CARTAS A TORA 211

Querida Tora: El otro día, la vecindad despertó con una novedad: el portero estaba enfermo. Era la primera vez que ocurría. Por lo menos, nadie recordaba que hubiera estado enfermo nunca. ¿De qué? Los vecinos corrieron a...

29 de enero, 2021 cartas a tora

Querida Tora:

El otro día, la vecindad despertó con una novedad: el portero estaba enfermo. Era la primera vez que ocurría. Por lo menos, nadie recordaba que hubiera estado enfermo nunca. ¿De qué? Los vecinos corrieron a preguntar a los guaruras. Y cada uno dio una contestación diferente: gripa, reuma, diabetes, lepra, una uña enterrada… Total, que no se sabía nada.

La inquietud cundió por toda la vecindad. ¿Quién iba a gobernarlos? ¿Quién iba a ejecutar las obras que estaban pendientes (el agujero del patio, los lavaderos, etc.)? Los más afectados parecían los ninis, que estaban verdaderamente angustiados por la falta de dinero. Y empezaron a ir, individualmente o en grupos, a interesarse por la salud del portero y a desearle una pronta recuperación.

¿Pero qué crees? No les permitieron  entrar a la portería, porque “el señor se sentía mal y no era prudente agobiarlo con visitas”. Pero los vecinos no se iban, y se amontonaron ante la portería.  Entonces un guarura salió a decir que no estaba ahí, que se lo habían llevado al Seguro Vecinal, para que estuviera más cerca de las medicinas. Eso no hizo sino aumentar la alarma, y allá corrieron todos, a preguntar a la enfermera. Esta los atendió por una ventana, con la persiana echada para que no vieran lo que sucedía dentro,  y les dijo que estaba bien, que no se preocuparan.

Total, que los vecinos volvieron a sus casas. Pero esa noche, ya bastante tarde, los despertó la entrega de unos bultos grandes, que llevaron directamente al Seguro. Todos se preguntaban qué contenían esos bultos, y por qué el secreto con  que los habían entregado. Los guaruras salieron a decir que no era secreto, sino que la compañía transportista se había visto detenida por el terrible tránsito, y no habían podido llegar antes, y que los bultos no contenían nada malo ni peligroso. Pero cuando les preguntaron qué contenían, se hicieron los tontos (no les fue muy difícil), y corrieron a encerrarse en la portería. Solo quedaron dos, para impedir que alguien  quisiera meterse por la fuerza.

Peor fue cuando, ya en la madrugada, se oyeron unos gritos espantosos saliendo del Seguro.  Todos corrieron  allí, sin faltar ni siquiera los bebés, y armaron un escándalo que logró cubrir los gritos. Y cada quién  tenía una teoría diferente, desde que lo habían operado del cerebro sin anestesia, hasta que le habían cortado algún órgano esencial para la vida. La enfermera salió esta vez al pasillo y, con la cara pálida y las manos exangües, dijo que sí, que habían  tenido que hacerle una intervención al portero, pero que era una cosa de poca monta. Poca monta… ¿Y los gritos? La mujer se escurrió, sin  contestar, dejando que los vecinos imaginaran cosas aún peores.

Por fin, el del 51 empezó a aporrear la puerta: quería ver al portero para saber si estaba vivo, y exigía que les dieran un parte sobre su salud. Los demás lo apoyaron con gritos y patadas a la puerta. Pero la enfermera no salía. Los vecinos arreciaron en sus protestas, aduciendo su derecho a saber cuál era el estado de salud de quien los gobernaba. Lo mismo. Y ya estaban  hablando de ir a buscar a la policía para que les permitieran entrar al Seguro, cuando empezaron de nuevo los gritos. Al momento, todos los guaruras se presentaron en el lugar y entraron a la enfermería, entre tumultos, gritos y pellizcos de las viejas, que eran las más enojadas. ¿Pero qué crees? Yo me metí con ellos. Me pisaron la cola, pero me aguanté sin maullar y logré llegar hasta la cama del enfermo. ¿Y sabes por qué gritaba? Porque le iban a poner una inyección, y es tan collón que lo tuvieron  que sujetar entre todos; y como ni así podían con  él, alguien le dio un golpe en la cabeza para que se estuviera quieto y lo pudieran inyectar.

