De Frente Y Claro | La población con Síndrome de Down no le importa al gobierno

El 21 de marzo es el día mundial del Síndrome de Down y desafortunadamente en esta pandemia, quienes lo padecen son un sector más que a López y a su nefasta administración no les importan ni se...

25 de marzo, 2021

El 21 de marzo es el día mundial del Síndrome de Down y desafortunadamente en esta pandemia, quienes lo padecen son un sector más que a López y a su nefasta administración no les importan ni se preocupan por ellos. Es muy grave que haya sectores de nuestra población sin la debida atención en esta pandemia. Con ello, se refleja una falta de interés o, como si fuera una guerra, son daños colaterales y solo se abocan a los afectados por el Coronavirus.

En ese sentido, el pasado 21 de marzo, en el marco del Día Mundial del Síndrome de Down (SD), Octavio César García González, de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM escribió que la población con Síndrome de Down no cuenta con un censo de infectados y fallecidos a causa de la pandemia

En las páginas de El Universal, García González explica la grave situación que enfrenta este sector de la población mexicana ante la pandemia del Covid-19, ya que una de las características principales de su condición es una respuesta inmunitaria débil, por lo que son susceptibles a enfermarse con mayor frecuencia que la población general. El regreso a las actividades para este grupo debe ser paulatino, como lo será para las personas con edad avanzada, y preferentemente cuando hayan sido inmunizados contra el virus.

Las personas con SD, destaca García González, forman parte del sector vulnerable de la población en la pandemia y corren un riesgo alto de padecer la enfermedad del Covid-19, ya que dentro de su fenotipo tienden a experimentar un envejecimiento acelerado, así como cuentan con alta predisposición a desarrollar diabetes, problemas respiratorios, entre otras afecciones, las cuales están relacionadas con defectos en el sistema inmune.

SIN CIFRAS DE CONTAMINACIÓN DE COVID

Lamentablemente, estimados lectores, en esta pandemia, como lo comenta García González, no hay cifras que contabilicen el número de casos positivos del Covid-19 en las personas con Síndrome de Down. Se sabe que la tasa de infección entre este sector es similar al de la población en general, como lo muestra un estudio internacional, liderado por “Trisomy 21 Research Society”.




Como observa García González, desde que inició oficialmente el confinamiento, el 23 de marzo del 2020, no solo las personas con Síndrome de Down, sino también aquellos con desarrollo intelectual atípico, se han enfrentado a problemas de estrés por el encierro. ¿Cómo lo afrontan? Eso depende mucho de los padres de familia, pues son punto esencial en el desarrollo y estimulación de los chicos con SD. 

Agrega el autor: “Si la sociabilización es buena su capacidad aumenta, pero al enfrentarse al fenómeno actual esto se retrasa”, pues los tutores deben atender a sus obligaciones laborales, ya sea virtual o presencialmente, “lo que ha fracturado las situaciones en las que los chicos estaban acostumbrados a vivir. Muchas veces llegan a desarrollar conductas repetitivas, por ejemplo, ir a la escuela todos los días representa una actividad constante, si se le quita esa actividad generará estrés por lo que los padres de familia tendrían que continuar con esta estimulación desde casa”.

Asimismo, García González expone que la conciencia de cada una de las personas con Síndrome de Down, respecto a lo que sucede actualmente con el Covid-19, depende del grado de disfunción intelectual con el que cuenten. Y la sociabilización también les ayudará a entender lo que está pasando. De ahí la importancia que los padres de familia, cuidadores y profesores les expliquen qué sucede con la pandemia, aunque no lo comprendan totalmente.

Obviamente, el tema del aislamiento y la educación virtual en estas personas, tiene sus consecuencias. Y al respecto, el catedrático de la UNAM aseveró: 

“Algunas fundaciones que promueven los derechos humanos de personas con SD continúan con clases virtuales, frente a las restricciones por la emergencia sanitaria, pues la intervención educativa es trascendental para la estimulación del sistema nervioso central, ya que ejercicios como la lectura, la escritura y la aplicación de problemas matemáticos es clave para su integración a la sociedad. Pero cuestionó “¿va a funcionar o no va funcionar la estrategia educativa por internet? No lo sabremos hasta dentro de unos años y eso incluye a la población general”.

