Qué fue de la esperanza

A veces, como a todos, me da por la nostalgia, recordar el tiempo que fue, no por mejor o peor que el actual, sino porque es parte de un pasado que atesoro. Es a mediados de 1979;...

20 de julio, 2021 esperanza
Publicidad
Publicidad

A veces, como a todos, me da por la nostalgia, recordar el tiempo que fue, no por mejor o peor que el actual, sino porque es parte de un pasado que atesoro. Es a mediados de 1979; la prensa nacional informa del avance del Ejército Sandinista de Liberación Nacional, del heroico repliegue de Masaya y la caída final de Managua en manos del ejército popular. Para crear el escenario completo, dejo en mi pantalla las fotos de Julio Cortázar visitando la comunidad de Solentiname, dejo correr la voz de Carlos Mejía Godoy que sigue preguntando por la tumba del guerrillero, veo enormes, gigantes, las imágenes de Sergio Ramírez, Ernesto Cardenal, Gioconda Belli y de un joven, mediando la treintena, Comandante Daniel Ortega. Yo era entonces un niño que se perdía en la fascinación, el terror y la emoción de las crónicas de Ricardo Rocha y Edgar Hernández. Había dejado, de pronto, las batallas en los libros de Tolstoi, de Hemingway; crecí oyendo las narraciones de la guerra civil española, de la resistencia francesa y de la revolución cubana; entonces, ante mis ojos asombrados estaba ocurriendo la épica popular y la fiesta de la libertad.

Hace unos días se celebraba el triunfo de aquella revolución, pero no había alegría en Managua. Hace mucho que los carteles de los manifestantes confunden la imagen de Ortega con la de Somoza y los noticieros de todo el mundo difunden la noticia de que aquel joven triunfante ha mandado atacar a la población civil de los aguerridos barrios masayenses, que ha puesto presos a los guerrilleros históricos, a quienes eran jóvenes y estaban dispuestos a dejarse la vida por una oportunidad histórica, por la felicidad y el derecho al desarrollo; uno no debiera ser sometido a estas imágenes, ningún pueblo debiera sufrir estas regresiones históricas, pero es claro, si ya Sergio Ramírez había señalado el fin de la ruta histórica del sandinismo orteguiano y Ernesto Cardenal, viejo poeta armado solo con sus palabras, las balas no han dejado dudas y la historia parece repetirse por el lado más obscuro y amargo de sus aristas, mientras Cuba se debate en la incomprensión de su gobierno y la necesidad de recomponer el binomio casi imposible entre libertad y la igualdad.

No se puede jugar con la historia; vaya, no se puede pretender que alguien puede tener la dimensión suficiente para escribirla, eso es un accidente, un mecanismo complejo en el que participan dos piezas que no pueden controlarse, la voluntad popular y la memoria de las siguientes generaciones. No lo sé con certeza pero siempre pensé que Daniel –en aquellos días a los héroes de la revolución se los llamaba solo por su nombre– era un buen lector, un hombre culto como decimos, si lo es no le costará trabajo recordar lo que decía Borges siguiendo a Kipling, que cualquiera puede elegir la anécdota pero no la moraleja. Ese es el error más grave que está cometiendo.

Hay algo más que la tentación del poder y la fortuna en la conducta de Ortega; se llama espejismo histórico, porque en realidad sepultar los últimos vestigios del sandinismo en su versión oficial, el comandante no está salvando nada ni está construyendo nada, se está enredando en un afán de pasar a la historia, de quedarse ahí cómo las viejas estatuas de Tacho que derribaron los jóvenes de aquel tiempo.

 

Cuán poco duró la eterna juventud de aquel verano de 1979; qué breves su épica y su verso; todo porque al líder se le ocurrió hacerse viejo y monumental, como el dos veces salvador de una patria que había demostrado ya saberse valer por sí misma. No es repitiendo la historia como podría salvarse, por el contrario todavía podría corregir los errores que acusaron en Somoza y marcharse en honrosa y digna retirada; porque esta nueva versión de aquel otro verano no tendrá quien la cante ni quien la narre para las siguientes generaciones; no tiene que esperar a que de nuevo los anónimos héroes de aquel país demuestren su enorme vocación por la libertad.

