De Frente y Claro | Impunidad: el manto protector en la 4T

La impunidad total hacia quienes cometan un delito, sean corruptos, o simplemente no cumplan con las obligaciones del cargo por el que cobran, ha sido la característica principal de la 4T. EL CHIMOLTRUFIO Y SU PÉSIMO MANEJO...

25 de agosto, 2022 impunidad

La impunidad total hacia quienes cometan un delito, sean corruptos, o simplemente no cumplan con las obligaciones del cargo por el que cobran, ha sido la característica principal de la 4T.

EL CHIMOLTRUFIO Y SU PÉSIMO MANEJO DE LA PANDEMIA

En esa línea de los protegidos bajo el manto de la Impunidad por López y su 4-T está el subsecretario Hugo López-Gatell, más conocido entre otros apodos, como “El Chimoltrufio”, aplicando aquello de “No nos hagamos tarugos, pos ya sabes que yo como digo una cosa digo otra, pues si es que, como todo, hay cosas que ni qué, ¿tengo o no tengo razón”, como lo externaba el personaje cómico de la Chimoltrufia. Así se manejó y se sigue manejando el subsecretario de Salud. Qué feliz de la vida imparte conferencias respecto de la importancia de la salud pública mientras que continúan cuestionándolo en relación a la estrategia implementada del Gobierno federal en la pandemia de COVID-19, así como la falta de transparencia en la información.

Quien en los últimos dos años y medio ha sido el encargado y responsable de atender la crisis sanitaria, va acumulando denuncias y denuncias ante las autoridades, porque su desempeño ha derivado en más de 329 mil muertos por Coronavirus.

En esa línea, el juez de control del Centro de Justicia Penal Federal en el Reclusorio Sur, Ganther Alejandro Villar Ceballos, vía una resolución dictada tras una audiencia el 19 de enero del 2022, se instruyó a la Fiscalía General de la República (FGR) para que investigara a López Gatell. La acusación es porque minimizó la utilización del cubrebocas. 

Resulta evidente hasta qué punto se le ha protegido, que la FGR consideró que no se iba a hacer la investigación, razón por la cual, un juez de control determinó que la Fiscalía se abstuvo y la propia FGR debe investigar el asunto.

En febrero del 2022, un grupo de familias acusó y denunció a Hugo López-Gatell, de homicidio por omisión, por no haberse actuado debidamente con el tiempo correcto para prevenir a la población y que no sufriéramos todo lo que ya sabemos y las muertes que hemos tenido.

Asimismo, en 2020, también en la FGR, el coordinador general jurídico del Partido Acción Nacional, Raymundo Bolaños Azócar, denunció la labor deficiente y omisa en el manejo de la pandemia que ha provocado la muerte de más de 70 mil personas, asentando que “Todas las acciones omisivas, toda la falta de hacer del Gobierno federal, se concluye que ha saboteado las instituciones de salud del Estado mexicano, la falta de realización de pruebas del COVID-19, la terquedad de aferrarse a un modelo centinela que no tiene certeza ni seguridad en la cantidad de contagios y muertes, la falta de lineamientos administrativos que obliguen a los ciudadanos, que orienten a los ciudadanos a la necesidad del uso de cubrebocas”. 

Derivado del alto número de denuncias en contra de López-Gatell, el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) determinó que la FGR debe informar el número de procedimientos iniciados contra el subsecretario. Una persona solicitó a la FGR conocer el número de denuncias del subsecretario, pero la FGR se negó a entregar la información argumentando que es de carácter confidencial la existencia o no de alguna indagatoria, denuncia, averiguación previa o carpeta de investigación en contra del subsecretario. Por ello se presentó un recurso de revisión ante el INAI. 

