De cartón piedra

Era la gloria vestida de tul, con su mirada lejana y azul, que sonreía desde el escaparate, con la boquita menuda y granate… eso decía Serrat cuando alguien se enamoró de un maniquí; la vieja canción narraba...

11 de agosto, 2021
Publicidad
Publicidad

Era la gloria vestida de tul, con su mirada lejana y azul, que sonreía desde el escaparate, con la boquita menuda y granate… eso decía Serrat cuando alguien se enamoró de un maniquí; la vieja canción narraba la historia de un amor imposible que, pese a todo, en la imaginación del personaje, de alguna manera se realiza.

Este fin de semana acompañé a un familiar, mexicano nacido en los Estados Unidos, a recorrer el Centro Histórico, la Roma, la Condesa y Coyoacán; se trató de una viaje iniciático, tanto porque recorrimos lugares que él no conocía como porque se constituyó en una especie de creación de identidad. Su español es bueno, se esfuerza además en hablarlo con corrección aunque, desde luego, se nota que no es su lengua materna; nuestros mitos fundacionales son distintos y la manera en que abordamos nuestras mexicanidades es diferente, ambos tenemos un fondo común, muchísimas cosas nos unen pero hay otras en las que somos muy diversos. La mexicanidad, ese mito informe y camaleónico, a lo largo de los siglos se ha convertido en algo mucho más complicado de lo que imaginaron las generaciones que nos antecedieron y ya me pregunto si aquella búsqueda del alma nacional que se propusieron Vasconcelos y Alfonso Reyes antes de promediar el Siglo XX, la misma sobre la que trabajaron Samuel Ramos y Octavio Paz algunas décadas después, no es ya, más bien, la búsqueda de los espíritus de lo mexicano, como es que nuestras transmigraciones culturales nos han llevado a esa otra cultura hermana, casi gemela que es la mexicanidad del sur de los Estados Unidos, o la que vive y crea en España; la de nuestros afrodescendientes claro, pero también de los armenios, alemanes, japoneses, chinos y coreanos que hoy son mexicanos como cualquiera. Somos una cultura diversa dentro de la enorme variedad del universo de la Ñ, los que compartimos el español como lengua franca.

Tarareo esa canción de Serrat desde el domingo que mis ojos vieron el Templo Mayor de cartón piedra que se levanta minúsculo en el Zócalo, sobre todo porque, después de verlo desde las terrazas de la cafetería del histórico hotel Majestic, quisimos ver las huellas del Templo original y claro, no se podía entrar; desde luego que la decepción turística es lo de menos, a todos nos toca pasar por el aro de los inconvenientes cuando viajamos, aunque aquí hay que multiplicar que no se podían visitar los murales del Palacio Nacional ni los de San Ildefonso. Lo que sí parecía pasarse de castaño oscuro es cómo mientras se erige el Templo de cartón piedra, la sala de los caballeros águila no ha sido reparada desde que una granizada le puso el techo a nivel de piso, sí, desde abril. 

Me pareció simbólico pensar si no vivimos en una era donde se cambian las imágenes falsificadas y de dudoso gusto para ocultar nuestra incuria por lo original, si no vamos con las frases hechas y preconcebidas para no entrar al debate de los que vale la pena, en una palabra si no nos estamos tragando a puños respuestas fáciles e inmediatas para problemas complejos. Me seguirá el amable lector en el hecho de que con una pequeñísima parte del gasto de la pirámide cachirul se podría reparar de inmediato la infraestructura de la pirámide verdadera. No es una decisión de presupuestos o de competencias, es un mensaje, cómo es que nos queremos ver y cómo es que queremos que nos vean; no como somos, sino como soñamos que nos ven en un retrato, con personaje guapo, campirano, moreno, atlético y hasta azteca, de calendario de tienda de abarrotes.

Ya con media tristeza a cuestas, noto que los monumentos están sitiados, todos están ocultos detrás de murallas policíacas, como asustados de la próxima protesta contra los feminicidios que no cesan, que son la otra pandemia de la que tampoco queremos hablar sino que se maquilla y se oculta; don Cristóbal no regresa y nada se sabe del destino del ilustre desaparecido, los caracoles de la entrada del teatro Lindbergh en el Parque México, lucen descabezados; en fin, insisto, no es un asunto de presupuesto o de autoridades, lo es de discurso, de autoconcepto, de proyecto de Nación.

