SEÑOR PRESIDENTE: ¿EL QUE CALLA, OTORGA?

El pasado 21 de mayo de 2021, en Palacio Nacional, el Secretario de Marina, Almirante Rafael Ojeda Durán, ante su jefe, el presidente de la República, refiriéndose a los Jueces por las resoluciones por las que se...

2 de agosto, 2021

El pasado 21 de mayo de 2021, en Palacio Nacional, el Secretario de Marina, Almirante Rafael Ojeda Durán, ante su jefe, el presidente de la República, refiriéndose a los Jueces por las resoluciones por las que se deja en libertad a presuntos delincuentes que son capturados por las Fuerzas Armadas, dijo entre otras cosas lo siguiente:

“Hay muchos casos que hasta pena nos dan que actúen de esa manera, parece que el enemigo lo tenemos en el Poder Judicial…”.

“Tenemos varias detenciones en puertas y las estamos preparando bien, porque hay muchos casos en que los juzgadores los dejan ir”.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación, respondió a través de su presidente Arturo Zaldívar, quien tuiteó: 

“La función de las y los jueces federales es defender los “DDHH y la Constitución”. Seguiremos garantizando su autonomía. Un Poder Judicial independiente es esencial en la democracia”.

Fue tal la intromisión en la autonomía e independencia del Poder Judicial que los Magistrados y Jueces, por medio de su Asociación Nacional, rechazaron también las expresiones del Secretario de la Marina en esta forma:

Ante las serias implicaciones que puedan tener las palabras expresadas esta mañana por funcionarios de otro Poder del Estado, la Asociación Nacional de Magistrados de Circuito y Jueces de Distrito del PJF se ve en la necesidad de aclarar que las y los juzgadores federales no son ni enemigos ni amigos de nadie, sino que obedecen únicamente a la Constitución y actúan en defensa de los derechos humanos de las personas”.

Igualmente, el Poder Legislativo reaccionó (a través del Grupo Parlamentario del PRD), aseverando, entre otras opiniones, lo siguiente: 

 “Es preocupante que el titular del Ejecutivo Federal, en su calidad de Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, permita que el secretario (así) de Marina se entrometa en las decisiones de jueces y ministerios públicos, integrantes de uno de los tres Poderes de la Unión”.

Organismos internacionales, como Human Rights Watch, a través de su director para América Latina, Jossé Miguel Vivanco, tuiteó:

“El comandante de la Marina dice en una rueda de prensa junto con el Pdte. López Obrador, que sus “enemigos” están en el poder judicial”.

Todo un símbolo de la militarización de México y la degradación del Estado de derecho en la presidencia de AMLO”. 

Andrés Manuel López Obrador, a su lado, ni pío dijo. Y puede entenderse ya que el titular del Ejecutivo había expresado opiniones del mismo estilo en contra del Poder Judicial, luego entonces, fácilmente podemos concluir que el que calla otorga.

Este pasado 27 de julio, nuevamente el Secretario de Marina, en presencia de su máximo comandante, el presidente de México, dijo:

“La Secretaría de la Defensa Nacional, la Secretaría de Marina, a través de nuestras escuelas, la Heroica Escuela Naval, el Heroico Colegio Militar, creamos mujeres y hombres con valores, con principios, personal que tiene una ética profesional, que sabe que debe tomar un rumbo, un camino por las conductas que les van a producir a ellos una vida profesional plena, no meterse en problemas”.

“Tenemos sí, jóvenes que salen y que toman otros rumbos, pero son castigados. La gran diferencia entre nosotros y muchas otras instituciones, es que, nosotros no podemos darnos el lujo de tener malos elementos, creamos servidores públicos, porque nosotros, desde el General hasta el último soldado, desde el Almirante Secretario hasta el último marinero somos servidores públicos, creamos servidores públicos a la sociedad mexicana”.

Y enfatizó:

“Déjenme decirles, porque es algo muy cierto. En México no hay servidores públicos honestos, por eso tenemos este problema de una alta corrupción


“Ambas instituciones creamos ese tipo de personas tanto mujeres como hombres con una ética profesional. 

