CARTAS A TORA 214

Querida Tora: No sabes el rebumbio que se armó en la vecindad el día en que el portero anunció que iba a poner un tesorero. Y tenían razón los vecinos: ¿para qué pagar a una persona para...

26 de febrero, 2021

Querida Tora:

No sabes el rebumbio que se armó en la vecindad el día en que el portero anunció que iba a poner un tesorero. Y tenían razón los vecinos: ¿para qué pagar a una persona para que “cuide” el dinero, si todos sabemos que el único que lo maneja es el portero? Pero a pesar de todas las protestas, lo impuso. Pero yo te voy a decir por qué lo hizo.

Cuando ese señor llegó a la vecindad, se encerró con el portero. Yo me tendí en la ventana para escuchar, pero estaba cerrada, y no podía oír bien. Sin embargo, el señor ese lo amenazó, no sé por qué, y le exigió que le diera un  trabajo en la vecindad. El portero tuvo que aceptar, aunque a fuerzas.

El día siguiente empezaron a correr rumores que afirmaban que al “tesorero” lo habían corrido de otra vecindad porque había abusado de una muchacha. Eso no tiene nada que ver con el dinero, pero habla mal de él, ¿no te parece? Enseguida todas las viejas se juntaron a hablar del asunto, y para mediodía se había juntado un ejército de señoras indignadas, que fue a exigir al portero que lo echara, porque sus hijas (y ellas mismas) corrían peligro. El “tesorero” estaba allí, juntito al portero, con cara de “Yo no fui, fue Teté, pégale, pégale, porque ella fue”. El portero dijo que el señor se quedaba. Nuevas protestas, gritos, y hasta un jitomate que se fue a estrellar junto a la cabeza del acusado. Lo mismo. Pero las señoras no cejaban, y llovían las acusaciones. Algunas hasta las inventaron, pero lo del abuso era cierto, porque en el montón había una que había vivido en la vecindad donde estuvo el “tesorero” y dijo a voz en cuello que había intentado abusar de ella y  que si se salvó, fue porque le dio un patadón en salva sea la parte que lo tuvo tendido ocho días. Y el portero, diciendo que se quedaba. Empezaron a llover jitomates, calabazas y verduras podridas (los guaruras se apresuraron a recogerlas, para hacerse un caldo), y la del 37 se lanzó al ruedo a hablar como solo ella sabe hablar, con majaderías que nadie conoce. Entonces el portero se enojó y les gritó:

-¡Ya chole, viejas argüenderas! No me vengan con estas tonterías, porque una cosa es la vida pública de un hombre, y otra la privada. Lo que el señor haga por las noches es cosa suya y de nadie más, que para eso es hombre y lo tiene todo muy bien puesto.

Hubo un momento de estupefacción, pero luego arreció el griterío. Entonces el portero sacó su pistola y echó dos tiros al aire (eran chinampinas, como siempre, pero igual truenan); luego les dijo:

-Se me encierran ahorita mismo en sus viviendas, y no asomen ni las narices, porque me las “quebro”.

Y los guaruras apuntaron al “rebaño”, como las llamó el flamante “tesorero”.

No tuvieron más remedio que obedecer.

Al día siguiente, entre recelos y sospechas, las viejas se volvieron a reunir (a puerta cerrada, por supuesto). Y cuando empezaban a alebrestarse, uno de los maridos (el del 37, quién lo iba a pensar) les dijo que no hicieran olas, que el “tesorero” lo único que hacía era obedecer sus impulsos naturales; que las “interfectas” que se quejaban, en el fondo lo habían pasado muy bien, y que protestaban porque no tenían nada que hacer; que el portero sabía lo que hacía y que si ponía un tesorero era porque la vecindad lo necesitaba; que se dejaran de jugar a agitadoras y se fueran  a echar las tortillas, que ya era hora de desayunar.

¿Y qué crees? Las convenció. Al rato, ya todas aceptaban que el pobre hombre solo obedecía a la Naturaleza (así, con mayúscula), y que no tenía la culpa de nada. Y hasta empezaron a sonreírle de vez en cuando.

  En eso, regresaron los del 41, que se habían  ido de vacaciones. Y luego luego se dieron  cuenta de lo que había pasado, sobre todo porque la del 8 les dijo que tenía miedo (no sé de qué, porque tiene ya como 70 años mal llevados). Y, muy serviciales, dijeron que ellos les iban a  resolver el problema. Eso me dejó muy picado, porque no veía yo la forma de que el portero se echara para atrás en su decisión (yo creo que el “tesorero” le sabe algo, porque de otra forma no se explica), y no me apartaba yo de su vivienda.

