La Consulta es un petardo más para la masa

El Meollo del Asunto La consulta para juzgar a los expresidentes y “actores” políticos se llevará a cabo el próximo 1 de agosto. Para quienes no sean morenistas o seguidores de don presidente, los 500 millones de...

20 de julio, 2021 La Consulta es un petardo más para la masa

El Meollo del Asunto

La consulta para juzgar a los expresidentes y “actores” políticos se llevará a cabo el próximo 1 de agosto. Para quienes no sean morenistas o seguidores de don presidente, los 500 millones de pesos que se gastarán en llevarla a cabo es una estulticia, una chunga, una vacilada. Estamos seguros de que a ninguno de los expresidentes se les va a llevar a juicio.

La llamada consulta es una parodia en la que don presidente, que es el principal promotor, no participará, pero le ordena a sus empleados y seguidores lo hagan. Nada raro en ello. Hace lo mismo para todo lo relacionado con la pandemia por el Covid que se vive en el país. Recomienda, pero no cumple con los protocolos que su administración promueve. Pero él es así.

Uno de los argumentos en contra más expuestos es la pregunta que se hace en este llamado o considerado ejercicio democrático:

“¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?”.

Quien la entienda a cabalidad o no, podrá responder Sí o No.




La pregunta fue aprobada en la convocatoria emitida por el Congreso de la Unión. La pregunta es ambigua a más no poder. No define, no aclara y presenta errores garrafales.

Primero que nada, es de todos conocido que los legisladores no conocen la Constitución, menos la ciudadanía en general. Si la conocieran sabrían sobre el Artículo 13, que establece: “el que no se puede juzgar a nadie a través de leyes privativas, que son leyes que refieren a personas de manera nominal, y esto aplica también en el caso de una consulta popular”. Es decir, la ley indica que no se puede preguntar de manera específica si queremos juzgar a alguna persona, en este caso los expresidentes. Si los mexicanos conociéramos nuestros derechos, no tendríamos los gobiernos que hemos tenido. Es una minoría la que conoce los derechos constitucionales.

¿Juzgar para esclarecer las decisiones políticas tomadas en años pasados? ¿Decisiones políticas?

Esas las tomamos todos los ciudadanos diariamente. No ir a votar es una decisión política. Votar por determinado partido, es una decisión política. Entonces, ¿a qué se refiere exactamente la consulta? No lo aclara la pregunta. La intención está muy disfrazada.

¿Juzgarán o buscan esclarecer de qué año a qué año se esclarecerá? No lo dice.

 

Quisiera que se incluyera también a los actores de los años, 2018, 2019, 2020 y 2021. Porque también nos han afectado las decisiones políticas. Como esa del “detente” para combatir el Covid o la de no realizar pruebas PCR, para detectarlo y cosas similares.  Como la asignación directa de contratos a diversas empresas por parte del actual régimen. Y otras más, como el que se incluyera la cuestión de género que tanto reclaman y no incluye la pregunta.

¿Cómo es eso de que se esclarezca lo que han hecho los actores políticos y no las actrices, o “actoras”? Como que la equidad de género convenientemente se les olvidó. ¿A poco no?

La realidad, como sabemos, es que don presidente busca enviar un mensaje a su base electoral, a su voto duro, a sus seguidores incondicionales de que se pretende juzgar a quienes él considera enemigos de la nación o de su persona. A los expresidentes de la República. Para lo que no necesita hacer una consulta. Solo presentar una denuncia y que la autoridad federal los lleve a juicio. Presentar las pruebas correspondientes.

Tiene todo para hacerlo. Pero no, no lo hace y no lo hará. “No hay loco que coma lumbre”, dice el dicho. Aunque se han dado casos.

“La justicia no se consulta”. Esa es la frase que han repetido abogados y activistas en distintos espacios mediáticos, “insistiendo en que el gobierno engaña prometiendo que un “sí” pondría a un paso de la cárcel a expresidentes, dejando de lado todo el proceso judicial que se requeriría para ello y que, además, sin una consulta de por medio ya se podría denunciar a los expresidentes y presentar pruebas en su contra”.

