El Meollo del Asunto | Vacuna y voto

“¿Cuántas vacunas menos van a llegar? No lo tenemos definido”, aclaró el director general de Promoción de la Salud del gobierno federal, Ricardo Cortés Alcalá. Y es que durante el fin de semana se anunció que el presidente...

19 de enero, 2021

“¿Cuántas vacunas menos van a llegar? No lo tenemos definido”, aclaró el director general de Promoción de la Salud del gobierno federal, Ricardo Cortés Alcalá. Y es que durante el fin de semana se anunció que el presidente de la República estuvo de acuerdo con reducir el número de vacunas entregadas por Pfizer durante las semanas siguientes.

La razón para esta decisión es que los países pobres tengan vacunas y no todas sean acaparadas por los países ricos, como México, por supuesto. Pero que nadie se alarme. De acuerdo con el mismo presidente, todo va muy bien: “La pandemia está controlada y la curva domada” desde hace meses. Así lo ha aseverado muchas veces el presidente en sus muy populares conferencias de prensa, que sirven para dar a conocer lo que el gobierno federal llevará a cabo y no para hacer campaña política, ni para generar una animadversión en contra de quienes no opinen como el presidente mexicano.

A mucha gente le sorprende que el presidente López Obrador haya cedido una parte de la cantidad de vacunas que su “excelente” gobierno ya había anunciado que había logrado por medio del “brillante canciller” Marcelo Ebrard. Pero no debe sorprendernos. Es la manera de actuar de nuestro presidente. AMLO se ha distinguido por ayudar a la gente de fuera del país. Por ejemplo, los hondureños  a los que envió 30 millones de dólares en julio de 2019 para que fueran financiados en sus necesidades de creación de empleos (sin tomar en cuenta a los mexicanos que también estaban en necesidad de empleos). Y lo mismo fue para el Salvador y Guatemala, para un total de 90 millones de dólares anuales.

Así es nuestro presidente. Busca quedar bien en todas partes con base en grandes entregas de dinero a la gente, tanto en México como en el extranjero. Entonces el que haya cedido la dotación de vacunas para los países pobres, nada tiene de extraño en los marcos de referencia de pensamiento del presidente López Obrador.

Además, es de suponerse que sus allegados, ministros y personas de los círculos cercanos al poder moreno, ya deben de haber recibido su primera dosis de vacuna. Ya hemos atestiguado por las notas periodísticas cómo regidoras, diputados locales y federales de Morena, así como personal administrativo federal, de hospitales del gobierno se han “metido” a las filas que hace la gente del “pueblo” para recibir el biológico, a pesar de que han contado con una cita programada para ello. Así es esto de que “ya no hay corrupción”, como alega el presidente. 

Curiosa y casualmente, renunció Miriam Esther Veras Godoy. ¿Quién es ella? Era la directora del Centro Nacional para la Salud de la Infancia y Adolescencia (Censia). ¿Y sabe qué es lo curioso? Que ella era quien estaba a la cabeza del Programa de Vacunación Universal, para la vacunación de la población. ¿Qué pasó? “Piensa mal y acertarás”, dice el dicho.

La Secretaría de Salud, donde el subdirector es el nunca bien ponderado dr. López-Gatell, no aclaró los motivos de la renuncia de la doctora Veras Godoy. Se supo por notas periodísticas que fue “por razones personales”. Pero ya sabe usted que las razones trascienden. Se dice, se rumora y se comenta que la dimisión de la doctora Miriam Esther Veras Godoy fue porque no estuvo de acuerdo con la forma en que se realiza la vacunación.

¿Tendría esto que ver con la decisión que tomó el “querido” presidente? Habría que preguntarle a la doctora. El que se haya tomado esa decisión podría hacer que la vacunación que apenas empieza en México, no se lleve a cabo con la celeridad que se pretende. Esto es incierto y no se puede asegurar. Máxime que el presidente asegura que el plan de vacunación no se altera… dice.  El director general de Promoción de la Salud, Ricardo Cortés Alcalá ni idea tiene de cuántas vacunas no van a llegar. Pues que le pregunte al presidente, digo, para que sepa.

Todo lo anterior, la decisión sobre la vacuna y la renuncia de la doctora Veras, como el que director de Promoción de salud ignore datos importantes, muestra el enorme peso que los ciudadanos tenemos a la hora de elegir gobernantes. Sean diputados, senadores, presidentes municipales, gobernadores y, sobre todo, presidente de la República.

