La delgada línea roja

Hace unos días falleció Caleb Wallace, uno de los más importantes activistas en contra del uso de cubrebocas en los Estados Unidos de Norteamérica. Y sí, falleció de COVID. Vivió de manera absoluta su libertad de no...

31 de agosto, 2021

Hace unos días falleció Caleb Wallace, uno de los más importantes activistas en contra del uso de cubrebocas en los Estados Unidos de Norteamérica. Y sí, falleció de COVID. Vivió de manera absoluta su libertad de no utilizarlo y asumió las consecuencias de sus actos.  El problema es que, con seguridad, se llevó a muchos de encuentro, y deja un problema a su esposa, madre de tres niños pequeños, embarazada del cuarto.

Para determinados fines el libre albedrío abre las puertas del infierno. Digamos, en Corea del Norte, si a algún individuo le encuentran una dosis personal de drogas, se le impone la pena de muerte. Deben recordar, no hace más de un par de años, que dos mexicanos que pretendieron introducir cocaína a dicho país recibieron esa sentencia, y por más que la SRE intercedió por ellos, nada pudo hacerse. Ellos habían violado una ley muy severa en un país en el que las penas no son negociables.

Tal vez algunos  me tachen de radical. Pero hay cuestiones de primer orden frente a  las que no debería existir la holgura para que cada ciudadano decida por cuenta propia. Norcorea no tiene problema de narcotráfico. Regreso a lo de Caleb Wallace. Ejerció su libertad. Pagó el precio con su vida. Tal vez nunca logremos precisar a cuántos se llevó de encuentro. Si hubiera una legislación que obligara al uso de mascarilla en sitios públicos, se evitarían casos como éste. Si alguien no quiere usar cubrebocas, que se quede en su casa.  En México tenemos nuestro estilo paternalista de aplicar la ley, con unos se ejerce de manera rigurosa, con otros se deja de lado por simpatía de las autoridades con el inculpado, y por eso el narcotráfico hace lo que quiere, pero eso es harina de otro costal. Centrémonos en  los riesgos en que nos pone a todos  la expresión pública de la libertad personal:

Pasemos ahora a un caso que ocurrió el viernes 21 en Turquía: Kubra Dugan, tiktoker  de 23 años, acostumbraba a grabarse bailando en distintos escenarios. En esta ocasión se le ocurrió hacerlo desde la azotea de un edificio de 9 pisos. Brincó del pretil que rodeaba un tragaluz fabricado con una lámina de acrílico, cayó sobre la misma lámina y la traspasó por efecto de la gravedad, cayendo desde una altura de 50 metros. Obvio decirlo, falleció. Se suma a un buen número de gente joven que ha perdido la vida de maneras tan trágicas como absurdas, del todo previsibles, si hubiera imperado la sensatez sobre ese deseo irrefrenable de manifestarse de manera auténtica.

Esta semana una buena parte de la población escolar mexicana, de todos los niveles, regresa a clases.  Imagino que debe de ser una carga severa para el personal docente, además de lo habitual, ahora andar cuidando que fulanito no se quite el cubrebocas o que zutanito no intercambie mascarillas con el vecino.  Evitar los trueques de comida en el recreo y vigilar que se mantengan seguros, tanto  dentro del aula, como en los patios y  pasillos.  Una carga adicional también para las familias; aunque ahora los padres no tienen al niño en casa, con toda seguridad estarán con la preocupación de que el retoño evite conductas de riesgo. Además del gasto de llevar a la escuela cubrebocas, productos desinfectantes y demás.

Volvemos a lo mismo con que iniciamos esta columna: El regreso a clases implicará riesgos mínimos siempre y cuando se sumen medidas sanitarias. No es suficiente traer cubrebocas; éste tiene que cumplir con las especificaciones adecuadas, ser debidamente colocado y retirado. No basta con sanitizar los espacios cerrados, hay que hacer circular el aire, para evitar la concentración de aerosoles, máxime cuando esta nueva variedad delta, al igual que sus predecesoras, puede ser  transmitida por alguien aparentemente sano, o que ya haya tenido COVID en el pasado, o que ya esté vacunado.

