Acciones para cuidar el medio ambiente

Nuestro planeta está en riesgo y necesita la ayuda de todos.  La contaminación del agua y el cambio climático han avanzado a niveles sorprendentes. Ante esta situación hay que tomar acciones para cuidar el medio ambiente que...

21 de abril, 2021

Nuestro planeta está en riesgo y necesita la ayuda de todos.  La contaminación del agua y el cambio climático han avanzado a niveles sorprendentes. Ante esta situación hay que tomar acciones para cuidar el medio ambiente que es tarea de todos y que trabajando juntos podemos revertir esta situación. 

Cada acción, por pequeña que sea, ocasionará un avance. El primer paso es saber cómo cuidar el medio ambiente. Son tareas sencillas que podemos  hacer desde ahora para revertir el calentamiento global y luchar para salvar el planeta. Los científicos y los ecologistas aseguran que estas medidas funcionan, así que aplicándolas, veremos cambios muy positivos.

Ahorra agua.- Es una de las mejores acciones para el cuidado del ambiente. Menos del 3 % del agua que hay en el planeta Tierra es apta para el consumo humano. Hay que cuidar el líquido vital. La industria y la ganadería acaparan hasta el 80 %. En las ciudades se desperdicia hasta un 44 % a causa de la falta de acciones para cuidar el medio ambiente, fugas, malos sistemas de bombeo y derroche. Esto es grave y aunque en los países desarrollados casi toda la población tiene acceso a agua potable, esto no garantiza que la disponibilidad sea permanente.  

Separa la basura.- Otra medida, y bastante importante por cierto, para el cuidado del planeta es separar la basura. Este es el resultado de la mala administración de residuos que inicia en el hogar. Y es que hay que admitir que a muchos les da pereza clasificarlos, pero hay que concientizar el daño que ocasiona este desorden poniendo manos a la obra.

Administra y recicla el papel.- Reusar y clasificar el papel es otra medida que debes adoptar para el cuidado del medio ambiente; especialmente, cuando estás en la oficina. El problema es que hasta el 50 % no se separa adecuadamente. Los productos de papel y cartón son muy duraderos y se pueden reciclar hasta siete veces. Por eso, clasificarlos es una de las acciones para cuidar el medio ambiente. Estando en casa, una de las de las acciones para cuidar el medio ambiente que puedes adoptar es el uso de papel periódico como envoltorio o para limpiar superficies de vidrio. Además, usa papel higiénico blanco ya que el de colores contamina el agua.

Reutiliza el plástico que uses.- La reutilización de todos los utensilios de plástico. Bueno, lo realmente recomendable es evitar comprarlos siempre que sea posible. Las estadísticas de la ONU señalan que el plástico es uno de los materiales más nocivos para el ambiente. En promedio, unas 8 millones de toneladas acaban en el océano cada año, poniendo en peligro la vida de ecosistemas enteros. Evita comprar agua o líquidos embotellados. Como alternativa, puedes comprar agua en botellas retornables o utilizar filtros para beber del grifo. Deja de consumir pajitas/popotes. Estos artefactos son prescindibles en la mayoría de los casos. Además, tardan hasta 500 años en degradarse. Opta por cubiertos de madera, bambú o acero. Lleva tu propio vaso reutilizable a las cafeterías. Evita el uso de la película de plástico. Mejor, utiliza papel de aluminio, que es reciclable. Otra alternativa son las bolsas ecológicas de algodón para envolver la comida. Cambia los recipientes de plástico. Aunque sean de más de un uso, la opción más ecológica para transportar tu comida son los recipientes de cristal o de acero inoxidable.




Utiliza el transporte público.-  El uso de medios de transporte colectivos son alternativas más eficientes y baratas que el automóvil, que emite grandes cantidades de dióxido de carbono. 

Usa la bicicleta para tramos cortos y medianos.- El uso de las bicicletas es una medida que muchas ciudades ecológicas han adoptado. Para ello, han construido ciclovías y fundado empresas para ofrecer renta de bicis en puntos estratégicos. Además, andar en bici es una excelente forma de mejorar tu condición física, trabajar tus muslos y evitar el tráfico. Por ello, infórmate sobre las rutas ciclistas en tu ciudad, aplica esta medida del cuidado del planeta.

