El LXXVI Hándicap de las Américas 2021, la Subasta de QH y la Presencia de doña Alma 

Con una industria hípica en franca decadencia y en medio de fuertes cuestionamientos, se celebró el LXXVI Hándicap de las Américas.

1 de octubre, 2021

Contando con la presencia de la directora general de Juegos y Sorteos de la secretaría de Gobernación, la maestra Alma Itzel de Lira Castillo y todo su equipo de colaboradores, el pasado sábado 25 de septiembre se corrió el Hándicap de las Américas y otros clásicos importantes, con la presencia de un buen número de aficionados.

Un viejo caballista, con el que presencié el evento, comentó que la asistencia como invitada de honor de la maestra estuvo completamente fuera de lugar. ¿Qué mensaje se percibe? Que la empresa está haciendo labor para quedar “bien”. ¿Qué, ya son del mismo equipo? ¿Qué, quieren mostrar que todo está bien en el hipódromo y no tienen nada que ocultar…? ¿Cuándo has visto que en el Derby de Kentucky inviten a las autoridades reguladoras de la industria como invitados especiales? NUNCA… ¡Mi amigo tiene un punto…!

Otro amigo, que también conoce mucho de hípica, opinó que la presencia de doña Alma Itzel y su equipo de colaboradores fue benéfica, pues una vez que disfrutó del espectáculo podrá tomar mejores decisiones para que la dirección a su cargo siga poniendo orden en esta actividad, con la esperanza de que algún día, vuelva a florecer. El próximo cambio importante ―que urge― es que haya una autoridad hípica independiente de la empresa y se deje de tolerar a la que existe, pues es un hecho que no tiene facultades para ejercer las funciones que desempeña y sigue habiendo muchas inconformidades en el medio. Sin transparencia y buenos premios no hay hípica que crezca.

En mi opinión, como todo lo que ha enseñado la permisionaria a lo largo de todos estos años, con sus gestiones e influencia ante las autoridades del pasado, les permitieron incumplir las condiciones de su permiso; la crianza de caballos Pura Sangre está en franca extinción y si no fuera por la recría que sostiene Germán Larrea Mota Velazco, del Rancho San Jorge, ya no habría carreras de esta raza.

Es un hecho que la impunidad rampante y posible corrupción fue manifiesta, como cuando el apoderado legal de la empresa, Andrés A. Reyes solicitó y logró, 15 días antes de que terminara el fatídico sexenio de Enrique Peña Nieto, que les extendieran su permiso 15 años más, sin cumplir, como dije, las condiciones de su permiso. Tal acción llevó a que el director de Juegos y Sorteos de aquel entonces ―un tal Mr. Cayetano― lo invalidaran por un año en sus funciones y por el momento, desconozco sí a la empresa le anularon la extensión del permiso. 

Así pues, con la participación de 13 ejemplares y con la excelente monta de José Luis Campos en los lomos de Mi Vecino, el hijo de Jack Milton en Best of Times por Mineshaft, propiedad de la Cuadra SC, ganó la carrera al fraccionar muy lento al principio (24.4, 49.0 y 1:14.0) y al no tener quién lo presionara al frente ganó en tiempo récord. El segundo lugar le correspondió al ganador del año pasado, Ahivar Asquifar, propiedad del Rancho La Soledad de Álvarez, el cual, en las pruebas antidoping ha resultado positivo tres veces seguidas, y al decir de un experto, no se le debió haber permitido participar. Realmente no lo sé. El Santo ―el favorito― tuvo problemas de tráfico en la carrera y llegó tercero. Solo habría que corregir al comentarista de la carrera para que sepa que ya hubo un caballo bautizado como El Santo, criado por el desaparecido Jorge Cardoso en el Rancho Ruiz ―en donde se criaban caballos de acero― y que fue ganador de dos gemas de la triple corona mexicana por allá en 1986. Antiguamente el Jockey Club Mexicano no aceptaba que hubiera otro caballo con el mismo nombre cuando un ejemplar fuera destacado. Sin duda, los tiempos han cambiado…

 

Respecto a la subasta de caballos Cuarto de Milla que se va a celebrar en octubre y ante la inconformidad que provocó el anuncio que dieron a conocer la semana pasada, se informó que los únicos requisitos para participar es traer cubrebocas y mucho dinero, pues hay caballos interesantes. Esperemos que las recomendaciones que dimos a la autoridad reguladora (DGJS) las tomen en cuenta.

