Ruptura en nuestra economía

  Después de dos años de esta tercera transición de nuestra etapa democrática es claro que no podemos esperar un cambio de rumbo en política económica, no al menos en forma voluntaria. Podríamos exponer antecedentes, citar excesos,...

8 de febrero, 2021

 

Después de dos años de esta tercera transición de nuestra etapa democrática es claro que no podemos esperar un cambio de rumbo en política económica, no al menos en forma voluntaria. Podríamos exponer antecedentes, citar excesos, que los hay en demasía, componer datos y traer del mundo ilustrado preceptos que en materia económica pudieran tener significado; el ejercicio se tornaría en inútil ante el cúmulo de decisiones que esta transición ha emprendido sin éxito. Tratar de explicar o justificar los yerros que han sobrepasado una dimensión de simple decoro de la vida pública, se convertiría en extensa arena infértil y llana.

La dimensión mencionada no era conocida en nuestro ámbito gubernamental, no al menos en este franco desperdicio de recursos de la nación ni en este abierto cobijo de impunidad. No existen causas como tampoco proyecto, no existe definición de rumbo porque tampoco existe ideología. Hubiéramos pensado que en algún momento era un intento de izquierda, nunca lo ha sido; de derecha desde luego no cabría en el discurso del antagonismo con la liberalidad o el neoliberalismo que se destierra en el pronunciamiento de cada mañana como una forma sistemática de descalificación, descalificación de un pasado constructor y visionario. Vivimos un conservadurismo inmerso en un pasado cimentado en propuestas fáciles y populistas.

Las razones de una inmersión al pasado, no el reciente, pudieran sostenerse en la precaria concepción de las fórmulas que vieron nacer una nación ávida de reconocimiento, ávida de participación activa en la inmensidad del progreso. Esa inmensidad fue conquistada, pero no con las fórmulas del pasado que nos brindó protección, que nos brindó la cautela que los tiempos requerían. Se logró con las reglas del nuevo orden mundial cifrado en el comercio, en los bloques que unieron sus ventajas comparativas y sus especializaciones. Es simple globalidad y México atendió al llamado no solamente con su apertura de fronteras, lo hizo con la gallardía de los años de preparación en su industria, en su producción y en sus márgenes probados en el exterior, en abierta competencia.

Entonces queda la interpretación de motivos para aislar a una nación que tiene una economía de significado en la primera docena del orbe. Tal vez la interpretación nos lleve a la esencia de una invocación errada de valores, de sustento equivocado de nación en la redención de su estirpe como si los siglos la hubieran ignorado. Tal vez también nos lleve a los orígenes y custodia imaginada del arraigo de la tierra y sus entrañas. Y más allá de sus entrañas nos lleve al celo y cautiverio de lo nuestro para lo nuestro. No queda más que interpretar que esta transición ignora el despertar de las innovaciones, ignora las formas de transitar al mundo que integra lo nuestro con todo aquello que incorpora bienestar y provecho de las mayorías sin alterar lo nuestro. Nos prefiere aislados.

Con esa mira equivocada hemos transitado en una verdadera calígine presupuestal. Con esa mira ancestral hemos desperdiciado dos años y una generación para recomponer el daño que ha causado esta transición. Desmantelar es una acepción que arroja una interpretación ligera del descuido intencionado de la vía institucional y del dispendio desbocado y sin sentido del tesoro nacional. No existe un causal, no existe un solo fundamento sólido que justifique el despilfarro. La cauda que arrastra una corrupción jamás vista es denunciada un día y otro también sin ninguna trascendencia. La improvisación imperante ofende las formas más simples de la vida nacional en donde se traspasan las mínimas reglas de la convivencia y la legalidad. Vivimos el tránsito de una arrogancia que desborda la soberbia.

Desde luego que el atropello inició en la economía, desde luego inició en las arcas y los fondos y las previsiones heredadas de gobiernos anteriores, en las prerrogativas depositadas en ese encargo de bienes que hace el fideicomiso. Desde luego que el primer descalabro fue el crecimiento económico, sumiendo todo precepto de la economía para destacar el entorno político; la política por encima de la economía enunció el presidente en sus primeras intervenciones. Los negocios públicos por encima de los privados. De los públicos, que no los hubiera si no se revierten las reglas de la participación activa para regresar a la función monopólica, queda uno, la Comisión Federal de Electricidad, y esta transición se empeña en acomodarle privilegios que aún diseminados, le provocarían mayores beneficios si no interrumpieran a privados que le maquilan producción barata.

