¿Qué es una Narrativa?

La construcción de narrativas se ha dado de manera natural y orgánica, pero los tiempos exigen que empecemos a elaborarlas de manera consciente y deliberada. A partir de estos relatos, entendemos nuestro pasado, los contextos que nos...

2 de julio, 2021

La construcción de narrativas se ha dado de manera natural y orgánica, pero los tiempos exigen que empecemos a elaborarlas de manera consciente y deliberada. A partir de estos relatos, entendemos nuestro pasado, los contextos que nos rodean y proyectamos el mundo que deseamos hacia el futuro. 

¿Por qué, estando rodeados de problemas de todo tipo que exigen nuestra atención inmediata, entender lo que es una narrativa y ser capaces de articularla de forma consciente y eficaz es tan importante? La respuesta es simple: porque estamos atravesando la mayor crisis económica, social, de salud, relacional, política y cultural de la historia de la humanidad y porque, no bien hayamos salido de esta, nos esperan otras iguales o peores, como el cambio climático que podría llevarnos a la inviabilidad como especie. Ante semejante escenario de apremio resulta central comprender que la forma en que interpretemos, expliquemos y pongamos en palabras lo que nos sucede será determinante para el mundo que habremos de configurar en el futuro.

No se trata de buenos deseos o decretos esotéricos que mágicamente habrán de volverse realidad, creando espontáneamente un “mundo mejor”. Cuando hablamos de narrativas nos referimos a configuraciones habitualmente lingüísticas, pero que también se manifiestan por otros medios como la pintura, la escultura, tradiciones, modas o costumbres que, una vez planteadas y asumidas por los individuos de una sociedad, se traducen en leyes, en intenciones, en políticas públicas y en patrones de conducta universales, es decir, en realidad objetiva y material. 

Hasta ahora, esta construcción de narrativas se ha dado de manera natural y orgánica, pero los tiempos exigen que empecemos a elaborarlas de manera consciente y deliberada, porque a partir de estos relatos entendemos nuestro pasado, los contextos que nos rodean y proyectamos el mundo que deseamos hacia el futuro. Ya que de ellos dependerá en gran medida la clase de sociedad humana que habrá de consolidarse en la era post-covid, confeccionarlos intencionadamente en la búsqueda de un mundo más justo y empático es una medida básica de supervivencia de nuestra especie.

 Pero ¿qué es una narrativa? De la forma más simplificada que se me ocurre, diría que una narrativa es cada uno de los relatos, historias, explicaciones, crónicas, descripciones, actitudes y protocolos de toda índole que van desde el mito, las ficciones literarias o cinematográficas, la historia y las creencias en diversos ámbitos hasta las teorías políticas y económicas, patrones de consumo o el modo de hacer ciencia, que combinándose entre sí, articulan de forma coherente una visión del mundo.

 

Tomemos como ejemplo la Declaración Universal de los Derechos Humanos promulgada por las Naciones Unidas en 1948. Veamos los primeros dos artículos: 

“Artículo 1: Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

“Artículo 2: Toda persona tiene los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.

“Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país independiente, como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónomo o sometido a cualquier otra limitación de soberanía”1.

¿Qué diferencia hay en la “realidad objetiva” entre un ser humano del siglo XVI y uno nacido después de 1948? ¿Cómo es posible que antes de esa fecha los seres humanos no fuesen merecedores de tales derechos por el simple hecho de nacer? ¿No hemos sido siempre los mismos? Aquí podemos ver claramente que no fue el mundo material el que cambió, sino nuestra manera de entendernos a nosotros mismos, al aceptar por fin lo que la ciencia lleva décadas gritando: que somos una sola especie. Y dicho conocimiento comienza a permear a nuestras narrativas a partir de que también nuestras creencias acerca de lo que un ser humano es comienzan a rehacerse. 

Los seres humanos siempre hemos sido los mismos, pero se requirieron intensos procesos históricos, inenarrables injusticias y abusos para que cambiara paulatinamente la interpretación que tenemos de nosotros mismos como especie y, con ella, la comprensión de igualdad se ampliara mediante narrativas que no solo la defendían, sino propiamente la creaban. 