 

Por cierto, al parecer la semana entrante vuelve a correr la famosa Letruska, criada por Germán Larrea en Keeneland, en el Spinster GI y sospecho que tiene asegurado el Eclipse Award para yeguas de este año.

Agradezco sus comentarios y que conste: la crítica que hago pretende ser constructiva, pues no puedo estar dándole atole con el dedo a la empresa española que regentea la planta hípica y que ha acabado con el espectáculo por la impunidad de la que han gozado. La esperanza es que doña Alma ponga orden.

Comentarios
object(WP_Query)#17799 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71084) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "07-11-2021" ["before"]=> string(10) "05-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71084) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "07-11-2021" ["before"]=> string(10) "05-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17573 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17574 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17706 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "07-11-2021" ["before"]=> string(10) "05-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-11-07 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-12-05 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (71084) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17577 (24) { ["ID"]=> int(72956) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-26 12:08:04" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-26 17:08:04" ["post_content"]=> string(9719) "Mientras los contextos a los que pertenecemos estructuran y moldean nuestra vida, al mismo tiempo cada uno los interpretamos de una forma tan particular que ni siquiera dos hermanos gemelos experimentan la existencia de forma idéntica.  El desarrollo gradual de la empatía está estrechamente relacionado con los contextos que moldean nuestra experiencia de existir. Un contexto es un conjunto de elementos, instituciones o circunstancias interrelacionadas que funcionan sistemáticamente y que solo a partir de observarlo completo es posible comprender los patrones y características que mueven, articulan y transforman dicho sistema.   Desde que nacemos estamos insertos en infinidad de ellos. Unos son más amplios y complejos, y, aunque influyentes sin duda, menos determinantes de nuestra personalidad o de la forma de entender nuestra existencia, como la nacionalidad, el idioma o la cultura.  Algunos otros son más simples y constreñidos, pero también más profundos e influyentes en nuestra manera de ver y entender el mundo, y por lo tanto mucho más determinantes en nuestra manera de actuar y relacionarnos con los demás y el entorno. Pertenecemos a una familia, vivimos en una zona geográfica específica, formamos parte de un estrato socioeconómico, vamos a ciertas escuelas, nos relacionamos con cierto tipo de personas y un largo etcétera.   Cada uno de esos contextos, tanto los más generales como los más íntimos, aparecieron en nuestra vida sin pedirlos, desde el propio nacimiento y resultan tan estructurales de nuestra personalidad y nos particularizan y configuran de tal modo nuestra experiencia de vida que, a menos que hagamos un esfuerzo por observarlos y entenderlos, nos resultan invisibles. Lo paradójico es que, mientras los contextos a los que pertenecemos estructuran y moldean nuestra vida de un modo en apariencia más o menos determinista, al mismo tiempo cada uno, desde una individualidad única, los interpretamos de una forma tan particular y los traducimos en comportamientos tan personales, que ni siquiera dos hermanos gemelos, aun compartiendo contextos de nacimiento e información genética, experimentan la existencia –y son experimentados por sus pares– de forma idéntica, obteniendo, a lo largo de su devenir en la vida resultados distintos.  Mientras que ideologías como el marxismo le dan un enorme peso a la realidad material para determinar el curso de la historia, otras, como el existencialismo, le atribuyen un enorme peso al libre albedrío individual; la paradoja señalada en el párrafo anterior deja entrever una especie de tensión dinámica entre la realidad material y la subjetividad individual para determinar la forma en que habrá de interactuar con el mundo y las expectativas que tendrá de su existencia. Lo cierto es que, debido a la individualidad subjetiva de cada uno en interacción continua con la realidad material, nadie experimenta la misma combinación y en la misma proporción de cada uno de los contextos que habita. Y por eso entre individuos que habitan el mismo contexto pueden existir diferencias monumentales, como las ideológicas y políticas, que pueden llevar incluso a guerras civiles, donde luchan individuos que comparten infinidad de contextos, pero que los interpretan y experimentan de formas radicalmente distintas. Sin un desarrollo apropiado y funcional de la empatía estas diferencias tienden a polarizarse cada vez más.  