El sueño de Miguel

¿Estoy en el limbo de mi inocencia o en el infierno de mis culpas? -Miguel de Cervantes Saavedra: La fuerza de la sangre.

20 de diciembre, 2022

Hace dos días se conmemoró el Día Internacional del Migrante, fecha propuesta por la Asamblea General de la ONU en el año 2000.  En torno a la misma hay incontables estudios antropológicos, sociales, sicológicos, políticos y económicos que buscan explicar el trasfondo detrás de esas hordas de migrantes por el mundo. En México provienen de países centroamericanos, caribeños, y ahora de países africanos.

No pretendería exponer datos duros en cuanto a estos crecientes fenómenos. Como ciudadana, deseo narrar la experiencia que tuve este último mes, siendo pasajera de transportes foráneos, entre  mi lugar de origen, la frontera norte y la Ciudad de México, primero de ida y luego de regreso. Momentos que traigo en mi mochila, y ya de regreso en casa extiendo sobre la mesa de trabajo, buscando dar sentido a todas las vivencias del camino.

La central camionera de Piedras Negras, Coahuila, mi punto de partida, es tranquila con relación a otras por las que he transitado.  El ala este de la pequeña central se ha convertido en una suerte de estancia.  Grupos de migrantes, en general varones, se instalan sobre el suelo teniendo por almohada su mochila, mientras llega la hora señalada para dejar ese sitio. Cierran los ojos, pero se mantienen alerta, atentos a cualquier ruido que se salga del patrón de voces y chirridos ya conocidos.   El viaje salió a tiempo, sin mayores incidentes. Mi destino: la Ciudad de México, desde donde partiría la siguiente mañana a Cuernavaca, atendiendo la invitación de cumpleaños de un apreciado amigo. Se puede decir que el trayecto transcurrió sin incidentes, salvo un retén de la policía estatal de Coahuila, que subió, revisó y dejó partir la pesada unidad.  El momento desagradable fue la salida de San Luis Potosí hacia Querétaro: había ocurrido un derrumbe en carretera, lo que ocasionó un retraso de más de tres horas, tiempo en el que tuvimos que permanecer los dieciséis pasajeros dentro de la unidad, esperando a que el problema se resolviera. Finalmente llegué a mi destino.

El regreso lo emprendí en dos etapas. La primera fue Ciudad de México-San Luis Potosí, donde tuve que parar por varios días debido a una situación familiar.  La segunda fue de esa ciudad capital a mi punto inicial de partida: Piedras Negras, Coahuila.

Llegué con tiempo a la Terminal Norte de camiones en la Ciudad de México. Debí esperar más de una hora la salida del camión. Para mi fortuna haciendo uso de bancas, en general respetadas por otros, para tercera edad y discapacitados.  No dejó de sorprenderme la cantidad de personas de origen extranjero.  No sé si sería casualidad, pero una gran parte, por su apariencia y acento, parecían provenientes de países africanos.  Me sorprendió la fluidez con que transitaban por pasillos y salas, sin un dejo de preocupación. Fue un choque frente a lo que, tradicionalmente, habría yo supuesto: el INM en pleno, verificando identidades.

Finalmente abordamos la unidad: En la primera parte del trayecto noté el ambiente denso: Gran proporción del pasaje correspondía a personas cuyo acento denotaba un origen centroamericano. La conversación entre ellos indicaba que iban a Monterrey, pero no tenían idea dónde quedaba ni cuánto tiempo harían. Este grupo se repartió en tres: Dos hombres, una mujer y un niño en los asientos delanteros.  Cinco varones y dos jovencitas en mi área del centro del camión, y dos más junto al que supongo será el traficante, en la parte posterior. Mi vecino no tendría más de 20 años, de extracción humilde.  En cuanto nos acomodamos me mostró una jeringa de insulina con un líquido, acompañada de la frase “¿me inyectas?” a lo que me negué. Se levantó y fue al baño a hacerlo por cuenta propia.   Me llamaba la atención su actitud, cargaba la mochila en su regazo; sobre la misma permanecía doblado, al menos la primera parte del trayecto. De una bolsa de celofán extrajo lo que parecían ser confituras de chocolate de gran tamaño. Cayó una al suelo pegando como si se tratara de una canica.  La levantó y me la ofreció. “Me llamo Miguel”, me dijo.  En ese momento señaló que traía un intenso dolor abdominal y que cuánto faltaba para Monterrey.  Igual que de ida, un contratiempo en carretera prolongó la duración del recorrido, mismo que permaneció en similar actitud, haciendo presión con la mochila sobre su propio abdomen.  

