El Meollo del Asunto | La Pandemia Silenciosa

La afamada revista médica The Lancet ha concluido y presentado un estudio mundial sobre el impacto que el Covid-19 ha provocado en las familias del mundo, especialmente entre la población infantil. Pero no solo de aquellos menores...

20 de agosto, 2021

La afamada revista médica The Lancet ha concluido y presentado un estudio mundial sobre el impacto que el Covid-19 ha provocado en las familias del mundo, especialmente entre la población infantil. Pero no solo de aquellos menores que han perdido la vida o se han infectado, sino de quienes han quedado en la orfandad.

Se le llama “la pandemia silenciosa” y ha dejado, hasta el mes de julio de este año, más de un millón de niños huérfanos en el mundo. En México contabiliza de manera incierta al menos, 131 mil niños y niñas. Con una tasa de mortalidad de 4.2% para adultos de entre 40 a 60 años y de hasta 9.8% para los mayores de 60 años, el COVID es una amenaza para los padres de familia y en general para los adultos que viven en los hogares, en comparación con los más jóvenes, como los niños. 

Sin embargo, el estudio afirma que si bien los contagios y complicaciones de la enfermedad en menores suelen ser mucho menos comunes, el hecho de que el COVID esté arrancando a los padres de los brazos de sus hijos se convirtió en una pandemia silenciosa que puede derivar en pobreza y riesgo psicosocial para los menores. 

El caso mexicano destaca en el estudio de The Lancet, pues entre los 21 países desde donde se tomaron las muestras estadísticas, México tiene 131 325 huérfanos de padre o madre. Además, 32 casos en doble orfandad, es decir, que murieron ambos padres.

No existen cifras oficiales acerca del número de huérfanos por COVID, pero la Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA), estima que el 42% de las más de 216 mil muertes hasta abril, fueron de padres y madres de familia.

Este es otro dato aterrador que nos muestra el tamaño de la pandemia, el horror que representa el no haber tomado con la seriedad del caso por parte de las autoridades de salud que conforman el gobierno federal.

También muestra a complacencia con la que los gobiernos de los estados que conforman la República Mexicana han actuado, casi todos (por no decir que todos).

Hicieron caso omiso de las medidas que el gobierno federal no tomó, como el de no hacer pruebas PCR o el de no permitir que se adquirieran vacunas cuando estuvieron disponibles. 

Empresas, comerciantes, sociedad civil, constataron la falta casi total de insumos en los hospitales, cuando la primera ola pegó en México, allá por el 27 de febrero de 2020, en que tuvimos el primer fallecido por Covid.

El colmo fue cuando los gobernadores, todos, no elevaron una gran protesta y reprobación formal por los comentarios irresponsables y sin fundamento científico que don presidente emitía, como el de usar una estampita religiosa para detener la pandemia; como eso de que siendo honrado era como estar vacunado, porque la honradez protegía a la persona honrada; o como aquello de que el pueblo, por ser fuerte iba a sanar al pueblo. Patrañas viles que permitieron todos.

Y ni qué decir de la persona que se puso al frente del programa contra el Covid, que don presidente nombró a Hugo López-Gatell. Una persona que entre sus antecedentes tenía el haber sido despedido por el gobierno del entonces presidente Calderón por no haber sabido y podido enfrentar la anterior pandemia, la del AH1N1, o Gripe Porcina cuando estuvo a cargo, como parte del gobierno federal.

El doctor Hugo López-Gatell, debe de ser el principal responsable de esta pandemia: la silenciosa. De los miles de muertos que se han dado en México no pudo ni quiso contradecir a su jefe. Pudo más la ambición, el egocentrismo y la sumisión abyecta que ha presentado el médico, desde el inicio de la pandemia. Su falta de carácter no es la causa, pero sí es un elemento principal para que México tenga este deshonroso, penoso y doloroso lugar en cuanto a huérfanos por la pandemia.

Y eso no es todo. También nuestro país tiene la nada digna primera posición en fallecimientos por Covid, entre personal médico que atiende la pandemia. Un estudio de la UNAM reveló que México es el primer lugar de América en defunciones de personal de la salud con un total de 4 mil 84 casos registrados; casi 40% del total en el continente, hasta el pasado 21 de julio. De esas muertes, 46% eran médicos; 30% fueron otros trabajadores de la salud; 19% personal de enfermería; 3% de odontología; y 2%, laboratoristas.