Del otro negocio público que dejó de serlo en esta transición, Pemex nunca recuperará ningún ritmo productivo en tanto no se desechen las miras de la autosuficiencia y empeño en producir gasolinas como si estuviéramos en el siglo XIX. En tanto no se vaya del lenguaje gubernamental la concepción equivocada de rescate, el dispendio seguirá acompañando el fracaso de esta gestión de gobierno.

En México tenemos una ruptura en nuestra economía. La ruptura no es numérica aún cuando el dispendio estimado en setecientos mil millones de pesos en obras no prioritarias no es asunto menor; la trascendencia de un derroche que merodea la opacidad y transita en la incertidumbre, se transforma en un agravante de las finanzas públicas. La verdadera ruptura radica en la concepción de visión de futuro; existe una confrontación de fuerza económica y el peso del producto recae en el empresariado. Es clave pero no es suficiente. La diferencia central es la inversión, en claro margen que invitaría al gobierno a trabajar en paralelo, pero el gobierno no lo quiere así. El problema es que no lo quiere de ningún modo.

La ruptura tiene un compás de espera. Habrá que añadir que la espera no se circunscribe ni a esta transición ni a los cambios de humor del presidente, se circunscribe a la escena internacional y al respaldo de la misma a la empresa mexicana como engranaje de acuerdos y tratados con la primera economía del mundo y Canadá como refuerzo. Y otra parte del mundo que cuenta. Vendrá el cambio de rumbo, sin duda, pero como fue expresado en las primeras líneas de este texto, no será voluntario. Deseable no del todo, pero necesario. Veremos…

