El Meollo del Asunto | Decretar y empoderar, meras burbujas de aire

Hace ya muchos, muchos años, más de un siglo, la sociedad decidió quitar de su psique social un elemento que estuvo presente durante la formación de las sociedades: el aspecto metafísico, el concepto de la Fe. Este...

25 de agosto, 2021 sobre la fe

Hace ya muchos, muchos años, más de un siglo, la sociedad decidió quitar de su psique social un elemento que estuvo presente durante la formación de las sociedades: el aspecto metafísico, el concepto de la Fe.

Este aspecto daba a las sociedades hasta el siglo XIX un entendimiento que hoy no está más. Uno que se caracterizaba por tener cierto “halo” de divinidad. Era la Fe divina. Lo que provocaba en la gente de esas sociedades un sentido de respeto, reconocimiento y temor por el mismo significado sagrado, de la Providencia.

Muchos factores, que no son solo científicos sino ideologías de todo tipo, contribuyeron para que se generara esta llamada secularización de las sociedades en el mundo occidental, lo que en algún momento fue definido como “Modernismo”. Tema de otra entrega.

La respuesta social, económica, sociológica y política fue la de dotar a la sociedad y sus instituciones de un grado de respeto, dignidad y sobre todo de una clase o tipo de piedad sustituta, ya que ésta era el principal ingrediente junto con su fuente Divina, la que se sustituía. Se creyó que el producto alternativo provocaría la misma respuesta en la gente que conformaba la sociedad de entonces y continuaría per secula seculorum, es decir, por siempre.

Craso error considerar que los seres humanos, las personas, las sociedades responderían de igual forma al remedio que los pensadores, científicos, poetas y filósofos de la misma línea, la secular, crearon. Y es un error de ese tipo porque abandonaron la Fe, pero siguieron siendo personas religiosas. Por ello, trataron, con sus conceptos, llevar a la sociedad occidental a un “Sinaí” secular, donde le entregaron leyes e instituciones para adorar, a las que esperaban, honestamente, que la gente adoptara y cumpliera a cabalidad los preceptos de ellas para continuar con la magnífica tarea de edificar una sociedad lejos de los conceptos metafísicos, divinos, sagrados, de Fe, heredados de las sociedades anteriores que los habían usado como base para llegar a donde se encontraban. Decidieron no conservarlos más.

Nunca las sociedades han sido perfectas. Siempre ha existido una parte oscura, la que se alberga entre las sombras de lo que se edifica. Todo está siempre amenazado por la gran libertad que el ser humano tiene. La que se ha conocido como el “libre albedrío” o el famoso mexicanismo: “a mí nadie me dice qué hacer”. Característica más de la raza humana, que solo del pueblo mexicano. Pero debo recordarme que eso es tema de otra entrega. La pasión por el mismo me domina y las palabras sólo brotan en su carrera por llegar al final de la página y de la entrega. Perdón.

Decretar y “empoderar”, dos términos legales y de la cultura secular en la que vivimos que tratan de lograr lo mismo que las leyes divinas y los principios morales que se desprenden de los primeros sí logran. Aristóteles los calificaba como elementos de segundo y primer grado, respectivamente, debido a que a unos les concedía funciones que no podían lograr los primeros; es decir, las leyes emanadas del senado griego no provocaban que en el interior de la persona surgiera un sentimiento pío o de piedad que provocara lo que las leyes le pedían hacer: que no obrara mal.

“Las leyes solo detienen a las personas de cometer delitos, pero no las cambian”, aseguraba Rousseau. “Menos las transforman”, afirma quien escribe. No así los principios morales y la ética, que sí tenían el elemento metafísico para lograr que el ser humano se autogobernara dentro de los parámetros o límites, los “Ethos” y las “Mores”, la Ética y la Moral, que provoca la sana convivencia de una raza de personas capaces de las mayores atrocidades y las mejores bondades.

