Un domingo común

Breve cuento de terror.

29 de septiembre, 2022

No puedo conciliar el sueño. Llevo media hora revolcándome en la cama, alterado, chorreando sudor a causa del insoportable calor. Los gimoteos y lloriqueos de mi hijo Armando, que llegan de su cuarto, no me dejan tranquilo. La puerta está abierta y él está tumbado en el pequeño y destrozado catre, enfermo, con una fuerte gripa que lo tiene con fiebre, escalofríos, dolor de cabeza y mareos. Miro el techo, luego el despertador que me informa que son pasadas las doce del día, y espero inútilmente haber visto mal la hora. Desearía tener ya dos tragos encima y así pretender que hoy será un gran día. Levanto la cabeza y miro hacia mi derecha, confirmando que mi esposa, Isaura, no está del otro lado de la cama. No llegó a dormir. Ya van cuatro veces este mes que me hace lo mismo. 

Siento la boca seca y espesa; tengo sed, hambre. Todo transpiración, me levanto despacio, inmerso en el sopor digno de una noche de juerga, y me dirijo al espejo. Me miro durante un rato, analizo mi imagen reflejada. No me gusta lo que veo: un tipo maduro, moreno, ancho, más bien gordo, de rubor enfermizo, con el pelo muy negro y tupido bigote. 

Salgo de mi mugrienta habitación con el enorme deseo de beber y comer algo. Todavía llevo puestos los pantalones cortos de la pijama y ando sin camisa. Puedo percibir mi brutal aliento aún perfumado de mi fiel tocayo, brandy Don Pedro. Paso por delante de la recamara de Armandito. Lo miro, sigue acostado, inquieto, pasando mucho frió, con los ojos entreabiertos y su gran barriga sobresaliendo debajo de una camiseta de Dragon Ball Z, sintiéndose muy mal mientras ve en una película animada en la televisión, creo que “Bernardo y Bianca”, otra vez. Camino por el pasillo del pequeño departamento casi en cámara lenta hacia la cocina, con el rostro contraído en un gesto de desesperación, vibrando inconteniblemente. Abro el refrigerador y el congelador. Busco huevos, jamón y queso. Me encuentro con que las sobras de mi porvenir son: un six-pack de Tecate y un plato de frijoles rancios. Hay dos cosas que odio en esta vida: una de ellas es al América y la otra son los frijoles. Saco las cervezas, destapo una y le doy un trago, que apenas saboreo. Suelto una risita nerviosa y me llevo la mano a la frente. No puedo creer que a Isaurase le haya olvidado ir al mercado.   

Tengo una cerveza bien fría en la mano. Es finales de mayo y latelevisión se encuentra sintonizada en el partido de mi querido Cruz Azul. Están siendo aplastados en semifinales por el maldito América. Tres contra cero, con dos goles del pinche Cuau. Trato de ignorar el resultado. Le doy otro forzado trago a la Tecate y me prometo a mí mismo que todo va a estar bien, por una vez. 

Floto sin rumbo hasta llegar al teléfono que hay en la entrada. Lodescuelgo y me acerco la bocina a la oreja. “Estimado cliente de Telmex, le 

informamos que por falta de pago, su servicio ha sido suspendido” me dice la voz de una mujer del otro lado de la línea. La irritación me colma. Me siento humillado. Creo que estoy a punto de estallar. La furia comienza a surgir en mí.  

Los tremendos toquidos en la puerta quiebran aún más mis nervios. 

-¿Quieeeen? –grito bruscamente.

No responden.

-¿Quién chingados será?- pregunto para mis adentros, antes de abrir yenfrentarme con unos tenebrosos ojos negros y un labio inferior levemente mordido por dos dientes delanteros.  

Mis dudas se aclaran ante esta imagen: es Benjamín, la rata parda de dosmetros que vive en la alcantarilla del viejo edificio. 

