CUENTA PUEBLA CON ESTRATEGIA PARA AMPLIAR LA CAPACIDAD HOSPITALARIA FRENTE AL COVID-19: MBH

-El gobernador pidió a los poblanos recuperar la concientización para acatar nuevamente las medidas sanitarias   -Sostuvo que su gobierno está actuando con la debida atingencia y claridad en esta contingencia, y trabajando de manera coordinada con...

18 de enero, 2021

-El gobernador pidió a los poblanos recuperar la concientización para acatar nuevamente las medidas sanitarias

 

-Sostuvo que su gobierno está actuando con la debida atingencia y claridad en esta contingencia, y trabajando de manera coordinada con la federación

 

CIUDAD DE PUEBLA, Pue.- El Gobierno del Estado ya cuenta con una estrategia para ampliar el número de camas y la capacidad instalada en los hospitales del sistema de salud, y así poder atender a todas las y los poblanos que requieran atención por COVID-19, afirmó el titular del Ejecutivo, Miguel Barbosa Huerta.

 

En la habitual videoconferencia de prensa que ofrece en Casa Aguayo, el mandatario estatal llamó a la sociedad a recuperar la concientización para acatar nuevamente las medidas sanitarias, a fin de poder salir adelante de esta crisis.

 

Pese a esta situación, Barbosa Huerta subrayó que Puebla capital continúa en rojo en el semáforo epidemiológico estatal, mientras que las demás regiones de la entidad se encuentran en amarillo ascendente rumbo a naranja.

 

Reconoció que existe un riesgo de que la entidad ascienda a rojo en esta medición, por ello dijo que se tomaron nuevas medidas que están plasmadas en los recientes decretos emitidos por el Gobierno del Estado.

 

Por último, el gobernador resaltó que, si bien existe coordinación con la federación para atender la contingencia, es con base al semáforo local como su gobierno toma las decisiones en esta pandemia: “estamos actuando con la debida atingencia y claridad”.