Con el decreto y el empoderamiento, las mentes seculares cometen el mismo error que sus antepasados del siglo XIX: creer que la gente va a cumplir lo decretado o que la gente, una vez, “empoderada”, será diferente a lo que ha sido. La experiencia dice que no funciona y no funcionará. Aristóteles y Rousseau, tienen razón. Los decretos y el empoderamiento no provocan el autogobierno, no generan piedad, menos arrepentimiento.

La mejor evidencia que tengo a la mano son las llamadas, “Alertas de Género”, para tratar de palear un hecho atroz: la violencia contra las mujeres. En los últimos seis años se han emitido 23 Alertas de Violencia de Género (AVG) —las últimas tres la semana pasada—; sin embargo, pese a que este mecanismo ha logrado visibilizar la violencia contra las mujeres, las agresiones siguen en aumento.

De acuerdo con el Reporte Especializado de Violencia contra la Mujer, de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, desde 2015 a la fecha, el país registra 5041 carpetas de investigación por feminicidio; el porcentaje va en aumento cada año: en 2016 47% más respecto al año anterior; en 2017, 22.4%; 2018, 2.3%; 2019, 5.8%; y en 2020, 0.32%. De enero a junio de 2021 van 495 indagatorias por feminicidio, que representan 3.7% más que el año anterior.

“En muchas ocasiones, las alertas son llamados a misa, porque no se atiende de fondo el problema, ya que en muchos asuntos no hay acceso en la justicia, ni eco en la atención real” dijo Sylvia Garfias, diputada del PAN, de la Comisión de Igualdad de la Cámara de Diputados. Y agrega que la violencia “feminicida y homicida sigue imparable, pero es cuando te das cuenta que la alerta dista mucho de tener avances, aparte de que los recursos son cada vez menores, pocos”.

Verónica Sobrado, diputada del PAN, en cuanto a la aplicación, la panista consideró que “las acciones que se decretan en cada alerta deben traducirse en resultados, más que en declaraciones”. Hasta el momento, las entidades que tienen AVG son 23 de los 32 estados. Los estados que faltan son Aguascalientes, Baja California Sur, Coahuila, Guanajuato, Hidalgo, Querétaro, Tabasco y Tamaulipas.

Eunice Rendón, experta en seguridad, dijo que: “las medidas no han sido suficientes porque la violencia continúa al alza, por ello, urgió a las autoridades a trabajar para terminar con el problema”.

En el año 2000, El Memo Vicente Fox hizo lo mismo: nombró a Guadalupe Morfín Otero como la Comisionada para Combatir y Erradicar la Violencia contra la Mujer en el país. Lo único que sucedió desde entonces a la fecha es nada. Hablando en plata, fue un soberano fracaso. La violencia sigue imparable porque por más que decretan y empoderan, por desgracia no logran ni siquiera tumbarle una pluma al gallo. Así es El Meollo del Asunto.

 

 