La Fiscalía Especializada en materia de Combate a la Corrupción informó que no se tenía registro de denuncias o querellas en contra de la persona señalada. Pero dado que se localizaron diversos comunicados oficiales y notas periodísticas en las que se afirma que las denuncias sí fueron presentadas, la ponencia llevó a cabo una prueba de interés público, para validar si la información puede o no ser publicada, señaló el INAI. También se destacó que el derecho a la privacidad del servidor público debe ceder ante el derecho de acceso a la información, en razón de que tuvo y sigue teniendo una injerencia relevante y esencial en el manejo de la pandemia. El derecho de acceso a la información es la única vía legal para que cualquier persona, sin acreditar interés legítimo, pueda conocer las denuncias presentadas ante la FGR en contra de López-Gatell en su carácter de servidor público.

Por lo anterior, el Pleno del INAI revocó la respuesta de la FGR, instruyéndolo para hacer una búsqueda exhaustiva y razonable de la información solicitada, con un criterio amplio, en los archivos físicos y electrónicos de la Fiscalía Especializada de Control Regional y entregar a la persona solicitante los resultados.

Por otra parte, López-Gatell tiene indagatorias también administrativas. El 20 de julio del 2020, el senador Clemente Castañeda y el diputado Jorge Álvarez Máynez presentaron una denuncia ante la Secretaría de la Función Pública (SFP) por la supuesta violación a la Ley General de Responsabilidades Administrativas. Se argumentó que hubo desinformación a partir de un diagnóstico erróneo para la aplicación de la estrategia, una constante subestimación del problema, la negativa a realizar pruebas, las fallas en determinar el uso de cubrebocas, cuya evidencia científica afirmaba que era necesario, y la presentación de datos incompletos en las proyecciones.

AUMENTA LA IMPUNIDAD

Pero la impunidad de López-Gatell no es la única y la ciudadanía ya se ha dado cuenta. De acuerdo al informe Percepción de Impunidad 2022, basado en la encuesta Ómnibus Nacional Académico 2021, el 46.2% de la población encuestada en el país respondió que la impunidad se ha mantenido desde 2019 a 2021, mientras que el 32.8% estimó que la falta de castigo a los delitos ha aumentado. Asimismo, se destaca que, en delitos de alto impacto social como el homicidio doloso, la impunidad directa ronda el 90 por ciento. 

Y que, a pesar del cambio en 2008 del sistema de justicia penal en nuestro país, siguen los altos niveles de cifra negra 93.3% y una baja efectividad en la resolución de los casos que investigan las fiscalías estatales 15.3%. Combinados estos dos factores hacen que la probabilidad de que se denuncie y se esclarezca un delito en México sea de tan sólo 1.1%, cuando hace tres años era del 5%.

La mitad de los mexicanos cree que la impunidad no se ha combatido sino que se ha mantenido durante la primera parte del sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador. En esa Impunidad está López-Gatell protegido por el manto de la 4T y de YSQ. 

 

