Era Covid: ¿Por qué es tan difícil mantener la distancia social… y usar cubrebocas?

Necesitamos espacios colectivos y la pandemia nos ha privado de ellos. El nuevo mantra: “quédate en casa, guarda la sana distancia, lávate las manos con frecuencia y utiliza el cubrebocas” es racionalmente inatacable, pero cumplirlo indefinidamente resulta...

22 de enero, 2021

Necesitamos espacios colectivos y la pandemia nos ha privado de ellos.

El nuevo mantra: “quédate en casa, guarda la sana distancia, lávate las manos con frecuencia y utiliza el cubrebocas” es racionalmente inatacable, pero cumplirlo indefinidamente resulta mucho más difícil de lo que parece.

Tomando como referencia los cuatro tipos de distancia que existen entre los seres humanos –íntimo, personal, social y público– estudiados por Edward T. Hall en su libro La dimensión oculta1, hoy hablaremos acerca de la dificultad que implica sustituir los vínculos personales e íntimos por sociales y las implicaciones de este cambio obligado. Tomar consciencia de la forma en que nos relacionamos habitualmente y el contraste que conlleva la distancia social que nos es impuesta por las restricciones sanitarias favorecerá para encontrar soluciones más ecológicas con la propia naturaleza humana. 

Las distancias que guardamos entre nuestras relaciones tienen un significado en sí mismo. La cercanía o lejanía corporal forma parte del contenido y del lenguaje de la propia relación. Decir a alguien que lo amas desde metro y medio de separación genera un efecto radicalmente distinto que decírselo al oído y rozándole el lóbulo de la oreja con los labios.

Ante los datos científicos, las estadísticas y lo que sabemos al día de hoy acerca de la etiología del SARS-CoV-2, el nuevo mantra: “quédate en casa, guarda la sana distancia –distancia social–, lávate las manos con frecuencia y utiliza el cubrebocas”, es racionalmente inapelable. Sin embargo al pretender aplicarlo de forma permanente y universal durante un tiempo indeterminado resulta mucho más difícil de cumplir de lo que parece.

Por ello mi insistencia en abordar de nuevo el tema de la proxémica, porque tengo la impresión de que intentar alterar de forma artificial la distancia que solemos guardar con relación a los demás no es sólo un reto racional, sino también un reto emocional, psicológico, sensorial, biológico y, desde luego, sentimental.  

Las cuatro categorías de distancia mencionadas: íntima, personal, social y pública, denotan también, cada una de ellas, un cierto tipo de relación posible entre quienes interactúan desde ellas. Esto implica que cuando por causas de la Era Covid requerimos transformar la distancia íntima o personal en social, también la relación misma se transforma, se trastoca, muta, se enrarece, particularmente si esta alteración se sostiene en el tiempo de forma indeterminada. 

Probablemente intuir esto sea uno de los motivos por los que sentimos tanta renuencia a mantener la distancia social o a colocarnos la mascarilla en los entornos personales o íntimos. No hay ninguna duda que el tapabocas, con todos los beneficios que aporta en términos sanitarios, es una barrera indeseable a la hora de vincularnos con la gente a la que nos gustaría mantener cerca. No sólo nos impide respirar con naturalidad, sino que modifica el volumen y el tono de la voz y evita que transmitamos la infinidad expresiones, gestos y microgestos que forman parte central de la comunicación humana. Esta es quizá la razón central por la que somos tan reacios a dialogar con alguien cercano que lo lleve puesto. 

Por otro lado, también es innegable que el ser humano se alimenta –aun sin ser demasiado consciente de ello– de ser tocado, de sentir una piel cercana, de compartir su campo vital con otros individuos en determinadas circunstancias. 

Y aclaro que en “determinadas circunstancias” porque mantener la distancia social con quienes naturalmente lo hacíamos o en la situaciones en que ésta se daba de forma orgánica no nos genera ningún conflicto. En el estudio de Hall se habla de la distancia social como mecanismo natural y saludable de interacción. El problema viene cuando debemos mantener distancia social con quienes solemos o deseamos vincularnos desde un plano personal o íntimo. 