De verdad que me niego a dar crédito a esas imágenes donde los rostros de Tacho y de Daniel se confunden, lejos de ello quisiera pensar que está obnubilado por el pasado heroico y glorioso al que no puede ni quiere renunciar, que está herido de honor y victoria como en los viejos tiempos; pero es mentira, soy yo, somos muchos a los que nos duele ver aquello en lo que Daniel Ortega se ha convertido todos quienes sabemos, con una frase que seguro conoce, a él, la historia no lo absolverá.


Publicidad
Publicidad


@cesarbc70

Comentarios
Publicidad
Publicidad
object(WP_Query)#18592 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(68199) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "23-08-2021" ["before"]=> string(10) "20-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(68199) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "23-08-2021" ["before"]=> string(10) "20-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18573 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18571 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18581 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "23-08-2021" ["before"]=> string(10) "20-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-08-23 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-09-20 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (68199) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18576 (24) { ["ID"]=> int(69667) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2021-08-24 08:58:24" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-08-24 13:58:24" ["post_content"]=> string(6425) "Uno de los grandes fenómenos perceptivos que caracterizan al siglo XXI es la llamada “normalización”. Esto aplica en muchos sentidos y constituye escenario de fondo para  manifestaciones culturales alrededor del mundo. Equivale a lo que en medicina se conoce como tolerancia medicamentosa; esto es un fármaco utilizado por largo tiempo que requerirá de dosis cada vez mayores  para obtener la respuesta deseada. Esta tolerancia se encuentra relacionada a casos de  adicción  en veteranos de guerra norteamericanos; ellos sufren secuelas que generan dolor crónico que, con el tiempo, va demandando mayores cantidades de analgésicos narcóticos, lo que dispara la adicción. Volviendo a nuestras sociedades postmodernas, la normalización se halla detrás de muchos fenómenos humanos. Uno de ellos tiene que ver con lo que se conoce como “micromachismos” o microviolencia doméstica: dentro de la familia el clima de violencia es habitual, va desde las descalificaciones al cónyuge o a los hijos, habitualmente por parte del padre, hasta grados mayores, como puede ser la agresión física o el abuso sexual. En ese ambiente tóxico, los integrantes de la familia se van acostumbrando al trato, de modo que el día que escala en intensidad, no reaccionan como lo haría alguien que está fuera de dicho ambiente. Algo similar sucede con la violencia en sitios públicos: en México cada día amanecemos con un escenario variable pero elevado, de muertos en enfrentamientos; secuestrados, violentados o desaparecidos, así como de fosas clandestinas con  restos humanos. El número excesivo de evidencias de violencia ha generado en nosotros una insensibilidad. ¡Vaya! Llega a impactarnos más que el gato del vecino  muera atropellado al cruzar la calle frente a nuestra vivienda. A ese grado llega la mal llamada “normalización” de la violencia. En otros rubros, aparte de los ya mencionados, también se presenta el fenómeno. Observamos el modo como la política crea culpables o inocentes, conforme a intereses ajenos a la elemental justicia. Vemos la forma hasta absurda como desaparecen recursos económicos o materiales, u observamos cómo se manejan los perfiles de los candidatos a un cargo público. La normalización de la corrupción ha sido mucha, por largo tiempo, sólo cambiando el color de las camisetas de los equipos. Provoca poco o nulo impacto en nosotros, aun cuando se trata de dineros provenientes de los impuestos que pagamos al gobierno. En otros sentidos no tan lamentables, la normalización ha generado una percepción más benévola del mundo que nos rodea. Hemos abandonado los clichés maniqueos; las cosas no son siempre en blanco y negro, y vamos descubriendo que la vida está construida por personajes de carne y hueso, con grandes aciertos, pero con fallas, y que el más terrible criminal sobre la faz de la tierra tiene, empero, sus facetas nobles. Lo anterior dibuja hombres y mujeres tan humanos como nosotros mismos, lo que nos permite aceptarnos y aspirar a ser mejores personas. En comparación con los protagonistas de las telenovelas clásicas, que despiertan peinados y sin arrugas en la ropa, la tendencia actual dentro de las artes es a presentar individuos con  sentimientos encontrados, que a ratos odian y a ratos se desbordan de amor; personajes que no siempre tienen buena cara, que roncan o que traen los zapatos sucios, como cualquiera de nosotros. Dentro de la nomenclatura de las redes sociales el verbo “etiquetar” se refiere a redirigir determinada publicación a ciertas personas. En el siglo pasado una acepción novedosa de la palabra “etiquetar” era señalar a una persona por aquellas condiciones que la caracterizaban, y que la ponían en desventaja frente a la gran mayoría. Una etiqueta de “estúpido” o de “feo” colocaba a quien la portaba en franca inferioridad ante el resto, dando pie a la discriminación.  