Comentarios


object(WP_Query)#16263 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(82547) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(82547) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16267 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16265 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16266 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-08-31 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-09-28 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (82547) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16264 (24) { ["ID"]=> int(82987) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-06 10:41:09" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-06 15:41:09" ["post_content"]=> string(7417) "¿Por qué estamos tan profundamente enemistados, divididos? ¿Qué ocasionó el desarrollo de sectas irreconciliables? Este síntoma, ¿augura crisis política y social, como en los años que condujeron a guerras civiles y entre naciones? ¿Vamos al precipicio? Tal vez la pregunta inicial sea, ¿qué ocasionó nuestra polarización? El fenómeno no es privativo de México. En mayor o menor grado la mayoría de los países padecen un profundo enfrentamiento entre sus ciudadanos. Se nos dice que vivimos una era de irracionalidad, que las personas son movidas por sus sentimientos, que las razones pasan a segundo plano. Los descubrimientos hechos por las neurociencias nos muestran que nuestras reacciones químicas neuronales son las que determinan nuestros estados de ánimo y voluntad. Y, en consecuencia, somos rehenes de nuestra bioquímica. Entonces, ¿qué tan libres somos para elegir o la biología nos determina? Está de regreso una antiquísima polémica. Pero quizá esta discusión no sea relevante para entender las abismales diferencias que nos separan y confrontan. Si el hombre antes y ahora ha sido el mismo, cabe inquirir, ¿por qué ahora regresa la animosidad? Si los sentimientos han primado, ¿por qué hoy polarizan? Tal vez lo que ha cambiado y también ha ocurrido en otras épocas en las que ha aflorado la división, es el ambiente socioeconómico y político. Tal vez las condiciones sociales fracturaron la capacidad de las personas para estabilizar sus reacciones químicas y biopsicosociales (homeostasis) ante los cambios abruptos y permanentes de su entorno y expliquen la respuesta de intolerancia virulenta ante aquello que percibe diferente y una amenaza a su estatus. Ezra Klein escribió en The New York Times que el espíritu identitario se activa cuando se amenaza el estatus de las personas. Y esto causa su radicalización. De acuerdo con los estudios neurocientíficos, la identidad de las personas la determina la posición, su papel y reconocimiento que tiene en la comunidad (Will Storr). A ello se le conoce como estatus. Los mismos trabajos establecen que los humanos dedicamos esfuerzos denodados para mantener la posición social, incluso al grado de incurrir en actos temerarios que atentan contra la salud o la vida, y disruptivos que pueden ocasionar grandes y graves daños sociales. ¿Qué nos empuja, nos incita, a esta lucha temeraria por mantener el estatus, el reconocimiento social? ¿Qué peligros acechan a nuestra posición en la sociedad que ha alterado permanentemente nuestro equilibrio químico? La hipótesis principal que explica el malestar de nuestro tiempo es la inconmensurable desigualdad. La avalan los estudios históricos comparados. La desigualdad no se limita a la abismal riqueza que separa a unos de otros sino a dos factores genéricos: inseguridad y precariedad. Inseguridad y precariedad laboral por empleos inestables y mal pagados. Inseguridad y precariedad por servicios de salud y de educación que perpetúan la desigualdad, pues además de su calidad ínfima no son universales. Inseguridad y precariedad de los sistemas de pensiones e invalidez, mal financiados que condenan a la pobreza. Inseguridad y precariedad personal y patrimonial por una estructura legal que privilegia a quien tiene poder y el colapso del sistema judicial. ¿Por qué prima la inseguridad que destruye nuestro estatus y nivel de vida, al grado de que amplios grupos sociales se ven como enemigos irreconciliables, al punto de llevarlos a un enfrentamiento mortal? Buena parte de la respuesta se debe al desmantelamiento de los sistemas públicos de bienestar, que se les llama peyorativamente paternalismo. En mayor o menor medida igualaban las condiciones de arranque y de vida de las personas. Brindaban una seguridad mínima para evitar el miedo y la angustia ante poderes sociales y privados avasallantes, de modo que se permitía cierto equilibrio social y emocional. Tal paradigma fue sustituido por la ideología individualista. Así que las