Y ese es el mensaje que don presidente quiere enviar. Sabe bien que va a ninguna parte con esa consulta, en eso de meter a la cárcel a los expresidentes.

Pero la gente que no conoce la Constitución, tampoco conoce la imposibilidad legal de tal consulta. Total, una chunga que cuesta, al menos 500 millones al erario público. O sea, a nosotros. En el país se instalarán 57 mil casillas y la consulta necesitaría, para ser válida, casi 40 millones de votos o el 40% del listado de votantes.

En Chihuahua serán 1748 mesas; 771 en Ciudad Juárez.

Se dice, se rumora y se comenta, que se ve difícil, si no, imposible, que se obtengan los votos necesarios. Que en caso de que se obtengan, ya sabe, servirán para dos cosas: para nada y para una más y también para otra, para nada más.

La consulta será un petardo más para la masa que apoya este régimen autonombrado, la cuarta transformación. Ahí El Meollo del Asunto.

Comentarios
object(WP_Query)#17838 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(68202) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "25-06-2021" ["before"]=> string(10) "23-07-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(68202) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "25-06-2021" ["before"]=> string(10) "23-07-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17837 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17883 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17832 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "25-06-2021" ["before"]=> string(10) "23-07-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-06-25 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-07-23 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (68202) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17873 (24) { ["ID"]=> int(67302) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-25 07:49:06" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-25 12:49:06" ["post_content"]=> string(8105) "El ritmo de creciente conflicto entre las distintas cosmovisiones que dominan a la humanidad se ha visto interrumpido, al mismo tiempo que exacerbado y transformado por la Era Covid en que estamos inmersos.  Lo que habrá de salir de esa novedosa aleación de comprensiones con las necesidades apremiantes de la humanidad es por el momento imprevisible. Lo cierto es que, ante lo novedoso de la situación actual y la monumental incertidumbre que nos depara el futuro, los relatos existentes acerca del ser humano, su origen y destino, así como su relación con el entorno, han sido muy útiles para comprender cómo hemos llegado hasta aquí, pero no lo son tanto para explicar lo que sigue en el camino por la sencilla razón de que muchas variables se han alterado y hoy enfrentamos tiempos inéditos. Inéditos por muchas razones: nunca habíamos vivido de forma consciente una crisis realmente global, que afectara por igual a países ricos que pobres y que además catalizó los problemas globales convirtiéndolos en ineludibles. Resulta sorprendente la aparición de la Era Covid, que como dice Bruno Latour, es un ensayo general antes de afrontar seriamente y de manera universal los problemas ambientales y sociales en que ya estábamos inmersos, pero que no terminábamos de entender desde su carácter global. La forma en que estamos enfrentando la crisis por Covid nos puede enseñar mucho y favorecer que las decisiones, cambios y renuncias que implica paliar los efectos del clima sean más eficaces.  Para fines de mayor simplicidad para el análisis, simplifico los desafíos globales que nos esperan en dos categorías principales: los que emergen de la situación ecológica, que está alterando ya nuestra forma de vida tradicional, amenazando con colapsarla por completo con costos inconmensurables tanto en lo económico, como el lo humano. Y por el otro lado la vertiente ético-moral: pareciera haber una tendencia generalizada, al menos en el discurso, hacia un despertar del impulso de igualdad universal y el reconocimiento de la asimétrica e injusta distribución de la riqueza, la salud, la educación y las oportunidades en general, tanto entre los individuos como entre las naciones como nunca antes habíamos experimentado.  