En contraste con la Declaración de la ONU, pensemos en el Código de Hammurabi, uno de los conjuntos de leyes más antiguos que se conocen y que fue promulgado en Babilonia en el 1750 a.C. por el rey Hammurabi. En dicho texto se percibe una jerarquización de la sociedad en tres castas: hombres libres, siervos (semilibres) y esclavos. Mientras que todas las narrativas de la época de Hammurabi –legales, míticas, artísticas, económicas, políticas, etc.– tenían como fundamento la famosa ley del talión “ojo por ojo, diente por diente”, en el Occidente del Siglo XXI es impensable promulgar una legislación que contradiga la Declaración Universal de los Derechos Humanos citada renglones arriba. 

El planeta es el mismo, el ser humano es el mismo, lo “único” que cambia son las narrativas que construyen visiones del mundo completamente diferentes, lo que conlleva instituciones, leyes, estructuras sociales y culturales radicalmente distintas. Pero estos cambios no suceden de manera automática, sino que son producto de un proceso de articulación emocional, racional y verbal. Sin relatos, crónicas, denuncias, novelas, artículos, libros que defendieron y cuestionaron el paradigma dominante de su tiempo, esta variedad de dignidad en el ser humano, la comprensión actual jamás se hubiese alcanzado.  

La siguiente semana continuaremos explorando este apasionante y fundamental tema.

Web: www.juancarlosaldir.com

Instagram:  jcaldir

Twitter:   @jcaldir   

Facebook: Juan Carlos Aldir

1 La Declaración Universal de Derechos Humanos, ONU, 1948, La Declaración Universal de Derechos Humanos | Naciones Unidas. 

Consulta 6 de marzo de 2021. 

www.ohchr.org/EN/UDHR/Documents/UDHR_Translations/spn.pdf

LEE:

Disección de la idea de liderazgo / por Juan Carlos Aldir | Ruiz-Healy Times (ruizhealytimes.com)

