En busca de nuestro siguiente salto evolutivo

Enfrentamos un cambio de Era que será o bien nuestra perdición como especie, o bien nuestro siguiente paso evolutivo como humanidad: concretar una comprensión del ser humano más allá de nuestra propia individualidad.

22 de octubre, 2021

Como hablábamos en el artículo anterior, nos encontramos en un momento de la historia humana donde los grandes desafíos que nos aquejan no son fáciles de traducir en narrativas atrayentes con las que nos resulte fácil y natural identificarnos y movernos a la acción. 

Pensemos en un ejemplo simple de narrativa eficaz: el génesis bíblico. En él se explica cómo, a partir del deseo de un Dios omnipotente, fue creado el mundo y el ser humano a su imagen y semejanza. En ese relato fundacional se cuenta el comienzo de la historia humana: a causa de su desobediencia, Adán y Eva son expulsados del paraíso para convertirse en habitantes del mundo. A partir de este desafortunado hecho nuestra especie conoce el dolor, la culpa, el sufrimiento y la obligación de proveerse, a partir de su propio esfuerzo, de aquello que requiera para sobrevivir. Dentro de lo malo, Dios continúa considerando al ser humano como su creación más lograda y le hereda la Naturaleza entera para que disponga de ella como mejor le parezca. 

Mucho más que un cuento pintoresco, esta narración constituye los cimientos de una comprensión completa del mundo. Acompañado de otras historias complementarias, se trata de un relato lineal y sencillo que sentó las bases para un tipo específico de organización social, una manera concreta de vincularnos con lo divino, una forma puntual de entender el bien y el mal, de relacionarnos entre mujeres y hombres y un modo de entender la Naturaleza y nuestra relación con ella, que en gran medida ha permeado hasta la actualidad.  

En contraste, pensemos en una narración compleja de nuestro tiempo: el cambio climático.  Se trata de la comprensión –no solo racional, sino también emocional y corporal– de que el planeta Tierra, a lo largo de miles de años y de intrincadas y complejas interacciones entre minerales, animales y seres humanos, conforma una sola biósfera compuesta por infinidad de ecosistemas de todo tipo que regulan el equilibrio químico y biológico de una atmósfera en constante transformación. Debido al espectacular desarrollo tecnológico humano, hemos generado suficientes elementos contaminantes –CO2, deforestación, residuos materiales no biodegradables, pesca desenfrenada, producción ganadera creciente, etc.– como para trastocar el mencionado equilibrio químico de la atmósfera, lo que deriva en aumentos de temperatura que ahondan la dinámica transformadora y que nos pone en riesgo de alcanzar la inviabilidad como especie, junto con muchísimas otras.   

No hay comparación entre esta historia y la de una pareja que vaga sin prejuicios por el paraíso hasta que es tentada por una serpiente que les sugiere desafiar las órdenes directas de Dios. No hay duda que este relato es infinitamente más atractivo y sencillo de entender y de seguir gracias a su unidad argumental, linealidad cronológica, claridad en la motivación, rol y conflicto de cada uno de los involucrados y la unidad de tiempo y espacio en que ocurre. Podemos simbolizar cada personaje, pensar en lo que hubiésemos hecho en el lugar de uno u otro, entender sin confusión posible las implicaciones éticas y morales de cada acto u omisión de los involucrados, sufrir con la expulsión de los protagonistas e identificarnos con ellos, equiparando nuestra lucha cotidiana por la vida con la que debieron experimentar ellos tras el exilio forzado hacia un mundo nuevo y hostil. Pero no es sencillo identificarse con los aumentos desproporcionados de CO2 en unas cuántas décadas, con los cambios de temperatura en las corrientes del mar del norte, con el deshielo del Ártico, con la devastación de ecosistemas, con la extinción de especies de las que ni siquiera sabíamos de su existencia, con las sequías y tormentas aleatorias que sacuden diversos territorios del mundo, con la devastación súbita de pueblos y ciudades y mucho menos es fácil entender qué tengo yo que ver con todo eso, qué puedo hacer para atemperar el problema y en qué medida mi intervención microscópica habrá de influir el la biósfera del planeta en aras de revertir el proceso de deterioro ecológico en marcha.  