Comentarios


object(WP_Query)#18005 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(69718) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "02-11-2022" ["before"]=> string(10) "30-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(69718) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "02-11-2022" ["before"]=> string(10) "30-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18009 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18007 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18008 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "02-11-2022" ["before"]=> string(10) "30-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-02 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-11-30 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (69718) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18006 (24) { ["ID"]=> int(85956) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-22 09:11:53" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-22 14:11:53" ["post_content"]=> string(10603) "Es curioso cómo las ideas en las que creemos -y determinan nuestro comportamiento- son la causa de nuestros desencuentros y hasta enfrentamientos. La raíz de nuestras disputas, hoy en día, derivan de dos añejos valores: las ideas de libertad y de igualdad. Un grupo de personas elige dar todo el peso a la libertad y el otro bando prefiere poner el énfasis en la igualdad. Sin embargo, la historia de las ideas políticas nos muestra que ambos valores son parte de la misma moneda. Lejos de ser antagónicos, el quid del enredo radica en el intento de convertirlos en absolutos (libertad o igualdad categóricas), cuando en realidad son valores relativos. Quizá la disputa sea de énfasis: qué tanta libertad y qué tanta igualdad se requiere para vivir en armonía. Para quienes eligen como valor absoluto la libertad (en particular la libertad de emprender y del capital), puede resultar chocante que la igualdad fue la idea que abrió camino a la libertad. Es una paradoja, pero hay muchos ejemplos que así lo revelan, como pueden rastrearse en la historia de las ideas. En la actualidad también encontramos casos paradigmáticos de grupos que lograron su libertad basados en la idea de la igualdad. Sin duda, el ejemplo emblemático de esta tesis es lo escrito por Alexis de Tocqueville en La democracia en América. Me parece que nadie puede dudar de la parcialidad de la obra de este autor, escrita en 1835 (la segunda parte fue publicada en 1840). En una de las referencias a la igualdad, Pankaj Mishra cita un pasaje de ese pensador: “Los philosophes consideraban «racional» una sociedad meritocrática en la que podían prosperar personas como ellos. Al fomentar este racionalismo, se veían como un «partido de la humanidad». Su gusto por la «política literaria», escribía Tocqueville, «se extendió a gente cuya naturaleza o situación les habría mantenido normalmente ajena a la especulación abstracta», a los cuales atrajo la «idea de que todos los hombres deben ser iguales» y «que la razón condena todo privilegio sin excepción». Por ello, «toda pasión pública se disfrazó de filosofía»” (La edad de la ira, Una historia del presente).  Claro, los pensadores de la ilustración querían libertad para ellos, pero la democracia abrió la puerta de la libertad para todas las personas. Tocqueville en La democracia en América dice: “La igualdad, que hace a los hombres independientes unos de otros, les da el hábito y el gusto de no seguir en sus acciones particulares sino su voluntad. Esta completa independencia de que gozan continuamente en medio de sus iguales y en el curso de su vida privada, los dispone a mirar de mala manera a toda autoridad y les sugiere la idea y el amor de la libertad política. Una inclinación natural dirige, pues, a los hombres de estos tiempos, hacia las instituciones libres. Tómese uno de ellos al azar, retrocédase, si se puede, a sus tendencias primitivas, y se descubrirá que entre los diferentes gobiernos, el que concibe más pronto y al que más se adhiere, es aquel cuyo jefe ha elegido y cuyos actos examina”. En la misma página (725) del Libro segundo de su obra añade el pensador francés: “De todos los efectos políticos que produce la igualdad de condiciones, el amor a la independencia es el primero que hiere la imaginación, y el que más terror infunde a los espíritus tímidos… Por lo que a mí toca, lejos de echar en cara a la igualdad la indocilidad que inspira, la alabo por esto principalmente. La admiro al verla depositar en el fondo del espíritu y del corazón de cada hombre esa noción obscura y esa propensión instintiva hacia la independencia política, preparando así el remedio al mal que causa [se refiere al riesgo de esclavitud]. Por esto la considero cuando me inclino ante ella”.  