Cada quien en su esfera de gobierno toma decisiones que nos afectan a todos. Todos podemos estar o no de acuerdo con la decisión tomada por la persona en funciones que decidirá en beneficio o no de la ciudadanía. No hay garantía sobre en qué sentido decidirá. Siempre dirá que es en beneficio de la gente. Claro.

Pero habrá voces como la del doctor, Manuel de la O Cavazos, Secretario de Salud de Nuevo León, que declaró “tener respeto al presidente de la nación”, sin embargo, no comparte “la decisión tomada”.  El funcionario expresó que “primero se debe ver por la población de México, para posteriormente ayudar a otras naciones”.  De la O Cavazos utilizó la analogía de las mascarillas en el avión durante una descompresión, donde primero las deben utilizar los pasajeros adultos, para después auxiliar a niños o personas discapacitadas.

La división de opiniones no nos debe de extrañar. Siempre se darán. Lo que debemos de aprender es que un voto nuestro le da la capacidad a personas en funciones de gobierno para decidir nuestro futuro, sea en lo económico, en la salud, en la vida misma. Lo que tenemos que tomar en cuenta y no dejar es que sean otras personas las que decidan temas tan delicados por nosotros. Cuando eso sucede, cuando la gente se da cuenta de la importancia de votar, lo hace en consecuencia y de manera responsable. Es entonces cuando ha madurado. 

Es ahí cuando la gente deja de ser pueblo y se transforma en ciudadanía libre y responsable del futuro de la nación donde viven. Ahí está entonces El Meollo del Asunto. 

 