Se podrá alegar que, mientras el cambio climático es un relato “verdadero” porque está amparado en la ciencia, el génesis bíblico es una narración mítica y simbólica que nunca ocurrió en la realidad. Este argumento es parcialmente cierto: hoy – a la luz del conocimiento científico del siglo XXI– sabemos que el relato bíblico no sucedió literalmente, pero no debemos olvidar que para el mundo mítico –tanto para el de la antigüedad como para quienes continúan habitándolo en el presente–, el relato sagrado tenía el mismo valor epistémico que las leyes de Newton para un individuo del siglo XXI, lo que lo hacía existencialmente verdadero.  

Se podrá asegurar también que, puesto que el cambio climático es un hecho “objetivamente verdadero”, con la mera explicación racional y científica tendría que ser suficiente para que tomemos consciencia de lo que se está gestando planetariamente frente a nuestras narices. 

Sin embargo no es así. Una historia, en especial aquella que no solo requiere captar la atención, sino mover al cambio y a la acción, además de solidez racional, requiere de una conexión emocional, de un alto nivel de identificación, de una profunda sensación de urgencia, de lo contrario no habrá forma de que nos conmueva, así nuestra indolencia nos condene a la extinción, y aun cuando nos rodeen anaqueles atiborrados de datos y estadísticas científicas que demuestren la gravedad del problema. 

Lo que al final ocurre es que, al mismo tiempo que somos los de siempre, los mismos que recolectaban y cazaban para sobrevivir, los mismos que inventaron la agricultura y la ganadería, los mismos que echaron a andar las máquinas para producir cada día más, los mismos que salieron al espacio e inventaron Internet, los mismos que requieren historias emocionantes y dramáticas que los reflejen para identificarse con ellas, al mismo tiempo que seguimos siendo los homo sapiens sapiens de hace cincuenta o cien mil años, el mundo que habitamos está en un hondo proceso de transformación. 

Lo esperanzador es que no es la primera vez que nos ocurre y casi siempre hemos encontrado un camino que nos ha conducido al desarrollo. Del ser humano recolector, mutamos al agricultor, creamos la civilización y los grandes imperios. Una a una hemos ido transitando una Era tras la otra. Cada una de ellas surgió como solución al problema que llevó a la decadencia a la anterior. Agotadas por su propio éxito, cada Era devino en una grave crisis que dio lugar a una solución que trajo consigo un mundo nuevo.    

Los seres humanos del Siglo XXI enfrentamos inexorablemente un cambio de Era equiparable al que significó la Ilustración para el siglo XVIII, cuyo impulso, simbolizado por la Revolución Francesa, puso fin a la monarquía absoluta como forma dominante de gobierno en Occidente, favoreciendo el surgimiento de la democracia moderna y que, en su búsqueda incansable de progreso, operó como el marco perfecto para la explosión del desarrollo industrial, económico y tecnológico que tomó cuerpo en la Revolución Industrial. La modernidad, que con todo su dinamismo, con todas sus virtudes y defectos, con todas sus potencialidades y limitaciones nos trajo hasta este momento histórico, hoy evidencia una clara patologización de su propio éxito y se la ve sumergida un profundo proceso de decadencia que parece acelerarse día con día.  

En los últimos dos siglos, de la mano de un progreso galopante en todos los ámbitos, hemos ido cocinando las condiciones que han terminado por colocarnos en la orilla de lo que pareciera ser, o bien nuestra perdición como especie como consecuencia del cambio climático y la inminencia permanente de un conflicto global entre potencias, o bien nuestro siguiente paso evolutivo como humanidad: concretar una comprensión del ser humano que vaya más allá de nuestra propia individualidad y entendamos que cada uno de nosotros, sin importar nacionalidad, ideología o credo religioso, pertenecemos a una sola especie, que si bien se manifiesta de maneras diversas y muchas veces divergentes, al final compartimos maneras se sentir, de amar, de relacionarnos, de expresar el arte, y un sin fin de características más que confirman que es mucho más lo que nos une que lo que nos separa.