El caso es que a los pocos días llegó a visitarlos un señor, e invitaron a varias viejas a tomarse un café con él. Y esa misma tarde empezó otro rumor: que el “tesorero” había tenido relaciones con ese señor. Pero no relaciones culturales ni comerciales, sino que había servido de recipiente pasivo a las actividades activas (y muy activas) de ese señor. ¡Eso sí que levantó ámpula! Porque, como dijo el del 37, si el “tesorero” se hubiera tirado al señor… pues una equivocación la tiene cualquiera, y cuando no hay chelas, hay que tomar refresco: pero haber servido de refresco era algo que no se podía perdonar. Y esta vez fueron los señores a exigir el cese del “tesorero”. Que no les costó mucho trabajo, porque lo encontraron  haciendo su itacate, diciendo que no podía vivir en un lugar donde le levantaban ese tipo de calumnias a un honrado trabajador. Y se fue, sin despedirse siquiera del portero.

Todos los vecinos fueron a verlo salir con la cola entre las patas, olvidada la soberbia y la arrogancia; lo único que hizo fue un gesto muy expresivo a los del 41 y a su amigo, que estaban en primera fila.

El portero también  quedó muy contento de que se hubiera ido, y hasta invitó a sus guaruras unas tortas del King’s, mientras él se echaba unos chilaquiles bostonianos que les rugía el cuajo.

Los grandes problemas se resuelven, a veces, por los caminos más extraños.

