La Economía no se oficializa

Las futuras generaciones pagarán muy caro las decisiones económicas que hoy está tomando el gobierno. 

1 de febrero, 2022 Capitalismo segun manuel torres rivera

La concentración de recursos que ha pretendido esta transición y la decisión unilateral de la dispersión de los mismos, no convierte a la economía en una función de Estado. La observancia o vigilancia de la marcha de la economía, acumulación de datos, interpretaciones de aceptación universal, desde luego pueden recaer en una institución gubernamental, sin dejar fuera instituciones especializadas de carácter privado, académicas, fundaciones y otras que aportan sus capacidades analíticas para guiar la toma de decisiones.

Como sea, la función analítica es imprescindible en una economía de mercado como la nuestra, aun cuando la idea de contemplar nuestro entorno económico con la apertura que nos caracteriza desde 1994 no sea compatible con la línea de pensamiento de la transición de gobierno en turno. La mira de la autosuficiencia alimentaria y energética se encontraba desplazada y las inversiones en estos sectores ya describían una ruta de participación activa con el exterior. Desafortunadamente, se han instalado preceptos de décadas anteriores para revivir una fuerza inexistente como explicación contundente de hegemonía de Estado o rectoría de destino de gasto público, que al tiempo de ser gasto no programático, desvía y confunde inversión pública con renglones que invaden los plazos.

El primer renglón en cuanto a invasión de plazos es la petrolera, que recibe gasto público en un afán sin mesura de estabilidad. El gasto público por definición refiere su actuación a un período finito, esto es, un ejercicio, entonces, ese recurso de vida finita no puede ni debe emplearse en solución crediticia de un ente que supuestamente es concebido como empresa, sin la consideración de la tenencia de sus acciones. Si el punto de partida se convierte en una contradicción, entonces la serie de acciones que han encaminado a la petrolera en tres años, se encuentran en franca violación de ética gubernamental. 

Podemos abundar en los planes de esta misma petrolera para descubrir que la pérdida que abarca más allá de su propio patrimonio la inhabilita financieramente para continuar operando. Entonces, la cuestión no solamente es de ética gubernamental, como ha sido mencionado, entonces la violación se extiende a un terreno de inoperancia financiera y por tanto sujeta al escrutinio de calificadoras, acreedores, proveedores, planta laboral y juicio internacional por la repercusión de sus actos que trascienden fronteras. 

Como sabemos, los lazos de su actuación se han extendido a la construcción de una nueva refinería sobre un pantano, obra que ha ascendido de un presupuesto original de ocho mil millones de dólares a doce mil quinientos, sin programa definido de terminación por las inundaciones que padece al menos dos veces por año en promedio. En territorio nacional se lidia con una recomposición de seis refinerías que fueron construidas hace cinco décadas, con la consecuente confusión que involucra adaptaciones que consiguen lo que el mundo desecha en materia energética. Y ahora, se presenta en el mismo plano de redención inexistente y sin demanda empresarial una inversión en una refinería texana con cien años a cuestas.

La extensión de este lazo en Deer Park se presenta en un momento que demuestra que con simple aritmética, puede probarse el derroche inútil de Dos Bocas. Con una inversión –adicional- de seiscientos millones de dólares la producción de barriles sería similar a Dos Bocas, pero con un ahorro de casi doce mil millones de dólares. De la atadura a Shell para comprar quince años su propio crudo, deja ver el alcance o bien, la improvisación que esta transición tiene en cuanto a la autosuficiencia en gasolinas, para ser desechadas en dos décadas por la industria automotriz en todo el mundo. 

El intento rodeado de nacionalismo de esta transición que gobierna, desde luego no ha contemplado planes de negocios, como tampoco ha contemplado las miras que derrotarán su precaria concepción de trascendencia, toda vez que en 2024 se irá y la posibilidad de recuperar miras más alentadoras y progresistas, se gesta en el ambiente de los sectores productivos. Esto significa que la herencia de los costos será inevitable para generaciones futuras y la obra monumental que se pretende se convertirá en un paso intrascendente y de difícil reconversión a planes más adaptables al mundo moderno. 