Comentarios


object(WP_Query)#16256 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(60818) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-08-2022" ["before"]=> string(10) "26-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(60818) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-08-2022" ["before"]=> string(10) "26-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16260 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16258 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16259 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "29-08-2022" ["before"]=> string(10) "26-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-08-29 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-09-26 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (60818) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16257 (24) { ["ID"]=> int(82720) ["post_author"]=> string(3) "189" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-30 10:31:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-30 15:31:00" ["post_content"]=> string(6694) "Voy a usar una palabra que me choca “¡Huevones, México es un país de huevones, de dame, de estira la mano!”, exclama una platinada Laura Zapata en una plática entre amigos con Carlos Alazraki, imitando la forma de hablar de lo que para ella debe de ser la clase baja de nuestro país. Explica con gran conocimiento de causa cómo las familias mexicanas están felices con el gobierno actual porque este los “maizea”, suman sus ayudas, la de adultos mayores  de la abuelita, el apoyo a madre soltera que recibe la hermana y todo lo que puedan para juntar unos ocho o diez mil pesos y no tener que trabajar. En una entrevista de 49 minutos que vi completa y, confieso, ha sido uno de los mayores esfuerzos que he hecho para informarme sobre un tema y poder escribir. Estos dos personajes charlan desde su posición llena de privilegios, apuntando con el dedo y seguros de tener la razón, entre comentarios llenos de clasismo y desprecio, aseguran entender que solo en nuestro país pueden suceder estas cosas. Podría dedicar mi texto a mencionar los programas de subsidios y ayudas sociales que tienen todas las principales potencias mundiales en las que los adultos mayores no tienen que preocuparse por su retiro ni las mujeres embarazadas sobre los cuidados prenatales que necesitan, en donde saben que sus hijos tienen educación y asistencia médica segura y que esos beneficios son resultado de una correcta administración de los impuestos de la sociedad civil que, consciente de las necesidades de la población, paga puntualmente con la certeza de que van dirigidos a la seguridad y bienestar social y no a enriquecer los bolsillos de los gobernantes en turno. Pero mucho más que eso me duele la aseveración de esta señora. “¡Los mexicanos son flojos!” No voy a usar por respeto al lector la palabra que ella en varias ocasiones utilizó para describirnos, porque estoy segura además de que esta mujer habla desde la más profunda ignorancia y desconocimiento del tema. Yo creo con todo respeto, que ella desde su residencia nunca ha notado que mucho antes que salga el sol las calles de nuestra ciudad ya están llenas de gente que a pesar de haber dormido tal vez mal y no haber comido lo suficiente en la semana ya está trabajando, mientras ellos dos plácidamente sueñan con un mundo mejor, millones de mexicanos en la ciudad y en el campo trabajan para sacar este país adelante, para llevar comida a sus casas, para cubrir las necesidades que este decadente sistema durante años no ha podido resolver. Nunca seguramente han visto los transportes públicos que van llenos de personas que incómodos hacen no menos de dos horas de camino para llegar a sus trabajos, no han viajado en Metro, no han ido a la central de abastos, ni le han preguntado a la persona del puesto de periódicos desde qué hora está despierto disponiendo su espacio de trabajo. Ellos deben de creer que las personas que trabajan en sus casas realizando el servicio doméstico lo hacen por gusto de atenderlos y no por necesidad, que viven a la vuelta y se despiertan a la misma hora, que la fruta y en general toda la comida que llega a sus mesas lo hace sola, nadie la cultiva, nadie la cosecha, nadie la transporta, nadie la vende. Ellos viajan, eso les encanta, ellos ven el mundo desde otra perspectiva, ellos no nacieron con la vida resuelta y no digo que no hayan trabajado, seguramente su mérito tendrán, pero no son conscientes de que son herederos, que portan apellidos que les abren las puertas en cualquier lado, que recibieron educación formal, que no padecieron hambre, que nacieron con la vida resuelta y que su único trabajo es si acaso mantener su status de lujo y comodidad. Pero la demás gente no, los demás estiran la mano, piden, se conforman grita ella indignada. No entiende cómo la gente puede ser tan mediocre, no entiende cómo el país se está cayendo a pedazos por culpa de este sistema que no los enseña a pescar, que los alimenta como animalitos (palabras de la señora Laura Zapata). No me imagino cómo vivirían estos “flojos” mexicanos si fuesen ellos los únicos que