Narrativas: el compromiso con las ideas

Solemos suponer que las ideas no transforman el mundo, cuando en realidad no nos atrevemos a comprometernos con ellas hasta sus últimas consecuencias.    Otra posibilidad está en que los cambios en la realidad material detonen y favorezcan...

30 de julio, 2021 Narrativas: el compromiso con las ideas

Solemos suponer que las ideas no transforman el mundo, cuando en realidad no nos atrevemos a comprometernos con ellas hasta sus últimas consecuencias.   

Otra posibilidad está en que los cambios en la realidad material detonen y favorezcan al surgimiento de nuevas ideas. 

En cualquier caso el compromiso total es determinante. 

 

La semana anterior desarrollamos tres tipos de ideas: las exitosas, las disruptivas y las revolucionarias. Hoy toca el turno de explorar el principal mecanismo mediante el cual dichas ideas se materializan en el mundo objetivo. 

Las ideas son las semillas de las que nacen, se alimentan y evolucionan las narrativas que dan forma y orden al mundo material en su conjunto que percibimos los seres humanos. Ante una realidad objetiva dada, el ser humano construye relatos que la explican y a partir de las ideas, intenciones y propósitos, la interviene, modificándola.

Y estas “ideas materializadas”, al interactuar sinérgicamente con los objetos y condiciones preexistentes, terminan por integrarse en una sola realidad que nunca –aunque la diferencia sea microscópica– será la misma que la previa. 

Quizá, tras todo ese devenir que da lugar a su realización, la forma definitiva que tomó la idea al concretarse no corresponda con exactitud a como la imaginamos en un principio, pero esa “mutación adaptativa” entre lo pensado y lo que termina por concretarse es una parte esencial e inevitable del proceso creativo, tanto individual como colectivo.   

Pero también está el otro lado de la ecuación: en la cara opuesta están quienes se aferran con terquedad a la realidad existente, convencidos de que carecen por completo de poder alguno para modificarla. Y hay también otro segmento que supone que con el mero deseo, con el mero pensamiento o con unas cuantas declaraciones escritas en un papel o colgarse del cuello un cuarzo de determinado color serán capaces de modificar entornos sólidos y objetivos de la realidad que los rodea. 

Desde luego que ni obstinarse en que el mundo “es lo que es y ni modo”, o asumir que con mi mera intención mental puedo “moldear el cosmos según mi narcisismo lo determine” conduce a ningún tipo de transformación significativa; por el contrario, ambas posturas, aunque en apariencia parezcan opuestas, en realidad son las dos caras de la misma moneda: ambas, al permanecer funcionando según el estado habitual de las cosas, confirman y fortalecen día con día el statu quo dominante con el que, en apariencia, están disconformes. 

Quizá la causa auténtica y profunda de que optemos por suponer que las ideas no transforman el mundo es porque no nos atrevemos a asumir esa idea y comprometernos con ella, estando dispuestos a pagar los precios que eso implica. 

En el fondo lo sabemos: para que una idea de verdad se materialice, para que asiente sus raíces en la realidad objetiva requiere de ser asumida con total compromiso, con una entrega irrestricta, con absoluta convicción, haciendo que cada uno de nuestros actos sean congruentes con ella, lo que implicaría que el primer transformado seríamos nosotros mismos. 

Una vez que esto ocurre, podemos estar seguros de algo: nuestra idea ha comenzado a existir, a tomar forma, a asentarse en el mundo objetivo; lo mucho o poco que influya después no siempre depende de nosotros sino de la forma en que esa realidad emergente consiga interactuar con las estructuras preexistentes. 

Y, como ya lo apuntaba arriba, esto nada tiene que ver con pensamientos mágicos o con escribir decretos en un cuaderno. Cuando hablo de comprometerse con una idea con absoluta convicción implica justo eso: que nuestra vida gire en torno a llevarla a la práctica y el resto de nuestras acciones se correspondan de forma coherente y sinérgica con ella. Eso es justo lo que ha ocurrido en prácticamente todos los casos de ideas exitosas, disruptivas o revolucionarias que transformaron en mayor o menor medida la realidad de su tiempo: quienes las idearon y llevaron a la práctica, empeñaron su vida en ellas. 

