,

Cinco costumbres alemanas difíciles de comprender

Mudarse a un país nuevo implica conocer nuevas costumbres. El recién llegado puede adoptar algunas como propias, pero hay otras a las que es difícil acostumbrarse. Aquí algunas de las más extrañas en Alemania, de acuerdo con...

17 de septiembre, 2020 Alemania

Mudarse a un país nuevo implica conocer nuevas costumbres. El recién llegado puede adoptar algunas como propias, pero hay otras a las que es difícil acostumbrarse. Aquí algunas de las más extrañas en Alemania, de acuerdo con una publicación de la agencia alemana DW:

1. Las corrientes son el enemigo

La relación de los alemanes con el airecillo parece ser muy compleja. Por un lado, siempre hay un colega que insiste en abrir la ventana, aunque afuera haga 10 grados, porque necesita respirar aire fresco. Pero, por el otro, una vez que el aire empieza a hacerse notar, se convierte en la causa de todos los males.

Cuando hay dos ventanas abiertas una frente a otra en la misma habitación, se produce una corriente altamente peligrosa para los seres humanos, que puede provocar desde tortícolis, pasando por un catarro leve y hasta neumonía.

2.  ¿Límites de velocidad? LOL

Cualquiera que haya estado en Alemania más de un día sabe cuán en serio se toman sus autos los alemanes. Alemania no tiene límite de velocidad en algunos tramos de sus autopistas y cualquier atisbo de cambiar esa situación suscita de inmediato duras críticas.




En defensa de aquellos que se oponen a establecer límites de velocidad, hay que decir que las estadísticas muestran que el 60 por ciento de los accidentes fatales no tienen lugar en la autopista, sino en carreteras regionales, donde el límite de velocidad es de 100 kilómetros por hora.

Auto

3.  Todo por escrito

Para un país famoso por su meticulosa cultura del reciclaje, sorprende el extensivo uso que se hace en Alemania de papel innecesario. De hecho, en 2018, cada alemán utilizó una media de 241.7 kilos de papel, número que convierte a Alemania en el país con una mayor cantidad de consumidores de papel.

A pesar de estas cifras preocupantes, si algo no está escrito en papel, sencillamente no es válido.

Muro de Berlín

4.  El trabajo es el trabajo

Los alemanes no consideran necesariamente a sus colegas como sus mejores amigos; los jefes aquí nunca me preguntaron sobre vida personal. Muchos opinan que esa separación entre trabajo y vida personal es saludable.

Restaurante

5.  Los domingos

En Alemania, la semana solo tiene seis días. Los comercios están cerrados,  así como muchos cafés y restaurantes, el transporte público funciona con menos frecuencia e incluso en la capital, Berlín, todo discurre con mayor lentitud. A los alemanes, eso no parece molestarles.

El Chaneque

Soy un chaneque o lo que en otros lares y épocas se ha dado a conocer como gnomos, duendes, o aluxes. Tengo...

·

¿A dónde don Cristóbal?

América desde antes de ser América — como dice Alfonso Reyes — parecía una tierra pensada para la utopía; ubicada en el...

·




Más de categoría

Miriam Makeba, una niña bajo la lluvia

Miriam Makeba nació el 4 de marzo de 1932 en un barrio marginal en la periferia de Johannesburg. Sudáfrica...

·
Alfonso Herrera y Marina de Tavira

Marina de Taviera y Alfonso Herrera, juntos en 'El Paraíso de la invención'

Marina de Tavira y Alfonso Herrera serán los protagonistas de El paraíso de la invención, puesta teatral que será...

·

6. | LA CASA DE LOS OLVIDOS

¡Por fin llegó el sábado! Hasta mi mamá me preguntó si iba yo a ir con don Marcelino. -¿A...

·

Crítica Serie: Little fires everywhere

Twitter: @CINEMABLIX13 “El silencio del envidioso está lleno de ruidos”. – Khalil Gibran FICHA TÉCNICA: Título original: Little fires...

·