Comentarios


object(WP_Query)#16254 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(60360) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-08-2022" ["before"]=> string(10) "26-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(60360) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-08-2022" ["before"]=> string(10) "26-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16258 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16256 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16257 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "29-08-2022" ["before"]=> string(10) "26-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-08-29 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-09-26 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (60360) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16255 (24) { ["ID"]=> int(82987) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-06 10:41:09" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-06 15:41:09" ["post_content"]=> string(7417) "¿Por qué estamos tan profundamente enemistados, divididos? ¿Qué ocasionó el desarrollo de sectas irreconciliables? Este síntoma, ¿augura crisis política y social, como en los años que condujeron a guerras civiles y entre naciones? ¿Vamos al precipicio? Tal vez la pregunta inicial sea, ¿qué ocasionó nuestra polarización? El fenómeno no es privativo de México. En mayor o menor grado la mayoría de los países padecen un profundo enfrentamiento entre sus ciudadanos. Se nos dice que vivimos una era de irracionalidad, que las personas son movidas por sus sentimientos, que las razones pasan a segundo plano. Los descubrimientos hechos por las neurociencias nos muestran que nuestras reacciones químicas neuronales son las que determinan nuestros estados de ánimo y voluntad. Y, en consecuencia, somos rehenes de nuestra bioquímica. Entonces, ¿qué tan libres somos para elegir o la biología nos determina? Está de regreso una antiquísima polémica. Pero quizá esta discusión no sea relevante para entender las abismales diferencias que nos separan y confrontan. Si el hombre antes y ahora ha sido el mismo, cabe inquirir, ¿por qué ahora regresa la animosidad? Si los sentimientos han primado, ¿por qué hoy polarizan? Tal vez lo que ha cambiado y también ha ocurrido en otras épocas en las que ha aflorado la división, es el ambiente socioeconómico y político. Tal vez las condiciones sociales fracturaron la capacidad de las personas para estabilizar sus reacciones químicas y biopsicosociales (homeostasis) ante los cambios abruptos y permanentes de su entorno y expliquen la respuesta de intolerancia virulenta ante aquello que percibe diferente y una amenaza a su estatus. Ezra Klein escribió en The New York Times que el espíritu identitario se activa cuando se amenaza el estatus de las personas. Y esto causa su radicalización. De acuerdo con los estudios neurocientíficos, la identidad de las personas la determina la posición, su papel y reconocimiento que tiene en la comunidad (Will Storr). A ello se le conoce como estatus. Los mismos trabajos establecen que los humanos dedicamos esfuerzos denodados para mantener la posición social, incluso al grado de incurrir en actos temerarios que atentan contra la salud o la vida, y disruptivos que pueden ocasionar grandes y graves daños sociales. ¿Qué nos empuja, nos incita, a esta lucha temeraria por mantener el estatus, el reconocimiento social? ¿Qué peligros acechan a nuestra posición en la sociedad que ha alterado permanentemente nuestro equilibrio químico? La hipótesis principal que explica el malestar de nuestro tiempo es la inconmensurable desigualdad. La avalan los estudios históricos comparados. La desigualdad no se limita a la abismal riqueza que separa a unos de otros sino a dos factores genéricos: inseguridad y precariedad. Inseguridad y precariedad laboral por empleos inestables y mal pagados. Inseguridad y precariedad por servicios de salud y de educación que perpetúan la desigualdad, pues además de su calidad ínfima no son universales. Inseguridad y precariedad de los sistemas de pensiones e invalidez, mal financiados que condenan a la pobreza. Inseguridad y precariedad personal y patrimonial por una estructura legal que privilegia a quien tiene poder y el colapso del sistema judicial. ¿Por qué prima la inseguridad que destruye nuestro estatus y nivel de vida, al grado de que amplios grupos sociales se ven como enemigos irreconciliables, al punto de llevarlos a un enfrentamiento mortal? Buena parte de la respuesta se debe al desmantelamiento de los sistemas públicos de bienestar, que se les llama peyorativamente paternalismo. En mayor o menor medida igualaban las condiciones de arranque y de vida de las personas. Brindaban una seguridad mínima para evitar el miedo y la angustia ante poderes sociales y privados avasallantes, de modo que se permitía cierto equilibrio social y emocional. Tal paradigma fue sustituido por la ideología individualista. Así que las personas debieron hacerse cargo de sus vidas y de su entorno, aun cuando sus condiciones de poder asimétricos impidieran modificar su situación. Se nos ha dicho hasta el cansancio que le echemos ganas, que el esfuerzo será compensado, que el mérito es la llave del éxito. No obstante, el trabajo esforzado y el mérito no han servido para conservar el estatus. Ha habido una degradación continua de las condiciones y niveles de vida y de salud de los ciudadanos. La meritocracia ha fallado. Decenas de universitarios encuentran, si tienen suerte, trabajos muy exigentes y mal remunerados. Ya no se diga de las condiciones laborales de quienes trabajan en