les pagaran y tuviesen que subsistir con los ridículos sueldos y la ausencia de prestaciones que regalan estas buenas conciencias a los trabajadores que menos que eso merecen. Pero afortunadamente están ellos aquí, para señalar con sus dedos adornados con anillos y uñas impecables, con sus manos que nunca han tocado la tierra, con sus impolutos semblantes que nunca han sido dañados por el sol de una jornada de trabajo en el campo, ellos están aquí para señalar la corrupción, la incapacidad, la estupidez. Ellos después toman un avión y viajan para descansar un poco y olvidarse por un momento del desastre en el que nos estamos convirtiendo, de lo desobligados y sucios que somos, de lo abusivos y conformistas, de lo maizeados que hemos sido desde siempre, desde antes, mucho antes, cuando fuimos una gran civilización, ordenada, organizada y próspera, a la que llegaron sus antepasados a conquistar y saquear. La ficción saltó de las telenovelas a la realidad, lo que creíamos que era una actuación exagerada sobre una mujer frívola y racista, que le gritaba “gata”, “muerta de hambre” y demás insultos a otra mujer que consideraba inferior por venir de un estrato económico menor pudiera ser una forma de vida. Y nuestras generaciones que crecieron viendo eso, volviéndolo normal y adaptándolo, soñando con ser Malvina de Los Monteros y no María Mercedes, aspirando a pertenecer a la clase alta. Cuántas cosas puedo entender ahora y cómo duelen. Qué daño nos hicieron aquellas telenovelas, qué poco nos queremos entre nosotros como mexicanos para pensar que el sustento y el bienestar de una familia no es responsabilidad del sistema por derecho constitucional sino de las limosnas que la clase alta evalúe y decida darles." ["post_title"]=> string(43) "México es un país de “estira la mano”" ["post_excerpt"]=> string(90) "El clasismo es uno de los principales lastres que nos impiden ser un país más justo. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(35) "mexico-es-un-pais-de-estira-la-mano" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-30 11:18:19" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-30 16:18:19" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82720" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16233 (24) { ["ID"]=> int(83536) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-20 11:37:17" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-20 16:37:17" ["post_content"]=> string(5073) "El 19 de septiembre tiene un doble significado para los mexicanos, en particular los radicados en la capital del país.  Recuerdan movimientos telúricos que han marcado esta fecha de muchas maneras, y, aunque todo ya parece conocerse, no es ocioso retomarlo. Sobre todo, considerando que, con relación a otros eventos históricos que han marcado a México, poco se ha hablado de un fenómeno telúrico que cambió para siempre a nuestro país. Autores como Carlos Monsiváis, Juan Villoro o Cristina Pacheco tienen obra publicada en torno al tema. Como mexicanos sentimos que ha faltado echarse un clavado a las entrañas de la historia para conocer las causas últimas que provocaron el daño estructural, mismo que tal vez pudo haberse evitado. Como sucede con los grandes acontecimientos mundiales, todos los que tenemos edad para ello, recordaremos qué hacíamos en el momento en que tuvimos noticia de éstos. Yo me ubico mentalmente un 11 de septiembre del 2001, haciendo un alto en el último semáforo antes de llegar al hospital, cuando me enteré a través del noticiario matutino, que un avión acababa de estrellarse contra una de las torres gemelas del WTC en Nueva York. Chequé tarjeta y subí a recibir el turno; en la sala de Pediatría el televisor transmitía las imágenes de la segunda torre, mientras se le veía cayendo al suelo como un juego de jenga, acompañada de las palabras lapidarias del conductor: “Terrorismo”.  Igual sucede cuando traigo a la memoria aquel 1985, en el momento en que algún noticiero nacional dio cuenta de que estaba temblando en la Ciudad de México. Hoy en día parece imposible imaginarse  no tener acceso a información inmediata de los sucesos; no conocer en tiempo real el avance de las labores de rescate; o la lista de  los desaparecidos. En esos tiempos había que esperar a encontrarlos en las interminables listas de sobrevivientes que alguna televisora de cobertura nacional pasaba de manera continua. En esos tiempos yo me hallaba a cargo del departamento de Educación Médica del hospital; más de la mitad de los 30 becarios a mi cargo eran originarios del entonces “Distrito Federal”. Resultaba prioritario saber cómo se encontraban sus seres queridos en aquella megalópolis; fueron uno por uno al teléfono directo de la Dirección para comunicarse. Afortunadamente todos los hallaron bien. En lo personal temía por amigos médicos que vivían en el área siniestrada, y de los que no supe hasta dos o tres días después. En esa entrega de guardia del 19 de septiembre a las 7.30 horas privó un silencio sobrecogedor, que pocas veces en mi vida he vuelto a sentir. Coincide el memorial del 85 con el del 2017, y esta vez con el decreto de día nacional de luto en el Reino Unido, con motivo de los funerales de la reina Isabel II. Impacta la forma como un país no duda en unirse en torno a un mismo dolor. En la transmisión televisiva desde Inglaterra se percibía un silencio doloroso, sobrio, inquebrantable. Las familias enteras lloraban la partida de su reina. Los conductores no dejaron de señalar cómo familias de la realeza, hasta hace poco fracturadas por distintos motivos, hoy convivían hombro con hombro para despedir a una gran soberana. Cómo las diferencias entre unos y otros se daban una tregua para vivir el duelo en santa paz.    