Si el gobierno tiene derecho a reencauzar la visión de la historia, de reinterpretarla y de enseñarla, eso es algo indiscutible, es parte del paquete de la legitimidad democrático electoral, pero hay formas y maneras, la única válida y aceptable es a través del debate donde el Estado tiene toda la oportunidad de valerse de los instrumentos que la ley le ofrece. No existe algo así como “500 años de resistencia”, no al menos si lo referimos a los aztecas y la Conquista, no a los pueblos oprimidos por ese imperio; desde luego que la hay y no solo de los pueblos indígenas sino de todos los que han sido vueltos marginales y olvidados, pero para replantear la historia se necesita una visión que todos puedan conocer, socializar y dialogar, oponerse y apoyar, hacerla el centro de una visión de pasado, presente y futuro. Eso no es de cartón piedra, no con esa frescura que da el alquiler como decía Serrat, no dando pastelazos y espectáculo con la promoción de la cultura.


Publicidad
Publicidad


Vamos tarde con esto del debate histórico, no da tiempo en tres años porque, dónde está la generación de escritores, pintores, historiadores y filósofos que la avalan y que darían voz al nuevo proyecto, porque no bastan las frases y los principios, sino el discurso, insisto por tercera vez, ese mensaje y esa visión que nos ayuden a identificarnos en nuestro tiempo y nuestra piel, para pensar un futuro conjunto, para crear nuevos espacios de identidad en este México que, ya se ve, es ahora tantos y tan distintos hogares y fuentes de mexicanidad.

