CARTAS A TORA 250

Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, quien lo espera en su planeta natal, sus impresiones de lo que ve ahí.

26 de noviembre, 2021 CARTAS A TORA 248

Querida Tora:

Hay una vecina nueva en el 51, que al principio no se daba a notar. Pero una vez se encontró a la del 48, que se quejaba lastimeramente, y le preguntó qué le pasaba. Ella le contestó que le dolía mucho la cabeza, y que ningún medicamento le hacia efecto. Entonces, la del 51 le dio un papelito y le dijo: “Es una oración a Santa Rita la Bendita”. Antes de acostarse dígala tres veces con mucha devoción y verá cómo mañana ya estará bien”. Pues dicho y hecho. Al acostarse, la del 48 rezó tres veces “Santa Rita la Bendita, tú vienes, y se me quita.”; y al día siguiente, estaba como si ni siquiera tuviera cabeza.

La noticia de la “curación milagrosa” corrió por toda la vecindad, y esa misma tarde se presentó una comisión de vecinas en el 51, a preguntar a la nueva inquilina si tenía más oraciones de esas. Ella las hizo pasar y les dijo que sí, que conocía muchas oraciones verdaderamente milagrosas. Y las condujo a la habitación más profunda de su vivienda: allí, la pared del fondo estaba tapizada de estatuitas con nombres de las personas que representaban, y les dijo: “Este es un pequeño altar que he levantado a los santos de mi devoción. Allí está, por ejemplo, San Armando el Encamado, a quien hay que invocar en caso de estar muy grave y en cama; San Benito el del Sapito, muy bueno para remediar males que tengan que ver con el asco y la náusea”. La del 34, que se las daba de muy entendida en santos, preguntó si estos santos estaban aprobados por la Iglesia, y ella le contestó. ”No. Aún no los conoce la Iglesia. Yo se los llevé al padre Anselmo, de la iglesia de donde vivía antes; y me dijo que yo no podía inventar santos, que me dejara de tonterías. A mi eso me dio mucho coraje, porque mis santitos me han hecho muchos milagros. Miren, ahí he puesto a cada uno una pequeña alcancía; y con lo que junte, me voy a ir a Roma a pedir al Papa que los reconozca y los ponga en los altares”. Y así diciendo, las instó a que echaran algo en las alcancías, cada una según su particular devoción.

Y cada vez que alguien le iba a pedir una oración, hacía lo mismo.

No sabes lo popular que se hizo la “capillita”. El portero no tardó en darse cuenta, y empezó a imaginar qué podía hacer para cobrarle algún impuesto a la señora del 51. Y más que una tarde, en que el portero estaba en brama, le habló a la Flor para que viniera a satisfacer sus impulsos amatorios, pero ella le dijo que se iba a cantar a un palenque y que no podía ir. Entonces, el portero subió a que la enfermera le diera sus “cuidados paliativos”, por aquello de que “más vale poco que nada”, y se encontró con que la enfermera se había ido a ver a la del 51. Se puso furioso, mandó a sus guaruras que se la llevaran a la portería; y cuando la tuvo enfrente, le pidió a gritos que le explicara por qué había abandonado su puesto de trabajo. La mujer le contestó que había ido a pedir una oración para curar sus “problemas femeninos de la mujer” (léase menopausia). El portero le dijo que ella era enfermera, que debía saber cómo curar esos trastornos; pero ella respondió que nada le hacía efecto, y que la del 51 le había dado una “Oración a San Atenor para el Calor” que daba muy buenos resultados en esos casos. El portero hizo tal berrinche, que ya ni siquiera quiso que le diera sus cuidados paliativos.

Pero no paró ahí la cosa. A los pocos días, los vecinos empezaron a murmurar que el Seguro Vecinal no era bueno, que le faltaba siempre la ruda para los chiquiadores, y que no tenía caso que lo siguieran pagando. Y así se lo hicieron saber al portero.