El freno a esta intemperancia de dispendio, ha logrado ciertos márgenes de libre actuación desbocada de esta transición pero no ha sido suficiente el rechazo y señalamiento, que desde luego imperan; existe desde luego una convocatoria abierta a nuestros socios del norte, se han planteado consecuencias ante la aberrante promoción de una reforma eléctrica retardataria y abstrusa, pero la obstinación del régimen cunde como mal endémico. 

En este compás de espera, se sitúan agravantes de plazo inmediato, una inflación sin crecimiento de la economía, una estanflación que no puede disfrazarse ni soslayarse. También, lidiamos con un juego innecesario con un impuesto que encarece el subsidio ante una apuesta no doméstica de precios del crudo. El IEPS puede convertirse en negativo y eso sería catastrófico. Esta transición podría pensar que los precios tan elevados de crudo serían de gran beneficio para el país, pero la realidad es que por más que se supere el costo de extracción de cuarenta y cinco dólares, se estaría a años luz de superar todos los costos de operación que enfrenta Pemex. 

Las acciones descritas han oficializado el discurso sobre nuestra economía, lo que no se ha oficializado es el fracaso de las mismas. Entonces el discurso toma los mismos enunciados, repetidos incansablemente en tres años, para denunciar un pasado que en la óptica del presidente tuvo denominación, en ocasiones conservadora y en otras neoliberal, dependiendo del humor y dependiendo del grado o necesidad de descalificación que requiera el momento. Eso tenemos y lo tendremos hasta el 2024 inevitablemente. 