oficios, en la agricultura y en los servicios. Y ni hablar de quienes se refugian en la economía informal. Michael Sandel, profesor de la Universidad de Harvard, quien dedicó una obra monumental al estudio de la meritocracia, La tiranía del mérito, desmantela estos mitos. Dice que al centro de las políticas públicas deben estar las personas y se debe evitar la humillación (causa del malestar social) a consecuencia de sus diferentes habilidades, toda vez que dependen del azar, de la genética, o de la suerte de nacer en una familia acomodada y de las aptitudes heredadas. Al final del día el mérito depende de factores que trascienden el ámbito personal. El trabajo de este filósofo cobró relevancia a raíz de la pandemia. De pronto el mundo reconoce la importancia de las personas que realizan los trabajos esenciales, aquellos que permiten que los alimentos lleguen a nuestra mesa, como los que cultivan los campos o los transportan. ¿Por qué debe ganar más un futbolista que refinó el control de la pelota, que quien perfeccionó la técnica del cultivo… de fresas? En el fondo, está devuelta la también antigua polémica entre el trabajo manual y el trabajo intelectual. Son asuntos sensibles y trascendentes cuya discusión debe ser creativa para que, sin desincentivar la invención ni el esfuerzo, mejore las condiciones de remuneración y de vida de las personas que laboran en campos de “baja productividad”. Tampoco se trata de igualar a todos, cuestión por demás absurda. El quid es recrear condiciones básicas de seguridad que permitan que cada quien reafirme y asegure su estatus para cerrar la brecha que ocasiona la polarización, fruto de la segmentación que da cabida al sectarismo y discurso de odio. En consecuencia, mientras no se modifiquen las condiciones de vida de las personas habrá combustible para propalar el discurso de odio. Asimismo, se requiere de un programa político valiente, cuyo objetivo sea cambiar las condiciones económicas para lograr una sociedad menos desigual. Ello requiere de la invención de un relato que cautive los sentimientos y conduzca las emociones de las personas para construir y también modificar las estructuras que nos han polarizado." ["post_title"]=> string(33) "¿Qué ocasiona la polarización?" ["post_excerpt"]=> string(119) "Mientras no se modifiquen las condiciones de vida de las personas habrá combustible para propalar el discurso de odio." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "que-ocasiona-la-polarizacion" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-06 10:41:09" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-06 15:41:09" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82987" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16227 (24) { ["ID"]=> int(83066) ["post_author"]=> string(2) "96" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-08 10:47:24" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-08 15:47:24" ["post_content"]=> string(4987) "Nos queda claro que la coherencia es la congruencia entre lo que se piensa, lo que se dice y lo que se hace. Es una cualidad personal con la que se actúa en forma lógica consecuente con las ideas, los principios y los valores, que es lo que destaca de un gobernante. En este sentido hay que precisar que en la actualidad vivimos tiempos muy volátiles por diversos factores tanto internos como externos, donde no sólo las horas y la vida pasa, sino también las responsabilidades y el asumir los costos que conlleva. Eso es parte de lo que se tiene que enfrentar en un país cuando se entra en una etapa de transformación, como la que estamos viviendo, donde muchos intereses del pasado están en juego y entran en controversias con el ejercicio del mandato. No obstante, son parte de los deberes primordiales del Estado en los que se encuentran la defensa de la soberanía, la garantía plena de los derechos humanos y promover el bienestar general que se fundamente en la justicia, el desarrollo integral y el equilibrio de la Nación. En este contexto no escapa el planteamiento que hiciera Montesquieu en el siglo XVIII en su teoría general de la separación de los poderes del Estado, en el sentido de que no se puede abusar del poder, hace falta que, por la disposición de las cosas y las causas, “el poder detenga al poder”, cuestión que se ejerce a cabalidad en la presente administración ante los abusos del pasado. Incluso definió que la virtud política es el principio íntimo de la república, un sistema que en la actualidad estamos viviendo con integridad y que quedó plasmado en el Cuarto Informe de Gobierno con los alcances que ha tenido la presente administración en donde, señalaba Montesquieu que en un gobierno republicano “el pueblo o una parte conserva el poder soberano”. En tiempos del presidencialismo mexicano el día 1 de septiembre el Congreso de la Unión, en sesión solemne recibía al Presidente de la República, quien leía su Informe y emitía un mensaje político a la nación: un largo discurso aburrido, con elogios y aplaudido por el legislativo, en un evento denominado “El día del Presidente”. Sin embargo, la llamada “dictadura perfecta” –nombrada así por el escritor peruano Mario Vargas Llosa– llegaba a su fin. Fue en 1988 cuándo Miguel de la Madrid leyó su último informe de gobierno y fue interrumpido por la voz grave del senador Porfirio Muñoz Ledo que solicitó al presidente de la mesa directiva Miguel Montes, el uso de la palabra para interpelar al jefe del Ejecutivo Federal. Hoy en día el informe está marcado por los deberes. El mandatario se limita a enviar al Congreso el documento y a dar ante unas pocas decenas de sus colaboradores un mensaje político