Te quiere,

Cocatú

Comentarios


object(WP_Query)#18050 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62039) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "27-04-2022" ["before"]=> string(10) "25-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62039) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "27-04-2022" ["before"]=> string(10) "25-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18070 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17951 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17948 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "27-04-2022" ["before"]=> string(10) "25-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(502) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-04-27 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-05-25 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (62039) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17988 (24) { ["ID"]=> int(78869) ["post_author"]=> string(2) "81" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-12 13:11:15" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-12 18:11:15" ["post_content"]=> string(7878) "Después de casi dos años de incertidumbre y aislamiento, por fin parece que la pandemia empieza a darnos una tregua y poco a poco hemos ido retornando a nuestras actividades habituales. Sin embargo, una de las cosas que, sin duda, podemos observar en nosotros mismos y en quienes nos rodean, es que, si bien hemos podido regresar a “las cosas de siempre”, parece que ninguno de nosotros es “el mismo de siempre”: estamos más irritables, agresivos  o sensibles, más gordos o más flacos, poco tolerantes o absolutamente indolentes, tristes unas veces y eufóricos otras…  Pero, lo importante de estos cambios que todos presentamos es darnos cuenta de que, si bien la causa es mucho más profunda de lo que podemos apreciar a simple vista, también hay diversas estrategias que pueden ayudarnos a solucionar el problema de fondo. El estrés, el cortisol y el cerebro Históricamente el estrés ha sido un elemento esencial en la vida del hombre y es, de hecho, gracias a él que hemos logrado sobrevivir como especie, ya que nos permite hacer frente a todo tipo de amenazas tanto físicas, como ambientales, sociales y psicológicas. Cuando estamos estresados nuestro cuerpo manda una señal de alerta que libera diversas hormonas que actúan como neurotransmisores, para provocar reacciones específicas en nuestro organismo y de entre las cuales la más importante es el cortisol. Este se produce en las glándulas suprarrenales y, junto con la adrenalina, nos permite enfrentar el peligro, resolver problemas y huir de amenazas potenciales (acelerando la frecuencia cardíaca, elevando la presión arterial, maximizando los suministros de energía y los azúcares (la glucosa) en el torrente sanguíneo, mejorando el uso de esta sustancia en el cerebro, aumenta la disponibilidad de sustancias que reparan los tejidos, alterando las respuestas del sistema inmunitario, suprimiendo los sistemas digestivos reproductor y los procesos de crecimiento, y limitando las funciones que serían no esenciales o perjudiciales en una situación de lucha o huida.  Y además de todo, este complejo sistema de alarma natural también se comunica con las regiones del cerebro que controlan el estado de ánimo, la motivación y el miedo. Es por esto que cuando tenemos un subidón de cortisol (y adrenalina) todos nuestros sentidos se alteran, el hipotálamo y la corteza prefrontal se nublan y no somos capaces de ver más allá del peligro que enfrentamos. La realidad es que todos estos son procesos naturales que, como ya mencionamos, han sido “programados” para garantizar la supervivencia de la especie humana y hasta aquí todo va bien, pero…  ¿Qué pasa cuando los factores de alarma no desaparecen, nuestros niveles de estrés son muy altos (y/o constantes) y el cuerpo no deja de producir cortisol y adrenalina?  Pros y contras del cortisol sobre el organismo Cuando los niveles de cortisol están balanceados nuestros órganos y sistemas funcionan en armonía. Sin embargo, cuando esta hormona se mantiene elevada (por factores estresantes que no desaparecen, como los causados por la pandemia o los que provoca el estilo de vida frenético y acelerado y lleno de estímulos al que “felizmente” regresamos) puede derivar en una alteración endocrina conocida como “hipercortisolismo”, que produce efectos muy negativos en las funciones de las células de todo el cuerpo. Es curioso que los efectos adversos, en la mayoría de los casos, afecten exactamente los mismos órganos y funciones a los que ayudan cuando los niveles hormonales son normales, como podemos apreciar en esta tabla: Cortisol vs Oxitocina Por fortuna para todos, el cuerpo humano es una “máquina” increíblemente bien diseñada que tiene la capacidad de regularse, regenerarse e incluso, hasta de sanarse en las condiciones adecuadas. Y cuando hablamos de neurotransmisores, resulta ser que, existe todo un mecanismo en nuestro cuerpo en el que otras diversas sustancias también son liberadas para que podamos pasar de estados de alerta a momentos de calma y de emociones negativas exaltadas a estados de paz interior y de alegría. Una de estas sustancias (y la que más puede ayudarnos en estos momentos de tensión “postmandémica”) es la oxitocina. También conocida como la “hormona del amor”, la oxitocina se produce en altas cantidades cuando abrazamos, damos la mano, sonreímos, bailamos, tenemos buena actitud, compartimos con los amigos, evocamos buenos recuerdos, etcétera y entre sus principales beneficios se encuentra el hecho de que nos ayuda a disminuir notoriamente los niveles de cortisol en el organismo y con ellos, la ansiedad, la depresión, la irritabilidad y hasta los kilitos de más o de menos de los que hablábamos antes. 5 tips infalibles para bajar cortisol y elevar la oxitocina Las investigaciones neurocientíficas han avanzado increíblemente en último siglo y a veces resulta hasta increíble darnos cuenta de que las soluciones que encuentra son más simples de lo que imaginamos, sino que se encuentran presentes cuando nos enfocamos en lo más importante que tenemos; la parte humana. Desde luego, lo primero que tenemos que tener en cuenta es que todo cambio requiere de decisión, voluntad, perseverancia y disciplina, por lo que repetir las siguientes estrategias tanto como podamos y convertirlas en hábitos, será un factor clave para lograr el éxito:
  • Hacer deporte
  • Cantar
  • Bailar
  • Sonreír
  • Abrazar 
