Hábitos (esenciales) de mi vida diaria

Ojalá alguna o varias de las prácticas descritas les resulten útiles a mis lectores y les conmine a alentar disciplina, simpleza, orden y consistencia. 

3 de marzo, 2023 habitos en la vida diaria de las personas

A lo largo del tiempo he buscado, entre muchas, algunas actividades, hábitos o rutinas que resulten convenientes y benéficas para mejorar algún aspecto de mi vida: puede ser mi salud física, mental, reducir el estrés, etc.  

A continuación, describo las que para mí han sido aquellas que han generado la mayor diferencia. Ninguno de los siguientes resulta o pretende ser un consejo que, por sí mismo, habrá de darle un vuelco de 180 grados a la vida de nadie. Sin embargo, todas tienen como objetivo último, en mi caso, brindar disciplina, orden, consistencia y simpleza y me han resultado útiles en un momento u otro. 

Te podría interesar:

La perspectiva del futuro: los idiotas al poder (ruizhealytimes.com)

En este mismo sentido, en conjunto y extraídos de distintas partes, su puesta en práctica me ha resultado enormemente benéfica, por lo que los comparto esperando que puedan generar valor para el lector. 

Aquí están mis ocho hábitos, sin orden particular:
1) Tomar una ducha fría por la mañana: Esto no parecerá un desafío para las personas que viven en regiones con un clima predominantemente cálido o en zonas costeras, quienes lo verán no sólo como algo conveniente sino cotidiano y, adicionalmente, los beneficios para la piel y la circulación son bien conocidos en lo general y existen en la red numerosos artículos, videos y posts al respecto. Cuando yo lo abordé hace ya bastante tiempo, tampoco me resultaba algo que pareciera tener mayor relevancia. 

Sin embargo, en lo personal y viéndolo en retrospectiva, tiene mucho que aportar. 

Las mañanas en el lugar donde resido (en otoño e invierno en lo particular, dado su clima semidesértico) son bastante frescas y a la hora en que me baño aún no sale el sol. Precisamente debido a lo anterior tomar una ducha fría cada mañana, sobre todo habiendo recién salido de la cama donde el ambiente es acogedor y agradable, es probablemente el hábito más importante de mi rutina al comenzar el día: si puedo soportar esa sensación desagradable justo al despertar, más aún considerando que es algo que previsiblemente evitaría de manera consciente, cualquier otro evento negativo o desagradable que pueda presentarse a lo largo del día resulta menos inesperado y más llevadero. 

Hacerlo, para mí, implica consistencia y determinación. 

No menos importante, la ducha fría me provee de una buena dosis de energía para abordar mis tareas inmediatas. 

2) Beber agua constantemente: Un hábito simple y sumamente conveniente. No sólo facilita la digestión y me mantiene hidratado (sobre todo en días calurosos y/o soleados) sino que también me mantiene satisfecho por más tiempo, lo cual evita la posibilidad de comer algo por antojo o que sienta demasiada hambre en el transcurso del día. Un vaso de agua para comenzar el día es siempre una buena idea, dado que despertamos en numerosas ocasiones más deshidratados de lo que conscientemente notamos. 

3) Tender/ordenar mi cama antes de salir de casa: Este punto resulta bastante evidente por sí mismo. Hacer la cama temprano por la mañana implica lograr una tarea relativamente sencilla exitosamente (lo cual ya tiene una connotación psicológica positiva), además de que me permite mantener mi cuarto ordenado y me evita tener que arreglarlo durante la tarde o noche que regreso de mi trabajo, que es cuando me encuentro más cansado o tengo menos motivación para hacerlo o en su defecto, tengo otras actividades de qué ocuparme.

4) Mantener mis cosas organizadas desde el día anterior: En este punto cabe hacer una aclaración. A pesar de que en general todas mis cosas se encuentran organizadas, son aquellas de uso diario (reloj, teléfono, llaves, cartera, etc.) las que de manera constante coloco en el mismo lugar la noche previa, de modo que no me resulte probable olvidarlas o tener que regresar por alguna que haya olvidado cuando salgo de casa. 

La ropa es otra de las cosas que prefiero planificar con antelación a efecto de ahorrar tiempo y energía por la mañana. Adicionalmente mis prendas y atuendos (colores, estilos) son bastante similares en lo general, lo cual me ahorra aún más tiempo que si éstos fueran sumamente distintos entre sí, en cuyo caso tendría que estar pensando desde muy temprano y precipitadamente en combinaciones de colores y texturas y otras cosas que, siendo honesto, no tienen relevancia alguna en mi día a día, de modo que conscientemente prefiero evitarlo.
5) Café: Los beneficios y perjuicios del café (sobre todo una ingesta excesiva o la sensibilidad a su consumo) también están bien documentados. Para mí, aunque para entonces ya completé varias actividades previas, el día comienza en forma una vez que me encuentro ya instalado en mi trabajo y tengo mi café en la mano. 

Será quizás el efecto de la cafeína en mi cuerpo, su temperatura, su sabor o aroma o la combinación de todo lo anterior, pero tras beber una taza de café es que puedo comenzar a ocuparme de los pendientes o requerimientos del día de una manera mucho más atenta y con un mayor grado de concentración. Y de mejor humor, cabe agregar. 

6) Simplificación Digital: Aunque utilizar herramientas tecnológicas forma parte de mi vida diaria (tanto en el ámbito laboral como en el personal) así como la de casi todos, trato de utilizarlas conscientemente como lo que son o deberían ser: herramientas. 