Hubo diversos psicólogos norteamericanos que iniciaron con este concepto de etiquetar; no estoy en la certeza si el primero fue L. Ronald Hubbard, en su libro sobre dianética, publicado en 1950. Hasta ahí alcanza mi radar. Ese maniqueísmo en la vida y en el arte, conducía a la polarización. En una telenovela comercial los personajes eran  siempre guapos, peinados, planchados, maquillados. Conducían un vehículo del año y vivían en una residencia de super lujo, con servidumbre de uniforme y chofer de librea.  Jamás se colaban  arrugas,  lonjas o dentaduras defectuosas.  Ahora tenemos la opción de descubrir personajes  no  tan perfectos, que rompen esos esquemas maniqueos, lo que nos permite  aproximarnos a conocerlos, entenderlos y aprender algo de ellos. La sociedad está integrada por seres humanos que en lo esencial son similares, pero en las facetas de su personalidad van desarrollando diversas capacidades y limitaciones; gustos y rechazos. Es válido que cada uno tenga sus propias cualidades personales, y está en total derecho de manifestarlas, en la medida en que hacerlo no perjudique los intereses de terceros. Hemos pasado de estar regidos por principios radicales a tener la libertad de decidir de forma individual  nuestro camino. Ello, a su vez, nos obliga a asumir una mayor responsabilidad por los actos propios. Ejercer el libre albedrío para manifestar conductas que atenten contra otros, no está permitido dentro de un sistema social sano.   Acabo de ver una hermosa cinta  intitulada “La bicicleta verde”, de la directora Haifaa al-Mansour. La historia se desarrolla en Arabia Saudita: una preadolescente musulmana tiene el enorme deseo de poseer una bicicleta, algo que atenta contra los principios tradicionales de su comunidad.  De un modo por demás original y simpático se las va ingeniando con miras a lograr su objetivo. Esta chiquilla llamada Wadjda nos invita a creer que es válido romper esquemas, y que para hacerlo lo que hace falta es determinación. Es un ejemplo del arte dibujando al ser humano en su propia dualidad, como un gran soñador capaz de lograr lo que se propone.  " ["post_title"]=> string(15) "ROMPER ESQUEMAS" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(15) "romper-esquemas" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-08-26 19:58:13" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-08-27 00:58:13" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=69667" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18415 (24) { ["ID"]=> int(69823) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-08-27 08:56:17" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-08-27 13:56:17" ["post_content"]=> string(6485) "Una vez que distinguimos la diferencia entre lo verdadero y lo interpretado, estamos en posibilidad de decidir conscientemente en qué queremos creer, que tipo de convicciones generales nos gustaría que nos rijan como humanidad.  Sólo a partir de ejercicios dialécticos serios y profundos podemos discernir cuánto queda de verdad en nuestra manera de estar en el mundo.  A lo largo de toda la historia humana hemos construido nuestras narrativas a partir de creencias arraigadas tan hondo que ni siquiera nos resultaban perceptibles.  La metodología ha sido más o menos la siguiente: primero nos enfrentábamos a la necesidad imperiosa de explicar algo –un fenómeno natural, una situación, algún elemento de nuestra subjetividad, nuestra propia existencia, etc.–. Paulatinamente la exploración al respecto de esta inquietud se asentaba configurando una creencia que le diera respuesta. Y, finalmente, se articulaban los relatos que racionalizaban la creencia originaria, dando lugar a una cosmovisión que organizara coherentemente el mundo alrededor de ella. Esta cosmovisión era interiorizada por cada miembro del grupo –incluso en aquellos que la criticaban– y se trasmitía a cada nueva generación con una certeza tal, que terminaba por convertirse en verdades incuestionables.  De este modo suponemos erróneamente que ser católico, capitalista, aristócrata o intocable (en el sistema de castas hindú) se convierte justo en eso, en una condición del “ser” y no en un cuerpo de ideas y creencias susceptibles de ser cuestionadas. Y de ahí que estos “modos de ser” se asuman como Verdades Absolutas y tangibles y aquel que no las comparta –puesto que está contra la Verdad– simplemente está equivocado y merece persecución y escarmiento.  Sin embargo hemos llegado a un nivel de evolución humana donde podemos dar un paso adelante y diferenciar lo que es una verdad universal –como la fuerza de gravedad o el funcionamiento objetivo de nuestra fisiología– de una construcción humana que funciona distinto en cada tiempo y cultura –como las estructuras políticas o económicas, las leyes, los modos de vestir, etc.–.  