Era Covid: ¿Por qué es tan difícil mantener la distancia social… y usar cubrebocas?

Necesitamos espacios colectivos y la pandemia nos ha privado de ellos. El nuevo mantra: “quédate en casa, guarda la sana distancia, lávate las manos con frecuencia y utiliza el cubrebocas” es racionalmente inatacable, pero cumplirlo indefinidamente resulta...

22 de enero, 2021

Necesitamos espacios colectivos y la pandemia nos ha privado de ellos.

El nuevo mantra: “quédate en casa, guarda la sana distancia, lávate las manos con frecuencia y utiliza el cubrebocas” es racionalmente inatacable, pero cumplirlo indefinidamente resulta mucho más difícil de lo que parece.

Tomando como referencia los cuatro tipos de distancia que existen entre los seres humanos –íntimo, personal, social y público– estudiados por Edward T. Hall en su libro La dimensión oculta1, hoy hablaremos acerca de la dificultad que implica sustituir los vínculos personales e íntimos por sociales y las implicaciones de este cambio obligado. Tomar consciencia de la forma en que nos relacionamos habitualmente y el contraste que conlleva la distancia social que nos es impuesta por las restricciones sanitarias favorecerá para encontrar soluciones más ecológicas con la propia naturaleza humana. 

Las distancias que guardamos entre nuestras relaciones tienen un significado en sí mismo. La cercanía o lejanía corporal forma parte del contenido y del lenguaje de la propia relación. Decir a alguien que lo amas desde metro y medio de separación genera un efecto radicalmente distinto que decírselo al oído y rozándole el lóbulo de la oreja con los labios.

Ante los datos científicos, las estadísticas y lo que sabemos al día de hoy acerca de la etiología del SARS-CoV-2, el nuevo mantra: “quédate en casa, guarda la sana distancia –distancia social–, lávate las manos con frecuencia y utiliza el cubrebocas”, es racionalmente inapelable. Sin embargo al pretender aplicarlo de forma permanente y universal durante un tiempo indeterminado resulta mucho más difícil de cumplir de lo que parece.

Por ello mi insistencia en abordar de nuevo el tema de la proxémica, porque tengo la impresión de que intentar alterar de forma artificial la distancia que solemos guardar con relación a los demás no es sólo un reto racional, sino también un reto emocional, psicológico, sensorial, biológico y, desde luego, sentimental.  




Las cuatro categorías de distancia mencionadas: íntima, personal, social y pública, denotan también, cada una de ellas, un cierto tipo de relación posible entre quienes interactúan desde ellas. Esto implica que cuando por causas de la Era Covid requerimos transformar la distancia íntima o personal en social, también la relación misma se transforma, se trastoca, muta, se enrarece, particularmente si esta alteración se sostiene en el tiempo de forma indeterminada. 

Probablemente intuir esto sea uno de los motivos por los que sentimos tanta renuencia a mantener la distancia social o a colocarnos la mascarilla en los entornos personales o íntimos. No hay ninguna duda que el tapabocas, con todos los beneficios que aporta en términos sanitarios, es una barrera indeseable a la hora de vincularnos con la gente a la que nos gustaría mantener cerca. No sólo nos impide respirar con naturalidad, sino que modifica el volumen y el tono de la voz y evita que transmitamos la infinidad expresiones, gestos y microgestos que forman parte central de la comunicación humana. Esta es quizá la razón central por la que somos tan reacios a dialogar con alguien cercano que lo lleve puesto. 

Por otro lado, también es innegable que el ser humano se alimenta –aun sin ser demasiado consciente de ello– de ser tocado, de sentir una piel cercana, de compartir su campo vital con otros individuos en determinadas circunstancias. 

Y aclaro que en “determinadas circunstancias” porque mantener la distancia social con quienes naturalmente lo hacíamos o en la situaciones en que ésta se daba de forma orgánica no nos genera ningún conflicto. En el estudio de Hall se habla de la distancia social como mecanismo natural y saludable de interacción. El problema viene cuando debemos mantener distancia social con quienes solemos o deseamos vincularnos desde un plano personal o íntimo. 