El desarrollo de la individualidad, de la autonomía personal, muy pertinente y necesaria en el siglo XVIII y XIX, ha alcanzado niveles espeluznantes a través de la obsesión por el éxito a toda costa, traduciéndose, o bien en un narcisismo patológico que conduce a que individuos de éxito reconocido, como Elon Musk, se les quede pequeña la Tierra y ahora pongan los ojos en la conquista de Marte, o bien se traduce en un nihilismo exacerbado que lo vacía todo de sentido y significado, no dejando espacio para otra cosa que no sea la búsqueda del placer y la gratificación instantánea y vacía. 

No es que esté mal per se buscar ampliar los horizontes del desarrollo tecnológico humano, pero no es éste el único campo que merece atención. Es justo ese desbalance entre progreso tecnológico y la brutal desigualdad entre unos seres humanos y otros, así como la absurda desconexión del ser humano con la Naturaleza, lo que parecer marcar la ruptura de ese paradigma moderno que, como decía antes, muestra ya visos de decadencia acelerada. 

Sin renunciar al propio bienestar, ahora pareciera que viene una época de voltear al colectivo y al entorno, de enfocar esfuerzos en brindar nuevas y auténticas oportunidades de desarrollo a quienes se han quedado atrás en esa enloquecida carrera de egos que ha significado las últimas décadas de modernidad, de la mano con aceptar nuestra condición de especie en una sola biósfera compartida con muchas otras. 

Pero entonces ¿qué se requiere para que, no solo entendamos racionalmente los grandes desafíos que enfrenta la humanidad del siglo XXI, sino para que también los asumamos como propios, nos sintamos parte de ellos y emerja en el número suficiente de individuos la motivación necesaria para producir un cambio de conducta global que derive en resultados efectivos?

Sin pretender agotar el tema, en las próximas entregas hablaremos de un par de herramientas indispensables para dar este salto evolutivo que necesitamos dar: asumir conscientemente una visión sistémica de la existencia y la ampliación de la empatía. 

 

Web: www.juancarlosaldir.com

Instagram:  jcaldir

Twitter:   @jcaldir   

Facebook:  Juan Carlos Aldir

 