Una vez que estamos en la posibilidad de distinguir esta diferencia central entre lo verdadero y lo interpretado, estamos también en la posibilidad de decidir conscientemente en qué queremos creer, que tipo de convicciones generales, que se superpongan a prejuicios y miedos, nos gustaría que nos rijan como humanidad.  Pensemos en tres ejemplos de cómo podemos racionalizar nuestras creencias para convertirlas en convicciones de carácter general:  1.- Para explicarnos los fenómenos naturales, ¿preferimos un mito o una tradición, o mejor optamos por la investigación científica? 2.- Por más que “el otro” nos asuste y nos produzca rechazo por ser distinto a nosotros, ¿estamos dispuestos a entenderlo como un igual, con dignidad, derechos y obligaciones semejantes a los nuestros o decidimos continuar viviendo en un mundo de racismo, segregación, fronteras inexpugnables y rechazo a la diferencia? 3.- A pesar de que la economía es una creación humana, ¿estamos dispuestos a aceptar que sea el capital quien dirija el destino del ser humano, en vez de que sea el ser humano quien dicte las reglas que rigen al capital? Estos son sólo tres ejemplos del tipo de pregunta que podríamos hacernos para desafiar nuestras creencias más arraigadas. Sólo a partir de ejercicios dialécticos serios y profundos podemos discernir cuánto queda de verdad en aquellas ideas que, de tan antiguas, ni siquiera sabemos que tenemos, pero que, seamos conscientes de ellas o no, rigen nuestra manera de estar en el mundo.   La respuesta a estas preguntas puede estar, en primera instancia, alejada de nuestras creencias individuales, pero una vez que racional, ética y moralmente –como personas y como grupo– escogemos una de las alternativas posibles como la mejor forma de gestionarnos como especie ante los retos del presente, se convierte en una convicción que habrá de regir nuestros actos, las leyes que promulguemos, las políticas públicas que se apliquen e incluso la manera en que nos vinculamos con nuestra gente querida.  Esta manera de encararlo no niega ni limita la diversidad cultural. Una vez que hemos optado por una convicción de carácter general, la ideología y el tipo de relato que se utilicen para articular la narrativa que sostenga dicha convicción pueden ser muy diversos y en concordancia con la cultura que los elabore. Una vez que la convicción implícita se interioriza con seriedad, el relato resultante defenderá valores profundos que, una vez contrastados con otras culturas que hayan pasado por el mismo proceso, resultarían externamente distintos, pero análogos en su esencia.  Al contrario de limitar la diversidad cultural, el asumir una misma convicción racional y conscientemente y expresarla desde múltiples idiosincrasias particulares, daría lugar a un mosaico de formas heterogéneas en que el ser humano es capaz de expresar un mismo valor.    En el siguiente artículo exploraremos si dentro de las convicciones que podemos decidir tener, hay algunas más deseables que otras o si todas tienen el mismo valor. Y, en caso de que no de lo mismo una cosa que otra, cuál es el criterio para seleccionar la mejor convicción.      Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir" ["post_title"]=> string(58) "Creando nuevas narrativas: de la creencia a la convicción" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(56) "creando-nuevas-narrativas-de-la-creencia-a-la-conviccion" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-08-27 08:56:17" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-08-27 13:56:17" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=69823" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18576 (24) { ["ID"]=> int(69667) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2021-08-24 08:58:24" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-08-24 13:58:24" ["post_content"]=> string(6425) "Uno de los grandes fenómenos perceptivos que caracterizan al siglo XXI es la llamada “normalización”. Esto aplica en muchos sentidos y constituye escenario de fondo para  manifestaciones culturales alrededor del mundo. Equivale a lo que en medicina se conoce como tolerancia medicamentosa; esto es un fármaco utilizado por largo tiempo que requerirá de dosis cada vez mayores  para obtener la respuesta deseada. Esta tolerancia se encuentra relacionada a casos de  adicción  en veteranos de guerra norteamericanos; ellos sufren secuelas que generan dolor crónico que, con el tiempo, va demandando mayores cantidades de analgésicos narcóticos, lo que dispara la adicción. Volviendo a nuestras sociedades postmodernas, la normalización se halla detrás de muchos fenómenos humanos. Uno de ellos tiene que ver con lo que se conoce como “micromachismos” o microviolencia doméstica: dentro de la familia el clima de violencia es habitual, va desde las descalificaciones al cónyuge o a los hijos, habitualmente por parte del padre, hasta grados mayores, como puede ser la agresión física o el abuso sexual. En ese ambiente tóxico, los integrantes de la familia se van acostumbrando al trato, de modo que el día que escala en intensidad, no reaccionan como lo haría alguien que está fuera de dicho ambiente. Algo similar sucede con la violencia en sitios públicos: en México cada día