Comentarios

Google-news
object(WP_Query)#18567 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(61314) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "25-04-2022" ["before"]=> string(10) "23-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(61314) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "25-04-2022" ["before"]=> string(10) "23-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(19) "economia-y-negocios" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18565 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18675 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18540 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "25-04-2022" ["before"]=> string(10) "23-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(467) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-04-25 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-05-23 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (61314) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (16) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18562 (24) { ["ID"]=> int(78740) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-09 10:01:04" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-09 15:01:04" ["post_content"]=> string(6766) "La Habana, 1948, el primer intento real de creación de un organismo internacional de comercio; efectivamente se creó y se llamó Organización Internacional de Comercio- OIC- y a pesar de considerarse fallido, no por su operación, sino por su llamado a un mundo en recomposición y reconstrucción después de la Gran Guerra. Era un año convulso en creaciones con órdenes diversos: el Fondo Monetario Internacional hacía su esfuerzo por canalizar monedas de diferente cambio a un orden regulado por patrones aceptados universalmente. A su vez, El Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento – Banco Mundial – hacía su parte en las grandes transferencias de infraestructura. Las cadenas productivas tenían un llamado al intercambio en tanto recomponían su abasto interno. El llamado en ese momento era improcedente.  El intento de La Habana inició un proceso itinerante para las expectativas de comercio internacional, demostrando que la iniciativa era la correcta. Quedaban atrás las prerrogativas hegemónicas del control de combustibles, de carbón, acero, aluminio, vidrio y todas las que de alguna manera enlazaban procesos industriales. La gran enseñanza de la Gran Guerra, en donde imperaron dominios latentes en los perecederos, que desplazaban a las manufacturas ante la escasez y la hambruna que azotó al mundo con mayor avance industrial. La lección no descansaba en la paz, descansaba en la concepción de futuro para nunca repetir la arrogancia de la acumulación por la acumulación misma.  El curso itinerante dejó La Habana para continuar una marcha de avenencia en Francia en Annecy, en el Reino Unido en Torquay, en Uruguay en Punta del Este, en Canadá en Montreal y finalmente en Bélgica en Bruselas. Habría que aclarar que el mundo no se quedaba sin reglas de comercio internacional, existían las adoptadas por el GATT por sus siglas en inglés, General Agreement On Tariffs and Trade. El GATT surgió en la década de los sesenta y el claro impulso del Presidente Kennedy, en 1962, en las negociaciones previas al Acuerdo, trascendieron como “El Kennedy Round”.  La ruta itinerante de estos intentos iniciados en Cuba en 1948, culminaron en el Acuerdo de Marrakech en Marruecos en 1994, año en que inicia La Organización Mundial de Comercio. En realidad el Acuerdo fue signado en 1995. La “Carta “de La Habana como fue conocida, nunca fue reconocida por el congreso norteamericano, lo que resulta curioso por ser la nación impulsora del comercio libre de fronteras. Tal vez resulte interesante un repaso de las condiciones de esos años para entender el rechazo del gobierno norteamericano, iniciando por su intensa actividad multinacional hasta la interpretación de valores agregados que en la mano de obra foránea incitaba al “dumping” como práctica ilegal de acuerdo al GATT. La transferencia de bienes, especialmente perecederos por debajo del costo de producción era sancionada como práctica desleal de comercio. Debemos entender que en esos años el juicio de agregados de valor podría ser meramente interpretativo porque la recolección o cosecha de un perecedero obedecía a temporalidad, como es el caso de la zafra en la caña de azúcar y otros cultivos. También, otro capítulo abría un espectro de especulación: la transferencia de tecnología a un país anfitrión. Cuantificarla significaba un reto, habría que certificar el crédito mercantil y patentes de origen, tareas nada sencillas. Como sea, el mundo vivía con regulaciones temporales y provisionales. El universo de productos abría un esquema casi imposible de adaptar al ritmo de producción y competencia de unos y otros. Las cincuenta naciones firmantes inicialmente, en Marruecos, aportaban más entusiasmo que oportunidades reales de estudio de renglón por renglón.  