personas debieron hacerse cargo de sus vidas y de su entorno, aun cuando sus condiciones de poder asimétricos impidieran modificar su situación. Se nos ha dicho hasta el cansancio que le echemos ganas, que el esfuerzo será compensado, que el mérito es la llave del éxito. No obstante, el trabajo esforzado y el mérito no han servido para conservar el estatus. Ha habido una degradación continua de las condiciones y niveles de vida y de salud de los ciudadanos. La meritocracia ha fallado. Decenas de universitarios encuentran, si tienen suerte, trabajos muy exigentes y mal remunerados. Ya no se diga de las condiciones laborales de quienes trabajan en oficios, en la agricultura y en los servicios. Y ni hablar de quienes se refugian en la economía informal. Michael Sandel, profesor de la Universidad de Harvard, quien dedicó una obra monumental al estudio de la meritocracia, La tiranía del mérito, desmantela estos mitos. Dice que al centro de las políticas públicas deben estar las personas y se debe evitar la humillación (causa del malestar social) a consecuencia de sus diferentes habilidades, toda vez que dependen del azar, de la genética, o de la suerte de nacer en una familia acomodada y de las aptitudes heredadas. Al final del día el mérito depende de factores que trascienden el ámbito personal. El trabajo de este filósofo cobró relevancia a raíz de la pandemia. De pronto el mundo reconoce la importancia de las personas que realizan los trabajos esenciales, aquellos que permiten que los alimentos lleguen a nuestra mesa, como los que cultivan los campos o los transportan. ¿Por qué debe ganar más un futbolista que refinó el control de la pelota, que quien perfeccionó la técnica del cultivo… de fresas? En el fondo, está devuelta la también antigua polémica entre el trabajo manual y el trabajo intelectual. Son asuntos sensibles y trascendentes cuya discusión debe ser creativa para que, sin desincentivar la invención ni el esfuerzo, mejore las condiciones de remuneración y de vida de las personas que laboran en campos de “baja productividad”. Tampoco se trata de igualar a todos, cuestión por demás absurda. El quid es recrear condiciones básicas de seguridad que permitan que cada quien reafirme y asegure su estatus para cerrar la brecha que ocasiona la polarización, fruto de la segmentación que da cabida al sectarismo y discurso de odio. En consecuencia, mientras no se modifiquen las condiciones de vida de las personas habrá combustible para propalar el discurso de odio. Asimismo, se requiere de un programa político valiente, cuyo objetivo sea cambiar las condiciones económicas para lograr una sociedad menos desigual. Ello requiere de la invención de un relato que cautive los sentimientos y conduzca las emociones de las personas para construir y también modificar las estructuras que nos han polarizado." ["post_title"]=> string(33) "¿Qué ocasiona la polarización?" ["post_excerpt"]=> string(119) "Mientras no se modifiquen las condiciones de vida de las personas habrá combustible para propalar el discurso de odio." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "que-ocasiona-la-polarizacion" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-06 10:41:09" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-06 15:41:09" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82987" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16239 (24) { ["ID"]=> int(82901) ["post_author"]=> string(3) "195" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-02 11:28:46" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-02 16:28:46" ["post_content"]=> string(6587) "La violencia mundial y nacional sacude nuestras emociones, entristece y atemoriza. Nos exige tomar decisiones y pensar sobre lo que queremos para nosotros y aún para la generación que viene detrás. Sería egoísta de nuestra parte pensar únicamente en una solución que permitiera tranquilidad solo unos días o pocos años y deje la bomba de tiempo para las generaciones posteriores, como lamentablemente ya ha pasado.  Quienes estamos convencidos de que educar para la paz es un recurso estratégico y operativo viable entendemos que el contexto es difícil pero no limitativo y entendemos también que lo que está sucediendo justifica la necesidad de refundar las bases educativas globales y nacionales a partir de la construcción de una ciudadanía que tenga como una de sus prioridades la prevención y la solución de conflictos en todos los ámbitos.  Cooperación, definición de metas colectivas, negociación y solución de conflictos, tolerancia, integración social, interacción con el medio ambiente, desmilitarización, proyecto de vida, equidad, empatía con el problema del otro, alegrarse con el éxito de otro ser humano son conceptos, criterios educativos y conductuales que se requiere incorporar a programas generales de educación, a programas políticos, de formación ciudadana y a normas de convivencia familiar.  