Aun cuando no tenemos demasiada consciencia de ello, la cercanía con “el otro” nos ofrece un universo de estímulos –olfativos, táctiles, auditivo, de mero calor corporal e incluso energético– que la separación exagerada modifica. Los clientes de un bar o un restaurante, o los asistentes a una sala de cine o un concierto son desconocidos entre sí y, aun cuando es casi seguro que no se dirijan la palabra, la separación entre ellos suele ser una mezcla entre distancia personal y social –con algunos toques de cercanía íntima– y cuando esto no se da de ese modo, la experiencia completa se modifica. Asistir a una función de teatro en streaming, aun cuando no resulte desagradable, no tiene nada que ver con estar físicamente en el teatro; simplemente se trata de experiencias muy distintas. Otro ejemplo está en aquellos que le guste bailar. Nunca será lo mismo estar solo con tu pareja en una pista de baile –por más que de este modo tengas todo el espacio para ti– que compartirla con un conjunto de parejas que se mueven al mismo ritmo y motivados por los mismos estímulos, aun cuando no los conozcas y, como sucede con el vecino del cine, ni siquiera les dirijas la palabra. La experiencia colectiva de bailar, de compartir el espacio físico al igual que el espacio subjetivo que conlleva estados de ánimo y campos energéticos o vitales construye experiencias que en la soledad son imposibles de reproducir.  

Los especímenes humanos, en tanto seres sociales, buscamos –y necesitamos– esa comunión de espacios colectivos y cuando nos privan de ella, como ocurre en la Era Covid, no nos resulta tan simple de asimilar, aún cuando no entendamos bien por qué. 

E insisto, el nuevo mantra que nos ha sido impuesto: “quédate en casa, guarda la sana distancia, lávate las manos con frecuencia y utiliza el cubrebocas”, es racionalmente inatacable, pero cumplir con él durante un tiempo indeterminado resulta mucho más difícil de lo que parece. Y la prueba de ello es que incluso en países desarrollados y de temperamento más frío que los latinos, están padeciendo graves rebrotes y han tenido que endurecer nuevamente las medidas de restricción evitando artificialmente el contacto humano.  

No estoy diciendo que las medidas de restricción y las precauciones sanitarias estén equivocadas y beban ignorarse. Todo lo contrario; lo que intento es resaltar es la complejidad en el cumplimiento de las mismas, aun cuando su articulación suene simple, obvia y racionalmente inapelable, lo que conlleva a replantearse las posibles estrategias a seguir, sobre todo reconociendo que el final de la Era Covid aun se ve lejano.  

En la actualidad la gran apuesta en busca de la normalización en el largo plazo está enfocada en la vacunación masiva. Sin embargo, como ya se está viendo con los retrasos en las ya de por sí insuficientes dosis conduce a aceptar que ésta podría ser una vía poco ecológica con el funcionamiento social. En países como México, donde muy pocas instituciones y contadísimos programas sociales funcionan de manera eficiente, suponer que una campaña universal de vacunación –completamente nueva, que abarca a toda la población y sujeta a infinidad de imponderables– habrá de desarrollarse sin retrasos importantes y contratiempos imprevisibles es de una ingenuidad que no podemos permitirnos por el coste de vidas que implica. 

A mi juicio, sin renunciar a dicho programa de vacunación universal, el énfasis tendría que estar en la masificación de las pruebas rápidas que permitan que todos los comensales de un restaurante o los asistentes a una boda o los invitados a una reunión familiar se la practiquen antes de entrar. Desde luego que esperar entre 20 y 30 minutos, además de los problemas logísticos y de costo que implica, no son asunto menor, pero tampoco lo es pensar sensatamente que la solución será la vacunar al grueso de la población mundial –con lo que implicará llevar dichas dosis a cuando menos 4,000 millones de personas en cerca de 200 países–. Desde mi perspectiva, tan complicado y oneroso es lo uno como lo otro, pero encontrar mecanismos para que el contacto social se normalice paulatinamente, al tiempo que sea cada vez más seguro, es mucho más razonable que pensar que es posible evitar el contacto humano por tiempo indefinido –por no mencionar la imposibilidad de volver a cerrar la economía– en tanto tiene lugar el proceso de vacunación mencionado. 

¿Qué ocurriría si para entrar a un centro comercial, –pongamos por caso Perisur, Plaza Satélite o Santa Fé– debieras hacerte la prueba a la entrada? Sin duda sería una monserga y está claro que las pruebas rápidas no son 100% exactas –situación, cabe mencionar, que aplica también para las vacunas–, pero una vez realizada, podrás pasar una tarde entera paseando, entrando a una tienda u otra y comiendo en alguno de sus restaurantes con cierto nivel objetivo de seguridad.  

En una Era Covid que no parece que tenga la menor intención de terminar pronto, cubrebocas, distancia social e higiene son la base de la prevención, pero un segundo escalón está en detectar a los contagiados y aislarlos solo a ellos, con lo cual iríamos recuperando poco a poco la posibilidad de una convivencia natural y orgánica, al mismo tiempo que aceptablemente segura. 