que no se transmite por cadena nacional de televisión y radio, sino por las redes sociales del propio López Obrador y las de quienes lo quieran reproducir. Es así como se destacó, en el informe de los haberes y deberes del actual presidente, los aspectos con más impacto en beneficio de las y los mexicanos, como por ejemplo la disminución de la brecha de desigualdad a pesar del poco crecimiento económico en donde los campesinos, los adultos mayores y los indígenas han visto incrementado sus ingresos. Otro de los ejes rectores de la administración es el combate a la corrupción y a la evasión fiscal de los grandes contribuyentes. De acuerdo con los datos oficiales, se han recuperado unos 2.5 billones de pesos (125 000 millones de dólares) de lo primero y 1.7 billones (85 000 millones de dólares) de lo segundo. Está la contención de la frivolidad y los gastos superfluos en las oficinas públicas que ha significado ahorros por 300 000 millones de pesos; la significativa reducción del robo de combustibles ha significado la liberación de 220 000 millones de pesos y el ahorro en las obras públicas, otros 200 000 millones. Con todo ese dinero, que suma casi cinco billones de pesos (246 000 millones de dólares), la Cuarta Transformación ha mantenido y expandido los programas sociales con pensiones para 10 millones de adultos mayores y un millón de niños discapacitados, dos millones y medio de becas de capacitación para jóvenes y 11 millones para estudiantes de todos los niveles, 420 000 apoyos a los pescadores y productores agrícolas, entre otros. Así el Paquete Económico que se entregará este jueves al Congreso de la Unión, contendrá entre sus prioridades, todos estos avances que se han dado en la presente administración. Contacto:  @larapaola1" ["post_title"]=> string(21) "Los haberes y deberes" ["post_excerpt"]=> string(199) "El Informe de Gobierno ha evolucionado a lo largo de las últimas décadas. Hoy en día, el presidente solo se limita a resaltar los aspectos que más impactan en el beneficio de las y los mexicanos." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(21) "los-haberes-y-deberes" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-08 10:47:24" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-08 15:47:24" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83066" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16255 (24) { ["ID"]=> int(82987) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-06 10:41:09" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-06 15:41:09" ["post_content"]=> string(7417) "¿Por qué estamos tan profundamente enemistados, divididos? ¿Qué ocasionó el desarrollo de sectas irreconciliables? Este síntoma, ¿augura crisis política y social, como en los años que condujeron a guerras civiles y entre naciones? ¿Vamos al precipicio? Tal vez la pregunta inicial sea, ¿qué ocasionó nuestra polarización? El fenómeno no es privativo de México. En mayor o menor grado la mayoría de los países padecen un profundo enfrentamiento entre sus ciudadanos. Se nos dice que vivimos una era de irracionalidad, que las personas son movidas por sus sentimientos, que las razones pasan a segundo plano. Los descubrimientos hechos por las neurociencias nos muestran que nuestras reacciones químicas neuronales son las que determinan nuestros estados de ánimo y voluntad. Y, en consecuencia, somos rehenes de nuestra bioquímica. Entonces, ¿qué tan libres somos para elegir o la biología nos determina? Está de regreso una antiquísima polémica. Pero quizá esta discusión no sea relevante para entender las abismales diferencias que nos separan y confrontan. Si el hombre antes y ahora ha sido el mismo, cabe inquirir, ¿por qué ahora regresa la animosidad? Si los sentimientos han primado, ¿por qué hoy polarizan? Tal vez lo que ha cambiado y también ha ocurrido en otras épocas en las que ha aflorado la división, es el ambiente socioeconómico y político. Tal vez las condiciones sociales fracturaron la capacidad de las personas para estabilizar sus reacciones químicas y biopsicosociales (homeostasis) ante los cambios abruptos y permanentes de su entorno y expliquen la respuesta de intolerancia virulenta ante aquello que percibe diferente y una amenaza a su estatus. Ezra Klein escribió en The New York Times que el espíritu identitario se activa cuando se amenaza el estatus de las personas. Y esto causa su radicalización. De acuerdo con los estudios neurocientíficos, la identidad de las personas la determina la posición, su papel y reconocimiento que tiene en la comunidad (Will Storr). A ello se le conoce como estatus. Los mismos trabajos establecen que los humanos dedicamos esfuerzos denodados para mantener la posición social, incluso al grado de incurrir en actos temerarios que atentan contra la salud o la vida, y disruptivos que pueden ocasionar grandes y graves daños sociales. ¿Qué nos empuja, nos incita, a esta lucha temeraria por mantener el estatus, el reconocimiento social? ¿Qué peligros acechan a nuestra posición en la sociedad que ha alterado permanentemente nuestro equilibrio químico? La hipótesis principal que explica el malestar de nuestro tiempo es la inconmensurable desigualdad. La avalan los estudios históricos comparados. La desigualdad no se limita a la abismal riqueza que separa a unos de otros sino a dos factores genéricos: inseguridad y precariedad. Inseguridad y precariedad laboral por empleos inestables y mal pagados. Inseguridad y precariedad por servicios de salud y de educación que perpetúan la desigualdad, pues además de su calidad ínfima no son universales. Inseguridad y precariedad de los sistemas de pensiones e