¿Y sabes lo que contenían los famosos bultos? Pañales para adulto. Porque lo que tiene el portero es una incontinencia anal severa (vulgo: diarrea) por comer demasiado picante. Pero a él le parece vergonzoso estar enfermo de eso, y ha prohibido terminantemente que se mencione siquiera la palabra en la vecindad. Así que se estuvo tres días encerrado en el Seguro, dando alaridos cada vez que lo iban a inyectar y recibiendo otros paquetes de pañales que, aquí entre nos, los tuvieron que pagar los vecinos “porque las finanzas de la vecindad estaban en muy mal estado”, según dijo uno de los guaruras (el más guapito; y por eso le creyeron todas las viejas, que eran las más escandalosas)

Pero a los vecinos solo les dijeron lo de la cooperación, y los tuvieron todo el tiempo en la incertidumbre. De modo que cuando al fin lo vieron salir del Seguro, hasta le aplaudieron al condenado, sin saber que los había vuelto a estafar, porque los pañales costaron mucho menos de lo que el guarura les dijo, y esa diferencia se la dio a la Flor para que lo acompañara toda la semana siguiente (sobre todo por las noches, en que se sentía muy solo).

Siguió casi un mes de “convalecencia”, durante el cual no se le podía consultar nada, y apenas se le podía ver de lejos (siempre acompañado por la Flor). Y durante ese tiempo,  todas las viejas le llevaban que unos chilaquilitos, que un guisadito  que unos taquitos, que un refresquito, y hasta la manutención de la Flor le salió gratis. Ventajas de tener un puesto así, ¿no te parece?

El portero ya está bien. Y los pañales que le sobraron los vendió a muy buen precio a una farmacia cercana, pero no lo comunicó siquiera a los vecinos. Pero ya sabes cómo es. ¿Para qué te digo más?