Tocqueville ve con claridad meridiana beneficios y riesgos de la igualdad. Entre los beneficios que entraña la igualdad está su impulso a la libertad, a la independencia, a la indocilidad, a la elección por sí mismo de la forma de gobierno. La igualdad fue el incentivo que liberó a los hombres del viejo régimen aristocrático y esclavista. Pero nuestro autor no ignora sus riesgos: habla de la esclavitud. El riesgo de la igualdad como valor absoluto es el reino de la tiranía. Por esa razón el dilema entre igualdad y libertad es un asunto de énfasis. Asienta Isaiah Berlin que habría que elegir qué tanta igualdad se quiere para qué tanta libertad (Árbol que crece torcido). Y agrega: la libertad absoluta de los lobos es la muerte de los corderos. Este pensador inglés, defensor acérrimo de la libertad, no ignora los riesgos de tan crucial y caro valor. Hay ejemplos recientes sobre cómo la igualdad es una herramienta liberadora. Es el caso de la lucha de los negros contra el racismo, la discriminación y la esclavitud. Y en nuestros días es el caso de la lucha de las mujeres, los homosexuales, los bisexuales, los trans, etcétera. El mismo propósito parece tener el llamado lenguaje inclusivo, aunque en la era de la posverdad (donde las certezas de las ciencias son puestas en duda por las convicciones) quizá haga más grande la Babel (confusión) en la que estamos; no obstante, los grandes cambios en la historia de la humanidad son paradójicos, y puede ser el caso. Lo relevante de estos temas es que permiten apreciar claramente cómo la lucha por la igualdad de derechos es el primer paso hacia la liberación. Asimismo, Tocqueville observó cómo el espíritu de la igualdad hace más industriosos a los pueblos: “Lo primero que sorprende en los Estados Unidos, es la cantidad innumerable que trata de salir de su condición originaria y el pequeño número de grandes ambiciones que se ven en medio de ese movimiento universal de ambición. No hay norteamericano que no parezca atenaceado por el deseo de elevarse (…) Parece difícil atribuir este estado singular de cosas a la igualdad de condiciones, pues en el momento que se estableció (…) hizo nacer ambiciones casi sin límite (…) Dije en otro lugar de esta obra, de qué manera la igualdad de condiciones impelía naturalmente a los hombres hacia la industria y el comercio y cómo ella acrecentaba y diversificaba los bienes raíces; hice ver igualmente porqué inspiraba a cada hombre un deseo constante y vehemente de aumentar su bienestar…”. Y hace una observación pertinente para nuestros días. En referencia al riesgo de inestabilidad o de revolución, afirma: “Nada hay más contrario a las pasiones revolucionarias que todas estas cosas”. Es decir, la pasión por emprender y comerciar hace que los hombres prefieran la paz. Y alerta sobre qué puede conducir a los pueblos hacia las guerras fratricidas: “Casi todas las revoluciones que han cambiado la faz de los pueblos, han sido hechas para consagrar la desigualdad o para destruirla. Si se separan las causas secundarias que han producido las grandes agitaciones de los hombres, se encontrará casi siempre la desigualdad; los pobres son los que han querido arrebatar los bienes a los ricos, o éstos han pretendido encadenar a los pobres. Si se pudiera constituir un estado social en el que cada uno tuviese algo que conservar y poco que adquirir, se habría hecho mucho por la paz del mundo”. Todas las citas son del Libro segundo de La democracia... El pensador tenía claro que la desigualdad es la causa de las agitaciones y perturbaciones sociales. Advierte: “Si Norteamérica sufriese alguna vez grandes revoluciones, las acarrearían los negros; es decir, que no sería la igualdad de condiciones, sino, al contrario, la desigualdad la que las haría nacer”. Paradójicamente, hoy no solamente la comunidad negra padece una aberrante desigualdad, sino los blancos, la principal minoría de Estados Unidos. La obra también nos proporciona señales acerca de cómo la desigualdad rompe los consensos sociales. En cambio, la