Pero, también hay que decirlo, por cada uno que consigue materializar una idea transformadora, hay miles, quizá millones que fracasan en el intento. Las razones de este fracaso son diversas: la falta de compromiso, la indolencia ante el esfuerzo necesario, la incapacidad de enfocarse lo suficiente, el temor a carecer de la fuerza interior necesaria, o el panico de conseguirlo y no ser capaces de sostenerse en ella. 

Otra posibilidad, hay que asumirlo, es simplemente que la idea no era tan buena como suponíamos o no era su momento y quizá alguien más, en otro tiempo o circunstancia consiga realizarla. El 99% de las ideas que emergen en los seres humanos terminan en nada, pero eso es la esencia de la vida plena: el genuino riesgo de que las cosas no salgan como nos gustaría y que aún así estemos dispuestos a comprometernos con nuestras convicciones y llevarlas hasta el límite de nuestras fuerzas.

Esto nos lleva a una premisa un poco más compleja pero más apegada a la realidad que la propuesta de inicio: si bien son las ideas las que transforman gradualmente la realidad humana y lo hacen en distintas formas y niveles según cada caso, no todas las ideas y no bajo cualquier circunstancia lo consiguen, pero en ningún caso la idea se materializa sola; comprometerse de forma absoluta con ella es del todo indispensable.   

 

El camino opuesto

En general la emergencia creativa de nuevas ideas, que se concretan a partir de ese compromiso irrestricto que se decía arriba, es lo que suele transformar la realidad. Sin embargo, en determinadas circunstancias las cosas ocurren de forma distinta: cambios significativos y abruptos en la realidad material son también detonantes, e incluso llegan a obligar, el surgimiento de nuevas ideas, nuevos proyectos, soluciones innovadoras antes inaceptables. 

En este caso, mientras las ideas suelen materializarse y entrelazarse con otras generando cambios en los sistemas de manera gradual, las ideas que emergen como soluciones a problemas inesperados y súbitos pueden transformar el entorno de forma violenta y rápida. 

Terremotos devastadores han propiciado cambios sustanciales en los sistemas constructivos y tendencias arquitectónicas de las zonas sísmicas, ante desbordamiento de ríos se han diseñado presas y cauces, se han desarrollado refugios prefabricados, hospitales inflables, refrigeradores solares, cambios y regulaciones en la banca tras crisis económica,  la mejora de infraestructuras y un largo etcétera.  

La pandemia por Covid-19 ha sido uno de esos catalizadores que, trastocando la vida cotidiana del mundo entero, ha dejado al descubierto vicios y problemas que veníamos acarreando y nos negábamos a abordar. La emergencia sanitaria ha forzado a desarrollar nuevas tecnologías y soluciones en el campo de la medicina, ha trastocado nuestro modo de comunicarnos, movernos y relacionarnos con los otros, ha transformado nuestro modo de trabajar, de consumir, de viajar y muchos de estos cambios forzados podrían conducir a nuevos sistemas más funcionales y eficaces para con la nueva realidad que se construye día con día como respuesta a la crisis global que vivimos.

Más allá de los cambios útiles pero superficiales que pudieran sostenerse una vez terminada la pandemia, como el uso de cubrebocas en el transporte público y concentraciones masivas, el perfeccionamiento de las vacunas y los sistemas para aplicarlas o nuevos protocolos para evitar infecciones, la crisis tras la Covid-19 ha sido tan amplia –el mundo entero–, tan profunda –se ha dejado sentir en prácticamente todos los ámbitos– y sostenida en el tiempo –cuando menos durará dos años– que ha dado lugar a una nueva problemática general que exige ser atendida de manera creativa y novedosa, pero sobre todo, inmediata.  