Camina en trayectos cortos.- Caminar, además de ser bueno para la salud, es una de las acciones para cuidar el medio ambiente. Al no usar tu automóvil o, incluso, el transporte público contribuyes a disminuir las emisiones de dióxido de carbono. Además, según los estudios médicos, caminar al menos 40 minutos al día o una distancia de 7 kilómetros, te ayuda a mejorar tu condición física y tu salud mejorará considerablemente. 

Haz rondas con amigos para el uso del coche.- Establece rondas con tus amigos para usar un solo vehículo por día o, inclusive, por semana. El 63 % de los coches en circulación llevan un solo conductor. Es decir que, si muchos compartieran sus autos, las emisiones de dióxido de carbono serían más bajas y estarías ayudando a reducir el tráfico entre un 50-80 % y extiendes la vida útil de tu auto.

Compra bombillas de bajo consumo.- Los focos incandescentes consumen hasta un 80 % más de energía y su luminosidad es más brillante, pudiendo dañar tu vista. En cambio, las bombillas de bajo consumo, uno de los inventos ecológicos más recientes, consumen menos energía. Usarlos, además de ser una medida para el cuidado del planeta, es un método para disminuir el coste de tu factura de electricidad. 

Apaga tus dispositivos cuando no los uses.- Esta pequeña medida puede hacer una gran diferencia a la hora de ahorrar energía. Por ejemplo, y aunque te cueste mucho, apaga tu móvil una que otra noche o déjalo en modo avión. Así, prolongas la duración de la batería y evitas cargarlo constantemente, ahorrando energía y aumentando su vida útil. 

Desconecta los aparatos.- Apagar los aparatos como una acción para el cuidado del medio ambiente no es suficiente. Los equipos que están apagados, pero siguen conectados a la corriente, consumen energía, así que es importante que los desenchufes. Otra recomendación es controlar la toma de corriente desde un supresor de picos o un regulador. Eso evitará descargas e incluso incendios derivados de estas. 

Modera el uso de la calefacción y del aire acondicionado.- La calefacción y el aire acondicionado son necesarios en muchas ciudades del mundo; sin embargo, haz un buen uso de ellos. Lo mejor que puedes hacer es conseguir un termostato para regular estos aparatos, que es una de las acciones para cuidar el medio ambiente. 

Aprovecha la luz natural.- Abre las ventanas y sube las cortinas para que entre la luz del sol a tu casa. Esto te ayudará a subir tu ánimo y a ahorrar energía y en la factura de electricidad.  Otra de las acciones para cuidar el medio ambiente que puedes adoptar es la compra de artefactos que se carguen con el sol. 

Usa bolsas ecológicas.- Cuando vayas de compras, consigue bolsas ecológicas que al contacto con el agua, se deshagan para evitar el consumo de plástico. Otra de las acciones para el cuidado del medio ambiente es el uso de bolsas de tela. Es una alternativa ecológica, barata y que suma muchos puntos a la lucha para revertir el deterioro del planeta. 

Sé creativo.- Dentro de ti llevas lo mejor para ayudar al planeta: tu ingenio e imaginación. Siendo creativo puedes aplicar medidas para el cuidado del ambiente; por ejemplo, darle un segundo uso a la ropa, juguetes, discos, etc. Así proteges la naturaleza y ahorras dinero.  Evitar el consumo masivo, adopta una actitud más crítica respecto a la publicidad y no compres todo lo que ves, recuerda que los artículos tienen más de una vida útil y pueden ser usados por varias personas.

Practica el turismo sostenible.- Si te encanta viajar por el mundo, haz turismo sostenible. Esta es una de las acciones para proteger el medio ambiente con la cual puedes aventurarte por los cinco continentes respetando el entorno que te rodea y aprendiendo a ser un viajero ecológico. 