De cualquier modo, el mundo transitaba en ese gran paso de dejar atrás tarifas, aranceles, imposiciones de traslado hasta conjugar las bases activas de participación libre de fronteras. La utopía de cruzar fronteras se convertía en realidad, pero era menester sentar las bases y signarlas en compromiso formal. No era preciso acudir a una función retrospectiva por cada nación participante. De 1948 a 1995 los países conocían sus fuerzas y sus debilidades; ponerlas en la mesa era cuestión de reconocimiento y no de prerrogativas de dominio, como sucedió en las colonias, con el caucho, el café, azúcar, oleaginosas y hasta el hierro, la plata y el oro.  Se cancelaba el predominio por la supervivencia, se intercambiaban territorios por permanencia en mercados dominados por la especialización y no por la ocupación. Se afinaban las negociaciones en los componentes y no en la producción terminada. Se definía la calidad y la excelencia por encima de la cantidad. Se  entendían las elasticidades de la oferta y la demanda para sostener equilibrios: se hacía el inventario de las ventajas comparativas y se hacía el recuento de los costos para hacerlos marginales en la productividad. Todo esto se hacía para borrar preceptos de autosuficiencia, para borrar el esquema de monopolios y oligopolios en ese afán de trascender compitiendo. Se extendía la diversificación del riesgo, no como aversión llana, se extendía para hacer perdurar los ciclos productivos, para hacer de estos, una función creativa y creciente. Se extendía la noción de entender al mundo en los mismos conceptos y aspiraciones. Se extendía la noción de acercar el mundo más lejano y tentarlo con propuestas de participación, acercando lo más preciado de cada nación y lo más preciado de su talento. Se extendía el orgullo de mostrar la transformación que podía concederse a la más elemental riqueza del suelo o de la creatividad artesanal, plástica o cultural.  México ha transitado por esta ruta descrita; no es casualidad la coincidencia de la creación de la Organización Mundial del Comercio y la visión mexicana del Tratado de Libre Comercio. En 2018 esta ruta ha sido interrumpida por una concepción de gobierno que adopta un discurso que sepulta la fecundidad creativa, que instala en acción de retroceso la marcha de nación, que cifra en la intemperancia el horizonte que brillaba en el denuedo y en la unión. Inicié mi texto…La Habana, 1948; lo cierro…La Habana 2022, el presidente mexicano desprende a México de sus aspiraciones. " ["post_title"]=> string(61) "Más allá del precepto económico, el comercio internacional" ["post_excerpt"]=> string(142) "Como cada lunes, Manuel Torres Rivera reflexiona sobre el impacto de las políticas populistas del actual régimen en la economía mexicana. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(57) "mas-alla-del-precepto-economico-el-comercio-internacional" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-09 10:01:04" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-09 15:01:04" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78740" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18478 (24) { ["ID"]=> int(78256) ["post_author"]=> string(2) "23" ["post_date"]=> string(19) "2022-04-27 09:45:37" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-04-27 14:45:37" ["post_content"]=> string(5253) "No cabe duda del lugar predominante de la industria del streaming en el mundo digital y en el tiempo que le dedicamos. Su popularidad se incrementó con la pandemia, que al obligarnos a quedarnos en casa, nos acompañó para hacernos más pasadero el tiempo. Por ello sorprende la noticia de que Netflix, el líder de la industria mundial del  streaming con 222 millones de suscriptores (https://bit.ly/3MqxFyE), haya perdido, por primera vez en 10 años, 200 mil suscriptores en el primer trimestre del año, en contraste con idea de que iban a crecer captando 2.5 millones de nuevos usuarios. Y ahora se piensa que en el segundo trimestre pueden perder otros 2 millones de suscriptores. Hay dos versiones de las causas de ello: el mercado o el exceso o virus woke. Según los directivos de Netflix, la pérdida de clientes se debió “al uso compartido de contraseñas y la creciente competencia. Netflix. Indicaron que hay 100 millones de hogares que usan su servicio sin pagarlo. Por ello, la compañía está experimentando con formas de registrar a esos espectadores” (https://bit.ly/3EAYldf). También hablan del impacto del retiro de Rusia como medida de protesta por la invasión a Ucrania, y los usuarios están molestos por el incremento en las tarifas. Las pérdidas de esta baja de suscriptores llegan a 35% del valor de sus acciones y un monto de alrededor de 30 000 millones de dólares. Las medidas que propone la empresa, además de evitar acceso indebidos, es crear un plan “barato” para sus clientes, que incluya anuncios para financiarlo. Pero Elon Musk, el hombre más rico del mundo, dueño de las empresas icónicas Telsa y SpaceX, y ahora dueño de Twitter, ofreció otra versión de lo que está pasando con Netflix y la industria de la comunicación y el entretenimiento en general, en sus redes sociales: la pérdida de suscriptores puede ser motivado por el virus o cultura woke (https://bit.ly/3EAYldf). En su cuenta en Twitter señaló:  “El virus de la mente despierta (woke) está haciendo que Netflix no se pueda ver”. De acuerdo con Wikipedia, woke (despierto, en inglés) ¨es un término, originario de Estados Unidos, que se refería a la conciencia sobre el racismo.