 “La conclusión que le puedo decir es que ambas instituciones creamos ese tipo de personas, tanto mujeres como hombres, con una ética profesional, y eso es lo que damos a la sociedad: mujeres y hombres servidores públicos con mucha ética, con muchos valores y principios. Y eso es lo que quisiéramos, que muchos jóvenes y muchos profesionistas que están dentro del servicio público entiendan que, si ya se les ha dicho que hagamos a un lado la corrupción, pues lo hagamos; a fin de cuentas, los que nos vamos a favorecer somos nosotros los mexicanos”.

A ver, no hay nada que interpretar, el mensaje es muy claro, “no hay servidores públicos honestos” y existe un “problema de una alta corrupción”, por ello, con base en la educación que se les da en las escuelas del ejército y marina, solo los militares y marinos tienen esos valores.

No se nos olvide, el propio Andrés Manuel López Obrador es servidor público y ante esta aseveración nuevamente se quedó callado, luego entonces, también está aceptando la sentencia del Almirante, titular de la Secretaría de Marina, de que la honestidad solo se da en las fuerzas armadas.

Recuerdo que en Estados Unidos se detuvo al General Cienfuegos y la primera reacción del presidente fue aplaudir y vanagloriarse, pero al tratarse de un ex Secretario de la Defensa, evidentemente su primera reacción no gustó en las filas castrenses, por lo que tuvo que cambiar su discurso, y al parecer fue tan fuerte el golpe que los militares dieron en su escritorio, que el presidente tuvo que negociar con el Norte la excarcelación del mencionado General.

A las Fuerzas Armadas, este gobierno les ha entregado magnos proyectos de construcción, les ha entregado el control de seguridad y económico de las fronteras a través de las aduanas y pretende entregarles el control de la Guardia Nacional. Y qué decir de 50 mil millones de pesos adicionales para el siguiente presupuesto. A mi juicio, ese empoderamiento va más allá de lo otorgado, ya que el mensaje del Almirante es audaz y se advierte muy peligroso.

Ahora, en la última visita de López Obrador al pueblo de Badiraguato del Municipio del mismo nombre en el estado de Sinaloa, territorio del Chapo y su familia, es decir, de narcos, aunque sea para supervisar la construcción de una carretera (eso dijo), junto con el discurso de abrazos y no balazos, puede generar molestias a los titulares del Ejército y Marina,  y si así se lo expresan ¿también se quedará callado? Solo recordemos que el que calla otorga y ya hubo otros silencios que igualmente suenan muy peligrosos. 