 

Referencias

https://experienciajoven.com/acciones-para-cuidar-el-medio-ambiente/

Contacto

[email protected]

https://www.facebook.com/draelizabeth.cruzgarza.9    

https://www.facebook.com/RIEHMTY/ 

www.ruizhealytimes.com

Comentarios
object(WP_Query)#18072 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(64342) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "19-04-2021" ["before"]=> string(10) "17-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(64342) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "19-04-2021" ["before"]=> string(10) "17-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18175 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18198 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18182 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "19-04-2021" ["before"]=> string(10) "17-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-04-19 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-05-17 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (64342) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18115 (24) { ["ID"]=> int(65163) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-05-10 12:48:44" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-05-10 17:48:44" ["post_content"]=> string(5770) "“La maternidad ha cambiado, como la vida misma de las mujeres que arribamos a la contemporaneidad.”  – Ileana Medina / Periodista cubana (1973) Soy hija de madre soltera, el sándwich entre dos varones (aunque en realidad siempre digo que soy el jamón porque es la parte sustancial del emparedado) y si mi padre no hubiera… quizá mi madre habría… entonces yo sería… pero honestamente no me inquieta los “hubieras” porque son meras suposiciones y me gusta la vida que tengo y la que tuve en la infancia.  Aunque he visitado cantidad de veces el diván del psicoanálisis, no sufro depresión ni tengo pensamientos autodestructivos, sino que tengo corazón de pollo y todavía sigo aprendiendo entre el mar de emociones que a menudo se convierten en tsunami, pero que una vez pasada la tormenta llega la calma y todo vuelve al orden acostumbrado. Soy madre de tiempo completo de un niño de casi siete años: el jefe más demandante que he tenido en mi vida, sin derecho a vacaciones ni pausas por fin de semana o días festivos y estuve a su entera disposición durante los nueve meses del embarazo porque el proceso fue de alto riesgo y fue necesario guardar reposo, dejar la vida laboral y construir una nueva vida en todos los sentidos, lo cual no fue fácil. La maternidad tiene múltiples aristas, no se limita al modelo de los personajes que representó en su época Marga López (actriz nacionalizada mexicana, 1924 – 1950) pero tampoco se acota al estereotipo que Martha Debayle convirtió en marca, porque la maternidad es un proceso natural de la vida y como tal, no tiene fórmulas ni atajos, no tiene nada que ver con el glamour y no llega con fecha de caducidad. La reflexión en torno a la maternidad es reciente a nivel mundial y en México, estamos en pañales. Mi principal pensamiento cuando me supe embarazada se enfocaba justo en tratar de entender cómo ejercer la maternidad en tiempos de inmediatez. Recuerdo que veía otras mujeres embarazadas ir y venir con total naturalidad, como si el embarazo fuera similar a tener un resfriado o jaqueca y el entorno era aún más confuso porque en los pocos recorridos que hice tanto a pie como en transporte público a nadie parecía importarle una mujer embarazada como yo, así que el tema rondaba por mi cabeza mientras que afuera, el mundo albergaba una mujer más en proceso de gestación de una nueva vida. Y ocurrió que me volqué en los libros, en Internet y no exagero al decir que ocho años después sigo aprendiendo y recibiendo material nuevo: las madres en España manifestándose por el pronto regreso a clases en plena pandemia y sin los protocolos necesarios; las madres usando el hashtag #SialaLactancia después de que en el Museo Soumaya le pidieran abandonar el recinto a una madre mientras amamantaba; las madres escribiendo sobre su experiencia durante la pandemia y el enorme reto de combinar el trabajo con la escuela de los hijos, la atención del hogar, entre otras tareas; las madres pidiendo mayor tiempo para las licencias por maternidad; las ministras que se presentan con sus bebés en brazos y todas tienen un común denominador: defienden a sus crías y su derecho a la maternidad, el respeto a su espacio y a hacer tribu (como lo llaman ahora). El término maternidad (del latín maternitas = estado, condición, calidad o cualidad de madre) no existió en la Europa Occidental hasta el siglo IX, pero se aplicaba únicamente como sinónimo de tierra nativa y no fue sino hasta la Edad Media que se empezó a definir la maternidad tal y como la entendemos actualmente (De la historia de la maternidad, Cira Crespo).  