Comentarios
object(WP_Query)#17655 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71810) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "30-10-2021" ["before"]=> string(10) "27-11-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71810) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "30-10-2021" ["before"]=> string(10) "27-11-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17654 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17661 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17663 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "30-10-2021" ["before"]=> string(10) "27-11-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-10-30 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-11-27 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (71810) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17651 (24) { ["ID"]=> int(72367) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-09 13:54:30" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-09 18:54:30" ["post_content"]=> string(5637) "Han iniciado los trabajos de la segunda y última semana de la Cumbre Climática convocada por la ONU. Este encuentro se enfoca de manera fundamental a frenar el cambio climático que está poniendo en serio riesgo a todo el planeta.  El evento estaba programado para el 2020, pero hubo de retrasarse debido a la pandemia.  Las metas que se proponen son para los años 2030 y 2050. Habrá que decirlo, al paso que vamos esos plazos se antojan muy lejanos. Los periodistas que siguen la Cumbre hacen señalamientos con relación a política: hay grandes potencias que debían de estar en primera fila y no acudieron. Sucede que México no está representado por su primer mandatario, como debió haber sido. Pudiera pensarse que debido a una situación extraordinaria de emergencia nacional no hubiera asistido. Pero ya hemos visto que cuando han surgido estas emergencias, el presidente López evita aproximarse a los sitios afectados y despacha desde palacio. No habiendo nada de eso, es lamentable que sea el canciller Ebrard quien hable por México, máxime cuando anuncian  que el programa de  reforestación mundial que se ha propuesto en Glasgow está inspirado por el programa mexicano “Sembrando Vida”. Como en tantos otros, las incongruencias se dan en este encuentro, en el que se busca valorar el cumplimiento de los compromisos que las diversas naciones asumieron durante el Acuerdo de París 2015.  Alok Sharma, presidente de la actual COP26 dejó muy claro que impedir que la temperatura global aumente por encima de los 1.5 grados, depende de las acciones que se lleven a cabo a partir de esta Cumbre. Las previsiones hasta el momento hablan de que, de continuar las cosas como van, se alcanzaría un aumento de temperatura de 2.7, con sus consecuentes daños a todos los ecosistemas. “Justicia climática” es el reclamo de los grupos de jóvenes medioambientalistas que han arribado a Glasgow para exigir que esta Cumbre no quede como un encuentro social más, sino que en verdad fije posturas de cada país para, en conjunto, contribuir a alcanzar la meta deseada. A ratos pareciera que, quienes somos testigos de esta Cumbre, viéramos las cosas a manera de producciones de realidad aumentada.  Como si observar a Simón Kofe, ministro de Tuvalu, presentando su ponencia con el agua hasta las rodillas, para dar cuenta de cuánto ha aumentado el nivel del mar, fuera una especie de montaje para las redes sociales, y no una realidad lacerante. Cuando comenzó a ser patente el calentamiento global, la mayoría de nosotros pensábamos que los afectados serían los habitantes de países costeros.  Ahora descubrimos que el cambio en el nivel del mar termina modificando el clima en toda la orografía mundial, tanto hace con los moradores de islas en la Polinesia, como llega a trastornar la alimentación de los osos pardos en las zonas montañosas de países con mayores altitudes. Ya no hay tiempo para reuniones donde lo que importa es aparecer en la fotografía conmemorativa o soltar un discurso de primera.  Es necesario asumir actitudes éticas y presentar posturas que en verdad funcionen para resolver los urgentes problemas que a todos están afectando. Si damos una vista hacia atrás en la historia del mundo, difícilmente hallaremos desastres naturales como los que hoy se viven: inundaciones en ciudades en las que nunca se habían presentado; incendios que arrasan con grandes bosques; muerte y extinción de especies animales por cambios en su hábitat. Nada se consigue con estar adjudicando el daño que vivimos, a elementos más allá de nuestro momento actual. Necesitamos con urgencia actuar en el aquí y en el ahora, tanto representantes como representados. Nosotros, los ciudadanos de a pie, visualizando cada uno de nuestros actos a un plazo un poco más allá de la comodidad inmediata.  