Comentarios


object(WP_Query)#18011 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(67589) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "04-11-2022" ["before"]=> string(10) "02-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(67589) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "04-11-2022" ["before"]=> string(10) "02-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18015 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18013 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18014 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "04-11-2022" ["before"]=> string(10) "02-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-04 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-12-02 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (67589) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18012 (24) { ["ID"]=> int(86210) ["post_author"]=> string(2) "92" ["post_date"]=> string(19) "2022-12-01 10:53:27" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-12-01 15:53:27" ["post_content"]=> string(5289) "Actualmente se ha planteado el diálogo como un solucionador de problemas. Es verdad que en ocasiones necesitamos ponernos de acuerdo sobre un objetivo común y el diálogo se constituye en un medio para lograrlo. Se considera como un valor esencial el “estar abierto al diálogo” en cualquier situación de conflicto de intereses.   No obstante, es frecuente que en la resolución de conflictos se crea que la apertura al diálogo es la solución del problema en sí mismo. Estrictamente eso no es así, incluso, el descubrimiento de la verdad, producto de un auténtico diálogo, puede llevar a más desacuerdo o a un alejamiento de tipo práctico en donde ya no se puede poner uno en la misma sincronía con las personas con las que se dialoga. En Bioética, y en ética en general, esto es frecuente. Si, por ejemplo, hay una discusión sobre la prohibición o no de la eutanasia se llega a pensar que se necesita un “debate abierto y plural”. La cuestión es que el fin de realizar dicho debate es encontrar la verdad. La búsqueda de la verdad implica en primer lugar el reconocer que existe la misma. Se debe dejar de lado el “pensamiento débil” de que todo es opinable, entendido esto último, como una renuncia a la verdad, quedando sólo la imposición del más fuerte: el que tiene más difusión, el que es más conocido en el ámbito de una disputa,  entre otros factores.   Lo anterior no elimina las dificultades en el diálogo. En temas éticos existen  zonas “grises” en donde surge la perplejidad moral: tenemos en mente normas universales que nos parecen claras en cuanto su contenido verdadero, pero al querer aplicarlas a casos concretos se desvanece la claridad de su aplicación. Por ejemplo, la proposición “Todos tenemos derecho a la vida” se vuelve obscuro en los casos de la atención al final de la vida: si alguno por su voluntad propia o la de otros suspende un tratamiento médico por falta de presupuesto, ¿atenta contra su vida? O incluso con mayor precisión ese “derecho a la vida” se ve frustrado cuando existe un tratamiento para atender una enfermedad, pero que no encuentra, por ejemplo, en el sector público de atención sanitaria o sencillamente está agotado en el mercado. ¿Qué tanto es injusto? En abstracto parecería que debe de disponerse de todos los medios de salud, pero en la práctica hay que tomar decisiones de racionalidad en la distribución de recursos. No se puede tener todo. No obstante lo anterior, nos podría hacer pensar que entonces se comete una injusticia. O dicho de otro modo, que es verdad que se comete una injusticia.   De nuevo surge la idea de diálogo. ¿Acaso el crear una “mesa de diálogo” resuelve la cuestión? Si se deja todo al diálogo queda claro, en el último ejemplo señalado, que el asunto no se resuelve. Se resuelve con acción. Esa acción por supuesto debe ser guiada por la verdad, pero no sustituye el razonamiento práctico de adecuar el valor, en este caso de justicia, con la realidad. Dicho en otros términos: el diálogo por el diálogo es estéril si no está comprometido a reconocer la realidad. Si se establece el “diálogo” como una lucha de egos, en donde lo importante es imponer mi visión, sin contrastarla con la realidad y sin estar dispuesto a modificar la opinión propia ante la presencia de las evidencias que se descubren con la observación y el razonamiento, se convierte en un acto inútil.  Una primera regla práctica antes de iniciar un diálogo es que entonces admitamos que existen verdades y que las mismas son accesibles al hombre. Lo anterior implica una auténtica humildad ante la realidad: reconocer que solo, no puedo descubrir todas las aristas de un problema. El dialogar, si es auténtico, implica apertura a las razones de todos los involucrados. En el momento en que se cierra esa humildad, el diálogo decae y se convierte en palabrería, es decir, la utilización de la palabra como un arma para defenderme del otro y no para el encuentro con el otro. Lo anterior conecta a otro elemento muy importante: la confianza hacia el interlocutor. El diálogo como apertura a la realidad implica confiar en las capacidades de los demás. Si no se confía en la honestidad de las otras personas de reconocer lo real y aceptarla como tal, o si uno mismo, de inicio, rechaza cualquier posibilidad de cambiar de opinión frente a la evidencia, el diálogo es inútil, queda claudicado desde antes que comience. Un elemento adicional del diálogo es que debe haber una base común de donde parta el diálogo. Si todo es cuestionable entonces es imposible llegar a alguna conclusión razonable. Esa base común implica conocer del tema o investigarlo para que el diálogo sea fructífero.  