Era Covid: las semillas de un nuevo liderazgo

Los líderes actuales son producto de un sistema que la pandemia está en proceso de demoler. Corresponde a los ciudadanos, a partir de su compromiso y responsabilidad, sentar las bases para el surgimiento de un nuevo tipo...

26 de febrero, 2021

Los líderes actuales son producto de un sistema que la pandemia está en proceso de demoler. Corresponde a los ciudadanos, a partir de su compromiso y responsabilidad, sentar las bases para el surgimiento de un nuevo tipo de liderazgo más acorde con los desafíos del siglo XXI.  

La semana anterior hablábamos de las profundas carencias que han mostrado a lo largo de la gestión de la pandemia los diversos liderazgos políticos en el mundo. Sin embargo, sin que deje de suscribir una sola palabra de lo expresado, la reflexión de hoy va encaminada a plantear la idea de que simplemente culparlos a ellos, deslindándonos por completo de toda responsabilidad, ni resuelve el problema ni nos enseña nada.  

Aun cuando es más cómodo buscar culpables, cada uno de nosotros, en tanto miembros activos de la sociedad, somos actores en el complejo sistema común que entendemos como civilización humana. Cuando nos observamos como individuos aislados ante los grandes poderes económicos y políticos, nos queda la impresión de que somos pequeñas piezas de madera flotando en un océano convulso y que seremos conducidos por las corrientes sin la capacidad de oponer resistencia o decidir por nosotros; sin embargo esto no es totalmente cierto. 

Es verdad que estamos inmersos en una compleja red de sistemas y contextos que están en funcionamiento con o sin nuestra venia; no obstante, al mismo tiempo que somos piezas de esos sistemas, en alguna medida los influimos y podemos ejercer ciertas presiones sobre ellos en aras de transformarlos paulatinamente. Y es posible acelerar este proceso si de manera organizada orquestamos y sumamos intenciones y esfuerzos.  

Desde el sitio que ocupemos en nuestro grupo social participamos tomando infinidad de decisiones que, sumadas a las de nuestros pares, crean la realidad común que habitamos: cumplimos –o no– con la ley, ejercemos nuestro trabajo con entrega y profesionalismo, pagamos impuestos, votamos responsablemente en cada elección –o declinamos ese derecho, permitiendo que otros decidan por nosotros–, educamos a nuestros hijos inculcándoles una serie específica de valores… son algunas entre muchas otras micromaneras de participación que, por diminutas que parezcan, terminan por ser determinantes en nuestro ámbito de influencia, en especial de cara al futuro. 

Una vez asumido que, efectivamente cada uno de nosotros jugamos un papel en la sociedad que habitamos, así sea sutil, es importante reconocer también que si deseamos realmente vivir en un mundo mejor, estamos obligados a cooperar con la parte que nos toca, para lo cual requerimos desarrollar una serie de atributos que no nos son dados, sino que emergen del trabajo, la voluntad y el compromiso. 

Los tiempos de visiones aisladas y compartimentadas del mundo pertenecen a otro tiempo. Si los seres humanos pretendemos sobrevivir al siglo XXI, con todos los retos y desafíos en los que ya estamos inmersos, tendremos que entender que, sin perder nuestra individualidad y autonomía, debemos asumirnos como una parte influyente y participante de una realidad social y comunitaria compleja en evolución. Esto exige que desarrollemos esos atributos que en el artículo anterior echábamos de menos en nuestros líderes: el aplomo y la serenidad para de gestionarnos en contextos de incertidumbre extrema y la capacidad de adaptación y cambio ante dichos escenarios.   

Los líderes que nos gobiernan salen de nuestra misma sociedad, así que si queremos elevar el nivel de gestión pública, tendremos que empezar por elevar nuestro particular sistema de gestión privada y personal. 

Conforme la civilización –entendida no como la suma de individuos aislados, sino como una colectividad viva y en permanente desarrollo– ha evolucionado, ha resuelto infinidad de problemas que los individuos aislados no pueden. 