​ Posteriormente, llegó a abarcar una conciencia de otras cuestiones de desigualdad social, por ejemplo, en relación con el género y la orientación sexual.​ Desde finales de la década de 2010, también se ha utilizado como un término general para los movimientos políticos de izquierda y perspectivas que enfatizan la política identitaria de las personas LGBT, de color y las mujeres”. Hay quienes aseveran que también “el término woke se ha convertido en una especie de estigma por parte de grupos conservadores que quieren menospreciar los avances de los activistas que, en sus palabras, ‘solo buscan luchar por los derechos humanos de grupos marginados históricamente’” (https://bit.ly/3Mm9QrF). A lo que Musk se refería con su comentarios es al problema de la “inclusión forzada, dentro de la cual se contemplan apariciones de personajes negros, latinos, LGBTQ+ o cualquier iniciativa que se “escape” de la supuesta “normalidad” que por muchos años se ha intentado vender a través de los medios”. Esta posición es sostenida por otros analistas respecto a lo que está sucediendo en “las películas en general, los videojuegos, la televisión y otros medios -que-  están infestados con esta tendencia por temor a ofender a alguien”. Musk sugirió a las compañías de streaming “crear más contenido de ciencia ficción o fantasía”. Interesante debate. Usted, ¿qué opina?   Contacto: www.marcopaz.mx, [email protected], Twitter: @marcopazpellat, www.facebook.com/MarcoPazMX, www.ForoCuatro.tv y www.ruizhealytimes.com.  " ["post_title"]=> string(29) "Netflix: ¿mercado o excesos?" ["post_excerpt"]=> string(82) "Ante la pérdida de clientes, Netflix deberá modificar su estrategia de negocios." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "netflix-mercado-o-excesos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-04-27 09:45:37" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-04-27 14:45:37" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78256" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18562 (24) { ["ID"]=> int(78740) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-09 10:01:04" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-09 15:01:04" ["post_content"]=> string(6766) "La Habana, 1948, el primer intento real de creación de un organismo internacional de comercio; efectivamente se creó y se llamó Organización Internacional de Comercio- OIC- y a pesar de considerarse fallido, no por su operación, sino por su llamado a un mundo en recomposición y reconstrucción después de la Gran Guerra. Era un año convulso en creaciones con órdenes diversos: el Fondo Monetario Internacional hacía su esfuerzo por canalizar monedas de diferente cambio a un orden regulado por patrones aceptados universalmente. A su vez, El Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento – Banco Mundial – hacía su parte en las grandes transferencias de infraestructura. Las cadenas productivas tenían un llamado al intercambio en tanto recomponían su abasto interno. El llamado en ese momento era improcedente.  El intento de La Habana inició un proceso itinerante para las expectativas de comercio internacional, demostrando que la iniciativa era la correcta. Quedaban atrás las prerrogativas hegemónicas del control de combustibles, de carbón, acero, aluminio, vidrio y todas las que de alguna manera enlazaban procesos industriales. La gran enseñanza de la Gran Guerra, en donde imperaron dominios latentes en los perecederos, que desplazaban a las manufacturas ante la escasez y la hambruna que azotó al mundo con mayor avance industrial. La lección no descansaba en la paz, descansaba en la concepción de futuro para nunca repetir la arrogancia de la acumulación por la acumulación misma.  El curso itinerante dejó La Habana para continuar una marcha de avenencia en Francia en Annecy, en el Reino Unido en Torquay, en Uruguay en Punta del Este, en Canadá en Montreal y finalmente en Bélgica en Bruselas. Habría que aclarar que el mundo no se quedaba sin reglas de comercio internacional, existían las adoptadas por el GATT por sus siglas en inglés, General Agreement On Tariffs and Trade. El GATT surgió en la década de los sesenta y el claro impulso del Presidente Kennedy, en 1962, en las negociaciones previas al Acuerdo, trascendieron como “El Kennedy Round”.  La ruta itinerante de estos intentos iniciados en Cuba en 1948, culminaron en el Acuerdo de Marrakech en Marruecos en 1994, año en que inicia La Organización Mundial de Comercio. En realidad el Acuerdo fue signado en 1995. La “Carta “de La Habana como fue conocida, nunca fue reconocida por el congreso norteamericano, lo que resulta curioso por ser la nación impulsora del comercio libre de fronteras. Tal vez resulte interesante un repaso de las condiciones de esos años para entender el rechazo del gobierno norteamericano, iniciando por su intensa actividad multinacional hasta la interpretación de valores agregados que en la mano de obra foránea incitaba al “dumping” como práctica ilegal de acuerdo al GATT. La transferencia de bienes, especialmente perecederos por debajo del costo de producción era sancionada como práctica desleal de comercio. Debemos entender que en esos años el juicio de agregados de valor podría ser meramente interpretativo porque la recolección o cosecha de un perecedero obedecía a temporalidad, como es el caso de la zafra en la caña de azúcar y otros cultivos. También, otro capítulo abría un espectro de especulación: la transferencia de tecnología a un país anfitrión. Cuantificarla significaba un reto, habría que certificar el crédito mercantil y patentes de origen, tareas nada sencillas. Como sea, el mundo vivía con regulaciones temporales y provisionales. El universo de productos abría un esquema casi imposible de adaptar al ritmo de producción y competencia de unos y otros. Las cincuenta naciones firmantes inicialmente, en Marruecos, aportaban más entusiasmo que oportunidades reales de estudio de renglón por renglón.  