Se remarca que pese a que para todos los estudiantes la escuela en línea ha supuesto un reto. Los alumnos con Síndrome de Down cuentan con problemas de atención y de memoria, a corto y a largo plazo porque se distraen más fácilmente, por lo que su proceso de atención, probablemente, dure algunos minutos y luego desatiendan, pero todo dependerá del grado de disfunción intelectual. 

TAMPOCO APARECEN EN LAS ESTADÍSTICAS OFICIALES

Y si todo lo anterior es grave, súmenle, estimados lectores, la ausencia de estadísticas de esta población. De acuerdo con la Dirección General de Información en Salud (DGIS), las cifras oficiales más recientes, de 2018, informan que en ese año nacieron 689 personas con Síndrome de Down: 351 niñas y 338 niños. Y a pesar de que esta condición ha sido catalogada como “la causa genética más común de discapacidad intelectual” mundialmente, nuestro país no cuenta con un censo sobre la incidencia, aparición de nuevos casos, de esta alteración.

Es por ello que asociaciones civiles se han abocado en dicha problemática, como Red Down que, desde 2019, inició con una plataforma de registro nacional, dado que el censo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) únicamente señala que el 6.8% de la población padece alguna discapacidad, pero no especifica el tipo y número de condiciones que abarcan dentro de este grupo.

En marzo de 2020, a través del RENAPESD-MX, esta asociación registró a 2610 personas, destacando la CDMX con 478, Estado de México, 268 y Nuevo León 190, los tres estados con mayor número de casos con el 52.6% de mujeres y el 47.4% de varones.

Asimismo, en esta Plataforma documentaron que el 76.4% de las personas con SD fueron diagnosticadas al momento de nacer, mientras que el 14.6% y 8.2% detectaron la presencia de esta condición tres meses después del nacimiento y en los estudios prenatales, respectivamente. En la actualidad, esta plataforma cuantificó, hasta el 10 de marzo del 2021, 2836 registrados.

Finalmente, el especialista destacó que los habitantes con SD son personas con derechos, que forman parte de la sociedad, por lo que deben ser integrados a la parte productiva, pues sucede que son asistidas solo en la etapa temprana de sus vidas a través de la intervención pediátrica, “pero luego de los 15 años nadie sabe qué pasa con ellos ¿Dónde están? La proporción de adultos con esta condición que es vista activamente es mínima, por lo que asumimos que regresan a mantenerse confinados en sus casas”.

¿Qué es el Síndrome de Down y que lo ocasiona?: El neuropsicólogo, quien dirige el Laboratorio de Neurobiología de Síndrome de Down en la FP, declaró que es una alteración genética ocasionada por la presencia de un cromosoma extra en el par 21 de los 46 que constituyen nuestra determinación cromosómica. Esta variación ocurre por una mala división celular durante el proceso de fecundación, generándose de esta forma una copia adicional, provocando déficit intelectual en las personas que lo padecen, la cual varía a lo largo de tres clasificaciones: “discapacidad intelectual leve, media y severa”.

La realidad que viven quienes padecen de Síndrome de Down es preocupante. Pero todo lo anterior, estimados lectores, no le interesa a López y a su 4T, ya que si antes de la pandemia no hacían nada por este sector de nuestra población, en plena pandemia, con aquello de que les “cayó como anillo al dedo”, obviamente menos lo hacen. Cruda y preocupante realidad. Por ello insisto en preguntarles a los 30 millones que le dieron su voto: ¿para eso votaron?, ¿ese es su cambio prometido?

