Narrativas: el compromiso con las ideas

Solemos suponer que las ideas no transforman el mundo, cuando en realidad no nos atrevemos a comprometernos con ellas hasta sus últimas consecuencias.    Otra posibilidad está en que los cambios en la realidad material detonen y favorezcan...

30 de julio, 2021 Narrativas: el compromiso con las ideas

Solemos suponer que las ideas no transforman el mundo, cuando en realidad no nos atrevemos a comprometernos con ellas hasta sus últimas consecuencias.   

Otra posibilidad está en que los cambios en la realidad material detonen y favorezcan al surgimiento de nuevas ideas. 

En cualquier caso el compromiso total es determinante. 

 

La semana anterior desarrollamos tres tipos de ideas: las exitosas, las disruptivas y las revolucionarias. Hoy toca el turno de explorar el principal mecanismo mediante el cual dichas ideas se materializan en el mundo objetivo. 

Las ideas son las semillas de las que nacen, se alimentan y evolucionan las narrativas que dan forma y orden al mundo material en su conjunto que percibimos los seres humanos. Ante una realidad objetiva dada, el ser humano construye relatos que la explican y a partir de las ideas, intenciones y propósitos, la interviene, modificándola.

Y estas “ideas materializadas”, al interactuar sinérgicamente con los objetos y condiciones preexistentes, terminan por integrarse en una sola realidad que nunca –aunque la diferencia sea microscópica– será la misma que la previa. 

Quizá, tras todo ese devenir que da lugar a su realización, la forma definitiva que tomó la idea al concretarse no corresponda con exactitud a como la imaginamos en un principio, pero esa “mutación adaptativa” entre lo pensado y lo que termina por concretarse es una parte esencial e inevitable del proceso creativo, tanto individual como colectivo.   

Pero también está el otro lado de la ecuación: en la cara opuesta están quienes se aferran con terquedad a la realidad existente, convencidos de que carecen por completo de poder alguno para modificarla. Y hay también otro segmento que supone que con el mero deseo, con el mero pensamiento o con unas cuantas declaraciones escritas en un papel o colgarse del cuello un cuarzo de determinado color serán capaces de modificar entornos sólidos y objetivos de la realidad que los rodea. 

Desde luego que ni obstinarse en que el mundo “es lo que es y ni modo”, o asumir que con mi mera intención mental puedo “moldear el cosmos según mi narcisismo lo determine” conduce a ningún tipo de transformación significativa; por el contrario, ambas posturas, aunque en apariencia parezcan opuestas, en realidad son las dos caras de la misma moneda: ambas, al permanecer funcionando según el estado habitual de las cosas, confirman y fortalecen día con día el statu quo dominante con el que, en apariencia, están disconformes. 

Quizá la causa auténtica y profunda de que optemos por suponer que las ideas no transforman el mundo es porque no nos atrevemos a asumir esa idea y comprometernos con ella, estando dispuestos a pagar los precios que eso implica. 

En el fondo lo sabemos: para que una idea de verdad se materialice, para que asiente sus raíces en la realidad objetiva requiere de ser asumida con total compromiso, con una entrega irrestricta, con absoluta convicción, haciendo que cada uno de nuestros actos sean congruentes con ella, lo que implicaría que el primer transformado seríamos nosotros mismos. 

Una vez que esto ocurre, podemos estar seguros de algo: nuestra idea ha comenzado a existir, a tomar forma, a asentarse en el mundo objetivo; lo mucho o poco que influya después no siempre depende de nosotros sino de la forma en que esa realidad emergente consiga interactuar con las estructuras preexistentes. 

Y, como ya lo apuntaba arriba, esto nada tiene que ver con pensamientos mágicos o con escribir decretos en un cuaderno. Cuando hablo de comprometerse con una idea con absoluta convicción implica justo eso: que nuestra vida gire en torno a llevarla a la práctica y el resto de nuestras acciones se correspondan de forma coherente y sinérgica con ella. Eso es justo lo que ha ocurrido en prácticamente todos los casos de ideas exitosas, disruptivas o revolucionarias que transformaron en mayor o menor medida la realidad de su tiempo: quienes las idearon y llevaron a la práctica, empeñaron su vida en ellas. 

Pero, también hay que decirlo, por cada uno que consigue materializar una idea transformadora, hay miles, quizá millones que fracasan en el intento. Las razones de este fracaso son diversas: la falta de compromiso, la indolencia ante el esfuerzo necesario, la incapacidad de enfocarse lo suficiente, el temor a carecer de la fuerza interior necesaria, o el panico de conseguirlo y no ser capaces de sostenerse en ella. 

