Era Covid: ¿nuevo futuro o volver a la “anormalidad”?

¿Puede considerarse “normal” un mundo donde la actividad de los seres humanos pone en peligro la viabilidad de la propia especie humana? Esta coyuntura obligada podría ser propicia para replantearnos en qué clase de “normalidad” queremos vivir....

14 de agosto, 2020

¿Puede considerarse “normal” un mundo donde la actividad de los seres humanos pone en peligro la viabilidad de la propia especie humana?

Esta coyuntura obligada podría ser propicia para replantearnos en qué clase de “normalidad” queremos vivir.

La información respecto a la pandemia, su propagación y sus efectos cambia cada semana, pero lo que no cambia es el hecho de su presencia como agente transformador de lo que solíamos conocer como “normalidad”. Merece la pena analizar si esta transformación inevitable es necesariamente para mal.

Me llama la atención escuchar de forma repetida a infinidad de personas de los más variados ámbitos sociales, culturales y económicos, hablar con nostalgia de la añorada “normalidad” pre-covid.  

Quizá antes de la crisis nuestra situación particular era menos precaria, quizá no habíamos perdido el trabajo, quizá se mantenía abierta la posibilidad de un nuevo proyecto, de un ascenso, de una relación sentimental, de una mejoría en las condiciones laborales o profesionales, pero esa diferencia en nuestra situación individual no significa que el mundo que habitábamos a inicios del 2020 pudiese considerarse “normal” y, mucho menos, digno de ser añorado. 

¿Puede considerarse “normal” un mundo donde la actividad de los seres humanos pone en peligro la viabilidad de la propia especie humana? ¿Nos parece “normal” una sociedad donde las diferencias entre unas personas y otras es tan grande que quienes pertenecen a los extremos del espectro socioeconómico habitan literalmente planetas distintos en términos de oportunidades, educación y bienestar? ¿Es deseable llamar “normal” a un mundo donde la discriminación, el racismo y la desigualdad son la regla y no la excepción? 

A veces pienso que si pudiésemos oprimir un botón que nos regresara a esa “normalidad”, sería contraproducente. La Era Covid nos parecería una pesadilla surrealista y, salvo excepciones, volveríamos a las conductas de siempre sin el menor empacho, incluso comportándonos más insensibles, buscando sumergirnos, tan pronto como se pueda, en esa realidad cotidiana conocida, olvidando cualquier vestigio de solidaridad hacia los más vulnerables.

Escucho a tanta gente tan ansiosa por volver a ese pasado “idílico”, que me pregunto qué imágenes les vienen a la cabeza cuando piensan en febrero de 2020. ¿Cómo recuerdan el mundo que habitábamos hace apenas algunas semanas? ¿En serio eso es la “normalidad”? ¿Para qué querríamos volver ahí? ¿No será que el sistema económico y social en que estamos inmersos nos ha llevado a interpretar como normal, lo anormal?

Lo cierto es que esa “normalidad” inevitablemente forma parte del pasado. El tiempo que tomará que la emergencia sanitaria desaparezca por completo, sumado a los cambios que ya están ocurriendo en en el mundo entero en todos los ámbitos –económico, social, relacional, sanitario, cultural, político, legal, etc.–, darán forma, nos guste o no, a un mundo distinto, aun cuando, por el momento, resulte imposible de predecir cómo será. 

La pregunta clave es si queremos participar en la construcción de ese nuevo mundo Post-Covid o aguardaremos pasivamente a que otros reconstruyan los sistemas sociales y económicos como les venga mejor, para luego adaptarnos a ellos de forma dócil y sumisa. 

Negaciones aparte, pareciera que el primer gran reto consiste en aceptar la realidad tal cual es. Solo asumiéndonos irreversiblemente en la Era Covid podremos diseñar de forma consciente y responsable nuestro presente y nuestro futuro. Y esta aceptación no es un desafío menor; todo lo contrario. 

Lo que sea que termine por ser el mundo Post-Covid, dependerá en gran medida de las decisiones, actos y cambios que llevemos a cabo, tanto en lo individual como en lo colectivo, durante las siguientes semanas y meses –por no decir, par de años– en que de manera forzosa habremos de habitar la Era Covid.  

