Amar es, ante todo, aceptar. Una reseña de la obra “Siete veces adiós”

Henry James –el legendario novelista anglosajón– acertó al decir que “la única clasificación de la novela que puedo comprender es: la que tiene vida y la que no la tiene”. Lo mismo se puede decir de cualquier...

15 de abril, 2022 Amar es, ante todo, aceptar. Una reseña de la obra "Siete veces adiós"

Henry James –el legendario novelista anglosajón– acertó al decir que “la única clasificación de la novela que puedo comprender es: la que tiene vida y la que no la tiene”. Lo mismo se puede decir de cualquier producción artística. Sin duda, la obra Siete veces adiós pertenece a la segunda clase, pues, ¡vaya que te hace sentir vivo!

Más que tratar de describir la trama de este musical, quiero enfocarme a delinear lo que cualquier espectador atestiguará desde el filo de su asiento. Como ya se puede adivinar desde el título de esta reseña, Siete veces adiós habla acerca del sentimiento más poderoso que cualquier persona experimenta durante su vida: el amor. Ya lo decía el viejo Johny Cash, “Ever since time, nothing’s ever been found that’s stronger than love y, precisamente, esta es el hecho sobre el cual la trama gira. Construida desde los personajes simbólicos de “Ella”, “Él” y “Lamore”, durante la obra se narrará, con lujo de detalle, todo el tren emocional que experimentamos al enamorarnos. Aquí quiero enfatizar la brillante idea que fue maximizar la calidad simbólica de los personajes. No hay nombres e, incluso, se advierte desde el principio que, aunque para propósitos de la narración se usarán “Ella” y “Él”, en realidad es una historia que puede ocurrir entre cualquier tipo de parejas, “Él” y “Él”, “Ella” y “Ella”, etc., pues el amor es el mismo para todo el género humano. Claro, es un guiño a la inclusión de género actual, pero también es un gran acierto porque enfatiza la realidad, clara y objetiva, una indiscutible verdad de la naturaleza humana: todos somos igualmente capaces de amar y ser amados. 

Sin embargo, queridos lectores, no hay que pensar que se trata de una típica historia “romantizada” de las relaciones cuyo clímax es un noble gesto que restablece el ideal del amor. Al contrario, se trata tanto de la “viceralidad”, como la angustia de perder el amor, la esperanza a través de la nostalgia, el miedo de decir la verdad y terror de aceptarse tal como uno es. Este es otro punto brillante de la obra. Siete veces adiós se centra en la experiencia global del amor, no sólo en lo que es taquillero y consolador. Todo espectador, de aceptar el reto y abrir su corazón a sentir, se embarcará en todos los sentimientos que enriquecen nuestra experiencia de amor, así como aquellas pasiones que turban nuestra vivencia del mismo. En este punto, considero importante señalar dos sentencias que afirma san Agustín acerca de la vida humana que se ven reflejadas a la perfección en la obra. La primera es que el amor sí duele, y más cuando se trata de aceptar aquellos rasgos no tan virtuosos de la persona amada. Amar es reconocer y aceptar; es perdonar. Sin embargo, éste último es, quizás, de lo más difícil que una persona puede hacer: perdonar a la persona amada, pese al dolor que le haya provocado. Sin embargo, cuando el amor está centrado en la aceptación mutua, hay camino al crecimiento. Como dijo san Agustín, “aunque goce en tolerarlo, más quisiera, sin embargo, que no hubiese cosa que tolerar”. El segundo punto que dramatiza a la perfección la obra es el hecho de que, siempre cuando se ama, se tiene miedo a perderlo: “En las cosas adversas deseo las prósperas, en las cosas prósperas temo las adversas”. Nada nos llena tanto el corazón como amar y ser amados. Sin embargo, como bien lo demostrará la obra, no todo amor es “el indicado”; pero no por ello deja de ser una experiencia del amor. Al final, amar sí tiene que ver con nuestra libertad. En nuestra voluntad de aceptarnos a nosotros mismos, así como a nuestra pareja, encontramos la experiencia real del amor. No tengo duda de que todo espectador se encontrará con sí mismo y saldrá con una renovada visión y experiencia del amor.