Otra posibilidad, hay que asumirlo, es simplemente que la idea no era tan buena como suponíamos o no era su momento y quizá alguien más, en otro tiempo o circunstancia consiga realizarla. El 99% de las ideas que emergen en los seres humanos terminan en nada, pero eso es la esencia de la vida plena: el genuino riesgo de que las cosas no salgan como nos gustaría y que aún así estemos dispuestos a comprometernos con nuestras convicciones y llevarlas hasta el límite de nuestras fuerzas.

Esto nos lleva a una premisa un poco más compleja pero más apegada a la realidad que la propuesta de inicio: si bien son las ideas las que transforman gradualmente la realidad humana y lo hacen en distintas formas y niveles según cada caso, no todas las ideas y no bajo cualquier circunstancia lo consiguen, pero en ningún caso la idea se materializa sola; comprometerse de forma absoluta con ella es del todo indispensable.   

 

El camino opuesto

En general la emergencia creativa de nuevas ideas, que se concretan a partir de ese compromiso irrestricto que se decía arriba, es lo que suele transformar la realidad. Sin embargo, en determinadas circunstancias las cosas ocurren de forma distinta: cambios significativos y abruptos en la realidad material son también detonantes, e incluso llegan a obligar, el surgimiento de nuevas ideas, nuevos proyectos, soluciones innovadoras antes inaceptables. 

En este caso, mientras las ideas suelen materializarse y entrelazarse con otras generando cambios en los sistemas de manera gradual, las ideas que emergen como soluciones a problemas inesperados y súbitos pueden transformar el entorno de forma violenta y rápida. 

Terremotos devastadores han propiciado cambios sustanciales en los sistemas constructivos y tendencias arquitectónicas de las zonas sísmicas, ante desbordamiento de ríos se han diseñado presas y cauces, se han desarrollado refugios prefabricados, hospitales inflables, refrigeradores solares, cambios y regulaciones en la banca tras crisis económica,  la mejora de infraestructuras y un largo etcétera.  

La pandemia por Covid-19 ha sido uno de esos catalizadores que, trastocando la vida cotidiana del mundo entero, ha dejado al descubierto vicios y problemas que veníamos acarreando y nos negábamos a abordar. La emergencia sanitaria ha forzado a desarrollar nuevas tecnologías y soluciones en el campo de la medicina, ha trastocado nuestro modo de comunicarnos, movernos y relacionarnos con los otros, ha transformado nuestro modo de trabajar, de consumir, de viajar y muchos de estos cambios forzados podrían conducir a nuevos sistemas más funcionales y eficaces para con la nueva realidad que se construye día con día como respuesta a la crisis global que vivimos.

Más allá de los cambios útiles pero superficiales que pudieran sostenerse una vez terminada la pandemia, como el uso de cubrebocas en el transporte público y concentraciones masivas, el perfeccionamiento de las vacunas y los sistemas para aplicarlas o nuevos protocolos para evitar infecciones, la crisis tras la Covid-19 ha sido tan amplia –el mundo entero–, tan profunda –se ha dejado sentir en prácticamente todos los ámbitos– y sostenida en el tiempo –cuando menos durará dos años– que ha dado lugar a una nueva problemática general que exige ser atendida de manera creativa y novedosa, pero sobre todo, inmediata.  

Desde las legislaciones laborales que no consideran con seriedad las implicaciones del home-office, la necesidad de nuevos sistemas educativos, lo problemático de los modelos comerciales de viviendas sin las dimensiones y características apropiadas para familias que deberán hacer trabajo y educación desde casa, las dinámicas de consumo, sólo por citar unos cuantos ejemplos, son muchos los aspectos de la economía, la cultura y las interacciones sociales que se han visto trastocadas de forma imprevista. 

Al mismo tiempo de ser la peor crisis global que se tenga noticia, la actual pandemia es también una oportunidad dorada para implementar nuevas ideas que cambien los sistemas obsoletos al grado de trastocar paradigmas muy asentados. Resolver los grandes problemas de la humanidad requiere creatividad, pero no solamente. Muchas veces llevar a cabo el esfuerzo en el momentum –tiempo y circunstancia apropiada– consigue potenciar la velocidad de aceptación y la eficacia, porque consigue conectar la idea naciente con una necesidad inaplazable y real, muy lejos de las necesidades “inventadas” que suelen crearse a golpes de publicidad con el mero propósito de incrementar las ventas o sacar al mercado un nuevo producto del que se pretende controlar el nicho emergente. 

