Imaginando un nuevo mundo: progreso, democracia y creatividad

El trabajo de Philipp Blom (1970) ofrece una crítica aguda a los paradigmas actuales, y también proporciona una visión inspiradora para el futuro.

7 de febrero, 2024

En un mundo donde el Producto Interno Bruto (PIB) se ha convertido en el barómetro del éxito de una civilización, la perspectiva del historiador y ensayista alemán Philipp Blom ofrece una visión refrescante y provocadora. 

Blom, autor de obras notables como La fractura. Vida y cultura en Occidente. 1918-1938 y El motín de la naturaleza, argumenta que esta medida económica no solo es inadecuada, sino “la más estúpida que se pueda tomar”. Su enfoque invita a repensar los paradigmas actuales, utilizando la creatividad y la imaginación para forjar un futuro distinto y más esperanzador.

Actualmente, las democracias liberales enfrentan una crisis significativa. La amenaza del colapso ecológico pende sobre nuestra existencia, complicada aún más por la complejidad y el cambio constante del mundo moderno. Muchas personas, abrumadas por esta realidad, se refugian en la nostalgia de un pasado idealizado. Sin embargo, Blom insiste en que solo a través de la creatividad y la imaginación podremos encontrar nuevos paradigmas que nos permitan enfrentar estos desafíos.

Este pensador describe nuestra era como una de “infantilización progresiva”, en la que el bombardeo constante de información y la necesidad de estar perpetuamente conectados nos impiden dedicar tiempo a la reflexión o al aburrimiento creativo. Esta saturación de estímulos limita nuestra capacidad para desarrollar ideas innovadoras y profundas.

Según Blom, nos encontramos en una revolución no solo política, sino también impulsada por la naturaleza. La economía actual, basada en prácticas insostenibles y destructivas, debe ser reemplazada.

Sin embargo, los intereses de poderosos y ricos se resisten a este cambio, intensificando así el desastre ecológico. El autor sugiere que la humanidad se encuentra abrumada por sus propias tecnologías y sus efectos secundarios, lo que dificulta una respuesta constructiva y rápida a estos desafíos.

Enfatiza la importancia del arte y la creatividad para ayudarnos a imaginar nuevos mundos y posibilidades. Ejemplifica esto a través del impacto de figuras literarias y filosóficas como Harold Bloom, Friedrich Schiller y Bruno Latour, quienes nos desafían a ver el mundo con nuevos ojos y a expresarnos con un lenguaje renovado.

Aborda la idea del decrecimiento económico como una posible solución a nuestros problemas actuales. Si bien esta idea es atractiva, advierte que puede no ser realista o suficiente para sustentar estructuras democráticas y sociales esenciales. El autor sugiere que, aunque el decrecimiento puede ser ideal en teoría, puede no ser viable en la práctica dada la complejidad y las demandas del mundo real.

El pensamiento populista, según Blom, podría definir las próximas décadas. Critica la perspectiva liberal que desestima a los populistas como ignorantes o resentidos, e insta a comprender las raíces de sus preocupaciones. Blom señala que la creciente desigualdad y la percepción de que la democracia liberal ha fallado en cumplir sus promesas son factores clave en el auge del populismo.

El historiador se refiere al concepto de “modernidad líquida” de Zygmunt Bauman para describir cómo la velocidad y el cambio constante en la tecnología y la sociedad hacen que muchas personas se sientan desorientadas y nostálgicas por un pasado percibido como más simple y seguro. Sin embargo, alerta que este anhelo es un callejón sin salida, ya que la historia no funciona de manera retrospectiva.

Blom nos invita a reconsiderar:

  • La noción de progreso más allá del PIB y el desarrollo tecnológico, buscando una visión más holística y sostenible.
  • La creatividad como herramienta clave. La creatividad y la imaginación son fundamentales para abordar los desafíos contemporáneos, permitiendo salir de los paradigmas existentes y proponer soluciones innovadoras.
  • La necesidad de abordar la desigualdad y la injusticia para preservar los valores democráticos.
  • En épocas de cambio, las acciones individuales pueden influir de manera significativa, brindando una perspectiva esperanzadora para la agenda personal y colectiva.
  • A pesar de los desafíos, la esperanza y la acción proactiva son fundamentales, basadas en la convicción de que nuestras acciones son significativas y con propósito.

El trabajo de Blom ofrece una crítica aguda a los paradigmas actuales, y también proporciona una visión inspiradora para el futuro. Este autor nos recuerda que, frente a desafíos significativos, la creatividad, la imaginación y la acción colectiva son esenciales para forjar un mundo más justo y sostenible.

Contacto: www.marcopaz.mx, [email protected], Twitter @marcopazpellat, www.facebook.com/MarcoPazMX, www.ForoCuatro.com y www.ruizhealytimes.com.

Comentarios


Populismo y Demagogia en la Educación

Populismo y Demagogia en la Educación

Su cara era la cara de un buen / hombre, / tan benigno tenía lo de afuera, / y de serpiente todo...

febrero 28, 2024

La Constitución y los derechos sociales

La Constitución no es un instrumento para que el gobierno controle al pueblo, es un instrumento para que el pueblo controle al...

febrero 6, 2024




Más de categoría

México, China y EEUU: intereses en juego

“El mundo se enfrenta a otro shock chino. China está volviendo a inundar los mercados extranjeros con productos baratos....

marzo 4, 2024

Narcisismo y poder

El narcisismo es un trastorno de la personalidad en el cual una persona tiene un excesivo sentido de superioridad,...

marzo 1, 2024
El papel de los electores

El papel de los electores

No olvidemos lo importante que será para el futuro de México el resultado de la próxima elección y nuestro...

marzo 1, 2024
Entre el disfraz y la verdad

Entre el disfraz y la verdad

Xóchitl Gálvez viene de una larga carrera EXITOSA en todos los terrenos; no ha sido lamepiés de nadie;...

marzo 1, 2024