Volviendo al caso del terremoto México 85, en cuestión de horas se organizaron brigadas de rescate y seguridad, a favor de los más afectados.  El sentimiento de solidaridad privó por encima de cualesquiera diferencias que pudieran haber tenido antes de ese día.  Un evento colectivo, de gran importancia para todos los participantes, condujo a un cambio de actitud; a restar importancia a cuestiones que podían salvarse de otra manera, y, finalmente, a hacer frente común. Desde diversos puntos, primero del país y luego del orbe, comenzó a llegar ayuda en especie que era enviada a la Ciudad de México para subsanar las necesidades más elementales. Algo queda muy claro: el músculo ciudadano es poderosísimo cuando actuamos en  torno a una causa única que consideramos justificada, dispuestos a no escatimar lo propio en aras del bienestar colectivo. Hay motivos que despiertan dicha solidaridad, que nos conducen a desechar las diferencias y unirnos por razón de las coincidencias para actuar. Cada uno con su propia identidad, sus convicciones religiosas o su historia personal, sumando esfuerzos a favor de un proyecto así de grande como trascendente. Las lecciones del ayer, las de otras latitudes: Todas ellas como una invitación a ser generosos, a sumar voluntades, a reconocer el bienestar de otros  como si fuera propio. A ensayar por un rato de cuánto somos capaces de sublimar, cuando así se requiere. " ["post_title"]=> string(13) "Sublimaciones" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(13) "sublimaciones" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-20 11:37:17" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-20 16:37:17" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83536" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16257 (24) { ["ID"]=> int(82720) ["post_author"]=> string(3) "189" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-30 10:31:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-30 15:31:00" ["post_content"]=> string(6694) "Voy a usar una palabra que me choca “¡Huevones, México es un país de huevones, de dame, de estira la mano!”, exclama una platinada Laura Zapata en una plática entre amigos con Carlos Alazraki, imitando la forma de hablar de lo que para ella debe de ser la clase baja de nuestro país. Explica con gran conocimiento de causa cómo las familias mexicanas están felices con el gobierno actual porque este los “maizea”, suman sus ayudas, la de adultos mayores  de la abuelita, el apoyo a madre soltera que recibe la hermana y todo lo que puedan para juntar unos ocho o diez mil pesos y no tener que trabajar. En una entrevista de 49 minutos que vi completa y, confieso, ha sido uno de los mayores esfuerzos que he hecho para informarme sobre un tema y poder escribir. Estos dos personajes charlan desde su posición llena de privilegios, apuntando con el dedo y seguros de tener la razón, entre comentarios llenos de clasismo y desprecio, aseguran entender que solo en nuestro país pueden suceder estas cosas. Podría dedicar mi texto a mencionar los programas de subsidios y ayudas sociales que tienen todas las principales potencias mundiales en las que los adultos mayores no tienen que preocuparse por su retiro ni las mujeres embarazadas sobre los cuidados prenatales que necesitan, en donde saben que sus hijos tienen educación y asistencia médica segura y que esos beneficios son resultado de una correcta administración de los impuestos de la sociedad civil que, consciente de las necesidades de la población, paga puntualmente con la certeza de que van dirigidos a la seguridad y bienestar social y no a enriquecer los bolsillos de los gobernantes en turno. Pero mucho más que eso me duele la aseveración de esta señora. “¡Los mexicanos son flojos!” No voy a usar por respeto al lector la palabra que ella en varias ocasiones utilizó para describirnos, porque estoy segura además de que esta mujer habla desde la más profunda ignorancia y desconocimiento del tema. Yo creo con todo respeto, que ella desde su residencia nunca ha notado que mucho antes que salga el sol las calles de nuestra ciudad ya están llenas de gente que a pesar de haber dormido tal vez mal y no haber comido lo suficiente en la semana ya está trabajando, mientras ellos dos plácidamente sueñan con un mundo mejor, millones de mexicanos en la ciudad y en el campo trabajan para sacar este país adelante, para llevar comida a sus casas, para cubrir las necesidades que este decadente sistema durante años no ha podido resolver. Nunca seguramente han visto los