Te quiere,

Cocatú

Comentarios


object(WP_Query)#16265 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(60835) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(60835) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16269 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16267 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16268 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-08-31 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-09-28 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (60835) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16266 (24) { ["ID"]=> int(82994) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-06 11:32:22" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-06 16:32:22" ["post_content"]=> string(5864) "Hay una máxima que determina que la historia la cuentan los vencidos. Así conocemos numerosos episodios que narran la confrontación entre fuerzas rivales, en los que una de ellas predomina y cuenta para la posteridad.   Para nuestra fortuna vivimos en una época en la cual la investigación en todos los órdenes está a un clic de distancia, de modo que podemos consultar la “versión oficial” y las versiones alternativas, para formarnos una concepción de cómo ocurrieron las cosas en un tiempo y en un lugar en el que no habríamos podido estar para atestiguarlo. Hay otro modo de conocer los hechos que los grandes tratados señalan.  No es la versión de los ganadores ni la de los vencidos (como diría Henestrosa).  Es la experiencia de quienes vivieron en forma directa lo ocurrido, ya sea a través de testimonios que la crónica reúne, ya mediante la ficción que, no por serlo, se desvincula de las circunstancias originales en que se desenvolvió la historia. Comencé a leer una maravillosa antología editada por Liliana Pedroza. En tres tomos de simpática hechura reúne 100 cuentos de 100 escritoras mexicanas, rescatados de muy diversas publicaciones en las que fueron divulgados durante poco más de 100 años. Algunos de ellos, en particular los de  inicios del siglo pasado, se dieron a conocer con seudónimo que alejaba el foco de atención de su autora original. Tal era el pecado social de expresar por escrito las ideas propias para una mujer. Como bien señala Liliana Pedroza, la invisibilidad en la que se desarrollaron las primeras cuentistas les dio la libertad de escribir  tomando riesgos. Estoy terminando el primer libro en el que encuentro muchas autoras completamente desconocidas para mí; todas con propuestas, de suyo, muy originales. Tienen la capacidad de presentar, mediante la ficción, los problemas de época que marcaban a sus protagonistas.  Muchos de tales problemas, por desgracia, siguen estando presentes en nuestra sociedad.   Como los tamales del bote, “hay de dulce, de chile y de manteca”. Modos de presentar problemáticas como la violencia contra la mujer o  trastornos de conducta propios de la discapacidad intelectual de un modo único, entrañable; recorremos las líneas de cada texto esperando que, contrario a su estructura breve, no se termine nunca. Hay un cuento que me pareció fantástico. Es una sátira que describe la crítica social y los prejuicios que en forma tan frecuente aventuramos, tanto, que es difícil no reconocernos en alguno de los personajes: “Tres juntas” de Hortensia Elizondo, neoleonesa nacida en 1908, periodista, cronista, escritora y defensora de los derechos de la mujer, fallecida en 1953, precisamente en el año en que México promulga la reforma constitucional que reconoce el voto de la mujer. Son incontables las emociones que me viene despertando cada cuento, cada página. La fineza rulfiana con que se describen rasgos de comportamiento en la zona rural, como es el caso de dos personajes: Prócoro y Tanasia en el cuento “La cuesta de las ballenas” de Emma Dolujanoff, médico psiquiatra y escritora nacida en 1922, oriunda de la Ciudad de México. Vale aquí mencionar que una de las inquietudes de la antologadora Pedroza, era incluir en su obra a cuentistas de provincia, que en un sistema centralista como el que se vivió hasta finales del siglo veinte, quedaban con pocas o nulas oportunidades frente a las de las grandes capitales, en particular las de la Ciudad de México. A golpe de linterna de Liliana Pedroza es el título de la colección de cuentos que nos presenta al otro México, al que habría quedado fuera de la conciencia de quienes habitamos el actual siglo, si no fuera por las historias de ficción. Conocer los usos y costumbres de distintas regiones, como se presenta en el cuento “La locura de Chabela” de María Esther Ortuño de Aguiñaga, escritora y promotora cultural quien desarrolló su obra en San Luis Potosí, destacando sus investigaciones sobre la llamada “Muerte Niña”, o fotografía post-mortem de niños pequeños, propia de mediados del siglo diecinueve e inicios del veinte. En éste, uno de sus cincuenta cuentos más conocidos, la autora lleva al absurdo condiciones de la vida real, en una crítica social que, como lectores, nos para en seco para preguntarnos de qué seríamos capaces. Justo esto último es lo que hallo como el mayor valor del cuento: desde los prehispánicos como “La llorona” hasta los actuales publicados por Guadalupe Nettel, la ficción nos presenta esa realidad que se vive en las calles, en los caseríos marginales. Esa doble moral de las clases de mayor nivel, o los “valores” que plantea una sociedad como si fuera un cadenero de antro, que después de que, finalmente nos permiten el acceso, nos llevamos la gran decepción al descubrir que no hay nada en ese cascarón vacío, que haya valido la pena nuestro desgaste por entrar. En literatura las voces de las autoras nacen de la entraña y no se callan.  Dicen lo que tienen que decir.  Cuentan la historia de primera mano, la que se aleja de cánones sociales y de ideologías a modo.  