Como apunte final es importante mencionar que Edward Hall publicó su libro por primera vez en 1966, donde, no solo no había pandemia sino que tampoco existían plataformas digitales que permitiesen el contacto y la interacción no presencial desde las más diversas distancias y situaciones. ¿En cuál de las clasificaciones habría colocado Hall una sesión de Zoom? Acerca de esto y otras particularidades relacionadas con este tema especularemos en el artículo de la siguiente semana. 

Web: www.juancarlosaldir.com

Instagram:  jcaldir

Twitter:   @jcaldir   

Facebook: Juan Carlos Aldir

 

1 Hall, Edward T., La dimensión oculta, Primera Edición, Vigésimo séptima Reimpresión, México, Siglo Veintiuno, 2019, Págs. 255

Comentarios


object(WP_Query)#16252 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(60543) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-08-2022" ["before"]=> string(10) "26-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(60543) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-08-2022" ["before"]=> string(10) "26-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16256 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16254 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16255 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "29-08-2022" ["before"]=> string(10) "26-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-08-29 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-09-26 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (60543) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16253 (24) { ["ID"]=> int(82850) ["post_author"]=> string(2) "38" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-01 12:56:31" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-01 17:56:31" ["post_content"]=> string(9625) "Por fin, Delfina Gómez dejó de cobrar como secretaria de Educación Pública. En su despedida defendió el nuevo plan de estudios presentado hace unos días. Rechazó que haya sido una ocurrencia y afirmó que este nuevo plan de estudios es fruto de todo un trabajo coordinado entre Gobierno, expertos e incluso los niños. Y es que la SEP presentó el 16 de agosto el Plan de Estudios de Educación Preescolar, Primaria y Secundaria, que inicia su implementación con una prueba piloto en al menos 30 escuelas por entidad federativa durante el ciclo escolar 2022-2023. Pero esto no es nuevo. La Secretaría de Educación Pública presentó en febrero de 2022 el “documento de trabajo” titulado “Marco curricular y plan de estudios 2022 de la educación básica mexicana”, a través de la Dirección General de Desarrollo Curricular, así como los planes y programas de estudio. En los documentos se deja ver que la propuesta contempla los aprendizajes dentro de un contexto histórico y comunitario, retomando aspectos como la autonomía curricular y los aprendizajes situados. En la primera parte del documento, se encuentran expuestos los motivos y la orientación de la propuesta curricular, haciendo una crítica a que la escuela solamente ha producido “capital humano”, ha favorecido la exclusión de los más desfavorecidos, promovido la individualización del éxito y el fracaso educativo, así como la “sobrecarga y fragmentación de conocimientos”, y que señala como el principal fundamento para crear otro tipo de escuela, entendida como un “espacio de construcción de lo común”. Sin embargo, no queda claro cómo es que va a realizarse esa transformación educativa, y tampoco se visualizan propuestas para efectuar cambios también en la estructura de todo un sistema educativo y del perfil profesional de las personas responsables de llevarlo a efecto. El nuevo plan de estudios está organizado en cuatro campos formativos a saber: Lenguajes. Saberes y pensamiento científico. Ética, naturaleza y sociedad. De lo humano y lo comunitario.  En este bloque de documentos emitidos, también se encuentran los campos formativos, “programas de estudio” desde educación inicial hasta secundaria que al revisarlos solamente son un desglose de lo que teóricamente se pretende hacer, y la realidad es que no hay nada estructurado, pues no existe malla curricular que es la base y sustento de cualquier programa académico SIMULACIÓN VIL Lo que anunciaron el 16 de agosto del 2022, con su cínico estilo de engañar, es una simulación vil, con su documento titulado “Plan de Estudios de la Educación Básica 2022”, plagado de información irrelevante y en donde nuevamente no hay programas de estudio. En la contraportada se observa lo siguiente: No hay autores, se desconoce quiénes son los responsables de la coordinación de contenidos, coordinación editorial, supervisión editorial, editora, producción editorial y portada. El material tampoco cuenta con ISBN, que es el identificador único para libros, que sirve para localizar datos básicos del libro tales como título, editorial, tirada, extensión, materia, país, traductor, lengua original, etc. Un documento realizado al vapor, sin fundamentos y en donde se habla de todo excepto de cómo se va a desarrollar un plan de estudios. Tampoco aborda cuál fue la estrategia para seleccionar a las escuelas en donde se realizará el pilotaje, cuáles son los nombres o claves de centro de trabajo de dichas escuelas, si es que verdaderamente harán las pruebas piloto, o solo será simulación. Y aquí cabe preguntar ¿qué van a pilotear? No existen planes ni programas de estudio, los libros de texto gratuitos continúan siendo los mismos de ciclo anteriores, es decir, no hay nueva producción de