Convertir la felicidad en nuestra “nueva normalidad” Un niño feliz es un niño que aprende y un adulto feliz es un adulto productivo. Poner en práctica estas estrategias nos ayudará a disminuir el estrés y generar neurotransmisores que se traduzcan en emociones positivas, activando nuestra química cerebral, poniendo en funcionamiento la de todo el cuerpo y creando una especie de “red de conciencia celular” que nos permita fortalecernos a todos los niveles. Quizá nos falte un largo trecho por recorrer para poder decir que superamos esta crisis, pero lejos de sentarnos a esperar a que termine, nuestra obligación es actuar para que cada instante valga la pena, para que cada día sea el más importante y para que la felicidad no se encuentre al final del camino, sino que sea parte de él y nos lleve a salir de esto más sanos, más fuertes y más preparados para ayudar a quienes aún no se hayan dado cuenta de que la vida se trata de ser felices hoy. ¡Visita nuestro sitio web y encuentra más información como esta en mazenod.edu.mx !" ["post_title"]=> string(50) "Cortisol: ¿amigo o enemigo en “postpandemia”?" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(40) "cortisol-amigo-o-enemigo-en-postpandemia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-12 13:11:15" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-12 18:11:15" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78869" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17893 (24) { ["ID"]=> int(78803) ["post_author"]=> string(3) "190" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-10 10:18:44" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-10 15:18:44" ["post_content"]=> string(6040) "“¡No quiero saber de religión!; Yo soy católico, evangélico, cristiano… “. Estas son unas de las justificativas o preocupaciones de muchas personas al oír hablar sobre meditación. La meditación no tiene nada que ver con ninguna religión, a pesar de que en algunas de ellas como en el budismo, es su práctica principal. Para quien no quiera saber de religión puede quedarse tranquilo, pues no tiene nada que ver con ella; para quien no quiera interferir con su religión, también puede estar tranquilo, pues no interfiere con sus prácticas espirituales, o sea, que todo mundo la puede practicar sin ningún problema.  ¿Qué es la meditación?  Es una práctica contemplativa que ha estado presente en escuelas de desarrollo humano y en las tradiciones espirituales, principalmente en el budismo. Se ha comprobado científicamente que la meditación ayuda con una gran variedad de problemas físicos (cáncer, dolores crónicos, etc.) y mentales (estrés, depresión, ansiedad, etc.). El término “meditación” engloba una serie de prácticas ancestrales, utilizadas con diferentes fines, como la contemplación espiritual, la relajación, el entrenamiento de la atención, el desarrollo del autocontrol, la concentración, la conciencia y la percepción (GOYAL, 2014). Si bien la meditación nos remite principalmente a prácticas esencialmente orientales, provenientes de tradiciones religiosas y filosóficas como el budismo y el hinduismo, se sugiere cada vez más una concepción global y ampliada de los orígenes de los fenómenos meditativos (SAMPAIO, 2014). ¿Cómo empezar a meditar? Primero hay que buscar un espacio adecuado tranquilo y ordenado. Para meditar es necesario adoptar una postura que mejor facilite la práctica, puede ser sentado con las piernas cruzadas en forma de Flor de Lotus en un cojín en el suelo o sentados en una silla o sofá con la planta de los pies en el suelo y siempre con la espalda recta. La barbilla ligeramente hacia abajo, los ojos ligeramente cerrados dejando entrar un poco de luz para no dormirse. El rostro con una expresión suave y una ligera sonrisa. Las manos apoyadas en las piernas o en un mudra (posición tradicional). Después de esto, empezar a respirar naturalmente, de preferencia por la nariz, sin preocuparnos por controlar la respiración e intentar estar conscientes de la sensación de la respiración a medida que el aire entra y sale por la nariz. En este momento nuestra mente estará bastante agitada y seguramente lleguen muchos pensamientos y nuestra tendencia será seguirlos a medida que surgen; no debemos evitarlos, simplemente dejarlos que vengan y desaparezcan sin aferrarnos a ellos y volver a enfocarnos en la sensación de la respiración, una y otra vez hasta que nuestra mente se tranquilice y empecemos a sentir una sensación de paz interior y relajamiento. Es recomendable empezar a meditar de 10 a 15 minutos todos los días. ¿Cuáles son algunos beneficios de la meditación? Cuando alcanzamos esa sensación de tranquilidad, surge naturalmente una sensación de felicidad y tranquilidad profundas. Al mantener una mente tranquila, clara y feliz, podremos lidiar mejor con nuestros problemas habituales, sentirnos bien dispuestos con nosotros mismos y con los demás.  Esta sensación de bienestar nos ayuda a enfrentar las tareas y dificultades de la vida cotidiana. Gran parte del estrés y de la tensión que sentimos viene de nuestra mente, y muchos de los problemas que vivimos, incluso problemas de salud, son causados o agravados por este estrés. Además de mejorar nuestro estado de ánimo, de volvernos más conscientes de lo que nos rodea, de reducir nuestro nivel de estrés, de mejorar nuestra memoria y de devolvernos la habilidad de controlar nuestras emociones, la meditación también hace que nuestros cerebros procesen información más rápidamente. ¿En qué consiste el enfoque de la atención? El “enfoque de la atención” es nuestra mirada interna. Existen dos tipos de enfoque:
  • El que se dirige a un objeto y excluye el resto del panorama, por ejemplo: la llama de una vela, una flor, una imagen, etc.
  • Un enfoque de mirada abierta y panorámica que observa la totalidad del campo visual.
¿Qué no es meditar?
  • No es poner la mente en blanco.
  • No es entrar en trance.
  • No es imaginar lugares bonitos y agradables.
  • No es esforzarse para ver colores o imágenes.
  • No es evitar que lleguen pensamientos y sensaciones.
Referencias: Novo Manual de Meditação, Geshe Kelsang Gyatso Meditación Transpersonal, 59 preguntas, EDT Escuela Española de Desarrollo Transpersonal. (Manual) Apostila Pós-graduação Lato Sensu, Mindfulness e Terapias Integrativas, CBI of Miami." ["post_title"]=> string(25) "¿Qué es la meditación?" ["post_excerpt"]=> string(148) "La meditación está rodeada de mitos y de prejuicios. Maribel Rodríguez nos aclara qué es meditar y los beneficios que conlleva esta actividad. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(20) "que-es-la-meditacion" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-10 20:48:16" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-11 01:48:16" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78803" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17988 (24) { ["ID"]=> int(78869) ["post_author"]=> string(2) "81" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-12 13:11:15" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-12 18:11:15" ["post_content"]=> string(7878) "Después de casi dos años de incertidumbre y aislamiento, por fin parece que la pandemia empieza a darnos una tregua y poco a poco hemos ido retornando a nuestras actividades habituales. Sin embargo, una de las cosas que, sin duda, podemos observar en nosotros mismos y en quienes nos rodean, es que, si bien hemos podido regresar a “las cosas de siempre”, parece que ninguno de nosotros es “el mismo de siempre”: estamos más irritables, agresivos  o sensibles, más gordos o más flacos, poco tolerantes o absolutamente indolentes, tristes unas veces y eufóricos otras…  Pero, lo importante de estos cambios que todos presentamos es darnos cuenta de que, si bien la causa es mucho más profunda de lo que podemos apreciar a simple vista, también hay diversas estrategias que pueden ayudarnos a solucionar el problema de fondo. El estrés, el cortisol y el cerebro Históricamente el estrés ha sido un elemento esencial en la vida del hombre y es, de hecho, gracias a él que hemos logrado sobrevivir como especie, ya que nos permite hacer frente a todo tipo de amenazas tanto físicas, como ambientales, sociales y psicológicas. Cuando estamos estresados nuestro cuerpo manda una señal de alerta que libera diversas hormonas que actúan como neurotransmisores, para provocar reacciones específicas en nuestro organismo y de entre las cuales la más importante es el cortisol. Este se produce en las glándulas suprarrenales y, junto con la adrenalina, nos permite enfrentar el peligro, resolver problemas y huir de amenazas potenciales (acelerando la frecuencia cardíaca, elevando la presión arterial, maximizando los suministros de energía y los azúcares (la glucosa) en el torrente sanguíneo, mejorando el uso de esta sustancia en el cerebro, aumenta la disponibilidad de sustancias que reparan los tejidos, alterando las respuestas del sistema inmunitario, suprimiendo los sistemas digestivos reproductor y los procesos de crecimiento, y limitando las funciones que serían no esenciales o perjudiciales en una situación de lucha o huida.  Y además de todo, este complejo sistema de alarma natural también se comunica con las regiones del cerebro que controlan el estado de ánimo, la motivación y el miedo. Es por esto que cuando tenemos un subidón de cortisol (y adrenalina) todos nuestros sentidos se alteran, el hipotálamo y la corteza prefrontal se nublan y no somos capaces de ver más allá del peligro que enfrentamos. La realidad es que todos estos son procesos naturales que, como ya mencionamos, han sido “programados” para garantizar la supervivencia de la especie humana y hasta aquí todo va bien, pero…  ¿Qué pasa cuando los factores de alarma no desaparecen, nuestros niveles de estrés son muy altos (y/o constantes) y el cuerpo no deja de producir cortisol y adrenalina?  Pros y contras del cortisol sobre el organismo Cuando los niveles de cortisol están balanceados nuestros órganos y sistemas funcionan en armonía. Sin embargo, cuando esta hormona se mantiene elevada (por factores estresantes que no desaparecen, como los causados por la pandemia o los que provoca el estilo de vida frenético y acelerado y lleno de estímulos al que “felizmente” regresamos) puede derivar en una alteración endocrina conocida como “hipercortisolismo”, que produce efectos muy negativos en las funciones de las células de todo el cuerpo. Es curioso que los efectos adversos, en la mayoría de los casos, afecten exactamente los mismos órganos y funciones a los que ayudan cuando los niveles hormonales son normales, como podemos apreciar en esta tabla: Cortisol vs Oxitocina Por fortuna para todos, el cuerpo humano es una “máquina” increíblemente bien diseñada que tiene la capacidad de regularse, regenerarse e incluso, hasta de sanarse en las condiciones adecuadas. Y cuando hablamos de neurotransmisores, resulta ser que, existe todo un mecanismo en nuestro cuerpo en el que otras diversas sustancias también son liberadas para que podamos pasar de estados de alerta a momentos de calma y de emociones negativas exaltadas a estados de paz interior y de alegría. Una de estas sustancias (y la que más puede ayudarnos en estos momentos de tensión “postmandémica”) es la oxitocina. También conocida como la “hormona del amor”, la oxitocina se produce en altas cantidades cuando abrazamos, damos la mano, sonreímos, bailamos, tenemos buena actitud, compartimos con los amigos, evocamos buenos recuerdos, etcétera y entre sus principales beneficios se encuentra el hecho de que nos ayuda a disminuir notoriamente los niveles de cortisol en el organismo y con ellos, la ansiedad, la depresión, la irritabilidad y hasta los kilitos de más o de menos de los que hablábamos antes. 5 tips infalibles para bajar cortisol y elevar la oxitocina Las investigaciones neurocientíficas han avanzado increíblemente en último siglo y a veces resulta hasta increíble darnos cuenta de que las soluciones que encuentra son más simples de lo que imaginamos, sino que se encuentran presentes cuando nos enfocamos en lo más importante que tenemos; la parte humana. Desde luego, lo primero que tenemos que tener en cuenta es que todo cambio requiere de decisión, voluntad, perseverancia y disciplina, por lo que repetir las siguientes estrategias tanto como podamos y convertirlas en hábitos, será un factor clave para lograr el éxito:
  • Hacer deporte
  • Cantar
  • Bailar
  • Sonreír
  • Abrazar 
Convertir la felicidad en nuestra “nueva normalidad” Un niño feliz es un niño que aprende y un adulto feliz es un adulto productivo. Poner en práctica estas estrategias nos ayudará a disminuir el estrés y generar neurotransmisores que se traduzcan en emociones positivas, activando nuestra química cerebral, poniendo en funcionamiento la de todo el cuerpo y creando una especie de “red de conciencia celular” que nos permita fortalecernos a todos los niveles. Quizá nos falte un largo trecho por recorrer para poder decir que superamos esta crisis, pero lejos de sentarnos a esperar a que termine, nuestra obligación es actuar para que cada instante valga la pena, para que cada día sea el más importante y para que la felicidad no se encuentre al final del camino, sino que sea parte de él y nos lleve a salir de esto más sanos, más fuertes y más preparados para ayudar a quienes aún no se hayan dado cuenta de que la vida se trata de ser felices hoy. ¡Visita nuestro sitio web y encuentra más información como esta en mazenod.edu.mx !" ["post_title"]=> string(50) "Cortisol: ¿amigo o enemigo en “postpandemia”?" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(40) "cortisol-amigo-o-enemigo-en-postpandemia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-12 13:11:15" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-12 18:11:15" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78869" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(16) ["max_num_pages"]=> float(8) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "8e0e8d11084210cac781b300cb8a1853" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Cortisol: ¿amigo o enemigo en “postpandemia”?