Aun cuando no tenemos demasiada consciencia de ello, la cercanía con “el otro” nos ofrece un universo de estímulos –olfativos, táctiles, auditivo, de mero calor corporal e incluso energético– que la separación exagerada modifica. Los clientes de un bar o un restaurante, o los asistentes a una sala de cine o un concierto son desconocidos entre sí y, aun cuando es casi seguro que no se dirijan la palabra, la separación entre ellos suele ser una mezcla entre distancia personal y social –con algunos toques de cercanía íntima– y cuando esto no se da de ese modo, la experiencia completa se modifica. Asistir a una función de teatro en streaming, aun cuando no resulte desagradable, no tiene nada que ver con estar físicamente en el teatro; simplemente se trata de experiencias muy distintas. Otro ejemplo está en aquellos que le guste bailar. Nunca será lo mismo estar solo con tu pareja en una pista de baile –por más que de este modo tengas todo el espacio para ti– que compartirla con un conjunto de parejas que se mueven al mismo ritmo y motivados por los mismos estímulos, aun cuando no los conozcas y, como sucede con el vecino del cine, ni siquiera les dirijas la palabra. La experiencia colectiva de bailar, de compartir el espacio físico al igual que el espacio subjetivo que conlleva estados de ánimo y campos energéticos o vitales construye experiencias que en la soledad son imposibles de reproducir.  

Los especímenes humanos, en tanto seres sociales, buscamos –y necesitamos– esa comunión de espacios colectivos y cuando nos privan de ella, como ocurre en la Era Covid, no nos resulta tan simple de asimilar, aún cuando no entendamos bien por qué. 

E insisto, el nuevo mantra que nos ha sido impuesto: “quédate en casa, guarda la sana distancia, lávate las manos con frecuencia y utiliza el cubrebocas”, es racionalmente inatacable, pero cumplir con él durante un tiempo indeterminado resulta mucho más difícil de lo que parece. Y la prueba de ello es que incluso en países desarrollados y de temperamento más frío que los latinos, están padeciendo graves rebrotes y han tenido que endurecer nuevamente las medidas de restricción evitando artificialmente el contacto humano.  

No estoy diciendo que las medidas de restricción y las precauciones sanitarias estén equivocadas y beban ignorarse. Todo lo contrario; lo que intento es resaltar es la complejidad en el cumplimiento de las mismas, aun cuando su articulación suene simple, obvia y racionalmente inapelable, lo que conlleva a replantearse las posibles estrategias a seguir, sobre todo reconociendo que el final de la Era Covid aun se ve lejano.  

En la actualidad la gran apuesta en busca de la normalización en el largo plazo está enfocada en la vacunación masiva. Sin embargo, como ya se está viendo con los retrasos en las ya de por sí insuficientes dosis conduce a aceptar que ésta podría ser una vía poco ecológica con el funcionamiento social. En países como México, donde muy pocas instituciones y contadísimos programas sociales funcionan de manera eficiente, suponer que una campaña universal de vacunación –completamente nueva, que abarca a toda la población y sujeta a infinidad de imponderables– habrá de desarrollarse sin retrasos importantes y contratiempos imprevisibles es de una ingenuidad que no podemos permitirnos por el coste de vidas que implica. 

A mi juicio, sin renunciar a dicho programa de vacunación universal, el énfasis tendría que estar en la masificación de las pruebas rápidas que permitan que todos los comensales de un restaurante o los asistentes a una boda o los invitados a una reunión familiar se la practiquen antes de entrar. Desde luego que esperar entre 20 y 30 minutos, además de los problemas logísticos y de costo que implica, no son asunto menor, pero tampoco lo es pensar sensatamente que la solución será la vacunar al grueso de la población mundial –con lo que implicará llevar dichas dosis a cuando menos 4,000 millones de personas en cerca de 200 países–. Desde mi perspectiva, tan complicado y oneroso es lo uno como lo otro, pero encontrar mecanismos para que el contacto social se normalice paulatinamente, al tiempo que sea cada vez más seguro, es mucho más razonable que pensar que es posible evitar el contacto humano por tiempo indefinido –por no mencionar la imposibilidad de volver a cerrar la economía– en tanto tiene lugar el proceso de vacunación mencionado. 