De cualquier modo, el mundo transitaba en ese gran paso de dejar atrás tarifas, aranceles, imposiciones de traslado hasta conjugar las bases activas de participación libre de fronteras. La utopía de cruzar fronteras se convertía en realidad, pero era menester sentar las bases y signarlas en compromiso formal. No era preciso acudir a una función retrospectiva por cada nación participante. De 1948 a 1995 los países conocían sus fuerzas y sus debilidades; ponerlas en la mesa era cuestión de reconocimiento y no de prerrogativas de dominio, como sucedió en las colonias, con el caucho, el café, azúcar, oleaginosas y hasta el hierro, la plata y el oro.  Se cancelaba el predominio por la supervivencia, se intercambiaban territorios por permanencia en mercados dominados por la especialización y no por la ocupación. Se afinaban las negociaciones en los componentes y no en la producción terminada. Se definía la calidad y la excelencia por encima de la cantidad. Se  entendían las elasticidades de la oferta y la demanda para sostener equilibrios: se hacía el inventario de las ventajas comparativas y se hacía el recuento de los costos para hacerlos marginales en la productividad. Todo esto se hacía para borrar preceptos de autosuficiencia, para borrar el esquema de monopolios y oligopolios en ese afán de trascender compitiendo. Se extendía la diversificación del riesgo, no como aversión llana, se extendía para hacer perdurar los ciclos productivos, para hacer de estos, una función creativa y creciente. Se extendía la noción de entender al mundo en los mismos conceptos y aspiraciones. Se extendía la noción de acercar el mundo más lejano y tentarlo con propuestas de participación, acercando lo más preciado de cada nación y lo más preciado de su talento. Se extendía el orgullo de mostrar la transformación que podía concederse a la más elemental riqueza del suelo o de la creatividad artesanal, plástica o cultural.  México ha transitado por esta ruta descrita; no es casualidad la coincidencia de la creación de la Organización Mundial del Comercio y la visión mexicana del Tratado de Libre Comercio. En 2018 esta ruta ha sido interrumpida por una concepción de gobierno que adopta un discurso que sepulta la fecundidad creativa, que instala en acción de retroceso la marcha de nación, que cifra en la intemperancia el horizonte que brillaba en el denuedo y en la unión. Inicié mi texto…La Habana, 1948; lo cierro…La Habana 2022, el presidente mexicano desprende a México de sus aspiraciones. " ["post_title"]=> string(61) "Más allá del precepto económico, el comercio internacional" ["post_excerpt"]=> string(142) "Como cada lunes, Manuel Torres Rivera reflexiona sobre el impacto de las políticas populistas del actual régimen en la economía mexicana. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(57) "mas-alla-del-precepto-economico-el-comercio-internacional" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-09 10:01:04" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-09 15:01:04" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78740" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(25) ["max_num_pages"]=> float(13) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "a697cedb29899004072c31f500354307" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Más allá del precepto económico, el comercio internacional

Más allá del precepto económico, el comercio internacional

Como cada lunes, Manuel Torres Rivera reflexiona sobre el impacto de las políticas populistas del actual régimen en la economía mexicana.

mayo 9, 2022

Netflix: ¿mercado o excesos?

Ante la pérdida de clientes, Netflix deberá modificar su estrategia de negocios.

abril 27, 2022




Más de categoría

TRIBULATĬO DEL MUNDO

Los administradores de un país no son entes perpetuos sino parte de la línea del tiempo para poder llegar...

mayo 20, 2022

La Importancia de una Nueva Ley de Juegos con Apuesta

Para que la industria hípica renazca, será necesario impulsar una nueva ley de Juegos con Apuesta para proteger a...

mayo 20, 2022
Qué es la metodología Agile y la importancia de su implementación para las empresas

Qué es la metodología Agile y la importancia de su implementación para las empresas

Utilizar una metodología ágil es la mejor forma de abordar los desafíos actuales que se han estado presentando dentro...

mayo 19, 2022

Los magníficos resultados de BBVA en el primer trimestre de 2022

BBVA es un grupo financiero global fundado en el año de 1857. Se trata de una de las mayores...

mayo 18, 2022