Desde las legislaciones laborales que no consideran con seriedad las implicaciones del home-office, la necesidad de nuevos sistemas educativos, lo problemático de los modelos comerciales de viviendas sin las dimensiones y características apropiadas para familias que deberán hacer trabajo y educación desde casa, las dinámicas de consumo, sólo por citar unos cuantos ejemplos, son muchos los aspectos de la economía, la cultura y las interacciones sociales que se han visto trastocadas de forma imprevista. 

Al mismo tiempo de ser la peor crisis global que se tenga noticia, la actual pandemia es también una oportunidad dorada para implementar nuevas ideas que cambien los sistemas obsoletos al grado de trastocar paradigmas muy asentados. Resolver los grandes problemas de la humanidad requiere creatividad, pero no solamente. Muchas veces llevar a cabo el esfuerzo en el momentum –tiempo y circunstancia apropiada– consigue potenciar la velocidad de aceptación y la eficacia, porque consigue conectar la idea naciente con una necesidad inaplazable y real, muy lejos de las necesidades “inventadas” que suelen crearse a golpes de publicidad con el mero propósito de incrementar las ventas o sacar al mercado un nuevo producto del que se pretende controlar el nicho emergente. 

Es aquí donde aquello de las “crisis son una oportunidad” deja de ser un tópico para convertirse en una coyuntura genuina. Como siempre sucede, la clave estará en el “cómo” estas nuevas ideas sean aplicadas, ya sea para intentar volver al mundo del pasado y reafirmar el statu quo vigente o para renovar los paradigmas y enfrentar los retos que nos pone enfrente el siglo XXI con con herramientas apropiadas para desafiarlos con esperanza real de mejora.  

 

Web: www.juancarlosaldir.com

Instagram:  jcaldir

Twitter:   @jcaldir   

Facebook:  Juan Carlos Aldir

 