Pero no solo los contextos influyen en nosotros, sino que también nosotros influimos en ellos, por eso no estamos condenados a que “las cosas sean como son” sin que podamos transformarlas. Es verdad que las estructuras y contextos materiales son tremendamente sólidos, pero no son inamovibles. Si conseguimos entender esta dinámica de interacción y cambio en los sistemas, tanto materiales como subjetivos podremos acelerar y reconducir las tendencias reconfigurando valores e ideologías, promoviendo la aceptación, la comunicación asertiva, la cooperación y el consenso. Pensemos en un ejemplo: si las corrientes dominantes de la política de un país están de acuerdo que la democracia es el valor superior del sistema político nacional, entonces, tanto derechas como izquierdas, tanto neoliberales como socialdemócratas tendrían, si estuvieran dispuestos a negociar y ceder parte de sus agendas, una meta común. Y este escenario no es una mera ingenuidad, pues existe una entidad como la Unión Europea que, con todas sus limitaciones y desacuerdos, ha conseguido construir un espacio común e integrado entre participantes muy diversos, muchos de ellos históricamente en conflicto entre sí (apenas en 1940 las tropas alemanas invadieron Francia).   Es por ello que dejar parcialmente de lado las diferencias y centrarse en lo que nos une, en lo que tenemos en común, en las metas compartidas será siempre el modo más eficaz de conseguir una transformación constructiva y una colaboración eficaz. Los tiempos de revoluciones armadas y de pretender demoler el mundo existente para construir uno nuevo han quedado atrás, en especial por su inoperancia.  Un poderoso ejemplo de que esta vía funciona lo vivimos durante los primeros meses de la pandemia por covid-19. El que en menos de un año hayamos sido capaces de desarrollar una batería de vacunas aceptablemente eficaces y haya sido posible la fabricación, distribución y aplicación masiva y global –con todo y los errores, limitaciones, inequidades y vicios en el proceso– no tiene precedentes en la historia humana. Nuevamente se trata de un fenómeno que sólo fue posible a través del acuerdo y la cooperación entre laboratorios y gobiernos antagónicos. Esta es una muestra de que la empatía consciente es posible, de que, cuando lo que nos une es una meta en común lo suficientemente fuerte y deseable para todas las partes, somos capaces de poner de lado –así sea temporalmente– las diferencias que nos han separado durante siglos.  La voluntad no lo es todo, pero es un potente combustible cuando se une con un propósito común que se encara con transparencia, equidad y perseverancia. Sin embargo, para manifestar las condiciones que hagan posible este escenario de cooperación futuro se requiere inevitablemente de replantearnos nuevas jerarquías de valor que podamos aceptar colectivamente y sobre las que podamos pactar. El movimiento posmoderno se centró en demoler –aunque solo fuera en el discurso– toda jerarquía de valor: ninguna idea es más valiosa que otra ni ninguna cultura está por encima de las demás. En aras de un multiculturalismo bien intencionado, se buscó, al mismo tiempo que erradicar todas las metanarrativas, imponer la igualdad como valor supremo y universal (idea que es, en sí misma, una metanarrativa).  Si bien la intención era loable, el resultado ha sido catastrófico: la aceptación acrítica de que toda idea, toda costumbre y manera de entender el mundo es igualmente válida nos ha puesto en un callejón sin salida. Desde esta comprensión anarquía, democracia y tiranía son equivalentes y desde este marco teórico no hay forma de determinar cuál es ética y moralmente superior. Y en su grado máximo de delirio, propicia que el individuo construya su realidad de tal modo que solo acepta como verdadero aquello que comulga con su ideología, con sus prejuicios.  Esa igualdad irreflexiva y forzada, que se planteó en un principio como mecanismo para alcanzar la aceptación mutua, ha conducido a su opuesto: la descalificación automática y la invalidación de todo aquello que no sea mi igual. Por supuesto, desde este lugar donde la verdad del individuo está disociada del resto de los humanos no hay empatía ni cooperación posible.  