De San Luis hacia el norte del país el patrón se repitió: un par de mujeres con dos niños en la parte frontal, varios adultos varones a la altura de mi asiento; otros dos con el que parecía dirigir la operación al fondo. Cinco retenes en total.  Invariablemente bajaron a todos los que no pudieron demostrar satisfactoriamente su identidad. Ignoro qué haya sucedido abajo; sería irresponsable externar suposiciones. Me consta que, al regresar a la unidad, detrás de un jovencito subió una uniformada de protección civil a quien el chico le entregó un billete de 500 pesos. En el siguiente retén  mi vecino de adelante, quien acreditó ser conductor de tráiler en la frontera, subió molesto vociferando “pura sacadera de dinero”. Abordaron a las mujeres con niños intentando disuadirlas de seguir su camino, pero a fin de cuentas las dejaron continuar.  Una vez que volvió a arrancar la unidad, el líder  pasó visita a los distintos grupos para ver en qué condiciones estaban.

Lo que vi en primera fila es contradictorio.  Muy subjetivo, sí, carente de datos duros, también, pero real. Un juego maligno: permitir el avance de  migrantes por  el territorio nacional; lucrar con su necesidad, a sabiendas de que en la frontera se quedan varados, perecen ahogados o, como acaba de suceder en Tijuana, muere el padre con su hijo en brazos al intentar brincar el muro fronterizo.

¡Como que no se vale!