Las medidas sanitarias que se tomen no son para el Instagram. El contagio de COVID no se va a evitar mediante buenas intenciones. Se tiene que atender  un protocolo científico debidamente estructurado y supervisado.  Aquí se aplicaría una frase tan rudimentaria como cierta, que escuché por primera vez en boca de un directivo hospitalario, y que dice: “Orden dada y no supervisada, se la lleva la …”

Me sorprende saber que Carmen Boullosa, viuda de Alejandro Aura, reconocida escritora mexicana, autora de varios libros, acostumbra a escribir sus textos a mano.  Refiere que le agrada ponerse a salvo de la tecnología para entrar más en contacto con ella misma. Yo no siento que fuera capaz de hacer lo mismo; me ha tocado desarrollar otro estilo de escritura. Mucho más allá de lo anterior, hay quienes vuelcan su vida en la pantalla digital, se graban, se manifiestan, apoyan o rechazan posturas  utilizando la tecnología, buscan definirse, pero a ratos como que se extravían en hacerlo. Pierden contacto con la realidad y pretenden vivir como si su existencia fuera tal como la que hacen aparecer en la pantalla después de un trabajo de edición. Es dificultoso en estos tiempos no perder de vista esa delgada línea roja que separa ambos mundos, el real y el virtual, para no ponernos en mayores riesgos.

Que no nos gane el impulso del momento, la precipitación. Reflexionemos antes de lanzarnos a manifestar, apoyar o transgredir algo como si viviéramos en ese mundo virtual que nos seduce.  Mucho más ahora, cuando el regreso a clases pone a todo México en una situación de máximo riesgo.

 