Abro aún más la puerta, mido mis deseos contra mis riesgos y decido que lo ideal es hacerlo pasar. Su presencia es muy inquietante y por lo mismo me da un mal presentimiento, me revuelve el estomago. Mi corazón late vigorosamente, las manos y las piernas me tiemblan. Mis pupilas se dilatan y mi cuerpo ahora está despierto, muy despierto. Espero a que su descomunal tamaño y larga cola invadan mi problemático mundo. Más que asco, siento temor. No lo comprendo, no sé cómo lidiar con él. Lanzo una señal con los ojos para que vaya detrás de mí. Supongo que sentarnos en el balcón a contemplar las calles del centro de la ciudad es la mejor opción. Benjamín está particularmente  reservado esta tarde. Hediondo a cañería solamente olisquea lavivienda; de vez en cuando volteo a verle sus patas delanteras, que poseen cuatro dedos más el pulgar, casi atrofiado. Su hocico achatado es de una desproporción indiferente, y hace juego con sus orejas no muy largas, fruncidas hacia delante.  

Caminamos por la sala en silencio, esquivamos, toreamos las trescubetas azules, cuya misión expresa es detener las goteras. Oigo sus pasos aproximándose en una lenta y pesada avalancha que crece sobre mi hombro derecho; cada movimiento provoca un retumbo dentro de mi cráneo, ya que lo tengo prácticamente encima, a punto de tirar con su inercia el six-pack que sostengo entre las manos. Logro percibir sus soplidos y su transpiración monstruosa; sus ojos son afilados como uñas y puedo sentirlos clavarse en mi cabeza, incomodándome.     

Benjamín se coloca en la parte central del balcón, sentado en una caja de refrescos, dando la espalda peluda a la ciudad de México. Todo aquel paisaje es abrumador, espantoso. Un diálogo indescriptible y olor repugnante. Fuertes respiraciones y me digo a mi mismo que tengo que ser amigable. La leve brisa me siembra un repertorio de escalofríos a lo largo de la espalda. Me siento muy asustado. Muy asustado por tener que convivir con este inmenso roedor. Más  asustado que nada y a punto de orinarme, de hacerme popó, y perder la razón. Aterrado, desolado, me deterioro poco a poco cómo la  infeliz víctima de una película de terror.

Voltea la caja para contemplar la invasión de vendedores ambulantes frente al edificio, con sus centenares de lonas rosas. Me acomodo juntoa él. Tenso, sin parpadear, en estado de shock, no digo nada, no puedo ni abrir la boca, me he quedado sin palabras. Hablar, expresarme, es difícil, se me dificulta, me duele la lengua al solo intentarlo. Tengo mucho calor y estoy empapado en sudor. Gotas me resbalan lentamente por la frente, por las mejillas. Estoy agobiado, sofocado. Empiezo a sentir unos irremediables deseos de ir por Armandito a su cuarto; contemplo la idea de correr, huir, perono hay hacia donde hacerlo; sería inútil, no hay lugar donde podamos escapar y escondernos de él.

Quisiera tranquilizarme, sosegarme. Pensar que las cosas no tienen que ser tan malas. Dejo que los rayos del sol me quemen un poco. Ya que estamos cuerpo a cuerpo, contemplo más de cerca su dentadura, que consta de 32 piezas y tiene una capa color naranja; así como su cola pelona larguísima, que mide lo mismo que todo su cuerpo. Finalmente le pregunto: “¿Qué haces aquí?”. Mientras me mira con una intensidad macabra, devorando con la vista cada una de mis articulaciones y huesos, su asquerosa y grotesca sonrisa me hace comprender  que todo está bajo su control, y fuera del mío.

-Creo que sabes la respuesta- me responde con una voz chillante,penetrante, tétrica. 

-Sí, pero no estoy seguro de entenderlo. 

-¿Vas a matar a Isaura?- me pregunta, con un aspecto animado.  

Me está dominando el pánico y eso hace que mi mente deambule,deambule a un lugar familiar. Un lugar del que no me gusta hablar, o recordar. Hemos tenido esta conversación antes. 

-No, no -grito, sin saber qué hacer, sin saber cómo reaccionar ante esa  retorcida petición; poniéndome de pie y tratando de apartarme-. No quiero hacerlo. No tengo con qué hacerlo.  

-Lo vas a hacer con el largo y filoso cuchillo que tienes escondido debajo de tu cama- dice la inmunda bestia echándose a reír; los sonidos que salen de su boca no tienen sentido, no tiene relación con nada de lo que yo haya escuchado antes.   