Comentarios


object(WP_Query)#17964 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(75092) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "28-04-2022" ["before"]=> string(10) "26-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(75092) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "28-04-2022" ["before"]=> string(10) "26-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(19) "economia-y-negocios" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17990 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17951 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17949 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "28-04-2022" ["before"]=> string(10) "26-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-04-28 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-05-26 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (75092) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (16) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17985 (24) { ["ID"]=> int(78500) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-02 09:36:13" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-02 14:36:13" ["post_content"]=> string(6854) "En otras épocas pasamos por un plan de choque; la situación era insostenible y Miguel de la Madrid leyó con oportunidad el mensaje interno en la espiral de precios y el externo en una posición de impotencia ante el desastre que castigaba desde la deuda hasta el crédito y una soberanía sustentada en una aparente impericia para detener lo inevitable: el colapso. No se dio, nunca se mencionó el choque frontal de variables de la gran economía, nunca se llamó lo que era, el choque, la detención de variables sin control; se acudió a un eufemismo cifrado en la razón, un pacto, un documento que trascendía un texto, un acuerdo que de inmediato suspendía prebendas, suspendía prerrogativas, suspendía diferencias, que las había.  El pacto acudió al nacionalismo que de cuando en cuando se evoca pero se evoca cuando existe liderazgo y lo había de sobra. Llegaron a la mesa todos los sectores que tenían la representatividad y la voz de una sociedad pasmada pero no dispersa, habría que notar y hacer diferencias de la percepción de nación de esos días y los actuales. No era otra nación, era la misma que en los días aciagos entregaba su representación al llamado a la cordura y la razón. Hoy no existe. Hoy lo que menos existe es la cordura y la razón. Hoy el llamado se pierde en ese laberinto de la descalificación y el ataque frontal a las formas, no las de una nación, esas son inamovibles, las que enarbolan la inacción y las de la intemperancia. El presidente es omiso en su compromiso de gobierno; el discurso es en el caso del presidente en turno, un simple eco de su propia voz para reverberar en su propio entorno y por ende clama pero no ilustra. El espectro que crea, preferencias que provoca su discurso, que no llamado, porque el llamado es de un líder pone pero no resuelve, lanza iniciativas vacías para recibir la redención del rechazo que espera con ansia para revertir los conceptos de un llamado que nunca fue ni será. Entonces se instala el discurso una y otra vez, para reforzar preceptos que jamás constituirán política pública, pero permiten aplazar compromisos día tras día en esa infame compra de tiempo que hace el populismo como fórmula de aplazamiento de la vida pública que pregona transformada.  Vino una pandemia, vino un anillo a un dedo acusativo de prerrogativas y privilegios inexistentes, ignorando y apuntando a bases falsas de sustento acumulativo y facultativo, de bases que alguna vez imploraban dominio en esa imaginaria que crea imágenes distorsionadas de dos Méxicos que no existieron hasta que llegó la división y el encono, cimbrado desde un simple micrófono y sin mayor mérito que urnas repletas de hartazgo. Así ha sido este tránsito confrontador y perverso. Esta transición se sintió exenta de culpa; el mundo lo era, el contagio lo era y los fracasos en toda materia económica eran esperados. Se transitaba al paso siguiente: la descomposición inevitable, el anillo al dedo flamígero y pútrido.  En ese contexto, se transitó en la opacidad y en el resguardo de la inacción permitida por una pandemia global. Fue ese tránsito el permiso para desbaratar instituciones y el conducto para desvirtuar el cauce natural de lo privado, no en el sentido de captura, en el verdadero sentido de propiedad y legítimo reclamo de la conducción de la inversión y el capital. Pero la transición pensó que era la oportunidad para demostrar que la retención de lo nuestro vendría en el disfraz de la impotencia exterior para desechar todo lo imaginable en materia de posesión y acumulación. Entonces vino la oportunidad de demostrar que el mundo estaba hecho de extensiones y no de nacionalismos y el nuestro era lo segundo, motivo por el cual no redituaba salvar la causa de empresas cuando el Estado enfrentaba un dilema de salud pública.  Y llegó el abandono anunciado desde la inauguración de esta transición: los negocios públicos por encima de los privados, declaraba un presidente fortalecido en el hartazgo generacional. Los primeros, después de casi cuatro años no existen y los que existían son un fracaso; los segundos pagaron el precio de la interpretación del momento para dejarlos en total abandono. Cuando un gobierno voltea a otro lado, la asistencia a la producción inevitablemente colapsa. Sucede de muchas maneras, pero la más elemental es alejar las condiciones de crédito y asistencia a las bases del sustento más elemental de las cadenas productivas: el abasto.  El resultado del abandono reúne menos de una línea escrita: un millón de empresas quebraron. Entonces, vienen las condiciones de un nuevo orden, sin pandemia. El mundo se preparó para ello, México no. Y ahora, con una inflación que provocó uno de tantos descuidos de política pública, iniciando por un abandono de programas productivos en el sector agropecuario, entre tantos otros, se infla la canasta básica como nunca había sucedido en dos décadas. Una parte se importa y la más grave es doméstica. Como en toda circunstancia crítica, este gobierno no sabe qué hacer.  