Convencernos de que esa pequeña acción que hoy llevamos a cabo definitivamente tiene un impacto ambiental, y que es la suma de esas pequeñas acciones, lo que terminará salvando a nuestro planeta, la casa de todos. Como corriente de pensamiento, el Capitalismo propicia la acumulación de bienes. Por desgracia es terreno fértil para la codicia, que lleva a atropellar los derechos elementales de otros. Un caso, por desgracia muy común, es la devastación de bosques y selvas. Tal es el caso de Colombia, que amén la terrible deforestación que ha emprendido, ahora acude a la Cumbre Climática, un total contrasentido regido por intereses ajenos al medio ambiente. Desde sus inicios, el ser humano ha pensado en acumular más de lo que necesita en un momento dado. Si dicho pensamiento priva en todos, se provoca un efecto “bola de nieve” que va creciendo con el tiempo, hasta llevar a la acumulación de grandes capitales para una reducida porción de individuos, y la carencia de lo más elemental para muchos otros. Justicia climática, lo llaman en la COP26. A fin de cuentas, es una elemental forma de justicia social. La Cumbre en Glasgow no es una realidad aumentada. Lo que ahí se narra, en verdad está ocurriendo en todos los rincones del orbe. ¿Qué más necesitamos, entonces, para convencernos de que en realidad el tiempo se agota?  " ["post_title"]=> string(26) "COP26 y realidad aumentada" ["post_excerpt"]=> string(150) "De la Cumbre Climática en Glasgow depende el futuro del planeta. ¿Somos conscientes de ello? ¿Qué hacemos para impedir la catástrofe ambiental? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(26) "cop26-y-realidad-aumentada" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-09 13:54:30" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-09 18:54:30" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72367" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17617 (24) { ["ID"]=> int(72471) ["post_author"]=> string(2) "39" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-11 12:13:08" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-11 17:13:08" ["post_content"]=> string(6064) "La formación postdoctoral ha ido adquiriendo una progresiva importancia en América Latina.  Las razones que explican este hecho son de entre otras, las siguientes: el postdoctorado es una posición académica y corresponde a la etapa formativa más avanzada y sus resultados se expresan principalmente en publicaciones de calidad. Parte de nuestro compromiso profesional es la superación académica ya que permite tener un posicionamiento integral de la visión del mundo para brindar posibles alternativas, concepciones e interpretaciones de los hechos que se suscitan a nivel nacional e internacional. Hoy comparto con nuestra audiencia la satisfacción de culminar con éxito mis estudios y titulación del Postdoctorado en “Las nuevas tendencias y corrientes integradoras de pensamiento y sus concreciones” correspondiente a la 3ª Generación en la Universidad José Martí de Latinoamérica de la ciudad de Monterrey, Nuevo León. Objetivos el Postdoctorado: *Potenciar el despliegue de habilidades que conduzcan a un pensamiento de alto vuelo cogitativo y fina sensibilidad para interpretar las distintas tendencias y corrientes de pensamientos emergentes.  *Criticar con sólidos fundamentos la racionalidad clásica moderna. Se realizan interpretación de textos, que propicien una cultura del debate y la crítica que respete al otro con plena tolerancia y razón ecuménica. *Propiciar el empleo de un discurso incluyente que abarque las varias formas aprehensivas de la realidad de que dispone el hombre: lenguaje directo, con sus respectivas formas conceptuales, el lenguaje tropológico, así como aprovechar las infinitas posibilidades del ensayo, la poesía, la narratividad y la metaforización, desde la visión hermenéutica analógica, icónica y ecosófica. El Postdoctorado está integrado por ocho Módulos: *Módulo I: “Racionalidades clásica y postclásica. Particularidades. Diferencias y contextos.” *Módulo II: “Pensamiento complejo”. *Módulo III: “Ecosofía, cultura, transdisciplinariedad  y sus mediaciones”. *Módulo IV: “La Bioética como ética de la vida”.  *Módulo V: “La Epistemología de segundo orden.” *Módulo VI: “Hermenéutica analógico – ecosófica” Módulo VII: “Neuroeducaciòn y desarrollo humano”. Módulo VIII: “Discurso hermenéutico complejo”. Postdoctorado y medios de comunicación Como integrante del Equipo Editorial de Eduardo Ruiz-Healy Times es importante destacar la actualización profesional, académica y conocimiento de idiomas para informar a nuestros lectores de los sucesos tanto en el contexto nacional como internacional, en el caso de una servidora soy traductora de textos en: español, inglés, francés, italiano y portugués.  