Los límites de la autopercepción

Lo que se entiende por autopercepción la vivencia interna que tiene el individuo de su propio yo, con independencia de los estímulos exteriores. Cuando ésta no se acota, la desconexión con el mundo objetivo es inevitable.  Lo...

14 de abril, 2023

Lo que se entiende por autopercepción la vivencia interna que tiene el individuo de su propio yo, con independencia de los estímulos exteriores. Cuando ésta no se acota, la desconexión con el mundo objetivo es inevitable. 

Lo que se entiende por autopercepción es la manera en que cada persona se experimenta a sí misma, la vivencia interna que tiene el individuo de su propio yo, con independencia de los estímulos y realidades objetivas exteriores.

No hay duda de que la libertad y el derecho para construirse una identidad propia, un concepto personal con el cual el individuo se sienta plenamente identificado, una personalidad auténtica que emancipe de prejuicios y de condicionantes sociales que lastren sus potencialidades debe ser valorada y defendida por cualquier sociedad abierta. 

Sin embargo, del mismo modo que el resto de las libertades y derechos, la autopercepción también debe tener límites. Por mucha intensidad con que se experimente una emoción o un sentimiento, eso no basta para materializarlo, para que el mundo objetivamente existente se modifique alineándose con una visión interior por justa y legítima que nos parezca. 

 

Te puede interesar:

No se le puede creer a doña Ning

 

El paradigma pluralista, en su afán de conseguir igualdad, inclusión y diversidad, y con la buena intención de que cada vez más beneficios lleguen a más personas, ha fomentado el reconocimiento, muchas veces desmedido, de derechos de todo tipo. El problema está en que casi siempre siempre se omite, no sólo la existencia de una contraparte natural expresada en obligaciones y responsabilidades, sino también se pasa por alto que casi ningún derecho es irrestricto y que por lo tanto la inmensa mayoría de ellos, al igual que nuestra libertad individual, tienen límites. 

La autopercepción, si bien es una condición medular para construir la identidad, en algunos casos se ha hecho oídos sordos a estos límites y, contagiada por la tendencia exacerbada del pluralismo privilegiar la interpretación por encima de cualquier otra cosa, ha renunciado tanto a reconocer que su derecho termina donde empieza el del otro como a la considerar el mundo material y la realidad objetiva son una referencia irrenunciable para construir sus interpretaciones y, en última instancia, su personalidad individual. 

La normalización de lo aberrante

A mediados de 2021 se hizo viral un video donde, en una clase virtual vía zoom una joven, o mejor sería decir, “une joven” rompió en llanto por haber sido llamada “compañera” en vez de “compañere” 1. Apenado, el joven que emitió la expresión se disculpó enseguida, dejando claro que nunca tuvo la intención de ofenderla o molestarla. 

Por supuesto que la persona en cuestión tiene todo el derecho del mundo de percibirse a sí misma como “no binaria” o de la manera que refleje mejor lo que su interioridad le dicte; sin embargo, para bien o para mal, no vive asilada sino inmersa en una sociedad estructurada de cierta manera. Está claro que el propósito de reconocer la autopercepción del otro es reforzar la identidades minoritarias, pero cuando se vive la identidad elegida desde esos niveles de vulnerabilidad, donde una palabra dicha sin mala intención lastima de ese modo, lo que esa persona parece necesitar no es autocomplacencia sino ayuda profesional. 

La primera vez que alguien tras un mostrador se dirigió a mí de “usted” y con tono de hablar con alguien mayor me causó un impacto de consideración. Estaba acostumbrado a ser joven y asentirme y ser tratado como tal. Envejecer no es el proceso que más me entusiasma experimentar pero es cierto que una vez que has cruzado los cincuenta carece de sentido negar lo evidente. Tengo todo el derecho del mundo a alimentarme sanamente, a ejercitarme, a someterme a tratamientos de rejuvenecimiento e incluso a cirugías, a vestir juvenil, hasta a comprarme un auto deportivo si mi economía me lo permitiera, pero a lo que no tengo derecho es obligar al resto del mundo a tratarme como a un muchacho de veinticinco años, por más que en mi fuero interno me autoperciba como si lo fuera.   

Cada individuo puede autopercibirse como quiera, el problema viene cuando considero que mi derecho llega al punto de poder imponer mi percepción interna a los demás. Podría decirse que esta tentativa está circunscrita a la “identidad de género”, pero al carecer de límites claros –y razonables– esta podría ser sólo la puerta de entrada a un mundo donde la realidad interior y la material cohabiten disociadas y donde cualquiera pueda “sentir” cualquier cosa y exigir que se le valide socialmente amparado en el derecho que le asiste a ser tratado igual que otro que sí le fue validada su autopercepción.  