Entonces surge la voz del populismo trasnochado para evocar fórmulas de hace más de cuatro décadas. No un plan de choque porque las variables de la economía no se encuentran desbocadas. Se quiere aislar el panorama para enfrentar una treintena de productos que laceran la economía familiar y en ese esfuerzo detener o controlar sus precios. No por ser perecederos pueden ser demeritados por no estar sujetos a producción industrial, pero se olvidan los componentes de costos y valores agregados que van desde la recolección, mano de obra, empaque, traslado, logística de frescura y tantos considerandos.  Ignorar los pasos esenciales de la cadena productiva es equivalente al mismo vicio de voltear a otro lado, como sucedió en la pandemia. Este gobierno no entiende que el problema no son los precios, el problema radica en el descuido de la oferta y el descuido de la oferta es el mismo abandono que tanto comentamos, el de la producción. Si se desincentiva la demanda el remedio es temporal y eso ya lo hace el Banco de México al elevar la tasa de referencia, pero la fórmula es ampliar la capacidad productiva. Para ello, tendrían que reducirse o cancelarse programas clientelares y obras improductivas. Esta transición no lo va a hacer, de modo que seguiremos en la confrontación con productores y prácticas retrógradas en las que cree esta transición en turno. " ["post_title"]=> string(42) "Fijar precios, contra la cadena productiva" ["post_excerpt"]=> string(143) "Como cada lunes, Manuel Torres Rivera reflexiona sobre el impacto de las políticas populistas del actual régimen en la economía mexicana. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(41) "fijar-precios-contra-la-cadena-productiva" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-02 09:36:13" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-02 14:36:13" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78500" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17890 (24) { ["ID"]=> int(78703) ["post_author"]=> string(2) "79" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-06 12:41:56" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-06 17:41:56" ["post_content"]=> string(12054) "Como todos sabemos, el día del trabajo se celebra en México el primero de cada mes de mayo. Este año, como tocó que fuera domingo, el primero de mayo pasó un tanto desapercibido, pero no por eso deja de ser una fecha muy importante por lo mucho que nos aporta a todos intercambiar puntos de vista sobre el estado del trabajo en nuestro país.  Lo primero que es importante mencionar es que en México, luego de dos difíciles años de pandemia, nos encontramos ya en una tasa de 3.7% de desempleo, que es bastante cercana al nivel normal para la economía mexicana. Tasa de desempleo trimestral en los últimos tres años  (Número de personas desempleadas por cada 100 que se consideran económicamente activos) [caption id="attachment_78705" align="aligncenter" width="700"]Fuente: INEGI. Fuente: INEGI.[/caption] La tasa de desempleo es la proporción de la población mayor de 15 años que forma parte de la Población Económicamente Activa (PEA), la cual está conformada por 58.8 millones de personas. Desafortunadamente, luego de haber visto que la tasa de desempleo se elevara hasta el 5.1% de la PEA en el tercer trimestre de 2020, la disminución en la tasa de desempleo se debe a muy pocos nuevos empleos en el sector formal, y por el contrario, hubo muchas personas que se reincorporaron a trabajar pero en el sector informal. Ejemplos de trabajadores que se fueron reincorporando en 2020 y 2021 a las filas del empleo, pero que lo hicieron en el sector informal, es lo que se ha podido observar claramente en ciudades como León, donde tras el cierre o la quiebra de las empresas por la pandemia del Covid-19, los trabajadores utilizaron sus liquidaciones para poner un puesto de comida, o para vender mercancías en un tianguis, o para dedicarse a hacer trabajos de fontanería casa por casa, por mencionar algunos ejemplos. Es decir, muchos de esos trabajadores despedidos de las empresas por el Covid-19, sí fueron regresando paulatinamente al mercado laboral, lo cual ayudó a que fuera bajando la tasa de desempleo, pero lo hicieron en condiciones de mayor precariedad laboral e informalidad. Lo anterior también se refleja en la tasa de subocupación, que es la proporción de la población ocupada que sí cuenta con un empleo, pero estaría dispuesta a trabajar más horas a la semana de las que trabaja normalmente.  Ejemplos de trabajadores en subocupación son los que trabajan solo ciertas horas al día, en función de si los contratan para hacer un trabajo, los que colocan las mercancías en las bolsas de los supermercados, los que ponen un puesto de comida durante algunas horas de la mañana, los que trabajan por fletes, etcétera. La pandemia del Covid-19 hizo que se elevara la tasa de subocupación, como es natural, pero a la fecha se encuentra aproximadamente 25% por encima de la tasa que se tenía en 2019, antes de la pandemia. Actualmente la tasa de subocupación es de 10.6% de la población ocupada, que se conforma de 53.3 millones de personas, con datos al cuarto trimestre de 2021. Pero en el mismo trimestre de 2019, la tasa de subocupación era de 8.5% de la población ocupada.   Tasa de subocupación trimestral en los últimos tres años  (Número de personas por cada 100 que se encuentran ocupados) [caption id="attachment_78706" align="alignnone" width="690"]Fuente: INEGI. Fuente: INEGI.[/caption] Se puede afirmar que hemos avanzado mucho en materia de empleo, pues ahora los trabajadores tienen acceso a seguridad social, pensión, defensoría gratuita por parte del Estado, servicios médicos y una jornada laboral digna.  Sin embargo, persisten importantes retos para dotar de mayores condiciones de bienestar derivado del trabajo en nuestro país. Actualmente, 3 de cada 10 de trabajadores en México trabajan más de 48 horas a la semana, y 1 de cada 10 trabaja más de 56 horas (o sea, poco más de 9 horas diarias en una semana laboral de 6 días, u 11 horas diarias en una de 5).  