Comentarios
object(WP_Query)#18583 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(68814) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-08-2021" ["before"]=> string(10) "26-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(68814) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-08-2021" ["before"]=> string(10) "26-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18582 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18589 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18675 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "29-08-2021" ["before"]=> string(10) "26-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-08-29 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-09-26 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (68814) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#290 (24) { ["ID"]=> int(70729) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-22 12:47:07" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-22 17:47:07" ["post_content"]=> string(7318) "Después de estas Fiestas Patrias, hay algo que es necesario reconocerle a la 4T, no es que lo estén haciendo de la mejor manera o más bien, de la manera en que uno deseara, pero estamos preguntándonos cosas que habíamos dado por hecho y que ahora resulta que no habíamos solucionado del todo. La identidad es una de ellas. Seamos serios, bromas y memes aparte, el vídeo previo a la celebración de la Ceremonia del Grito, el discurso del presidente el día 16 y las peripecias de la reunión de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) obligan a reflexionar y a repensar el camino que vamos tomando y desde luego, la forma en que nos vemos a nosotros mismos. La identidad parte de un consenso mínimo, es decir, de un asentimiento común elemental, muy básico, apenas de unas cuantas afirmaciones a partir de las cuales se puede construir la diversidad, pero no puede partir del disenso porque entonces se disgrega, no cuaja digamos y no es raro que eso termine en un encono irracional. No es verdad que seamos producto de la violencia, del expolio y el genocidio; esa es la postura de arranque para un posible diálogo, porque no quiero pensar que esa será la visión monolítica de un gobierno que, como dirían en el béisbol tan grato al presidente, se aproxima a la parte baja de la novena entrada. Quiero, de buena fe, que sea una posición de arranque. Es falso porque es simplista y lo es porque así se caracteriza una postura populista, ofrecer soluciones simples a problemas complejos reduciendo la realidad a una o dos afirmaciones básicas. Somos producto de un movimiento complejísimo de culturas enfrentadas, dialogantes y mezcladas; vaya, que nuestra identidad –como cualquiera en la Tierra– no es genética sino cultural, la idea que pregona a la mexicanidad como la mezcla del azteca y el español es de suyo elemental, falaz e incompleta; somos eso y mucho más que eso. Partir de la mutilación histórica de la victimización y la demonización es tanto como borrarnos el rostro porque nos lo cruza una cicatriz o cortarnos la mano con la que firmamos algo que después ya no nos gustó. Predicar el futuro de la nacionalidad a partir de la exclusión es jugar el dilema perverso del falso aliado –quien no está conmigo está contra mí– y lo peor de todo, que ciega la razón para el entendimiento y el corazón para la tolerancia. Resulta que uno de los monjes que estaban al pie del extinto monumento a don Cristóbal es Fray Pedro de Gante y que mucho de lo poco que sabemos sobre los aztecas se lo debemos a su misión de rescate de la memoria. No hay héroes ni villanos, hay mujeres y hombres en su circunstancia. Por otra parte, no me voy a referir al llevado y traído asunto de la guerra de liberación de los tlaxcaltecas, cholultecas y demás frente al opresor azteca y cómo Cortés se aprovechó de la circunstancia –Julio César también lo hizo vaya hasta Napoleón se le ocurrió la nada novedosa idea– sino al hecho de que sólo podemos construirnos mediante el encuentro y el diálogo. Partamos de un hecho incontrovertible, vaya aquí si no hay argumento que valga, lo hecho, hecho está o como decía mi abuela la sabia “palo dado ni Dios lo quita” y eso lo saben hasta las sentencias de amparo. Somos lo que vemos hoy en el espejo, el pasado nos explica, pero no nos determina y una pirámide de cartón piedra tampoco reconstruye la historia ni su interpretación; hablamos castellano no como lengua mayoritaria –que no es señal despreciable– sino como lengua franca entre todos los que aceptamos esta cosa difusa, pero entrañable a la que llamamos mexicanidad y esa ya no pasa por las culturas que fueron, que nos dejaron mucho de lo que somos, tanto que es ya indiscernible frente a otras herencias, porque puestos a escoger debemos preferir al indio, al indígena, al miembro del pueblo originario o como queramos llamarlo, frente al de bronce y cargar sobre su memoria irredenta e irremediable, las frustraciones del tiempo presente, porque del discurso que escuché, que escuchamos se desprende que el enemigo necesario más rentable habita en el horizonte histórico donde ya no puede ni necesita defenderse. Es claro que los mexicanos teníamos que detenernos a pensar en términos de igualdad, de justicia y de reparación de agravios, pero no de los conquistados y los conquistadores, sino de los que hoy no pueden hacer frente a los desastres naturales o de los niños que van a escuelas donde las normas de sanidad no