En esta reconstrucción educativa ciudadana todos formamos parte: individuos, inversionistas, periodistas, iglesias, líderes espirituales, partidos, autoridades, asociaciones civiles, asociaciones de vecinos, padres de familia, clubes deportivos, sindicatos, cámaras empresariales.   La crisis de seguridad y de violencia es también el efecto de la agudización de la crisis social. La pérdida del respeto al trabajo y a su resultado, la falta de respeto por la vida del otro, de sus bienes y sus recursos. Es consecuencia también de las recurrentes y profundas crisis económicas que empujaron a los jóvenes al desempleo y a los niños a la deserción escolar, de la corrupción y del caso omiso que por años muchos políticos han hecho, emitiendo discursos contrarios que dividen y construyen odio.  Durante años, el discurso político (con su intención didáctica) ha sido la manifestación de poder militar, capitalistas y socialistas desfilan con trajes, tanques y soldados. Pedagogía de la violencia que ha escalado sin límites porque sus generadores no los establecieron.  Las armas que eran exclusivas del ejército hoy están en las calles sin control provocando un entorno violento y generando inseguridad para individuos y familias. El discurso cinematográfico y televisivo de legitimación de la agresividad se transformó en vida cotidiana y la narcocultura reforzó las estructuras didácticas de la violencia primero en un entorno regional que se ha extendido más allá de las fronteras de cualquier nación.  Hemos vivido la industrialización de la cultura de la violencia, se generó adicción elevando la adrenalina de muchos e incorporando a otros a producir para hacer un mercado que consumiera y elevara sus ganancias.   Por momentos pareciera que no conocemos la paz, sin embargo, todos conocemos la paz. Ha sido una experiencia vital para nuestro desarrollo individual y social, por lo tanto, el conocimiento que tenemos de la paz es práctico y personal. Todos hemos trabajado, leído, escrito, disfrutado momentos de paz e inevitablemente consideramos que la normalidad debe ser vivir en paz. Es una necesidad vivir en ella.  Conocer la paz es construir la paz, interior, laboral, familiar y social en general. Desarrollar las formas personales y colectivas que nos permitan vivir en ella. Volver a vivir en paz será entonces un proceso de reconstrucción que requiere la convergencia de los distintos sectores sociales e individuos. La negación discursiva de la violencia no se limita a una negación política, es la negación a la posibilidad de construir una paz duradera, por lo tanto, es la negación al derecho de conocer la paz, a construir la paz, a vivir en paz.   Desde las raíces de la estructura social básica como lo es la familia, hemos construido experiencias familiares de vida en paz, tal vez de forma inconsciente, pero finalmente productivas y con resultados concretos. Pero en el desarrollo de la historia familiar algo robó la paz: el desempleo, el consumo de droga, la ruptura de los lazos familiares, la pérdida de un ser querido. Recuperar la vida en paz al interior de la familia es básico en este proceso de reconstrucción colectiva de la paz. La estabilidad financiera de un hogar, la consolidación del patrimonio, la generación de condiciones dignas para el desarrollo de cada uno de sus integrantes, son factores necesarios, pero no van solas, van acompañadas de ejercicio de una paternidad y maternidad ligadas a la construcción de la paz. Apoyadas por un entorno que consolide el esfuerzo de los padres por una crianza orientada a la prevención y solución de conflictos, a la armonía y construcción colectiva de proyectos.  El centro de trabajo, el barrio, las instituciones donde los individuos socializan o construyen su vida colectiva, así como la administración pública y sus decisiones son parte del engranaje colectivo que a cada individuo le permita un desarrollo en paz.  En síntesis, la educación para la paz es un proyecto viable, absolutamente necesario, por el contexto actual y porque es transgeneracional. En su construcción, desde la familia, hasta el gobierno y cada sector e institución social participan. Y es urgente que se impulsen condiciones para que esto suceda, de lo contrario, la ambigüedad discursiva de los políticos no sirve, de lo contrario, la pedagogía de la violencia continuará su normalización con todos los impactos negativos para el individuo y la sociedad que ya hemos estado sintiendo.  