Pero además, el 55.8% de las personas ocupadas cuentan con un empleo en la informalidad, quedando a la deriva en prestaciones básicas de salud, derechos laborales, vacaciones pagadas, entre muchas otras cosas que se desprenden de un contrato laboral con lo que marca la ley. La tasa de informalidad en México es de más del doble de la observada en países como Chile o Uruguay, donde menos de 25% de los trabajadores tiene un empleo informal. El que prácticamente 56 de cada 100 personas ocupadas en México se encuentre laborando en la informalidad, nos resta crecimiento en el corto y largo plazo, así como competitividad regional e internacional, pues está comprobado por la ciencia económica que los países con altas tasas de informalidad tienen más dificultades para crecer y alcanzar el estatus de una economía próspera. Tasa de informalidad trimestral en los últimos tres años  (Número de personas por cada 100 que se encuentran ocupados) [caption id="attachment_78707" align="alignnone" width="700"]Fuente: INEGI. Fuente: INEGI.[/caption] También hay cosas interesantes que decir de los 28 millones de personas ocupadas que hay en México en cuanto al sector de actividad.
  • 27.13 millones de personas ocupadas son empleadas por el sector privado y el sector paraestatal
  • 10.84 millones de personas ocupadas pertenecen al sector servicios
  • 7.48 millones pertenecen al sector comercio
  • 6.49 millones están ocupados en el sector de las manufacturas
  • El resto de las actividades económicas concentran a 2.31 millones de personas ocupadas en el país.
En cuanto a la dimensión territorial del empleo en México, conviene decir que el INEGI ha dado a conocer recientemente que tan solo 5 estados del país concentran el 44.2% de los empleos. Se trata de los estados de Ciudad de México, Estado de México, Jalisco, Nuevo León y Guanajuato.   Distribución del personal ocupado en México por entidad federativa  (Porcentaje del total de ocupados)   [caption id="attachment_78708" align="alignnone" width="509"]Fuente: INEGI. Fuente: INEGI.[/caption] Para que nos demos una idea de la concentración del empleo en los estados más poblados de la región centro y occidente de México, además de parte del Noreste, la población ocupada de Guanajuato es cerca de 7.5 veces la dimensión de la población ocupada de Colima o Campeche (los estados con menos personas ocupadas). Incluso estados pujantes como San Luis Potosí, que concentra el 2% de la población ocupada del país, representan apenas una séptima parte del número de ocupados que tiene la Ciudad de México. Últimos comentarios Las transformaciones económicas tan aceleradas que hemos visto en las décadas recientes a nivel mundial han cambiado no solo la forma del empleo sino la calidad del mismo y la cantidad de horas que las personas deben trabajar para lograr un nivel de vida aceptable. No obstante, persisten las desigualdades estructurales en muchos mercados laborales, y México en este aspecto no es la excepción. Hoy por hoy, en México trabajamos muchas horas, de hecho, somos el país de la OCDE que más horas por semana trabaja. Pero esta cantidad de horas laborales no necesariamente se refleja en mayor productividad. Desde luego que existen sectores en México con una elevada tasa de productividad con respecto a las horas trabajadas, pero en general, los sectores productivos del país requieren de mayor inversión para incrementar las tasas de producto obtenido, con la consecuente y deseable generación de riqueza que ello conlleva. La productividad sectorial no solo reside en el ámbito privado, sino que también toca a los bienes y servicios producidos por el gobierno. Un bien público de mala calidad, o que no sea valorado por los ciudadanos, difícilmente aporta a la productividad del gobierno y al bienestar de la sociedad, que es el fin último de la economía desplegada por el sector público.  Finalmente, conviene resaltar el papel que juega el esparcimiento como complemento a un empleo con alta productividad, y en este sentido, es claro que en México descansamos poco tiempo, lo que a la larga termina haciendo el trabajo menos satisfactorio y a veces menos productivo. La cantidad de personas que tienen acceso garantizado a los días de vacaciones por ley en nuestro país es limitada en comparación con otros países: mientras que en México la ley establece 6 días para cada trabajador con más de un año de antigüedad, en Chile o Colombia se dan 15 días, y en países como Suecia o Austria son 25 los días oficiales.  Referencias: https://imco.org.mx/dia-del-trabajo-es-momento-de-exigir-mas/ https://www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/aproposito/2022/EAP_DiaTrab22.pdf https://imco.org.mx/empleo-informal-en-hogares-y-de-trabajadores-por-cuenta-propia-aumenta-a-dos-anos-de-la-pandemia/ Twitter: @romero_hicks  Facebook: José Luis Romero Hicks" ["post_title"]=> string(71) "El trabajo en México: lo que hemos avanzado y lo que falta por mejorar" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(69) "el-trabajo-en-mexico-lo-que-hemos-avanzado-y-lo-que-falta-por-mejorar" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-06 12:41:56" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-06 17:41:56" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78703" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17985 (24) { ["ID"]=> int(78500) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-02 09:36:13" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-02 14:36:13" ["post_content"]=> string(6854) "En otras épocas pasamos por un plan de choque; la situación era insostenible y Miguel de la Madrid leyó con oportunidad el mensaje interno en la espiral de precios y el externo en una posición de impotencia ante el desastre que castigaba desde la deuda hasta el crédito y una soberanía sustentada en una aparente impericia para detener lo inevitable: el colapso. No se dio, nunca se mencionó el choque frontal de variables de la gran economía, nunca se llamó lo que era, el choque, la detención de variables sin control; se acudió a un eufemismo cifrado en la razón, un pacto, un documento que trascendía un texto, un acuerdo que de inmediato suspendía prebendas, suspendía prerrogativas, suspendía diferencias, que las había.  