¿Qué, has perdido la cordura?- digo finalmente-. Que yo no quierohacerlo. 

Se levanta lentamente, y con una expresión siniestra diseñándose en su rostro, increpándome con la mirada, a baja velocidad y  desprendimiento denso, irradiando furia y enfado, se lanza sobre mí, me agarra del cuello con una pata delantera, en la que pesan poderes increíbles, capaces de persuadirme a cometer cualquier crimen. Me lleva a una esquina, me acorrala, y con la otra pata comienza a hundir sus uñas en mi estomago –pero no lo suficientemente fuerte-, tratando de desgarrarlo. Me pongo a patalear, incapaz de liberarme. 

-Mañana quiero su cabeza-dice.

Abre los dedos y finaliza el martirio en mi cuello, acaba el intensocastigo. Caigo de rodillas contra el suelo. Recupero apresuradamente larespiración.

Compruebo que mi horror está aumentando cuando me veoreflejado en sus enormes ojos negros; en su dura, fija y agresiva mirada. 

Benjamín se agacha, se me acerca más y muy cerca de mi cara chilla, ordena, repite, lentamente, ya no como pregunta, cinco palabras:

-Vas… a… matar… a… Isaura…

Mi nombre es Pedro Jiménez  y así comienzan mis pesadillas. 

 