@cesarbc70

Comentarios
Publicidad
Publicidad
object(WP_Query)#18583 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(69145) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "21-08-2021" ["before"]=> string(10) "18-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(69145) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "21-08-2021" ["before"]=> string(10) "18-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18565 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18562 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18572 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "21-08-2021" ["before"]=> string(10) "18-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-08-21 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-09-18 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (69145) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18566 (24) { ["ID"]=> int(70201) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-08 09:59:56" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-08 14:59:56" ["post_content"]=> string(6814) "Hace meses que lo habíamos previsto, no fui el único, muchos sabíamos que se cocinaba la simulación, así son las cosas. Nunca se llevaron el monumento a Colón para restaurarlo, pero había que hacer las cosas a la mala, fingiendo demencia y haciéndose el que no vio ni supo cómo, después de todo siempre se le puede achacar el gazapo a la voluntad popular, a los nuevos tiempos y a quien tenga el descuido o la cara dura de cargarlo. El problema no está en remover uno de los emblemas de la ciudad de México después de más de casi ciento cincuenta años de presencia; tampoco retirar una obra de arte que representaba el ideal ético y estético de la generación a la cual se rinde culto en la presente administración; el problema no está, desde luego, en la reinterpretación histórica, eso es algo que hacemos constantemente pero, ya se ve, preferimos el gran Teocali de cartulina que reparar el recinto de los caballeros águila, el de verdad. El problema está en la falta de diálogo, de programa, de visión de nosotros mismos. Eso podría ser tarea de la Secretaría de Cultura pero, claro, se nos olvida que no tenemos algo así funcionando. En su Visión de Anáhuac, Alfonso Reyes decía: “Cualquiera que sea la doctrina histórica que se profese (y no soy de los que sueñan en perpetuaciones absurdas de la tradición indígena, y ni siquiera fío demasiado en perpetuaciones de la española), nos une con la raza de ayer, sin hablar de sangres, la comunidad del esfuerzo por domeñar nuestra naturaleza brava y fragosa; esfuerzo que es la base bruta de la historia”. Porque, seamos sinceros, no somos un pueblo guerrero ni cosa que se le parezca, somos un pueblo de resistencia, de los que aguantan que les pase el camión encima para luego levantar la cabeza, sonreír y seguir andando. La historia se construye con los vencedores y con los vencidos, con los olvidados y los marginales tanto como con los protagonistas y la amputación del Paseo de la Reforma no atañe a la imagen de Cristóbal Colon y lo que representa - entre otras cosas el idioma en que escribo y en el que usted me hace el favor de leerme -, sino del legado que nos llevó desde la llegada desde Aztlán hasta la construcción del Estado mexicano de ciudadanos con Juárez y su generación ejemplar. Pero eso no es verdad revelada, es una interpretación que al menos merece ser discutida y eso es lo que deseríamos, que se abriera el foro para saber qué somos, cómo nos vemos y a qué aspiramos. Porque esto es imponer rostro que es también destino, es pasarse de listo con la leyenda negra y con el truco de la remodelación urbana. A fin de cuentas estamos en la tenebra característica de los peores años de nuestra política, qué se le va a hacer, no sabemos que se va a construir ahí, se dice - se dice.. oiga usted, por ahí andan diciendo, eso se oye -, que será un monumento a la mujer indígena o a una mujer indígena y dónde está la convocatoria a los artistas para que presenten sus proyectos sobre ese espacio privilegiado de la geografía urbana; se trata de una indígena de hace quinientos años o de las de ahora, de las que carecen de derechos porque son mujeres en un país donde el feminicidio no se persigue ni se castiga; porqué no doña Marina, lengua de Cortés, al final también indígena y madre del primer mestizo simbólico y también del primer rebelde, don Martín, pero también Malintzin, Malinche. Claro, estas son sólo algunas de muchas interpretaciones que al menos merecen ser discutidas. Pero se prevé que no lo será, que la escultura ya ha sido elegida y que a nadie le van a preguntar ni por el artista ni por el sentido del monumento. Las cosas hechas de esa manera no garantizan que el monumento no vaya a ser removido en cinco o seis años cuando la moda no sea el pasado prehispánico sino el afrodescendiente o tal vez el futurismo de la ciencia ficción; claro son sólo hipótesis que al menos merecen ser discutidas. En ausencia de programa, de plan y de visión cualquier cosa puede suceder. Ya lo vemos, el listillo de Santiago Abascal encontró quien le hiciera eco en México y quiero pensar, de corazón lo deseo, que algunos de los 16 desafortunados senadores ahora