Rupturas de Nuestra Economía, Segunda Parte

El populismo reúne innumerables fallas en todas sus posturas.

26 de marzo, 2024 Rupturas de Nuestra Economía, Segunda Parte

Para leer la primera parte, haz click aquí.

Se hizo referencia, en el texto anterior, a las disrupciones que el modelo populista crea en el manejo de la economía. Existe, sin duda, una confusión entre variables y la dispersión del recurso. Las variables obedecen a circunstancias del exterior, representativas por la correspondencia de captación de ahorro y cartera de tesorerías y otras del interior como tipo de cambio y tasa de referencia, pero con la salvedad de la autonomía del Instituto Central, Banco de México, por tanto, la amplitud y lasitud en el empleo del gasto corriente no exime a la gestión actual de la irresponsabilidad en el derroche simulado de los últimos cinco años. La simulación mencionada, no es más que la pretensión de obra significativa que no corresponde a la demanda de agentes productivos. Este aspecto es significativo porque la obra emprendida no es infraestructura creada por verdadera necesidad que solucione algún faltante regional, simplemente se hizo por imposición y capricho. 

La franca irresponsabilidad de este capricho, no solamente supera presupuestos desbordados, trasciende las tareas de aprobación de un Congreso que no responde a la circunscripción y marco constitucionales, al violar una y otra vez, montos aprobados al inicio de un ejercicio anual. Los desvíos presupuestales y la opacidad en el actuar sin justificación programática provocan serias dudas de destino del recurso y más de una vez se ha denunciado el abuso y las prerrogativas de contratación y delegación sin licitación y sin apego a la norma institucional. 

La austeridad pregonada de inicio resultó una farsa, pero esa farsa ha llevado al país a una orilla peligrosa en materia de desequilibrio económico jamás visto; el egreso, no consumado todavía y en marcha para 2024, asume, por simple presencia de deuda, un déficit fiscal del 5.4 % del producto de la nación; en explicación sencilla, se traduce en un gasto de casi 60 centavos por encima de un peso ingresado a las arcas de la nación. Las cifras son así: del presupuesto 2024, de más de ocho billones de pesos, un poco más de un billón será destinado al servicio de la deuda. Por simple aritmética, si el servicio crece, la deuda nominal aumentó en cuatro años de gestión. Efectivamente, la deuda nueva de este gobierno ha sido de cuatro billones, de los cuales, un poco más de un billón se ha perdido en la operación de Pemex, aclarando que es fondo perdido e irrecuperable en tanto la obstinación del presidente subsista en la producción de gasolinas para consumo interno, sueño irreductible de un horizonte que ha conducido a una quiebra jamás vista en ninguna economía del orbe para una petrolera.

Resulta un tanto complicado el análisis de una gestión de gobierno que no tiene intención de rendir cuentas, de respetar lineamientos y preceptos económicos cuando su verdadera intención revela un proyecto incompatible con las economías abiertas con las que México tiene relación desde hace décadas. La ausencia y verdadera representatividad en foros internacionales lo demuestra, pero realmente el discurso ha reunido dos vertientes: una aceptación forzada por las circunstancias derivadas de un Tratado Comercial en vigencia, asociaciones diversas multilaterales e irrenunciables, pertenencia a la apertura real de varias generaciones, entre otras y el franco desafío y arrogancia en la reunión de economías perdedoras, en un símbolo de irredenta rebelión al statu quo de la economía abierta. Naturalmente, los símbolos se han agotado, los eufemismos también; los pobres, la salud pública, la seguridad, la educación y los temas torales de inicio, han quedado en el reclamo revertido del punto de partida. 

El populismo reúne innumerables fallas en todas sus posturas; nace sin proyecto, acomoda preceptos abandonados, los menos, para enarbolar redenciones sin programa, sin bases rentables en lo social y en lo económico. Esto es relevante para discernir el discurso populista que intenta, por la vía del convencimiento y no del razonamiento, la eterna intromisión de un conflicto imaginario de poderes: el económico y el político, incongruencia planteada de origen y discordia para allegar oídos a la renuncia del poder económico. Del poder político ya conocemos consecuencias en la concentración del mismo y en el autoritarismo. 

La economía también se nutre de avenencia y armonía de los sectores productivos con su gobierno; el llamado neoliberalismo, no es más que el intento de adelgazar el tamaño del aparato gubernamental en la economía y por ello no puede interpretarse como doctrina, como lo condena el populismo. Es simple división de tareas: los agentes productivos producen y el gobierno regula y atiende demanda de infraestructura y servicios. La creación de empresas no debe ser tarea de Estado; en nuestro medio, los cinco años de esta administración han demostrado la insensatez en tres obras fallidas desde su concepción. 

La avenencia ya referida tuvo su etapa de convivencia con sectores involucrados en la dotación de materiales, proyecto y desde luego construcción. Tal vez la etapa de convivencia se tradujo en conveniencia y en ella se cifró el verdadero destino de la obra considerada magna. Hoy, la verdadera calígine, traducida en dispendio inútil, ha provocado la auténtica separación que tanto temía el gobierno populista. El poder económico ya no acompaña al presidente. Las delimitaciones ya ocurrieron, ya se dieron y se hicieron públicos los pronunciamientos. 

La primera y última evaluación del hombre de empresa es el riesgo. La aventura de la obra fue una y en eso se centraba, en obra. La siguiente aventura fue evaluada y descartada. Habrá innumerables interpretaciones en cuanto a las reacciones de los hombres del capital, habrá numerosas especulaciones de motivos, pero una situación es cierta: la empresa permanece, el gobierno se va. Esta interpretación válida o no, puede ser causal suficiente para no seguir en la aventura popular. 

Te puede interesar:

AMLO en “60 Minutes” y su aparente desconexión de la realidad

Comentarios


Codere, CIE y el Hipódromo: su historia

Codere vs Caballistas. La Reunión del Próximo Lunes 8 de abril de 2024

Enrique Rodríguez-Cano comenta los acontecimientos más relevantes de la industria hípica mexicana.

abril 8, 2024

Del Primer Debate y Señales para La Inversión

No hubo tema de economía en este primer debate, pero no todo en la exposición de propuestas resulta cuantitativo; el modelo de...

abril 8, 2024




Más de categoría
¿Repensar el plan de EVs? EEUU, China y México 

¿Repensar el plan de EVs? EEUU, China y México 

México es un jugador estratégico para China y EEUU. Se debe buscar balancear nuestros intereses económicos y políticos con...

abril 15, 2024
México recupera confianza para la inversión extranjera

México recupera confianza para la inversión extranjera

Si bien es alentador que otra vez figuremos entre los 25 países con mayor confianza para la inversión extranjera...

abril 10, 2024
The Home Depot, la cadena minorista de mejoras para el hogar, que acelera su crecimiento en México

The Home Depot, la cadena minorista de mejoras para el hogar, que acelera su crecimiento en México

El pasado 1 de abril de 2024, The Home Depot, la famosa cadena de productos de mejoras para el...

abril 10, 2024
Codere, CIE y el Hipódromo: su historia

Codere vs Caballistas. La Reunión del Próximo Lunes 8 de abril de 2024

Enrique Rodríguez-Cano comenta los acontecimientos más relevantes de la industria hípica mexicana.

abril 8, 2024