Es verdad que hablar de la crisis como “oportunidad de cambio y mejora” es un lugar común, pero este hecho no hace que la afirmación sea falsa. Lo que sería problemático y simplista es imaginar dicho cambio como una transformación mágica y espontánea que, simplemente porque sí, habrá de llevarnos a un escenario mejor. 

De lo que se trata es de asumir conscientemente esta Era Covid con todas sus consecuencias, de por sí devastadoras, especialmente en términos sanitarios y económicos, como un punto de inflexión inevitable, que, si sabemos aprovechar llevando a cabo los cambios individuales y colectivos necesarios –profundos, sistémicos y estructurales–, habrá de habilitarnos no solo para afrontar las consecuencias directas de la pandemia, sino también aquellos problemas preexistentes –como la crisis ecológica y la desigualdad– que no podemos ni debemos posponer, si queremos continuar siendo viables como individuos, como nación y como especie. 

Estamos sumidos en una coyuntura obligada, pero que también podría ser propicia para replantearnos en qué clase de “normalidad” queremos vivir. Si abordamos el tema con seriedad, quizá concluyamos que “volver a la normalidad” consiste no en regresar al mundo pre-covid, sino en sustituir conductas “anormales”, actitudes y creencias que nos dañan, que nos limitan, que nos lastiman como individuos y como sociedad, que oprimen al más vulnerable y desfavorecido, por otras que nos dignifiquen, que fomenten nuestra salud, no solo física, sino también mental, psicológica, emocional y relacionalmente, que nos permitan crecer en habilidades y en realización, pero también en empatía y solidaridad. 

La Era Covid, en tanto etapa histórica transitoria, empieza a caracterizarse como un periodo de cambio, de muerte, de reflexión, de replanteamiento, de miedo, de incertidumbre, de deconstrucción, pero también, si lo asumimos con responsabilidad y madurez, puede convertirse en una crisálida para la humanidad, en una fase de transformación, de renacimiento, de oportunidades, que nos faculte para dar un paso más en el proceso evolutivo humano. 

  Si a partir de los cambios y ajustes que nos exigen los tiempos, logramos articular sistemas económicos, sociales y políticos que potencien sinérgicamente aspectos que nos permitan desarrollarnos de forma sustentable y equitativa, suprimiendo los que nos lastran y nos deterioran, la crisis actual habrá servido para forjarnos un futuro que antes de la presente crisis habíamos comprometido a causa del deterioro ambiental y la desigualdad. 

Si sabemos aprovecharla, la pandemia por Covid-19 podría convertirse en una oportunidad real para forjar hábitos expansivos, saludables y solidarios que nos sirvan de base y motor para construirnos una vida y un futuro más plenos. 

Se trata de un momento invaluable para replantearnos todo: por qué comenos lo que comemos, por qué bebemos lo que bebemos, por qué compramos lo que compramos, cómo actuamos bajo ciertas circunstancias, qué deseamos, qué hemos logrado y qué aún no, qué debemos hacer, qué debemos cambiar y mejorar para convertirnos en el individuo y colectividad que tendrá las herramientas para llevarnos a donde queremos ir.   

Nadie deseó que esto ocurriera, pero una vez que estamos padeciéndolo, busquemos obtener todo el provecho posible. Sin el colapso y la pausa obligada, provocada por la pandemia por Covid-19, no tendríamos la oportunidad de hacer esta reflexión. Las pérdidas en todos los sentidos son monumentales, pero una vez ocurridas, lo tragico sería sufrirlas en vano y desperdiciar esta oportunidad única, quizá la última antes de una crisis planetaria global. 

Se trata de hacernos responsables, no solo de la ecología del planeta, sino de la ecología de nuestra propia vida y sociedad; de preguntarnos con seriedad quiénes éramos hace seis meses y en quiénes nos queremos convertir. Averiguar qué podemos y debemos hacer para conseguirlo, y así redefinir, de una manera más consciente, el concepto de “normalidad”. 