coaligados mediante firmas autógrafas con un fascistoide que suspira por la resurrección de la Falange, no supieran ni de qué se trataba, que les invitaron al coctel y les pasaron la pluma y alegres pasando la tarde echaron la firma sin conocer en realidad con quién estaban tratando. En serio, quiero creer que algo así pasó, pero es un acto de fe porque el PAN se tardó varios días en dar una respuesta oficial, lo que significa que al menos hubo una discusión que ni siquiera merecía realizarse porque con el fascismo no se dialoga, es lo que le llamamos la paradoja de la tolerancia, se puede ser tolerante con todo, menos con la intolerancia. Tampoco hay que ser muy inteligente ni tener memoria de bibliotecario para saber que esas tentaciones siempre han existido en la derecha mexicana, recuérdese el MURO, el Yunque o el sinarquismo. El punto está en que estos desafíos a la democracia, en el corazón de uno de nuestros partidos tradicionales y que parecían liderar la oposición, es una señal inequívoca de lo perdidos que estamos. Eso de invocar el espíritu anticomunista del Macartismo más barato y ramplón, después de la caída del muro de Berlín, no tiene desperdicio; que un partido que se dice humanista, tenga entre sus filas senadores, no cualquier militante sino senadores que representan estados de la federación, tratando de renovar la fe que llevó a las dictaduras militares en Latinoamérica al poder, que fue fuente de sufrimiento, muerte y dolor en el mundo, de verdad que ni aunque fuera broma tendría gracia.  Y aquí está el dilema, o bien existen elementos fascistas en la cúpula de Acción Nacional o el camarada Abascal los timó con espejitos, como cuenta la leyenda negra. Claro, la Secretaría de Cultura con un discurso nacional elaborado, con visión de Estado y de Nación, habría respondido de inmediato para cortar de tajo la raíz de la intolerancia, pero desde luego, no tenemos algo así funcionando y no sé, tal vez también merezca ser discutido. En fin, después de tantos siglos, de años de desencuentro, cuando creíamos haber logrado una democracia funcional que nos ayudara a sortear los problemas de la coexistencia pacífica de clases, grupos de interés, nacionalidades y etnicidades, nos encontramos con que apenas asomamos las narices sobre la democracia electoral que parece por fin resuelta pero que no es sino una pequeña parte del edificio democrático completo que a muchos nos gustaría habitar.   César Benedicto Callejas Escritor. @cesarbc70" ["post_title"]=> string(41) "Entre Franco y McCarthy... don Cristóbal" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(37) "entre-franco-y-mccarthy-don-cristobal" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-08 12:02:33" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-08 17:02:33" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70201" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18465 (24) { ["ID"]=> int(69821) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2021-08-27 08:53:40" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-08-27 13:53:40" ["post_content"]=> string(4547) "Querida Tora1: El otro día llegó el chavo ese que trabaja en televisión contentísimo. ¡Por fin le habían dado un papel en una telenovela! Era pequeño, pero iba a hablar y todo. No sabes cómo se puso a estudiar sus parlamentos: se subía a la azotea y se estaba allí las horas, repasando sus líneas, buscando la mejor forma de decirlas…en fin, que trabajó mucho, la verdad sea dicha. El primer día de grabación, tuvo la suerte de que fuera en una plaza colonial cerca de la vecindad. Y allá se fueron todos los vecinos, a presenciar la grabación. Y yo, en primer lugar, porque el chavo me cae bien y me consta que le está echando muchas ganas. Al principio tuvo muy poca intervención, y su escena importante sería en la tarde. Pero poco después de comer llovió, y muy fuerte. Todos nos mojamos, y los vecinos corrieron a  la vecindad a cambiarse. Los actores se refugiaron en los vehículos; pero el chavo se empapó, porque tuvo que terminar su escena en la lluvia. Estaba el pobre tiritando de frío, y pidió permiso de cambiarse de ropa; pero el director le dijo que no, que aún faltaba terminar la escena, y que lo necesitaba como estaba, mojado y todo, pues la lluvia había sido providencial para darle más realismo a la escena. Y el chavo se refugió en el zaguán de una puerta, y allí estuvo esperando, porque la “estrella” dijo que tenía que irse, y adelantaron la grabación de sus escenas. Luego, hubo un problema con la iluminación, y hubo otro retraso. El caso es que anocheció, y la escena no se grababa. Pero tenían que terminarla ese día, a como diera lugar. Y cuando por fin le tocó grabar al chavo, ya tenía calentura y una tos convulsiva que me dolía el cuajo cada vez que lo oía toser. Pero el director dijo que eso le daba más realismo  a la grabación, y estaba feliz. Por fin se terminó de grabar, y los técnicos hasta le aplaudieron al chavo por lo bien que había quedado. Pero el director, que se siente geniecito, le dijo que estaba bien; pero que, sin embargo, había estado un  poco sobreactuado; que esas toses estaban muy exageradas, y que nadie tiembla tanto cuando tiene calentura; pero que iban a