igualdad propicia que: “Las principales opiniones de los hombres se hacen semejantes a medida que las condiciones se igualan”. Además, avista el poder del demagogo: “A medida que los hombres se asemejan, el dogma de la igualdad de las inteligencias se insinúa en sus creencias y se hace más difícil a un innovador cualquiera adquirir y ejercer gran poder sobre el espíritu del pueblo (…) Observamos, por otra parte que, como los hombres que viven en las sociedades democráticas no están ligados absolutamente los unos a los otros, es necesario convencer a cada uno de ellos, mientras que en las sociedades aristocráticas, basta poder obrar sobre el espíritu de algunos, para que lo sigan todos los demás. Si Lutero hubiera vivido en un siglo de igualdad y no hubiera tenido por oyentes a señores y príncipes, acaso habría encontrado más dificultad en cambiar la faz de Europa”.  Desde la antigüedad griega se conocía el atractivo, poder y peligro de quienes saben manipular prejuicios, emociones, miedos y esperanzas de la gente. Es el caso de nuestros días. En suma, leer los orígenes de los grandes cambios sociales es muy revelador y aleccionador. Tocqueville fue testigo del nacimiento de la democracia y la transformación de la mentalidad y de la cultura que han marcado los siglos de la modernidad. Por ello siempre es altamente recomendable leer a los clásicos; ayudan a entender nuestro tiempo." ["post_title"]=> string(38) "Aspirar a la igualdad nos dio libertad" ["post_excerpt"]=> string(153) "Tocqueville fue testigo del nacimiento de la democracia y la transformación de la mentalidad y de la cultura que han marcado los siglos de la modernidad" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(38) "aspirar-a-la-igualdad-nos-dio-libertad" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-22 09:53:17" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-22 14:53:17" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85956" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17974 (24) { ["ID"]=> int(85591) ["post_author"]=> string(3) "196" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-11 11:21:20" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-11 16:21:20" ["post_content"]=> string(6921) "¿Qué tienen en común Martín Lutero, Bitcoin y la Conquista de América?  Aparentemente nada. Esta sexta parte no se puede contextualizar sin haber leído las anteriores:
  1. https://nawwa.ink/3eXGe95
  2. https://nawwa.ink/3D6eqqZ
  3. https://nawwa.ink/3TPs8p7
  4. https://nawwa.ink/3TPs8p7
  5. https://nawwa.ink/3NPrSV0
95 nodos: Una teoría sobre dualidad y dualismo. Nodo 95. Enclavados en esta realidad, en esta tierra…  Nodo 84. Aparentemente no tiene “conciencia” para distinguir el bien del mal; ... Nodo 78. Si la Realidad es igual a Vida y si no está sujeta al tiempo… Nodo 65. El Blockchain es una magnífica herramienta; pero el nuevo fascismo es tecnológico. (…) Nodo 49. Y todo empezó al escribir en la pared lo que entendí profundamente: Que hasta la fecha no había amado -en realidad- a nadie empezando por mí mismo o que por lo menos lo había olvidado y ya no sabía cómo porque estaba aterrado: Angst! Nodo 48. Por eso el 2 de octubre no se olvida y sin saberlo entonces, comenzó la revolución. Nodo 47. La única revolución real es la última y es pacífica y feliz. Nodo 46. El misterioso camino maya. Nodo 45. La indolencia del chacoteo, el circo romano permanente, nuestra miseria humana. Nodo 44. Teoría de ramas y nodos. La verdad como la única herramienta efectiva. Nodo 43. Ya no, nunca más: SNAFU. Nodo 42. Siempre hay héroes -superhéroes reales- si no me creen pregunten sobre activistas en defensa del agua, consorcios internacionales de periodistas o a Anabel Hernández. Nodo 41. El 31 de octubre tampoco se olvida con Lutero en 1517 y Nakamoto en 2008. Nodo 40.  