Aprender a estar es la felicidad verdadera

La vida es simple, la enredamos cuando empezamos a ir en busca de algo que ni siquiera conocemos.

6 de abril, 2023

Hace unos días salí de la ciudad para convivir y compartir con mi familia, concretamente por el cumpleaños de mamá. Elegimos el destino de playa más cercano para los capitalinos y arribamos a una casa grande y bonita, en una zona aún segura y muy tranquila. 

Mi interés no es contarles cómo estuvieron mis días de descanso o si mamá partió pastel de chocolate o vainilla, mi relato es para destacar cómo los seres humanos nos hemos olvidado de disfrutar y de simplemente estar, sin prisa, sin angustia por sentir que los minutos se nos terminan y que el día no es suficiente para las toneladas de trabajo y tareas que siempre nos echamos encima.

Aunque fueron pocos, durante esos días la percepción del tiempo cambió para todos; no teníamos una labor en concreto, no había horarios establecidos y mucho menos prisa por realizar algo, simplemente las horas transcurrían de manera tranquila y todo lo que hacíamos era disfrutable. Aunque hubo quien no logró despegarse completamente de la tecnología, la mayor parte del tiempo lo experimentamos en la naturaleza, mirando el mar o relajándonos con el agua de la alberca, sintiéndonos como niños emocionados por echarse un chapuzón y jugar con su salvavidas. 

Te podría interesar:

3 formas de transitar mejor un duelo (ruizhealytimes.com)

Mención aparte merecen nuestras dos peluditas, Maggy y Stary, quienes no paraban de correr por toda la casa y a quienes sus ojitos se les veían más brillantes que nunca; igualmente disfrutaron del ambiente agradable y relajado dejando atrás el estrés que muchas veces les transmitimos al estar en la casa de ciudad. 

¿Qué cambió, qué cosa fue diferente durante esos días que nos sentimos tan bien? Simplemente fue que nos dedicamos a estar, sin más pretensión, y para mí, eso es la felicidad verdadera, existir por el simple placer de disfrutar cada segundo, cada minuto, cada hora, cada día… dedicarnos a hacer lo que cada quien elegía sin pensar en nada más, sin estar mirando lo que hacía o dejaba de hacer el otro, poniendo atención solo a las actividades personales, a los movimientos, estando en el momento: aquí y ahora. 

Durante esos días no hubo enojo, frustración y mucho menos estrés. La razón: sólo nos encargamos del presente y de lo que nos ocupaba, insisto, en el momento. Así es la vida, así es todos los días, pero se nos olvida, no sé por qué lo hacemos tan complejo. Esos días de vacaciones con mi amada familia reafirmaron mi objetivo en este plano: vivir, disfrutar, (con) centrarme sólo en mí sin querer estar cambiando todo afuera, simplemente estar. 

Claro que seguiré haciendo mi trabajo y mis tareas, por amor, por pasión. Igual estoy consciente de que en algunos momentos experimentaré estrés, pero permaneciendo en un estado de calma la mayor parte del tiempo, lo sortearé más rápido. Es increíble como un pensamiento, una actitud y una conducta tienen el poder de transformar la vida, para bien o para mal. La elección siempre está ahí, ¿cómo estás eligiendo vivir ahora mismo?, ¿cuántas veces eres consciente de tu disfrute o de tu enojo?

Te podría interesar:

3 claves infalibles para asegurar la felicidad (ruizhealytimes.com)

Gracias por leerme. Estoy a tus órdenes para cualquier comentario. Los que me llegan por medio de redes sociales no puedo responderlos pues carezco de esas novedosas pero estresantes (para mí) herramientas. Contáctame mediante estas otras vías de comunicación:

https://nancy-fuentes.webnode.mx/

[email protected]

WhatsApp: 55 20 82 88 71

Comentarios


Dame una A...

Dame una A...

¿Qué has hecho con la infinita combinación de palabras que la vida te ha regalado hasta el día de hoy?

mayo 13, 2024

Las pequeñas cosas: infanzia

“Estando juntos todo marcha bien, pues yo soy tu amigo fiel”. – Toy Story

abril 29, 2024




Más de categoría
¿Eres responsable de tu vida?

¿Le preguntas o le respondes a la vida?

Te animo a obtener una nueva y valiosa herramienta de vida.

mayo 24, 2024
Dame una A...

Dame una A...

¿Qué has hecho con la infinita combinación de palabras que la vida te ha regalado hasta el día...

mayo 13, 2024
¿Se puede ser mujer (de entre 35 y 40) y no estar estresada por la maternidad?

¿Se puede ser mujer (de entre 35 y 40) y no estar estresada por la maternidad?

Hagamos una prueba sencilla: durante un día, contamos el número de mujeres con el que nos relacionamos y anotémoslo....

mayo 10, 2024
trampa de la virtualidad

La trampa de la virtualidad

Estar presente y ausente al mismo tiempo.

mayo 2, 2024