  La investigación Panorama epidemiológico de la Covid-19 en el personal de salud de México elaborado por la Facultad de Medicina de la UNAM advierte que en todo el continente americano se han notificado, de acuerdo con datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), un millón 763 mil 315 contagios entre personal médico, incluidas 10 mil 278 defunciones por el virus:

“Estados Unidos y Brasil son los países con más casos con 515 mil 527 y 498 mil 422 respectivamente, seguidos de México con 244 mil 711 casos notificados, que representan 13% del total de casos de América Latina.

“En defunciones, nuestro país fue primer lugar con 4 mil 84 defunciones, que corresponde al 39.7 % del total de las muertes de personal médico en América Latina”.

Ah, esto no termina aún. La tercera ola está en proceso todavía. El pasado domingo hubo corrida de toros en la ciudad con mucha gente. Y el 30 de agosto, llueva truene o relampaguee los niños van a la escuela. Así El Meollo del Asunto.

Comentarios
object(WP_Query)#17659 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(69542) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-09-2021" ["before"]=> string(10) "27-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(69542) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-09-2021" ["before"]=> string(10) "27-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17658 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17666 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17665 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "29-09-2021" ["before"]=> string(10) "27-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-09-29 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-10-27 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (69542) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17655 (24) { ["ID"]=> int(71730) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-10-20 09:05:43" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-10-20 14:05:43" ["post_content"]=> string(5561) "Comencemos con una historia vieja muy conocida. Abraham está frente a Dios que le revela su intención de destruir Sodoma. El viejo siervo le pregunta si matará al justo con el perverso, si acaso hubiera cincuenta justos en toda la ciudad, no perdonaría a la ciudad por amor a ellos, y Dios concede; pero claro, Abraham sabe con quién vive y sabe que ha puesto la meta muy alta… Y si fueran cuarenta, por amor a cuarenta tampoco lo haría, el patriarca sigue dudoso y va negociando la cuenta hasta llegar a diez, dos días después la ciudad era destruida. Claro, no había ni diez que merecieran llamarse justos y es que bueno, puestos a pensar, no hay nunca alguien que esté del todo limpio de culpas. Otro profeta, éste secular pero igual conocedor del alma humana, Óscar Wilde, decía que la vida no es justa, lo cual es bueno para muchos de nosotros. Es algo que trato de no olvidar. En los últimos días han sucedido cosas en este país que, se quiera o no, guste o no, habrán cambiado formas y contenidos. Veámoslo así, todas las transformaciones sociales terminan siéndolo también personales y familiares; el movimiento por los derechos de las mujeres a la soberanía sobre sus cuerpos y a una vida libre de violencia, del que mucho hay que decir tanto de su composición tan múltiple, amplia y heterogénea como de los fallidos intentos de reventarla y tergiversarla por vías violentas  y políticas que no solo han sido inútiles sino también chambonas y mal armadas. Eso deja huella y somos muchos, miles, millones los hombres que estamos recibiendo una lección que no podremos olvidar; algo que ha cambiado en el imaginario colectivo, algo que tardará en sentirse en realidades directas pero que ya está aquí, entre nosotros. La primera es que en efecto, los hombres tenemos miedo; ese terror cerval a lo desconocido que pasa por las etapas desde lo más banal, como los formatos para el ligue, hasta lo más trascendente, como la educación de los hijos y la recomposición de la vida de pareja o las relaciones laborales y es que, a todas luces, para muchos es difícil saber qué es lo que se espera de nosotros y lo que se espera, señores, es la construcción de una nueva forma de ver el mundo, lo radical, digamos, lo que parece imposible pero que se puede porque es necesario. Como se lee, esto no es un movimiento, es una revolución y a esa palabra le tenemos pavor, tanto que el gobierno actual prefirió llamarse 4T y no 4R por no invocar fantasmas indeseables. Lo que se exige de hombres y mujeres ahora es la destrucción de los viejos estereotipos, de las conductas manidas y torcidas por el uso. Lo que se exige es un esfuerzo de igualdad que, por mucho que queramos, no estamos dispuestos a comprender del todo y menos a ejercitar. Se trata de levantar