Comentarios


object(WP_Query)#18009 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(83821) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-11-2022" ["before"]=> string(10) "01-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(83821) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-11-2022" ["before"]=> string(10) "01-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18013 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18011 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18012 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "03-11-2022" ["before"]=> string(10) "01-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-03 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-12-01 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (83821) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18010 (24) { ["ID"]=> int(85975) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-23 10:03:32" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-23 15:03:32" ["post_content"]=> string(2248) "Ya cumplimos tres décadas de casados. Lo cierto es que Amanda nunca me llamó la atención, por más que todos los días, de lunes a sábado, nos tuviéramos que ver, sí o sí, en la oficina. Antes de iniciar nuestra relación amorosa, me invitó a su casa para ver la inauguración de los Juegos Olímpicos de Barcelona, en el verano de 1992 con su mamá.  Luego de casi dos horas de bailes típicos y desfiles bastante aburridos y trillados para ese tipo de ceremonias deportivas, vino el momento del encendido del pebetero, momento mismo en el cual mi hoy suegra se aprestó a abrir una botella casera "con el mejor mezcal". Acordamos la idea algo necia y absurda de tomar los tres una copita del licor exactamente al tiempo de que se encendiera la llama Olímpica. Un arquero profesional catalán sacó una flecha, se encendió con el fuego de la última antorcha y procedió, cual Cupido, a lanzar su flecha cielo arriba, con rumbo directo al gran pebetero del estadio de Montjuïc. No sé qué diablos sucedió, pero casi de inmediato, al tomar mi copita mezcalera y al ver cómo la flecha daba en su blanco, ya comenzaba yo a ver a Amanda distinta, por qué no decirlo, especial. El sábado siguiente salíamos ya al cine, al siguiente a una discoteca y para la ceremonia de clausura de los juegos ya éramos novios. Perdidamente enamorado yo, insistí en casarnos ese mismo año del 92, así fuera (que así fue) en diciembre. Mi Madre siempre dijo que, sinceramente, era fea para mí, poco agraciada también en lo referente a su simpatía y por si fuera poco, de pocas luces. Me repetía que me habían "dado a tomar toloache", y que no podía haber otra explicación.  Lo del mezcal nunca nadie lo supo. Amanda, mi tan querida esposa, siempre me dijo que todo se había originado por la flecha impecablemente lanzada con tino por el Cupido olímpico; yo, eso siempre he tratado también de pensar, y recordar con mucha gratitud a esos olímpicos de Barcelona y obvio que, más aún, a "nuestro ángel del amor". Ya que más..." ["post_title"]=> string(17) "Brebaje olímpico" ["post_excerpt"]=> string(19) "Historia de amor. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "brebaje-olimpico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-23 10:03:32" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-23 15:03:32" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85975" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17982 (24) { ["ID"]=> int(85546) ["post_author"]=> string(3) "194" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-10 10:40:30" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-10 15:40:30" ["post_content"]=> string(6258) "Steve McQueen fue el primer gran héroe de acción en Hollywood. Amante de la velocidad y de los excesos (se distinguió por no admitir que un doble lo suplantara en las escenas complicadas, acto que resultó determinante en su carrera)este rubio de penetrantes ojos azules tuvo una muy peculiar conexión con el público, quien le asignó el alias de “The King of Cool”. En su mejor momento, el oriundo de Beech Grove, Indiana, era todo un imán en la taquilla; los apasionados del séptimo arte, los cinéfilos enloquecidos, siempre recordarán títulos como El gran escapeBullitLa huidaInfierno en la torreEl gran desafíoPapillon y Los siete magníficos.   Rebelde y rudo dentro y fuera de la pantalla; un artista de la seducción, un galán amado por el sexo femenino y admirado por el masculino; Steve McQueen es catalogado como el hombre por excelencia, el referente de la clase y del estilo que marcó toda una época. Nadie como él encarna el espíritu de los sesenta y setentas. Es indudable que “The King of Cool” (magnifico sobrenombre, por cierto), siempre supo lidiar con el estrellato: lo entendía perfectamente y lo aprovechaba al máximo.  Steve era un actor de cine. Adoraba la cámara y la cámara lo adoraba a él. Siempre era auténtico, en parte porque siempre se interpretaba a sí mismo”, se lee en un añeja conversación periodística con el director Norman Jewison, que realizó tres filmes al lado del histrión.   Cabe mencionar que el actor mejor pagado de su tiempo, tuvo varios encuentros con las artes marciales. McQueen fue uno de los amigos personales del mundialmente famoso Bruce Lee, quien lo entrenó en JeetKune Doe. Además, el protagonista de la primera versión de El caso Thomas Crown, gozaba también en la vida real de un muy conocido entusiasmo por el riesgo, era un enorme fanático de la adrenalina: conducía motos y coches de carreras. Estuvo a punto de convertirse en piloto profesional; de hecho se le podía ver regularmente en circuitos automovilísticos piloteando sus propios vehículos.  “Correr es mi vida, y todo lo de antes y después, puede esperar” dice en su papel de Michael Delaney para la película Le Mans En 1968, Steve McQueen y un Ford Mustang se convierten en las estrellas absolutas del mundo del cine. Según el escritor canadiense David Gilmour, la película Bullit (historia de un policía que decide tomar la justicia en sus manos luego de que asesinan a un testigo que él debía proteger, y que se estrenó en las salas cinematográficas hace ya más de cuarenta años), “aun conserva la autoridad del acero inoxidable”. Su frenética persecución por las calles de San Francisco, plagiada hasta el hartazgo, con la música del  argentino  Lalo Schifrin(Cool Hand Luke y Mission: Impossible) detonando detrás y McQueen volando por los cerros arriba de su 390 GT verde, ha quedado como todo un icono de las secuencias de acción.   En términos generales, Steve McQueen nunca dio pie a escándalos, más allá de sus amoríos, claros. Su romance más sonado, sin duda, es el que sostuvo en 1972 con la actriz Ali MacGraw (Love story), que rompe su matrimonio con la cantante y bailarina Neile Adams. Ali, por su parte, en ese momento era la esposa del legendario productor Robert Evans, mandamás de los estudios Paramount. El noviazgo de estos dos actores comienza, saltando en seguida a los tabloides,  durante el rodaje de La huida, el clásico de Sam Peckinpah; una obra maestra que se benefició de los chismorreos de la prensa de espectáculos y acabó convirtiéndose en un éxito rotundo. Steve McQueen y Ali MacGraw se casaron el 12 de julio de 1973, pero desafortunadamente el matrimonio dura solo cuatro años. A causa de un problema pulmonar (un cáncer de los más raros: el mesotelioma), justo cuando estaba en la cima de la popularidad, Steve McQueen decide retirarse. Los mejores doctores estadounidenses le niegan toda esperanza, por eso mismo huye a México. El 7 de noviembre de 1980 fallece en un hospital de Ciudad Juárez, como consecuencia de un ataque cardiaco después de una operación. Desaparece prematuramente con 50 años de edad. “Se peleaba a muerte con los directores para hacer las cosas a su manera. Así era para todo. Siempre al límite. Siempre McQueen” afirman nostálgicos sus familiares. " ["post_title"]=> string(7) "MCQUEEN" ["post_excerpt"]=> string(166) "“Steve McQueen, when I was a little boy I wanted to grow up to be Steve McQueen, the coolest doggone motherscratcher on the silver screen” . -Drive By Truckers. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(7) "mcqueen" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-10 10:40:30" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-10 15:40:30" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85546" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18010 (24) { ["ID"]=> int(85975) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-23 10:03:32" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-23 15:03:32" ["post_content"]=> string(2248) "Ya cumplimos tres décadas de casados. Lo cierto es que Amanda nunca me llamó la atención, por más que todos los días, de lunes a sábado, nos tuviéramos que ver, sí o sí, en la oficina. Antes de iniciar nuestra relación amorosa, me invitó a su casa para ver la inauguración de los Juegos Olímpicos de Barcelona, en el verano de 1992 con su mamá.  Luego de casi dos horas de bailes típicos y desfiles bastante aburridos y trillados para ese tipo de ceremonias deportivas, vino el momento del encendido del pebetero, momento mismo en el cual mi hoy suegra se aprestó a abrir una botella casera "con el mejor mezcal". Acordamos la idea algo necia y absurda de tomar los tres una copita del licor exactamente al tiempo de que se encendiera la llama Olímpica. Un arquero profesional catalán sacó una flecha, se encendió con el fuego de la última antorcha y procedió, cual Cupido, a lanzar su flecha cielo arriba, con rumbo directo al gran pebetero del estadio de Montjuïc. No sé qué diablos sucedió, pero casi de inmediato, al tomar mi copita mezcalera y al ver cómo la flecha daba en su blanco, ya comenzaba yo a ver a Amanda distinta, por qué no decirlo, especial. El sábado siguiente salíamos ya al cine, al siguiente a una discoteca y para la ceremonia de clausura de los juegos ya éramos novios. Perdidamente enamorado yo, insistí en casarnos ese mismo año del 92, así fuera (que así fue) en diciembre. Mi Madre siempre dijo que, sinceramente, era fea para mí, poco agraciada también en lo referente a su simpatía y por si fuera poco, de pocas luces. Me repetía que me habían "dado a tomar toloache", y que no podía haber otra explicación.  Lo del mezcal nunca nadie lo supo. Amanda, mi tan querida esposa, siempre me dijo que todo se había originado por la flecha impecablemente lanzada con tino por el Cupido olímpico; yo, eso siempre he tratado también de pensar, y recordar con mucha gratitud a esos olímpicos de Barcelona y obvio que, más aún, a "nuestro ángel del amor". Ya que más..." ["post_title"]=> string(17) "Brebaje olímpico" ["post_excerpt"]=> string(19) "Historia de amor. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "brebaje-olimpico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-23 10:03:32" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-23 15:03:32" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85975" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(19) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "f602f663a47000a21122f3a01361bd27" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Brebaje olímpico

Historia de amor.

noviembre 23, 2022
Steve McQueen

MCQUEEN

“Steve McQueen, when I was a little boy I wanted to grow up to be Steve McQueen, the coolest doggone motherscratcher on...

noviembre 10, 2022




Más de categoría

Atonement

Nominada a siete premios de la Academia, entre ellos mejor película, Atonement este año celebra su quinceavo aniversario.

diciembre 1, 2022

Somos lo que leemos – “La mujer de tu prójimo”, un explosivo libro sobre la liberación sexual

Título: La mujer de tu prójimo. Autor: Gay Talese. Editorial: Debate. 538 páginas. Mi calificación: 4 de 5 estrellas.

noviembre 25, 2022

Capitanes y Banksy: actividades chilangas muy recomendables

El deporte conocido como ráfaga regresó a tierra chilangas este mes de noviembre con su poderoso equipo “Capitanes”, cuya...

noviembre 25, 2022
CARTAS A TORA 228

CARTAS A TORA 291

Querida Tora: Ahora hay un campeonato internacional de futbol (ese juego en que le pegan patadas a una pelota,...

noviembre 25, 2022