La vertiente ecológica de problemas se manifiesta en sequías, lluvias torrenciales, olas de calor o frío hasta niveles inauditos, desbordamiento de ríos, descongelamiento de hielos perpetuos y un largo etcétera que altera el paisaje, el ecosistema y las agrupaciones humanas de forma irreversible. Mientras que la vertiente de problemas ético-morales se manifiestan en las protestas feministas ante las estructuras patriarcales, en la defensa de la diversidad legítima en la preferencia sexual y lo abiertamente inaceptable que resulta cualquier tipo de discriminación. También se manifiesta en la reciente visibilización de las olas masivas de migración forzada, en la crisis de la democracia representativa en un buen número de naciones, en la aceptación de lo dañino que termina por ser la descontrolada proliferación de todo tipo de tráficos: estupefacientes, personas, mercancías, minerales, tecnologías, etc. Y todo lo anterior inmerso en un modelo económico global que ha dado signos inequívocos de desgaste y decadencia, y que requiere una remodelación mayor para que sea capaz de responder, no a los impulsos propios del capital en búsqueda de su propia expansión, sino a las necesidades humanas, que a fin de cuentas son la razón de ser de la existencia de la propia economía.   Diagnósticos aparte, en ambos casos, traducir las buenas intenciones en leyes, procesos, políticas públicas y demás herramientas prácticas que reduzcan tanto las emisiones contaminantes de forma universal como las brechas de desigualdad entre naciones y entre ricos y pobres será sin duda el verdadero reto.       Una vez que la crisis sanitaria haya pasado, con las sobrecogedoras consecuencias en términos de vidas humanas perdidas, de quebranto económico universal, de la necesaria reconstrucción de vínculos entre muchas otras, y que tratemos de volver a la supuesta normalidad, nos encontraremos con un mundo que sin duda será muy diferente al que conocimos hasta diciembre de 2019.   Desde luego, nadie espera que vaya a ocurrir un cambio milagroso, producto de un despertar espontáneo y mágico ni tampoco estoy diciendo que vayan a dejar de entregarnos pizzas a domicilio o que vaya a desaparecer el sistema financiero mundial. A lo que me refiero es a que, tras la pandemia y el cese casi universal de actividades por un periodo de tiempo tan largo las instituciones y los sistemas políticos, económicos y sociales que nos han regido hasta ahora quedarán profundamente trastocados.   Habrá tantas prácticas habituales que resultarán obsoletas, descubriremos tantas dinámicas ordinarias que serán tan difíciles de restituir, que será indispensable repensar y resignificar nuestros conceptos de seguridad, de salud, de ahorro, de empleo, de consumo, de política pública, de vivienda, de ocio, de interacción social, solo por citar algunos.  Por eso, cuando hablo de la necesidad de crear nuevas narrativas de forma consciente, no me refiero a abstracciones o mitos fantásticos o quiméricos, sino a discursos que, tras asimilar la nueva realidad post-pandemia, respondan a preguntas del tipo: ¿Cuál es el papel que debe ocupar el Estado? ¿Cómo y dónde se consiguen los recursos para que éste lleve a cabo su función? ¿Qué tipo de economía queremos tener? ¿A qué servicios públicos debe tener derecho todo el mundo? ¿Qué entendemos por solidaridad y cómo se equilibra el bien común con los anhelos individuales? ¿Qué, de todo lo que solemos comprar, realmente lo necesitamos? ¿Hay vidas humanas más valiosas que otras? ¿De qué nos sirven los avances tecnológicos –por ejemplo, en la ciencia médica– si no están al alcance de todos? ¿Qué tan importante es el contacto humano presencial? ¿Cómo me inserto yo, en tanto individuo, en esa nueva realidad que parece emerger? Y esto solo por poner unos ejemplos, pero hay muchísimas más preguntas que debemos replantearnos para decidir qué clase de mundo deseamos construir cuando la emergencia pase. De la respuesta que les demos surgirán esas nuevas narrativas a las que me refiero.  Esta necesidad de replanteárnoslo todo –porque no se trata de cuestiones nuevas, sino de los mismos temas humanos de siempre, pero deliberados desde una nueva perspectiva– pasa por todos los ámbitos de la existencia. La situación actual no solo nos invita, nos obliga a repensarnos, redefinirnos y encontrar nuevas formas de estar en el mundo que nos permitan continuar existiendo y desarrollándonos, pero de una manera más holística y sustentable en relación con todos los sistemas, tanto humanos como planetarios, en que estamos inmersos: económico, social, político, relacional, ecológico, etc.    Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir LEA: Las narrativas Fundacionales: Universos que envejecen | Ruiz-Healy Times (ruizhealytimes.com)" ["post_title"]=> string(54) "Las Narrativas: Cosmovisiones en colisión y encuentro" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(52) "las-narrativas-cosmovisiones-en-colision-y-encuentro" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-25 07:49:51" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-25 12:49:51" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=67302" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17790 (24) { ["ID"]=> int(67949) ["post_author"]=> string(2) "69" ["post_date"]=> string(19) "2021-07-12 07:42:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-07-12 12:42:00" ["post_content"]=> string(3337) "Recientemente se dio a conocer que la FGR solicitó una orden de aprehensión contra Miguel Alemán Magnani por defraudación fiscal de 65 millones de pesos y, finalmente, un juez federal otorgó dicha orden de aprehensión. Miguel Alemán Velasco, padre del Alemán Magnani, no es solicitado por las autoridades, principalmente por su edad y para tener alguien con quién negociar. En realidad esto ya se había tardado. Venían acarreando problemas desde hace mucho tiempo y es que al perder el amparo del poder y tomar muy malas decisiones, su emporio se comenzó a resquebrajar. Pero vámonos al principio: el abuelo fue presidente de México y su sexenio destacó por una enorme corrupción. Incluso a los más altos funcionarios de su gobierno les decían los tanprontistas (porque tan pronto eran nombrados ya tenían casa en Las Lomas de Chapultepec y yates en Acapulco). El expresidente, llamado cachorro de la revolución, terminó siendo socio de muchas empresas y teniendo muchísimo dinero y propiedades por todos lados. Fue el expresidente, por ejemplo, quien desarrolló lo que hoy conocemos como Ciudad Satélite. Fueron él y sus amigos quienes idearon el desarrollo de Acapulco guardándose para sí los mejores terrenos. Su hijo, el exgobernador, exsenador y empresario Miguel Alemán Velasco se dedicó a invertir el dinero y negocios que heredó de su padre. Temas inmobiliarios, radiodifusión, televisión y muchas cosas más. Y su hijo, Miguel Alemán Magnani, hizo lo propio. Entre otros negocios fundó Interjet, que a la larga fue su perdición. Y fue su perdición por varios motivos: nombró gente incapaz que no sabía lo que hacía y que lo engañó; no estaba al tanto de lo que sucedía en la empresa; decidieron comprar aviones rusos, los Sukhoi o Superjet que lo terminaron quebrando por malos y por no tener refacciones, además de que Interjet todavía debe varios cientos de millones de dólares de esa operación, decisión que hundió a la empresa. Las estrategias fiscales que siguieron fueron muy malas. Tanto, que le deben mucho dinero al fisco. Al SAT le deben, aproximadamente, 3000 millones de pesos, pero al gobierno le deben 5000 millones de pesos entre deudas a SENEAM, combustible, ASA, y Migración, entre otros. Eso sin contar los adeudos con acreedores de aviones, empleados, clientes a los que les deben reembolsos. En total, Interjet deben 1,1250 millones de dólares. La familia Alemán recibió un préstamo de 1200 millones de pesos para un negocio de importación de gasolina del que cubrieron más de la mitad, pero se atoraron con los pagos, pero las garantías por los préstamos son válidas. Y luego está el tema de Radiópolis. Finalmente no se van a quedar con el 50%, que van a tener que vender, pues se compró con otro préstamo. Así que independientemente del arreglo que puedan alcanzar con el SAT y con sus acreedores, que son muchos, el futuro de los Alemán en los negocios se ve gris." ["post_title"]=> string(51) "Futuro gris para la familia Alemán en los negocios" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(50) "futuro-gris-para-la-familia-aleman-en-los-negocios" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-07-12 07:42:00" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-07-12 12:42:00" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=67949" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17873 (24) { ["ID"]=> int(67302) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-25 07:49:06" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-25 12:49:06" ["post_content"]=> string(8105) "El ritmo de creciente conflicto entre las distintas cosmovisiones que dominan a la humanidad se ha visto interrumpido, al mismo tiempo que exacerbado y transformado por la Era Covid en que estamos inmersos.  