Comentarios


object(WP_Query)#18808 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(69893) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "11-01-2023" ["before"]=> string(10) "08-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(69893) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "11-01-2023" ["before"]=> string(10) "08-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18812 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18810 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18811 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "11-01-2023" ["before"]=> string(10) "08-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2023-01-11 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2023-02-08 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (69893) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18809 (24) { ["ID"]=> int(87924) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-19 10:50:10" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-19 15:50:10" ["post_content"]=> string(9526) "¿Qué tiene a México postrado, entrampado en la violencia y la precariedad? Los mexicanos hemos transitado de un sistema autoritario, patrimonialista (aquel donde el gobierno es dueño del patrimonio y hasta de la vida misma de las personas) y clientelar (empresas, empleos son concesiones del gobernante) a otro con el que se pretendía que el viejo régimen fuera sustituido por uno de derechos políticos (elecciones libres donde el voto cuenta), económicos (la competencia, la transparencia y el mérito determinan el futuro de las empresas) y sociales (construcción de una red universal de salud, educación, seguro de desempleo e invalidez y vejez) para cada persona. Todo se quedó en proyecto. Persisten los vicios de beneficiar a familiares y amigos con el gasto y los contratos públicos. El avance mayor fue la liberación política que permitió cambiar pacíficamente a las élites gobernantes. En salud apenas se dio un paso nimio con el seguro popular. Y paro de contar. La transición fue fallida. La apuesta de cambio se limitó al acuerdo comercial de México con Estados Unidos y Canadá. Se creyó que a la larga sería suficiente para lograr un Estado de leyes y de derechos sociales. No sucedió en los más de 40 años de liberalización económica: se creyó ciegamente en que el mercado forjaría el Estado de derecho y traería justicia y bienestar. El Estado abdicó a su papel de regulador y forjador de instituciones. En ese periodo si acaso se erigieron pequeñas ínsulas de una economía moderna, vinculadas al comercio con nuestro vecino del norte. Pero los derechos fueron suspendidos. El arribo de nuevas industrias extranjeras apenas se reflejó en el bienestar de sus trabajadores, pero jamás benefició a las poblaciones donde se ubicaron. La destrucción del sistema autoritario y patrimonialista no fue acompañada por el desarrollo de derechos sociales ni servicios públicos. El cambio de un modelo de desarrollo autárquico y autoritario a otro de libre comercio y flujo de capitales fue obligado por la bancarrota del Estado mexicano en los años ochenta. En ese contexto se retiraron subsidios y apoyos al campo y a las empresas. Miles de campesinos y rancheros, así como de empresarios quebraron. Su destino fue la migración, vincularse a las economías informal e ilícita o morir en el desamparo. Se apostó a que la apertura comercial por sí sola resolviera el problema económico, social y político que trajo la insolvencia del gobierno. Apenas se crearon algunos organismos autónomos, algunos inútiles y cooptados por intereses económicos. Se invirtió poco y mal en construir un sistema judicial y una policía competente. Al mismo tiempo que se desmanteló el añejo aparato policial y de justicia, el narcotráfico dio un salto gigantesco gracias a que México se convirtió en puente del tráfico de cocaína y de precursores químicos para producir drogas más letales. Fue una combinación catastrófica para la seguridad y la paz. Entonces ¿dónde estamos? Ámbito económico: una parte del país se vincula con el sector exportador, el moderno de la economía. La otra mitad está en la informalidad, ligada a economías ilícitas: narcotráfico, extorsión, secuestro, cobro de piso, asesinatos… Pero entre un sector y otro hay una relación parasitaria y utilitaria: en el campo y la minería el sector informal suele proveer seguridad e incluso trabajadores al formal. Ámbito de seguridad y justicia: la liberación del sistema político desmanteló el orden autoritario, lo cual desarticuló al sistema policiaco que tenía un pie en la legalidad -pues dependía de un mando policial jerárquico- y otro pie en la ilegalidad: robaba, extorsionaba y se quedaba con los decomisos de drogas y botines de ladrones. Este doble papel permitía regular y mediar con los criminales. Su disgregación favoreció que las policías se vincularan al crimen organizado. Y lo peor, no se creó un sistema de justicia y policiaco que lo sustituyera. Resultado: crimen y violencia. Fue así como la única opción fue la militarización. Ámbito de la informalidad y