Es aquí donde aquello de las “crisis son una oportunidad” deja de ser un tópico para convertirse en una coyuntura genuina. Como siempre sucede, la clave estará en el “cómo” estas nuevas ideas sean aplicadas, ya sea para intentar volver al mundo del pasado y reafirmar el statu quo vigente o para renovar los paradigmas y enfrentar los retos que nos pone enfrente el siglo XXI con con herramientas apropiadas para desafiarlos con esperanza real de mejora.  

 

Web: www.juancarlosaldir.com

Instagram:  jcaldir

Twitter:   @jcaldir   

Facebook:  Juan Carlos Aldir

 

Comentarios
object(WP_Query)#18570 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(68770) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-08-2021" ["before"]=> string(10) "26-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(68770) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-08-2021" ["before"]=> string(10) "26-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18569 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18576 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18581 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "29-08-2021" ["before"]=> string(10) "26-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-08-29 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-09-26 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (68770) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18566 (24) { ["ID"]=> int(70354) ["post_author"]=> string(3) "167" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-13 10:02:14" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-13 15:02:14" ["post_content"]=> string(7212) "El título de esta columna puede sonar catastrófico. Si apenas el país tiene indicios de estar “saliendo” de la tercera ola de contagios por COVID-19, ¿cómo es posible que se aproxime otra amenaza a la salud global? En 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reveló unos datos muy importantes respecto a la “Nueva Pandemia” y la resistencia antimicrobiana (o AMR, por sus siglas en inglés).  Aproximadamente el 30% de los antibióticos suministrados diariamente en la población son administrados innecesariamente, simplemente no los necesitan. Esto ocasiona que las bacterias adquieran resistencia a estos medicamentos. Otro dato importante es que si seguimos con estas conductas, para el año 2050 no existirán antibióticos que puedan tratar las infecciones bacterianas de la población, por lo que de los 700 000 pacientes que mueren cada año debidos a este problema, la cifra ascenderá a más de 10 millones.   Hagamos un símil. Así como las especies animales evolucionan continuamente para resistir más y más a las inclemencias de ambiente, sus depredadores y otras circunstancias, las bacterias hacen lo mismo: tratan de sobrevivir lo mayor posible en cada organismo que infectan, pero lo malo es que los humanos terminamos lidiando con las consecuencias de ello.   ¿Por qué es una amenaza que se precipitó tanto? En 1928, el médico británico Alexander Fleming descubrió lo que para su tiempo fue la panacea: la penicilina. Este fue el antibiótico más importante de la historia debido a que anteriormente una cantidad incontable de pacientes fallecía por infecciones bacterianas. Con la penicilina, Fleming se hizo acreedor al Premio Nobel de Medicina en 1945 y salvó millones de vidas, hasta que el medicamento entró en un sobreuso. Hoy en día la penicilina es de los antibióticos que menos se usan porque las bacterias actuales son resistentes a ella (la penicilina les hace lo que el viento a Juárez). De ahí una cantidad extraordinaria de antibióticos fueron descubiertos como otros ß lactámicos, aminoglucósidos, sulfas, carbapenémicos, macrólidos, etc. Y todos ellos han estado llegando al mismo final, se vuelven inútiles.   ¿Qué causa el sobreuso de los antibióticos? En los años que llevo de práctica médica, he observado conductas muy marcadas que nos han llevado a esta tragedia. Aquí enumero algunos:  
  1. Se administran antibióticos a cuadros infecciosos virales. Esto significa que a una gripe de causa viral (como el catarro común) se le da un antibiótico. Los antibióticos sirven para eliminar bacterias y los antivirales sirven para eliminar virus. Dar un antibiótico a un virus va a hacer dos cosas: nada y nada.
  2. Los pacientes se automedican con antibióticos, a pesar de las normativas establecidas por la Secretaría de Salud para la compra de antibióticos exclusivamente con receta médica. ¿Cómo los obtienen los antibióticos?: “Tenía guardado el medicamento de una infección pasada y me lo tomé”; “Me lo recomendó una vecina que lo tenía”; “El de la farmacia me lo vendió sin receta”; “La otra vez esto me curo, debe de funcionar igual”. Por solo mencionar algunas de las frases más comunes en el día a día.
  3. Los pacientes no concluyen sus tratamientos establecidos. Muchos pacientes requieren tratamientos de 7 o 14 días, pero suspenden el uso del medicamento cuando ya se empiezan a sentir bien. Esto solo produce que las bacterias que continúan en el organismo se vuelvan resistentes a los antibióticos.
  4. La costumbre de “si no me recetó antibiótico es mal doctor” o “sin antibiótico no me va a hacer nada”. Los profesionales de la salud nos hemos preparado por años en práctica clínica para otorgar los tratamientos correctos a los pacientes, cuando no hay necesidad de un antibiótico, simplemente no hay necesidad.
  5. Se administran antibióticos incorrectos para determinadas infecciones. Hay una gran variedad de antibióticos y una gran variedad de bacterias, cada uno con sus propiedades específicas, y no podemos tirarle una bomba atómica a una mosca, debemos eliminarla con un matamoscas (depende del sapo la pedrada). Esto solo produce que las bacterias se “acostumbren” a nuestros antibióticos más potentes, y por ende se vuelvan resistentes.