Comentarios


object(WP_Query)#18005 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(68770) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "04-11-2022" ["before"]=> string(10) "02-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(68770) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "04-11-2022" ["before"]=> string(10) "02-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18009 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18007 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18008 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "04-11-2022" ["before"]=> string(10) "02-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-04 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-12-02 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (68770) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18006 (24) { ["ID"]=> int(86084) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-25 13:44:43" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-25 18:44:43" ["post_content"]=> string(6241) "La verdad es producto de largos procesos históricos que han creado estructuras de comprensión compartidas que condicionan nuestro modo de entender la existencia y nuestra interacción con el mundo.  Este entretejido de relatos guardan coherencia y relación entre sí y buscan explicar de la manera más universal posible el funcionamiento del universo. Estos metarrelatos los conocemos como cosmovisiones o paradigmas.  La película de 2001, Una mente de brillante, dirigida por Ron Howard, está basada en la historia verídica de John Forbes Nash, un sobresaliente matemático que obtuvo el Premio Nobel de Economía en 1994, pero que padecía esquizofrenia paranoide lo que, con el paso del tiempo, fue deteriorando su condición física y mental, así como sus relaciones familiares, de pareja y de amistad. El personaje interpretado por Russell Crowe padece potentes alucinaciones y delirios que lo hacen tomar como verdadero lo que no lo es y llevar a cabo toda clase de actos y decisiones carentes de cualquier congruencia con su posición y realidad evidente. Años después, tras múltiples problemas en todos los ámbitos de su vida, consigue poco a poco discriminar las alucinaciones de lo objetivamente existente y aprende también a ignorarlas. Sólo así es capaz reintegrarse parcialmente al mundo y a la vida en sociedad.  Si bien las experiencias esquizoides de Nash eran reales, en tanto que efectivamente le ocurrían, lejos de reflejar la Realidad –con mayúscula, esa combinación de realidad objetiva y subjetiva–, denotaban un funcionamiento deficiente de su cognición y subjetividad. Debido a la patología, su manera de percibir el mundo era errónea por más que las alucinaciones fueran experimentadas de verdad, y este hecho contaminaba su interpretación dando lugar a un relato existencial que discrepaba de lo que en efecto constituía el mundo concreto. Lo que consigue Nash en la cinta no es poca cosa: reconoce que lo que él percibe como verdadero no necesariamente lo es y desarrolla un disposición inquebrantable a desafiar lo que le dicen sus sentidos buscando en el consenso con los demás una confirmación que le permita discriminar entre lo que efectivamente ocurre contra lo que no. ¿Te atreverías a desafiar aquello que acríticamente consideras verdad confrontando y consensuando la verdad propia con la del otro en aras de construir un mejor mundo compartido? Refutando la famosa máxima de Nietzsche de que “no hay hechos, sólo interpretaciones” podemos decir que si bien la interpretación es central en nuestra forma de vincularnos con el mundo, debido a infinidad de sesgos y limitaciones, no siempre interpretamos correctamente. Por eso, considerar los hechos objetivos y confrontar las opiniones informadas de nuestros pares resulta medular para construir verdades legítimas y duraderas. Este sería el primer paso, tanto para consolidar la salud mental individual como para disolver las guerras culturales que hoy tienen al mundo enfrascado en un diálogo de sordos que no parece tener solución.  Ya dijimos que, a diferencia de la Realidad, que “es lo que es”, la verdad es producto de la construcción humana. Pero el hecho de que se trate de un montaje humano no significa que su elaboración se lleve a cabo de forma arbitraria. Lo que consideramos verdad es producto no sólo de nuestras convicciones decantadas de la experiencia y el aprendizaje individual, sino que forma parte también de largos procesos históricos que han creado estructuras de comprensión compartidas que condicionan nuestro modo de entender y experimentar la existencia y nuestra interacción con el mundo y los demás. Estas estructuras están articuladas a partir de un entretejido de relatos que guardan cierta coherencia y relación entre sí y que buscan explicar de la manera más amplia, universal, duradera y precisa el posible el funcionamiento del universo que nos rodea.  