libros, entonces cómo van a aplicar un nuevo programa (inexistente), cómo van a evaluar la  pertinencia del mismo y los posibles ajustes a realizar si no existe. Al querer realizar consulta a los enlaces señalados que direccionan a los planes y programas, aparece que la página no existe o presenta un error. La cadena de mentiras no termina. López afirma que la secretaria de Educación saliente tuvo un excelente desempeño. La verdad es que no atendió ni remotamente la principal y urgente necesidad de contar con diagnóstico real y puntual sobre los efectos que dejó la pandemia por covid-19 durante dos ciclos escolares a distancia, y los efectos colaterales como el rezago escolar, la pérdida de aprendizajes, deserción escolar. Y, por lo tanto, no se cuenta con los elementos fundamentales para diseñar y construir una estrategia para la recuperación de los aprendizajes en los estudiantes. Lo único que continúan haciendo es lanzar documentos irrelevantes para enmascarar el impacto que ha representado el haber mantenido las escuelas cerradas por un tiempo tan prolongado. Datos fuertes como los que señala el Banco Mundial acerca de que la pandemia ha generado un rezago en México equivalente a dos años de escolaridad, lo que representa que, si antes de la pandemia el promedio de aprendizajes en los mexicanos correspondía a tercero de secundaria, en la actualidad solo alcanzarán el equivalente a primero de secundaria. Además de que organismos como la ONU y UNESCO, también han resaltado que el impacto es de tal envergadura que se necesitarán alrededor de cuatro ciclos escolares para reducir el rezago escolar y la pérdida de aprendizajes. Lo que este grupo de nefastas personas que están a cargo de la educación no se sabe si ignoran o no les importa, es que México al ser país miembro de la ONU, tiene la responsabilidad de cumplir con el acuerdo firmado en 2015, sobre la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, una agenda estructurada, cuyo objetivo es lograr una educación accesible para todos y que ésta constituya la base del desarrollo sostenible y de la paz y hacia una educación inclusiva, equitativa y de calidad y un aprendizaje a lo largo de la vida para todos. Dentro de los planes y programas de estudio deben estar inmersos los 17 objetivos de desarrollo sostenible: 1.- Fin de la pobreza. 2.- Hambre cero. 3.- Salud y bienestar. 4.- EDUCACIÓN DE CALIDAD. 5.- Igualdad de género. 6.- Agua limpia y saneamiento. 7.- Energía asequible y NO contaminante. 8.- Trabajo decente y crecimiento económico. 9.- Industria, innovación e infraestructura. 10.- Reducción de las desigualdades. 11.- Ciudades y comunidades sostenibles. 12.- Producción y consumo responsables. 13.- Acción por el clima. 14.- Vida submarina. 15.- Vida de ecosistemas terrestres. 16.- Paz, justicia e instituciones sólidas. 17.- Alianzas para lograr los objetivos. Y como puede observarse, esta administración no ha logrado ninguno de los objetivos; el plazo de llegar al 2030 se cumplirá sin que seguramente hayamos llegado a la meta. En el calendario oficial de SEP para el ciclo escolar 2022-2023, en las fechas señaladas para Consejos Técnicos, ahora también se abordará el Taller de Capacitación para Docentes. En enero se marca la semana del 2 al 6 para capacitación, otra del 5 al 9 de junio y en julio dos semanas del 3 al 14. En estas fechas los alumnos estarán presentes, detalle que todavía no definen si se suspenderán clases o cómo se llevarán a cabo esos talleres de capacitación. Además de que dicha capacitación corresponderá a las escuelas, es decir, a los directivos con asesoría de las supervisiones escolares, brindarla a los docentes. Nuevamente surge la duda: ¿en qué consistirá la capacitación? si los documentos que se están brindando carecen de sustento pedagógico. De nueva cuenta delegan en directivos y docentes la responsabilidad de plantear soluciones sin contar con las herramientas suficientes y necesarias. Se dice que el pilotaje iniciará el 29 de octubre, es decir, dos meses después de iniciado el ciclo escolar, ¿cuál es la razón?, ¿qué modelo de análisis se hará con los resultados de ese pilotaje?, ¿cuándo se conocerán los resultados? Existen más preguntas que respuestas, más dudas que certidumbres de lo que en realidad se trabajará. Y como se vislumbran las cosas, lo más probable es que este sea otro ciclo escolar perdido. Comprobándose así que la educación o no le importa a López y su 4T o simplemente no tienen a las personas idóneas para ello. Triste, preocupante y patética realidad.  " ["post_title"]=> string(80) "De Frente Y Claro - Crónica de un nuevo plan de estudios destinado al fracaso " ["post_excerpt"]=> string(135) " El “Plan de Estudios de la Educación Básica 2022” está plagado de información irrelevante y es tan ambiguo como irrealisable." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(75) "de-frente-y-claro-cronica-de-un-nuevo-plan-de-estudios-destinado-al-fracaso" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-01 12:56:31" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-01 17:56:31" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82850" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16229 (24) { ["ID"]=> int(82987) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-06 10:41:09" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-06 15:41:09" ["post_content"]=> string(7417) "¿Por qué estamos tan profundamente enemistados, divididos? ¿Qué ocasionó el desarrollo de sectas irreconciliables? Este síntoma, ¿augura crisis política y social, como en los años que condujeron a guerras civiles y entre naciones? ¿Vamos al precipicio? Tal vez la pregunta inicial sea, ¿qué ocasionó nuestra polarización? El fenómeno no es privativo de México. En mayor o menor grado la mayoría de los países padecen un profundo enfrentamiento entre sus ciudadanos. Se nos dice que vivimos una era de irracionalidad, que las personas son movidas por sus sentimientos, que las razones pasan a segundo plano. Los descubrimientos hechos por las neurociencias nos muestran que nuestras reacciones químicas neuronales son las que determinan nuestros estados de ánimo y voluntad. Y, en consecuencia, somos rehenes de nuestra bioquímica. Entonces, ¿qué tan libres somos para elegir o la biología nos determina? Está de regreso una antiquísima polémica. Pero quizá esta discusión no sea relevante para entender las abismales diferencias que nos separan y confrontan. Si el hombre antes y ahora ha sido el mismo, cabe inquirir, ¿por qué ahora regresa la animosidad? Si los sentimientos han primado, ¿por qué hoy polarizan? Tal vez lo que ha cambiado y también ha ocurrido en otras épocas en las que ha aflorado la división, es el ambiente socioeconómico y político. Tal vez las condiciones sociales fracturaron la capacidad de las personas para estabilizar sus reacciones químicas y biopsicosociales (homeostasis) ante los cambios abruptos y permanentes de su entorno y expliquen la respuesta de intolerancia virulenta ante aquello que percibe diferente y una amenaza a su estatus. Ezra Klein escribió en The New York Times que el espíritu identitario se activa cuando se amenaza el estatus de las personas. Y esto causa su radicalización. De acuerdo con los estudios neurocientíficos, la identidad de las personas la determina la posición, su papel y reconocimiento que tiene en la comunidad (Will Storr). A ello se le conoce como estatus. Los mismos trabajos establecen que los humanos dedicamos esfuerzos denodados para mantener la posición social, incluso al grado de incurrir en actos temerarios que atentan contra la salud o la vida, y disruptivos que pueden ocasionar grandes y graves daños sociales. ¿Qué nos empuja, nos incita, a esta lucha temeraria por mantener el estatus, el reconocimiento social? ¿Qué peligros acechan a nuestra posición en la sociedad que ha alterado permanentemente nuestro equilibrio químico? La hipótesis principal que explica el malestar de nuestro tiempo es la inconmensurable desigualdad. La avalan los estudios históricos comparados. La desigualdad no se limita a la abismal riqueza que separa a unos de otros sino a dos factores genéricos: inseguridad y precariedad. Inseguridad y precariedad laboral por empleos inestables y mal pagados. Inseguridad y precariedad por servicios de salud y de educación que perpetúan la desigualdad, pues además de su calidad ínfima no son universales. Inseguridad y precariedad de los sistemas de pensiones e invalidez, mal financiados que condenan a la pobreza. Inseguridad y precariedad personal y patrimonial por una estructura legal que privilegia a quien tiene poder y el colapso del sistema judicial. ¿Por qué prima la inseguridad que destruye nuestro estatus y nivel de vida, al grado de que amplios grupos sociales se ven como enemigos irreconciliables, al punto de llevarlos a un enfrentamiento mortal? Buena parte de la respuesta se debe al desmantelamiento de los sistemas públicos de bienestar, que se les llama peyorativamente paternalismo. En mayor o menor medida igualaban las condiciones de arranque y de vida de las personas. Brindaban una seguridad mínima para evitar el miedo y la angustia ante poderes sociales y privados avasallantes, de modo que se permitía cierto equilibrio social y emocional. Tal paradigma fue sustituido por la ideología individualista. Así que las personas debieron hacerse cargo de sus vidas y de su entorno, aun cuando sus condiciones de poder asimétricos impidieran modificar su situación. Se nos ha dicho hasta el cansancio que le echemos ganas, que el esfuerzo será compensado, que el mérito es la llave del éxito. No obstante, el trabajo esforzado y el mérito no han servido para conservar el estatus. Ha habido una degradación continua de las condiciones y niveles de vida y de salud de los ciudadanos. La meritocracia ha fallado. Decenas de universitarios encuentran, si tienen suerte, trabajos muy exigentes y mal remunerados. Ya no se diga de las condiciones laborales de quienes trabajan en oficios, en la agricultura y en los servicios. Y ni hablar de quienes se refugian en la economía informal. Michael Sandel, profesor de la Universidad de Harvard, quien dedicó una obra monumental al estudio de la meritocracia, La tiranía del mérito, desmantela estos mitos. Dice que al centro de las políticas públicas deben estar las personas y se debe evitar la humillación (causa del malestar social) a consecuencia de sus diferentes habilidades, toda vez que dependen del azar, de la genética, o de la suerte de nacer en una familia acomodada y de las aptitudes heredadas. Al final del día el mérito depende de factores que trascienden el ámbito personal. El trabajo de este filósofo cobró relevancia a raíz de la pandemia. De pronto el mundo reconoce la importancia de las personas que realizan los trabajos esenciales, aquellos que permiten que los alimentos lleguen a nuestra mesa, como los que cultivan los campos o los transportan. ¿Por qué debe ganar más un futbolista que refinó el control de la pelota, que