el narcotráfico: el desmantelamiento de las policías ocurrió en el momento que los cárteles mexicanos de la droga se internacionalizaron por efecto del comercio de cocaína y de las drogas sintéticas. Los bolsillos de los narcotraficantes se llenaron a tope. Su abundancia de dólares permitió enrolar a los policías que fueron defenestrados e incluso reclutar a militares (origen de los Z). Al mismo tiempo, los cárteles extendieron su dominio hacia el campo y la minería, el comercio, la construcción y otros sectores económicos, que fueron abandonados a su suerte para enfrentar la apertura comercial sin apoyo ni servicios públicos. Así, compraron ranchos, respaldaron a la economía campesina y enrolaron a desempleados. De este modo los cárteles pasaron de narcotraficantes a controlar regiones enteras, tanto por la vía de sus actividades económicas como por su incursión en la política mediante el financiamiento a candidatos y sus campañas. A partir de entonces, mantienen un pie en la economía y la política formal. Ámbito del Estado y del gobierno: los gobiernos que han estado a cargo de la cosa pública han dado palos de ciego y renunciado a las obligaciones básicas del Estado moderno: la seguridad pública y la provisión de bienes y servicios públicos universales, tales como salud, educación, seguro de desempleo. Al tiempo, la nueva política migratoria de Estados Unidos ha limitado la salida a la crisis de desempleo y desamparo en el que se encuentran millones de mexicanos. La combinación de ambos factores más el florecimiento de las economías ilícitas ha fortalecido enormemente a los grupos criminales. El resultado es que los mexicanos vivimos en el reino de la contingencia. La suerte nos salva de morir en un enfrentamiento o un asalto. La misma suerte nos favorece si logramos un empleo formal o nos da la espalda si no logramos emprender, pues para ello se requieren conexiones y dinero. Ante la dislocación del Estado, la narrativa ha permitido ocultar sus carencias y mantener el control político. El relato político sirve para que la gente soporte los desastres cotidianos. Los cambios, escribe Claudio Lomnitz en El tejido social rasgado, “requieren una narrativa que les otorgue una finalidad y que marque una dirección: la transición democrática y la modernización en un caso [fue el relato que dio cobijo a la fase neoliberal, que causó gran destrucción; este ciclo terminó con el inicio de la guerra a las drogas], y la “Cuarta Transformación” -con su obsesión con “la recuperación de la soberanía”-, en el otro”. Además, añade el antropólogo, la narrativa teleológica “sirve también para minimizar [el horror y el dolor de la vida diaria], los cuales parecen poca cosa frente a la grandiosidad de una serie de metas que se vislumbran en el horizonte”. El uso de la historia cumple un papel vital en el relato. Como nada o muy poco se hace para enfrentar tan terribles males del presente, la acción pública se limita a ritos y conjuras del pasado. Es así como se celebra solemnemente, dice Lomnitz, la matanza del 2 de octubre de 1968, “que dejó menos muertos que hoy hay en México casi cualquier semana del año”. Asimismo, agrega, se firmó con “bombo y platillo la creación de la Comisión para el Acceso a la Verdad, el Esclarecimiento Histórico y el Impulso a la Justicia de las violaciones graves a los derechos humanos cometidos de 1965 a 1990”. Remata su reflexión así: “La teleología hoy en México tiene mucho de siniestro y mucho de mala fe. Los entusiastas del gobierno se llenan la boca con la Historia, con hache mayúscula, para minimizar los efectos desastrosos de sus políticas y presentarlos como un mal menor o como un efecto retardado del sistema anterior”. Así se dulcifica el desastre. Cuando los males sociales y la ineficiencia e indiferencia del Estado se minimizan y consideran como contingencia o mala suerte, se responsabiliza a la persona de los problemas sociales, que trascienden al individuo. De esta manera se genera impotencia y condena a la inmovilidad: ¿qué se puede hacer contra la mala suerte? ¿Qué se puede hacer cuando llueve o soplan los vientos fríos del norte? Así, el Estado abdica a enfrentar los cambios sistémicos que provocan sus decisiones y afectan el funcionamiento de la sociedad. Lomnitz apunta: “Nuestros gobiernos han estado implementando cambios importantes en el funcionamiento mismo del Estado sin tener en sus manos los hilos para impedir que hubiera resultados catastróficos y sin que hubiera siempre instrumentos para mitigar esos resultados catastróficos. La teleología sirve para distraernos de eso”. ¿Despertaremos algún día?" ["post_title"]=> string(40) "El relato minimiza el desastre cotidiano" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(40) "el-relato-minimiza-el-desastre-cotidiano" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-19 10:50:10" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-19 15:50:10" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=87924" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18782 (24) { ["ID"]=> int(87688) ["post_author"]=> string(2) "40" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-12 13:33:50" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-12 18:33:50" ["post_content"]=> string(4802) "El gobierno federal dirigido por Andrés Manuel López Obrador está de fiesta por las declaraciones de su homólogo estadounidense Joe Biden: “Es un gran aeropuerto”, refiriéndose al Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles. Pero, sobre todo, AMLO festeja por la reciente cotización del peso mexicano ante el dólar de 18 pesos y centavos (https://www.banxico.org.mx/tipcamb/main.do?page=tip&idioma=sp). Lo que nos deja como antes, en lo Macroeconómico todo está de maravilla, pero en la vida real, sobre el suelo mexicano los altos precios, los bajos salarios, la falta de empleos dignos, y la grave carestía golpean a todos y cada uno de los mexicanos. Así, podemos ver a miles de mexicanos en los cruceros de las calles de las ciudades de nuestro país, tratando de recabar recursos económicos ya sea vendiendo algo o desplegando algún arte o servicio y esperar a que le den un peso. Aun así, existen miles de cosechas que no están siendo recogidas por la falta de mano de obra ya que los obreros y campesinos están emigrando a los países del norte para trabajar por un salario digno que no encontrarán aquí en México. Ante esto, dicen los empresarios que no pueden competir ante los salarios del norte del país. Son muy pocos los que le entran al salario bajo que se paga en el campo mexicano. Muy bonito oír que el peso está fuerte, pero mientras que no podamos vivir dignamente, con los alimentos asegurados, con el ahorro constante y una casa digna, no podremos decir que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador está cumpliendo todas nuestras necesidades. Por lo cual debió enfocar sus esfuerzos diplomáticos y poder de convencimiento en atraer cientos de empresas a nuestro país en el marco de la reunión trilateral México, Canadá y Estados Unidos. Desgraciadamente, señala la vox populi, se dedicó a gastar su saliva para forzar a Estados Unidos y Canadá a que le entren a una supuesta integración latinoamericana desde el punto de vista socialista que manejan los dictadores latinoamericanos. Buscando, además, conseguir más dinero para los países centroamericanos y de Sudamérica, mientras que para nosotros… puras habas. Ante este marco, las elecciones para este año en el Estado de México y Coahuila están en marcha. Los MORENISTAS contenderán en contra de una Alianza en la que pende sobre ellos la traición del Partido Revolucionario Institucional, mientras que Movimiento Ciudadano seguirá adelante solo. Mientras tanto en Chiapas, los punteros están entre Rosa Irene Urbina Castañeda, presidente municipal de Tapachula y el Director del Seguro social Zoé Robledo Aburto. Estos dos precandidatos son los que están en la preferencia de los verdaderos MORENISTAS y los NEOMORENISTAS. En esta elección estos dos precandidatos, se puede decir, prácticamente irían solos en la elección oficial, ya que ninguno de los otros partidos tiene la fuerza de ganar. Aunque el Partido Verde Ecologista de México podría retomar como candidato al hijo pródigo de ese partido Eduardo Ramírez Aguilar, que hoy por hoy se desempeña como Senador de MORENA. Aunque la vox populi señala que Eduardo Ramírez Aguilar saltará de MORENA al MOVIMIENTO NARANJA, tal y como se espera que lo haga su gurú político compañero de su bancada Ricardo Monreal que iría NARANJA por la Presidencia de la República. Lo seguro es que el que sea ungido como la “Corcholata” ganadora de “encuesta” de MORENA para ser candidato a la Presidencia de la República, vendrá a dar, por ende, el dedo selector a los aspirantes de Chiapas. Esto pondrá a prueba al MORENISMO Chiapaneco que tiene en la mayoría de sus seguidores y dirigentes una Unidad extraordinaria que no revela nada sobre la verdadera identidad de quién será el próximo gobernador de Chiapas. Así la vox populi espera que las próximas elecciones agilicen un poco la deprimida economía Chiapaneca para poder “echar las campanas al vuelo”." ["post_title"]=> string(17) "Campanas al vuelo" ["post_excerpt"]=> string(177) "Muy bonito oír que el peso está fuerte, pero mientras que no podamos vivir dignamente, no podremos decir que el gobierno de AMLO esté cumpliendo todas nuestras necesidades. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "campanas-al-vuelo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-12 13:33:50" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-12 18:33:50" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=87688" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18809 (24) { ["ID"]=> int(87924) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-19 10:50:10" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-19 15:50:10" ["post_content"]=> string(9526) "¿Qué tiene a México postrado, entrampado en la violencia y la precariedad? Los mexicanos hemos transitado de un sistema autoritario, patrimonialista (aquel donde el gobierno es dueño del patrimonio y hasta de la vida misma de las personas) y clientelar (empresas, empleos son concesiones del gobernante) a otro con el que se pretendía que el viejo régimen fuera sustituido por uno de derechos políticos (elecciones libres donde el voto cuenta), económicos (la competencia, la transparencia y el mérito determinan el futuro de las empresas) y sociales (construcción de una red universal de salud, educación, seguro de desempleo e invalidez y vejez) para cada persona. Todo se quedó en proyecto. Persisten los vicios de beneficiar a familiares y amigos con el gasto y los contratos públicos. El avance mayor fue la liberación política que permitió cambiar pacíficamente a las élites gobernantes. En salud apenas se dio un paso nimio con el seguro popular. Y paro de contar. La transición fue fallida. La apuesta de cambio se limitó al acuerdo comercial de México con Estados Unidos y Canadá. Se creyó que a la larga sería suficiente para lograr un Estado de leyes y de derechos sociales. No sucedió en los más de 40 años de liberalización económica: se creyó ciegamente en que el mercado forjaría el Estado de derecho y traería justicia y bienestar. El Estado abdicó a su papel de regulador y forjador de instituciones. En ese periodo si acaso se erigieron pequeñas ínsulas de una economía moderna, vinculadas al comercio con nuestro vecino del norte. Pero los derechos fueron suspendidos. El arribo de nuevas industrias extranjeras apenas se reflejó en el bienestar de sus trabajadores, pero jamás benefició a las poblaciones donde se ubicaron. La destrucción del sistema autoritario y patrimonialista no fue acompañada por el desarrollo de derechos sociales ni servicios públicos. El cambio de un modelo de desarrollo autárquico y autoritario a otro de libre comercio y flujo de capitales fue obligado por la bancarrota del Estado mexicano en los años ochenta. En ese contexto se retiraron subsidios y apoyos al campo y a las empresas. Miles de campesinos y rancheros, así como de empresarios quebraron. Su destino fue la migración, vincularse a las economías informal e ilícita o morir en el desamparo. Se apostó a que la apertura comercial por sí sola resolviera el problema económico, social y político que trajo la insolvencia del gobierno. Apenas se crearon algunos organismos autónomos, algunos inútiles y cooptados por intereses económicos. Se invirtió poco y mal en construir un sistema judicial y una policía competente. Al mismo tiempo que se desmanteló el añejo aparato policial y de justicia, el narcotráfico dio un salto gigantesco gracias a que México se convirtió en puente del tráfico de cocaína y de precursores químicos para producir drogas más letales. Fue una combinación catastrófica para la seguridad y la paz. Entonces ¿dónde estamos? Ámbito económico: una parte del país se vincula con el sector exportador, el moderno de la economía. La otra mitad está en la informalidad, ligada a economías ilícitas: narcotráfico, extorsión, secuestro, cobro de piso, asesinatos… Pero entre un sector y otro hay una relación parasitaria y utilitaria: en el campo y la minería el sector informal suele proveer seguridad e incluso trabajadores al formal. Ámbito de seguridad y justicia: la liberación del sistema político desmanteló el orden autoritario, lo cual desarticuló al sistema policiaco que tenía un pie en la legalidad -pues dependía de un mando policial jerárquico- y otro pie en la ilegalidad: robaba, extorsionaba y se quedaba con los decomisos de drogas y botines de ladrones. Este doble papel permitía regular y mediar con los criminales. Su disgregación favoreció que las policías se vincularan al crimen organizado. Y lo peor, no se creó un sistema de justicia y policiaco que lo sustituyera. Resultado: crimen y violencia. Fue así como la única opción fue la militarización. Ámbito de la informalidad y el narcotráfico: el desmantelamiento de las policías ocurrió en el momento que los cárteles mexicanos de la droga se internacionalizaron por efecto del comercio de cocaína y de las drogas sintéticas. Los bolsillos de los narcotraficantes se llenaron a tope. Su abundancia de dólares permitió enrolar a los policías que fueron defenestrados e incluso reclutar a militares (origen de los Z). Al mismo tiempo, los cárteles extendieron su dominio hacia el campo y la minería, el comercio, la construcción y otros sectores económicos, que fueron abandonados a su suerte para enfrentar la apertura comercial sin apoyo ni servicios públicos. Así, compraron ranchos, respaldaron a la economía campesina y enrolaron a desempleados. De este modo los cárteles pasaron de narcotraficantes a controlar regiones enteras, tanto por la vía de sus actividades económicas como por su incursión en la política mediante el financiamiento a candidatos y sus campañas. A partir de entonces, mantienen un pie en la economía y la política formal. Ámbito del Estado y del gobierno: los gobiernos que han estado a cargo de la cosa pública han dado palos de ciego y renunciado a las obligaciones básicas del Estado moderno: la seguridad pública y la provisión de bienes y servicios públicos universales, tales como