Este breve espacio y la mercadotecnia que pone reflectores si y solo si en las efemérides señaladas por el calendario no son suficientes para desmenuzar un tema tan complejo como lo es la maternidad, en 2005 publiqué el libro autobiográfico Yo, Mamá (Ed. Acribus) cuyo objetivo fue invitar a la reflexión y dar una nueva mirada en una era inundada de convencionalismos y estereotipos en tanto raíces de nuestra sociedad. Porque es en el rol materno donde se siembran las semillas de #laspequeñascosas de la vida, esas que no ocupan las columnas de ocho en los diarios ni son tendencia en redes sociales, pero que sustentan la existencia misma, igual que las hormonas que se alteran antes, durante y después del proceso de gestación. La maternidad no es miel sobre hojuelas, el sufrimiento materno es latente en muchos ámbitos, las voces de millones de madres han sido ignoradas o calladas, el derecho a la libre maternidad no es moda ni opcional, las madres que trabajan son tanto o más comprometidas que los hombres. Y sí, madre solo hay una (aunque yo tengo dos). Seguiré escribiendo sobre maternidad hasta que ser madre, emprendedora, mujer y empoderada sea una experiencia de vida integral y no sinónimo de renuncia a la realización personal, porque las mamás movemos al mundo y además, tenemos radar. https://youtu.be/lO9pZ5uIcR0" ["post_title"]=> string(31) "Las pequeñas cosas: maternitas" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(29) "las-pequenas-cosas-maternitas" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-10 12:56:25" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-10 17:56:25" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=65163" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18116 (24) { ["ID"]=> int(65374) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-05-14 11:09:30" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-05-14 16:09:30" ["post_content"]=> string(10351) "Estamos inundados de una mezcla de sobre-información, mentiras y datos contradictorios… Entre docenas de versiones del mismo hecho, no tenemos idea de cuál creer. Sin auto-censurarnos, ha llegado el tiempo del silencio, de la mesura que sustituya la estridencia. Y ¿cómo?: distinguiendo entre información, opinión y rumor. Si bien este fenómeno ya ocurría antes, la pandemia lo ha agudizando: estamos completamente inundados de una mezcla de sobre-información, mentiras, datos contradictorios y cambiantes, tanto acerca de temas sanitarios, como de la política local y mundial. Por si fuera poco, el problema no es solo la sobreabundancia de temas, sino que estos cambian, se renuevan y contradicen a tal velocidad que el maremagnum de datos resultante termina por ser incomprensible.  Entre las docenas de versiones del mismo hecho, no tenemos idea de cuál creer. Entonces, ante la imposibilidad de razonar con serenidad, nuestras emociones se desatan –especialmente miedo, desconcierto, ansiedad y angustia– conduciéndonos a un bloqueo que nos lleva a reproducir y esparcir como verdades aquello que más nos inquietó. En busca de aliviar nuestra propia ansiedad nos convertimos en caja de resonancia de aquello más nos mueve y nos conmueve, sin importar si es o no verdad, sin tomar en cuenta si construye o destruye a su paso.  A esta circunstancia debemos sumar las redes sociales, donde la saludable democratización de la opinión va camino a transformarse, si no lo es ya, en una ciénaga de comentarios sin ton ni son y donde la emocionalidad, la ideología parcial y desinformada, las filias y fobias políticas y personales, así como bots patrocinados por organizaciones desconocidas que promueven agendas interesadas y ocultas, terminan por semejar un mar embravecido que genera solo confusión y encono. Esta preocupante realidad pone en riesgo el valor comunicativo y democratizante de las redes sociales, al acercarlas más a una incomprensible maraña de insultos e información encontrada, cuando de origen poseen todas las características para convertirse en una herramienta fascinante de contacto entre personas de la más amplia diversidad y riqueza cultural.  