En suma, el diálogo debe cubrir los requisitos de confianza, apertura a lo real (aceptación de la verdad), una base objetiva de donde parta el diálogo para que el mismo sea auténtico.   " ["post_title"]=> string(17) "Sobre el diálogo" ["post_excerpt"]=> string(139) "En nuestras sociedades democráticas se vende la idea de que el diálogo y el debate es la manera de solucionar los problemas sociales. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "sobre-el-dialogo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-12-01 10:53:27" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-12-01 15:53:27" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86210" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17987 (24) { ["ID"]=> int(85446) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-08 15:02:03" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-08 20:02:03" ["post_content"]=> string(7588) "Hay un evidente desencanto con la democracia liberal: ésta ha fallado y no ha resuelto los problemas fundamentales de las personas comunes. La democracia liberal ha estado vigente, al menos en las formas, durante el llamado periodo económico neoliberal, que ha concentrado el poder y la riqueza en muy pocas manos y ha generado la mayor desigualdad conocida en nuestros tiempos.  Las elites que han ostentado el poder en los últimos 40 años se han valido de las instituciones y las reglas del juego democrático para acrecentar sus privilegios: un grupo minoritario capturó al Estado para su beneficio y se ha servido con la cuchara grande. En este periodo se han limitado o eliminado muchos de los bienes públicos, como la salud, la educación, la seguridad social, etc. He ahí la causa del descontento popular. He ahí la causa de la desafección con la democracia liberal. La gente común no sabe qué significa esa entelequia ni para qué sirve. Ergo, hablar de democracia carece de sentido. Lo que la gente sabe es que esforzarse y trabajar hasta la exhaustividad no sirve para obtener un salario suficiente para comer, no digamos para vivir decorosamente. La gente sabe que no tiene acceso a agua potable, a transporte digno, y que la vivienda propia es una fantasía. La gente sabe que la educación de calidad no está al alcance de ella ni de sus hijos. La gente sabe que acceder a los servicios de salud es una pesadilla por su saturación, falta de medicamentos y materiales de curación. La gente sabe que jubilarse es ir a la miseria… Hay un gran enojo y malestar popular. Este enojo y malestar es alimentado por la incertidumbre: hoy tienes trabajo, mañana quién sabe; hoy comes, mañana tal vez no… La revolución tecnológica en curso viene a precarizar más el trabajo y a incrementar la inseguridad. Hay miedo por perder lo poco que se tiene y caer en la desgracia. El miedo es una reacción instintiva de un animal acorralado, y deriva en agresión, en gran enojo y malestar: se activa su instinto de supervivencia para salvarse de la amenaza. Y la amenaza es el sistema de privilegios. Estamos ante los potentes motores del populismo. Es un fenómeno universal del cual se sirven personajes de todo el espectro ideológico y político, que ofrecen seguridad al volver a un pasado idílico. Por ello son tan potentes las ideas de Dios, Patria y Familia; ser grande otra vez; mandar al diablo a las instituciones… Es lo que las elites no entienden. El resultado de la incomprensión del porqué el apego de la gente común con los líderes carismáticos provoca que las elites políticas e intelectuales arremetan contra los liderazgos populistas como si fueran la causa del gran malestar de nuestros tiempos. Se niegan a reconocer que los líderes populistas saben interpretar y aprovechar para su causa el temor y enojo de la mayoría de las personas. Dios, Patria y Familia significan el regreso a los valores tradicionales, a la comunidad (minada por un individualismo rampante), a la solidaridad, a una igualdad que permite restaurar los bienes comunes básicos para disfrute de todos. Es un regreso a la seguridad, aunque sea fantasía. Una luz de esperanza para los temerosos, acorralados y enojados…así quede en promesa. No obstante, la democracia liberal es necesaria. Sí importa. Claro, la democracia requiere de una profunda reforma para que proporcione respuesta a las necesidades fundamentales de las personas, como hacer efectivo un salario suficiente para vivir con dignidad; un sistema de salud que garantice a todos servicios sanitarios oportunos y de calidad; un sistema de pensiones y jubilación universal; acceso a vivienda y a servicios urbanos dignos; una educación de calidad técnica y humanista, donde la técnica sirva al hombre y al bien común, y el humanismo enseñe la importancia de la libertad, pero también de la igualdad y la solidaridad, así como tolerar la diversidad y pluralidad