, en la cualidad más lesionada por esta lluvia de dolor ajeno, la capacidad de entender y asumir el dolor ajeno, si no como propio, sí como sujetos en posibilidad de sufrir violencia. Ya lo decía Maimónides: de todo encontraréis entre los hombres, menos compasión. @cesarbc70" ["post_title"]=> string(18) "El dolor de Sontag" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(18) "el-dolor-de-sontag" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-01 13:10:14" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-01 18:10:14" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=69914" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(18) ["max_num_pages"]=> float(9) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "cafbfd9523cdf446f508d7ad6ac4730b" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

El dolor de Sontag

En un mundo plagado de imágenes me impacto contra un libro prodigioso: Frente al dolor de los demás de Susan Sontag. Me...

septiembre 1, 2021

CARTAS A TORA 240

Querida Tora1: La vecindad anda muy tranquila estos días, y el portero no ha inventado nada para agitarla (¿será que se está...

septiembre 10, 2021




Más de categoría
CARTAS A TORA 228

CARTAS A TORA 241

Querida Tora: El otro día amaneció la señora del 28 en un grito; ¡a su hijo le había salido...

septiembre 17, 2021

Josephine Baker, la francesa de Missouri

En París, cerca de la escuela de Derecho de la Sorbona y del Jardín de Luxemburgo, se levanta el...

septiembre 15, 2021

Francisco Múgica y la sucesión de 1940

El proceso de sucesión presidencial para el sexenio 1940 – 1946 tuvo un serio aspirante. Para muchos era el...

septiembre 15, 2021

A 50 años de Avándaro

Su nombre remite de inmediato a la música pop y a la televisión. Pero hace medio siglo, el productor...

septiembre 15, 2021