  Todo lo anterior produce que cada día se nos agoten las herramientas que tenemos los profesionales de la salud para tratar infecciones, y con ello, se aumentan el número de defunciones en el mundo. Cada día, nuevas cepas de Neisseria gonorrhoeae, la bacteria que causa la gonorrea, de Escherichia coli, bacteria causante de infecciones en tracto urinario y varios otros órganos, Pseudomonas aeruginosa, etiología de múltiples infecciones del tracto respiratorio, además de varios órganos, y otras bacterias (no menos importantes) como Staphylococcus aureus, Acinetobacter baumannii, Clostridiodes difficile, entre otros, son multiresistentes a todos los antibióticos, a los más nuevos, a los más potentes.   Se han creado propuestas como la de la AMR Action Fund, una colaboración multinacional de los laboratorios más importantes del mundo como Merck, Pfizer, J&J, Bayer y GSK con la propuesta de crear de dos a cuatro nuevos antibióticos para 2030, pero a mi parecer no será suficiente. El cambio empieza con nosotros, con nuestra moderación del uso de dichos medicamentos y el seguimiento de las instrucciones que nos da nuestro médico. A la luz, hay productos prometedores, como los productos no antibióticos con propiedades antimicrobianas como Pebisut, producto mexicano que ha estado ofreciendo resultados muy positivos en el tratamiento de infecciones y de patologías como úlceras venosas por presión y pie diabético; pero con los pronósticos ofrecidos por la OMS, el mundo está en grave peligro de precipitar la pandemia que hoy en día está matando 700 000 pacientes anualmente, y va aumentando." ["post_title"]=> string(48) "La Nueva Pandemia: más cerca de lo que pensamos" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(46) "la-nueva-pandemia-mas-cerca-de-lo-que-pensamos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-13 10:02:14" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-13 15:02:14" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70354" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18510 (24) { ["ID"]=> int(70810) ["post_author"]=> string(3) "183" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-24 09:50:51" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-24 14:50:51" ["post_content"]=> string(2370) "  El Juez Gregorio Salazar Hernández, Juez de Control del Centro Penal Federal con residencia en Almoloya de Juárez, a quien se le turnó la causa penal 299/2021, negó la orden de aprehensión en contra de 31 científicos servidores públicos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), en su carácter de integrantes del Foro Consultivo Científico Y Tecnológico, A.C.   La orden de aprehensión fue solicitada por la Fiscalía General de la República. La petición se pretendió sostener en la carpeta de investigación por los delitos de peculado, uso ilícito de atribuciones y facultades, así como delincuencia organizada bajo la modalidad de lavado de dinero. Dentro de su acusación y por lo manifestado en diversos medios, la F.G.R. manifestó que la asociación se creó para delinquir.    La Fiscalía General de la República ha manifestado que seguirá insistiendo para que se sujete a proceso a esos científicos, sosteniendo que su acusación está bien realizada y que cuentan con los elementos para que se otorguen las órdenes solicitadas, exponiendo incluso que el Juez no había captado bien la acusación.   Debe decirse que la asociación civil fue creada bajo la protección e instrucción del Estatuto Orgánico que en términos del artículo 22 se constituyó el citado Foro Consultivo, lo que también tiene sustento en el artículo 36 de la Ley de Ciencia y Tecnología. Incluso el artículo 8º del Estatuto, contempla como parte integrante de los órganos del CONACYT para el despacho de sus asuntos. Existe el antecedente de que el Foro Consultivo promovió demanda de amparo para que le fueran otorgados los recursos que les habían sido suspendidos desde el año 2019.   En el amparo se reconoció la legalidad de la existencia de la citada asociación civil, otorgándose una suspensión para que el CONACYT siguiera proporcionando los fondos económicos. El CONACYT no cumplió con la suspensión y por tal razón, el Juez de Distrito denunció la conducta por la posible comisión de delito, iniciándose una carpeta de investigación que no ha sido resuelta.  " ["post_title"]=> string(76) "INVESTIGACIÓN EN CONTRA DE 31 CIENTÍFICOS SERVIDORES PÚBLICOS DEL CONACYT" ["post_excerpt"]=> string(136) "La FGR solicitó una orden de aprehensión contra 31 investigadores del CONACYT. A continuación se cuentan los pormenores de este caso." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(73) "investigacion-en-contra-de-31-cientificos-servidores-publicos-del-conacyt" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-24 13:05:44" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-24 18:05:44" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70810" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18566 (24) { ["ID"]=> int(70354) ["post_author"]=> string(3) "167" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-13 10:02:14" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-13 15:02:14" ["post_content"]=> string(7212) "El título de esta columna puede sonar catastrófico. Si apenas el país tiene indicios de estar “saliendo” de la tercera ola de contagios por COVID-19, ¿cómo es posible que se aproxime otra amenaza a la salud global? En 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reveló unos datos muy importantes respecto a la “Nueva Pandemia” y la resistencia antimicrobiana (o AMR, por sus siglas en inglés).  