Comentarios
object(WP_Query)#17673 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(63006) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "18-03-2021" ["before"]=> string(10) "15-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(63006) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "18-03-2021" ["before"]=> string(10) "15-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17688 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17665 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17711 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "18-03-2021" ["before"]=> string(10) "15-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-03-18 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-04-15 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (63006) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17698 (24) { ["ID"]=> int(62896) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-23 10:35:15" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-23 15:35:15" ["post_content"]=> string(6771) " Decía Napoleón que no se puede vencer a un enemigo si no se le infunde miedo; solo vencemos sobre quien nos teme y, en sentido contrario, siempre somos susceptibles de ser derrotados, sobre todo por nuestros temores. Las vacunas que entre aciertos y errores van extendiéndose sobre la población nos ofrecen un peculiar espectáculo que no puede pasar desapercibido. Se trata del fenómeno de la esperanza y cómo es que afecta a la convivencia en las sociedades. La pandemia no está domada, está lejos todavía de serlo, pero la necesidad acicatea y nos obliga a ir tomando decisiones, ocupando espacios y a reconstruir nuestra vida en la medida de lo posible, la idea de que nuestros adultos mayores están saliendo de peligro también contribuye a pensar que el final de este horrendo periodo ya está cerca. Pero seamos sinceros, volver a las calles, descuidar las medidas preventivas es producto  de esta confianza y el fruto más cruel de la esperanza. Ello solo hará que la solución se aleje y que paguemos un costo más alto en enfermos, sujetos a consecuencias que nadie puede prever con precisión todavía y sobre todo, muertes. La confianza es un acto humano inscrito en lo más profundo de su naturaleza, tenemos que guardar confianza y esperanza, de lo contrario nos quedaríamos inmóviles; pensamos que el mañana llegará y que será mejor, nos enseñaron que lo que alguien se propone puede cumplirlo e incluso, pensamos en ese sentido no solo como individuos sino también como especie. Julio Verne decía que lo que un hombre sueña otro lo puede realizar y ese es el sentido del progreso humano. Por eso, comerciar con la esperanza es también uno de los trucos más viejos que se conoce en el haber de la sagacidad y la mendacidad humanas. No soy especialista en el tema y no me permitiré hablar sobre la calidad de las vacunas o si el gobierno federal y los locales lo están haciendo bien; ese es su problema y la evaluación de los resultados se hace de manera constante dejándonos a todos un residuo de desazón que está golpeando con fuerza la credibilidad y la efectividad del control epidemiológico. Quiero hablar de nosotros, de los ciudadanos que llevamos a nuestros padres y a nuestros abuelos a que les sea administrada la vacuna; de la manera en que esto nos permite confiar en que habrá menos muertes y menos focos de contagio. Y también cabe preguntarnos cuándo es que serán vacunados los niños para poder reabrir las escuelas (parecería del más elemental sentido común que las instalaciones educativas no abran sus puertas sino hasta que los niños sean vacunados, ya se sabe lo complicado y casi imposible que sería controlar las medidas dentro de las escuelas); cuándo el personal médico público y privado habrá sido inoculado en su totalidad; cuáles son las mecánicas de la vacunación y cuál es su calendario; y cuándo podremos descansar, al menos en parte, de esta pesadilla. En el auditorio del Posgrado de la Facultad de Derecho de la UNAM, en Ciudad Universitaria hay un mural que retrata la lucha obrera frente a los excesos del capital; la iconografía del capitalista venal y criminal y de los fuertes y hermosos obreros, al estilo del realismo soviético impresionan, sin duda, al visitante; pero si se mira al detalle, encontramos en la parte baja, derecha para quien lo mira de frente, un enunciado que suele omitirse frente a la grandeza de las imágenes: “sin programa revolucionario no hay revolución” dice una pancarta sostenida por un obrero. Parte de nuestra lesionada confianza radica en que no podemos dialogar con seriedad respecto de la pandemia, porque no estamos encontrando ni la serenidad ni la veracidad en nuestro interlocutor oficial; el espectáculo de la vacunación, los heroicos aviones que la transportan y el madrugador equipo presidencial no son suficientes. Lo que necesitamos es saber el rumbo que van a tomar las cosas y lo mismo sucede con los demás aspectos de la vida nacional. Somos un pueblo irredento, siempre dispuesto a creer, siempre abierto al sacrificio que haga falta, pero lo que una sociedad no puede soportar, ya lo decía Maquiavelo, es el desorden, la ausencia de programa, la ignorancia de la meta. No tenemos tiempo y no queremos abandonar nuestra esperanza, haremos cualquier cosa por sostenerla y aferrarnos a ella, eso es lo que hacen los desesperados y también los que ya han perdido demasiado; para hacerlo la sociedad está ocupando espacios y todos somos testigos cómo han seguido, desde el inicio de la pandemia, las organizaciones de productores, distribuidores y consumidores en el ramo que mejor conozco: el de la cultura donde ya nadie espera apoyo ni protección y los libreros independientes se asocian con promotores de lectura, editores y lectores para sacar adelante la industria –mire usted el circulo virtuoso creado por la Universidad Autónoma de Nuevo León y la Red de Librerías independientes–. Y también atestiguamos desde la sociedad la aparición de actores políticos y efectivos movilizadores sociales que se mueven sin organizaciones formales sino a través de la inmediatez de las redes sociales y los medios electrónicos. La defensa de las mujeres frente a la violencia es un buen ejemplo y también la marea de opinión político electoral que a través de las cadenas comunicativas y de los ciudadanos que producen sus propios contenidos, van mostrando la obsolescencia y torpeza de las campañas tradicionales que apuestan por la desesperación y por el desánimo de no saber cuál de las opciones que hemos tomado sea la peor. Digámoslo de una vez, no hay mejor vacuna que la que uno pueda obtener, no hay peor vacuna que la que no se nos administra. Entremos con orden y confianza al proceso de vacunación, no perdamos la esperanza en que una vez más, como siempre y como parece estar inscrito en nuestra genética cultural, sabremos salir adelante. @cesarbc70 cesarcallejas.me" ["post_title"]=> string(36) "Las vacunas y el síndrome del miedo" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(35) "las-vacunas-y-el-sindrome-del-miedo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-26 09:05:36" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-26 14:05:36" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=62896" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17598 (24) { ["ID"]=> int(63241) ["post_author"]=> string(3) "145" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-01 03:00:35" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-01 08:00:35" ["post_content"]=> string(4191) "