Esta universalización de un nihilismo que se escuda en la supuesta defensa de la libertad y los derechos súbitamente adquiridos, se mueve en sentido contrario a la colaboración, el consenso, la participación y la empatía. Es tiempo de detenernos a mirar al otro, a escucharlo, a esforzarnos genuinamente por entenderlo, pero escuchar y validar las opiniones del otro no implica igualarlas en valor. Empatizar no significa aceptarlo todo acríticamente. Es tiempo de defender con lealtad y respeto los argumentos fundados para que priven sobre los prejuicios. Son tiempos difíciles, donde no siempre es sencillo separar la paja del trigo y en esa búsqueda de lo valioso y lo verdadero, pero ante el apremio por alcanzar acuerdos y cooperar para la supervivencia común, la genuina empatía es quizá el más valioso de los recursos a nuestro alcance.       Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir" ["post_title"]=> string(55) "La empatía como catalizadora de la auténtica igualdad" ["post_excerpt"]=> string(104) "Sin una empatía consciente y eficaz, el entendimiento entre humanos está condenado a la imposibilidad." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(53) "la-empatia-como-catalizadora-de-la-autentica-igualdad" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-26 12:08:04" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-26 17:08:04" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72956" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17639 (24) { ["ID"]=> int(73174) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-12-03 11:40:24" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-12-03 16:40:24" ["post_content"]=> string(8109) "A finales de septiembre de 2021 inicié, en compañía de un gran amigo y extraordinario terapeuta, Gabriel Plachta, el proyecto de un podcast, “Más allá de lo evidente”, publicado ya en las principales plataformas de podcast –Spotify, Amazon Music, Apple Podcast, Google Podcast– y en Youtube1. En ellos buscaremos explorar temas significativos, tratando de llevarlos un poco más allá de la mirada obvia y tradicional. Puesto que el podcast en sí consistirá en una serie de diálogos, decidimos que en el primer episodio merecía la pena profundizar en la idea de lo que para nosotros significa dialogar.  El tipo de diálogo que nos interesa desarrollar busca salirse ligeramente de lo que habitualmente se hace. Sabemos que hay pláticas informativas u objetivas, que describen hechos, conceptos o acciones de carácter objetivo, como cuando el mecánico te dice lo que le pasa a tu coche o el médico te da un diagnóstico.  También las hay también divulgativas o técnicas, que consisten en un intercambio de información de manera directa, donde, más allá de la complejidad del tema tratado, se dan en un solo nivel.  Existen, desde luego, las charlas de cortesía o de acercamiento social. Como cuando estamos en una sala de espera, en una fila o el ascensor, que dialogamos con el otro de forma impersonal y distante. No solemos hablar de nosotros, sino de exterioridades intrascendentes para ambos: el clima, el tráfico o cualquier otra circunstancia o coyuntura en común.   Tampoco nos interesaba llevar a cabo un debate, donde uno gana y otro pierde, donde cada participante intenta conseguir que su punto de vista se imponga, se alce con la victoria a partir de denigrar o ridiculizar a cualquiera que mantenga una postura distinta a la suya.  Fue entonces que Gabriel propuso el concepto de metálogo, el cual tomamos de Gregory Bateson, un pensador difícil de clasificar porque abarcó campos tan amplios como la biología, la antropología, la sociología o la lingüística. Para él… Un metálogo es una conversación sobre algún tema problemático donde los participantes no solo discutan el problema en cuestión, sino que la estructura de la conversación en su totalidad sea también parte del tema. Es, de algún modo, como si se tratara de un diálogo acerca del mismo diálogo, mientras simultáneamente se discuten algunos temas de importancia para los participantes. Aunque esta caracterización resulta un tanto ambigua y compleja, nos gustó la idea de un diálogo que no solo hable del tema en sí, sino que se convierta en un reflejo de los que dialogan, y por eso decidimos partir de ahí y resignificar la definición de tal modo que nos hiciera más sentido.  Concluimos que debía tratarse de un diálogo consciente y profundo, pero fuera un poco más allá, que diera una vuelta de tuerca y buscara plantear las cosas desde perspectivas nuevas y poco frecuentes. Al final de la discusión, lo que para nosotros es un metálogo: Es aquella conversación que entiende el saber humano, no como una Verdad dada y preexistente, sino como una construcción en la que los hablantes participan a través de sus propias experiencias y maneras de entender el mundo y la existencia, y que va más allá de lo racional, considerando también como parte de ese conocimiento la emoción, el sentimiento, el cuerpo y la interacción con el otro. Además de los temas que iremos abordando, y que sin duda serán de interés, lo que nos parece que uno de los aspectos más valiosos de este espacio es la manera de dialogar en sí misma, que pretendemos construirla a partir de la apertura y la vulnerabilidad. Por eso decidimos que el primer episodio se centrara en la importancia misma del Metálogo como forma de comunicación profunda y consciente. Un Metálogo no se trata solo de transmitir información y comunicarse. Lo que pretende es convertirse en una instancia que abarque ambos, pero de una forma especial, desde la comunión entre los dialogantes. Se trata de coincidir, de asumirnos como personas ávidas, no de conocimiento sino de descubrimientos.    