El pacto acudió al nacionalismo que de cuando en cuando se evoca pero se evoca cuando existe liderazgo y lo había de sobra. Llegaron a la mesa todos los sectores que tenían la representatividad y la voz de una sociedad pasmada pero no dispersa, habría que notar y hacer diferencias de la percepción de nación de esos días y los actuales. No era otra nación, era la misma que en los días aciagos entregaba su representación al llamado a la cordura y la razón. Hoy no existe. Hoy lo que menos existe es la cordura y la razón. Hoy el llamado se pierde en ese laberinto de la descalificación y el ataque frontal a las formas, no las de una nación, esas son inamovibles, las que enarbolan la inacción y las de la intemperancia. El presidente es omiso en su compromiso de gobierno; el discurso es en el caso del presidente en turno, un simple eco de su propia voz para reverberar en su propio entorno y por ende clama pero no ilustra. El espectro que crea, preferencias que provoca su discurso, que no llamado, porque el llamado es de un líder pone pero no resuelve, lanza iniciativas vacías para recibir la redención del rechazo que espera con ansia para revertir los conceptos de un llamado que nunca fue ni será. Entonces se instala el discurso una y otra vez, para reforzar preceptos que jamás constituirán política pública, pero permiten aplazar compromisos día tras día en esa infame compra de tiempo que hace el populismo como fórmula de aplazamiento de la vida pública que pregona transformada.  Vino una pandemia, vino un anillo a un dedo acusativo de prerrogativas y privilegios inexistentes, ignorando y apuntando a bases falsas de sustento acumulativo y facultativo, de bases que alguna vez imploraban dominio en esa imaginaria que crea imágenes distorsionadas de dos Méxicos que no existieron hasta que llegó la división y el encono, cimbrado desde un simple micrófono y sin mayor mérito que urnas repletas de hartazgo. Así ha sido este tránsito confrontador y perverso. Esta transición se sintió exenta de culpa; el mundo lo era, el contagio lo era y los fracasos en toda materia económica eran esperados. Se transitaba al paso siguiente: la descomposición inevitable, el anillo al dedo flamígero y pútrido.  En ese contexto, se transitó en la opacidad y en el resguardo de la inacción permitida por una pandemia global. Fue ese tránsito el permiso para desbaratar instituciones y el conducto para desvirtuar el cauce natural de lo privado, no en el sentido de captura, en el verdadero sentido de propiedad y legítimo reclamo de la conducción de la inversión y el capital. Pero la transición pensó que era la oportunidad para demostrar que la retención de lo nuestro vendría en el disfraz de la impotencia exterior para desechar todo lo imaginable en materia de posesión y acumulación. Entonces vino la oportunidad de demostrar que el mundo estaba hecho de extensiones y no de nacionalismos y el nuestro era lo segundo, motivo por el cual no redituaba salvar la causa de empresas cuando el Estado enfrentaba un dilema de salud pública.  Y llegó el abandono anunciado desde la inauguración de esta transición: los negocios públicos por encima de los privados, declaraba un presidente fortalecido en el hartazgo generacional. Los primeros, después de casi cuatro años no existen y los que existían son un fracaso; los segundos pagaron el precio de la interpretación del momento para dejarlos en total abandono. Cuando un gobierno voltea a otro lado, la asistencia a la producción inevitablemente colapsa. Sucede de muchas maneras, pero la más elemental es alejar las condiciones de crédito y asistencia a las bases del sustento más elemental de las cadenas productivas: el abasto.  El resultado del abandono reúne menos de una línea escrita: un millón de empresas quebraron. Entonces, vienen las condiciones de un nuevo orden, sin pandemia. El mundo se preparó para ello, México no. Y ahora, con una inflación que provocó uno de tantos descuidos de política pública, iniciando por un abandono de programas productivos en el sector agropecuario, entre tantos otros, se infla la canasta básica como nunca había sucedido en dos décadas. Una parte se importa y la más grave es doméstica. Como en toda circunstancia crítica, este gobierno no sabe qué hacer.  Entonces surge la voz del populismo trasnochado para evocar fórmulas de hace más de cuatro décadas. No un plan de choque porque las variables de la economía no se encuentran desbocadas. Se quiere aislar el panorama para enfrentar una treintena de productos que laceran la economía familiar y en ese esfuerzo detener o controlar sus precios. No por ser perecederos pueden ser demeritados por no estar sujetos a producción industrial, pero se olvidan los componentes de costos y valores agregados que van desde la recolección, mano de obra, empaque, traslado, logística de frescura y tantos considerandos.  Ignorar los pasos esenciales de la cadena productiva es equivalente al mismo vicio de voltear a otro lado, como sucedió en la pandemia. Este gobierno no entiende que el problema no son los precios, el problema radica en el descuido de la oferta y el descuido de la oferta es el mismo abandono que tanto comentamos, el de la producción. Si se desincentiva la demanda el remedio es temporal y eso ya lo hace el Banco de México al elevar la tasa de referencia, pero la fórmula es ampliar la capacidad productiva. Para ello, tendrían que reducirse o cancelarse programas clientelares y obras improductivas. Esta transición no lo va a hacer, de modo que seguiremos en la confrontación con productores y prácticas retrógradas en las que cree esta transición en turno. " ["post_title"]=> string(42) "Fijar precios, contra la cadena productiva" ["post_excerpt"]=> string(143) "Como cada lunes, Manuel Torres Rivera reflexiona sobre el impacto de las políticas populistas del actual régimen en la economía mexicana. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(41) "fijar-precios-contra-la-cadena-productiva" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-02 09:36:13" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-02 14:36:13" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78500" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(24) ["max_num_pages"]=> float(12) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "f8dfa966f18e57867b713ec942a079bb" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Fijar precios, contra la cadena productiva