¿Qué ocurriría si para entrar a un centro comercial, –pongamos por caso Perisur, Plaza Satélite o Santa Fé– debieras hacerte la prueba a la entrada? Sin duda sería una monserga y está claro que las pruebas rápidas no son 100% exactas –situación, cabe mencionar, que aplica también para las vacunas–, pero una vez realizada, podrás pasar una tarde entera paseando, entrando a una tienda u otra y comiendo en alguno de sus restaurantes con cierto nivel objetivo de seguridad.  

En una Era Covid que no parece que tenga la menor intención de terminar pronto, cubrebocas, distancia social e higiene son la base de la prevención, pero un segundo escalón está en detectar a los contagiados y aislarlos solo a ellos, con lo cual iríamos recuperando poco a poco la posibilidad de una convivencia natural y orgánica, al mismo tiempo que aceptablemente segura. 

Como apunte final es importante mencionar que Edward Hall publicó su libro por primera vez en 1966, donde, no solo no había pandemia sino que tampoco existían plataformas digitales que permitiesen el contacto y la interacción no presencial desde las más diversas distancias y situaciones. ¿En cuál de las clasificaciones habría colocado Hall una sesión de Zoom? Acerca de esto y otras particularidades relacionadas con este tema especularemos en el artículo de la siguiente semana. 

Web: www.juancarlosaldir.com

Instagram:  jcaldir

Twitter:   @jcaldir   

Facebook: Juan Carlos Aldir

 

1 Hall, Edward T., La dimensión oculta, Primera Edición, Vigésimo séptima Reimpresión, México, Siglo Veintiuno, 2019, Págs. 255