Mi gratitud a los Doctores Rigoberto Pupo Pupo y Eurídice González Navarrete, al Rector Dr. Alejandro Valdez Arrambide, y al Dr. Jorge Cuéllar Montoya, Fundador y Presidente del Consejo de la Universidad José Martí de Latinoamérica y Lic. María Luisa Mejía. Para información dirigirse a la Secretaría de la Universidad “José Martí” de Latinoamérica, la Dra. Rocío Serna Covarrubias, teléfono 8183439358. E-mail: [email protected]; [email protected]; [email protected]; tesorerí[email protected] Rigoberto Pupo Pupo. Coordinador y profesor principal. Prof. Titular consultante Rigoberto Pupo Doctor en Filosofía. Doctor en Ciencias Universidad de La Habana, Cuba. Pedagogo destacado del siglo XX cubano Prof. Emérito. Universidad "José Martí" de Latinoamérica, 2016 Premio Internacional por la obra de la vida, SNHGE, NL, México, 2013. Dr. Honoris Causa en Pensamiento complejo y Prof. Emérito Multiversidad Mundo Real "Edgar Morin. @Orgullosamente Grupo Healy! https://www.ujosemarti.edu.mx/ Contacto ORCID ID https://orcid.org/0000-0002-5708-428X [email protected]  www.facebook.com/angelica.murillo.5496  https://www.facebook.com/RIEHMTY  IG dra.angelicamg  www.ruizhealytimes.com    " ["post_title"]=> string(142) "Superación académica en el Grupo Healy Postdoctorado “Las nuevas tendencias y corrientes integradoras de pensamiento y sus concreciones”" ["post_excerpt"]=> string(120) "Hoy comparto con nuestra audiencia la satisfacción de culminar con éxito mis estudios y titulación del Postdoctorado." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(134) "superacion-academica-en-el-grupo-healy-postdoctorado-las-nuevas-tendencias-y-corrientes-integradoras-de-pensamiento-y-sus-concreciones" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-11 12:13:08" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-11 17:13:08" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72471" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17651 (24) { ["ID"]=> int(72367) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-09 13:54:30" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-09 18:54:30" ["post_content"]=> string(5637) "Han iniciado los trabajos de la segunda y última semana de la Cumbre Climática convocada por la ONU. Este encuentro se enfoca de manera fundamental a frenar el cambio climático que está poniendo en serio riesgo a todo el planeta.  El evento estaba programado para el 2020, pero hubo de retrasarse debido a la pandemia.  Las metas que se proponen son para los años 2030 y 2050. Habrá que decirlo, al paso que vamos esos plazos se antojan muy lejanos. Los periodistas que siguen la Cumbre hacen señalamientos con relación a política: hay grandes potencias que debían de estar en primera fila y no acudieron. Sucede que México no está representado por su primer mandatario, como debió haber sido. Pudiera pensarse que debido a una situación extraordinaria de emergencia nacional no hubiera asistido. Pero ya hemos visto que cuando han surgido estas emergencias, el presidente López evita aproximarse a los sitios afectados y despacha desde palacio. No habiendo nada de eso, es lamentable que sea el canciller Ebrard quien hable por México, máxime cuando anuncian  que el programa de  reforestación mundial que se ha propuesto en Glasgow está inspirado por el programa mexicano “Sembrando Vida”. Como en tantos otros, las incongruencias se dan en este encuentro, en el que se busca valorar el cumplimiento de los compromisos que las diversas naciones asumieron durante el Acuerdo de París 2015.  Alok Sharma, presidente de la actual COP26 dejó muy claro que impedir que la temperatura global aumente por encima de los 1.5 grados, depende de las acciones que se lleven a cabo a partir de esta Cumbre. Las previsiones hasta el momento hablan de que, de continuar las cosas como van, se alcanzaría un aumento de temperatura de 2.7, con sus consecuentes daños a todos los ecosistemas. “Justicia climática” es el reclamo de los grupos de jóvenes medioambientalistas que han arribado a Glasgow para exigir que esta Cumbre no quede como un encuentro social más, sino que en verdad fije posturas de cada país para, en conjunto, contribuir a alcanzar la meta deseada. A ratos pareciera que, quienes somos testigos de esta Cumbre, viéramos las cosas a manera de producciones de realidad aumentada.  