Lo que habrá de salir de esa novedosa aleación de comprensiones con las necesidades apremiantes de la humanidad es por el momento imprevisible. Lo cierto es que, ante lo novedoso de la situación actual y la monumental incertidumbre que nos depara el futuro, los relatos existentes acerca del ser humano, su origen y destino, así como su relación con el entorno, han sido muy útiles para comprender cómo hemos llegado hasta aquí, pero no lo son tanto para explicar lo que sigue en el camino por la sencilla razón de que muchas variables se han alterado y hoy enfrentamos tiempos inéditos. Inéditos por muchas razones: nunca habíamos vivido de forma consciente una crisis realmente global, que afectara por igual a países ricos que pobres y que además catalizó los problemas globales convirtiéndolos en ineludibles. Resulta sorprendente la aparición de la Era Covid, que como dice Bruno Latour, es un ensayo general antes de afrontar seriamente y de manera universal los problemas ambientales y sociales en que ya estábamos inmersos, pero que no terminábamos de entender desde su carácter global. La forma en que estamos enfrentando la crisis por Covid nos puede enseñar mucho y favorecer que las decisiones, cambios y renuncias que implica paliar los efectos del clima sean más eficaces.  Para fines de mayor simplicidad para el análisis, simplifico los desafíos globales que nos esperan en dos categorías principales: los que emergen de la situación ecológica, que está alterando ya nuestra forma de vida tradicional, amenazando con colapsarla por completo con costos inconmensurables tanto en lo económico, como el lo humano. Y por el otro lado la vertiente ético-moral: pareciera haber una tendencia generalizada, al menos en el discurso, hacia un despertar del impulso de igualdad universal y el reconocimiento de la asimétrica e injusta distribución de la riqueza, la salud, la educación y las oportunidades en general, tanto entre los individuos como entre las naciones como nunca antes habíamos experimentado.  La vertiente ecológica de problemas se manifiesta en sequías, lluvias torrenciales, olas de calor o frío hasta niveles inauditos, desbordamiento de ríos, descongelamiento de hielos perpetuos y un largo etcétera que altera el paisaje, el ecosistema y las agrupaciones humanas de forma irreversible. Mientras que la vertiente de problemas ético-morales se manifiestan en las protestas feministas ante las estructuras patriarcales, en la defensa de la diversidad legítima en la preferencia sexual y lo abiertamente inaceptable que resulta cualquier tipo de discriminación. También se manifiesta en la reciente visibilización de las olas masivas de migración forzada, en la crisis de la democracia representativa en un buen número de naciones, en la aceptación de lo dañino que termina por ser la descontrolada proliferación de todo tipo de tráficos: estupefacientes, personas, mercancías, minerales, tecnologías, etc. Y todo lo anterior inmerso en un modelo económico global que ha dado signos inequívocos de desgaste y decadencia, y que requiere una remodelación mayor para que sea capaz de responder, no a los impulsos propios del capital en búsqueda de su propia expansión, sino a las necesidades humanas, que a fin de cuentas son la razón de ser de la existencia de la propia economía.   Diagnósticos aparte, en ambos casos, traducir las buenas intenciones en leyes, procesos, políticas públicas y demás herramientas prácticas que reduzcan tanto las emisiones contaminantes de forma universal como las brechas de desigualdad entre naciones y entre ricos y pobres será sin duda el verdadero reto.       Una vez que la crisis sanitaria haya pasado, con las sobrecogedoras consecuencias en términos de vidas humanas perdidas, de quebranto económico universal, de la necesaria reconstrucción de vínculos entre muchas otras, y que tratemos de volver a la supuesta normalidad, nos encontraremos con un mundo que sin duda será muy diferente al que conocimos hasta diciembre de 2019.   