quien perfeccionó la técnica del cultivo… de fresas? En el fondo, está devuelta la también antigua polémica entre el trabajo manual y el trabajo intelectual. Son asuntos sensibles y trascendentes cuya discusión debe ser creativa para que, sin desincentivar la invención ni el esfuerzo, mejore las condiciones de remuneración y de vida de las personas que laboran en campos de “baja productividad”. Tampoco se trata de igualar a todos, cuestión por demás absurda. El quid es recrear condiciones básicas de seguridad que permitan que cada quien reafirme y asegure su estatus para cerrar la brecha que ocasiona la polarización, fruto de la segmentación que da cabida al sectarismo y discurso de odio. En consecuencia, mientras no se modifiquen las condiciones de vida de las personas habrá combustible para propalar el discurso de odio. Asimismo, se requiere de un programa político valiente, cuyo objetivo sea cambiar las condiciones económicas para lograr una sociedad menos desigual. Ello requiere de la invención de un relato que cautive los sentimientos y conduzca las emociones de las personas para construir y también modificar las estructuras que nos han polarizado." ["post_title"]=> string(33) "¿Qué ocasiona la polarización?" ["post_excerpt"]=> string(119) "Mientras no se modifiquen las condiciones de vida de las personas habrá combustible para propalar el discurso de odio." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "que-ocasiona-la-polarizacion" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-06 10:41:09" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-06 15:41:09" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82987" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16253 (24) { ["ID"]=> int(82850) ["post_author"]=> string(2) "38" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-01 12:56:31" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-01 17:56:31" ["post_content"]=> string(9625) "Por fin, Delfina Gómez dejó de cobrar como secretaria de Educación Pública. En su despedida defendió el nuevo plan de estudios presentado hace unos días. Rechazó que haya sido una ocurrencia y afirmó que este nuevo plan de estudios es fruto de todo un trabajo coordinado entre Gobierno, expertos e incluso los niños. Y es que la SEP presentó el 16 de agosto el Plan de Estudios de Educación Preescolar, Primaria y Secundaria, que inicia su implementación con una prueba piloto en al menos 30 escuelas por entidad federativa durante el ciclo escolar 2022-2023. Pero esto no es nuevo. La Secretaría de Educación Pública presentó en febrero de 2022 el “documento de trabajo” titulado “Marco curricular y plan de estudios 2022 de la educación básica mexicana”, a través de la Dirección General de Desarrollo Curricular, así como los planes y programas de estudio. En los documentos se deja ver que la propuesta contempla los aprendizajes dentro de un contexto histórico y comunitario, retomando aspectos como la autonomía curricular y los aprendizajes situados. En la primera parte del documento, se encuentran expuestos los motivos y la orientación de la propuesta curricular, haciendo una crítica a que la escuela solamente ha producido “capital humano”, ha favorecido la exclusión de los más desfavorecidos, promovido la individualización del éxito y el fracaso educativo, así como la “sobrecarga y fragmentación de conocimientos”, y que señala como el principal fundamento para crear otro tipo de escuela, entendida como un “espacio de construcción de lo común”. Sin embargo, no queda claro cómo es que va a realizarse esa transformación educativa, y tampoco se visualizan propuestas para efectuar cambios también en la estructura de todo un sistema educativo y del perfil profesional de las personas responsables de llevarlo a efecto. El nuevo plan de estudios está organizado en cuatro campos formativos a saber: Lenguajes. Saberes y pensamiento científico. Ética, naturaleza y sociedad. De lo humano y lo comunitario.  En este bloque de documentos emitidos, también se encuentran los campos formativos, “programas de estudio” desde educación inicial hasta secundaria que al revisarlos solamente son un desglose de lo que teóricamente se pretende hacer, y la realidad es que no hay nada estructurado, pues no existe malla curricular que es la base y sustento de cualquier programa académico SIMULACIÓN VIL Lo que anunciaron el 16 de agosto del 2022, con su cínico estilo de engañar, es una simulación vil, con su documento titulado “Plan de Estudios de la Educación Básica 2022”, plagado de información irrelevante y en donde nuevamente no hay programas de estudio. En la contraportada se observa lo siguiente: No hay autores, se desconoce quiénes son los responsables de la coordinación de contenidos, coordinación editorial, supervisión editorial, editora, producción editorial y portada. El material tampoco cuenta con ISBN, que es el identificador único para libros, que sirve para localizar datos básicos del libro tales como título, editorial, tirada, extensión, materia, país, traductor, lengua original, etc. Un documento realizado al vapor, sin fundamentos y en donde se habla de todo excepto de cómo se va a desarrollar un plan de estudios. Tampoco aborda cuál fue la estrategia para seleccionar a las escuelas en donde se realizará el pilotaje, cuáles son los nombres o claves de centro de trabajo de dichas escuelas, si es que verdaderamente harán las pruebas piloto, o solo será simulación. Y aquí cabe preguntar ¿qué van a pilotear? No existen planes