Aproximadamente el 30% de los antibióticos suministrados diariamente en la población son administrados innecesariamente, simplemente no los necesitan. Esto ocasiona que las bacterias adquieran resistencia a estos medicamentos. Otro dato importante es que si seguimos con estas conductas, para el año 2050 no existirán antibióticos que puedan tratar las infecciones bacterianas de la población, por lo que de los 700 000 pacientes que mueren cada año debidos a este problema, la cifra ascenderá a más de 10 millones.   Hagamos un símil. Así como las especies animales evolucionan continuamente para resistir más y más a las inclemencias de ambiente, sus depredadores y otras circunstancias, las bacterias hacen lo mismo: tratan de sobrevivir lo mayor posible en cada organismo que infectan, pero lo malo es que los humanos terminamos lidiando con las consecuencias de ello.   ¿Por qué es una amenaza que se precipitó tanto? En 1928, el médico británico Alexander Fleming descubrió lo que para su tiempo fue la panacea: la penicilina. Este fue el antibiótico más importante de la historia debido a que anteriormente una cantidad incontable de pacientes fallecía por infecciones bacterianas. Con la penicilina, Fleming se hizo acreedor al Premio Nobel de Medicina en 1945 y salvó millones de vidas, hasta que el medicamento entró en un sobreuso. Hoy en día la penicilina es de los antibióticos que menos se usan porque las bacterias actuales son resistentes a ella (la penicilina les hace lo que el viento a Juárez). De ahí una cantidad extraordinaria de antibióticos fueron descubiertos como otros ß lactámicos, aminoglucósidos, sulfas, carbapenémicos, macrólidos, etc. Y todos ellos han estado llegando al mismo final, se vuelven inútiles.   ¿Qué causa el sobreuso de los antibióticos? En los años que llevo de práctica médica, he observado conductas muy marcadas que nos han llevado a esta tragedia. Aquí enumero algunos:  
  1. Se administran antibióticos a cuadros infecciosos virales. Esto significa que a una gripe de causa viral (como el catarro común) se le da un antibiótico. Los antibióticos sirven para eliminar bacterias y los antivirales sirven para eliminar virus. Dar un antibiótico a un virus va a hacer dos cosas: nada y nada.
  2. Los pacientes se automedican con antibióticos, a pesar de las normativas establecidas por la Secretaría de Salud para la compra de antibióticos exclusivamente con receta médica. ¿Cómo los obtienen los antibióticos?: “Tenía guardado el medicamento de una infección pasada y me lo tomé”; “Me lo recomendó una vecina que lo tenía”; “El de la farmacia me lo vendió sin receta”; “La otra vez esto me curo, debe de funcionar igual”. Por solo mencionar algunas de las frases más comunes en el día a día.
  3. Los pacientes no concluyen sus tratamientos establecidos. Muchos pacientes requieren tratamientos de 7 o 14 días, pero suspenden el uso del medicamento cuando ya se empiezan a sentir bien. Esto solo produce que las bacterias que continúan en el organismo se vuelvan resistentes a los antibióticos.
  4. La costumbre de “si no me recetó antibiótico es mal doctor” o “sin antibiótico no me va a hacer nada”. Los profesionales de la salud nos hemos preparado por años en práctica clínica para otorgar los tratamientos correctos a los pacientes, cuando no hay necesidad de un antibiótico, simplemente no hay necesidad.
  5. Se administran antibióticos incorrectos para determinadas infecciones. Hay una gran variedad de antibióticos y una gran variedad de bacterias, cada uno con sus propiedades específicas, y no podemos tirarle una bomba atómica a una mosca, debemos eliminarla con un matamoscas (depende del sapo la pedrada). Esto solo produce que las bacterias se “acostumbren” a nuestros antibióticos más potentes, y por ende se vuelvan resistentes.
  Todo lo anterior produce que cada día se nos agoten las herramientas que tenemos los profesionales de la salud para tratar infecciones, y con ello, se aumentan el número de defunciones en el mundo. Cada día, nuevas cepas de Neisseria gonorrhoeae, la bacteria que causa la gonorrea, de Escherichia coli, bacteria causante de infecciones en tracto urinario y varios otros órganos, Pseudomonas aeruginosa, etiología de múltiples infecciones del tracto respiratorio, además de varios órganos, y otras bacterias (no menos importantes) como Staphylococcus aureus, Acinetobacter baumannii, Clostridiodes difficile, entre otros, son multiresistentes a todos los antibióticos, a los más nuevos, a los más potentes.   Se han creado propuestas como la de la AMR Action Fund, una colaboración multinacional de los laboratorios más importantes del mundo como Merck, Pfizer, J&J, Bayer y GSK con la propuesta de crear de dos a cuatro nuevos antibióticos para 2030, pero a mi parecer no será suficiente. El cambio empieza con nosotros, con nuestra moderación del uso de dichos medicamentos y el seguimiento de las instrucciones que nos da nuestro médico. A la luz, hay productos prometedores, como los productos no antibióticos con propiedades antimicrobianas como Pebisut, producto mexicano que ha estado ofreciendo resultados muy positivos en el tratamiento de infecciones y de patologías como úlceras venosas por presión y pie diabético; pero con los pronósticos ofrecidos por la OMS, el mundo está en grave peligro de precipitar la pandemia que hoy en día está matando 700 000 pacientes anualmente, y va aumentando." ["post_title"]=> string(48) "La Nueva Pandemia: más cerca de lo que pensamos" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(46) "la-nueva-pandemia-mas-cerca-de-lo-que-pensamos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-13 10:02:14" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-13 15:02:14" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70354" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(44) ["max_num_pages"]=> float(22) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "a53526bbf867345715898f3d67331ceb" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
La Nueva Pandemia: más cerca de lo que pensamos