Pongamos como ejemplo el referente previo a la Era Covid que hoy nos aqueja. Entre 1918 y 1920 azotó al mundo una terrible pandemia conocida como “gripe española”. Por causas que no cabe desarrollar ahora, nadie la considera como el hecho más dramático que le sucedió a la humanidad en el siglo XX. Y sin embargo lo fue. Debido a ella fallecieron en un lapso de dos años más seres humanos que en la Primera y la Segunda guerras mundiales JUNTAS. 

Nos dice Laura Spinney en su espléndida investigación acerca de este periodo, contenida en el extraordinario libro El jinete pálido1

“La gripe española infectó a una de cada tres personas del planeta, a 500 millones de seres humanos. Entre el primer caso registrado el 4 de marzo de 1918 y el último, en algún momento de marzo de 1920, mató a entre 50 y 100 millones de personas, o entre el 2.5 y el 5 por ciento de la población mundial…”.

Si extrapolamos los números de aquella pandemi, –que, por cierto, tuvo enormes semejanzas con la provocada por la Covid-19–, considerando nuestra densidad de población actual tendríamos el escalofriante número de más de 2500 millones de contagiados y entre 175 y 350 millones de muertos a nivel mundial en tan solo dos años.   

¿Por qué entonces nadie piensa en la “gripe española” como la inmensa tragedia global que fue y, sin embargo, con un número marginal de infectados y fallecidos, la Covid-19 ha paralizado al mundo provocando costos inconmensurables en todos los ámbitos humanos? 

Con todo y lo trágico que son los números de muertos y contagiados por Covid y las inciertas perspectivas de futuro a mediano plazo que se muestran ante nosotros, no estamos ni remotamente en un riesgo de semejante catástrofe sanitaria y humanitaria, y esto se debe a que, a pesar de que como individuos ni siquiera sepamos nada de dicho episodio histórico, como humanidad aprendimos de aquella experiencia. 

Gracias a ella hemos evolucionado: en muchos aspectos el salto cuántico dado por la ciencia médica en el último siglo ha sido influenciado por dicho suceso, también fue fundamental para la consolidación de la epidemiología, disciplina que hoy tantas vidas ha salvado, o el intercambio de información y cooperación internacional entre naciones en casos de crisis sanitaria como la actual –inexistentes en 1918–. Y qué decir de la consciencia de que cada vida humana es invaluable, convicción cada día más interiorizada en el mundo global del siglo XXI, pero aun difusa a principios del siglo XX. Pero sobre todo, la gran diferencia entre la gripe española de 1918 y la Covid 19 del año 2020 está en que en el segundo caso tenemos una comprensión plena de que se trata de un fenómeno global y hace un siglo, no. 

La gripe española de 1918 fue entendida en su tiempo como una serie de epidemias independientes, donde cada país hizo lo que buenamente pudo con los recursos, conocimientos médicos disponibles y circunstancias específicas de cada lugar. En contraste, la crisis por Covid-19 se comprendió como pandemia desde el primer momento en que la infección salió de territorio chino. Esta pequeña gran distinción está haciendo toda la diferencia, porque ni los gobiernos más omisos han podido abstraerse de la influencia global. 

Con todas sus desventajas, este es un gran ejemplo de la diferencia entre vivir un mundo globalizado y vivir en uno que no lo es. La cooperación científica, el flujo de información instantánea acerca de lo ocurrido en otros países, el catálogo de medidas y prevenciones entre naciones –donde lo que hace uno sirve como referente para los demás y viceversa–, el compromiso general de que las vacunas se distribuyan de forma equitativa entre naciones ricas y pobres –buen propósito que por el momento no se cumple del todo– y la competencia entre unos gobiernos y otros por desarrollar una buena campaña de vacunación… nada de esto ocurrió –ni podía ocurrir– en el mundo de 1918, sumergido en la Primera Guerra Mundial, dividido en naciones aisladas con una muy baja interconexión, un mundo sin telecomunicaciones, gobernado por el nacionalismo mal entendido y segmentado por fronteras políticas inexpugnables, sin la tecnología con que hoy contamos, pero sobre todo, un mundo sin la conciencia de que los seres humanos, todos, de la nación que sea, somos parte de una sola especie y de que es mucho más lo que tenemos en común que lo que nos distingue. 