Puede parecer exagerada la prevención, pero un mundo aberrante, sin referentes racionales a los que asirse, está a la vuelta de la esquina. Y para muestra un botón: en noviembre del 2020 el fisicoculturista ruso Yuri Tolochko se casó legalmente con una muñeca de nombre Margo. La nota del portal del periódico El Universal de México no tiene desperdicio. Al parecer sostuvieron “una relación” durante dieciocho meses antes de él se animara a pedirle matrimonio. Y afirma que se enamoró de ella porque “hay un alma tierna en su interior”.

Yuri Tolochko se autopercibe como “pansexual”, categoría dentro de la identidad de género que en su definición más ortodoxa implica la posibilidad de sentir atracción sexual o romántica hacia cualquier persona, con independencia de su sexo o identidad de género; sin embargo en la práctica cada quien la define según su propia subjetividad. En este caso Yuri Tolochko, además de seres humanos, puede enamorarse tanto de un personaje de ficción, como de una imagen, un objeto o un alma.

En la nota se aclara que “Al parecer la boda fue perfectamente legal según las leyes locales. En Kazajstán, el único requisito legal para un matrimonio es que ambos cónyuges den su consentimiento, sean mayores de 18 años y sean hombres y mujeres, es decir que no se excluyen muñecas, aunque sin duda es un absurdo que esta unión sea posible y no la de personas del mismo sexo2”. 

Al parecer Yuri Tolochko consiguió de algún modo el consentimiento de Margo y logró probar ante el juez que ésta tenía más de dieciocho años. 

Pero la historia no acaba ahí. Unos meses después, en el portal de Antena 3 Noticias, de España, nos encontramos con un titular inquietante: “Un ruso se divorcia de una muñeca hinchable para tener un harén con otras dos muñecas y un cenicero3”. 

No dedicaré más espacio a este disparate, y, aunque me resisto a creer que este montaje fársico de Yuri Tolochko haya sido validado por gobierno alguno y sólo haya tenido como propósito generar polémica en redes sociales para hacerse de seguidores, lo cierto es que prueba el absurdo al que podríamos llegar en caso de no poner límites, no morales o religiosos, sino racionales y legales al capricho de la subjetividad individual.  

La siguiente semana profundizaremos más en el tema. 

  

 

Web: www.juancarlosaldir.com

Instagram:  jcaldir

Twitter:   @jcaldir   

Facebook:  Juan Carlos Aldir

 

1 Proceso, Nacional, redacción, No soy tu compañera, soy tu compañere, dice en una clase virtual y el video se viraliza, Publicado: 24 agosto de 2021

https://www.proceso.com.mx/nacional/2021/8/24/no-soy-tu-companera-soy-tu-companere-dice-en-una-clase-virtual-el-video-se-viraliza-270539.html

Consulta: 25 junio 2022

2 El Universal, Techbit, La historia de amor de un hombre que se casó con su muñeca y lo presume en Instagram

Publicado: 5 diciembre 2020

https://www.eluniversal.com.mx/techbit/viral-la-historia-de-amor-de-un-hombre-que-se-caso-con-su-muneca-y-lo-presume-en-instagram

Consulta: 25 junio 2022

3 Antena 3 Noticias, Un ruso se divorcia de una muñeca hinchable para tener un harén con otras dos muñecas y un cenicero,

Publicado: 05 de septiembre de 2021

https://www.antena3.com/noticias/virales/ruso-divorcia-muneca-hinchable-tener-haren-otras-dos-munecas-cenicero_202109036134f4433668b600013cd3c2.html

Consulta: 1 de febrero 2023

 

Te puede interesar:

Las plantas de IBERDROLA: una nacionalización disfrazada

Comentarios


 Pretty Privilege, el privilegio de ser bell@

 Pretty Privilege

Se ha demostrado en investigaciones que a la gente bella le resulta más fácil ser aceptada en los trabajos y grupos sociales...

julio 9, 2024

¿Para qué se meten?

Es increíble que de entre todas las instituciones de estudio jurídico en México, la única que ha levantado la voz con firmeza...

junio 19, 2024




Más de categoría

Clamor de Justicia 

 Ahora, las autoridades de Zacatecas y sobre todo el Gobernador Monreal deben cuidar la integridad física de la Madre...

julio 12, 2024
Identidad kitsch

Identidad kitsch

La obsesión por mostrarse pro-mascota, anti-guerra de Ucrania, pro-palestino, pro-veganismo, etc., según la moda vigente, son signos de una...

julio 12, 2024

Gentrificación

Según el Diccionario de la Real Academia Española se define Gentrificación como “el proceso de renovación de una zona...

julio 11, 2024
El populismo amenaza a la civilización

El populismo amenaza a la civilización

¿Estamos en el umbral de una regresión civilizadora?

julio 10, 2024