dejar la escena tal cual, porque ya era muy tarde, pero que tomara en cuenta sus advertencias para otra vez. El chavo a todo dijo que sí, porque lo que quería era irse a meter en cama. Que lo tuvieron que llevar dos de los vecinos, porque el pobre ya no podía ni caminar, agotado por la enfermedad y por el esfuerzo que tuvo que hacer para terminar la grabación. Yo me quedé, porque me dio mucho coraje la actitud del director. Y en cuanto pude, salté sobre él y le clavé las uñas en la pantorrilla. Todas. Las veinte uñas. Los colmillos no los usé, para no exagerar. Pero eso no le quitó al chavo la semana que tuvo que pasarse en cama, con fiebre y delirando, que su mamacita hizo varias novenas por su curación. Unos días después vimos ese episodio en la televisión. Y la escena del chavo pasó tan rápida, que apenas nos dimos cuenta. Pero él está contento, porque se le vio la cara casi del tamaño de la pantalla, y todos los vecinos lo felicitaron por su gran actuación. Ahora está esperando (más bien, deseando) que le vuelvan a dar otro papel en telenovela porque, dice, eso da mucha popularidad. Y él aspira a ser galán en muchas historias de esas, y a tener escenas de amor con todas las estrellitas y estrellotas de la televisión. Por lo pronto, ya empezó a practicar todo tipo de besos con las chavas de la vecindad, que al verlo en la pantalla se dieron cuenta de que era guapo. Esperemos que no pase mucho tiempo antes de alcanzar su meta. Te quiere Cocatú 1 Contexto: Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, quien lo espera en su planeta natal, sus impresiones sobre lo que ve en ese lugar. Su correspondencia tiene algo de crítica social y toques de humor." ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 238" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-238" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-08-27 08:53:40" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-08-27 13:53:40" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=69821" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18566 (24) { ["ID"]=> int(70201) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-08 09:59:56" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-08 14:59:56" ["post_content"]=> string(6814) "Hace meses que lo habíamos previsto, no fui el único, muchos sabíamos que se cocinaba la simulación, así son las cosas. Nunca se llevaron el monumento a Colón para restaurarlo, pero había que hacer las cosas a la mala, fingiendo demencia y haciéndose el que no vio ni supo cómo, después de todo siempre se le puede achacar el gazapo a la voluntad popular, a los nuevos tiempos y a quien tenga el descuido o la cara dura de cargarlo. El problema no está en remover uno de los emblemas de la ciudad de México después de más de casi ciento cincuenta años de presencia; tampoco retirar una obra de arte que representaba el ideal ético y estético de la generación a la cual se rinde culto en la presente administración; el problema no está, desde luego, en la reinterpretación histórica, eso es algo que hacemos constantemente pero, ya se ve, preferimos el gran Teocali de cartulina que reparar el recinto de los caballeros águila, el de verdad. El problema está en la falta de diálogo, de programa, de visión de nosotros mismos. Eso podría ser tarea de la Secretaría de Cultura pero, claro, se nos olvida que no tenemos algo así funcionando. En su Visión de Anáhuac, Alfonso Reyes decía: “Cualquiera que sea la doctrina histórica que se profese (y no soy de los que sueñan en perpetuaciones absurdas de la tradición indígena, y ni siquiera fío demasiado en perpetuaciones de la española), nos une con la raza de ayer, sin hablar de sangres, la comunidad del esfuerzo por domeñar nuestra naturaleza brava y fragosa; esfuerzo que es la base bruta de la historia”. Porque, seamos sinceros, no somos un pueblo guerrero ni cosa que se le parezca, somos un pueblo de resistencia, de los que aguantan que les pase el camión encima para luego levantar la cabeza, sonreír y seguir andando. La historia se construye con los vencedores y con los vencidos, con los olvidados y los marginales tanto como con los protagonistas y la amputación del Paseo de la Reforma no atañe a la imagen de Cristóbal Colon y lo que representa - entre otras cosas el idioma en que escribo y en el que usted me hace el favor de leerme -, sino del legado que nos llevó desde la llegada desde Aztlán hasta la construcción del Estado mexicano de ciudadanos con Juárez y su generación ejemplar. Pero eso no es verdad revelada, es una interpretación que al menos merece ser discutida y eso es lo que deseríamos, que se abriera el foro para saber qué somos, cómo nos vemos y a qué aspiramos. Porque esto es imponer rostro que es también destino, es pasarse de listo con la leyenda negra y con el truco de la remodelación urbana. A fin de cuentas estamos en la tenebra característica de los peores años de nuestra política, qué se le va a hacer, no sabemos que se va a construir ahí, se dice - se dice.. oiga usted, por ahí andan diciendo, eso se oye -, que será un monumento a la mujer indígena o a una mujer indígena y dónde está la convocatoria a los artistas para que presenten sus proyectos sobre ese espacio