salud, educación, seguro de desempleo. Al tiempo, la nueva política migratoria de Estados Unidos ha limitado la salida a la crisis de desempleo y desamparo en el que se encuentran millones de mexicanos. La combinación de ambos factores más el florecimiento de las economías ilícitas ha fortalecido enormemente a los grupos criminales. El resultado es que los mexicanos vivimos en el reino de la contingencia. La suerte nos salva de morir en un enfrentamiento o un asalto. La misma suerte nos favorece si logramos un empleo formal o nos da la espalda si no logramos emprender, pues para ello se requieren conexiones y dinero. Ante la dislocación del Estado, la narrativa ha permitido ocultar sus carencias y mantener el control político. El relato político sirve para que la gente soporte los desastres cotidianos. Los cambios, escribe Claudio Lomnitz en El tejido social rasgado, “requieren una narrativa que les otorgue una finalidad y que marque una dirección: la transición democrática y la modernización en un caso [fue el relato que dio cobijo a la fase neoliberal, que causó gran destrucción; este ciclo terminó con el inicio de la guerra a las drogas], y la “Cuarta Transformación” -con su obsesión con “la recuperación de la soberanía”-, en el otro”. Además, añade el antropólogo, la narrativa teleológica “sirve también para minimizar [el horror y el dolor de la vida diaria], los cuales parecen poca cosa frente a la grandiosidad de una serie de metas que se vislumbran en el horizonte”. El uso de la historia cumple un papel vital en el relato. Como nada o muy poco se hace para enfrentar tan terribles males del presente, la acción pública se limita a ritos y conjuras del pasado. Es así como se celebra solemnemente, dice Lomnitz, la matanza del 2 de octubre de 1968, “que dejó menos muertos que hoy hay en México casi cualquier semana del año”. Asimismo, agrega, se firmó con “bombo y platillo la creación de la Comisión para el Acceso a la Verdad, el Esclarecimiento Histórico y el Impulso a la Justicia de las violaciones graves a los derechos humanos cometidos de 1965 a 1990”. Remata su reflexión así: “La teleología hoy en México tiene mucho de siniestro y mucho de mala fe. Los entusiastas del gobierno se llenan la boca con la Historia, con hache mayúscula, para minimizar los efectos desastrosos de sus políticas y presentarlos como un mal menor o como un efecto retardado del sistema anterior”. Así se dulcifica el desastre. Cuando los males sociales y la ineficiencia e indiferencia del Estado se minimizan y consideran como contingencia o mala suerte, se responsabiliza a la persona de los problemas sociales, que trascienden al individuo. De esta manera se genera impotencia y condena a la inmovilidad: ¿qué se puede hacer contra la mala suerte? ¿Qué se puede hacer cuando llueve o soplan los vientos fríos del norte? Así, el Estado abdica a enfrentar los cambios sistémicos que provocan sus decisiones y afectan el funcionamiento de la sociedad. Lomnitz apunta: “Nuestros gobiernos han estado implementando cambios importantes en el funcionamiento mismo del Estado sin tener en sus manos los hilos para impedir que hubiera resultados catastróficos y sin que hubiera siempre instrumentos para mitigar esos resultados catastróficos. La teleología sirve para distraernos de eso”. ¿Despertaremos algún día?" ["post_title"]=> string(40) "El relato minimiza el desastre cotidiano" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(40) "el-relato-minimiza-el-desastre-cotidiano" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-19 10:50:10" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-19 15:50:10" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=87924" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(46) ["max_num_pages"]=> float(23) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "3fb605491c619e107fe30d6f81bc19c2" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
desastre cotidiano

El relato minimiza el desastre cotidiano

¿Qué tiene a México postrado, entrampado en la violencia y la precariedad? Los mexicanos hemos transitado de un sistema autoritario, patrimonialista (aquel...

enero 19, 2023

Campanas al vuelo

Muy bonito oír que el peso está fuerte, pero mientras que no podamos vivir dignamente, no podremos decir que el gobierno de...

enero 12, 2023




Más de categoría
Coahuila: ¿el oficialismo usó ese estado como moneda de cambio?

Coahuila: ¿el oficialismo usó ese estado como moneda de cambio?

En política, se suele afirmar, no existen las casualidades, y en dicho supuesto entraría la coyuntura electoral actual que...

febrero 8, 2023
Chernóbil

Mentiras

“El que dice una mentira no sabe qué tarea ha asumido, porque estará obligado a inventar veinte más para...

febrero 7, 2023
consumo de los más jóvenes

Patrones de consumo de los más jóvenes

A grandes rasgos, actualmente los jóvenes tienen gustos caros a pesar de tener bajos ingresos.

febrero 7, 2023
michelle rodriguez

Gordofobia. ¡Basta!

Asombra la enorme facilidad con la cual la gente juzga en redes sociales con su dedo inquisidor.

febrero 7, 2023