pueden cumplirse por algo como no tener agua potable; no en términos de conservadores y liberales, sino en términos de explotadores y explotados, de marginales y mandamases. Queríamos una izquierda, así salió de las urnas, pero no una melancólica y paternalista, sino de libertades y tolerancias, de equidad y responsabilidad; si mucho nos angustia que los habitantes prehispánicos de nuestro territorio actual cayeran víctimas de la viruela, ¿porque no tenemos la vacunación universal ya, en este momento y antes de volver a las escuelas? En serio, en buena fe ¿por qué, insisto, esto debe ser el arranque del debate, tenía que ser Díaz-Canel el primer presidente extranjero que en la historia de México fuera invitado al desfile del 16 de septiembre? Si el hombre no representa ni siquiera a la izquierda melancólica e histórica donde moran Fidel y el Che, a mi juicio, ellos sí con credenciales históricas. ¿Por qué tratar de reconstruir el liderazgo regional mexicano del brazo de Maduro? De puritito milagro Daniel Ortega está emberrinchado contra México, de lo contrario hubiera venido. En realidad la respuesta no es complicada, porque no hemos resuelto o no sabemos el rumbo, la identidad ni el destino. Tal vez, espero de corazón estar equivocado, porque no se ha definido. Jugamos a la prisa política, lo urgente va devorando a lo importante y mientras tanto, esto que llamamos identidad ha dejado de ser una preocupación de sangres y genéticas para convertirse en una definición de diálogo de presencias donde cabemos y debemos caber todos, los migrantes, los históricos y los contemporáneos, el México judío y el México armenio; el afrodescendiente y el centroamericano, el argenmex y el urumex, el republicano español y el chileno del exilio; cada uno, todos y cada uno de los miembros de los pueblos originarios, pero no los del horizonte postclásico sino los que hoy ven mermadas sus tierras y sus aguas contaminadas, los que pierden su idioma por la vergüenza y el olvido. Vamos, se puede y se debe, volvamos a los pactos básicos, la laicidad del gobierno y de la educación, el federalismo y la república, la no reelección y la división de poderes, la igualdad frente y bajo la Ley. El pacto del pasado común que se proyecta al anhelo de permanencia histórica, con todos y para todos y entonces sí… sencillo, sin más complicaciones: ¡Que viva México!" ["post_title"]=> string(62) "Identidad, más allá de Colón, Cuauhtémoc y el cura Hidalgo" ["post_excerpt"]=> string(170) "La identidad ha dejado de ser una preocupación de sangres y genéticas para convertirse en una definición de diálogo de presencias donde cabemos y debemos caber todos." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(56) "identidad-mas-alla-de-colon-cuauhtemoc-y-el-cura-hidalgo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-22 13:28:30" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-22 18:28:30" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70729" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18475 (24) { ["ID"]=> int(69889) ["post_author"]=> string(2) "57" ["post_date"]=> string(19) "2021-08-31 09:59:19" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-08-31 14:59:19" ["post_content"]=> string(13199) "El título obedece a la reacción que un determinado sector de la población ha tomado con respecto a la pandemia. Existe un enorme grupo de individuos a nivel mundial que se niegan a la vacunación, que asiste a eventos masivos sin guardar la prudente distancia y, lo peor de todo, que se resiste a usar el cubrebocas. Suelen exponer y defender sus propias razones y en ocasiones adoptan el papel de víctimas a la que se les presiona a adoptar un comportamiento equivocado. En respuesta, han mostrado una actitud de alianza en favor de la pandemia y consideran que el grueso de la población que se ha vacunado y observado las recomendaciones básicas de salud somos sus enemigos que deseamos tenerlos bajo control.  Entendemos que no es nada cómodo limitar nuestras capacidades individuales y restringir nuestras actividades; sin embargo, nuestra prioridad es terminar cuanto antes esta obscura etapa en que nos ha sumido la pandemia. El género humano por razones naturales siempre ha tenido un enemigo implacable: los parásitos. La gran mayoría son organismos microscópicos y eso le hace sentir al hombre eminentemente poderoso porque de inmediato se pregunta: ¿dónde está el enemigo? o ¿será posible que esa cosa tan pequeña me enferme? Su ignorancia oculta su soberbia. El menosprecio y la descalificación surgen en seguida: bacterias, hongos, amebas, virus y otros agregados moleculares infectivos, la gran mayoría tienen un solo objetivo: encontrar e invadir a otro ser vivo para extraerle los nutrientes que le permitan subsistir y reproducirse a sus anchas; al igual que los partidos políticos en nuestro país.  