Foro Económico Mundial, ignorado por la 4t

A propósito del Foro Económico Mundial recientemente celebrado en Davos, el gobierno mexicano parece encontrarse alejado de las grandes discusiones económicas y políticas mundiales. 

30 de mayo, 2022

Una de las conclusiones más importantes del Foro de Davos en donde se reúnen líderes mundiales alude a México en una circunscripción no textual pero reúne conceptos como las presiones internas a corto plazo dificultarán que los gobiernos se concentren en prioridades a largo plazo. Menciona una “erosión de la cohesión social” como una de las principales amenazas a corto plazo en 31 países, entre ellos México acompañado de miembros del G 20 como Argentina, Francia, Alemania y Sudáfrica. Se espera que las disparidades que ya eran un gran desafío se amplíen y añade un informe de riesgos globales un estimado de 51 millones que serán agregados a la pobreza extrema conforme al nivel previo a la pandemia. Este capítulo cierra con una frase lapidaria: polarización y resentimiento de las sociedades.

Este mismo informe adelanta fracturas en el orden global debido a presiones internas en posturas de interés nacional que radicalicen la cooperación internacional. Abunda también en una transición climática desordenada; refrenda pactos internacionales para llegar a emisiones cero. Los países que continúan por el camino de la dependencia de los sectores intensivos en carbono corren el riesgo de perder la ventaja competitiva a través de un mayor costo del carbono, menor resiliencia e incapacidad para mantenerse al día con la innovación tecnológica y un apalancamiento limitado en los acuerdos comerciales. Sin embargo, el reporte apunta que alejarse de las industrias intensivas en carbono, que actualmente emplean a millones de trabajadores, desencadenará volatilidad económica, profundizará el desempleo y aumentará las tensiones sociales y geopolíticas.

En aspectos relevantes de las economías se discutieron temas torales respecto al tamaño de las economías, la expectativa para el 2024 que se pensaba en un crecimiento global del 5% sin pandemia, ahora se analiza en una caída promedio del 5.5% para países en desarrollo, sin China en estos números. Contraria a esta percepción, el avance de los desarrollados no superaría el 1% en promedio. Esto naturalmente preocupa en cuanto a la brecha del ingreso entre países con mayor grado de desarrollo y países anfitriones de tecnología pero con dificultades de empleo. Esto aumentaría la búsqueda de oportunidades y desencadenaría otra segunda ola migratoria. 

La lectura de cualquier pronunciamiento del Foro de días pasados revela preocupación en prácticamente todas las áreas; desde implementación de vacunas y salud pública hasta los presentes niveles de inflación y manejo de tesorerías y deuda pública. No podemos desviar la atención de las incontables citas y alusiones a la unión y la cooperación. No es la primera vez que el mundo sufre padecimientos comunes, pero tal vez sea la primera circunstancia inmersa en una globalidad imperante. Esto último definitivamente cambia el orden de las ideas de la cooperación, dado que en los mismos días subsiste un conflicto armado de singular importancia. La invasión rusa a Ucrania altera todas las formas conocidas en materia de producción. 

El tema bélico concentró gran atención sin descuidar sus orígenes pero la discusión derivó en la repercusión de los posibles acuerdos de paz. No es menor el tema del gas como tampoco lo es el comercio de puertos a tres mares que hace un par de meses transitaban en paz. No es menor el tema de pagos internacionales en Rublos por imposición y la consecuencia del cambio en una Unión Europea de la que se espera una respuesta sin confrontación e intransigencia. Son dos efectos a la vez, ambos de retroceso: pandemia y una esquina en Oriente, parte del continente negociador por décadas. Alemania en la encrucijada con un gasoducto y deuda recientemente negociada a tasa cero para su recomposición industrial, un Banco Central absorbiendo papel flotado una y otra vez con descuentos que reducen servicio de la deuda pero se antojan interminables en esa cadena que inunda instituciones internacionales y tesorerías alrededor del globo. 

Todo mal, sin embargo, es menor en grupo y en solidaridad. El mundo industrializado cada vez tiene mayores similitudes; las cadenas productivas emparejan sus proporciones de márgenes y rendimientos en las ventajas de unos y otros, en las fortalezas y las carencias. Finalmente es la competencia la que dirime diferencias y califica excelencias y calidades. Naturalmente que para que todo esto ocurra es preciso hacer presencia, hacer valer potencialidades y acercar lazos de participación. México no lo hace desde hace poco más de tres años. Las razones las conocemos pero no las validamos. 

Los efectos de un aislamiento de la que fuera la economía número catorce del mundo, nuestro país, ya se notan en el listado de las economías anfitrionas con mejores perspectivas para la inversión. México ya no figura en ese cuadro de 25 economías representativas. Tenemos un solo mensaje, diluido si se quiere semejar en un púlpito que produce un sinnúmero de pronunciamientos todos los días, que pretende cubrir un espectro de nación con proyecto, pero no hay tal, no existe proyecto y por tanto el mensaje es único: la división y de ella la confrontación. De ese mensaje único no puede llegar una invitación seria al capital. De ese mensaje único no puede haber avenencia y concordia. 

La escena internacional no existe para esta transición de gobierno en turno. Existen lazos con naciones perdedoras, pero no reportan beneficio alguno para nuestra nación. Los foros internacionales son expresión viva de lo que el mundo experimenta hoy y lo que experimentará mañana. El presidente mexicano prefiere las miras del pasado en los monopolios improductivos y en las autosuficiencias. Los agentes productivos logran sus escaños con acuerdos temporales y forzados ante la embestida de un régimen cimentado en la intemperancia y la obsesión del reto a la ganancia que estima proscrita. La riqueza de la nación ha pagado cara esta postura. La merma del producto lacera la gestión pública desde su cobertura y atención. 

En la escena internacional, México enfrenta un esquema inconveniente y no necesariamente radica en el desdén por las formas y el menosprecio a las reuniones de alta representatividad; el gobierno de la llamada cuarta transformación viola acuerdos signados con nuestros socios del norte. Si la trascendencia de estos actos, premeditados o no, llegan a Cortes Internacionales, esta transición tiene un escaso margen de dos años y meses para responder porque el daño generacional está hecho y el juicio de esto último es ciudadano. De este daño no esperamos respuesta, de ello se encargará la historia.  

 

Comentarios


La enfermedad japonesa

El mundo entero es víctima de la Incertidumbre XXI, lo cual se personaliza en la crisis duradera del corporativismo japonés.

mayo 1, 2024
Evolución económica en año electoral

Evolución económica en año electoral

Tal parece que el panorama económico actual del país no será el factor decisivo que se esté jugando en la decisión de...

mayo 14, 2024




Más de categoría

Un chino en París

China se perfila a ser la primera economía del mundo.

mayo 17, 2024

BMW, líder automotriz de origen alemán, revoluciona la electromovilidad en México

El pasado 3 de mayo de 2024, BMW anunció que su planta en San Luis Potosí se está reconfigurando...

mayo 15, 2024
Panamá

Panamá

El escándalo de Odebrecht reveló otra cifra multimillonaria de la corrupción panameña.

mayo 15, 2024
Evolución económica en año electoral

Evolución económica en año electoral

Tal parece que el panorama económico actual del país no será el factor decisivo que se esté jugando en...

mayo 14, 2024