Pensaron tristemente que “el mejor remedio” contra las ideas de Lutero era la Inquisición. Nodo 39. Ya solo me quiero dedicar a algo que aprendí de muy niño y que me hace feliz: conectar puntitos para generar un dibujo. Se llama o le pusieron, trazabilidad, para mi es lo mismo. Nodo 38. El poder corrompe porque asfixia la libertad y a eso ni Dios “se atreve”. Nodo 37. La Realidad es responsable de Todo y por eso Respeta Todo. Nodo 36. La Realidad es tautología infinita, sagrada, que se despeja al resolver el ¿Who I am? que tanto repetía Rafael. Nodo 35. La envidia del pene freudiana no la tienen las mujeres; sino el hombre blanco. Aquí se deriva un ensayo sobre “The Future” de Leonard Cohen y algunos otros temas. Nodo 34. La narrativa, la palabra, el Verbo es la clave de Todo. Cada letra, cada palabra son infinitas. Nodo 33. Lo único que nos deberían enseñar en la escuela es a evocar al Infinito, digamos que familiarizarnos con Él lo más que podamos. Nodo 32. Como dijo Maribel, el chiste es pasar del primer al segundo chacra. Nodo 31. Nuestras luchas por el poder son absurdas per se. Como si las hojas de un árbol que no se cayeron se rieran de las que sí. Nodo 30. Todos nuestros problemas se deben a que no entendemos que somos infinitesimales elevado a la N. Como ácaros del ácaro traumados por el tamaño de su pene. Nodo 29. Pacifismo es igual a “Allahu Akbar” sin explosivos, solo repetir la verdad fundamental generando vida y nunca muerte. Nodo 28. Ensayo sobre las grandes corporaciones y sus maniobras con la óptica de “La banalidad del mal” de Hannah Arendt. Nodo 27. Todas las tiranías se reflejan a nivel macro y micro: mujeres/violencia de género, africanos/apartheid, no es casualidad, solo es el miedo del norte/blanco/global o del miedo en cualquier parte, el resultado es igual. Nodo 26. Las señales del cuerpo y todas las otras señales, todos los ciclos.   Twitter: @hmz23" ["post_title"]=> string(113) "Lutero, Bitcoin y la caída de México-Tenochtitlan. 95 nodos: Una teoría sobre dualidad y dualismo. Sexta parte" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(106) "lutero-bitcoin-y-la-caida-de-mexico-tenochtitlan-95-nodos-una-teoria-sobre-dualidad-y-dualismo-sexta-parte" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-11 11:31:55" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-11 16:31:55" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85591" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18006 (24) { ["ID"]=> int(85956) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-22 09:11:53" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-22 14:11:53" ["post_content"]=> string(10603) "Es curioso cómo las ideas en las que creemos -y determinan nuestro comportamiento- son la causa de nuestros desencuentros y hasta enfrentamientos. La raíz de nuestras disputas, hoy en día, derivan de dos añejos valores: las ideas de libertad y de igualdad. Un grupo de personas elige dar todo el peso a la libertad y el otro bando prefiere poner el énfasis en la igualdad. Sin embargo, la historia de las ideas políticas nos muestra que ambos valores son parte de la misma moneda. Lejos de ser antagónicos, el quid del enredo radica en el intento de convertirlos en absolutos (libertad o igualdad categóricas), cuando en realidad son valores relativos. Quizá la disputa sea de énfasis: qué tanta libertad y qué tanta igualdad se requiere para vivir en armonía. Para quienes eligen como valor absoluto la libertad (en particular la libertad de emprender y del capital), puede resultar chocante que la igualdad fue la idea que abrió camino a la libertad. Es una paradoja, pero hay muchos ejemplos que así lo revelan, como pueden rastrearse en la historia de las ideas. En la actualidad también encontramos casos paradigmáticos de grupos que lograron su libertad basados en la idea de la igualdad. Sin duda, el ejemplo emblemático de esta tesis es lo escrito por Alexis de Tocqueville en La democracia en América. Me parece que nadie puede dudar de la parcialidad de la obra de este autor, escrita en 1835 (la segunda parte fue publicada en 1840). En una de las referencias a la igualdad, Pankaj Mishra cita un pasaje de ese pensador: “Los philosophes consideraban «racional» una sociedad meritocrática en la que podían prosperar personas como ellos. Al fomentar este racionalismo, se veían como un «partido de la humanidad». Su gusto por la «política literaria», escribía Tocqueville, «se extendió a gente cuya naturaleza o situación les habría mantenido normalmente ajena a la especulación abstracta», a los cuales atrajo la «idea de que todos los hombres deben ser iguales» y «que la razón condena todo privilegio sin excepción». Por ello, «toda pasión pública se disfrazó de filosofía»” (La edad de la ira, Una historia del presente).  