Obviamente, la dinámica del parasitismo que muchas veces es el mismo proceso infeccioso va a depender de ciertas condiciones ambientales favorables para el depredador, tales como: la temperatura, la humedad, la disponibilidad de nutrientes y sobre todo una víctima indefensa con un sistema inmunológico decaído o disfuncional. Esta dinámica se ha venido repitiendo por miles de años y nosotros los humanos siempre hemos sido las víctimas. No fue sino hasta hace 170 años cuando Pasteur y Koch demostraron la capacidad infecciosa de los microorganismos que empezamos a defendernos en forma organizada. Desde entonces solo nos hemos defendido, pero no los hemos derrotado. Hongos, bacterias y virus han escrito la historia del hombre, su participación nos ha generado desgracias terribles y también grandes bendiciones. Dentro de las primeras podemos citar varias epidemias de peste bubónica en toda Europa, el Oriente Medio y China produciendo millones de decesos. Investigaciones recientes han reportado que la llamada Flu Española en 1918 aniquiló aproximadamente a 50 millones de personas. De acuerdo con censos de población de la época, se estima que el total de víctimas de las guerras mundiales I y II fueron mucho menores en el número de muertos causados por la “gripe española”. Los virus Ébola, Marburg. Fiebre del Nilo, etc. Todos los endógenos del Continente Africano han causado innumerables víctimas en diversos países y en diferentes periodos; el volumen es tan exhaustivo que la OMS no ha reportado un número aproximado de bajas.  Con respecto a las grandes bendiciones, muchos antibióticos y vacunas se logran utilizando extractos microbianos. La producción de muchos alimentos y productos farmacéuticos suelen ser derivados de microorganismos, asimismo; los actuales desarrollos de la biotecnología y la biología molecular se han logrado utilizando a los microorganismos como modelo y material de ensayo, etc.  En cuanto a los virus, son partículas que solo poseen un tipo de ácido nucleico (DNA o RNA) y una envoltura proteica que es la que hace contacto con las células del paciente. Los virus viven de prisa, realizan pocas funciones, la principal de ellas es encontrar rápido una víctima e inyectarle su ácido nucleico para apoderarse del control metabólico y orientarlo hacia la reproducción del virus. Este proceso se repite muchas veces y nosotros lo manifestamos a través de los diversos síntomas que presentamos durante la infección. El ciclo es limitado, de manera que no necesitan de un genoma muy grande para controlar sus dos funciones principales (la adhesión y la inyección del genoma). Los virus siempre han sido desconcertantes, tienen un gran índice de mutación en forma natural sin que nadie lo provoque. Esto explica los numerosos mutantes y recombinantes que se han detectado a lo largo de la pandemia (mutante ẞ, ∆; etc.) haciendo que cada uno de ellos se comporte como un patógeno diferente y produzca una sintomatología atípica. También existen otras posibilidades que podrían explicar el complejo comportamiento viral que estamos presenciando en las últimas semanas; las más significativas son:  
  • El DNA viral al ser inyectado a la célula posiblemente reacciona con el DNA de la célula     huésped produciéndose un recombinante con una nueva información genética.   
  • El ácido nucleico viral organiza la infección y se inactiva sin causa aparente por tiempo indefinido (pudieran ser años) y después resurge causando una sintomatología semejante a la que causó anteriormente. Este parece ser el caso del H1N1 que invadió a México en marzo-abril del 2009 y que resultó ser un remanente del virus que causó la gripe española en 1918.
Volviendo a nuestro tema original, en los párrafos anteriores hemos mencionado que entre los elementos más importantes para prevenir una infección está la serie de actividades sanitarias que debemos cumplir sin falta. Pero quizá, el más importante sea el poseer un sistema inmunológico funcional, uno que produzca los anticuerpos necesarios que inactiven las toxinas o las substancias causantes de la infección.  El otro factor de gran importancia es nuestro ritmo de vida, que es muy demandante, terriblemente azaroso al grado de que mengua nuestros mecanismos que regulan la síntesis de anticuerpos que van a actuar como nuestras defensas protectoras. La carencia o la inactivación de éstos significan una puerta de entrada para el proceso infeccioso; es precisamente lo que el coronavirus necesita para invadir y atacarnos sin ninguna restricción. Debemos cuidar nuestras emociones y pugnar por un estilo de vida más relajado y menos oprobioso que nos permita optimizar nuestra protección. De una manera u otra, estamos frente a un enemigo versátil e impredecible que altera su genoma en forma casual y azarosa, los virus usan este mecanismo evolutivo por miles de años y les ha permitido subsistir durante esa eternidad. Nosotros tenemos la gran desventaja de funcionar con una serie de sistemas complejos y realmente somos una presa fácil, estamos en plena desventaja y nada podemos hacer sino vacunarnos y prevenir la infección.  Sin duda alguna, el problema de la pandemia es una situación de salud pública y obviamente debía tratarse a nivel del personal biomédico, con poca participación administrativa. Es una tragedia que los políticos de una gran mayoría de países hayan tomado una iniciativa tan espectacular y pretendan obtener resultados satisfactorios. En México se tuvo una gran experiencia en el 2009 que bien pudo haberse aprovechado en la resolución del problema actual pero la estrechez mental de los actuales funcionarios apócrifos nos obliga a resolver este problema en otras formas, más académicas, con otro tipo de profesionales que posiblemente nos den mejores soluciones.  Cada país tiene cierta estructura y los elementos necesarios para salvaguardar la salud del pueblo y nuestro país no era la excepción. Desafortunadamente llegó una nueva administración que prostituyó y corrompió los ministerios y aniquiló totalmente el sistema, ocasionándonos el inexplicable fallecimiento de por lo menos 500 000 fallecimientos en 18 meses de pandemia. Nuestra verdadera desgracia no ha sido la pandemia sino la serie de reacciones criminales y siniestras de algunas de nuestras autoridades, entre las cuales destacan:
  • Minimizar la magnitud de la pandemia y evitar el monitoreo del contagio al principio de la pandemia.
  • En aras del ahorro, comprar artículos básicos de pésima calidad y diseño que en realidad fueron de poca utilidad.
  • El no proveer al personal biomédico de los materiales y uniformes necesarios para realizar sus funciones.
  • El ocultar o por lo menos confundir a los mexicanos acerca de la disponibilidad de las vacunas. 
  • El haber usado los medios de comunicación para promover sus fines políticos y difundir falsas noticias y estadísticas relacionadas con los internos en los hospitales y los decesos.
  • El haber donado vacunas a otros países sin haber abastecido plenamente a la población mexicana. 
  • El proveer ejemplos culturales y religiosos como coadyuvantes para disminuir la pandemia. El calificar el uso del cubrebocas como innecesario, etc.
Aunado a lo anterior, se hace notoria la negativa de un gran núcleo de población que rechaza desde la existencia del virus hasta la negativa a la vacunación. Es difícil encontrar una explicación a esta lógica tan personal, lo único que se puede comentar es que tanto autoridades, políticos y muchos mexicanos todavía actúan y vociferan como verdaderos aliados del coronavirus. Los epidemiólogos y los virólogos aún no se han atrevido a mencionar alguna fecha en que se anuncie el final de la infección. Es muy posible que esto todavía dure algún tiempo indefinido así es que los aliados todavía tienen alguna oportunidad para cambiar de opinión. Por lo pronto, es oportuno mencionar que las evidencias experimentales de la vacunación son muy positivas, se ha registrado una disminución del 55 al 75% de los síntomas, dependiendo de la salud previa del paciente. En ninguna manera se ha pretendido modificar la conducta de nadie, se considera que nuestros lectores son suficientemente maduros y no requieren ningún refuerzo emocional. Todos los días muy temprano ya tenemos nuestra dosis del Mesías/Ayatollah y no deseamos por ningún motivo, establecer alguna competencia con él, nuestro rollo es otro. Hemos mostrado algunos hechos históricos que están plenamente validados y otros que son muy recientes del dominio popular, que podrían servir para considerar una estrategia personal que nos rehabilite de esta pandemia tan brutal que no parece tener fin.  Nuestros mejores deseos.   Antonio G. Trejo                                  Correo electrónico:  [email protected]" ["post_title"]=> string(27) "LOS ALIADOS DEL CORONAVIRUS" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(27) "los-aliados-del-coronavirus" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-08-31 09:59:19" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-08-31 14:59:19" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=69889" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#290 (24) { ["ID"]=> int(70729) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-22 12:47:07" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-22 17:47:07" ["post_content"]=> string(7318) "Después de estas Fiestas Patrias, hay algo que es necesario reconocerle a la 4T, no es que lo estén haciendo de la mejor manera o más bien, de la manera en que uno deseara, pero estamos preguntándonos cosas que habíamos dado por hecho y que ahora resulta que no habíamos solucionado del todo. La identidad es una de ellas. Seamos serios, bromas y memes aparte, el vídeo previo a la celebración de la Ceremonia del Grito, el discurso del presidente el día 16 y las peripecias de la reunión de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) obligan a reflexionar y a repensar el camino que vamos tomando y desde luego, la forma en que nos vemos a nosotros mismos. La identidad parte de un consenso mínimo, es decir, de un asentimiento común elemental, muy básico, apenas de unas cuantas afirmaciones a partir de las cuales se puede construir la diversidad, pero no puede partir del disenso porque entonces se disgrega, no cuaja digamos y no es raro que eso termine en un encono irracional. No es verdad que seamos producto de la violencia, del expolio y el genocidio; esa es la postura de arranque para un posible diálogo, porque no quiero pensar que esa será la visión monolítica de un gobierno que, como dirían en el béisbol tan grato al presidente, se aproxima a la parte baja de la novena entrada. Quiero, de buena fe, que sea una posición de arranque. Es falso porque es simplista y lo es porque así se caracteriza una postura populista, ofrecer soluciones simples a problemas complejos reduciendo la realidad a una o dos afirmaciones básicas. Somos producto de un movimiento complejísimo de culturas enfrentadas, dialogantes y mezcladas; vaya, que nuestra identidad –como cualquiera en la Tierra– no es genética sino cultural, la idea que pregona a la mexicanidad como la mezcla del azteca y el español es de suyo elemental, falaz e incompleta; somos eso y mucho más que eso. Partir de la mutilación histórica de la victimización y la demonización es tanto como borrarnos el rostro porque nos lo cruza una cicatriz o cortarnos la mano con la que firmamos algo que después ya no nos gustó. Predicar el futuro de la nacionalidad a partir de la exclusión es jugar el dilema perverso del falso aliado –quien no está conmigo está contra mí– y lo peor de todo, que ciega la razón para el entendimiento y el corazón para la tolerancia. Resulta que uno de los monjes que estaban al pie del extinto monumento a don Cristóbal es Fray Pedro de Gante y que mucho de lo poco que sabemos sobre los aztecas se lo debemos a su misión de rescate de la memoria. No hay héroes ni villanos, hay mujeres y hombres en su circunstancia. Por otra parte, no me voy a referir al llevado y traído asunto de la guerra de liberación de los tlaxcaltecas, cholultecas y demás frente al opresor azteca y cómo Cortés se aprovechó de la circunstancia –Julio César también lo hizo vaya hasta Napoleón se le ocurrió la nada novedosa idea– sino al hecho de que sólo podemos construirnos mediante el encuentro y el diálogo. Partamos de un hecho incontrovertible, vaya aquí si no hay argumento que valga, lo hecho, hecho está o como decía mi abuela la sabia “palo dado ni Dios lo quita” y eso lo saben hasta las sentencias de amparo. Somos lo que vemos hoy en el espejo, el pasado nos explica, pero no nos determina y una pirámide de cartón piedra tampoco reconstruye la historia ni su interpretación; hablamos castellano no como lengua mayoritaria –que no es señal despreciable– sino como lengua franca entre todos los que aceptamos esta cosa difusa, pero entrañable a la que llamamos mexicanidad y esa ya no pasa por las culturas que fueron, que nos dejaron mucho de lo que somos, tanto que es ya indiscernible frente a otras herencias, porque puestos a escoger debemos preferir al indio, al indígena, al miembro del pueblo originario o como queramos llamarlo, frente al de bronce y cargar sobre su memoria irredenta e irremediable, las frustraciones del tiempo presente, porque del discurso que escuché, que escuchamos se desprende que el enemigo necesario más rentable habita en el horizonte histórico donde ya no puede ni necesita defenderse. Es claro que los mexicanos teníamos que detenernos a pensar en términos de igualdad, de justicia y de reparación de agravios, pero no de los conquistados y los conquistadores, sino de los que hoy no pueden hacer frente a los desastres naturales o de los niños que van a escuelas donde las normas de sanidad no pueden cumplirse por algo como no tener agua potable; no en términos de conservadores y liberales, sino en términos de explotadores y explotados, de marginales y mandamases. Queríamos una izquierda, así salió de las urnas, pero no una melancólica y paternalista, sino de libertades y tolerancias, de equidad y responsabilidad; si mucho nos angustia que los habitantes prehispánicos de nuestro territorio actual cayeran víctimas de la viruela, ¿porque no tenemos la vacunación universal ya, en este momento y antes de volver a las escuelas? En serio, en buena fe ¿por qué, insisto, esto debe ser el arranque del debate, tenía que ser Díaz-Canel el primer presidente extranjero que en la historia de México fuera invitado al desfile del 16 de septiembre? Si el hombre no representa ni siquiera a la izquierda melancólica e histórica donde moran Fidel y el Che, a mi juicio, ellos sí con credenciales históricas. ¿Por qué tratar de reconstruir el liderazgo regional mexicano del brazo de Maduro? De puritito milagro Daniel Ortega está emberrinchado contra México, de lo contrario hubiera venido. En realidad la respuesta no es complicada, porque no hemos resuelto o no sabemos el rumbo, la identidad ni el destino. Tal vez, espero de corazón estar equivocado, porque no se ha definido. Jugamos a la prisa política, lo urgente va devorando a lo importante y mientras tanto, esto que llamamos identidad ha dejado de ser una preocupación de sangres y genéticas para convertirse en una definición de diálogo de presencias donde cabemos y debemos caber todos, los migrantes, los históricos y los contemporáneos, el México judío y el México armenio; el afrodescendiente y el centroamericano, el argenmex y el urumex, el republicano español y el chileno del exilio; cada uno, todos y cada uno de los miembros de los pueblos originarios, pero no los del horizonte postclásico sino los que hoy ven mermadas sus tierras y sus aguas contaminadas, los que pierden su idioma por la vergüenza y el olvido. Vamos, se puede y se debe, volvamos a los pactos básicos, la laicidad del gobierno y de la educación, el federalismo y la república, la no reelección y la división de poderes, la igualdad frente y bajo la Ley. El pacto del pasado común que se proyecta al anhelo de permanencia histórica, con todos y para todos y entonces sí… sencillo, sin más complicaciones: ¡Que viva México!" ["post_title"]=> string(62) "Identidad, más allá de Colón, Cuauhtémoc y el cura Hidalgo" ["post_excerpt"]=> string(170) "La identidad ha dejado de ser una preocupación de sangres y genéticas para convertirse en una definición de diálogo de presencias donde cabemos y debemos caber todos." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(56) "identidad-mas-alla-de-colon-cuauhtemoc-y-el-cura-hidalgo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-22 13:28:30" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-22 18:28:30" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70729" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(44) ["max_num_pages"]=> float(22) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "4286af0ed7501874261d8f48d00ad573" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Identidad, más allá de Colón, Cuauhtémoc y el cura Hidalgo