amanecemos con un escenario variable pero elevado, de muertos en enfrentamientos; secuestrados, violentados o desaparecidos, así como de fosas clandestinas con  restos humanos. El número excesivo de evidencias de violencia ha generado en nosotros una insensibilidad. ¡Vaya! Llega a impactarnos más que el gato del vecino  muera atropellado al cruzar la calle frente a nuestra vivienda. A ese grado llega la mal llamada “normalización” de la violencia. En otros rubros, aparte de los ya mencionados, también se presenta el fenómeno. Observamos el modo como la política crea culpables o inocentes, conforme a intereses ajenos a la elemental justicia. Vemos la forma hasta absurda como desaparecen recursos económicos o materiales, u observamos cómo se manejan los perfiles de los candidatos a un cargo público. La normalización de la corrupción ha sido mucha, por largo tiempo, sólo cambiando el color de las camisetas de los equipos. Provoca poco o nulo impacto en nosotros, aun cuando se trata de dineros provenientes de los impuestos que pagamos al gobierno. En otros sentidos no tan lamentables, la normalización ha generado una percepción más benévola del mundo que nos rodea. Hemos abandonado los clichés maniqueos; las cosas no son siempre en blanco y negro, y vamos descubriendo que la vida está construida por personajes de carne y hueso, con grandes aciertos, pero con fallas, y que el más terrible criminal sobre la faz de la tierra tiene, empero, sus facetas nobles. Lo anterior dibuja hombres y mujeres tan humanos como nosotros mismos, lo que nos permite aceptarnos y aspirar a ser mejores personas. En comparación con los protagonistas de las telenovelas clásicas, que despiertan peinados y sin arrugas en la ropa, la tendencia actual dentro de las artes es a presentar individuos con  sentimientos encontrados, que a ratos odian y a ratos se desbordan de amor; personajes que no siempre tienen buena cara, que roncan o que traen los zapatos sucios, como cualquiera de nosotros. Dentro de la nomenclatura de las redes sociales el verbo “etiquetar” se refiere a redirigir determinada publicación a ciertas personas. En el siglo pasado una acepción novedosa de la palabra “etiquetar” era señalar a una persona por aquellas condiciones que la caracterizaban, y que la ponían en desventaja frente a la gran mayoría. Una etiqueta de “estúpido” o de “feo” colocaba a quien la portaba en franca inferioridad ante el resto, dando pie a la discriminación.  Hubo diversos psicólogos norteamericanos que iniciaron con este concepto de etiquetar; no estoy en la certeza si el primero fue L. Ronald Hubbard, en su libro sobre dianética, publicado en 1950. Hasta ahí alcanza mi radar. Ese maniqueísmo en la vida y en el arte, conducía a la polarización. En una telenovela comercial los personajes eran  siempre guapos, peinados, planchados, maquillados. Conducían un vehículo del año y vivían en una residencia de super lujo, con servidumbre de uniforme y chofer de librea.  Jamás se colaban  arrugas,  lonjas o dentaduras defectuosas.  Ahora tenemos la opción de descubrir personajes  no  tan perfectos, que rompen esos esquemas maniqueos, lo que nos permite  aproximarnos a conocerlos, entenderlos y aprender algo de ellos. La sociedad está integrada por seres humanos que en lo esencial son similares, pero en las facetas de su personalidad van desarrollando diversas capacidades y limitaciones; gustos y rechazos. Es válido que cada uno tenga sus propias cualidades personales, y está en total derecho de manifestarlas, en la medida en que hacerlo no perjudique los intereses de terceros. Hemos pasado de estar regidos por principios radicales a tener la libertad de decidir de forma individual  nuestro camino. Ello, a su vez, nos obliga a asumir una mayor responsabilidad por los actos propios. Ejercer el libre albedrío para manifestar conductas que atenten contra otros, no está permitido dentro de un sistema social sano.   Acabo de ver una hermosa cinta  intitulada “La bicicleta verde”, de la directora Haifaa al-Mansour. La historia se desarrolla en Arabia Saudita: una preadolescente musulmana tiene el enorme deseo de poseer una bicicleta, algo que atenta contra los principios tradicionales de su comunidad.  De un modo por demás original y simpático se las va ingeniando con miras a lograr su objetivo. Esta chiquilla llamada Wadjda nos invita a creer que es válido romper esquemas, y que para hacerlo lo que hace falta es determinación. Es un ejemplo del arte dibujando al ser humano en su propia dualidad, como un gran soñador capaz de lograr lo que se propone.  " ["post_title"]=> string(15) "ROMPER ESQUEMAS" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(15) "romper-esquemas" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-08-26 19:58:13" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-08-27 00:58:13" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=69667" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(45) ["max_num_pages"]=> float(23) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "2d8c82eabfbb18dd6443eeb983392d5b" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
opinion de maria del carmen maqueo