Claro, los pensadores de la ilustración querían libertad para ellos, pero la democracia abrió la puerta de la libertad para todas las personas. Tocqueville en La democracia en América dice: “La igualdad, que hace a los hombres independientes unos de otros, les da el hábito y el gusto de no seguir en sus acciones particulares sino su voluntad. Esta completa independencia de que gozan continuamente en medio de sus iguales y en el curso de su vida privada, los dispone a mirar de mala manera a toda autoridad y les sugiere la idea y el amor de la libertad política. Una inclinación natural dirige, pues, a los hombres de estos tiempos, hacia las instituciones libres. Tómese uno de ellos al azar, retrocédase, si se puede, a sus tendencias primitivas, y se descubrirá que entre los diferentes gobiernos, el que concibe más pronto y al que más se adhiere, es aquel cuyo jefe ha elegido y cuyos actos examina”. En la misma página (725) del Libro segundo de su obra añade el pensador francés: “De todos los efectos políticos que produce la igualdad de condiciones, el amor a la independencia es el primero que hiere la imaginación, y el que más terror infunde a los espíritus tímidos… Por lo que a mí toca, lejos de echar en cara a la igualdad la indocilidad que inspira, la alabo por esto principalmente. La admiro al verla depositar en el fondo del espíritu y del corazón de cada hombre esa noción obscura y esa propensión instintiva hacia la independencia política, preparando así el remedio al mal que causa [se refiere al riesgo de esclavitud]. Por esto la considero cuando me inclino ante ella”.  Tocqueville ve con claridad meridiana beneficios y riesgos de la igualdad. Entre los beneficios que entraña la igualdad está su impulso a la libertad, a la independencia, a la indocilidad, a la elección por sí mismo de la forma de gobierno. La igualdad fue el incentivo que liberó a los hombres del viejo régimen aristocrático y esclavista. Pero nuestro autor no ignora sus riesgos: habla de la esclavitud. El riesgo de la igualdad como valor absoluto es el reino de la tiranía. Por esa razón el dilema entre igualdad y libertad es un asunto de énfasis. Asienta Isaiah Berlin que habría que elegir qué tanta igualdad se quiere para qué tanta libertad (Árbol que crece torcido). Y agrega: la libertad absoluta de los lobos es la muerte de los corderos. Este pensador inglés, defensor acérrimo de la libertad, no ignora los riesgos de tan crucial y caro valor. Hay ejemplos recientes sobre cómo la igualdad es una herramienta liberadora. Es el caso de la lucha de los negros contra el racismo, la discriminación y la esclavitud. Y en nuestros días es el caso de la lucha de las mujeres, los homosexuales, los bisexuales, los trans, etcétera. El mismo propósito parece tener el llamado lenguaje inclusivo, aunque en la era de la posverdad (donde las certezas de las ciencias son puestas en duda por las convicciones) quizá haga más grande la Babel (confusión) en la que estamos; no obstante, los grandes cambios en la historia de la humanidad son paradójicos, y puede ser el caso. Lo relevante de estos temas es que permiten apreciar claramente cómo la lucha por la igualdad de derechos es el primer paso hacia la liberación. Asimismo, Tocqueville observó cómo el espíritu de la igualdad hace más industriosos a los pueblos: “Lo primero que sorprende en los Estados Unidos, es la cantidad innumerable que trata de salir de su condición originaria y el pequeño número de grandes ambiciones que se ven en medio de ese movimiento universal de ambición. No hay norteamericano que no parezca atenaceado por el deseo de elevarse (…) Parece difícil atribuir este estado singular de cosas a la igualdad de condiciones, pues en el momento que se estableció (…) hizo nacer ambiciones casi sin límite (…) Dije en otro lugar de esta obra, de qué manera la igualdad de condiciones impelía naturalmente a los hombres hacia la industria y el comercio y cómo ella acrecentaba y diversificaba los bienes raíces; hice ver igualmente porqué inspiraba a cada hombre un deseo constante y vehemente de aumentar su bienestar…”. Y hace una observación pertinente para nuestros días. En referencia al riesgo de inestabilidad o de revolución, afirma: “Nada hay más contrario a las pasiones revolucionarias que todas estas cosas”. Es decir, la pasión por emprender y comerciar hace que los hombres prefieran la paz. Y alerta sobre qué puede conducir a los pueblos hacia las guerras fratricidas: “Casi todas las revoluciones que han cambiado la faz de los pueblos, han sido hechas para consagrar la desigualdad o para destruirla. Si se separan