El berrinche se elevó al cubo, porque le estaban quitando un buen  negocio. Entonces, puso en la portería una alcancía con la leyenda: “Para el candelero del señor portero”; y colocó a un guarura junto, para que todo el que quisiera pedirle algo dejara su “óbolo” en la alcancía. Tampoco le dio resultado, porque los vecinos dijeron que en vez de pedirle al portero que  arreglara los baños, se lo pedirían a San Antonio de los Baños, y en vez de exigir que tapara al agujero del patio, le rezarían a San Pablo Tinajero. 

Y siguieron yendo al 51 a pedir el remedio a todos sus males. Pero en vez de dinero, le llevaban a la señora unos tamalitos, un atolito, un poquito de mole o un pancito de elote. Eso retardaba el viaje de la señora a Roma, pero al menos le daba de comer. Y allí quedó la señora, repartiendo bendiciones y oraciones al por mayor; y el portero, maquinando la manera de echarla de la vecindad. 

No sé si lo logre. Pero es tan retorcido que a lo mejor lo consigue. Yo no sé qué decirte, porque apruebo la fe de la gente; pero es evidente que esta señora es más o menos una estafadora. Algún día habrá una solución al conflicto. Es cuestión de esperar.

Así como yo espero volverte a ver. Pues todos los días extraño tu sonrisa y el contacto de tu piel. De todo lo cual eres muy avara. ¿Será porque siempre está tu mamá presente?