Daniel Goleman en su libro Focus. El motor oculto de la excelencia, estudia los procesos por los que nuestro cerebro pasa cuando es sobrecargado de este modo. Al respecto nos da pistas acerca del camino correcto para acercarnos a la solución: “Nuestro detector cortical de patrones significativos parece diseñado para transformar la complejidad en reglas manejables que permiten tomar decisiones. Una capacidad cognitiva que sigue creciendo a lo largo de los años es la inteligencia cristalizada, es decir, reconocer lo que importa en medio del tumulto. Hay quienes lo llaman sabiduría 1 ”. (P. 196)   Pero ¿cómo aproximarnos, así sea de forma paulatina, a esta “sabiduría” de la que habla Goleman?  Uno de los primeros pasos está en tomarnos el tiempo para distinguir entre información, opinión y rumor, y una vez hecha esta distinción, poner cada uno en su lugar, dándoles el peso justo.  Es cierto que la aparición de las redes sociales trajo como consecuencia una democratización de las opiniones. Gracias a ellas, todos podemos expresar lo que pensamos y lo que sentimos, compartir los contenidos que nos parezcan relevantes, tener la sensación de ser escuchados y compartir con “el otro”, en un circuito de ida y vuelta, lo que nos preocupa y nos motiva, y esto sin duda es un avance monumental con relación a lo que ocurría en el pasado, pero esto no es otra cosa que una danza de opiniones, la mayoría de ellas, sin las credenciales, conocimiento y experiencia como para ser tomadas en serio.  La democratización de la opinión por medio de las redes sociales es un avance sin precedente en la historia de la comunicación humana por su inmediatez y alcance. Pero, en contraparte, por un lado la misma inmediatez le resta reflexión y distancia con los hechos y el anonimato disuelve la responsabilidad de lo dicho. Para que una opinión sea sujeta a tomarse en cuenta dentro de una democratización de contenidos, lo primero que tendría que tener es un individuo firmante –con nombre y apellido– que se haga cargo y responsable de dicha opinión.  Por otro lado, cuando el intercambio deja de serlo para convertirse en un estridente caudal descontrolado y caótico, una mezcla incomprensible de monólogos, descalificaciones e insultos, la herramienta pierde por completo su sentido y utilidad.  Nos guste reconocerlo o no, esta supuesta democratización tiene límites. Pensar seriamente que todas las opiniones son equivalentes, sin importar que un dato sea expresado por un anónimo, por un individuo con nombre y apellido –pero sin credenciales ni experiencia en el tema– o por un especialista reconocido o una universidad o centro de investigación con cierto prestigio que cuidar, es una simple y llana necedad.  Por eso, sin autocensurarnos, quizá ha llegado el tiempo del silencio, de la pausa, de la mesura que sustituya el estruendo, la estridencia incomprensible, el aturdimiento angustiante. Tenemos las herramientas, ahora se trata de aprender a usarlas con “sabiduría”: que se hable con libertad, con apertura, desde los más diversos puntos de vista, de forma crítica y profunda, pero que lo haga quien tenga algo razonable, fundado, argumentado, razonado qué decir, y que quienes recibamos dichos mensajes sepamos distinguir entre opinión, rumor e información, ponderando las fuentes, el tono y la intención con que las publicaciones son hechas.  Es falso que, para existir comercial, profesional o personalmente estemos obligados a publicar, varias veces al día, imágenes y contenidos de todo tipo con lo primero que nos venga a la mente y es falso también que todas las opiniones y que toda la información tenga el mismo valor. La democratización de la opinión es una bella y romántica idea, aunque lamentablemente falsa. Ni todas las opiniones valen lo mismo ni todas merecen ser escuchadas con la misma atención y recibiendo el mismo espacio y crédito. La autocontención –que no autocensura– es un buen principio. Lo que ya está dicho, y bien dicho, no necesita ser repetido ad nauseam. Y bien haríamos en no continuar siendo esa caja de resonancia de rumores y datos sin comprobar en que nos convertimos cada vez que reproducimos y compartimos supuestas verdades que carecen de fuente confiable o datos que no resisten el más elemental análisis racional. Estamos en posibilidad de protegernos contra las informaciones que buscan desinformarnos, manipularnos, inseminarnos opiniones interesadas, y no se requiere de diplomas doctorales, tan solo una breve batería de preguntas simples: ¿quién dice qué y cuál es la fuente?, rechazando siempre el anonimato, las voces electrónicas y las supuestas instituciones que la gran mayoría de las veces o no existen o no dijeron lo que se les atribuye. ¿Con qué intención se dice lo que se dice? ¿Quién sale favorecido o perjudicado si aquello que se expresa fuera verdad… o si fuese mentira? Los datos presentados ¿podrían interpretarse de otro modo?   