Como si observar a Simón Kofe, ministro de Tuvalu, presentando su ponencia con el agua hasta las rodillas, para dar cuenta de cuánto ha aumentado el nivel del mar, fuera una especie de montaje para las redes sociales, y no una realidad lacerante. Cuando comenzó a ser patente el calentamiento global, la mayoría de nosotros pensábamos que los afectados serían los habitantes de países costeros.  Ahora descubrimos que el cambio en el nivel del mar termina modificando el clima en toda la orografía mundial, tanto hace con los moradores de islas en la Polinesia, como llega a trastornar la alimentación de los osos pardos en las zonas montañosas de países con mayores altitudes. Ya no hay tiempo para reuniones donde lo que importa es aparecer en la fotografía conmemorativa o soltar un discurso de primera.  Es necesario asumir actitudes éticas y presentar posturas que en verdad funcionen para resolver los urgentes problemas que a todos están afectando. Si damos una vista hacia atrás en la historia del mundo, difícilmente hallaremos desastres naturales como los que hoy se viven: inundaciones en ciudades en las que nunca se habían presentado; incendios que arrasan con grandes bosques; muerte y extinción de especies animales por cambios en su hábitat. Nada se consigue con estar adjudicando el daño que vivimos, a elementos más allá de nuestro momento actual. Necesitamos con urgencia actuar en el aquí y en el ahora, tanto representantes como representados. Nosotros, los ciudadanos de a pie, visualizando cada uno de nuestros actos a un plazo un poco más allá de la comodidad inmediata.  Convencernos de que esa pequeña acción que hoy llevamos a cabo definitivamente tiene un impacto ambiental, y que es la suma de esas pequeñas acciones, lo que terminará salvando a nuestro planeta, la casa de todos. Como corriente de pensamiento, el Capitalismo propicia la acumulación de bienes. Por desgracia es terreno fértil para la codicia, que lleva a atropellar los derechos elementales de otros. Un caso, por desgracia muy común, es la devastación de bosques y selvas. Tal es el caso de Colombia, que amén la terrible deforestación que ha emprendido, ahora acude a la Cumbre Climática, un total contrasentido regido por intereses ajenos al medio ambiente. Desde sus inicios, el ser humano ha pensado en acumular más de lo que necesita en un momento dado. Si dicho pensamiento priva en todos, se provoca un efecto “bola de nieve” que va creciendo con el tiempo, hasta llevar a la acumulación de grandes capitales para una reducida porción de individuos, y la carencia de lo más elemental para muchos otros. Justicia climática, lo llaman en la COP26. A fin de cuentas, es una elemental forma de justicia social. La Cumbre en Glasgow no es una realidad aumentada. Lo que ahí se narra, en verdad está ocurriendo en todos los rincones del orbe. ¿Qué más necesitamos, entonces, para convencernos de que en realidad el tiempo se agota?  " ["post_title"]=> string(26) "COP26 y realidad aumentada" ["post_excerpt"]=> string(150) "De la Cumbre Climática en Glasgow depende el futuro del planeta. ¿Somos conscientes de ello? ¿Qué hacemos para impedir la catástrofe ambiental? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(26) "cop26-y-realidad-aumentada" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-09 13:54:30" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-09 18:54:30" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72367" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(40) ["max_num_pages"]=> float(20) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "a7129f5a23dfa88e1ece8e2f888a52b7" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
COP26 y realidad aumentada

COP26 y realidad aumentada

De la Cumbre Climática en Glasgow depende el futuro del planeta. ¿Somos conscientes de ello? ¿Qué hacemos para impedir la catástrofe ambiental?

noviembre 9, 2021

Superación académica en el Grupo Healy Postdoctorado “Las nuevas tendencias y corrientes integradoras de pensamiento y sus concreciones”

Hoy comparto con nuestra audiencia la satisfacción de culminar con éxito mis estudios y titulación del Postdoctorado.

noviembre 11, 2021




Más de categoría
Retrato hablado

Retrato hablado

El pensamiento maderista es tan vigente hoy en día como lo era hace 111 años.

noviembre 26, 2021

La empatía como catalizadora de la auténtica igualdad

Sin una empatía consciente y eficaz, el entendimiento entre humanos está condenado a la imposibilidad.

noviembre 26, 2021

De Frente Y Claro | EL EJÉRCITO, AJONJOLÍ DE TODOS LOS MOLES 

López primero quería desaparecer al Ejército; hoy está metido en casi todos los proyectos y actividades del país.

noviembre 25, 2021