transportes públicos que van llenos de personas que incómodos hacen no menos de dos horas de camino para llegar a sus trabajos, no han viajado en Metro, no han ido a la central de abastos, ni le han preguntado a la persona del puesto de periódicos desde qué hora está despierto disponiendo su espacio de trabajo. Ellos deben de creer que las personas que trabajan en sus casas realizando el servicio doméstico lo hacen por gusto de atenderlos y no por necesidad, que viven a la vuelta y se despiertan a la misma hora, que la fruta y en general toda la comida que llega a sus mesas lo hace sola, nadie la cultiva, nadie la cosecha, nadie la transporta, nadie la vende. Ellos viajan, eso les encanta, ellos ven el mundo desde otra perspectiva, ellos no nacieron con la vida resuelta y no digo que no hayan trabajado, seguramente su mérito tendrán, pero no son conscientes de que son herederos, que portan apellidos que les abren las puertas en cualquier lado, que recibieron educación formal, que no padecieron hambre, que nacieron con la vida resuelta y que su único trabajo es si acaso mantener su status de lujo y comodidad. Pero la demás gente no, los demás estiran la mano, piden, se conforman grita ella indignada. No entiende cómo la gente puede ser tan mediocre, no entiende cómo el país se está cayendo a pedazos por culpa de este sistema que no los enseña a pescar, que los alimenta como animalitos (palabras de la señora Laura Zapata). No me imagino cómo vivirían estos “flojos” mexicanos si fuesen ellos los únicos que les pagaran y tuviesen que subsistir con los ridículos sueldos y la ausencia de prestaciones que regalan estas buenas conciencias a los trabajadores que menos que eso merecen. Pero afortunadamente están ellos aquí, para señalar con sus dedos adornados con anillos y uñas impecables, con sus manos que nunca han tocado la tierra, con sus impolutos semblantes que nunca han sido dañados por el sol de una jornada de trabajo en el campo, ellos están aquí para señalar la corrupción, la incapacidad, la estupidez. Ellos después toman un avión y viajan para descansar un poco y olvidarse por un momento del desastre en el que nos estamos convirtiendo, de lo desobligados y sucios que somos, de lo abusivos y conformistas, de lo maizeados que hemos sido desde siempre, desde antes, mucho antes, cuando fuimos una gran civilización, ordenada, organizada y próspera, a la que llegaron sus antepasados a conquistar y saquear. La ficción saltó de las telenovelas a la realidad, lo que creíamos que era una actuación exagerada sobre una mujer frívola y racista, que le gritaba “gata”, “muerta de hambre” y demás insultos a otra mujer que consideraba inferior por venir de un estrato económico menor pudiera ser una forma de vida. Y nuestras generaciones que crecieron viendo eso, volviéndolo normal y adaptándolo, soñando con ser Malvina de Los Monteros y no María Mercedes, aspirando a pertenecer a la clase alta. Cuántas cosas puedo entender ahora y cómo duelen. Qué daño nos hicieron aquellas telenovelas, qué poco nos queremos entre nosotros como mexicanos para pensar que el sustento y el bienestar de una familia no es responsabilidad del sistema por derecho constitucional sino de las limosnas que la clase alta evalúe y decida darles." ["post_title"]=> string(43) "México es un país de “estira la mano”" ["post_excerpt"]=> string(90) "El clasismo es uno de los principales lastres que nos impiden ser un país más justo. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(35) "mexico-es-un-pais-de-estira-la-mano" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-30 11:18:19" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-30 16:18:19" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82720" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(59) ["max_num_pages"]=> float(30) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "8391b446162e4581eca5db192e14f8bb" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

México es un país de “estira la mano”

El clasismo es uno de los principales lastres que nos impiden ser un país más justo.

agosto 30, 2022

Sublimaciones

El 19 de septiembre tiene un doble significado para los mexicanos, en particular los radicados en la capital del país.  Recuerdan movimientos...

septiembre 20, 2022




Más de categoría

Delincuente contra la administración de justicia

En mi opinión personal Y PROFESIONAL,  el más importante de los tres poderes que integran el Gobierno Mexicano es...

septiembre 23, 2022

Mantente alerta

Tras los sismos recientes es necesario que la población se prepare para tiempos peores, ya que la tierra nos...

septiembre 23, 2022
El gran problema de la Verdad: ni realidad ni mentiras

El gran problema de la Verdad: ni realidad ni mentiras

Al explorar este tema se trata de averiguar si la verdad existe con independencia de nosotros y nuestras interpretaciones...

septiembre 23, 2022

De Frente Y Claro | Aumenta el autoritarismo y disminuye la democracia

“Sin libertad de prensa, la democracia no puede sobrevivir. Sin libertad de expresión, no hay libertad”. -António Guterres (Secretario...

septiembre 22, 2022