las causas secundarias que han producido las grandes agitaciones de los hombres, se encontrará casi siempre la desigualdad; los pobres son los que han querido arrebatar los bienes a los ricos, o éstos han pretendido encadenar a los pobres. Si se pudiera constituir un estado social en el que cada uno tuviese algo que conservar y poco que adquirir, se habría hecho mucho por la paz del mundo”. Todas las citas son del Libro segundo de La democracia... El pensador tenía claro que la desigualdad es la causa de las agitaciones y perturbaciones sociales. Advierte: “Si Norteamérica sufriese alguna vez grandes revoluciones, las acarrearían los negros; es decir, que no sería la igualdad de condiciones, sino, al contrario, la desigualdad la que las haría nacer”. Paradójicamente, hoy no solamente la comunidad negra padece una aberrante desigualdad, sino los blancos, la principal minoría de Estados Unidos. La obra también nos proporciona señales acerca de cómo la desigualdad rompe los consensos sociales. En cambio, la igualdad propicia que: “Las principales opiniones de los hombres se hacen semejantes a medida que las condiciones se igualan”. Además, avista el poder del demagogo: “A medida que los hombres se asemejan, el dogma de la igualdad de las inteligencias se insinúa en sus creencias y se hace más difícil a un innovador cualquiera adquirir y ejercer gran poder sobre el espíritu del pueblo (…) Observamos, por otra parte que, como los hombres que viven en las sociedades democráticas no están ligados absolutamente los unos a los otros, es necesario convencer a cada uno de ellos, mientras que en las sociedades aristocráticas, basta poder obrar sobre el espíritu de algunos, para que lo sigan todos los demás. Si Lutero hubiera vivido en un siglo de igualdad y no hubiera tenido por oyentes a señores y príncipes, acaso habría encontrado más dificultad en cambiar la faz de Europa”.  Desde la antigüedad griega se conocía el atractivo, poder y peligro de quienes saben manipular prejuicios, emociones, miedos y esperanzas de la gente. Es el caso de nuestros días. En suma, leer los orígenes de los grandes cambios sociales es muy revelador y aleccionador. Tocqueville fue testigo del nacimiento de la democracia y la transformación de la mentalidad y de la cultura que han marcado los siglos de la modernidad. Por ello siempre es altamente recomendable leer a los clásicos; ayudan a entender nuestro tiempo." ["post_title"]=> string(38) "Aspirar a la igualdad nos dio libertad" ["post_excerpt"]=> string(153) "Tocqueville fue testigo del nacimiento de la democracia y la transformación de la mentalidad y de la cultura que han marcado los siglos de la modernidad" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(38) "aspirar-a-la-igualdad-nos-dio-libertad" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-22 09:53:17" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-22 14:53:17" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85956" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(49) ["max_num_pages"]=> float(25) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "6a2c0f6773ffd74b4014479a54f9a440" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Aspirar a la igualdad nos dio libertad

Tocqueville fue testigo del nacimiento de la democracia y la transformación de la mentalidad y de la cultura que han marcado los...

noviembre 22, 2022

Lutero, Bitcoin y la caída de México-Tenochtitlan. 95 nodos: Una teoría sobre dualidad y dualismo. Sexta parte

¿Qué tienen en común Martín Lutero, Bitcoin y la Conquista de América?  Aparentemente nada. Esta sexta parte no se puede contextualizar sin...

noviembre 11, 2022




Más de categoría
la 4T y la selección mexicana

Los fracasos del fin de semana: la 4T y la selección mexicana

La política y la Selección Mexicana: los vertederos de las ilusiones de los mexicanos.

noviembre 29, 2022
Marcha de AMLO

Marcha de AMLO

El dispendio de recursos para la marcha del domingo no pasó inadvertido.

noviembre 29, 2022
Buenos contra malos

Buenos contra malos

Como un gigantesco tablero de ajedrez, los mexicanos le hacemos el caldo gordo a un grupo reducido de personas...

noviembre 29, 2022
horario del bienestar

¡Preparémonos para los efectos del horario del bienestar!

Bienvenido sea el “horario de Dios” y preparémonos para administrar la abundancia y el bienestar que este cambio traerá...

noviembre 28, 2022