de credos y razas; que valore y respete al individuo sin relegar a la comunidad, como animales gregarios que somos y nos necesitamos. Todos estos beneficios del progreso sólo son accesibles y posibles bajo un sistema democrático liberal. Los líderes carismáticos se valen de la democracia para llegar al poder. Pero una vez empoderados, la democracia les estorba. Entonces, se afanan en concentrar todo el poder, político y económico. Cuando el poder se concentra en unos pocos, los demás padecen exclusión. Solamente los cercanos a los poderosos reciben beneficios. Se restablece el sistema de privilegios, así sean otros los privilegiados. Usualmente los perdedores son los de siempre: los que menos tienen, los que carecen de recursos para defenderse de la arbitrariedad de los poderosos. Es aquí cuando se echa de menos la ausencia de una democracia liberal. El propósito de la democracia liberal es establecer un sistema que contrapese, equilibre al poder y le exija rendición de cuentas. Por eso divide al poder en Ejecutivo, Legislativo y Judicial, para que los tres poderes autónomos se vigilen mutuamente, se equilibren e impidan los abusos. Otro componente de la democracia liberal es el establecimiento de un sistema de leyes que obliga a los representantes, que ocupan temporalmente el poder, a cumplir con la ley. La ley importa porque es el medio para evitar que el poderoso abuse del débil, del menos fuerte. En otras palabras, la democracia liberal, basada en contrapesos a los poderes y en leyes se ideó para proteger a la gente común. Es el medio para garantizar su libertad, sus bienes (patrimonio) y la vida misma. La democracia liberal se concibió para la supervivencia del más débil. En la antigüedad, el noble, el patriarca o el hacendado tenían derecho a los bienes, el trabajo y los servicios de sus sirvientes o plebeyos, así como de sus hijos. Y lo peor, eran dueños de sus vidas. Este régimen murió con la invención de la democracia liberal. Cierto, el camino fue tortuoso, con avances y retrocesos. En este largo peregrinar, surgieron los organismos autónomos como herramienta para impedir que los políticos y gobiernos se hicieran del control y se adueñaran de procesos políticos y económicos, para así garantizar las libertades personales y políticas. Por ello, su protección nos atañe y convoca a todos. Su destrucción favorece a los fuertes, a los ricos, a los dotados. Hay que decir sí a la reforma y transformación de las leyes e instituciones democráticas, pero por conveniencia de los débiles cabe oponernos a su debilitamiento o, peor aún, a su destrucción, como pretenden los populismos, cualquiera que sea su signo. Ahora que una parte importante de las elites se siente en peligro, que es amenazada, debe entender que la democracia no sobrevivirá si no comprende que para vencer al populismo es necesario acotar, y en casos, eliminar los privilegios. Salvar la democracia implica limitar las prebendas y rentas de las que han gozado. Así que, en vez de luchar contra los molinos de viento, es decir los líderes populistas, deben proponer la reforma a la democracia para ganar los sentimientos y las simpatías de las personas." ["post_title"]=> string(38) "Por qué importa la democracia liberal" ["post_excerpt"]=> string(84) "Hay un gran enojo y malestar popular que se alimenta de la incertidumbre económica." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(37) "por-que-importa-la-democracia-liberal" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-08 15:02:03" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-08 20:02:03" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85446" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18012 (24) { ["ID"]=> int(86210) ["post_author"]=> string(2) "92" ["post_date"]=> string(19) "2022-12-01 10:53:27" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-12-01 15:53:27" ["post_content"]=> string(5289) "Actualmente se ha planteado el diálogo como un solucionador de problemas. Es verdad que en ocasiones necesitamos ponernos de acuerdo sobre un objetivo común y el diálogo se constituye en un medio para lograrlo. Se considera como un valor esencial el “estar abierto al diálogo” en cualquier situación de conflicto de intereses.   No obstante, es frecuente que en la resolución de conflictos se crea que la apertura al diálogo es la solución del problema en sí mismo. Estrictamente eso no es así, incluso, el descubrimiento de la verdad, producto de un auténtico diálogo, puede llevar a más desacuerdo o a un alejamiento de tipo práctico en donde ya no se puede poner uno en la misma sincronía con las personas con las que se dialoga. En Bioética, y en ética en general, esto es frecuente. Si, por ejemplo, hay una discusión sobre la prohibición o no de la eutanasia se llega a pensar que se necesita un “debate abierto y plural”. La cuestión es que el fin de realizar dicho debate es encontrar la verdad. La búsqueda de la verdad implica en primer lugar el reconocer que existe la misma. Se debe dejar de lado el “pensamiento débil” de que todo es opinable, entendido esto último, como una renuncia a la verdad, quedando sólo la imposición del más fuerte: el que tiene más difusión, el que es más conocido en el ámbito de una disputa,  entre otros factores.   