Hasta aquí la parte de la reseña más crítica en cuanto contenido. Toca hablar acerca de algo más subjetivo, mi gusto acerca de la obra en general. En cuanto a la producción se refiere, todo espectador saldrá más que satisfecho por la gran profesionalidad de la obra. Ambientaciones profesionales, sencillas y ad hoc al desarrollo narrativo de la historia son acompañadas por un extraordinario equipo de músicos que –en auténtico espíritu del teatro griego clásico– interactúan constantemente con los actores en escena para enriquecer la experiencia teatral. Y, a propósito de la actuación, considero que es uno de los mejores trabajos tanto de Fernanda Castillo como de Gustavo Egelhaaf, quienes brindan un auténtico sentido de realidad a cada una de las dimensiones antes descritas del amor. Sin duda, también cabe laudar el trabajo de César Enríquez quien brilla en el escenario por una actuación perfectamente ceñida a su papel como “Lamore” –el Amor–.

La idea original, libreto, musicalización y dirección escénica están a cargo del famoso actor e influencer Alan Estrada. Además, la obra también cuenta con Salvador Suárez a cargo del libreto, así como la música y letras de Jannette Chao y Vince Miranda. Una obra cien por ciento mexicana, es una producción que vale toda la pena para cualquier persona que tenga el corazón abierto a sentir, así como la entereza de enfrentar sus miedos más ocultos. Siete veces adiós nos recuerda que el miedo es parte del amor y, más allá que quedarnos con una versión idealizada del mismo, nos llama a que nos atrevamos a vivirlo en todas sus dimensiones. Al final, amar es –ante todo– reconocer qué implica, aceptar quienes somos y vivir con apertura, sabiendo que en el otro –en nuestra pareja– nos vemos reflejados. No hay mayor libertad que elegir amar, no importa la consecuencia. 

 1James, Henry, El arte de la ficción, trad. de Juan José Utrilla (México: UNAM, 2018), p. 99.

 2Johny Cash, A thing called love, Columbia Records, 1972.

 3conf. X, 28, 39. San Agustín, Confesiones, trad. de Ángel Custodio Vega (Madrid: BAC, 2013).

 4Ídem.

 5“Pues la sensibilidad y el juicio, que son las cualidades que componen lo que comúnmente llamamos gusto, varían sobremanera en bastante gente”. Énfasis original del texto. Burke, Edmund, De lo sublime y bello, trad. de Menene Gras Blaguer (Madrid: Alianza, 2014), p. 60.