Así como en 2020 y 2021 la humanidad es muy distinta a la de 1918, si queremos resolver los grandes problemas que nos aquejan como especie –además de la Covid 19–, como el cambio climático, la desigualdad, la migración masiva y un largo etcétera, necesitamos construir un mundo distinto al que, para bien o para mal, dejamos definitivamente atrás con el inicio de la pandemia. 

Aun contra nuestra voluntad, la Era Covid se ha convertido en un catalizador que ha desnudado una buena parte de las carencias que necesitamos forzosamente transformar para que ese “nuevo mundo” Post Covid comience a surgir y seamos viables como especie en los siglos por venir.     

Es aquí donde la responsabilidad individual se hace indispensable. Esperamos que nuestros líderes sean perfectos, infalibles y sobrehumanos cuando surgen circunstancias graves e inéditas, pero tampoco nosotros lo hemos sido y al final nuestros gobiernos, como ya se dijo, no vienen de otra galaxia, sino que salen de la propia ciudadanía. No nos hace daño reconocer que en muchas ocasiones, en especial aquellos que, sin pedirlo, gozamos de oportunidades que la mayoría más desfavorecida carece, hemos quedado a deber en términos de participación solidaria, de tomar las medidas personales de prevención básicas y en desarrollar nuestras facultades con miras a nuestro desarrollo, pero también al de nuestra comunidad. 

Antes de la pandemia íbamos en la ruta de ser la primera generación en la historia humana en heredar a quienes habrán de seguirnos, condiciones de vida inferiores que las de quienes los precedieron. Paradójicamente, si nos comprometemos con la ineludible edificación de ese mundo nuevo que nos toca construir, la Era Covid habrá servido para ayudarnos a evitarlo. 

Web: www.juancarlosaldir.com

Instagram:  jcaldir

Twitter:   @jcaldir   

Facebook: Juan Carlos Aldir

1 Spinney, Laura, El jinete pálido. 1918: La epidemia que cambió el mundo, Primera Edición, Cuarta Impresión, España, Crítica-Planeta, 2020, Págs. 348