ROMPER ESQUEMAS

Uno de los grandes fenómenos perceptivos que caracterizan al siglo XXI es la llamada “normalización”. Esto aplica en muchos sentidos y constituye...

agosto 24, 2021

Creando nuevas narrativas: de la creencia a la convicción

Una vez que distinguimos la diferencia entre lo verdadero y lo interpretado, estamos en posibilidad de decidir conscientemente en qué queremos creer,...

agosto 27, 2021




Más de categoría
Isabel Arvide: “Viva López Obrador” vs “Él no va ahí”

Isabel Arvide: “Viva López Obrador” vs “Él no va ahí”

Cada país tiene sus propias características, así como ideologías políticas. Isabel Arvide Limón, Cónsul de México en Estambul (Turquía),...

septiembre 17, 2021
Sistemas de creencias: materia prima de nuestros relatos

Sistemas de creencias: materia prima de nuestros relatos

Nuestras creencias se convierten en referentes “sólidos” de la realidad y siempre buscamos confirmar aquello que “sabemos” acerca de...

septiembre 17, 2021
De Frente Y Claro | EL COMBATE A LOS SECUESTROS, OTRO FRACASO MÁS EN LA 4T

De Frente Y Claro | EL COMBATE A LOS SECUESTROS, OTRO FRACASO MÁS EN LA 4T

La Impotencia, el Coraje, la Frustración que se siente cuando enfrentas el secuestro de un familiar, un amigo, es...

septiembre 16, 2021
Vacunas a menores y el regreso a clases | El Meollo del Asunto

El Meollo del Asunto | Vacunas a menores y el regreso a clases

El pasado 30 de agosto, los niños, niñas y adolescentes en el país regresaron a clases presenciales después de...

septiembre 16, 2021