invalidez, mal financiados que condenan a la pobreza. Inseguridad y precariedad personal y patrimonial por una estructura legal que privilegia a quien tiene poder y el colapso del sistema judicial. ¿Por qué prima la inseguridad que destruye nuestro estatus y nivel de vida, al grado de que amplios grupos sociales se ven como enemigos irreconciliables, al punto de llevarlos a un enfrentamiento mortal? Buena parte de la respuesta se debe al desmantelamiento de los sistemas públicos de bienestar, que se les llama peyorativamente paternalismo. En mayor o menor medida igualaban las condiciones de arranque y de vida de las personas. Brindaban una seguridad mínima para evitar el miedo y la angustia ante poderes sociales y privados avasallantes, de modo que se permitía cierto equilibrio social y emocional. Tal paradigma fue sustituido por la ideología individualista. Así que las personas debieron hacerse cargo de sus vidas y de su entorno, aun cuando sus condiciones de poder asimétricos impidieran modificar su situación. Se nos ha dicho hasta el cansancio que le echemos ganas, que el esfuerzo será compensado, que el mérito es la llave del éxito. No obstante, el trabajo esforzado y el mérito no han servido para conservar el estatus. Ha habido una degradación continua de las condiciones y niveles de vida y de salud de los ciudadanos. La meritocracia ha fallado. Decenas de universitarios encuentran, si tienen suerte, trabajos muy exigentes y mal remunerados. Ya no se diga de las condiciones laborales de quienes trabajan en oficios, en la agricultura y en los servicios. Y ni hablar de quienes se refugian en la economía informal. Michael Sandel, profesor de la Universidad de Harvard, quien dedicó una obra monumental al estudio de la meritocracia, La tiranía del mérito, desmantela estos mitos. Dice que al centro de las políticas públicas deben estar las personas y se debe evitar la humillación (causa del malestar social) a consecuencia de sus diferentes habilidades, toda vez que dependen del azar, de la genética, o de la suerte de nacer en una familia acomodada y de las aptitudes heredadas. Al final del día el mérito depende de factores que trascienden el ámbito personal. El trabajo de este filósofo cobró relevancia a raíz de la pandemia. De pronto el mundo reconoce la importancia de las personas que realizan los trabajos esenciales, aquellos que permiten que los alimentos lleguen a nuestra mesa, como los que cultivan los campos o los transportan. ¿Por qué debe ganar más un futbolista que refinó el control de la pelota, que quien perfeccionó la técnica del cultivo… de fresas? En el fondo, está devuelta la también antigua polémica entre el trabajo manual y el trabajo intelectual. Son asuntos sensibles y trascendentes cuya discusión debe ser creativa para que, sin desincentivar la invención ni el esfuerzo, mejore las condiciones de remuneración y de vida de las personas que laboran en campos de “baja productividad”. Tampoco se trata de igualar a todos, cuestión por demás absurda. El quid es recrear condiciones básicas de seguridad que permitan que cada quien reafirme y asegure su estatus para cerrar la brecha que ocasiona la polarización, fruto de la segmentación que da cabida al sectarismo y discurso de odio. En consecuencia, mientras no se modifiquen las condiciones de vida de las personas habrá combustible para propalar el discurso de odio. Asimismo, se requiere de un programa político valiente, cuyo objetivo sea cambiar las condiciones económicas para lograr una sociedad menos desigual. Ello requiere de la invención de un relato que cautive los sentimientos y conduzca las emociones de las personas para construir y también modificar las estructuras que nos han polarizado." ["post_title"]=> string(33) "¿Qué ocasiona la polarización?" ["post_excerpt"]=> string(119) "Mientras no se modifiquen las condiciones de vida de las personas habrá combustible para propalar el discurso de odio." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "que-ocasiona-la-polarizacion" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-06 10:41:09" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-06 15:41:09" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82987" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(59) ["max_num_pages"]=> float(30) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "230e0f42065307e990e03a693a23ed02" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
¿Qué ocasiona la polarización?

¿Qué ocasiona la polarización?

Mientras no se modifiquen las condiciones de vida de las personas habrá combustible para propalar el discurso de odio.

septiembre 6, 2022

Los haberes y deberes

El Informe de Gobierno ha evolucionado a lo largo de las últimas décadas. Hoy en día, el presidente solo se limita a...

septiembre 8, 2022




Más de categoría

Delincuente contra la administración de justicia

En mi opinión personal Y PROFESIONAL,  el más importante de los tres poderes que integran el Gobierno Mexicano es...

septiembre 23, 2022

Mantente alerta

Tras los sismos recientes es necesario que la población se prepare para tiempos peores, ya que la tierra nos...

septiembre 23, 2022
El gran problema de la Verdad: ni realidad ni mentiras

El gran problema de la Verdad: ni realidad ni mentiras

Al explorar este tema se trata de averiguar si la verdad existe con independencia de nosotros y nuestras interpretaciones...

septiembre 23, 2022

De Frente Y Claro | Aumenta el autoritarismo y disminuye la democracia

“Sin libertad de prensa, la democracia no puede sobrevivir. Sin libertad de expresión, no hay libertad”. -António Guterres (Secretario...

septiembre 22, 2022