ni programas de estudio, los libros de texto gratuitos continúan siendo los mismos de ciclo anteriores, es decir, no hay nueva producción de libros, entonces cómo van a aplicar un nuevo programa (inexistente), cómo van a evaluar la  pertinencia del mismo y los posibles ajustes a realizar si no existe. Al querer realizar consulta a los enlaces señalados que direccionan a los planes y programas, aparece que la página no existe o presenta un error. La cadena de mentiras no termina. López afirma que la secretaria de Educación saliente tuvo un excelente desempeño. La verdad es que no atendió ni remotamente la principal y urgente necesidad de contar con diagnóstico real y puntual sobre los efectos que dejó la pandemia por covid-19 durante dos ciclos escolares a distancia, y los efectos colaterales como el rezago escolar, la pérdida de aprendizajes, deserción escolar. Y, por lo tanto, no se cuenta con los elementos fundamentales para diseñar y construir una estrategia para la recuperación de los aprendizajes en los estudiantes. Lo único que continúan haciendo es lanzar documentos irrelevantes para enmascarar el impacto que ha representado el haber mantenido las escuelas cerradas por un tiempo tan prolongado. Datos fuertes como los que señala el Banco Mundial acerca de que la pandemia ha generado un rezago en México equivalente a dos años de escolaridad, lo que representa que, si antes de la pandemia el promedio de aprendizajes en los mexicanos correspondía a tercero de secundaria, en la actualidad solo alcanzarán el equivalente a primero de secundaria. Además de que organismos como la ONU y UNESCO, también han resaltado que el impacto es de tal envergadura que se necesitarán alrededor de cuatro ciclos escolares para reducir el rezago escolar y la pérdida de aprendizajes. Lo que este grupo de nefastas personas que están a cargo de la educación no se sabe si ignoran o no les importa, es que México al ser país miembro de la ONU, tiene la responsabilidad de cumplir con el acuerdo firmado en 2015, sobre la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, una agenda estructurada, cuyo objetivo es lograr una educación accesible para todos y que ésta constituya la base del desarrollo sostenible y de la paz y hacia una educación inclusiva, equitativa y de calidad y un aprendizaje a lo largo de la vida para todos. Dentro de los planes y programas de estudio deben estar inmersos los 17 objetivos de desarrollo sostenible: 1.- Fin de la pobreza. 2.- Hambre cero. 3.- Salud y bienestar. 4.- EDUCACIÓN DE CALIDAD. 5.- Igualdad de género. 6.- Agua limpia y saneamiento. 7.- Energía asequible y NO contaminante. 8.- Trabajo decente y crecimiento económico. 9.- Industria, innovación e infraestructura. 10.- Reducción de las desigualdades. 11.- Ciudades y comunidades sostenibles. 12.- Producción y consumo responsables. 13.- Acción por el clima. 14.- Vida submarina. 15.- Vida de ecosistemas terrestres. 16.- Paz, justicia e instituciones sólidas. 17.- Alianzas para lograr los objetivos. Y como puede observarse, esta administración no ha logrado ninguno de los objetivos; el plazo de llegar al 2030 se cumplirá sin que seguramente hayamos llegado a la meta. En el calendario oficial de SEP para el ciclo escolar 2022-2023, en las fechas señaladas para Consejos Técnicos, ahora también se abordará el Taller de Capacitación para Docentes. En enero se marca la semana del 2 al 6 para capacitación, otra del 5 al 9 de junio y en julio dos semanas del 3 al 14. En estas fechas los alumnos estarán presentes, detalle que todavía no definen si se suspenderán clases o cómo se llevarán a cabo esos talleres de capacitación. Además de que dicha capacitación corresponderá a las escuelas, es decir, a los directivos con asesoría de las supervisiones escolares, brindarla a los docentes. Nuevamente surge la duda: ¿en qué consistirá la capacitación? si los documentos que se están brindando carecen de sustento pedagógico. De nueva cuenta delegan en directivos y docentes la responsabilidad de plantear soluciones sin contar con las herramientas suficientes y necesarias. Se dice que el pilotaje iniciará el 29 de octubre, es decir, dos meses después de iniciado el ciclo escolar, ¿cuál es la razón?, ¿qué modelo de análisis se hará con los resultados de ese pilotaje?, ¿cuándo se conocerán los resultados? Existen más preguntas que respuestas, más dudas que certidumbres de lo que en realidad se trabajará. Y como se vislumbran las cosas, lo más probable es que este sea otro ciclo escolar perdido. Comprobándose así que la educación o no le importa a López y su 4T o simplemente no tienen a las personas idóneas para ello. Triste, preocupante y patética realidad.  " ["post_title"]=> string(80) "De Frente Y Claro - Crónica de un nuevo plan de estudios destinado al fracaso " ["post_excerpt"]=> string(135) " El “Plan de Estudios de la Educación Básica 2022” está plagado de información irrelevante y es tan ambiguo como irrealisable." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(75) "de-frente-y-claro-cronica-de-un-nuevo-plan-de-estudios-destinado-al-fracaso" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-01 12:56:31" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-01 17:56:31" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82850" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(59) ["max_num_pages"]=> float(30) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "7c77b5ef4e158335bb431931780f386c" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