Comentarios


object(WP_Query)#17971 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62046) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "06-06-2022" ["before"]=> string(10) "04-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62046) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "06-06-2022" ["before"]=> string(10) "04-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17969 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17934 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17931 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "06-06-2022" ["before"]=> string(10) "04-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-06-06 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-07-04 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (62046) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17965 (24) { ["ID"]=> int(79856) ["post_author"]=> string(2) "94" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-13 12:18:02" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-13 17:18:02" ["post_content"]=> string(4068) "Con vientos de entre 154 a 177 km/hora, Agatha azotó la zona sur de Oaxaca, dejando a su paso 11 personas fallecidas, 33 desaparecidas como terrible resultado del primer huracán de la temporada que termina en Noviembre. Desbordamiento de ríos, deslaves, destrucción de carreteras, puentes, viviendas y comunidades incomunicadas, una declaratoria de emergencia para 26 municipios, habilitación de refugios y daños cuantiosos a la red eléctrica que ha afectado a 40,700 personas en 9 poblaciones. A cuatro días del huracán, el presidente ordenó  censar casa por casa para cubrir 126 localidades, 26 mil viviendas para recopilar información sobre daños en viviendas,  enseres y cultivos. Se anunció la entrega de apoyos, compra de electrodomésticos vía Sedena y Marina, la CFE trabaja en el restablecimiento del servicio eléctrico. ¿Y la reconstrucción de caminos y puentes cuándo, cómo y con quién  se llevará a cabo? ¿Quién se hará cargo del plan de reconstrucción de viviendas afectadas o destruidas? Como puede observarse, la atención se ha centrado en apoyar refugios, dotar de agua,  víveres y atender lo elemental… Inicia formalmente la temporada de huracanes a partir del 1º de junio Como ya se señaló, el primero de los huracanes del lado del Pacifico denominado Agatha impactó el 31 de mayo y correspondió a la categoría 2 Se esperan según CONAGUA entre 4 y 5 de categorías 1 o 2; de 2 a 4 de categorías 3, 4 o 5. En tanto, por el lado del Atlántico, se esperan de 4 a 6 de Categorías 1 y 2; de 2 a 4 de categorías 3, 4 y 5 (todos en el sistema de clasificación Saffir-Simpson). ¿Con qué lineamientos de operación se atenderán los daños? ¿Con que fondos o recursos federales se llevarán a cabo las obras? ¿Que instancia del Gobierno Federal instrumentará las acciones de reconstrucción?   Si bien, en el Diario Oficial de la Federación publicado el 13 de agosto de 2021, se emitieron los lineamientos de operación específicos para la atención de fenómenos naturales perturbadores, en la práctica está claro que no existe un fondo formal para la atención de estos desastres, que la desaparición del FONDEN (Fondo de Desastres Naturales) dejó en un estado de absoluta discrecionalidad la aplicación de recursos federales, donde el presidente decide qué hacer, cómo ayudar, cuánto dinero aplica y qué acciones llevar a cabo. Año con año se presentan ciclones y huracanes de distinta intensidad en las mismas regiones del país, la reconstrucción de caminos, puentes, viviendas, escuelas, edificios de salud  nunca se concluyen antes de que un nuevo desastre haga su aparición. A pesar de que existen Atlas de riesgos a nivel nacional, estos se vuelven letra muerta por no llevar a cabo acciones de prevención de ningún tipo. La desaparición del FONDEN, no solo dejó sin recursos la atención del problema, dejó a las instituciones sin reglas claras y transparentes de operación. Las estrategias de atención del Plan DN-III son de carácter inmediato sin efectos más allá  de los primeros días. La priorización de acciones es más de valor político que de atención efectiva de largo plazo. Un país vulnerable en sus zonas costeras, llenas de comunidades pobres sin una estrategia efectiva para la atención de desastres naturales perturbadores, es el resultado de una errática política en la materia.  " ["post_title"]=> string(28) "EL HURACÁN AGATHA EN OAXACA" ["post_excerpt"]=> string(167) "La desaparición del FONDEN no solo dejó sin recursos la atención del problema, también dejó a las instituciones sin reglas claras y transparentes de operación. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(27) "el-huracan-agatha-en-oaxaca" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-13 12:18:02" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-13 17:18:02" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79856" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17871 (24) { ["ID"]=> int(80548) ["post_author"]=> string(2) "69" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-01 10:34:17" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-01 15:34:17" ["post_content"]=> string(4113) "La sequía ha pegado de lleno en el estado de Nuevo León y la falta de agua afecta a quienes viven en Monterrey y su zona conurbada. Para atacar la emergencia el gobierno del estado empezó a racionar el agua, pero el resultado ha sido bastante malo. La idea era surtir agua de 4 a 10 de la mañana y elegir días en los que algunos municipios no recibirían agua. Ha habido colonias que no han dejado de recibir agua ni un segundo y otras en las que no hubo agua por dos o tres semanas hasta que la gente empezó a bloquear carreteras. El tema es que durante los últimos 9 años han disminuido las lluvias y al mismo tiempo se ha incrementado tanto la demanda como el consumo. En época de verano, en la Ciudad de Monterrey y su zona conurbada se consumen 17 000 litros por segundo. Hoy, con mucho trabajo se pueden surtir 11 000 litros por segundo. Los habitantes de García, Escobedo y San Nicolás son los que más están sufriendo por el desabasto de agua. El 63% del agua que se consume en esa zona proviene de 3 presas que están en niveles históricamente bajos: El Cuchillo (45% de capacidad), la Boca (8% de capacidad) y Cerro Prieto (2% de capacidad). La esperanza de los regios es que la temporada de huracanes les acerque uno que ayude a restaurar los niveles de las presas, pero básicamente dependen de un milagro porque el bombardeo de nubes con yoduro de plata no es un método 100% garantizado. Y mientras eso sucede en Monterrey, ¿qué hacemos los demás? Tal pareciera que solo mirar.  