Podemos protegernos no creyendo lo que no es digno de ser tomado en serio y no compartiendo lo que no estemos seguros que es verdad, a menos que se trate de una opinión y que sea compartida como tal. Esta, que parece una pequeña acción de carácter personal, puede generar una enorme diferencia si se volviese viral; de cada uno de nosotros depende que así sea.  Es necesaria una actitud de apertura, pero jerarquizando según las fuentes y el tipo de información: un post sin remitente en un grupo de Whatsapp tendrá que tener menos credibilidad que un artículo firmado por un autor y avalado por un medio de comunicación establecido. Necesitamos referentes básicos para poder separar la paja del trigo: en principio siempre le daré más validez a un comunicado oficial de la OMS, que a un video en Youtube donde una voz robótica y anónima dice lo opuesto. La combinación seria entre forma, fondo e intención –lo que implica erradicar la descalificación infundada y el insulto gratuito–, junto con la identidad y las credenciales de quien opina o informa, concretan una publicación digna de ser tomada en serio, y cualquier contenido por debajo de este estándar carece de razón de ser y solo colabora con ruido e interferencia entre potenciales diálogos iluminadores. Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir 1 Goleman Daniel, Focus. El motor oculto de la excelencia, 1a Edición, México, Ediciones B, 2014, P. 196" ["post_title"]=> string(77) "Redes sociales: cómo nos volvemos caja de resonancia de mentiras y rumores " ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(73) "redes-sociales-como-nos-volvemos-caja-de-resonancia-de-mentiras-y-rumores" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-14 11:10:42" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-14 16:10:42" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=65374" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18115 (24) { ["ID"]=> int(65163) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-05-10 12:48:44" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-05-10 17:48:44" ["post_content"]=> string(5770) "“La maternidad ha cambiado, como la vida misma de las mujeres que arribamos a la contemporaneidad.”  – Ileana Medina / Periodista cubana (1973) Soy hija de madre soltera, el sándwich entre dos varones (aunque en realidad siempre digo que soy el jamón porque es la parte sustancial del emparedado) y si mi padre no hubiera… quizá mi madre habría… entonces yo sería… pero honestamente no me inquieta los “hubieras” porque son meras suposiciones y me gusta la vida que tengo y la que tuve en la infancia.  Aunque he visitado cantidad de veces el diván del psicoanálisis, no sufro depresión ni tengo pensamientos autodestructivos, sino que tengo corazón de pollo y todavía sigo aprendiendo entre el mar de emociones que a menudo se convierten en tsunami, pero que una vez pasada la tormenta llega la calma y todo vuelve al orden acostumbrado. Soy madre de tiempo completo de un niño de casi siete años: el jefe más demandante que he tenido en mi vida, sin derecho a vacaciones ni pausas por fin de semana o días festivos y estuve a su entera disposición durante los nueve meses del embarazo porque el proceso fue de alto riesgo y fue necesario guardar reposo, dejar la vida laboral y construir una nueva vida en todos los sentidos, lo cual no fue fácil. La maternidad tiene múltiples aristas, no se limita al modelo de los personajes que representó en su época Marga López (actriz nacionalizada mexicana, 1924 – 1950) pero tampoco se acota al estereotipo que Martha Debayle convirtió en marca, porque la maternidad es un proceso natural de la vida y como tal, no tiene fórmulas ni atajos, no tiene nada que ver con el glamour y no llega con fecha de caducidad. La reflexión en torno a la maternidad es reciente a nivel mundial y en México, estamos en pañales. Mi principal pensamiento cuando me supe embarazada se enfocaba justo en tratar de entender cómo ejercer la maternidad en tiempos de inmediatez. Recuerdo que veía otras mujeres embarazadas ir y venir con total naturalidad, como si el embarazo fuera similar a tener un resfriado o jaqueca y el entorno era aún más confuso porque en los pocos recorridos que hice tanto a pie como en