privilegiado de la geografía urbana; se trata de una indígena de hace quinientos años o de las de ahora, de las que carecen de derechos porque son mujeres en un país donde el feminicidio no se persigue ni se castiga; porqué no doña Marina, lengua de Cortés, al final también indígena y madre del primer mestizo simbólico y también del primer rebelde, don Martín, pero también Malintzin, Malinche. Claro, estas son sólo algunas de muchas interpretaciones que al menos merecen ser discutidas. Pero se prevé que no lo será, que la escultura ya ha sido elegida y que a nadie le van a preguntar ni por el artista ni por el sentido del monumento. Las cosas hechas de esa manera no garantizan que el monumento no vaya a ser removido en cinco o seis años cuando la moda no sea el pasado prehispánico sino el afrodescendiente o tal vez el futurismo de la ciencia ficción; claro son sólo hipótesis que al menos merecen ser discutidas. En ausencia de programa, de plan y de visión cualquier cosa puede suceder. Ya lo vemos, el listillo de Santiago Abascal encontró quien le hiciera eco en México y quiero pensar, de corazón lo deseo, que algunos de los 16 desafortunados senadores ahora coaligados mediante firmas autógrafas con un fascistoide que suspira por la resurrección de la Falange, no supieran ni de qué se trataba, que les invitaron al coctel y les pasaron la pluma y alegres pasando la tarde echaron la firma sin conocer en realidad con quién estaban tratando. En serio, quiero creer que algo así pasó, pero es un acto de fe porque el PAN se tardó varios días en dar una respuesta oficial, lo que significa que al menos hubo una discusión que ni siquiera merecía realizarse porque con el fascismo no se dialoga, es lo que le llamamos la paradoja de la tolerancia, se puede ser tolerante con todo, menos con la intolerancia. Tampoco hay que ser muy inteligente ni tener memoria de bibliotecario para saber que esas tentaciones siempre han existido en la derecha mexicana, recuérdese el MURO, el Yunque o el sinarquismo. El punto está en que estos desafíos a la democracia, en el corazón de uno de nuestros partidos tradicionales y que parecían liderar la oposición, es una señal inequívoca de lo perdidos que estamos. Eso de invocar el espíritu anticomunista del Macartismo más barato y ramplón, después de la caída del muro de Berlín, no tiene desperdicio; que un partido que se dice humanista, tenga entre sus filas senadores, no cualquier militante sino senadores que representan estados de la federación, tratando de renovar la fe que llevó a las dictaduras militares en Latinoamérica al poder, que fue fuente de sufrimiento, muerte y dolor en el mundo, de verdad que ni aunque fuera broma tendría gracia.  Y aquí está el dilema, o bien existen elementos fascistas en la cúpula de Acción Nacional o el camarada Abascal los timó con espejitos, como cuenta la leyenda negra. Claro, la Secretaría de Cultura con un discurso nacional elaborado, con visión de Estado y de Nación, habría respondido de inmediato para cortar de tajo la raíz de la intolerancia, pero desde luego, no tenemos algo así funcionando y no sé, tal vez también merezca ser discutido. En fin, después de tantos siglos, de años de desencuentro, cuando creíamos haber logrado una democracia funcional que nos ayudara a sortear los problemas de la coexistencia pacífica de clases, grupos de interés, nacionalidades y etnicidades, nos encontramos con que apenas asomamos las narices sobre la democracia electoral que parece por fin resuelta pero que no es sino una pequeña parte del edificio democrático completo que a muchos nos gustaría habitar.   César Benedicto Callejas Escritor. @cesarbc70" ["post_title"]=> string(41) "Entre Franco y McCarthy... don Cristóbal" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(37) "entre-franco-y-mccarthy-don-cristobal" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-08 12:02:33" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-08 17:02:33" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70201" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(19) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "4494aff580aafae21e05fd0e74da089d" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Entre Franco y McCarthy... don Cristóbal

Hace meses que lo habíamos previsto, no fui el único, muchos sabíamos que se cocinaba la simulación, así son las cosas. Nunca...

septiembre 8, 2021

CARTAS A TORA 238

Querida Tora1: El otro día llegó el chavo ese que trabaja en televisión contentísimo. ¡Por fin le habían dado un papel en...

agosto 27, 2021




Más de categoría
CARTAS A TORA 228

CARTAS A TORA 241

Querida Tora: El otro día amaneció la señora del 28 en un grito; ¡a su hijo le había salido...

septiembre 17, 2021

Josephine Baker, la francesa de Missouri

En París, cerca de la escuela de Derecho de la Sorbona y del Jardín de Luxemburgo, se levanta el...

septiembre 15, 2021

Francisco Múgica y la sucesión de 1940

El proceso de sucesión presidencial para el sexenio 1940 – 1946 tuvo un serio aspirante. Para muchos era el...

septiembre 15, 2021

A 50 años de Avándaro

Su nombre remite de inmediato a la música pop y a la televisión. Pero hace medio siglo, el productor...

septiembre 15, 2021