Del 29 al 31 de marzo, se realizó el encuentro internacional “Foro Generación Igualdad” cuyo objeto es establecer una agenda de acciones concretas para acelerar la implementación de los compromisos adquiridos hace 26 años en Beijing 1995, con miras al cumplimiento en 2030.

Este foro inició el lunes 28 de marzo en la Ciudad de México, durante la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador. En el acto inaugural estuvieron:

  • António Guterres, Secretario General de la ONU
  • Olga Sánchez Cordero, Secretaria de Gobernación
  • Elvira Pablo y Sharon Bhagwan, representantes de organizaciones civiles
  • Phumzile Mlambo, Directora Ejecutiva de ONU Mujeres
  • Emmanuel Macron, Presidente de Francia

El Presidente de Francia señaló que “ninguna ideología, ningún particularismo puede poner en tela de juicio el principio de igualdad, ninguna crisis, ningún obstáculo debe entorpecer nuestra lucha para que todas las mujeres del mundo puedan disfrutar plenamente de sus derechos”.

El Presidente de México sentenció que “en nuestro país desgraciadamente, millones de mexicanos, hombres y mujeres, padecen de desigualdad y la causa principal es la corrupción que ha prevalecido desde hace décadas y se intensificó con la política neoliberal del pillaje, que se aplicó de 1983 a 2018”.

También cabe destacar lo señalado por la ministra en retiro Olga Sánchez Cordero, quien estableció que los esfuerzos deben ir encaminados a dos objetivos: por una cultura de cuidados en igualdad y a poner fin a las violencias contra mujeres y niñas. Igualmente, señaló que “las mujeres estamos en el centro de la transformación, en el centro de la cuarta transformación”.