Están ahí para el uso que yo decida darles, el tiempo que yo decida utilizarlas. Por ejemplo, para comunicarme de manera urgente en caso de ser necesario o mantenerme en comunicación con alguien a quien, por múltiples factores, no puedo ver diario o frecuentemente. A veces reviso en mi teléfono algún dato, corrijo algún texto o trabajo en alguna hoja de cálculo, a ratos lo utilizo para poner algo de música (sobre todo si voy conduciendo), pero no me permito estar pendiente de el en todo momento y a toda hora.

En sintonía con lo anterior las redes sociales, sobre todos aquellas que no reflejan información de o me permiten comunicarme con amigos o familiares, no son revisadas a lo largo del día sino por la noche y eso un rato, si tengo la intención. Si no, prefiero ver alguna serie, documental, película o leer algo. 

Estoy plenamente consciente del entretenimiento que proveen las redes, sin duda, y de igual manera estoy consciente de que no proveen absolutamente nada más, ni útil ni positivo ni benéfico; que su objetivo, cuidadosamente planificado y ejecutado, es mantenernos inmersos y conectados el mayor tiempo posible. Revisarlas y estar refrescándolas resulta extremadamente tentador para nuestro cerebro, pero no representa o aporta nada en el mundo real, cotidiano, inmediato. 

Derivado de todo esto, me encuentro en paz con la idea de que si me pierdo alguna noticia, chisme, post, tweet de alguien que sigo no pasa nada. Me encontraré con ello después. La perspectiva sería distinta si me dedicara al ámbito del espectáculo, pero no es así. De hecho, muy pocos se dedican a ello para vivir, pero muchos, o casi todos, utilizamos los medios y redes sociales con más frecuencia de la que deberíamos. 

Lo anterior también incluye no tener en la pantalla principal de mi teléfono redes sociales (salvo una, la más utilizada) y utilizar imágenes de fondo simples, tanto para la pantalla de bloqueo como para mi home screen. Nada de fotos ni imágenes que contengan numerosos elementos o algo similar.  

7) Deshacerme del SPAM: En la actualidad, absolutamente todos los sitios a los que ingresamos para leer alguna nota, realizar alguna compra, descargar contenido, entre otras acciones, requieren registro mediante correo electrónico. 

Esto conllevó en mi caso a que tanto sitios que utilizo frecuentemente como aquellos que sólo utilicé una vez me bombardeen con correos de ofertas, promociones, descuentos, exclusivas, etc. a lo largo de los años. Y siendo sincero, más por desidia que por cualquier otra razón o motivo es que permití que dicho flujo permaneciera abarrotando mi correo y me tomó mucho tiempo de suscribirme a muchos de ellos. 

Te podría interesar:

La vida simple: lo esencial y el estoicismo (ruizhealytimes.com)

Pero los beneficios son difíciles de pasar por alto; ahora, después de tomarme varios minutos a lo largo de varios días dando de baja suscripciones que no tenían razón de ser, me encuentro con una bandeja de entrada limpia y depurada. Recibo sólo correos importantes, no decenas de información que ni siquiera voy a revisar, día tras día. 

8) Música: La música es sin duda una de mis más grandes aficiones (desde el rock clásico hasta la música sinfónica, pasando por tangos y pasodobles, pop, hard-rock, metal, electro-pop, boleros, blues, trova, góspel, country y bluegrass y muchos otros etcéteras). Y en mayor o menor medida, sin importar el género o géneros de nuestra preferencia, forma parte de la vida de todos y cada uno de nosotros. 

La composición musical es, quizás, la más sublime expresión del arte, dada su capacidad de generar un efecto profundo y casi inmediato en nuestras emociones y percepciones como no lo hacen la escritura, la escultura, pintura, etc. y la historia nos ha legado obras extraordinarias a lo largo de los siglos. 

Derivado de lo anterior debo reconocer que utilizo la música, además de para el disfrute y/ aprendizaje personal, también como un instrumento para asumir o tratar de modificar algún estado anímico o mental específico. 

Empleo música más tranquila para momentos complicados y música más energética para aquellos en los que me siento menos motivado o más decaído. A ves escucho música para relajarme y descansar. Otras veces para proveerme de mayor energía. La música posee líricas y mensajes tan complejos y simples como deseemos encontrar, así como ritmos frenéticos y otros reflexivos y tranquilos, diseñados para la meditación y la paz. 

Existe música para todo y para todos. Utilizarla a mi favor ha resultado una herramienta eficaz en mi vida cotidiana.  

Hasta aquí dejaré la lista de momento. Ojalá alguna o varias de las prácticas antes descritas les resulten útiles o los conmine a buscar otras que les provean lo que estas, en lo particular, me proveen a mí: disciplina, simpleza, orden y consistencia.  

 

Nos leemos la semana entrante. 

Comentarios


Dame una A...

Dame una A...

¿Qué has hecho con la infinita combinación de palabras que la vida te ha regalado hasta el día de hoy?

mayo 13, 2024
trampa de la virtualidad

La trampa de la virtualidad

Estar presente y ausente al mismo tiempo.

mayo 2, 2024




Más de categoría
¿Eres responsable de tu vida?

¿Le preguntas o le respondes a la vida?

Te animo a obtener una nueva y valiosa herramienta de vida.

mayo 24, 2024
Dame una A...

Dame una A...

¿Qué has hecho con la infinita combinación de palabras que la vida te ha regalado hasta el día...

mayo 13, 2024
¿Se puede ser mujer (de entre 35 y 40) y no estar estresada por la maternidad?

¿Se puede ser mujer (de entre 35 y 40) y no estar estresada por la maternidad?

Hagamos una prueba sencilla: durante un día, contamos el número de mujeres con el que nos relacionamos y anotémoslo....

mayo 10, 2024
trampa de la virtualidad

La trampa de la virtualidad

Estar presente y ausente al mismo tiempo.

mayo 2, 2024