En el Valle de México debimos adoptar sistemas de captación de agua pluvial desde hace mucho, pero las lluvias sólo dejan inundaciones y el agua de lluvia se va directo al drenaje. Los mantos acuíferos sólo se recargan en áreas naturales como los bosques de Chapultepec y Tlalpan sin que ninguno de los gobiernos de esta ciudad o del Estado de México hayan hecho algo por atender este problema antes de que nos pase lo que sucede ahora en Monterrey. Las presas del sistema Cutzamala, que es el sistema que abastece de agua al valle de México, se ubicaron el martes pasado al 41% de su capacidad, es decir, 19% menos que el nivel histórico para esta fecha. La presa el Bosque está al 26% de su capacidad; la presa de Villa Victoria está al 30% y la presa de Valle de Bravo se encuentra al 54% de su capacidad. Y eso no es solo en Monterrey o el Valle de México: de las 210 presas que hay en el país, 118 (56%) están al 50% o menos de su capacidad. La Ciudad de México tiene un sistema de captación de agua de lluvia para zonas marginadas. Este sistema se llama cosecha de lluvia y opera en las alcaldías Xochimilco, Tlalpan e Iztapalapa. Estos sistemas se han instalado en casas en las que hay escasez de agua, pero no se ha hecho nada por buscar recargar los mantos acuíferos. Si a esto le sumamos que el sistema de agua potable de la Ciudad de México superaron su tiempo de vida útil hace más de 30 años, pues tenemos en las manos una bomba de tiempo. México se encuentra en el lugar 24 entre los países con mayores problemas de estrés hídrico (falta de agua) con una calificación de 3.86., de acuerdo con el Water Risk Atlas del World Resources Institute. Esto nos pone en un nivel de alerta alto evitando por muy poco el nivel extremadamente alto. Para que tengan una mejor idea, el país con mayor estrés hídrico es Catar con una calificación de 4.97. México se encuentra en el mismo nivel de estrés hídrico que Afganistán. ¿Aprovechamos el agua que por el momento sí tenemos para ir remojando nuestras barbas?  " ["post_title"]=> string(83) "Si ves las barbas de los regiomontanos cortar…Ya nos alcanzó el estrés hídrico" ["post_excerpt"]=> string(214) "Monterrey ha sido por muchos años ejemplo de una ciudad pujante, industrializada y moderna, pero hoy también es ejemplo de lo que sucede al ir dejando las cosas importantes para después, como el tema del agua. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(77) "si-ves-las-barbas-de-los-regiomontanos-cortarya-nos-alcanzo-el-estres-hidrico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-01 10:34:17" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-01 15:34:17" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80548" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17965 (24) { ["ID"]=> int(79856) ["post_author"]=> string(2) "94" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-13 12:18:02" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-13 17:18:02" ["post_content"]=> string(4068) "Con vientos de entre 154 a 177 km/hora, Agatha azotó la zona sur de Oaxaca, dejando a su paso 11 personas fallecidas, 33 desaparecidas como terrible resultado del primer huracán de la temporada que termina en Noviembre. Desbordamiento de ríos, deslaves, destrucción de carreteras, puentes, viviendas y comunidades incomunicadas, una declaratoria de emergencia para 26 municipios, habilitación de refugios y daños cuantiosos a la red eléctrica que ha afectado a 40,700 personas en 9 poblaciones. A cuatro días del huracán, el presidente ordenó  censar casa por casa para cubrir 126 localidades, 26 mil viviendas para recopilar información sobre daños en viviendas,  enseres y cultivos. Se anunció la entrega de apoyos, compra de electrodomésticos vía Sedena y Marina, la CFE trabaja en el restablecimiento del servicio eléctrico. ¿Y la reconstrucción de caminos y puentes cuándo, cómo y con quién  se llevará a cabo? ¿Quién se hará cargo del plan de reconstrucción de viviendas afectadas o destruidas? Como puede observarse, la atención se ha centrado en apoyar refugios, dotar de agua,  víveres y atender lo elemental… Inicia formalmente la temporada de huracanes a partir del 1º de junio Como ya se señaló, el primero de los huracanes del lado del Pacifico denominado Agatha impactó el 31 de mayo y correspondió a la categoría 2 Se esperan según CONAGUA entre 4 y 5 de categorías 1 o 2; de 2 a 4 de categorías 3, 4 o 5. En tanto, por el lado del Atlántico, se esperan de 4 a 6 de Categorías 1 y 2; de 2 a 4 de categorías 3, 4 y 5 (todos en el sistema de clasificación Saffir-Simpson). ¿Con qué lineamientos de operación se atenderán los daños? ¿Con que fondos o recursos federales se llevarán a cabo las obras? ¿Que instancia del Gobierno Federal instrumentará las acciones de reconstrucción?   Si bien, en el Diario Oficial de la Federación publicado el 13 de agosto de 2021, se emitieron los lineamientos de operación específicos para la atención de fenómenos naturales perturbadores, en la práctica está claro que no existe un fondo formal para la atención de estos desastres, que la desaparición del FONDEN (Fondo de Desastres Naturales) dejó en un estado de absoluta discrecionalidad la aplicación de recursos federales, donde el presidente decide qué hacer, cómo ayudar, cuánto dinero aplica y qué acciones llevar a cabo. Año con año se presentan ciclones y huracanes de distinta intensidad en las mismas regiones del país, la reconstrucción de caminos, puentes, viviendas, escuelas, edificios de salud  nunca se concluyen antes de que un nuevo desastre haga su aparición. A pesar de que existen Atlas de riesgos a nivel nacional, estos se vuelven letra muerta por no llevar a cabo acciones de prevención de ningún tipo. La desaparición del FONDEN, no solo dejó sin recursos la atención del problema, dejó a las instituciones sin reglas claras y transparentes de operación. Las estrategias de atención del Plan DN-III son de carácter inmediato sin efectos más allá  de los primeros días. La priorización de acciones es más de valor político que de atención efectiva de largo plazo. Un país vulnerable en sus zonas costeras, llenas de comunidades pobres sin una estrategia efectiva para la atención de desastres naturales perturbadores, es el resultado de una errática política en la materia.  " ["post_title"]=> string(28) "EL HURACÁN AGATHA EN OAXACA" ["post_excerpt"]=> string(167) "La desaparición del FONDEN no solo dejó sin recursos la atención del problema, también dejó a las instituciones sin reglas claras y transparentes de operación. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(27) "el-huracan-agatha-en-oaxaca" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-13 12:18:02" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-13 17:18:02" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79856" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(47) ["max_num_pages"]=> float(24) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "e83b4af6512b3dccbbae3ddd2afbe1fc" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