Fijar precios, contra la cadena productiva

Como cada lunes, Manuel Torres Rivera reflexiona sobre el impacto de las políticas populistas del actual régimen en la economía mexicana.

mayo 2, 2022
El trabajo en México: lo que hemos avanzado y lo que falta por mejorar

El trabajo en México: lo que hemos avanzado y lo que falta por mejorar

Como todos sabemos, el día del trabajo se celebra en México el primero de cada mes de mayo. Este año, como tocó...

mayo 6, 2022




Más de categoría

LOS PETRODÓLARES, UNA MONEDA

A lo largo de la historia se ha observado una correlación entre precio del barril de petróleo e índice...

mayo 26, 2022

La lamentable pérdida de Eugenio López Rodea, fundador del grupo Jumex

El pasado 20 de mayo de 2022, falleció el empresario Eugenio López Rodea, fundador de Jumex, a la edad...

mayo 25, 2022

¿Es la educación la clave de la movilidad social? 

Bajo la promesa de que la educación es la clave para la movilidad social, muchos estudiantes estadounidenses se endeudan...

mayo 24, 2022
Los datos de empleo y el indicador adelantado de la actividad económica dan signos alentadores para el segundo trimestre del año

Los datos de empleo y el indicador adelantado de la actividad económica dan signos alentadores para el segundo trimestre del año

Ayer el INEGI nos reveló buenas noticias en el panorama económico. Recién acababa de publicar que el Indicador Adelantado...

mayo 24, 2022