Estos metarrelatos los conocemos también como cosmovisiones o paradigmas y han emergido a lo largo de la historia humana reflejando distintas maneras de entender la existencia. Quienes hemos crecido en alguna variante de civilización humana estamos profundamente condicionados por alguno de ellos o por una combinación de varios.  El nacimiento de un nuevo paradigma ¿significa que las verdades anteriores fuesen falsas o quedarán abolidas a partir de que el nuevo relato se vuelve hegemónico? Desde luego que no. Si bien la cosmovisión naciente sustituye a la anterior en cuanto que se convierte, primero en la vanguardia y posteriormente en comprensión hegemónica, los paradigmas previos no sólo no desaparecen sino que se reconfiguran tomando elementos de las comprensiones emergentes y reescribiendo sus relatos en aras de continuar encajando en la configuración del mundo, pero sin perder sus núcleos estructurales que las dotan de sentido.  En la actualidad existen varios paradigmas, que si bien han dejado de ser hegemónicos, cohabitan en una creciente tensión que es justamente lo que produce las guerras culturales que hoy vemos en todos los ámbitos de lo humano y en todas las latitudes geográficas.  En las próximas entregas haremos una breve exploración de los más influyentes que confluyen en nuestro tiempo, analizando en qué sustentan el núcleo de sus verdades.    Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir  " ["post_title"]=> string(21) "Verdad y cosmovisión" ["post_excerpt"]=> string(151) "Considerar los hechos objetivos y confrontar las opiniones informadas de nuestros pares resulta medular para construir verdades legítimas y duraderas." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(20) "verdad-y-cosmovision" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-25 13:44:43" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-25 18:44:43" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86084" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17980 (24) { ["ID"]=> int(85647) ["post_author"]=> string(2) "59" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-14 10:29:40" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-14 15:29:40" ["post_content"]=> string(5160) "Todo oficialismo –sea el PRI, el PAN o Morena– maneja siempre los números a su favor. En eso son todos iguales, aunque digan que no son iguales. Le voy a explicar cuántas personas por lo menos asistieron a la marcha del domingo 13 de noviembre. Y lo voy a hacer con peras y manzanas, para que quede muy claro. No un cálculo “a ojo de buen cubero”, sino un cálculo neutro, sin filias ni fobias. El punto de inicio de la marcha fue el Ángel de la Independencia. De ahí los participantes marcharon hacia el Monumento a la Revolución, tomando Reforma y accediendo por las calles de Ignacio Ramírez y Vallarta, en la colonia Tabacalera. Algunos se fueron hasta el cruce con Bucareli y entraron a la Plaza de la República por la Avenida de la República. Pero consideremos solo el trayecto más corto, que es entrando por la calle de Ignacio Ramírez. Entre el Ángel e Ignacio Ramírez hay 1.8 kilómetros, es decir, 1800 metros. Los carriles centrales de Reforma miden unos 10 metros por sentido, o sea 20 metros. No estoy considerando los carriles laterales, ni las muy amplias aceras, ni las todavía más amplias glorietas, que son varias, empezando por la del Ángel, la Palma, el monumento a Cuauhtémoc y la otrora glorieta de Colón, a pesar de que todos estos espacios estuvieron también muy concurridos. Estoy considerando lo mínimo indispensable: 1.8 kilómetros de longitud por 20 metros de ancho. Si usted multiplica 1800 metros lineales por 20 metros de ancho, obtiene 36 000 metros cuadrados. Insisto, sin considerar carriles laterales ni aceras, que también estuvieron repletas. Una manifestación muy nutrida puede llegar a tener 6 o 7 personas por metro cuadrado. Vamos a considerar como hipótesis que la marcha del domingo no fue la más nutrida del mundo, así que calculemos a la baja y pensemos en 3 personas por metro cuadrado (muchos están haciendo el cálculo con 4.5, 6 y hasta más personas, pero hagámoslo con números a la baja, porque intento saber el mínimo de personas que pudieron haber participado). Multipliquemos, pues, 3 personas por metro cuadrado por 36 000 metros cuadrados. El número que obtenemos es 108,000. Ese sería, a mi juicio, el mínimo de personas que asistió el domingo 13 a la marcha, y de ninguna manera los 12 000 que dice el gobierno de la Ciudad a través de Martí Batres. Pero yo creo que fueron más, y le voy a explicar por qué.  