En la Mesa “La violencia de género - La crisis de la violencia de género, especialmente en el contexto del COVID-19 y la necesidad de sensibilización, persecución y erradicación”, Fabiola Alanís, Comisionada para la Prevención y Erradicación de la Violencia Contra la Mujer, sostuvo que el gobierno de México no ha tenido recortes presupuestales en los programas encaminados a erradicar la violencia en contra de las mujeres, como los refugios de las mujeres violentadas y volvió a hacer énfasis en que “las mujeres estamos en el centro de la transformación, en el centro de la cuarta transformación”. Lo que se analizará en estas mesas de diálogo, seguramente ayudarán al empoderamiento de las mujeres y a eliminar vicios del sistema patriarcal. 

Del 30 de junio al 2 de julio, en París, culminarán estos trabajos y se establecerán metas concretas y medibles, así como de financiamiento para lograr la igualdad de género en 2030.

Te puede interesar : Arabia Saudita y su igualdad de género" ["post_title"]=> string(25) "Foro Generación Igualdad" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "foro-generacion-igualdad" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-01 06:48:01" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-01 11:48:01" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63241" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17698 (24) { ["ID"]=> int(62896) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-23 10:35:15" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-23 15:35:15" ["post_content"]=> string(6771) " Decía Napoleón que no se puede vencer a un enemigo si no se le infunde miedo; solo vencemos sobre quien nos teme y, en sentido contrario, siempre somos susceptibles de ser derrotados, sobre todo por nuestros temores. Las vacunas que entre aciertos y errores van extendiéndose sobre la población nos ofrecen un peculiar espectáculo que no puede pasar desapercibido. Se trata del fenómeno de la esperanza y cómo es que afecta a la convivencia en las sociedades. La pandemia no está domada, está lejos todavía de serlo, pero la necesidad acicatea y nos obliga a ir tomando decisiones, ocupando espacios y a reconstruir nuestra vida en la medida de lo posible, la idea de que nuestros adultos mayores están saliendo de peligro también contribuye a pensar que el final de este horrendo periodo ya está cerca. Pero seamos sinceros, volver a las calles, descuidar las medidas preventivas es producto  de esta confianza y el fruto más cruel de la esperanza. Ello solo hará que la solución se aleje y que paguemos un costo más alto en enfermos, sujetos a consecuencias que nadie puede prever con precisión todavía y sobre todo, muertes. La confianza es un acto humano inscrito en lo más profundo de su naturaleza, tenemos que guardar confianza y esperanza, de lo contrario nos quedaríamos inmóviles; pensamos que el mañana llegará y que será mejor, nos enseñaron que lo que alguien se propone puede cumplirlo e incluso, pensamos en ese sentido no solo como individuos sino también como especie. Julio Verne decía que lo que un hombre sueña otro lo puede realizar y ese es el sentido del progreso humano. Por eso, comerciar con la esperanza es también uno de los trucos más viejos que se conoce en el haber de la sagacidad y la mendacidad humanas. No soy especialista en el tema y no me permitiré hablar sobre la calidad de las vacunas o si el gobierno federal y los locales lo están haciendo bien; ese es su problema y la evaluación de los resultados se hace de manera constante dejándonos a todos un residuo de desazón que está golpeando con fuerza la credibilidad y la efectividad del control epidemiológico. Quiero hablar de nosotros, de los ciudadanos que llevamos a nuestros padres y a nuestros abuelos a que les sea administrada la vacuna; de la manera en que esto nos permite confiar en que habrá menos muertes y menos focos de contagio. Y también cabe preguntarnos cuándo es que serán vacunados los niños para poder reabrir las escuelas (parecería del más elemental sentido común que las instalaciones educativas no abran sus puertas sino hasta que los niños sean vacunados, ya se sabe lo complicado y casi imposible que sería controlar las medidas dentro de las escuelas); cuándo el personal médico público y privado habrá sido inoculado en su totalidad; cuáles son las mecánicas de la vacunación y cuál es su calendario; y cuándo podremos descansar, al menos en parte, de esta pesadilla. En el auditorio del Posgrado de la Facultad de Derecho de la UNAM, en