transporte público a nadie parecía importarle una mujer embarazada como yo, así que el tema rondaba por mi cabeza mientras que afuera, el mundo albergaba una mujer más en proceso de gestación de una nueva vida. Y ocurrió que me volqué en los libros, en Internet y no exagero al decir que ocho años después sigo aprendiendo y recibiendo material nuevo: las madres en España manifestándose por el pronto regreso a clases en plena pandemia y sin los protocolos necesarios; las madres usando el hashtag #SialaLactancia después de que en el Museo Soumaya le pidieran abandonar el recinto a una madre mientras amamantaba; las madres escribiendo sobre su experiencia durante la pandemia y el enorme reto de combinar el trabajo con la escuela de los hijos, la atención del hogar, entre otras tareas; las madres pidiendo mayor tiempo para las licencias por maternidad; las ministras que se presentan con sus bebés en brazos y todas tienen un común denominador: defienden a sus crías y su derecho a la maternidad, el respeto a su espacio y a hacer tribu (como lo llaman ahora). El término maternidad (del latín maternitas = estado, condición, calidad o cualidad de madre) no existió en la Europa Occidental hasta el siglo IX, pero se aplicaba únicamente como sinónimo de tierra nativa y no fue sino hasta la Edad Media que se empezó a definir la maternidad tal y como la entendemos actualmente (De la historia de la maternidad, Cira Crespo).  Este breve espacio y la mercadotecnia que pone reflectores si y solo si en las efemérides señaladas por el calendario no son suficientes para desmenuzar un tema tan complejo como lo es la maternidad, en 2005 publiqué el libro autobiográfico Yo, Mamá (Ed. Acribus) cuyo objetivo fue invitar a la reflexión y dar una nueva mirada en una era inundada de convencionalismos y estereotipos en tanto raíces de nuestra sociedad. Porque es en el rol materno donde se siembran las semillas de #laspequeñascosas de la vida, esas que no ocupan las columnas de ocho en los diarios ni son tendencia en redes sociales, pero que sustentan la existencia misma, igual que las hormonas que se alteran antes, durante y después del proceso de gestación. La maternidad no es miel sobre hojuelas, el sufrimiento materno es latente en muchos ámbitos, las voces de millones de madres han sido ignoradas o calladas, el derecho a la libre maternidad no es moda ni opcional, las madres que trabajan son tanto o más comprometidas que los hombres. Y sí, madre solo hay una (aunque yo tengo dos). Seguiré escribiendo sobre maternidad hasta que ser madre, emprendedora, mujer y empoderada sea una experiencia de vida integral y no sinónimo de renuncia a la realización personal, porque las mamás movemos al mundo y además, tenemos radar. https://youtu.be/lO9pZ5uIcR0" ["post_title"]=> string(31) "Las pequeñas cosas: maternitas" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(29) "las-pequenas-cosas-maternitas" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-10 12:56:25" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-10 17:56:25" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=65163" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(10) ["max_num_pages"]=> float(5) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "7be0a6db602e8a631b93c11f31e65eff" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las pequeñas cosas: maternitas

“La maternidad ha cambiado, como la vida misma de las mujeres que arribamos a la contemporaneidad.”  – Ileana Medina / Periodista cubana...

mayo 10, 2021

Redes sociales: cómo nos volvemos caja de resonancia de mentiras y rumores 

Estamos inundados de una mezcla de sobre-información, mentiras y datos contradictorios… Entre docenas de versiones del mismo hecho, no tenemos idea de...

mayo 14, 2021




Más de categoría

Las pequeñas cosas: reparaciones

El sabio no se sienta para lamentarse, sino que se pone alegremente a su tarea de reparar el daño...

mayo 17, 2021

Redes sociales: cómo nos volvemos caja de resonancia de mentiras y rumores 

Estamos inundados de una mezcla de sobre-información, mentiras y datos contradictorios… Entre docenas de versiones del mismo hecho, no...

mayo 14, 2021

La importancia del cambio climático

En la imagen, el incendio de la sierra de Santiago, Marzo 2021. En las últimas décadas, las condiciones del...

mayo 12, 2021

El lujoso departamento que compró Lionel Messi en Miami

Lionel Messi ha sido noticia recientemente por adquirir un lujoso departamento junto a su esposa Antonella Roccuzzo y sus...

mayo 12, 2021