El proyecto es viable y el llamado a involucrarse  es para toda persona." ["post_title"]=> string(42) "Educación para la Paz: un proyecto viable" ["post_excerpt"]=> string(104) "Construir una pedagogía para la paz, es uno de los grandes pendientes de la educación del siglo XXI. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(40) "educacion-para-la-paz-un-proyecto-viable" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-02 11:28:46" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-02 16:28:46" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82901" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16264 (24) { ["ID"]=> int(82987) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-06 10:41:09" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-06 15:41:09" ["post_content"]=> string(7417) "¿Por qué estamos tan profundamente enemistados, divididos? ¿Qué ocasionó el desarrollo de sectas irreconciliables? Este síntoma, ¿augura crisis política y social, como en los años que condujeron a guerras civiles y entre naciones? ¿Vamos al precipicio? Tal vez la pregunta inicial sea, ¿qué ocasionó nuestra polarización? El fenómeno no es privativo de México. En mayor o menor grado la mayoría de los países padecen un profundo enfrentamiento entre sus ciudadanos. Se nos dice que vivimos una era de irracionalidad, que las personas son movidas por sus sentimientos, que las razones pasan a segundo plano. Los descubrimientos hechos por las neurociencias nos muestran que nuestras reacciones químicas neuronales son las que determinan nuestros estados de ánimo y voluntad. Y, en consecuencia, somos rehenes de nuestra bioquímica. Entonces, ¿qué tan libres somos para elegir o la biología nos determina? Está de regreso una antiquísima polémica. Pero quizá esta discusión no sea relevante para entender las abismales diferencias que nos separan y confrontan. Si el hombre antes y ahora ha sido el mismo, cabe inquirir, ¿por qué ahora regresa la animosidad? Si los sentimientos han primado, ¿por qué hoy polarizan? Tal vez lo que ha cambiado y también ha ocurrido en otras épocas en las que ha aflorado la división, es el ambiente socioeconómico y político. Tal vez las condiciones sociales fracturaron la capacidad de las personas para estabilizar sus reacciones químicas y biopsicosociales (homeostasis) ante los cambios abruptos y permanentes de su entorno y expliquen la respuesta de intolerancia virulenta ante aquello que percibe diferente y una amenaza a su estatus. Ezra Klein escribió en The New York Times que el espíritu identitario se activa cuando se amenaza el estatus de las personas. Y esto causa su radicalización. De acuerdo con los estudios neurocientíficos, la identidad de las personas la determina la posición, su papel y reconocimiento que tiene en la comunidad (Will Storr). A ello se le conoce como estatus. Los mismos trabajos establecen que los humanos dedicamos esfuerzos denodados para mantener la posición social, incluso al grado de incurrir en actos temerarios que atentan contra la salud o la vida, y disruptivos que pueden ocasionar grandes y graves daños sociales. ¿Qué nos empuja, nos incita, a esta lucha temeraria por mantener el estatus, el reconocimiento social? ¿Qué peligros acechan a nuestra posición en la sociedad que ha alterado permanentemente nuestro equilibrio químico? La hipótesis principal que explica el malestar de nuestro tiempo es la inconmensurable desigualdad. La avalan los estudios históricos comparados. La desigualdad no se limita a la abismal riqueza que separa a unos de otros sino a dos factores genéricos: inseguridad y precariedad. Inseguridad y precariedad laboral por empleos inestables y mal pagados. Inseguridad y precariedad por servicios de salud y de educación que perpetúan la desigualdad, pues además de su calidad ínfima no son universales. Inseguridad y precariedad de los sistemas de pensiones e invalidez, mal financiados que condenan a la pobreza. Inseguridad y precariedad personal y patrimonial por una estructura legal que privilegia a quien tiene poder y el colapso del sistema judicial. ¿Por qué prima la inseguridad que destruye nuestro estatus y nivel de vida, al grado de que amplios grupos sociales se ven como enemigos irreconciliables, al punto de llevarlos a un enfrentamiento mortal? Buena parte de la respuesta se debe al desmantelamiento de los sistemas públicos de bienestar, que se les llama peyorativamente paternalismo. En mayor o menor medida igualaban las condiciones de arranque y de vida de las personas. Brindaban una seguridad mínima para evitar el miedo y la angustia ante poderes sociales y privados avasallantes, de modo que se permitía cierto equilibrio social y emocional. Tal paradigma fue sustituido por la ideología individualista. Así que las personas debieron