Comentarios


object(WP_Query)#18795 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(86943) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "04-01-2023" ["before"]=> string(10) "01-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(86943) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "04-01-2023" ["before"]=> string(10) "01-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18799 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18797 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18798 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "04-01-2023" ["before"]=> string(10) "01-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2023-01-04 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2023-02-01 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (86943) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18796 (24) { ["ID"]=> int(87594) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-10 13:37:54" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-10 18:37:54" ["post_content"]=> string(5264) "Nuestro amado y hermoso México ha sido, desde sus inicios como nación, una eterna contraposición: pueblos originarios frente a conquistadores españoles; politeísmo frente a cristianismo; espejos frente a metales preciosos. Y así, a lo largo de cinco siglos de existencia, nuestro país se ha caracterizado por estos desencuentros paradójicamente armónicos, de los cuales han surgido grandes artistas plásticos, como los muralistas de mediados del siglo veinte; escritores inmortales que hablan de un México de raíces históricas profundas, pero que admite el mestizaje y la aculturación, para modificar su esencia a lo largo del tiempo y de la historia. Entre ellos tenemos un Rulfo o un Arreola, por citar dos grandes literatos  jaliscienses de esa misma centuria. ¿A qué voy con todo esto?, podrán preguntarse… Una arista muy de actualidad que pone de manifiesto dicha contraposición de elementos que en un punto intermedio buscan fundirse, se refiere a asuntos como el dinero sucio que mueve gran parte de la economía del país. Los gobiernos hacen como que combaten el crimen organizado, pero debajo de la mesa establecen acuerdos que permiten que estas redes subsistan. Por desgracia son males crónicos que se han incrustado en lo más profundo de la estructura social de nuestro país, como hidras venenosas que ocasionalmente sacan una de sus cabezas para permitir que el Hércules político en turno cumpla su papel, pero que pronto se regenera y vuelve a asomar su cabeza en un ambiente tóxico para todos. Una forma en que así se presenta es a través de elementos que hacen apología del delito.  Sucede en las famosas “narco series”; los difundidos “narcocorridos”, y ahora hasta en “narco piñatas”, en las que los pequeños asistentes se caracterizan como integrantes de cárteles del crimen organizado. Algo como esto último se presentó en fechas recientes en la Ciudad de México. El defensa de un conocido equipo de futbol soccer organizó una fiesta infantil monotemática. Una fotografía que ha recorrido las redes sociales da amplia cuenta de ello: aparece una veintena de niños con cachuchas sugestivas de pertenecer a un cártel, y algunos de ellos mostrando réplicas en plástico de armas de alto calibre, todos posando para la “foto del recuerdo”. Aquí la gran contradicción, el mensaje de “sí, pero no”, o “está mal, pero se vale” que sugiere la imagen, y que empata con los mensajes subliminales de todas esas producciones que presentan al crimen organizado como una empresa lucrativa, por la que vale la pena jugarse la vida. Debido a ello no me extraña que, durante mi práctica pediátrica más de una vez me tocó escuchar entre pacientitos de 6 o 7 años que ellos de grandes querían ser “narcos”. Una escena de la obra de Bruno Traven: “Canasta de cuentos mexicanos” es muy recurrente para mí cuando pienso en México: Aquella del canastero que se niega a vender toda su producción a un solo comprador bajo el argumento de que luego qué vende. Me hace recordar un cumpleaños mío de niña, en que mi señor padre fue con el globero de la plaza queriendo adquirir todos los globos con helio que tenía. El vendedor se negó a llevar a cabo la operación, bajo el argumento de que, entonces qué iba a vender luego.  Son esos rasgos que vuelven a nuestro México tan entrañable, pero a la vez muy vulnerable ante una información que se presenta de manera contradictoria. Un mensaje que no se lee como si llevara la intención de desalentar el crimen organizado, sino todo lo contrario: es una práctica ilegal que deja dinero al ejercerla, e igual deja dinero al presentarla a otros de manera tramposa, sin la clara intención de hacerla ver como lo que es: una actividad que cuesta salud y vida de muchos jóvenes consumidores y que pone en riesgo a incontables humanos que participan en esa cadena: Desde los que se benefician por la producción, el trasiego o la venta de estupefacientes, hasta autoridades del orden civil y militar que pierden la vida en combatir este delito.  Y muchos más que caen en la categoría de “daño colateral”. Vidas humanas tratadas como frías estadísticas, cuando tienen nombre, apellido, trayectoria, familia y sueños. Como sociedad a ratos defendemos lo indefendible y alabamos lo que merecería absoluta condena.  Así nuestra postura frente al crimen organizado, tanto a la hora de sintonizar una serie “familiar” y aplaudir sus contenidos, como al pretender que un grupo de niños de doce años entienda que está mal hacer lo que una fiesta temática invita a apoyar. El eufemismo, tan nuestro y tan en boga, llevado a la máxima acción, bajo el argumento absurdo de que todo está bien, y que  aquí no pasa nada." ["post_title"]=> string(20) "Eufemismos que matan" ["post_excerpt"]=> string(164) "Una fiesta infantil con el tema de los cárteles del crimen organizado: imposible interpretarla como una lección contra el narcotráfico, sino todo lo contrario. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(20) "eufemismos-que-matan" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-10 13:37:54" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-10 18:37:54" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=87594" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18773 (24) { ["ID"]=> int(87529) ["post_author"]=> string(2) "40" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-09 14:20:56" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-09 19:20:56" ["post_content"]=> string(4472) "Este año el gobierno federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador comienza con las visitas de nuestros socios comerciales más importantes: Canadá y Estados Unidos. Con la llegada de Justin Trudeau y Joe Biden parece ser que este quinto año de Andrés Manuel López Obrador no será malo, o como dice la sentencia: “No hay quinto malo”. Esto a pesar de que los grandes problemas persisten en existir en todo el ámbito de la nación. Desgraciadamente, el presidente Andrés Manuel López Obrador abogará por sus proyectos estrella muy focalizados en sus zonas de vida y a favor de los miles de migrantes venezolanos, cubanos, haitianos, nicaragüenses, hondureños y guatemaltecos ubicados en las calles de la costa chiapaneca y oaxaqueña. En otras partes del país, los mexicanos no sienten el embate ni la presión de esos miles de migrantes que no quieren otra cosa que llegar a los Estados Unidos, los cuales son detenidos en la frontera sur con dilaciones para recibir sus pases legales para ir hacia la frontera norte y cruzar a los Estados Unidos de América. La situación de la costa chiapaneca es desesperante ya que esos miles de migrantes no respetan las leyes mexicanas y mucho menos los bandos municipales de esas ciudades y municipios. Esos miles de migrantes, han engrandecido los problemas sociales de la costa Chiapaneca, Oaxaqueña y de la frontera norte. Por su parte, el gobierno federal trata de imponer una cultura diferente a los chiapanecos y oaxaqueños con la infiltración de música, textos y otras acciones de lavado de cerebro para que la gente originaria de esas zonas acepte y soporte a los miles de migrantes que, a decir de la Vox Populi, son gente sin educación que no aporta nada a los costeños chiapanecos y oaxaqueños. Los oriundos de esas zonas están hartos, aburridos de tanta basura, desfachatez, y prepotencia de esos migrantes. Llegando estos al grado de ya no pagar las rentas de los lugares donde duermen. Además, han invadido de ambulantaje donde venden hasta dólares en las calles y se comercia con mariguana libremente en los parques. Estos migrantes son protagonistas de las páginas policiacas de las comunidades, lo que causa temor a la población, al grado que los oriundos ya no asisten a los centros históricos de la costa y mucho menos a los mercados populares, ya que se han convertido en lugares sucios, donde reina la prostitución y las nefastas prácticas sociales. Esta es la situación en los lugares donde están estancados los migrantes. Lo peor de todo es que los empresarios nacionales y extranjeros han sido ahuyentados por las prácticas del gobierno de Andrés Manuel López Obrador para ponerlas donde él quiere, es decir, donde pasará su tren transístmico. Atrás quedaron las Zonas Económicas Especiales de Oaxaca y Puerto Chiapas, que prometían brindar trabajo y prosperidad a los chiapanecos y oaxaqueños. Incluso se llegó a hablar de una zona de lanzamiento de cohetes espaciales en la ventosa Arriaga en Chiapas. Claro, sin olvidar los millonarios proyectos de generación de energía limpia en Puerto Chiapas, así como el paso de un gran proyecto desde Alaska que traería un gasoducto y oleoducto. Todo eso lo cambiaron por migrantes, que son mantenidos con apoyos de miles de pesos que deberían de ser para los mexicanos que no tienen ni en qué caerse muertos. Así comienza otro año –el quinto del mandato de AMLO– en la frontera sur, con la esperanza de que el presidente Biden y el presidente Trudeau volteen a ver a Puerto Chiapas y la costa chiapaneca y así comprendan que para retener a la gente en esta zona u otras zonas, el trabajo, la educación y el desarrollo humano son indispensables y que se pueden satisfacer esas necesidades con un trabajo digno que te dé una empresa que esté aquí.   *LAS OPINIONES EXPRESADAS EN LOS ARTÍCULOS DE ESTA PÁGINA SON DE EXCLUSIVA RESPONSABILIDAD DE SUS AUTORES. DE NINGUNA MANERA REFLEJAN LA POSTURA EDITORIAL DE ESTE PORTAL." ["post_title"]=> string(27) "La comezón del quinto año" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "la-comezon-del-quinto-ano" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-09 14:20:56" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-09 19:20:56" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=87529" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18796 (24) { ["ID"]=> int(87594) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-10 13:37:54" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-10 18:37:54" ["post_content"]=> string(5264) "Nuestro amado y hermoso México ha sido, desde sus inicios como nación, una eterna contraposición: pueblos originarios frente a conquistadores españoles; politeísmo frente a cristianismo; espejos frente a metales preciosos. Y así, a lo largo de cinco siglos de existencia, nuestro país se ha caracterizado por estos desencuentros paradójicamente armónicos, de los cuales han surgido grandes artistas plásticos, como los muralistas de mediados del siglo veinte; escritores inmortales que hablan de un México de raíces históricas profundas, pero que admite el mestizaje y la aculturación, para modificar su esencia a lo largo del tiempo y de la historia. Entre ellos tenemos un Rulfo o un Arreola, por citar dos grandes literatos  jaliscienses de esa misma centuria. ¿A qué voy con todo esto?, podrán preguntarse… Una arista muy de actualidad que pone de manifiesto dicha contraposición de elementos que en un punto intermedio buscan fundirse, se refiere a asuntos como el dinero sucio que mueve gran parte de la economía del país. Los gobiernos hacen como que combaten el crimen organizado, pero debajo de la mesa establecen acuerdos que permiten que estas redes subsistan. Por desgracia son males crónicos que se han incrustado en lo más profundo de la estructura social de nuestro país, como hidras venenosas que ocasionalmente sacan una de sus cabezas para permitir que el Hércules político en turno cumpla su papel, pero que pronto se regenera y vuelve a asomar su cabeza en un ambiente tóxico para todos. Una forma en que así se presenta es a través de elementos que hacen apología del delito.  