Web: www.juancarlosaldir.com

Instagram:  jcaldir

Twitter:   @jcaldir   

Facebook:  Juan Carlos Aldir

No. Palabras: 1,228

Comentarios
object(WP_Query)#17655 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(27517) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "01-11-2021" ["before"]=> string(10) "29-11-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(27517) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "01-11-2021" ["before"]=> string(10) "29-11-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17654 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17661 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17706 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "01-11-2021" ["before"]=> string(10) "29-11-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-11-01 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-11-29 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (27517) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17651 (24) { ["ID"]=> int(72911) ["post_author"]=> string(2) "43" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-25 11:32:17" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-25 16:32:17" ["post_content"]=> string(4666) "El lunes por la tarde, el presidente Andrés Manuel López Obrador decretó en el Diario Oficial brincarse la Constitución y sus leyes al publicar un acuerdo mediante el cual declara de “interés público y seguridad nacional” a prácticamente todas las obras de infraestructura, inclusive las de simple carácter turístico. Mediante este decreto, la autoridad en la materia tendrá que dar un año de gracia al gobierno federal con permisos provisionales medioambientales, de construcción de obra, y muchos más. Se impedirán el ejercicio de recursos legales aun cuando se pruebe daño ecológico, depredación de bosques naturales como la ruta del Tren Maya, peligro de contaminantes como en la refinería de Dos Bocas o amparos por las peligrosas rutas aéreas en el Aeropuerto Felipe Ángeles de Santa Lucía. Además, al tener el decreto carácter de “Seguridad Nacional” impedirá la transparencia en el ejercicio de presupuesto y de los contratos de obras, muchos de ellos por asignación directa, como lo demuestra la investigación de Latinus en 966 contratos otorgados por la Secretaría de la Defensa Nacional de Luis Crescencio Sandoval. El decreto de López Obrador prendió alarmas en el Instituto de Acceso a la Información (INAI), por lo que activó una revisión para estimar el impacto y las violaciones constitucionales del acuerdo publicado en el Diario Oficial. Así, se busca un blindaje ante recursos legales que a lo largo del sexenio han obstaculizado algunos de los proyectos de infraestructura, principalmente en materia de comunicaciones. El acuerdo establece que las obras del gobierno consideradas de interés público y seguridad nacional son aquellas que involucran a los sectores de comunicaciones, telecomunicaciones, aduanero, fronterizo, hidráulico, hídrico, medio ambiente, turístico, salud, vías férreas, ferrocarriles en todas sus modalidades, energético, puertos, aeropuertos y aquellos que, por su objeto, características, naturaleza, complejidad y magnitud, se consideren prioritarios y/o estratégicos para el desarrollo nacional. El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) analiza el Acuerdo, publicado este lunes en el Diario Oficial de la Federación, por el que los proyectos y obras del Gobierno de México son considerados de interés público y seguridad nacional, a fin de garantizar que el derecho de acceso a la información y el principio de máxima publicidad no sean vulnerados.  El INAI reconoció que la “seguridad nacional” una de las causales de reserva de información, prevista en el artículo 110, fracción I, de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública, por lo que el acuerdo publicado en el DOF permitiría a la federación reservar, de manera general, la información relacionada con los proyectos y obras que el gobierno lleva a cabo. En el artículo primero, el documento señala expresamente que “se declara de interés público y seguridad nacional la realización de proyectos y obras a cargo del Gobierno de México asociados a infraestructura de los sectores comunicaciones, telecomunicaciones, aduanero, fronterizo, hidráulico, hídrico, medio ambiente, turístico, salud, vías férreas, ferrocarriles en todas sus modalidades energético, puertos, aeropuertos y aquellos que, por su objeto, características, naturaleza, complejidad y magnitud, se consideren prioritarios y/o estratégicos para el desarrollo nacional”.  En ese sentido, el INAI informó que las áreas especializadas del Instituto estudian los alcances del Acuerdo y, de ser necesario, exploran las distintas vías legales a emprender para asegurar que el derecho de acceso a la información de la sociedad sea garantizado, sin restricción alguna. En este contexto, “el INAI, como órgano garante del derecho de acceso a la información, facultado para hacer cumplir la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública y la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública, evalúa si dicho Acuerdo no se contrapone a lo establecido en dicho marco normativo”.  " ["post_title"]=> string(80) "Blindaje por decreto a obras de AMLO desata críticas por opacidad y manga ancha" ["post_excerpt"]=> string(163) "El decreto de López Obrador prendió alarmas en el INAI, por lo que inmediatamente evaluó el impacto y las violaciones constitucionales del decreto presidencial." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(79) "blindaje-por-decreto-a-obras-de-amlo-desata-criticas-por-opacidad-y-manga-ancha" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-25 11:32:17" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-25 16:32:17" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72911" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17603 (24) { ["ID"]=> int(72418) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-10 11:19:15" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-10 16:19:15" ["post_content"]=> string(6676) "Me dicen los medios, los independientes como los tradicionales, las grandes cadenas como los ciudadanos, que las elecciones en Nicaragua han arrojado un 75% en favor de Daniel Ortega y su mujer. Con toda la oposición exiliada, presa, represaliada o muerta, algo no le ha salido bien al camarada comandante. Me dicen que el abstencionismo ha rondado el 81% y no me extraña, el valiente pueblo nicaragüense no ha mordido el anzuelo y ha sabido resistir, porque en realidad la fuerza electoral del dictador es apenas menor a ese 19% de los votos, es decir, del 19% que sí votó sólo el 75% lo hizo a favor de Ortega y compañía; me rehúso a decir que a favor del FSLN, porque el Frente, aquel heroico que arrebató Managua de las garras de los Somoza, ése es una idea en la historia, una idea para la eternidad. Junto a mi escritorio hay una foto que deja constancia de uno de los días más felices de mi vida: sonriendo Ernesto Cardenal y yo, estamos una mañana en la Ciudad Universitaria. Él se ha ido, es cierto que lo hizo en edad avanzada, pero también lo es que la dictadura afeó sus últimos años amargándolo con dolores y angustias que el poeta trapense de Solentiname no merecía. Ni Gioconda Belli, ni Sergio Ramírez pueden volver a Nicaragua otra vez porque no es seguro para ellos. Y me pregunto: ¿a dónde vas Daniel? Está cerca de superar la longevidad de la dictadura de Tacho, sus métodos son tan parecidos y, aunque parezca canción revolucionaria, el fantasma de Sandino está despertando en los barrios de Masaya; ¿Quo vadis Daniel? Tu pueblo y los que lo amamos estamos todos, camino de un nuevo encuentro con las palabras que cantan libertad y es a ellas a las que deberías temer, Daniel, porque ellas no alcanzan silencio ni cosechan miedo. No eres el primero que desafía a la palabra, y mira, mira dónde fueron a quedar todos. Rafael Alberti decía sobre las palabras y la guerra: “qué dolor de papeles que ha de barrer el viento, qué tristeza de tinta que ha de borrar el agua”. Porque, en el fondo, la guerra se hace contra las palabras, contra las razones y los argumentos; los totalitarismos, los autoritarismos y las guerras que son la suma de ambos extremos aun cuando ésta se cause o se dirija desde una democracia. La guerra no es nunca un método ni una estrategia, la guerra se vuelve un fin en sí misma, una especie de monstruo viviente que toma su propia fuerza y que su propia espiral de odio y destrucción con lógica –si es que puede llamarse de esa manera– independiente de los contendientes y de los resultados. Edmund Blunden, el poeta inglés asesinado en las trincheras de la Primera Guerra Mundial, decía que ningún ejército habría ganado la guerra ni podría ganarla, que la guerra había ganado. Por eso son particularmente dolorosas las muertes de los poetas en los conflictos bélicos, porque si no es a ellos, a quién podríamos dirigirnos en busca de belleza en medio de la destrucción, a quién implorarle las palabras que nos hablen de la memoria antes de la sangre y el fuego, a quién pedirle que sueñe la esperanza del mundo que vendrá cuando se levanten las ciudades desde las ruinas de los bombardeos y los campos barridos de napalm puedan de nuevo dar frutos. La insurrección franquista se llevó a Miguel Hernández y a Federico García Lorca, a Antonio Machado, eso sin contar a los muchos que tuvieron que morir fuera de su patria; las dictaduras latinoamericanas se ensañaron con los poetas, mataron de tristeza a Neruda y de bala a Victor Jara; la Primera Guerra mundial se llevó a Edward Thomas, A Rupert Brooke, a Isaac Rosenberg, a Wilfred Owen, a Francis Ledwige, a Julian Grenfell, a Charles Sorley y a T. E. Hulme; el estalinismo, en una sola noche alucinante asesinó a las más diáfanas plumas en lengua yiddish de la Unión Soviética; Markish, Hofstein, Fefer, Kvitko, Bergelson, Zuskin, Talmy, Vatenberg y Emilia Teumin; pero si algún gran enemigo tiene la palabra es sin duda el fascismo, el propio fenómeno nazi es un enorme silencio para oprimir la palabra, desde la pequeña cronista Anne Frank, hasta Franz Hessel, Max Jacob, Janusz Korczak, Arno Nadel, Irene Nemirovsky, Gruno Schulz asesinado a tiros en plena calle, David Vogel, todos ellos muertos en campos de exterminio o en salas de tortura o fusilados a media calle, ellos más los que no pudieron con los estigmas de la violencia y la segregación se suicidaron por las huellas implacables de sus verdugos, como Walter Benjamin, Primo Levi, Ernst Weiss y Stefan Zweig. Ningún poeta canta la grandeza de la guerra ni la belleza del combate; al contrario, cantan lo que se ha perdido: las tardes de sol y esperanza y el retorno de la amada; los valores por los que vale la pena apostarlo y aún perderlo todo: la libertad y la justicia, por ejemplo, pero no los campos sembrados de muertos infértiles; los poetas no cantan la destrucción sino la vida, por eso resplandece el libro de Remarque, Sin novedad en el frente, como el alegato contra el belicismo y el derecho de los hombres a vivir y morir en paz.  Acaso sea que tanto la guerra de España contra el fascismo y la rebelión, así como la defensa de la cultura occidental frente al totalitarismo encarnado en los Nazis; las revoluciones latinoamericanas contra sus férreas y violentas dictaduras; y las guerras contra el colonialismo europeo enfrentaban valores y formas de visualizar el honor y por eso, a la distancia centenaria y casi centenaria, aprendimos a leer su épica y a visualizar su enormidad heroica, perdemos de vista que en el fondo todo conflicto armado es una vergüenza enorme, una pérdida absoluta y la negación de nuestra razón como especie civilizada. Volvamos al lamento de Alberti frente a la crueldad y el desamparo de la guerra, a su visión del mundo vuelto al revés dejando mostrar sus más horrendas costuras, a Alberti decir, como todos los poetas que no vieron el final de los conflictos que los volvieron víctimas: “Siento esta noche heridas de muerte las palabras”.   @cesarbc70  " ["post_title"]=> string(20) "¿Quo vadis, Daniel?" ["post_excerpt"]=> string(141) "En el fondo todo conflicto armado es una vergüenza enorme, una pérdida absoluta y la negación de nuestra razón como especie civilizada. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "quo-vadis-daniel" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-10 11:19:15" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-10 16:19:15" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72418" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17651 (24) { ["ID"]=> int(72911) ["post_author"]=> string(2) "43" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-25 11:32:17" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-25 16:32:17" ["post_content"]=> string(4666) "El lunes por la tarde, el presidente Andrés Manuel López Obrador decretó en el Diario Oficial brincarse la Constitución y sus leyes al publicar un acuerdo mediante el cual declara de “interés público y seguridad nacional” a prácticamente todas las obras de infraestructura, inclusive las de simple carácter turístico. Mediante este decreto, la autoridad en la materia tendrá que dar un año de gracia al gobierno federal con permisos provisionales medioambientales, de construcción de obra, y muchos más. Se impedirán el ejercicio de recursos legales aun cuando se pruebe daño ecológico, depredación de bosques naturales como la ruta del Tren Maya, peligro de contaminantes como en la refinería de Dos Bocas o amparos por las peligrosas rutas aéreas en el Aeropuerto Felipe Ángeles de Santa Lucía. Además, al tener el decreto carácter de “Seguridad Nacional” impedirá la transparencia en el ejercicio de presupuesto y de los contratos de obras, muchos de ellos por asignación directa, como lo demuestra la investigación de Latinus en 966 contratos otorgados por la Secretaría de la Defensa Nacional de Luis Crescencio Sandoval. El decreto de López Obrador prendió alarmas en el Instituto de Acceso a la Información (INAI), por lo que activó una revisión para estimar el impacto y las violaciones constitucionales del acuerdo publicado en el Diario Oficial. Así, se busca un blindaje ante recursos legales que a lo largo del sexenio han obstaculizado algunos de los proyectos de infraestructura, principalmente en materia de comunicaciones. El acuerdo establece que las obras del gobierno consideradas de interés público y seguridad nacional son aquellas que involucran a los sectores de comunicaciones, telecomunicaciones, aduanero, fronterizo, hidráulico, hídrico, medio ambiente, turístico, salud, vías férreas, ferrocarriles en todas sus modalidades, energético, puertos, aeropuertos y aquellos que, por su objeto, características, naturaleza, complejidad y magnitud, se consideren prioritarios y/o estratégicos para el desarrollo nacional. El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) analiza el Acuerdo, publicado este lunes en el Diario Oficial de la Federación, por el que los proyectos y obras del Gobierno de México son considerados de interés público y seguridad nacional, a fin de garantizar que el derecho de acceso a la información y el principio de máxima publicidad no sean vulnerados.  El INAI reconoció que la “seguridad nacional” una de las causales de reserva de información, prevista en el artículo 110, fracción I, de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública, por lo que el acuerdo publicado en el DOF permitiría a la federación reservar, de manera general, la información relacionada con los proyectos y obras que el gobierno lleva a cabo. En el artículo primero, el documento señala expresamente que “se declara de interés público y seguridad nacional la realización de proyectos y obras a cargo del Gobierno de México asociados a infraestructura de los sectores comunicaciones, telecomunicaciones, aduanero, fronterizo, hidráulico, hídrico, medio ambiente, turístico, salud, vías férreas, ferrocarriles en todas sus modalidades energético, puertos, aeropuertos y aquellos que, por su objeto, características, naturaleza, complejidad y magnitud, se consideren prioritarios y/o estratégicos para el desarrollo nacional”.  En ese sentido, el INAI informó que las áreas especializadas del Instituto estudian los alcances del Acuerdo y, de ser necesario, exploran las distintas vías legales a emprender para asegurar que el derecho de acceso a la información de la sociedad sea garantizado, sin restricción alguna. En este contexto, “el INAI, como órgano garante del derecho de acceso a la información, facultado para hacer cumplir la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública y la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública, evalúa si dicho Acuerdo no se contrapone a lo establecido en dicho marco normativo”.  " ["post_title"]=> string(80) "Blindaje por decreto a obras de AMLO desata críticas por opacidad y manga ancha" ["post_excerpt"]=> string(163) "El decreto de López Obrador prendió alarmas en el INAI, por lo que inmediatamente evaluó el impacto y las violaciones constitucionales del decreto presidencial." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(79) "blindaje-por-decreto-a-obras-de-amlo-desata-criticas-por-opacidad-y-manga-ancha" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-25 11:32:17" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-25 16:32:17" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72911" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(40) ["max_num_pages"]=> float(20) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "40f9b3ac63a0a0eb04b6607cefcd8129" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Blindaje por decreto a obras de AMLO desata críticas por opacidad y manga ancha