De Frente Y Claro - Crónica de un nuevo plan de estudios destinado al fracaso 

 El “Plan de Estudios de la Educación Básica 2022” está plagado de información irrelevante y es tan ambiguo como irrealisable.

septiembre 1, 2022
¿Qué ocasiona la polarización?

¿Qué ocasiona la polarización?

Mientras no se modifiquen las condiciones de vida de las personas habrá combustible para propalar el discurso de odio.

septiembre 6, 2022




Más de categoría

Delincuente contra la administración de justicia

En mi opinión personal Y PROFESIONAL,  el más importante de los tres poderes que integran el Gobierno Mexicano es...

septiembre 23, 2022

Mantente alerta

Tras los sismos recientes es necesario que la población se prepare para tiempos peores, ya que la tierra nos...

septiembre 23, 2022
El gran problema de la Verdad: ni realidad ni mentiras

El gran problema de la Verdad: ni realidad ni mentiras

Al explorar este tema se trata de averiguar si la verdad existe con independencia de nosotros y nuestras interpretaciones...

septiembre 23, 2022

De Frente Y Claro | Aumenta el autoritarismo y disminuye la democracia

“Sin libertad de prensa, la democracia no puede sobrevivir. Sin libertad de expresión, no hay libertad”. -António Guterres (Secretario...

septiembre 22, 2022