Comentarios
object(WP_Query)#18099 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(60543) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "18-04-2021" ["before"]=> string(10) "16-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(60543) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "18-04-2021" ["before"]=> string(10) "16-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18125 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18198 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#4480 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "18-04-2021" ["before"]=> string(10) "16-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-04-18 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-05-16 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (60543) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18190 (24) { ["ID"]=> int(65171) ["post_author"]=> string(3) "145" ["post_date"]=> string(19) "2021-05-10 17:23:08" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-05-10 22:23:08" ["post_content"]=> string(4307) "La celebración por el Día de las Madres surge en 1905 en Estados Unidos, con el movimiento de la activista Anna Jarvis, quien después de la muerte de su madre, estaba convencida de que había que visibilizar el esfuerzo que hacen nuestras progenitoras todos los días. Desde ese momento, Jarvis se dio a la tarea de enviar cartas a políticos y personajes con gran influencia, solicitando se decretara un día para las mamás americanas. Gracias a su convocatoria, entre la sociedad se empezó a propagar la idea de conmemorar a quienes nos dieron la vida. En 1910 el Congreso de Estados Unidos presentó un proyecto de ley para la celebración de este día en todo el país, sin embargo, fue hasta 1914 bajo la presidencia de Woodrow Wilson que se declaró fiesta nacional el segundo domingo de mayo. No en todos los países de celebra el mismo día. Por ejemplo, en España, Portugal o Sudáfrica, se celebra el primer domingo de mayo. En el caso de Alemania, Australia, Canadá, Colombia, Dinamarca, Estados Unidos, Nueva Zelanda o Uruguay, se conmemora el segundo domingo de mayo. En México, se celebra el 10 de mayo, gracias al esfuerzo que realizó el entonces secretario de Educación, José Vasconcelos, junto con el fundador del Periódico Excélsior, el periodista Rafael Alducin Bedolla, quienes, en abril de 1922, emitieron una convocatoria para que se propusiera una fecha especial e institucionalizar el Día de las Madres. Datos emitidos por el INEGI, indican que en México, residen 35.2 millones de mujeres de 15 años y más que son madres. En 2020, 7 de cada 10 mujeres de 15 años y más han tenido al menos un hijo nacido vivo, es decir, el 72.4% de la población femenina de ese rango de edad. Otro dato importante es que las mujeres cada vez tienen menos hijos; en 1999 la tasa global de fecundidad era de 2.86, actualmente esta tasa se redujo a 1.88 hijos por cada mil mujeres. En el caso de la fecundidad de las mujeres que hablan lengua indígena es de 2.85 hijos por cada mil mujeres, para 1999 la tasa era del doble. De acuerdo con el Censo de población y Vivienda 2020, 47% de las mujeres de 15 años y más con al menos un hijo nacido vivo están casadas. En el caso de quienes hablan lenguas indígenas, 28% se encuentran en unión libre y 14% son viudas. Otro dato revelador es que el 26% de las madres mexicanas hablantes de lengua indígena no tienen escolaridad; 62% tienen instrucción básica, 8% tiene algún grado aprobado en el nivel medio superior y 4% cuenta con estudios a nivel superior. En el caso de las mujeres que no hablan una lengua indígena, el 5% no tienen escolaridad, el 57% tienen instrucción básica, el 21% educación media superior y el 17% educación superior. De acuerdo con la COPARMEX, la participación de las mujeres en la economía y en las empresas, solo el 42% de las mujeres en edad de trabajar lo hacen. Esto significa que a pesar de que las mujeres son la mayoría de la población (51%), hay casi 12 millones más de hombres en el mercado laboral que mujeres. En el ámbito empresarial, la brecha de género se amplía conforme se avanza en la jerarquía, solo ocupan el 16% de las posiciones directivas en las empresas en México. Más aún, las mujeres encabezan solo el 8.7% de asientos en Consejos de Administración de alguna empresa. Las mujeres son propietarias del 37% de las micro, pequeñas y medianas empresas (MiPyMEs) en México; sin embargo, casi todos son micronegocios (99.5%) por lo que solo emplean al 25% del personal y generan el 15% del valor agregado de las MIPYMES. Además, enfrentan obstáculos para su crecimiento ya que solo 22% ha podido transitar a la formalidad y 13% han obtenido algún crédito o financiamiento. Quiero concluir deseándole muchas felicidades a todas las mamás, en especial a una que ha trabajado día a día, dentro y fuera de su hogar, una mujer que admiro y amo por todo lo que hizo por sus hijos. Muchas felicidades, Silvia Rabadán, gracias por tu entrega, gracias por tu esfuerzo, gracias por tu amor, te amo mamá.   Fuentes: coparmex.org.mx/mexico-es-por-sus-mujeres/ www.diainternacionalde.com/ficha/dia-de-la-madre www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/aproposito/2021/EAP_MAMAS21.pdf" ["post_title"]=> string(30) "10 de Mayo, Día de las Madres" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "10-de-mayo-dia-de-las-madres" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-10 17:23:08" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-10 22:23:08" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=65171" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18082 (24) { ["ID"]=> int(65058) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-05-07 08:26:57" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-05-07 13:26:57" ["post_content"]=> string(9964) "Solidaridad es la manera colectiva de ser empático. Estado Solidario es aquel que se preocupa por sus integrantes sin importar sus diferencias. Su función consiste en cerrar la brecha entre sus miembros, no con demagogia y polarización, sino con transparencia y políticas públicas equitativas, más allá de intereses personales e ideologías.  