nuevos acuerdos, entender que las mujeres son dueñas de sus cuerpos, el principal y más elemental de los derechos, que si ella dice no es no, así nomás porque no le da la gana y listo; ello significa que el tema del aborto no puede entenderse sino en razón de ese poder soberano de la mujer sobre su cuerpo, que considerar que procesos naturales del cuerpo de la mujer como la lactancia o la menstruación son socialmente inaceptables o formas de discapacidad temporal es absurdo y vergonzante; que el chiste, la broma y la frase hecha no son nunca inocentes, sino son las armas arrojadizas de los vencidos. En suma que el cuerpo de las mujeres es tan suyo como lo ha sido el de los  hombres para ellos durante siglos. Pero ahí no para la cosa; se exige de la sociedad, de mujeres y hombres, nuevos criterios y conductas en los procesos de producción, digámoslo de una vez aunque pongan cara de asco los paladines de la modernidad: de explotación y de redistribución de la riqueza; cosas básicas como el cumplimiento del principio básico de salario igual para trabajo igual, idéntico acceso a los círculos de toma de decisión y eso, con el tiempo, significa la destrucción de los principios de diferenciación hasta el momento de la normalización de los empleos y las oportunidades para mujeres y hombres. Si es que a las sociedades les encanta hacer como que no ven, pero seamos francos, en este país es una desventaja ser indígena y si se añade el hecho de ser mujer, entonces estamos hablando prácticamente de realidades paralelas; se trata de que no explotemos a las trabajadoras domésticas como si fueran esclavas, que no pensemos que el poder, la edad y la masculinidad son monedas de cambio o capitales para obtener favores sexuales, que las tratemos como tratamos a un compadre o a un amigo, para ponerlo en el más burdo y barato de los lenguajes. Vamos quitándonos las máscaras y echando por tierra la doble moral, si nos está viendo el patriarca Abraham desde allá arriba y capaz que si pregunta si por diez no perdonaría a todos, el Altísimo preferiría no darle respuesta. No hay uno solo que sea justo y no porque no queramos, sino porque así nos educaron y no nuestros padres sino nuestros libros y nuestras costumbres milenarias y porque solo los hombres que hacen ejercicio cotidiano de conciencia, de ejercicio voluntario de cada día, solo esos pueden decir que en realidad están haciendo algo.   @cesarbc70" ["post_title"]=> string(20) "No hay un solo justo" ["post_excerpt"]=> string(171) "Las mujeres han emprendido una batalla por una sociedad más justa e igualitaria. Esta lucha nos obliga a replantear y construir nuevos esquemas sociales más equitativos." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(20) "no-hay-un-solo-justo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-10-20 09:05:43" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-10-20 14:05:43" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=71730" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17621 (24) { ["ID"]=> int(70989) ["post_author"]=> string(2) "26" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-29 12:16:19" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-29 17:16:19" ["post_content"]=> string(4583) "El  pasado 7 de septiembre de 2021, en una muy lamentable decisión, la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió la invalidez de varios artículos del Código Penal de Coahuila que establecían una pena de prisión a quien practicara un aborto. Pero además, la Suprema Corte señala que a partir de esa fecha, al resolver casos futuros, se deberán considerar inconstitucionales las normas penales de las entidades federativas que penalicen el aborto de manera absoluta, como lo son los tipos penales que no contemplan la posibilidad del aborto en un periodo cercano a la implantación, o las normas que solo prevean la posibilidad de abortar como excusas absolutorias, pues en esos supuestos la conducta se cataloga como un delito, aunque no se imponga una sanción.  Sin embargo, de acuerdo a nuestra Constitución, en los Estados Unidos Mexicanos todas las personas gozan de los derechos humanos reconocidos en la Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte. Son varias las leyes y tratados internacionales que reconocen el derecho a la vida de todo ser humano, sin hacer distinción alguna, por lo que el nasciturus es titular de derechos. Por ejemplo, en la Convención Americana sobre Derechos Humanos, se precisa en el punto 2 de su artículo 1 que por persona se entiende a todo ser humano. Así, la Convención Americana sobre Derechos Humanos señala: ARTÍCULO 1. OBLIGACIÓN DE RESPETAR LOS DERECHOS   