hacerse cargo de sus vidas y de su entorno, aun cuando sus condiciones de poder asimétricos impidieran modificar su situación. Se nos ha dicho hasta el cansancio que le echemos ganas, que el esfuerzo será compensado, que el mérito es la llave del éxito. No obstante, el trabajo esforzado y el mérito no han servido para conservar el estatus. Ha habido una degradación continua de las condiciones y niveles de vida y de salud de los ciudadanos. La meritocracia ha fallado. Decenas de universitarios encuentran, si tienen suerte, trabajos muy exigentes y mal remunerados. Ya no se diga de las condiciones laborales de quienes trabajan en oficios, en la agricultura y en los servicios. Y ni hablar de quienes se refugian en la economía informal. Michael Sandel, profesor de la Universidad de Harvard, quien dedicó una obra monumental al estudio de la meritocracia, La tiranía del mérito, desmantela estos mitos. Dice que al centro de las políticas públicas deben estar las personas y se debe evitar la humillación (causa del malestar social) a consecuencia de sus diferentes habilidades, toda vez que dependen del azar, de la genética, o de la suerte de nacer en una familia acomodada y de las aptitudes heredadas. Al final del día el mérito depende de factores que trascienden el ámbito personal. El trabajo de este filósofo cobró relevancia a raíz de la pandemia. De pronto el mundo reconoce la importancia de las personas que realizan los trabajos esenciales, aquellos que permiten que los alimentos lleguen a nuestra mesa, como los que cultivan los campos o los transportan. ¿Por qué debe ganar más un futbolista que refinó el control de la pelota, que quien perfeccionó la técnica del cultivo… de fresas? En el fondo, está devuelta la también antigua polémica entre el trabajo manual y el trabajo intelectual. Son asuntos sensibles y trascendentes cuya discusión debe ser creativa para que, sin desincentivar la invención ni el esfuerzo, mejore las condiciones de remuneración y de vida de las personas que laboran en campos de “baja productividad”. Tampoco se trata de igualar a todos, cuestión por demás absurda. El quid es recrear condiciones básicas de seguridad que permitan que cada quien reafirme y asegure su estatus para cerrar la brecha que ocasiona la polarización, fruto de la segmentación que da cabida al sectarismo y discurso de odio. En consecuencia, mientras no se modifiquen las condiciones de vida de las personas habrá combustible para propalar el discurso de odio. Asimismo, se requiere de un programa político valiente, cuyo objetivo sea cambiar las condiciones económicas para lograr una sociedad menos desigual. Ello requiere de la invención de un relato que cautive los sentimientos y conduzca las emociones de las personas para construir y también modificar las estructuras que nos han polarizado." ["post_title"]=> string(33) "¿Qué ocasiona la polarización?" ["post_excerpt"]=> string(119) "Mientras no se modifiquen las condiciones de vida de las personas habrá combustible para propalar el discurso de odio." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "que-ocasiona-la-polarizacion" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-06 10:41:09" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-06 15:41:09" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82987" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(56) ["max_num_pages"]=> float(28) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "2a65f92095ec28aa015bafafc1c8fe4b" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
¿Qué ocasiona la polarización?

¿Qué ocasiona la polarización?

Mientras no se modifiquen las condiciones de vida de las personas habrá combustible para propalar el discurso de odio.

septiembre 6, 2022

Educación para la Paz: un proyecto viable

Construir una pedagogía para la paz, es uno de los grandes pendientes de la educación del siglo XXI.

septiembre 2, 2022




Más de categoría

Seguridad Nacional

En varios foros se ha discutido hasta el cansancio la militarización de la Guardia Nacional, que ante la falta...

septiembre 27, 2022

Camila Parker y la reivindicación de las mujeres que aman demasiado

“Hombres necios que acusáis / a la mujer sin razón / sin ver que sois la ocasión / de...

septiembre 27, 2022

Emprendedores buscan canales comerciales en “Martes Ciudadano” de Economía

Solicitud de apoyos para producción, comercialización y formación de cooperativas, artesanías, alimentos, peticiones de crédito para restaurantes, proyectos de...

septiembre 27, 2022

Abarca, los 43 de Ayotzinapa y panem et circenses

Como cada semana, Fernando Navarrete comenta los acontecimientos más importantes a nivel nacional con su singular estilo.

septiembre 27, 2022