Qué fue de la esperanza

A veces, como a todos, me da por la nostalgia, recordar el tiempo que fue, no por mejor o peor que el actual, sino porque es parte de un pasado que atesoro. Es a mediados de 1979;...

20 de julio, 2021 esperanza

A veces, como a todos, me da por la nostalgia, recordar el tiempo que fue, no por mejor o peor que el actual, sino porque es parte de un pasado que atesoro. Es a mediados de 1979; la prensa nacional informa del avance del Ejército Sandinista de Liberación Nacional, del heroico repliegue de Masaya y la caída final de Managua en manos del ejército popular. Para crear el escenario completo, dejo en mi pantalla las fotos de Julio Cortázar visitando la comunidad de Solentiname, dejo correr la voz de Carlos Mejía Godoy que sigue preguntando por la tumba del guerrillero, veo enormes, gigantes, las imágenes de Sergio Ramírez, Ernesto Cardenal, Gioconda Belli y de un joven, mediando la treintena, Comandante Daniel Ortega. Yo era entonces un niño que se perdía en la fascinación, el terror y la emoción de las crónicas de Ricardo Rocha y Edgar Hernández. Había dejado, de pronto, las batallas en los libros de Tolstoi, de Hemingway; crecí oyendo las narraciones de la guerra civil española, de la resistencia francesa y de la revolución cubana; entonces, ante mis ojos asombrados estaba ocurriendo la épica popular y la fiesta de la libertad.

Hace unos días se celebraba el triunfo de aquella revolución, pero no había alegría en Managua. Hace mucho que los carteles de los manifestantes confunden la imagen de Ortega con la de Somoza y los noticieros de todo el mundo difunden la noticia de que aquel joven triunfante ha mandado atacar a la población civil de los aguerridos barrios masayenses, que ha puesto presos a los guerrilleros históricos, a quienes eran jóvenes y estaban dispuestos a dejarse la vida por una oportunidad histórica, por la felicidad y el derecho al desarrollo; uno no debiera ser sometido a estas imágenes, ningún pueblo debiera sufrir estas regresiones históricas, pero es claro, si ya Sergio Ramírez había señalado el fin de la ruta histórica del sandinismo orteguiano y Ernesto Cardenal, viejo poeta armado solo con sus palabras, las balas no han dejado dudas y la historia parece repetirse por el lado más obscuro y amargo de sus aristas, mientras Cuba se debate en la incomprensión de su gobierno y la necesidad de recomponer el binomio casi imposible entre libertad y la igualdad.

No se puede jugar con la historia; vaya, no se puede pretender que alguien puede tener la dimensión suficiente para escribirla, eso es un accidente, un mecanismo complejo en el que participan dos piezas que no pueden controlarse, la voluntad popular y la memoria de las siguientes generaciones. No lo sé con certeza pero siempre pensé que Daniel –en aquellos días a los héroes de la revolución se los llamaba solo por su nombre– era un buen lector, un hombre culto como decimos, si lo es no le costará trabajo recordar lo que decía Borges siguiendo a Kipling, que cualquiera puede elegir la anécdota pero no la moraleja. Ese es el error más grave que está cometiendo.

Hay algo más que la tentación del poder y la fortuna en la conducta de Ortega; se llama espejismo histórico, porque en realidad sepultar los últimos vestigios del sandinismo en su versión oficial, el comandante no está salvando nada ni está construyendo nada, se está enredando en un afán de pasar a la historia, de quedarse ahí cómo las viejas estatuas de Tacho que derribaron los jóvenes de aquel tiempo.

 

Cuán poco duró la eterna juventud de aquel verano de 1979; qué breves su épica y su verso; todo porque al líder se le ocurrió hacerse viejo y monumental, como el dos veces salvador de una patria que había demostrado ya saberse valer por sí misma. No es repitiendo la historia como podría salvarse, por el contrario todavía podría corregir los errores que acusaron en Somoza y marcharse en honrosa y digna retirada; porque esta nueva versión de aquel otro verano no tendrá quien la cante ni quien la narre para las siguientes generaciones; no tiene que esperar a que de nuevo los anónimos héroes de aquel país demuestren su enorme vocación por la libertad.

De verdad que me niego a dar crédito a esas imágenes donde los rostros de Tacho y de Daniel se confunden, lejos de ello quisiera pensar que está obnubilado por el pasado heroico y glorioso al que no puede ni quiere renunciar, que está herido de honor y victoria como en los viejos tiempos; pero es mentira, soy yo, somos muchos a los que nos duele ver aquello en lo que Daniel Ortega se ha convertido todos quienes sabemos, con una frase que seguro conoce, a él, la historia no lo absolverá.

@cesarbc70

Comentarios


Otra vertiente del individualismo

Otra vertiente del individualismo

El éxito es una idea subjetiva que tiene tantas definiciones como personas que lo invocan.

abril 19, 2024
¡Inicio de la temporada de la MLB!

¡Inicio de la temporada de la MLB!

Fernando Navarrete nos comparte las notas más importantes del rey de los deportes.

abril 2, 2024




Más de categoría
“Sufragio efectivo. No reelección", sí, pero presidencias municipales deben durar seis años

“Sufragio efectivo. No reelección ", sí, pero presidencias municipales deben durar seis años

El municipio es el ente político más cercano al ciudadano y sus servicios son indispensables para cualquier aspiración de...

abril 24, 2024

Propaganda basura

Como cada temporada de procesos electorales, carteles, lonas y mantas con los rostros de los aspirantes a cargos políticos...

abril 23, 2024
Bauer histórico y los mexicanos en la MLB

Bauer histórico y los mexicanos en la MLB

Como cada semana, Fernando Navarrete nos trae las novedades del rey de los deportes.

abril 23, 2024
Cómo avanzan las campañas digitales presidenciales

Cómo avanzan las campañas digitales presidenciales

Parece que los estrategas de las candidatas están perdiendo oportunidades, mientras que Máynez se destaca por su enfoque diferenciado.

abril 22, 2024