Después de casi dos años de incertidumbre y aislamiento, por fin parece que la pandemia empieza a darnos una tregua y poco...

mayo 12, 2022

¿Qué es la meditación?

La meditación está rodeada de mitos y de prejuicios. Maribel Rodríguez nos aclara qué es meditar y los beneficios que conlleva esta...

mayo 10, 2022




Más de categoría
Propuestas infalibles para deshacerte del drama

Propuestas infalibles para deshacerte del drama

Alejarlo para siempre te permitirá disfrutar de una vida abundante y en paz.

mayo 25, 2022

¿Qué es vivir en Atención Plena?

Sobre el Mindfulness hay muchos mitos. Muy pocos saben cómo alcanzarlo y ponerlo en práctica. Maribel Rodríguez Pacheco, especialista...

mayo 23, 2022
LA CONSTITUCIÓN. ¿Y ESO CON QUÉ SE COME?

LA CONSTITUCIÓN. ¿Y ESO CON QUÉ SE COME?

La Carta Magna busca proteger los derechos e intereses de todos los ciudadanos en relación con el actuar del...

mayo 19, 2022
La importancia de cerrar ciclos

La importancia de cerrar ciclos

Vivir en el pasado implica anclarte a la tristeza y al sufrimiento.

mayo 18, 2022