Hay que conocer nuestro México a través de sus líneas: un camino muy recomendable es comenzar a hacerlo A golpe de linterna (Ed. Atrasalante, 2020), de la mano de Liliana Pedroza." ["post_title"]=> string(14) "Mirada lateral" ["post_excerpt"]=> string(212) "Desde que el hombre existe, la historia se transmite de generación en generación. La narrativa pasó de la oralidad imprecisa a la palabra escrita. Ahí podemos desentrañar los orígenes de lo que hoy somos. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(14) "mirada-lateral" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-06 11:32:22" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-06 16:32:22" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82994" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16240 (24) { ["ID"]=> int(83121) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-09 10:18:07" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-09 15:18:07" ["post_content"]=> string(4388) "Querida Tora: Hay un matrimonio en el 243 que me cae muy bien. Sobre todo, ella. Además de simpática, me echa de comer carnita croquetas para gato o algo de pescado, no puros pellejos. Yo se lo agradezco como puedo, que es como agradecen los gatos: frotándome contras sus piernas, dejándome acariciar el lomo, besándola (no te encrespes. La beso a la manera de los gatos, lo cual no tiene nada que ver con los besos que tu y yo nos damos; que si no, ni te lo diría). En fin, que me llevo muy bien con la señora. Pero el otro día… Es que no puedo creerlo. Ella y el marido parecían estar siempre enamorados, siempre agarraditos de la mano, siempre mirándose con  ojos de borrego. Pero resulta que ella lo vio a él en la calle con otra mujer, y muy acaramelado que iba. Se puso hecha una furia, y cuando volvió a la casa le hizo una escena digna de la peor telenovela que hayas visto. Le dijo infame, traidor, mal hombre, y todo lo que te puedas imaginar. Pero se lo dijo a gritos, y a los cinco minutos ya se habían juntado todas las viejas de la vecindad. ¿Y qué crees? El ni se inmutaba. La cosa llegó a tal grado que todas las vecinas se echaron encima del marido y ya le iban a dar pamba con picahielos; pero él se irguió y con voz de trueno las mandó callar. Y las viejas se callaron. Luego, el hombre se volvió a su esposa y le dijo que sí, que tenía otras mujeres (así, en plural), porque era hombre y estaba muy bien dotado, y que estaba en su derecho de hacer lo que le diera la gana. La esposa intentó decir algo; pero con una mirada él la hizo callar. Luego le dijo que no tenía de qué quejarse: que él la tenía en un altar porque iba a ser la madre de sus hijos, y eso era el templo más alto al que podía aspirar una mujer; que la atendía como a una reina (eso es cierto, porque le da todo lo que le pide y más), que ninguna mujer en la vecindad estaba en mejores condiciones que ella, y que si quería dejarlo por esa nimiedad, que se fuera, pero que no iba a encontrar a otro hombre tan cumplidor como él. Y acabó con “Piénsalo, y pórtate como una mujer de verdad”. ¿Y qué te cuento? Mi amiga se quedó como tonta, sin saber qué decir ni qué hacer, mirando a las vecinas como pidiéndoles ayuda. El señor se dio media vuelta y se metió a su vivienda. Inmediatamente, las viejas rodearon a la esposa, pero ya no se mostraron ofendidas, sino que empezaron a decirle que, desgraciadamente, ellas eran mujeres y tenían que someterse a sus maridos; que su pareja no era tan malo porque, por lo menos, la respetaba; que si andaba con otra en la calle fue lejos de la vecindad, sin deseos de que lo viera en esos trotes; que pusiera en un platillo de la balanza lo que él le daba y en otro los ratos de esparcimiento que se tomaba por su cuenta; que los hombres necesitan “eso”, y que si a ella le cumplía, no tenía por qué enojarse; y que muchas de ellas tenían que aguantar eso y más, darle al marido lo que les pedía en el momento en que se le ocurría y, además, estirar el gasto para que todos los niños pudieran comer siquiera dos veces al día. Y cuando acabó de oírlas, mi amiga fue a tocar humildemente a la puerta de su vivienda y pidió al marido que la dejara entrar. El fulano le abrió la puerta, ¿y qué crees que hizo? Le dio un beso en la frente y cerró la puerta majestuosamente. Me dio diarrea del coraje. Estuve un par de días casi sin comer, porque todo me hacía mal. Y ya no le acepto nada a la señora, ni siquiera un par de camaroncitos que me echó el otro día. Se me atraganta lo que me da. Y es que no puedo comprender que una mujer sea así, tan sumisa, ni que el hombre sea tan prepotente. Ya lo había visto en otros matrimonios de la vecindad, pero no a ese grado de abyección. Ah, no te preocupes. El malestar ya se me pasó, y estoy comiendo puras verduritas. Y una hierba que crece en el baldío cercano, que es muy buena para el intestino. Te quiere Cocatú." ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 281" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-281" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-09 10:18:07" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-09 15:18:07" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83121" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16266 (24) { ["ID"]=> int(82994) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-06 11:32:22" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-06 16:32:22" ["post_content"]=> string(5864) "Hay una máxima que determina que la historia la cuentan los vencidos. Así conocemos numerosos episodios que narran la confrontación entre fuerzas rivales, en los que una de ellas predomina y cuenta para la posteridad.   Para nuestra fortuna vivimos en una época en la cual la investigación en todos los órdenes está a un clic de distancia, de modo que podemos consultar la “versión oficial” y las versiones alternativas, para formarnos una concepción de cómo ocurrieron las cosas en un tiempo y en un lugar en el que no habríamos podido estar para atestiguarlo. Hay otro modo de conocer los hechos que los grandes tratados señalan.  No es la versión de los ganadores ni la de los vencidos (como diría Henestrosa).  