  1. Los Estados partes en esta Convención se comprometen a respetar los derechos y libertades reconocidos en ella y a garantizar su libre y pleno ejercicio a toda persona que esté sujeta a su jurisdicción, sin discriminación alguna por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opiniones políticas o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social.
  2. Para los efectos de esta Convención, persona es todo ser humano.”
Y en su artículo 4.1 establece la Convención Americana sobre Derechos Humanos que la vida de toda persona se protegerá por la ley, en general, a partir de la concepción, considerando así al nasciturus como persona titular del derecho a la vida.  “ARTÍCULO 4. DERECHO A LA VIDA  4.1. Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente. Pero además del aspecto jurídico, hay argumentos médicos, biológicos, filosóficos y éticos que defienden la vida del feto y de todo ser humano. El aborto no beneficia a casi nadie: el feto pierde su vida, la madre pierde a su hijo, el país se queda sin un futuro ciudadano, y el planeta tal vez pierde a una mujer o a un hombre de talento que puede hacer aportaciones importantes a la humanidad. Además, en el caso de las mujeres que abortan en muchos casos sufren el síndrome post aborto, con graves trastornos físicos y mentales. A los únicos que beneficia esta decisión, desde el punto de vista económico es a los abortorios y fundamentalmente a las multinacionales del aborto que ven incrementar sus ingresos con cada aborto que se practica en sus instalaciones. Por lo anterior, hay quien puede pensar que la Suprema Corte de Justicia de la Nación está al servicio de las multinacionales del aborto. ... *Las opiniones expresadas en los artículos de esta página son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la postura editorial de este portal.    " ["post_title"]=> string(66) "La  Suprema Corte al servicio de las multinacionales del aborto " ["post_excerpt"]=> string(104) "El autor nos comparte su opinión del tema del aborto y de la decisiónn de la SCJN de despenalizarlo. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(62) "la-suprema-corte-al-servicio-de-las-multinacionales-del-aborto" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-29 12:16:19" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-29 17:16:19" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70989" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17655 (24) { ["ID"]=> int(71730) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-10-20 09:05:43" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-10-20 14:05:43" ["post_content"]=> string(5561) "Comencemos con una historia vieja muy conocida. Abraham está frente a Dios que le revela su intención de destruir Sodoma. El viejo siervo le pregunta si matará al justo con el perverso, si acaso hubiera cincuenta justos en toda la ciudad, no perdonaría a la ciudad por amor a ellos, y Dios concede; pero claro, Abraham sabe con quién vive y sabe que ha puesto la meta muy alta… Y si fueran cuarenta, por amor a cuarenta tampoco lo haría, el patriarca sigue dudoso y va negociando la cuenta hasta llegar a diez, dos días después la ciudad era destruida. Claro, no había ni diez que merecieran llamarse justos y es que bueno, puestos a pensar, no hay nunca alguien que esté del todo limpio de culpas. Otro profeta, éste secular pero igual conocedor del alma humana, Óscar Wilde, decía que la vida no es justa, lo cual es bueno para muchos de nosotros. Es algo que trato de no olvidar. En los últimos días han sucedido cosas en este país que, se quiera o no, guste o no, habrán cambiado formas y contenidos. Veámoslo así, todas las transformaciones sociales terminan siéndolo también personales y familiares; el movimiento por los derechos de las mujeres a la soberanía sobre sus cuerpos y a una vida libre de violencia, del que mucho hay que decir tanto de su composición tan múltiple, amplia y heterogénea como de los fallidos intentos de reventarla y tergiversarla por vías violentas  y políticas que no solo han sido inútiles sino también chambonas y mal armadas. Eso deja huella y somos muchos, miles, millones los hombres que estamos recibiendo una lección que no podremos olvidar; algo que ha cambiado en el imaginario colectivo, algo que tardará en sentirse en realidades directas pero que ya está aquí, entre nosotros. La primera es que en efecto, los hombres tenemos miedo; ese terror cerval a lo desconocido que pasa por las etapas desde lo más banal, como los formatos para el ligue, hasta lo más trascendente, como la educación de los hijos y la recomposición de la vida de pareja o las relaciones laborales y es que, a todas luces, para muchos es difícil saber qué es lo que se espera de nosotros y lo que se espera, señores, es la construcción de una nueva forma de ver el mundo, lo radical, digamos, lo que parece imposible pero que se puede porque es necesario. Como se