La identidad ha dejado de ser una preocupación de sangres y genéticas para convertirse en una definición de diálogo de presencias donde...

septiembre 22, 2021

LOS ALIADOS DEL CORONAVIRUS

El título obedece a la reacción que un determinado sector de la población ha tomado con respecto a la pandemia. Existe un...

agosto 31, 2021




Más de categoría
Violencia escala a niveles de terrorismo

Violencia escala a niveles de terrorismo

El acontecimiento suscitado en Salamanca (Guanajuato) con el regalo-bomba, implica un modus operandi del crimen organizado similar a la...

septiembre 24, 2021
Día Internacional Contra la Explotación Sexual y Trata de Personas

Día Internacional Contra la Explotación Sexual y Trata de Personas

México es el tercer país con más casos de trata de niñas y niños con fines de explotación sexual...

septiembre 24, 2021
Construyendo creencias que amplíen el mundo

Construyendo creencias que amplíen el mundo

Se trata de que creemos –y creamos– no las narrativas posibles, sino las necesarias para configurar el mundo donde...

septiembre 24, 2021

VER CON LOS OJOS DEL CORAZÓN

“El 13 de agosto de 1521, heroicamente defendido por Cuauhtémoc, cayó Tlatelolco en poder de Hernán Cortés. No fue...

septiembre 24, 2021