En naciones como México las diferencias entre ciudadanos son abismales en todos sentidos: manera de entender el mundo, costumbres, modos de vestir, platillos típicos, tradiciones y un largo etcétera. Pero las diferencias más significativas, las más dolorosas son aquellas que limitan las oportunidades, que privan de educación y salud, aquellas que lastran el desarrollo y la libertad del individuo. Son éstas últimas y no las primeras a las que un Estado Solidario debe dedicar sus esfuerzos para erradicarlas. Al convocar una participación activa del Estado, no es para asignarle tareas de intromisión en los ámbitos privados. Se sabe que en las ramas de la industria, el comercio y la producción, su papel consiste en dar certeza jurídica con leyes justas que fomenten la participación y competencia del capital privado como motor del desarrollo económico. Sin embargo, también sabemos por experiencia que esa competencia descarnada, ahonda aún más la desigualdad, y es ahí donde, a partir de proveer un conjunto de servicios básicos universales de calidad con la intención de que el piso de desarrollo para la población en general sea más igualitario, que el Estado Solidario del Siglo XXI encuentra su lugar.  Estamos en tiempos de cambio forzado y quizá, si actuamos con consciencia y sensatez, la coyuntura actual resulte apropiada para dar los primeros pasos en esa dirección. En principio de lo que se trata es justo de eso: de tener claro el rumbo al que queremos encaminarnos y que las instituciones que habrán de operar dicho cambio sean fortalecidas con las herramientas necesarias para ese tipo de Estado donde, más que el individuo que gobierna, lo que importa de verdad es la eficacia de los sistemas, los protocolos y la transparencia con que las instituciones del Estado habrán de operar para conseguir sus fines. No se trata de hacer un cambio de un día para otro, una transformación mágica por decreto, sino una renovación paulatina mediante un proceso donde uno de los primeros pasos tendría que incluir un “nuevo pacto” entre ambos integrantes de la dualidad indisociable Estado-contribuyente que tendría como propósito cimentar una confianza mutua, hoy inexistente. El Estado tendría que abonar a ella con transparencia, probidad y sensibilidad en el uso de los recursos públicos, y el contribuyente, puesto que sin recursos no hay Estado que pueda ser eficaz, con el pago oportuno y justo de sus responsabilidades fiscales. El objetivo primario es que la recaudación suba, pero de la mano con una mejora sustancial de los servicios públicos y programas sociales.  Al hablar de programas sociales no pienso en un Estado asistencial, porque, si bien este modelo institucional suele implementar planes de apoyo para los segmentos más desprotegidos, los recursos que otorga suelen estar enfocados en la supervivencia más que en el crecimiento y la creación de oportunidades. Esta manera de atender a los estratos más vulnerables mantiene el nivel de necesidad sin cambios sensibles en las oportunidades de desarrollo, en espera siempre de que sea el Estado quien subsane las carencias y con ello se fomenta una dependencia que, más que ciudadanos libres y pensantes, crea clientelas políticas que nutren los colores partidistas del gobierno de turno, en lugar de privilegiar la inversión pública que detone verdaderas oportunidades de desarrollo que abatan la pobreza y favorezcan la movilidad social. Por eso resulta preferible pensar en términos de un Estado Solidario.  La solidaridad es la manera colectiva de ser empático. Y desde esta perspectiva, un Estado Solidario es aquel que se preocupa genuinamente por sus miembros, sin importar el estrato social, su origen étnico, sus convicciones políticas, sus preferencias sexuales y demás particularidades que si bien le dan diversidad al conjunto, crean también focos de polaridad que se traducen en tensiones, discriminación y deterioro del tejido social.  El centro del esfuerzo en un Estado construido bajo los parámetros de la solidaridad es conseguir que toda esa diversidad encuentre suelo fértil para el desarrollo y la convivencia pacífica y empática. Mientras un Estado asistencialista provee, un Estado solidario retira los impedimentos para los que ciudadanos diseñen sus propios proyectos de vida, se planteen metas y las consigan.   Un Estado Solidario va más allá de ideologías o partidos políticos, porque está fundado y sostenido en las instituciones nacionales, creadas de forma paulatina y progresiva por todas las fuerzas políticas, a partir de las experiencias del pasado, las divergencias, los acuerdos –no siempre fáciles de alcanzar– y los nuevos contextos y realidades nacionales que emergen de los propios cambios sociales y de la influencia de un mundo cada vez más global e interdependiente, en vez de subordinarse a los designios volubles, interesados y transitorios del gobierno de turno.  Este Estado Solidario, mediante el cobro de impuestos progresivos, no sólo fomenta y facilita seguridad, certeza jurídica y condiciones apropiadas para la competencia leal en el caso de la iniciativa privada, sino también financia bienes y servicios básicos, como una educación de calidad, una vivienda digna y una salud universal que permitan que aquellos que habitan los segmentos menos favorecidos encuentren avenidas de desarrollo y movilidad social. Se trata de cerrar las brechas entre unos segmentos de la población y otra, no con demagogia, sino con hechos, con acciones, con políticas públicas concretas y equitativas.  En una democracia cada formación política tiene su manera específica de manifestar esa “solidaridad”, esa será parte de la labor del ciudadano: decantarse por aquella que resulte más acorde con sus convicciones, ideología y manera de entender el mundo, pero el propósito del Estado en su conjunto tendría que ser la de generar las condiciones para el desarrollo pleno de sus habitantes –en temas tan diversos como salud, vivienda, realización profesional, productividad– sin importar la filiación política del gobierno de turno. Las instituciones nacionales siempre tendrían que estar por encima de cualquier “estilo personal de gobernar”.   Plantearse un Estado Solidario como solución de futuro es alentador porque los recursos invertidos en él serán recompensados con creces en el mediano y largo plazo. No hay mayor valor, mayor activo en una nación que su gente y por ello no existe mejor inversión que facilitar la formación y emergencia de mejores ciudadanos. Si la población de un país está más sana, mejor alimentada, acostumbrada a condiciones de vida dignas, y con mejores perspectivas de desarrollo y crecimiento para el futuro, estará más motivada en sus ámbitos de trabajo, será más productiva y podrá tener un mejor desempeño en los profesional y lo personal. Además, será naturalmente más crítica, fijará la vista más alto a la hora de escoger líderes y será más exigente con sus instituciones, lo que favorecerá para perfeccionarlas.  