Es la experiencia de quienes vivieron en forma directa lo ocurrido, ya sea a través de testimonios que la crónica reúne, ya mediante la ficción que, no por serlo, se desvincula de las circunstancias originales en que se desenvolvió la historia. Comencé a leer una maravillosa antología editada por Liliana Pedroza. En tres tomos de simpática hechura reúne 100 cuentos de 100 escritoras mexicanas, rescatados de muy diversas publicaciones en las que fueron divulgados durante poco más de 100 años. Algunos de ellos, en particular los de  inicios del siglo pasado, se dieron a conocer con seudónimo que alejaba el foco de atención de su autora original. Tal era el pecado social de expresar por escrito las ideas propias para una mujer. Como bien señala Liliana Pedroza, la invisibilidad en la que se desarrollaron las primeras cuentistas les dio la libertad de escribir  tomando riesgos. Estoy terminando el primer libro en el que encuentro muchas autoras completamente desconocidas para mí; todas con propuestas, de suyo, muy originales. Tienen la capacidad de presentar, mediante la ficción, los problemas de época que marcaban a sus protagonistas.  Muchos de tales problemas, por desgracia, siguen estando presentes en nuestra sociedad.   Como los tamales del bote, “hay de dulce, de chile y de manteca”. Modos de presentar problemáticas como la violencia contra la mujer o  trastornos de conducta propios de la discapacidad intelectual de un modo único, entrañable; recorremos las líneas de cada texto esperando que, contrario a su estructura breve, no se termine nunca. Hay un cuento que me pareció fantástico. Es una sátira que describe la crítica social y los prejuicios que en forma tan frecuente aventuramos, tanto, que es difícil no reconocernos en alguno de los personajes: “Tres juntas” de Hortensia Elizondo, neoleonesa nacida en 1908, periodista, cronista, escritora y defensora de los derechos de la mujer, fallecida en 1953, precisamente en el año en que México promulga la reforma constitucional que reconoce el voto de la mujer. Son incontables las emociones que me viene despertando cada cuento, cada página. La fineza rulfiana con que se describen rasgos de comportamiento en la zona rural, como es el caso de dos personajes: Prócoro y Tanasia en el cuento “La cuesta de las ballenas” de Emma Dolujanoff, médico psiquiatra y escritora nacida en 1922, oriunda de la Ciudad de México. Vale aquí mencionar que una de las inquietudes de la antologadora Pedroza, era incluir en su obra a cuentistas de provincia, que en un sistema centralista como el que se vivió hasta finales del siglo veinte, quedaban con pocas o nulas oportunidades frente a las de las grandes capitales, en particular las de la Ciudad de México. A golpe de linterna de Liliana Pedroza es el título de la colección de cuentos que nos presenta al otro México, al que habría quedado fuera de la conciencia de quienes habitamos el actual siglo, si no fuera por las historias de ficción. Conocer los usos y costumbres de distintas regiones, como se presenta en el cuento “La locura de Chabela” de María Esther Ortuño de Aguiñaga, escritora y promotora cultural quien desarrolló su obra en San Luis Potosí, destacando sus investigaciones sobre la llamada “Muerte Niña”, o fotografía post-mortem de niños pequeños, propia de mediados del siglo diecinueve e inicios del veinte. En éste, uno de sus cincuenta cuentos más conocidos, la autora lleva al absurdo condiciones de la vida real, en una crítica social que, como lectores, nos para en seco para preguntarnos de qué seríamos capaces. Justo esto último es lo que hallo como el mayor valor del cuento: desde los prehispánicos como “La llorona” hasta los actuales publicados por Guadalupe Nettel, la ficción nos presenta esa realidad que se vive en las calles, en los caseríos marginales. Esa doble moral de las clases de mayor nivel, o los “valores” que plantea una sociedad como si fuera un cadenero de antro, que después de que, finalmente nos permiten el acceso, nos llevamos la gran decepción al descubrir que no hay nada en ese cascarón vacío, que haya valido la pena nuestro desgaste por entrar. En literatura las voces de las autoras nacen de la entraña y no se callan.  Dicen lo que tienen que decir.  Cuentan la historia de primera mano, la que se aleja de cánones sociales y de ideologías a modo.  Hay que conocer nuestro México a través de sus líneas: un camino muy recomendable es comenzar a hacerlo A golpe de linterna (Ed. Atrasalante, 2020), de la mano de Liliana Pedroza." ["post_title"]=> string(14) "Mirada lateral" ["post_excerpt"]=> string(212) "Desde que el hombre existe, la historia se transmite de generación en generación. La narrativa pasó de la oralidad imprecisa a la palabra escrita. Ahí podemos desentrañar los orígenes de lo que hoy somos. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(14) "mirada-lateral" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-06 11:32:22" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-06 16:32:22" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82994" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(19) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "17486ab022a796aee081223fb7eb8d45" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Mirada lateral

Desde que el hombre existe, la historia se transmite de generación en generación. La narrativa pasó de la oralidad imprecisa a la...

septiembre 6, 2022
CARTAS A TORA 270

CARTAS A TORA 281

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas...

septiembre 9, 2022




Más de categoría

Cartas a Tora 283

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

septiembre 23, 2022

Balduino, Fidei Defensor

“I will not cease from mental fight, /  nor shall my sword sleep in my hand / till we...

septiembre 22, 2022

Programa Mujer en UPG radio

Agradezco la invitación de mí estimada amiga Mayela Rodríguez, Conductora del Programa de Radio “Mujer” de la Universidad Pedro...

septiembre 22, 2022
Brian Palma

Brian de Palma

Brian de Palma es uno de los directores que han revolucionado la manera de hacer cine.

septiembre 22, 2022