Sucede en las famosas “narco series”; los difundidos “narcocorridos”, y ahora hasta en “narco piñatas”, en las que los pequeños asistentes se caracterizan como integrantes de cárteles del crimen organizado. Algo como esto último se presentó en fechas recientes en la Ciudad de México. El defensa de un conocido equipo de futbol soccer organizó una fiesta infantil monotemática. Una fotografía que ha recorrido las redes sociales da amplia cuenta de ello: aparece una veintena de niños con cachuchas sugestivas de pertenecer a un cártel, y algunos de ellos mostrando réplicas en plástico de armas de alto calibre, todos posando para la “foto del recuerdo”. Aquí la gran contradicción, el mensaje de “sí, pero no”, o “está mal, pero se vale” que sugiere la imagen, y que empata con los mensajes subliminales de todas esas producciones que presentan al crimen organizado como una empresa lucrativa, por la que vale la pena jugarse la vida. Debido a ello no me extraña que, durante mi práctica pediátrica más de una vez me tocó escuchar entre pacientitos de 6 o 7 años que ellos de grandes querían ser “narcos”. Una escena de la obra de Bruno Traven: “Canasta de cuentos mexicanos” es muy recurrente para mí cuando pienso en México: Aquella del canastero que se niega a vender toda su producción a un solo comprador bajo el argumento de que luego qué vende. Me hace recordar un cumpleaños mío de niña, en que mi señor padre fue con el globero de la plaza queriendo adquirir todos los globos con helio que tenía. El vendedor se negó a llevar a cabo la operación, bajo el argumento de que, entonces qué iba a vender luego.  Son esos rasgos que vuelven a nuestro México tan entrañable, pero a la vez muy vulnerable ante una información que se presenta de manera contradictoria. Un mensaje que no se lee como si llevara la intención de desalentar el crimen organizado, sino todo lo contrario: es una práctica ilegal que deja dinero al ejercerla, e igual deja dinero al presentarla a otros de manera tramposa, sin la clara intención de hacerla ver como lo que es: una actividad que cuesta salud y vida de muchos jóvenes consumidores y que pone en riesgo a incontables humanos que participan en esa cadena: Desde los que se benefician por la producción, el trasiego o la venta de estupefacientes, hasta autoridades del orden civil y militar que pierden la vida en combatir este delito.  Y muchos más que caen en la categoría de “daño colateral”. Vidas humanas tratadas como frías estadísticas, cuando tienen nombre, apellido, trayectoria, familia y sueños. Como sociedad a ratos defendemos lo indefendible y alabamos lo que merecería absoluta condena.  Así nuestra postura frente al crimen organizado, tanto a la hora de sintonizar una serie “familiar” y aplaudir sus contenidos, como al pretender que un grupo de niños de doce años entienda que está mal hacer lo que una fiesta temática invita a apoyar. El eufemismo, tan nuestro y tan en boga, llevado a la máxima acción, bajo el argumento absurdo de que todo está bien, y que  aquí no pasa nada." ["post_title"]=> string(20) "Eufemismos que matan" ["post_excerpt"]=> string(164) "Una fiesta infantil con el tema de los cárteles del crimen organizado: imposible interpretarla como una lección contra el narcotráfico, sino todo lo contrario. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(20) "eufemismos-que-matan" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-10 13:37:54" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-10 18:37:54" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=87594" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(45) ["max_num_pages"]=> float(23) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "d65deefdd354787f6be02f18dc8da7b2" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Eufemismos que matan

Una fiesta infantil con el tema de los cárteles del crimen organizado: imposible interpretarla como una lección contra el narcotráfico, sino todo...

enero 10, 2023
La comezón del quinto año

La comezón del quinto año

Este año el gobierno federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador comienza con las visitas de nuestros socios comerciales más importantes: Canadá...

enero 9, 2023




Más de categoría

¡Ruido!

Título: Ruido. Dirección: Natalia Beristain. Guion: Natalia Beristain. Reparto: Julieta Egurrola, Teresa Ruiz, Arturo Beristain. País: México. Año: 2022....

enero 31, 2023
La grave inseguridad en la CDMX

No es casual

Los datos en general dan muestra de que la Estrategia de Seguridad de 2019 a 2022 está funcionando.

enero 31, 2023
partido va por mexico

Cinco cosas más frías que la UNAM en el caso de Yasmín Esquivel

Esto ya es noticia vieja. La semana antepasada, el rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers, descartó invalidar el...

enero 30, 2023

Promocionarán papel picado poblano en Mercado Libre: Economía

La secretaria de Economía, Olivia Salomón anunció que más de 300 productos de papel picado serán promocionados en la...

enero 29, 2023