Lo cierto es que la solidaridad es una carretera de doble vía: exige asumir responsabilidades. Por alguna causa tanto individuos comprometidos con su comunidad como organismos de la sociedad civil centran su lucha en la obtención de derechos. En países con atrasos tan profundos como México, esto se entiende hasta cierto punto, sin embargo es indispensable entender y aceptar que con cada derecho que se adquiere va aparejada una responsabilidad. Si bien el Estado Solidario tendría que centrarse en fomentar el desarrollo y la libertad del individuo y las estructuras colectivas, también los individuos y las colectividades, tendríamos que asumir nuestra responsabilidad en todos los ámbitos, tendríamos que colaborar activamente para construir y fortalecer ese sistema solidario del que el Estado sería garante.  La Era Covid es un tiempo de maduración, un tiempo en que las sociedades humanas debemos pasar de la adolescencia caprichosa y dependiente de que “papá gobierno” nos provea –quien por su parte disfruta de tratarnos con condescendencia infantil–, a una condición de “humanidad adulta y solidaria” donde, tanto individuos como colectivos exigimos enérgicamente nuestros derechos a partir de cumplir con nuestras responsabilidades y obligaciones en todos los ámbitos –ecológico, fiscal, cívico, profesional, familiar, etc–, permitiendo así que el sistema total funcione y se fortalezca.      Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir  " ["post_title"]=> string(47) "Era Covid: El nacimiento de un Estado Solidario" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(46) "era-covid-el-nacimiento-de-un-estado-solidario" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-07 08:26:57" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-07 13:26:57" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=65058" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18190 (24) { ["ID"]=> int(65171) ["post_author"]=> string(3) "145" ["post_date"]=> string(19) "2021-05-10 17:23:08" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-05-10 22:23:08" ["post_content"]=> string(4307) "La celebración por el Día de las Madres surge en 1905 en Estados Unidos, con el movimiento de la activista Anna Jarvis, quien después de la muerte de su madre, estaba convencida de que había que visibilizar el esfuerzo que hacen nuestras progenitoras todos los días. Desde ese momento, Jarvis se dio a la tarea de enviar cartas a políticos y personajes con gran influencia, solicitando se decretara un día para las mamás americanas. Gracias a su convocatoria, entre la sociedad se empezó a propagar la idea de conmemorar a quienes nos dieron la vida. En 1910 el Congreso de Estados Unidos presentó un proyecto de ley para la celebración de este día en todo el país, sin embargo, fue hasta 1914 bajo la presidencia de Woodrow Wilson que se declaró fiesta nacional el segundo domingo de mayo. No en todos los países de celebra el mismo día. Por ejemplo, en España, Portugal o Sudáfrica, se celebra el primer domingo de mayo. En el caso de Alemania, Australia, Canadá, Colombia, Dinamarca, Estados Unidos, Nueva Zelanda o Uruguay, se conmemora el segundo domingo de mayo. En México, se celebra el 10 de mayo, gracias al esfuerzo que realizó el entonces secretario de Educación, José Vasconcelos, junto con el fundador del Periódico Excélsior, el periodista Rafael Alducin Bedolla, quienes, en abril de 1922, emitieron una convocatoria para que se propusiera una fecha especial e institucionalizar el Día de las Madres. Datos emitidos por el INEGI, indican que en México, residen 35.2 millones de mujeres de 15 años y más que son madres. En 2020, 7 de cada 10 mujeres de 15 años y más han tenido al menos un hijo nacido vivo, es decir, el 72.4% de la población femenina de ese rango de edad. Otro dato importante es que las mujeres cada vez tienen menos hijos; en 1999 la tasa global de fecundidad era de 2.86, actualmente esta tasa se redujo a 1.88 hijos por cada mil mujeres. En el caso de la fecundidad de las mujeres que hablan lengua indígena es de 2.85 hijos por cada mil mujeres, para 1999 la tasa era del doble. De acuerdo con el Censo de población y Vivienda 2020, 47% de las mujeres de 15 años y más con al menos un hijo nacido vivo están casadas. En el caso de quienes hablan lenguas indígenas, 28% se encuentran en unión libre y 14% son viudas. Otro dato revelador es que el 26% de las madres mexicanas hablantes de lengua indígena no tienen escolaridad; 62% tienen instrucción básica, 8% tiene algún grado aprobado en el nivel medio superior y 4% cuenta con estudios a nivel superior. En el caso de las mujeres que no hablan una lengua indígena, el 5% no tienen escolaridad, el 57% tienen instrucción básica, el 21% educación media superior y el 17% educación superior. De acuerdo con la COPARMEX, la participación de las mujeres en la economía y en las empresas, solo el 42% de las mujeres en edad de trabajar lo hacen. Esto significa que a pesar de que las mujeres son la mayoría de la población (51%), hay casi 12 millones más de hombres en el mercado laboral que mujeres. En el ámbito empresarial, la brecha de género se amplía conforme se avanza en la jerarquía, solo ocupan el 16% de las posiciones directivas en las empresas en México. Más aún, las mujeres encabezan solo el 8.7% de asientos en Consejos de Administración de alguna empresa. Las mujeres son propietarias del 37% de las micro, pequeñas y medianas empresas (MiPyMEs) en México; sin embargo, casi todos son micronegocios (99.5%) por lo que solo emplean al 25% del personal y generan el 15% del valor agregado de las MIPYMES. Además, enfrentan obstáculos para su crecimiento ya que solo 22% ha podido transitar a la formalidad y 13% han obtenido algún crédito o financiamiento. Quiero concluir deseándole muchas felicidades a todas las mamás, en especial a una que ha trabajado día a día, dentro y fuera de su hogar, una mujer que admiro y amo por todo lo que hizo por sus hijos. Muchas felicidades, Silvia Rabadán, gracias por tu entrega, gracias por tu esfuerzo, gracias por tu amor, te amo mamá.   Fuentes: coparmex.org.mx/mexico-es-por-sus-mujeres/ www.diainternacionalde.com/ficha/dia-de-la-madre www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/aproposito/2021/EAP_MAMAS21.pdf" ["post_title"]=> string(30) "10 de Mayo, Día de las Madres" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "10-de-mayo-dia-de-las-madres" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-10 17:23:08" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-10 22:23:08" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=65171" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(39) ["max_num_pages"]=> float(20) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "04b9cd73ab4dcc84df82befb4f686824" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