lee, esto no es un movimiento, es una revolución y a esa palabra le tenemos pavor, tanto que el gobierno actual prefirió llamarse 4T y no 4R por no invocar fantasmas indeseables. Lo que se exige de hombres y mujeres ahora es la destrucción de los viejos estereotipos, de las conductas manidas y torcidas por el uso. Lo que se exige es un esfuerzo de igualdad que, por mucho que queramos, no estamos dispuestos a comprender del todo y menos a ejercitar. Se trata de levantar nuevos acuerdos, entender que las mujeres son dueñas de sus cuerpos, el principal y más elemental de los derechos, que si ella dice no es no, así nomás porque no le da la gana y listo; ello significa que el tema del aborto no puede entenderse sino en razón de ese poder soberano de la mujer sobre su cuerpo, que considerar que procesos naturales del cuerpo de la mujer como la lactancia o la menstruación son socialmente inaceptables o formas de discapacidad temporal es absurdo y vergonzante; que el chiste, la broma y la frase hecha no son nunca inocentes, sino son las armas arrojadizas de los vencidos. En suma que el cuerpo de las mujeres es tan suyo como lo ha sido el de los  hombres para ellos durante siglos. Pero ahí no para la cosa; se exige de la sociedad, de mujeres y hombres, nuevos criterios y conductas en los procesos de producción, digámoslo de una vez aunque pongan cara de asco los paladines de la modernidad: de explotación y de redistribución de la riqueza; cosas básicas como el cumplimiento del principio básico de salario igual para trabajo igual, idéntico acceso a los círculos de toma de decisión y eso, con el tiempo, significa la destrucción de los principios de diferenciación hasta el momento de la normalización de los empleos y las oportunidades para mujeres y hombres. Si es que a las sociedades les encanta hacer como que no ven, pero seamos francos, en este país es una desventaja ser indígena y si se añade el hecho de ser mujer, entonces estamos hablando prácticamente de realidades paralelas; se trata de que no explotemos a las trabajadoras domésticas como si fueran esclavas, que no pensemos que el poder, la edad y la masculinidad son monedas de cambio o capitales para obtener favores sexuales, que las tratemos como tratamos a un compadre o a un amigo, para ponerlo en el más burdo y barato de los lenguajes. Vamos quitándonos las máscaras y echando por tierra la doble moral, si nos está viendo el patriarca Abraham desde allá arriba y capaz que si pregunta si por diez no perdonaría a todos, el Altísimo preferiría no darle respuesta. No hay uno solo que sea justo y no porque no queramos, sino porque así nos educaron y no nuestros padres sino nuestros libros y nuestras costumbres milenarias y porque solo los hombres que hacen ejercicio cotidiano de conciencia, de ejercicio voluntario de cada día, solo esos pueden decir que en realidad están haciendo algo.   @cesarbc70" ["post_title"]=> string(20) "No hay un solo justo" ["post_excerpt"]=> string(171) "Las mujeres han emprendido una batalla por una sociedad más justa e igualitaria. Esta lucha nos obliga a replantear y construir nuevos esquemas sociales más equitativos." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(20) "no-hay-un-solo-justo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-10-20 09:05:43" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-10-20 14:05:43" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=71730" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(44) ["max_num_pages"]=> float(22) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "8eb6c9b3c1b1ce7cf189b834417f1ab5" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

No hay un solo justo

Las mujeres han emprendido una batalla por una sociedad más justa e igualitaria. Esta lucha nos obliga a replantear y construir nuevos...

octubre 20, 2021

La  Suprema Corte al servicio de las multinacionales del aborto 

El autor nos comparte su opinión del tema del aborto y de la decisiónn de la SCJN de despenalizarlo. 

septiembre 29, 2021




Más de categoría

López-Gatell: con todo para competir por la CDMX

Hugo López-Gatell ha adquirido un perfil inexorablemente político, donde podría ya pintar como un aspirante a ocupar la Jefatura...

octubre 27, 2021

La universidad, su comunidad, el debate

Los valores y referentes intelectuales de la máxima casa de estudios están por encima de cualquier embate o provocación...

octubre 27, 2021

QUIZÁS ES HORA DE REDUCIR LA MAYORÍA DE EDAD PUNITIVA

Muchas organizaciones criminales reclutan a menores de edad para cometer delitos graves a sabiendas de que éstos no serán...

octubre 25, 2021
¿ALEJANDRO MORENA?

¿ALEJANDRO MORENA?

De ALITO depende honrar su apellido anteponiendo el bien de México, en vez de convertirse en ALEJANDRO MORENA.

octubre 25, 2021