Te quiere 

Cocatú

Comentarios
object(WP_Query)#17666 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(72959) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "24-12-2021" ["before"]=> string(10) "21-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(72959) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "24-12-2021" ["before"]=> string(10) "21-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17665 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17677 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17678 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "24-12-2021" ["before"]=> string(10) "21-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-12-24 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-01-21 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (72959) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17662 (24) { ["ID"]=> int(74382) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-07 13:36:11" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-07 18:36:11" ["post_content"]=> string(4458) "Querida Tora: Hay que ver lo que es la vanidad de la gente. ¿Qué crees que se le ocurrió al portero? Hacerse una estatua. Y que la pusieran en el centro del patio, para que se viera desde la calle. Pero no se atrevió a mandarla hacer él, y encargó al señor del 58, que es un gran adicto suyo, que la hiciera por su cuenta. Y se mostró muy sorprendido el día que el del 58 anunció que iba a hacer la inauguración. La estatua es de cuerpo entero, con traje y corbata (que el portero jamás usa), con la mano en alto, como para bendecir (¿Con qué derecho?, me pregunto). Y, además, le hicieron un copetito que se hace el portero cuando la Flor lo viene a visitar en la noche (cosa que los vecinos han notado desde hace mucho tiempo, y da lugar a muchos comentarios). Y allá se presentó el portero de saco y corbata (alquilados a bajo precio), con una sonrisa beatífica que proclamaba a las claras su satisfacción, del brazo de la Flor (lo cual fue muy criticado por las señoras de la vecindad); y pronunció un discurso regularmente escrito por el guarura que sí terminó la secundaria. Después se sirvió un “vino de honor”, que nadie sabía lo que era, pero que fue ovacionado cuando vieron que era “chupe” gratis. Y estuvieron hasta altas horas de la noche brindando y chismorreando. Al portero se le deshizo el copetito, y parece que la Flor se retiró muy temprano por esa razón. El día siguiente, el portero lo pasó entero en el patio, contemplando su estatua y poniendo de relieve los aciertos en la escultura, como el parecido y lo bien que estaba reproducido su copetito. Y se acostó muy tarde esa noche. ¿Pero qué crees? Al día siguiente, que se levantó al amanecer para ir a saludar a la estatua, no la encontró. ¡Durante la noche, la escultura había desaparecido! Y se armó la gorda. No la señora del 33, que ya pasó los 200 kilos, sino que así se dice cuando ocurre algo inusitado y sorprendente. Los guaruras revolvieron  la vecindad, entraron a todas las viviendas, hurgaron en el agujero del patio, en las ruinas de los lavaderos y en las “habitaciones” de los ninis, en busca de la escultura. Y fueron  encontrando pedazos por aquí y por allá, casi todos en el agujero del patio. Pero el copetito no apareció en ninguna parte. Las narices, sí: estaban en uno de los baños en “proceso de reconstrucción”. El portero estuvo tres días en cama, con suero; y la enfermera al lado suyo, limpiándole la frente perlada de sudor y la boca de espumarajos de rabia. Al cabo de ese tiempo logró salir al patio, se subió a un cajón y dijo que “el crimen se iba a perseguir, y se castigará al criminal, sea quien sea”. Cuando terminó de decir eso tuvieron  que ponerle unos chiquiadores de ruda, porque estaba a punto de desfallecer. Muchos vecinos pensaron que se moría; pero no, sobrevivió al tremendo golpe, y se fue a Acapulco a reponerse, acompañado por la Flor, y tras haber cobrado una “colaboración extraordinaria” a los vecinos para solventar los gastos, (aquí entre nos, te diré que los vecinos se negaban a dar la “colaboración”, pero se corrió el rumor de que si no la daban les iban a cortar el agua y el gas, y prefirieron no arriesgarse). Y durante varias semanas, los vecinos han vivido bajo la vigilancia  constante y hasta insultante de los guaruras (Es que no pueden ir ni al baño sin someterse a un minucioso interrogatorio). Pero no se ha podido averiguar nada. Y eso que el portero ofreció una “recompensa” por el copetito que no encontraban. Pero esta vez, ni el dinero logró el milagro. Yo creo que  nunca se va a saber quién o quiénes destrozaron la estatua. Porque los vecinos no lo saben, o porque quieren  proteger al “criminal”. Y es que ya se están cansando de los abusos del portero. Ojalá que ésto no derive en una revuelta o cosa parecida. Sería muy triste para todos. Ya te contaré lo que ocurre. Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 253" ["post_excerpt"]=> string(190) "Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, quien lo espera en su planeta natal, sus impresiones de lo que ve ahí. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-253" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-07 13:36:11" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-07 18:36:11" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74382" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17607 (24) { ["ID"]=> int(74445) ["post_author"]=> string(2) "59" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-11 12:07:55" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-11 17:07:55" ["post_content"]=> string(4200) "Algunas personas quizá se resistan a ver esta serie, primero, porque es sobre futbol, y segundo, porque Maradona no es un personaje ejemplar. Pero la verdad es que la serie es buena, y para quienes en los años ochenta éramos adolescentes y vivimos el sismo de 1985 y el Mundial de 1986, está llena recuerdos. Más allá del futbol, Maradona es un icono de la Argentina. Es un argentino universal, en el pleno sentido de la palabra, y, me atrevo a decir, uno de los cinco iconos más importantes de aquella hermana nación. Nació y se crió en la pobreza extrema, es uno del pueblo, y por eso su ascenso representa las aspiraciones de las grandes masas marginadas de la nación argentina, aquellas que las clases privilegiadas miran con desprecio, recelo y desconfianza. Sí, Maradona se equivocó y se entregó a toda clase de excesos. Y lo pagó muy caro. La serie no es una apología ni una apoteosis, sino el frío retrato de una súper estrella, tanto en su ascenso como en su declive. Nos muestra ese Maradona oscuro y decadente, espléndidamente interpretado por Juan Palomino, pero también nos enseña esa luz que algún día brilló en el corazón del astro argentino. Habrá sido lo que usted diga, pero fue un gran atleta, un líder en la cancha, un excelente compañero –muchos de quienes jugaron con él dan testimonio de ello– y un hombre que profesó una gran devoción por su familia. Los diez capítulos de la serie, cada uno de aproximadamente una hora, nos ofrecen un cuadro de la Argentina, desde la dictadura militar hasta el advenimiento de la democracia. Nos enseña las vísceras del futbol y nos hace oír la voz de un Diego Armando idealista que, a su modo, se opuso siempre a la injusticia, no solo en el deporte, sino también en la política. Vaya, les restriega a los italianos en la cara ese racismo que existe de las regiones del norte en contra de las del sur, a los argentinos la división entre ricos y pobres y el fascismo de la derecha, a los ingleses el abuso por la invasión de las Malvinas, y a los catalanes el manejo hipócrita de un equipo como el Barcelona.  La frase “la mano de Dios”, después del gol con la mano que le metió a los ingleses en el Mundial de México, ha sido interpretada fuera de contexto. Maradona lo explicó en su momento, pero la mayoría de las personas lo toman como un acto de obscena jactancia y vanagloria. En realidad Maradona quiso decir que de algún modo esa victoria sobre la escuadra inglesa era una especie karma después del brutal abuso que supuso la invasión de las Malvinas. Quien actuó con obscena jactancia y prepotencia fue el Reino Unido, que usó su temible poder contra una nación humilde, pobre y sometida. En un biopic como este no puede haber spoilers, porque todos conocemos la historia. El punto más alto de la carrera de Maradona fue cuando la selección argentina ganó el Mundial de México 86. Los últimos dos capítulos de la serie son espléndidos y narran ese campeonato. Debo confesar que me hicieron llorar de emoción, especialmente el último. La recreación de esos días está muy bien lograda: cómo Maradona se echa el equipo a la espalda y cómo arenga a sus compañeros (Valdano, Tata Brown, Batista, Burruchaga, Ruggeri, Passarela, etcétera) hasta alzar la Copa del Mundo, es algo que de verdad le pone a uno la piel erizada. La caracterización del técnico Carlos Bilardo es maravillosa.  La serie es prolija en grandes actuaciones. Hay que destacar en primerísimo lugar la de Nazareno Casero como Maradona joven. Este actor se lleva la serie. De verdad que se mete en el personaje y logra emocionar. Julieta Cardinali, como Claudia Villafañe, esposa de Maradona, está espléndida. La dirección de Alejandro Aimetta es convincente y efectiva. Recomiendo mucho esta serie, aunque usted no sea fan ni de Maradona ni del futbol." ["post_title"]=> string(57) "“Maradona: sueño bendito”, una serie que hay que ver" ["post_excerpt"]=> string(52) "Crítica de la serie “Maradona: sueño bendito”." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(48) "maradona-sueno-bendito-una-serie-que-hay-que-ver" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-11 14:57:04" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-11 19:57:04" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74445" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17662 (24) { ["ID"]=> int(74382) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-07 13:36:11" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-07 18:36:11" ["post_content"]=> string(4458) "Querida Tora: Hay que ver lo que es la vanidad de la gente. ¿Qué crees que se le ocurrió al portero? Hacerse una estatua. Y que la pusieran en el centro del patio, para que se viera desde la calle. Pero no se atrevió a mandarla hacer él, y encargó al señor del 58, que es un gran adicto suyo, que la hiciera por su cuenta. Y se mostró muy sorprendido el día que el del 58 anunció que iba a hacer la inauguración. La estatua es de cuerpo entero, con traje y corbata (que el portero jamás usa), con la mano en alto, como para bendecir (¿Con qué derecho?, me pregunto). Y, además, le hicieron un copetito que se hace el portero cuando la Flor lo viene a visitar en la noche (cosa que los vecinos han notado desde hace mucho tiempo, y da lugar a muchos comentarios). Y allá se presentó el portero de saco y corbata (alquilados a bajo precio), con una sonrisa beatífica que proclamaba a las claras su satisfacción, del brazo de la Flor (lo cual fue muy criticado por las señoras de la vecindad); y pronunció un discurso regularmente escrito por el guarura que sí terminó la secundaria. Después se sirvió un “vino de honor”, que nadie sabía lo que era, pero que fue ovacionado cuando vieron que era “chupe” gratis. Y estuvieron hasta altas horas de la noche brindando y chismorreando. Al portero se le deshizo el copetito, y parece que la Flor se retiró muy temprano por esa razón. El día siguiente, el portero lo pasó entero en el patio, contemplando su estatua y poniendo de relieve los aciertos en la escultura, como el parecido y lo bien que estaba reproducido su copetito. Y se acostó muy tarde esa noche. ¿Pero qué crees? Al día siguiente, que se levantó al amanecer para ir a saludar a la estatua, no la encontró. ¡Durante la noche, la escultura había desaparecido! Y se armó la gorda. No la señora del 33, que ya pasó los 200 kilos, sino que así se dice cuando ocurre algo inusitado y sorprendente. Los guaruras revolvieron  la vecindad, entraron a todas las viviendas, hurgaron en el agujero del patio, en las ruinas de los lavaderos y en las “habitaciones” de los ninis, en busca de la escultura. Y fueron  encontrando pedazos por aquí y por allá, casi todos en el agujero del patio. Pero el copetito no apareció en ninguna parte. Las narices, sí: estaban en uno de los baños en “proceso de reconstrucción”. El portero estuvo tres días en cama, con suero; y la enfermera al lado suyo, limpiándole la frente perlada de sudor y la boca de espumarajos de rabia. Al cabo de ese tiempo logró salir al patio, se subió a un cajón y dijo que “el crimen se iba a perseguir, y se castigará al criminal, sea quien sea”. Cuando terminó de decir eso tuvieron  que ponerle unos chiquiadores de ruda, porque estaba a punto de desfallecer. Muchos vecinos pensaron que se moría; pero no, sobrevivió al tremendo golpe, y se fue a Acapulco a reponerse, acompañado por la Flor, y tras haber cobrado una “colaboración extraordinaria” a los vecinos para solventar los gastos, (aquí entre nos, te diré que los vecinos se negaban a dar la “colaboración”, pero se corrió el rumor de que si no la daban les iban a cortar el agua y el gas, y prefirieron no arriesgarse). Y durante varias semanas, los vecinos han vivido bajo la vigilancia  constante y hasta insultante de los guaruras (Es que no pueden ir ni al baño sin someterse a un minucioso interrogatorio). Pero no se ha podido averiguar nada. Y eso que el portero ofreció una “recompensa” por el copetito que no encontraban. Pero esta vez, ni el dinero logró el milagro. Yo creo que  nunca se va a saber quién o quiénes destrozaron la estatua. Porque los vecinos no lo saben, o porque quieren  proteger al “criminal”. Y es que ya se están cansando de los abusos del portero. Ojalá que ésto no derive en una revuelta o cosa parecida. Sería muy triste para todos. Ya te contaré lo que ocurre. Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 253" ["post_excerpt"]=> string(190) "Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, quien lo espera en su planeta natal, sus impresiones de lo que ve ahí. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-253" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-07 13:36:11" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-07 18:36:11" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74382" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(12) ["max_num_pages"]=> float(6) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "17f13350e541f546d630ab6fd165f3bb" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
CARTAS A TORA 253

CARTAS A TORA 253

Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora,...

enero 7, 2022

“Maradona: sueño bendito”, una serie que hay que ver

Crítica de la serie “Maradona: sueño bendito”.

enero 11, 2022




Más de categoría
CARTAS A TORA 228

CARTAS A TORA 255

Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le...

enero 21, 2022
Lecciones de vida

Lecciones de vida

La lectura nos invita a asomarnos a otros mundos que, tarde o temprano, enriquecerán el nuestro. En este caso,...

enero 18, 2022

CARTAS A TORA 254

Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le...

enero 17, 2022

Hellblade: la oscuridad interna

Así como el cine y la literatura nos pueden contar historias de gran profundidad, hoy en día los videojuegos...

enero 14, 2022