Desde luego, nadie espera que vaya a ocurrir un cambio milagroso, producto de un despertar espontáneo y mágico ni tampoco estoy diciendo que vayan a dejar de entregarnos pizzas a domicilio o que vaya a desaparecer el sistema financiero mundial. A lo que me refiero es a que, tras la pandemia y el cese casi universal de actividades por un periodo de tiempo tan largo las instituciones y los sistemas políticos, económicos y sociales que nos han regido hasta ahora quedarán profundamente trastocados.   Habrá tantas prácticas habituales que resultarán obsoletas, descubriremos tantas dinámicas ordinarias que serán tan difíciles de restituir, que será indispensable repensar y resignificar nuestros conceptos de seguridad, de salud, de ahorro, de empleo, de consumo, de política pública, de vivienda, de ocio, de interacción social, solo por citar algunos.  Por eso, cuando hablo de la necesidad de crear nuevas narrativas de forma consciente, no me refiero a abstracciones o mitos fantásticos o quiméricos, sino a discursos que, tras asimilar la nueva realidad post-pandemia, respondan a preguntas del tipo: ¿Cuál es el papel que debe ocupar el Estado? ¿Cómo y dónde se consiguen los recursos para que éste lleve a cabo su función? ¿Qué tipo de economía queremos tener? ¿A qué servicios públicos debe tener derecho todo el mundo? ¿Qué entendemos por solidaridad y cómo se equilibra el bien común con los anhelos individuales? ¿Qué, de todo lo que solemos comprar, realmente lo necesitamos? ¿Hay vidas humanas más valiosas que otras? ¿De qué nos sirven los avances tecnológicos –por ejemplo, en la ciencia médica– si no están al alcance de todos? ¿Qué tan importante es el contacto humano presencial? ¿Cómo me inserto yo, en tanto individuo, en esa nueva realidad que parece emerger? Y esto solo por poner unos ejemplos, pero hay muchísimas más preguntas que debemos replantearnos para decidir qué clase de mundo deseamos construir cuando la emergencia pase. De la respuesta que les demos surgirán esas nuevas narrativas a las que me refiero.  Esta necesidad de replanteárnoslo todo –porque no se trata de cuestiones nuevas, sino de los mismos temas humanos de siempre, pero deliberados desde una nueva perspectiva– pasa por todos los ámbitos de la existencia. La situación actual no solo nos invita, nos obliga a repensarnos, redefinirnos y encontrar nuevas formas de estar en el mundo que nos permitan continuar existiendo y desarrollándonos, pero de una manera más holística y sustentable en relación con todos los sistemas, tanto humanos como planetarios, en que estamos inmersos: económico, social, político, relacional, ecológico, etc.    Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir LEA: Las narrativas Fundacionales: Universos que envejecen | Ruiz-Healy Times (ruizhealytimes.com)" ["post_title"]=> string(54) "Las Narrativas: Cosmovisiones en colisión y encuentro" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(52) "las-narrativas-cosmovisiones-en-colision-y-encuentro" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-25 07:49:51" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-25 12:49:51" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=67302" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(42) ["max_num_pages"]=> float(21) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "7be3b4b06e84aaf134d73db2f9ed3fe6" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las Narrativas: Cosmovisiones en colisión y encuentro

El ritmo de creciente conflicto entre las distintas cosmovisiones que dominan a la humanidad se ha visto interrumpido, al mismo tiempo que...

junio 25, 2021
Miguel Alemán Magnani

Futuro gris para la familia Alemán en los negocios

Recientemente se dio a conocer que la FGR solicitó una orden de aprehensión contra Miguel Alemán Magnani por defraudación fiscal de 65...

julio 12, 2021




Más de categoría

La “guillotina” de López…

El actual “gobierno” federal encabezado por AMLO no ha tenido más remedio que promoverse a través de espectáculos de...

julio 23, 2021

El Complicado Regreso a Clases

La Secretaría de Educación Pública (SEP) sigue con el plan de regresar a las aulas el lunes 30 de...

julio 23, 2021
Tercera Ola

Tercera Ola

En los primeros 19 días del mes de julio se han contabilizado 139 968 contagios y 3284 defunciones por...

julio 23, 2021

La Dirección General de Juegos y Sorteos. Primera parte.

Diferencia: La empresa permisionaria debe cuidar su negocio;los representantes de los caballistas defienden una Industria. Los representantes de los...

julio 23, 2021