Se trata también de llevar la charla a una segunda dimensión y explorar conscientemente lo que el tema es para nosotros. Se trata de permitirnos sentir y expresar qué nos pasa, en tanto dialogantes, con ese tema. Explorar cómo lo vivimos, cómo lo entendemos, qué relación tenemos con él, cómo nos afecta, cómo nos influye. Dice Jeremy Rifkin que: “El diálogo exige que abandonemos de algún modo nuestra posición para entrar en la del otro. Cuanto más me doy al otro, más me conozco yo y más adquiere una identidad única”2. Estoy de acuerdo con él.    Una vez que permitimos que el diálogo y el tema nos toque, la gran pregunta es: ¿En qué y de qué manera nos transforma? Un metálogo sería entonces un diálogo con múltiples interacciones recíprocas: a)Qué significa la conversación para cada uno y cómo nos hace sentir en lo individual. b)Qué ocurre ENTRE los dialogantes a partir de esa conversación en particular. c)Cómo cada uno es transformado por el tema y la conversación y cómo cada uno asume una postura o, en su caso, un tipo de acción ante él.  Jordan Peterson asegura que el diálogo es una manera de pensar, de escucharte a ti mismo, de simular y planificar tu mundo y anticipar las posibles resultados de actuar de un modo u otro.  Esta es una idea estimulante: escucharte te permite pensar de forma distinta, es una forma de escuchar cosas que provienen de ti mismo y que muchas veces no te las dices sin el pretexto de decírselas a otro. Y, desde luego, esta clase de intercambio le abre al otro un espacio análogo para poder también escucharse a sí mismo. Además, dialogar de este modo permite desarrollar también la escucha, tan escasa en nuestra conversaciones cotidianas que se parecen más un conjunto de monólogos que verdaderos diálogos. Por último, un diálogo profundo y consciente como el propuesto implica una forma de muerte: nunca serás el mismo una vez que lo llevas a cabo y eso implica que algo en tí se ha transformado. No podemos ser los mismos antes que después de un metálogo. Algo habrá muerto en ti y algo habrá nacido que no estaba. Como las víboras, experimentarás un cambio de piel y en cierta forma serás un Yo renovado.    Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir 1https://www.youtube.com/c/M%C3%A1sall%C3%A1deloevidenteMet%C3%A1logosAldirPlachta 2 Rifkin, Jeremy, La civilización empática. La carrera hacia una conciencia global en un mundo en crisis. Primera Edición, España, Paidós, 2010, Pág. 182.  " ["post_title"]=> string(22) "El Diálogo consciente" ["post_excerpt"]=> string(197) "Un diálogo consciente no consiste solo en transmitir información y comunicarse. Se trata de una instancia que abarca ambos, pero de una forma especial, desde la comunión entre los dialogantes. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(21) "el-dialogo-consciente" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-12-03 11:44:50" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-12-03 16:44:50" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73174" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17577 (24) { ["ID"]=> int(72956) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-26 12:08:04" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-26 17:08:04" ["post_content"]=> string(9719) "Mientras los contextos a los que pertenecemos estructuran y moldean nuestra vida, al mismo tiempo cada uno los interpretamos de una forma tan particular que ni siquiera dos hermanos gemelos experimentan la existencia de forma idéntica.  El desarrollo gradual de la empatía está estrechamente relacionado con los contextos que moldean nuestra experiencia de existir. Un contexto es un conjunto de elementos, instituciones o circunstancias interrelacionadas que funcionan sistemáticamente y que solo a partir de observarlo completo es posible comprender los patrones y características que mueven, articulan y transforman dicho sistema.   Desde que nacemos estamos insertos en infinidad de ellos. Unos son más amplios y complejos, y, aunque influyentes sin duda, menos determinantes de nuestra personalidad o de la forma de entender nuestra existencia, como la nacionalidad, el idioma o la cultura.  