La Nueva Pandemia: más cerca de lo que pensamos

El título de esta columna puede sonar catastrófico. Si apenas el país tiene indicios de estar “saliendo” de la tercera ola de...

septiembre 13, 2021
INVESTIGACIÓN EN CONTRA DE 31 CIENTÍFICOS SERVIDORES PÚBLICOS DEL CONACYT

INVESTIGACIÓN EN CONTRA DE 31 CIENTÍFICOS SERVIDORES PÚBLICOS DEL CONACYT

La FGR solicitó una orden de aprehensión contra 31 investigadores del CONACYT. A continuación se cuentan los pormenores de este caso.

septiembre 24, 2021




Más de categoría
Violencia escala a niveles de terrorismo

Violencia escala a niveles de terrorismo

El acontecimiento suscitado en Salamanca (Guanajuato) con el regalo-bomba, implica un modus operandi del crimen organizado similar a la...

septiembre 24, 2021
Día Internacional Contra la Explotación Sexual y Trata de Personas

Día Internacional Contra la Explotación Sexual y Trata de Personas

México es el tercer país con más casos de trata de niñas y niños con fines de explotación sexual...

septiembre 24, 2021
Construyendo creencias que amplíen el mundo

Construyendo creencias que amplíen el mundo

Se trata de que creemos –y creamos– no las narrativas posibles, sino las necesarias para configurar el mundo donde...

septiembre 24, 2021

VER CON LOS OJOS DEL CORAZÓN

“El 13 de agosto de 1521, heroicamente defendido por Cuauhtémoc, cayó Tlatelolco en poder de Hernán Cortés. No fue...

septiembre 24, 2021