Cartas a Tora XLVII

Querida Tora: Tuvimos una novela de misterio en la vecindad, que duró varios días. Resulta que varias familias tienen perros (de la calle cruzados con… Querida Tora:          Tuvimos una novela de misterio en la vecindad, que...

27 de julio, 2017

Querida Tora: Tuvimos una novela de misterio en la vecindad, que duró varios días. Resulta que varias familias tienen perros (de la calle cruzados con…

Querida Tora:

         Tuvimos una novela de misterio en la vecindad, que duró varios días. Resulta que varias familias tienen perros (de la calle cruzados con corrientes) y sólo la señora del 8 tiene un perro fino: grande, bonito, arrogante y muy bien educado. Pues un día ese perro empezó a ladrar mucho y a portarse agresivo. Eso coincidió con que el portero trajo un perro muy grande, muy fuerte para ayudar en las “labores de vigilancia” (a cargo de los vecinos, claro). Pensamos que era envidia, pero fue mucho más que eso.

Al cabo de unos días, el perro del 8 empezó a robarles la comida a los otros perros. Nos extrañó, porque todos esos perros comen cualquier cosa que a sus amos les sobra y al del 8 le dan croquetas de esas especiales para perros (muy sabrosas, me consta), y se armaban verdaderos pleitos entre los animales, en los que tenían que intervenir las amas, y a veces hasta se desgreñaban. A la señora del 8 ya nadie la saludaba y las vecinas hablaban pestes de ella, diciendo que sí, que muy furufufa (imagínate lo que eso significa; no es difícil), pero no le daba de comer a su mascota. Y en una ocasión, la del 10 le puso veneno a la comida de su perro, con la intención de matar al del 8; pero los que se murieron fueron otros tres, que quisieron madrugarlo. El único que no se metía en problemas era el del perro del portero, que se pasaba el día echado junto a la puerta de la vecindad, mirando a todos pasar. La cosa llegó al punto de que un día el del 8 se paró en la puerta de la vecindad y al que quería salir le tiraba la mordida. Su ama fue la primera agredida y ya se pensaba en llamar a la policía para que se lo llevara y lo mataran en alguna forma. Pero los gendarmes de los alrededores dijeron que ni locos, que ellos no se exponían a ser mordidos, que llamaran al ejército o al Centro Nacional de Prevención de Desastres.

Entonces, una tarde vino la gatita rubia a llamarme (ya está muy pesada, y apenas puede caminar), y me llevó al pasillo donde está el departamento 8. La señora estaba poniendo las croquetas para su perro: muchas, y muy buenas (eran de salmón; yo tomé una y le convidé un pedacito a ella; uno muy pequeño, porque es alérgica a ese pescado). Fue la señora por el perro, que estaba encerrado para no tener problemas pero antes de que éste llegara, vinieron dos de los guaruras, cogieron todas las croquetas y se las llevaron. Cuando salió el perro, se encontró con que sólo había una latita con agua. El animal se puso hecho una furia; corrió a donde los otros perros comían y armó una zacapela espantosa. Él quedó bastante lastimado, pero todos los demás salieron corriendo y quejándose amargamente. El del 8 se comió las raciones de todos, eructó y se fue a su casa tan tranquilamente.

El perro del portero los miraba desde lejos, echado filosóficamente. Él estaba satisfecho.




Adivinaste: Los guaruras alimentaban al perro del portero con las croquetas de la mascota del 8.

La gatita rubia y yo nos pasamos toda la tarde y la noche en las ventanas de la portería, a ver qué averiguábamos. Y sí, el portero había dado orden a sus guaruras de que le robaran las croquetas al del 8. “Yo no voy a gastar en alimentarlo”, decía, “Traga como un león y ni siquiera sabe rugir”.

¿Qué hacer para evitar ese abuso? Porque ni la gatita ni yo podíamos tolerarlo. Entonces, se me ocurrió traer el saco donde recogen la porquería de los perros que sacan a pasear y mezclarla con las croquetas. El perro del portero enfermó horriblemente del estómago, y tuvieron que ponerle pañal para que no ensuciara el piso de la portería. Y ahora, cada vez que ve croquetas, le dan náuseas.

Al perro del 8 no le bastó con lo que les quitó a los otros, y aprovechando un momento en que su ama salió de la cocina, volteó la olla en la que estaba haciendo la cena y se zampó toda la carne. Se escaldó las patas y la lengua con el caldo derramado, pero por primera vez en mucho tiempo quedó satisfecho. La señora, en cambio, no tenía nada que guisar para su marido y tuvo que darle unas croquetas aderezadas con una salsa muy picante que le alborotó las hormonas. El señor se las comió sin preguntar qué era aquello. Dicen las malas lenguas que se pasó la noche ladrando, pero yo creo que exageran. Lo que sí oí fueron aullidos; pero pudiera ser que estuviera persiguiendo a su mujer, que está muy….

No te esponjes. Ni como extra-terrestre ni como gato puedo hacer nada con las hembras de los humanos. Lo que pasa es que ya estoy conociendo los estándares de belleza y de sensualidad que manejan, y reacciono a ellos. Pero es una apreciación puramente intelectual o estética. No tienes por qué preocuparte.

Te quiere,

                Cocatú

Nazismo

¿Alemanes sabían del Holocausto? Documental muestra esta premisa

Una mayoría de alemanes sabía que el Holocausto estaba siendo perpetrado durante la Segunda Guerra Mundial, destacaron este jueves (03.09.2020) los productores...

·
Exposición

"Elegir la luz", el impulso vital ante la pandemia

Este septiembre da inicio a la exposición “Elegir la luz” en Uniq Luxury | Art, único club de coleccionistas ubicados en Masaryk,...

·




Más de categoría
Zócalo CDMX

¿Por qué le decimos 'zócalo' al Zócalo de la CDMX?

Si le dicen a un mexicano “Nos vemos en el Zócalo”, seguramente no tendrá ninguna duda de dónde encontrarte....

·

Crítica Películas Retro Ochenteras

“El verdadero amor es como los espíritus: todos hablan de ellos, pero pocos los han visto.” Francois de La...

·
Alemania

Cinco costumbres alemanas difíciles de comprender

Mudarse a un país nuevo implica conocer nuevas costumbres. El recién llegado puede adoptar algunas como propias, pero hay...

·

Radio Imagen Informativa Monterrey y "La invisibilidad femenina en la Independencia de México 1810-1821"

El 15 de septiembre México celebró 210 años de la Independencia. Por motivo de esta celebración histórica, el miércoles...

·