Algunos otros son más simples y constreñidos, pero también más profundos e influyentes en nuestra manera de ver y entender el mundo, y por lo tanto mucho más determinantes en nuestra manera de actuar y relacionarnos con los demás y el entorno. Pertenecemos a una familia, vivimos en una zona geográfica específica, formamos parte de un estrato socioeconómico, vamos a ciertas escuelas, nos relacionamos con cierto tipo de personas y un largo etcétera.   Cada uno de esos contextos, tanto los más generales como los más íntimos, aparecieron en nuestra vida sin pedirlos, desde el propio nacimiento y resultan tan estructurales de nuestra personalidad y nos particularizan y configuran de tal modo nuestra experiencia de vida que, a menos que hagamos un esfuerzo por observarlos y entenderlos, nos resultan invisibles. Lo paradójico es que, mientras los contextos a los que pertenecemos estructuran y moldean nuestra vida de un modo en apariencia más o menos determinista, al mismo tiempo cada uno, desde una individualidad única, los interpretamos de una forma tan particular y los traducimos en comportamientos tan personales, que ni siquiera dos hermanos gemelos, aun compartiendo contextos de nacimiento e información genética, experimentan la existencia –y son experimentados por sus pares– de forma idéntica, obteniendo, a lo largo de su devenir en la vida resultados distintos.  Mientras que ideologías como el marxismo le dan un enorme peso a la realidad material para determinar el curso de la historia, otras, como el existencialismo, le atribuyen un enorme peso al libre albedrío individual; la paradoja señalada en el párrafo anterior deja entrever una especie de tensión dinámica entre la realidad material y la subjetividad individual para determinar la forma en que habrá de interactuar con el mundo y las expectativas que tendrá de su existencia. Lo cierto es que, debido a la individualidad subjetiva de cada uno en interacción continua con la realidad material, nadie experimenta la misma combinación y en la misma proporción de cada uno de los contextos que habita. Y por eso entre individuos que habitan el mismo contexto pueden existir diferencias monumentales, como las ideológicas y políticas, que pueden llevar incluso a guerras civiles, donde luchan individuos que comparten infinidad de contextos, pero que los interpretan y experimentan de formas radicalmente distintas. Sin un desarrollo apropiado y funcional de la empatía estas diferencias tienden a polarizarse cada vez más.  Pero no solo los contextos influyen en nosotros, sino que también nosotros influimos en ellos, por eso no estamos condenados a que “las cosas sean como son” sin que podamos transformarlas. Es verdad que las estructuras y contextos materiales son tremendamente sólidos, pero no son inamovibles. Si conseguimos entender esta dinámica de interacción y cambio en los sistemas, tanto materiales como subjetivos podremos acelerar y reconducir las tendencias reconfigurando valores e ideologías, promoviendo la aceptación, la comunicación asertiva, la cooperación y el consenso. Pensemos en un ejemplo: si las corrientes dominantes de la política de un país están de acuerdo que la democracia es el valor superior del sistema político nacional, entonces, tanto derechas como izquierdas, tanto neoliberales como socialdemócratas tendrían, si estuvieran dispuestos a negociar y ceder parte de sus agendas, una meta común. Y este escenario no es una mera ingenuidad, pues existe una entidad como la Unión Europea que, con todas sus limitaciones y desacuerdos, ha conseguido construir un espacio común e integrado entre participantes muy diversos, muchos de ellos históricamente en conflicto entre sí (apenas en 1940 las tropas alemanas invadieron Francia).   Es por ello que dejar parcialmente de lado las diferencias y centrarse en lo que nos une, en lo que tenemos en común, en las metas compartidas será siempre el modo más eficaz de conseguir una transformación constructiva y una colaboración eficaz. Los tiempos de revoluciones armadas y de pretender demoler el mundo existente para construir uno nuevo han quedado atrás, en especial por su inoperancia.  Un poderoso ejemplo de que esta vía funciona lo vivimos durante los primeros meses de la pandemia por covid-19. El que en menos de un año hayamos sido capaces de desarrollar una batería de vacunas aceptablemente eficaces y haya sido posible la fabricación, distribución y aplicación masiva y global –con todo y los errores, limitaciones, inequidades y vicios en el proceso– no tiene precedentes en la historia humana. Nuevamente se trata de un fenómeno que sólo fue posible a través del acuerdo y la cooperación entre laboratorios y gobiernos antagónicos. Esta es una muestra de que la empatía consciente es posible, de que, cuando lo que nos une es una meta en común lo suficientemente fuerte y deseable para todas las partes, somos capaces de poner de lado –así sea temporalmente– las diferencias que nos han separado durante siglos.  