La gente se reunió desde la Diana Cazadora, e incluso un poco más al oeste, casi desde la famosa suavicrema, que es el monumento a la corrupción durante el sexenio de Calderón. Me refiero a la Estela de Luz. Pero consideremos a la baja y contemos desde la Diana Cazadora. De ese punto al Monumento a la Revolución hay 2300 metros utilizando la ruta más corta, que es a través de Reforma y la calle de Ignacio Ramírez. Multiplíquelos por los 20 metros de ancho de los carriles centrales y se obtienen 46 000 metros cuadrados. Considere 3 personas por metro cuadrado y el resultado es al menos 138 000 asistentes. Así que el mínimo posible que asistió el domingo 13 a la marcha en favor del INE no fueron los 12 000 que dice el régimen oficial a través de Martí Batres, sino por lo menos 138 000 personas. Sin embargo el trayecto entre la Diana y el Monumento estuvo fluyendo por más de dos horas, así que por lo menos se llenó dos veces. Eso nos da 276 000 personas. El gobierno de la CDMX, a través de Marti Batres, miente abiertamente, y ellos lo saben porque son expertos en hacer marchas. Tampoco creo que hayan sido los casi 700 000 que dicen los organizadores, pero por lo menos hubo ahí entre 200 mil y 300 mil personas. Considere que mi cálculo siempre fue con números discretos, no alegres, siempre a la baja, manteniendo siempre mínimos. No consideré carriles laterales ni las muy amplias aceras, que, repito, estaban llenísimas. Yo me di a la tarea de no solo caminar al ritmo de los manifestantes, sino adelantarme, regresarme y tratar de cubrir los mayores espacios posibles. Según mi contador de pasos de Google, recorrí más de 10 kilómetros. Para poder avanzar con rapidez caminé por calles adyacentes, como Hamburgo, al lado sur de Reforma, o Río Lerma, en el lado norte, y así podía adelantarme o ir hacia atrás con rapidez y penetrar la marcha, ya sea hacia atrás o hacia adelante. Fue extenuante, por supuesto, pero me sentí con la obligación de hacerlo para saber las cosas de primera mano y ejercer mi libertad, para no caer en los fanatismos en los que caen tanto los simpatizantes del presidente como sus opositores. Por lo pronto le puedo decir que no se deje engañar por los que tienen como credo “No mentir, no robar, no traicionar”, porque el domingo 13 de noviembre, y acerca del número de participantes en la marcha, mintieron descaradamente." ["post_title"]=> string(101) "¿Por qué miente el gobierno de la CDMX sobre el número de asistentes a la marcha en favor del INE?" ["post_excerpt"]=> string(201) "Según las estimaciones del gobierno de la CDMX, 12 mil personas asistieron a la marcha del domingo; sin embargo, hay razones para pensar que la cifra de asistentes podría ser mucho mayor. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(96) "por-que-miente-el-gobierno-de-la-cdmx-sobre-el-numero-de-asistentes-a-la-marcha-en-favor-del-ine" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-14 10:37:03" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-14 15:37:03" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85647" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18006 (24) { ["ID"]=> int(86084) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-25 13:44:43" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-25 18:44:43" ["post_content"]=> string(6241) "La verdad es producto de largos procesos históricos que han creado estructuras de comprensión compartidas que condicionan nuestro modo de entender la existencia y nuestra interacción con el mundo.  Este entretejido de relatos guardan coherencia y relación entre sí y buscan explicar de la manera más universal posible el funcionamiento del universo. Estos metarrelatos los conocemos como cosmovisiones o paradigmas.  La película de 2001, Una mente de brillante, dirigida por Ron Howard, está basada en la historia verídica de John Forbes Nash, un sobresaliente matemático que obtuvo el Premio Nobel de Economía en 1994, pero que padecía esquizofrenia paranoide lo que, con el paso del tiempo, fue deteriorando su condición física y mental, así como sus relaciones familiares, de pareja y de amistad. El personaje interpretado por Russell Crowe padece potentes alucinaciones y delirios que lo hacen tomar como verdadero lo que no lo es y llevar a cabo toda clase de actos y decisiones carentes de cualquier congruencia con su posición y realidad evidente. Años después, tras múltiples problemas en todos los ámbitos de su vida, consigue poco a poco discriminar las alucinaciones de lo objetivamente existente y aprende también a ignorarlas. Sólo así es capaz reintegrarse parcialmente al mundo y a la vida en sociedad.  Si bien las experiencias esquizoides de Nash eran reales, en tanto que efectivamente le ocurrían, lejos de reflejar la Realidad –con mayúscula, esa combinación de realidad objetiva y subjetiva–, denotaban un funcionamiento deficiente de su cognición y subjetividad. Debido a la patología, su manera de percibir el mundo era errónea por más que las alucinaciones fueran experimentadas de verdad, y este hecho contaminaba su interpretación dando lugar a un relato existencial que discrepaba de lo que en efecto constituía el mundo concreto. Lo que consigue Nash en la cinta no es poca cosa: reconoce que lo que él percibe como verdadero no necesariamente lo es y desarrolla un disposición inquebrantable a desafiar lo que le dicen sus sentidos buscando en el consenso con los demás una confirmación que le permita discriminar entre lo que efectivamente ocurre contra lo que no. ¿Te atreverías a desafiar aquello que