Comentarios


object(WP_Query)#17934 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(77903) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "05-06-2022" ["before"]=> string(10) "03-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(77903) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "05-06-2022" ["before"]=> string(10) "03-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17935 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17926 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17923 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "05-06-2022" ["before"]=> string(10) "03-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-06-05 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-07-03 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (77903) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17969 (24) { ["ID"]=> int(79797) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-10 09:25:18" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-10 14:25:18" ["post_content"]=> string(4491) "Querida Tora: Hace unos días llegó un nini más a la azotea. Quién sabe de dónde salió, o de quién era amigo; el caso es que ya se aposentó allí. Está fortachón, y dice que es karateca; y para demostrarlo, todo el tiempo anda haciendo movimientos muy amenazantes de karate a todo el que se le pone delante. El caso es que tiene aterrorizados a todos los de la vecindad, y nadie quiere ni encontrárselo en los pasillos o en las escaleras, por miedo a que les haga algo. ¿Y qué crees? El portero se fijó en él, y pensó que le resultaría útil, así que lo contrató como guarura. Le paga muy poco, pero no va a hacer nada más que amenazar a los vecinos, así que lo poco que le da le viene muy bien. Además, que se siente más importante, y ya mira a los otros guaruras por encima del hombro. Por otro lado, a la chava le del 38 le salió un novio. Es un muchacho de la otra calle, que se ve serio y bien portado. A todo el mundo le cayó bien… menos al karateca, que en cuanto lo vio se fue sobre él con una serie de movimientos verdaderamente estremecedores. Pero el muchacho aguantó a pie firme, y ni siquiera se inmutó. Eso enfureció más al karateca, y ahora anda espiando sus entradas a la vecindad para asustarlo (No lo ha logrado, pero él se hace las ilusiones y presume como no tienes idea). La cosa ha ido escalando, y la vecindad entera se ha dado cuenta, así que todo el día están esperando a ver qué pasa de nuevo. Y pasó. Anteayer, el chavo estaba platicando con la novia en el patio, muy tranquilitos los dos, cuando se presenta el karateca y, sin previo aviso va y toca a la muchacha en sus partes nobles. Toda la vecindad lo vio, y fue como si les hubiera pasado una corriente eléctrica de alta intensidad a todos. ¿Qué iba a hacer el chavo? No podía pasar eso por alto. Y no lo pasó. Sin decir palabra tomó al flamante guarura por el cuello (con una sola mano, para más vergüenza) y lo subió al tendedero de la del 18, que está bastante alto, y allí lo dejó colgado. El karateca rugía y se debatía, pero no podía hacer nada, porque el chavo lo enganchó en un clavo muy fuerte que soporta todo el tendedero, y no alcanzaba con las manos ni con los pies. Y allí estuvo un rato, ante la mirada asombrada de toda la vecindad. El chavo siguió platicando con la novia como si no hubiera pasado nada; y, por fin, fue a desenganchar al “interfecto” y le dijo que se fuera pitando, para que no atropellara a nadie. ¿Y qué crees? Le obedeció, pero fue corriendo a meterse en la portería, a darle la queja al portero y a exigirle que castigara al “agresor de la autoridad”. Pero el portero le dijo que si no había sido capaz de resolver el problema por sí solo, “en ese momento dejaba de ser autoridá” y lo echó a la calle, entre las burlas de todos los vecinos. Total, que el nini se fue corriendo, y no se le ha vuelto a ver. Yo pensé que iba a volver con otros “karatecas”, pero ni a eso se atrevió. Entonces, el portero fue a buscar al chavo y le propuso que trabajara de guarura con él. Pero le dijo que no, que estaba estudiando y que no podía perder el tiempo en otras cosas. Más tarde le dijo a la novia que cuando subió al karateca al gancho, éste tenía una mirada de terror tan grande que pensó que a nadie se debe atemorizar así sin un motivo verdadero (y el suyo  había sido verdadero, añadí yo), y lo que el portero pretende es tener a todos asustados. La muchacha estuvo de acuerdo, y los dos se fueron a cenar como todos los días, entre murmullos de aprobación y gritos de alegría. Los únicos que lamentaron lo sucedido fueron los ninis de la azotea, porque el karateca les permitía muchas cosas que los otros guaruras les impedían, como fumar las hierbas que cultivaban, por ejemplo. Pero no había quien los apoyara, y tuvieron que aguantarse. Y pensar que el novio de la del 38 parecía tan poquita cosa… “Caras vemos, corazones no sabemos”, suele decir la gente aquí. Y tienen mucha razón. Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 270" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-270" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-10 09:25:18" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-10 14:25:18" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79797" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17867 (24) { ["ID"]=> int(80158) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-22 11:08:52" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-22 16:08:52" ["post_content"]=> string(4342) "El Profesor Wilkins, en mis tiempos en la facultad de filosofía y letras, por ahí del año de 1994, cayó en el alcoholismo. El motivo aparente fue un experimento fallido: la organización, con cinco alumnos entre los que me incluyo, de formar una mesa de análisis, no de asuntos de la actualidad de entonces, sino de poco más de dos décadas en el pasado. Su finalidad era de analizar y discutir temas acaecidos en el sexenio echeverrista e influir en los hechos ya acontecidos. Por una extraña razón pensaba que haciendo una muy dura crítica, que grabábamos en el estudio de su casa con una moderna cámara de mini videocasetes podíamos incluso cambiar la Historia. Esto, afirmaba él, a razón de que en aquellos años la censura existía y era férrea por parte de la Secretaría de Gobernación.  Con material hemerográfico e información ya desclasificada del Archivo General de la Nación, hacíamos unas críticas muy duras al régimen, implacable diría yo. Mas para desasosiego del Profesor, al acudir a la hemeroteca y a los libelos escritos sobre la coyuntura política de esos tiempos, nada en lo absoluto cambiaba, a pesar de nuestras enérgicas denuncias, sesudas sugerencias y previsión de escenarios potencialmente negativos para el país en el programa video grabado. La guerra sucia en la Costa Grande de Guerrero, las desapariciones forzadas de campesinos y estudiantes y los "accidentes" (así, entrecomillado) de relevantes personajes ligados a la política, el empresariado y liderazgos sociales de entonces, todo eso continuaba asentado en las hemerotecas y las obras escritas dentro del periodo 1970-1976. No cambiaba siquiera en una coma.  Experimento osado y fallido, rotundo y lapidario fracaso consideraba en su trayectoria, el Profesor cayó entonces en una espiral de ausentismo en la Universidad y en su casa. Siendo un muy moderado bebedor social antes, ahora se encontraba entregado a una penosa vida etílica, motivada por el experimento que, decía, convertiría en tesis doctoral. Nada podía sacar al Profesor de la espiral descendente en un agujero tan oscuro como profundo, hasta que me apersoné en una sucia cantina del centro, a eso de marzo de 1995, donde un compañero me aseguró haberlo visto. Así que hasta ahí llegué, lo convencí de llevarlo a mi casa, barbudo y con un traje que se adivinaba con semanas de no cambiar en su vestimenta, ya ahí le mostré una serie de programas de televisión dedicados al análisis y debate político que tenía yo grabados en formato VHS (en años de mucho menos censura oficial ya). Todo lo que ahí se pronosticaba y aún reflejaba los anhelos de la inmensa mayoría de los Ciudadanos no había logrado nada positivo, aun habiéndose grabado y transmitido a millones de personas, todos con días, semanas o meses de anticipación y nada habían todos ellos logrado impedir. Tanto los asesinatos políticos que habían cimbrado a México, la monumental corrupción ya hecha pública y la consecuente crisis económica y financiera que siguió a todos esos acontecimientos trágicos, estaban ahí como una muestra fehaciente de que la tesis doctoral, a realizar multidisciplinariamente en conjunto con dos doctores en física cuántica carecía de un rumbo lo mínimamente viable.  Como el Profesor no podía darse el lujo de perder su casa por el alza bestial en los créditos hipotecarios, era imperativo volver a desempeñar su trabajo de forma impecable, y no sólo eso, buscar más horas para dar sus clases en otros turnos, carreras y universidades. Esto último y el constatar y dejar muy en claro que ni las mesas de análisis de ese entonces, hechas antes de los infortunados acontecimientos, carecían de poder alguno para cambiar para bien ni un ápice la difícil realidad por más que hubiese estado elaborado con una metodología pulcra y un profesionalismo y preparación académica sin par. El Profesor Wilkins, al día de hoy, casi tres décadas después de lo aquí narrado, complementa sus actividades académicas con un trabajo fijo en un programa dedicado al análisis y debate políticos, en una importante cadena de emisoras de radio a nivel nacional." ["post_title"]=> string(17) "Mesa de análisis" ["post_excerpt"]=> string(111) "Ginés Sánchez nos ofrece un cuento que combina teoría cuántica, teoría política e Historia de México. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "mesa-de-analisis" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-22 11:08:52" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-22 16:08:52" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80158" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17969 (24) { ["ID"]=> int(79797) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-10 09:25:18" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-10 14:25:18" ["post_content"]=> string(4491) "Querida Tora: Hace unos días llegó un nini más a la azotea. Quién sabe de dónde salió, o de quién era amigo; el caso es que ya se aposentó allí. Está fortachón, y dice que es karateca; y para demostrarlo, todo el tiempo anda haciendo movimientos muy amenazantes de karate a todo el que se le pone delante. El caso es que tiene aterrorizados a todos los de la vecindad, y nadie quiere ni encontrárselo en los pasillos o en las escaleras, por miedo a que les haga algo. ¿Y qué crees? El portero se fijó en él, y pensó que le resultaría útil, así que lo contrató como guarura. Le paga muy poco, pero no va a hacer nada más que amenazar a los vecinos, así que lo poco que le da le viene muy bien. Además, que se siente más importante, y ya mira a los otros guaruras por encima del hombro. Por otro lado, a la chava le del 38 le salió un novio. Es un muchacho de la otra calle, que se ve serio y bien portado. A todo el mundo le cayó bien… menos al karateca, que en cuanto lo vio se fue sobre él con una serie de movimientos verdaderamente estremecedores. Pero el muchacho aguantó a pie firme, y ni siquiera se inmutó. Eso enfureció más al karateca, y ahora anda espiando sus entradas a la vecindad para asustarlo (No lo ha logrado, pero él se hace las ilusiones y presume como no tienes idea). La cosa ha ido escalando, y la vecindad entera se ha dado cuenta, así que todo el día están esperando a ver qué pasa de nuevo. Y pasó. Anteayer, el chavo estaba platicando con la novia en el patio, muy tranquilitos los dos, cuando se presenta el karateca y, sin previo aviso va y toca a la muchacha en sus partes nobles. Toda la vecindad lo vio, y fue como si les hubiera pasado una corriente eléctrica de alta intensidad a todos. ¿Qué iba a hacer el chavo? No podía pasar eso por alto. Y no lo pasó. Sin decir palabra tomó al flamante guarura por el cuello (con una sola mano, para más vergüenza) y lo subió al tendedero de la del 18, que está bastante alto, y allí lo dejó colgado. El karateca rugía y se debatía, pero no podía hacer nada, porque el chavo lo enganchó en un clavo muy fuerte que soporta todo el tendedero, y no alcanzaba con las manos ni con los pies. Y allí estuvo un rato, ante la mirada asombrada de toda la vecindad. El chavo siguió platicando con la novia como si no hubiera pasado nada; y, por fin, fue a desenganchar al “interfecto” y le dijo que se fuera pitando, para que no atropellara a nadie. ¿Y qué crees? Le obedeció, pero fue corriendo a meterse en la portería, a darle la queja al portero y a exigirle que castigara al “agresor de la autoridad”. Pero el portero le dijo que si no había sido capaz de resolver el problema por sí solo, “en ese momento dejaba de ser autoridá” y lo echó a la calle, entre las burlas de todos los vecinos. Total, que el nini se fue corriendo, y no se le ha vuelto a ver. Yo pensé que iba a volver con otros “karatecas”, pero ni a eso se atrevió. Entonces, el portero fue a buscar al chavo y le propuso que trabajara de guarura con él. Pero le dijo que no, que estaba estudiando y que no podía perder el tiempo en otras cosas. Más tarde le dijo a la novia que cuando subió al karateca al gancho, éste tenía una mirada de terror tan grande que pensó que a nadie se debe atemorizar así sin un motivo verdadero (y el suyo  había sido verdadero, añadí yo), y lo que el portero pretende es tener a todos asustados. La muchacha estuvo de acuerdo, y los dos se fueron a cenar como todos los días, entre murmullos de aprobación y gritos de alegría. Los únicos que lamentaron lo sucedido fueron los ninis de la azotea, porque el karateca les permitía muchas cosas que los otros guaruras les impedían, como fumar las hierbas que cultivaban, por ejemplo. Pero no había quien los apoyara, y tuvieron que aguantarse. Y pensar que el novio de la del 38 parecía tan poquita cosa… “Caras vemos, corazones no sabemos”, suele decir la gente aquí. Y tienen mucha razón. Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 270" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-270" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-10 09:25:18" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-10 14:25:18" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79797" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(7) ["max_num_pages"]=> float(4) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "ff30543bf65700d2a70d60dc6f54f7f1" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
CARTAS A TORA 270

CARTAS A TORA 270

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas...

junio 10, 2022

Mesa de análisis

Ginés Sánchez nos ofrece un cuento que combina teoría cuántica, teoría política e Historia de México.

junio 22, 2022




Más de categoría

ENTREVISTA CON EL CANTANTE FRAN DIEGO

A propósito del nuevo EP del cantante mexicano Fran Diego, Claudia Blix nos ofrece una entrevista donde se explora...

julio 1, 2022

CARTAS A TORA 272

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

junio 27, 2022

Mesa de análisis

Ginés Sánchez nos ofrece un cuento que combina teoría cuántica, teoría política e Historia de México.

junio 22, 2022

Una breve charla con Alejandra Junco Lavín, autora de La última oveja del Ángel Exterminador

No voy a mentirles: la pandemia que inició en 2020 estuvo llena de momentos dolorosos; sin embargo, también tuvo...

junio 17, 2022