La voluntad no lo es todo, pero es un potente combustible cuando se une con un propósito común que se encara con transparencia, equidad y perseverancia. Sin embargo, para manifestar las condiciones que hagan posible este escenario de cooperación futuro se requiere inevitablemente de replantearnos nuevas jerarquías de valor que podamos aceptar colectivamente y sobre las que podamos pactar. El movimiento posmoderno se centró en demoler –aunque solo fuera en el discurso– toda jerarquía de valor: ninguna idea es más valiosa que otra ni ninguna cultura está por encima de las demás. En aras de un multiculturalismo bien intencionado, se buscó, al mismo tiempo que erradicar todas las metanarrativas, imponer la igualdad como valor supremo y universal (idea que es, en sí misma, una metanarrativa).  Si bien la intención era loable, el resultado ha sido catastrófico: la aceptación acrítica de que toda idea, toda costumbre y manera de entender el mundo es igualmente válida nos ha puesto en un callejón sin salida. Desde esta comprensión anarquía, democracia y tiranía son equivalentes y desde este marco teórico no hay forma de determinar cuál es ética y moralmente superior. Y en su grado máximo de delirio, propicia que el individuo construya su realidad de tal modo que solo acepta como verdadero aquello que comulga con su ideología, con sus prejuicios.  Esa igualdad irreflexiva y forzada, que se planteó en un principio como mecanismo para alcanzar la aceptación mutua, ha conducido a su opuesto: la descalificación automática y la invalidación de todo aquello que no sea mi igual. Por supuesto, desde este lugar donde la verdad del individuo está disociada del resto de los humanos no hay empatía ni cooperación posible.  Esta universalización de un nihilismo que se escuda en la supuesta defensa de la libertad y los derechos súbitamente adquiridos, se mueve en sentido contrario a la colaboración, el consenso, la participación y la empatía. Es tiempo de detenernos a mirar al otro, a escucharlo, a esforzarnos genuinamente por entenderlo, pero escuchar y validar las opiniones del otro no implica igualarlas en valor. Empatizar no significa aceptarlo todo acríticamente. Es tiempo de defender con lealtad y respeto los argumentos fundados para que priven sobre los prejuicios. Son tiempos difíciles, donde no siempre es sencillo separar la paja del trigo y en esa búsqueda de lo valioso y lo verdadero, pero ante el apremio por alcanzar acuerdos y cooperar para la supervivencia común, la genuina empatía es quizá el más valioso de los recursos a nuestro alcance.       Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir" ["post_title"]=> string(55) "La empatía como catalizadora de la auténtica igualdad" ["post_excerpt"]=> string(104) "Sin una empatía consciente y eficaz, el entendimiento entre humanos está condenado a la imposibilidad." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(53) "la-empatia-como-catalizadora-de-la-autentica-igualdad" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-26 12:08:04" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-26 17:08:04" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72956" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(42) ["max_num_pages"]=> float(21) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "065418e690aaed5842f3ff742098b2b3" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

La empatía como catalizadora de la auténtica igualdad

Sin una empatía consciente y eficaz, el entendimiento entre humanos está condenado a la imposibilidad.

noviembre 26, 2021

El Diálogo consciente

Un diálogo consciente no consiste solo en transmitir información y comunicarse. Se trata de una instancia que abarca ambos, pero de una...

diciembre 3, 2021




Más de categoría

Alimentación y libertad en menores de edad

¿Cuál es el límite para restringir o limitar el acceso a ciertos bienes reales o aparentes debido a los...

diciembre 3, 2021
Gobernar por decreto

Gobernar por decreto

EL DECRETAZO del pasado 22 de noviembre le abre la puerta a AMLO para quedarse hasta que quiera; solamente...

diciembre 3, 2021

El Diálogo consciente

Un diálogo consciente no consiste solo en transmitir información y comunicarse. Se trata de una instancia que abarca ambos,...

diciembre 3, 2021

México: el tonto más útil para la FIFA

Mientras México es blanco de sanciones por supuestos actos homófobos en sus estadios, la FIFA se hace de la...

diciembre 2, 2021