Blindaje por decreto a obras de AMLO desata críticas por opacidad y manga ancha

El decreto de López Obrador prendió alarmas en el INAI, por lo que inmediatamente evaluó el impacto y las violaciones constitucionales del...

noviembre 25, 2021
¿Quo vadis, Daniel?

¿Quo vadis, Daniel?

En el fondo todo conflicto armado es una vergüenza enorme, una pérdida absoluta y la negación de nuestra razón como especie civilizada.

noviembre 10, 2021




Más de categoría
TAMBIÉN HAY ACIERTOS DE LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA NACIÓN

TAMBIÉN HAY ACIERTOS DE LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA NACIÓN

La SCJN suele estar en el ojo del huracán cuando se tocan temas polémicos; sin embargo, constantemente el máximo...

noviembre 29, 2021

LOS EFECTOS DEL DECRETO PRESIDENCIAL DEL 22 DE NOVIEMBRE EN LAS REGIONES Y CIUDADES DEL PAIS

Obras como “el Tren Maya “, el Ferrocarril Transístmico, la Refinería de Dos Bocas, el aeropuerto de Santa Lucia,...

noviembre 29, 2021
Retrato hablado

Retrato hablado

El pensamiento maderista es tan vigente hoy en día como lo era hace 111 años.

noviembre 26, 2021

La empatía como catalizadora de la auténtica igualdad

Sin una empatía consciente y eficaz, el entendimiento entre humanos está condenado a la imposibilidad.

noviembre 26, 2021