Ciudad Universitaria hay un mural que retrata la lucha obrera frente a los excesos del capital; la iconografía del capitalista venal y criminal y de los fuertes y hermosos obreros, al estilo del realismo soviético impresionan, sin duda, al visitante; pero si se mira al detalle, encontramos en la parte baja, derecha para quien lo mira de frente, un enunciado que suele omitirse frente a la grandeza de las imágenes: “sin programa revolucionario no hay revolución” dice una pancarta sostenida por un obrero. Parte de nuestra lesionada confianza radica en que no podemos dialogar con seriedad respecto de la pandemia, porque no estamos encontrando ni la serenidad ni la veracidad en nuestro interlocutor oficial; el espectáculo de la vacunación, los heroicos aviones que la transportan y el madrugador equipo presidencial no son suficientes. Lo que necesitamos es saber el rumbo que van a tomar las cosas y lo mismo sucede con los demás aspectos de la vida nacional. Somos un pueblo irredento, siempre dispuesto a creer, siempre abierto al sacrificio que haga falta, pero lo que una sociedad no puede soportar, ya lo decía Maquiavelo, es el desorden, la ausencia de programa, la ignorancia de la meta. No tenemos tiempo y no queremos abandonar nuestra esperanza, haremos cualquier cosa por sostenerla y aferrarnos a ella, eso es lo que hacen los desesperados y también los que ya han perdido demasiado; para hacerlo la sociedad está ocupando espacios y todos somos testigos cómo han seguido, desde el inicio de la pandemia, las organizaciones de productores, distribuidores y consumidores en el ramo que mejor conozco: el de la cultura donde ya nadie espera apoyo ni protección y los libreros independientes se asocian con promotores de lectura, editores y lectores para sacar adelante la industria –mire usted el circulo virtuoso creado por la Universidad Autónoma de Nuevo León y la Red de Librerías independientes–. Y también atestiguamos desde la sociedad la aparición de actores políticos y efectivos movilizadores sociales que se mueven sin organizaciones formales sino a través de la inmediatez de las redes sociales y los medios electrónicos. La defensa de las mujeres frente a la violencia es un buen ejemplo y también la marea de opinión político electoral que a través de las cadenas comunicativas y de los ciudadanos que producen sus propios contenidos, van mostrando la obsolescencia y torpeza de las campañas tradicionales que apuestan por la desesperación y por el desánimo de no saber cuál de las opciones que hemos tomado sea la peor. Digámoslo de una vez, no hay mejor vacuna que la que uno pueda obtener, no hay peor vacuna que la que no se nos administra. Entremos con orden y confianza al proceso de vacunación, no perdamos la esperanza en que una vez más, como siempre y como parece estar inscrito en nuestra genética cultural, sabremos salir adelante. @cesarbc70 cesarcallejas.me" ["post_title"]=> string(36) "Las vacunas y el síndrome del miedo" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(35) "las-vacunas-y-el-sindrome-del-miedo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-26 09:05:36" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-26 14:05:36" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=62896" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(42) ["max_num_pages"]=> float(21) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "40ca8186ebd612bb840f842a7bc2abe4" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las vacunas y el síndrome del miedo

Decía Napoleón que no se puede vencer a un enemigo si no se le infunde miedo; solo vencemos sobre quien nos teme...

marzo 23, 2021
Foro Generación Igualdad

Foro Generación Igualdad

Del 29 al 31 de marzo, se realizó el encuentro internacional “Foro Generación Igualdad” cuyo objeto es establecer una agenda de acciones...

abril 1, 2021




Más de categoría

Asonadas mexicanas

El Ejército mexicano, vía el Estado Mayor Presidencial,  estuvo indirectamente relacionado en los hechos de la matanza a estudiantes...

abril 14, 2021

El cuero y las correas

Una de las mejores definiciones de cultura que he escuchado, me la obsequió uno de mis profesores de Preparatoria:...

abril 13, 2021

Era Covid: Liderazgo⁠  e Incertidumbre 

“El mundo ya no era sólido e infalible, sino poroso e incierto”. -Margaret Atwood, Los Testamentos. El universo humano...

abril 9, 2021

Otras crisis latentes

Más allá del Covid y los temas de seguridad que aquejan al país, existen miles de empresas que son...

abril 8, 2021