10 de Mayo, Día de las Madres

La celebración por el Día de las Madres surge en 1905 en Estados Unidos, con el movimiento de la activista Anna Jarvis,...

mayo 10, 2021

Era Covid: El nacimiento de un Estado Solidario

Solidaridad es la manera colectiva de ser empático. Estado Solidario es aquel que se preocupa por sus integrantes sin importar sus diferencias....

mayo 7, 2021




Más de categoría

Las vacunas anticovid en el embarazo

El Grupo Técnico Asesor de Vacunación e Inmunización recomendó aplicar vacunas contra Covid-19 a embarazadas. Se basa en la...

mayo 14, 2021

El Gremio Hípico del Hipódromo empieza a Despertar…

Cansados, humillados, desunidos, desfavorecidos y sin saber adónde voltear, al ver cómo las carreras de caballos se fueron deformando...

mayo 13, 2021
Censo de Población y Vivienda 2020

La otra transformación

México se acerca cada vez más a ser un país mayoritariamente de población soltera. De acuerdo con cifras del...

mayo 13, 2021

Sin pudor y con todo el poder presidencial para ganar elecciones, AMLO no se detiene 

Sin ocultarlo ni mantener el bajo perfil que requiere la Ley Electoral a los funcionarios públicos, el presidente Andrés...

mayo 13, 2021