EL HURACÁN AGATHA EN OAXACA

La desaparición del FONDEN no solo dejó sin recursos la atención del problema, también dejó a las instituciones sin reglas claras y...

junio 13, 2022
falta de agua

Si ves las barbas de los regiomontanos cortar…Ya nos alcanzó el estrés hídrico

Monterrey ha sido por muchos años ejemplo de una ciudad pujante, industrializada y moderna, pero hoy también es ejemplo de lo que...

julio 1, 2022




Más de categoría
falta de agua

Si ves las barbas de los regiomontanos cortar…Ya nos alcanzó el estrés hídrico

Monterrey ha sido por muchos años ejemplo de una ciudad pujante, industrializada y moderna, pero hoy también es ejemplo...

julio 1, 2022
La posibilidad de un universo inteligente

La posibilidad de un universo inteligente

Si la evolución planetaria de la que somos parte dio lugar a la razón y la inteligencia humana, es...

julio 1, 2022

De Frente y Claro | DESEMPLEO SIGUE ASCENDENTE

El desempleo va de mal en peor en nuestro querido México sin que esta administración haga nada por evitarlo.

junio 30, 2022

Sostenibilidad Urbana en México

Evaluar las ciudades abre un panorama estupendo para conocer el estado de cómo se están cumpliendo los Objetivos...

junio 30, 2022