Lo anterior no elimina las dificultades en el diálogo. En temas éticos existen  zonas “grises” en donde surge la perplejidad moral: tenemos en mente normas universales que nos parecen claras en cuanto su contenido verdadero, pero al querer aplicarlas a casos concretos se desvanece la claridad de su aplicación. Por ejemplo, la proposición “Todos tenemos derecho a la vida” se vuelve obscuro en los casos de la atención al final de la vida: si alguno por su voluntad propia o la de otros suspende un tratamiento médico por falta de presupuesto, ¿atenta contra su vida? O incluso con mayor precisión ese “derecho a la vida” se ve frustrado cuando existe un tratamiento para atender una enfermedad, pero que no encuentra, por ejemplo, en el sector público de atención sanitaria o sencillamente está agotado en el mercado. ¿Qué tanto es injusto? En abstracto parecería que debe de disponerse de todos los medios de salud, pero en la práctica hay que tomar decisiones de racionalidad en la distribución de recursos. No se puede tener todo. No obstante lo anterior, nos podría hacer pensar que entonces se comete una injusticia. O dicho de otro modo, que es verdad que se comete una injusticia.   De nuevo surge la idea de diálogo. ¿Acaso el crear una “mesa de diálogo” resuelve la cuestión? Si se deja todo al diálogo queda claro, en el último ejemplo señalado, que el asunto no se resuelve. Se resuelve con acción. Esa acción por supuesto debe ser guiada por la verdad, pero no sustituye el razonamiento práctico de adecuar el valor, en este caso de justicia, con la realidad. Dicho en otros términos: el diálogo por el diálogo es estéril si no está comprometido a reconocer la realidad. Si se establece el “diálogo” como una lucha de egos, en donde lo importante es imponer mi visión, sin contrastarla con la realidad y sin estar dispuesto a modificar la opinión propia ante la presencia de las evidencias que se descubren con la observación y el razonamiento, se convierte en un acto inútil.  Una primera regla práctica antes de iniciar un diálogo es que entonces admitamos que existen verdades y que las mismas son accesibles al hombre. Lo anterior implica una auténtica humildad ante la realidad: reconocer que solo, no puedo descubrir todas las aristas de un problema. El dialogar, si es auténtico, implica apertura a las razones de todos los involucrados. En el momento en que se cierra esa humildad, el diálogo decae y se convierte en palabrería, es decir, la utilización de la palabra como un arma para defenderme del otro y no para el encuentro con el otro. Lo anterior conecta a otro elemento muy importante: la confianza hacia el interlocutor. El diálogo como apertura a la realidad implica confiar en las capacidades de los demás. Si no se confía en la honestidad de las otras personas de reconocer lo real y aceptarla como tal, o si uno mismo, de inicio, rechaza cualquier posibilidad de cambiar de opinión frente a la evidencia, el diálogo es inútil, queda claudicado desde antes que comience. Un elemento adicional del diálogo es que debe haber una base común de donde parta el diálogo. Si todo es cuestionable entonces es imposible llegar a alguna conclusión razonable. Esa base común implica conocer del tema o investigarlo para que el diálogo sea fructífero.  En suma, el diálogo debe cubrir los requisitos de confianza, apertura a lo real (aceptación de la verdad), una base objetiva de donde parta el diálogo para que el mismo sea auténtico.   " ["post_title"]=> string(17) "Sobre el diálogo" ["post_excerpt"]=> string(139) "En nuestras sociedades democráticas se vende la idea de que el diálogo y el debate es la manera de solucionar los problemas sociales. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "sobre-el-dialogo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-12-01 10:53:27" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-12-01 15:53:27" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86210" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(52) ["max_num_pages"]=> float(26) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "1280d734ad3a6c8ee4bd4e28ec198790" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Sobre el diálogo

En nuestras sociedades democráticas se vende la idea de que el diálogo y el debate es la manera de solucionar los problemas...

diciembre 1, 2022

Por qué importa la democracia liberal

Hay un gran enojo y malestar popular que se alimenta de la incertidumbre económica.

noviembre 8, 2022




Más de categoría

La “celebración” de López: el narcisismo presidencial. Parte 1

Me hubiese gustado ser el primero en expresar la siguiente afirmación, pero muchos me la ganaron casi de inmediato:...

diciembre 1, 2022

¡Todos al Ángel!

Hasta el momento pareciera que la oposición no entiende que no entiende el sentido del voto de castigo que...

diciembre 1, 2022

De Frente Y Claro | López: 4 años de mentiras y fracasos

Hoy, 1 de diciembre del 2022, López cumple cuatro años de que inició su nefasta administración el 1 de...

diciembre 1, 2022
Universidades públicas

Universidades públicas: el financiamiento

Al interior de las universidades e institutos de nivel superior, las políticas de asignación de recursos para las diferentes...

diciembre 1, 2022