acríticamente consideras verdad confrontando y consensuando la verdad propia con la del otro en aras de construir un mejor mundo compartido? Refutando la famosa máxima de Nietzsche de que “no hay hechos, sólo interpretaciones” podemos decir que si bien la interpretación es central en nuestra forma de vincularnos con el mundo, debido a infinidad de sesgos y limitaciones, no siempre interpretamos correctamente. Por eso, considerar los hechos objetivos y confrontar las opiniones informadas de nuestros pares resulta medular para construir verdades legítimas y duraderas. Este sería el primer paso, tanto para consolidar la salud mental individual como para disolver las guerras culturales que hoy tienen al mundo enfrascado en un diálogo de sordos que no parece tener solución.  Ya dijimos que, a diferencia de la Realidad, que “es lo que es”, la verdad es producto de la construcción humana. Pero el hecho de que se trate de un montaje humano no significa que su elaboración se lleve a cabo de forma arbitraria. Lo que consideramos verdad es producto no sólo de nuestras convicciones decantadas de la experiencia y el aprendizaje individual, sino que forma parte también de largos procesos históricos que han creado estructuras de comprensión compartidas que condicionan nuestro modo de entender y experimentar la existencia y nuestra interacción con el mundo y los demás. Estas estructuras están articuladas a partir de un entretejido de relatos que guardan cierta coherencia y relación entre sí y que buscan explicar de la manera más amplia, universal, duradera y precisa el posible el funcionamiento del universo que nos rodea.  Estos metarrelatos los conocemos también como cosmovisiones o paradigmas y han emergido a lo largo de la historia humana reflejando distintas maneras de entender la existencia. Quienes hemos crecido en alguna variante de civilización humana estamos profundamente condicionados por alguno de ellos o por una combinación de varios.  El nacimiento de un nuevo paradigma ¿significa que las verdades anteriores fuesen falsas o quedarán abolidas a partir de que el nuevo relato se vuelve hegemónico? Desde luego que no. Si bien la cosmovisión naciente sustituye a la anterior en cuanto que se convierte, primero en la vanguardia y posteriormente en comprensión hegemónica, los paradigmas previos no sólo no desaparecen sino que se reconfiguran tomando elementos de las comprensiones emergentes y reescribiendo sus relatos en aras de continuar encajando en la configuración del mundo, pero sin perder sus núcleos estructurales que las dotan de sentido.  En la actualidad existen varios paradigmas, que si bien han dejado de ser hegemónicos, cohabitan en una creciente tensión que es justamente lo que produce las guerras culturales que hoy vemos en todos los ámbitos de lo humano y en todas las latitudes geográficas.  En las próximas entregas haremos una breve exploración de los más influyentes que confluyen en nuestro tiempo, analizando en qué sustentan el núcleo de sus verdades.    Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir  " ["post_title"]=> string(21) "Verdad y cosmovisión" ["post_excerpt"]=> string(151) "Considerar los hechos objetivos y confrontar las opiniones informadas de nuestros pares resulta medular para construir verdades legítimas y duraderas." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(20) "verdad-y-cosmovision" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-25 13:44:43" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-25 18:44:43" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86084" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(52) ["max_num_pages"]=> float(26) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "3a4aede9091b2ed85d2183f94a55c9c8" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Verdad y cosmovisión

Considerar los hechos objetivos y confrontar las opiniones informadas de nuestros pares resulta medular para construir verdades legítimas y duraderas.

noviembre 25, 2022

¿Por qué miente el gobierno de la CDMX sobre el número de asistentes a la marcha en favor del INE?

Según las estimaciones del gobierno de la CDMX, 12 mil personas asistieron a la marcha del domingo; sin embargo, hay razones para...

noviembre 14, 2022




Más de categoría

La “celebración” de López: el narcisismo presidencial. Parte 1

Me hubiese gustado ser el primero en expresar la siguiente afirmación, pero muchos me la ganaron casi de inmediato:...

diciembre 1, 2022

¡Todos al Ángel!

Hasta el momento pareciera que la oposición no entiende que no entiende el sentido del voto de castigo que...

diciembre 1, 2022

De Frente Y Claro | López: 4 años de mentiras y fracasos

Hoy, 1 de diciembre del 2022, López cumple cuatro años de que inició su nefasta administración el 1 de...

diciembre 1, 2022
Universidades públicas

Universidades públicas: el financiamiento

Al interior de las universidades e institutos de nivel superior, las políticas de asignación de recursos para las diferentes...

diciembre 1, 2022